Skip to main content

Full text of "Anales de la Universidad central del Ecuador."

See other formats


a 



5 ERIE 6. 



a 



AN ALE S 




um. 43 






DE LA 




!IM DEL 





PERIODICO OFICIAL DE LA UNIVERSIDAD DE QUITO, DESTINADO AL FOMEN- 
TO DE LA INSTRUCCION PUBLICA Y AL CULTIVO DE LAS CIENCIAS Y 

LAS LETRAS EN EL ECUADOR. 













C0NTENI1>0 



Sabre la multiplicaci&n agdmlca por conidios del 

protallo de ciertos helechoSj por el Sr. D. Gustavo de Lagerheim 

Estlldio acevca de 1(1$ aguas 9 por el Sr. D. J. Alejandrino Vela-;. 

co. — El arehiplelago de las Galdpagos.— J alldez de un 
laurea doctoral, confer Ida por los HE PIP. Dominicanos 
de Quito.— Actus del Consejo General de Instruction Fu- 
blica. — Boletin Unieersifario. 



QUITO. 

hnprenta d* la UiiiverwM Central M Emdor. 

l802. 









1 








ANALES 








SERIE VI. } Quito, enero-febrero de 1892. 



{ MMERO 43. 



CIENCIAS. 



SOBRE LA MULTIPLICACION AGAMICA POR CONIDIOS DEL 

PROTALLO DE CIERTOS HELECHOS. 



PoR 



pUSTAVO DE J.AGERHEIM, 



PROFESOR EN LA UXIVERS1DAD DE QUIT 



En el an 



C. Cramer. Profesor debota- 



nica en la Universidad de Zurigo, publico una obra muy intere- 
sante^que llevaba el titulo: Ueber die geschlecht "lose Vermehrung 

resp. Coni- 



des Farn 



durch 



dien. (i) El autor puso las raices, de un helecho arboreo im- 
portado de un pais tropical, en el agua para estudiar el desarro- 
llo de unos protallos encontrados en eilas. Despues de algtin 
tiempo examino estas raizes y encontro una clase de protallos 
filamentosos que se propagaron de una manera muy singular. 
Su obra trata sobre esta propagacion. 

Nadie, fuera del Sr. Cramer, ha estudiado estos curiosos 
protallos (2) y por esto los resultados de su trabajo no han sido 
afirmados ni refutados. He tenido la suerte de encontrar en este 



(i) Extracto de "Denksckriftin der Schweiz. Naturforschenden Gesellschaft" 
Band XXVIII, Zurich 1880. 

(2) Puede ser que la Poterophora Donnellu descrita por Wolle{Bull. Torr.) boU 
Club, Vol. VI, N? 35, pag. 188, New York 1877) corao un alga, sea id^ntica al 
protallo del Sr. Cramer. Wolle da la descripcidn siguiente de la planta: "Potero- 
phora, novum genus. Aerea; fila articulata, varie ramulosa; genicula et celluke 
terminalia saepe in cellulis fructiferis urceolatis consistentia. P. Donnellu\ n. sp. , 
aerea, strato viridi, molli, intricato vel pulvinulo; filis distincte articulatis, varie 
miosis, articulis 0,00 1 5"-o, 002" diametro, plerumque duplo triplove longiorib 
nonnumquam aequalibus, dilatatis, subsphaericis ; ramulis enormibus, modo later; 
bus, modo apicalibus, saepe tenuioribus ; geniculis et cellulis terminalibus saepe f 
n ? ls ur ceolatis constructis ; novas gemmas gignentibus, primo sphaericas, deii 

elongatas, divisas, nova filamenta procrtantes. Bark of trees, Florida. (J. Doni 
^rmth)." 



<>-2 

pais un protallo de un helecho desconocido, que se parece tantd 
at estudiado por el Sr. Cramer, que los dos podrian tenerse por 
identicos. Puedo, pues cotejar el estudio del Sr. Cramer, y 
probar si sus resultados son verdaderos 6 falsos. 

Halle el material de este pequeno estudio de la manera si- 
guiente. Durante las vacaeiones de Navidad de 1891, hice 
una excursion botanica a Banos en la cordillera oriental. Visite 
la gruta situada entre el pueblo y el rio Pastasa, especialmente 
con el objeto de examinar su flora algacea. En las paredes hu- 
medas de la gruta crecfan varias algas, como alguna especie de 
Gloeothece, Polycystis [probablemente nueva], unas Diatoma- 
ceas grandes, etc. ; en el suelo de la gruta se encontraba una ve- 
getacion de varios helechos, musgos y hepaticas y unas plantas 
fanerogamas que no necesitan mucha luz. Unas piedras gran- 
des estaban casi cubiertas de una capa vegetal parecida al algodon 
de color verde de esmeralda. Con facilidad se pudo sacar pe- 
dazos mas grandes que una mano de esta tela verde, y no descui- 
de llevar una portion de ella creyendo que habia encontrado una 
especie verde del genero Trentepohlia Mart En Banos no tuve 
tiempo para examinarla. De vuelta en Quito examine la cosecha 
de mi excursion y quede bastante sorprendido en ver que la su- 
puesta Trentepohlia era un protallo filamentoso de algiin hele- 
cho. Traje a la memoria la obra del Sr. Cramer, y una compa- 



racion entre los dibujos que acompanan esa obra y mi protallo, me 
probo inmediatamente que tenia entre manos la misma: plan- 
ta estudiada tan detalladamente por dicho Botanico. 

El Sr. Cramer supone que su protallo pertenece a una 
Hymenofilacea. Tocante al encontrado por mi, solo puedo de- 
cir que, junto con el, se hallaban algunas plantas tiernas de 



pteniuvi. (1) Mas esto nobastapafa 



ellas 



otra cualquiera. Para cfescubrirlo seria necesario cultiv; 
mo protallo para seguir su desarrollo, y ver en que forma acaba. 
Mas siendo esto ya imposible porque las muestras que tengo es- 
tan ya secas, me sera preciso trasladarme al lugar, para investi- 
gar alii a que genero correspond^. 

Paso ahora a la (fescripcidn detallada del protallo en cues- 
tion y de sus organos singulares de reproduccion. Consiste e. 
en hilos finisimos ramificados, formados de una sola serie de c 
lulas cilfndricas y se parece ntucho al protonema de algunos mi 
gos. Se distingue sin embargo de un protonertia por las pa 
des transversales, las cuales son insertadas perpendicularme 
a las paredes longitudinales, mientras que en los musgos son 
sertadas oblicuamente. El protallo nunca se extiende en fori 
de lamina. Con frecuencia las celuias no son perfectamente c 
lindricas, sino un poco hinchadas. Son anchas de 21 — 30 






< 1) E$K- J> - S liro S. J. ha tenido la 1x>nr1a<l dcdcterminar e - flos helech 



< 




6 



y bastante largas. Fuera de la clorofila las celulas contie- 
nen tambien un cristal romboidal bastante grande (Fig. i. cr.). 
No se distingue este cristal en todas las celulas, probablemente 
porque esta envuelto por la clorofila. El Sr. Cramer no men- 
ciona estos cristales. La membrana de las celulas vivas es siem- 
pre lisa y sin color, la de las celulas muertas y vacias se pone 
poco a poco amarillenta. Aca y aculla se ven celulas provistas de 
pelos radicales (Fig. I. r.); estos no son muy largos y son siem- 
pre unicelulares y con pared amarillenta. 

Aunque he buscado mucho, no he encontrado otros organos 
de la fructificacion sino unos pocos anteridios. Estos eran entera- 
mente globulosos (Fig. I. a.) y fijados al protallo por un 



pedicelo muy corto. De 
lo que prueba que est 
dioico. 

Los organos de 



rastro, 
Equisetaceas, es 

protallo se for- 



ltan 



Cramer. Los conidios podemos distinguirlos en dos clases : mi- 
croconidios y macroconidios. Los micronidios son cortos, ovales 
u oblongos y formados por dos celulas. Sonanchos de 45 fi y lar- 
gos de 60 fi (Fig. 2, 3.). Los macroconidios son fusiformes, rec- 



curvos 



formas intermediarias que constan de tres celulas. (Fig. 6.) Los coni- 
dios se forman en ramos especialesdel protallo que distinguirecon el 
nombre de basidios (Fig 7, 8, 1 1 . b.). Estos basidios tienen una for- 
ma y un tamano casi constants Son largos de 45 — 60 fi 
y anchos de 15 — 18 /i y de forma cilindrica algo angostado 
en la parte media, Los basidios casi siempre contienen clorofila. 
En la punta de los basidios y en el punto de insercion de los co- 
nidios se ve siempre una cicatriz parduzca Los conidios son 
mas ricos en clorofila que las celulas vegetativas del protallo; 
comoestastambien contienen muchas veces un cristal (Fig. 4, 1 1.). 
La pared de los conidios es de la misma estructura, es- 
or y color que la de las celulas vegetativas. Esto indica que 
s conidios no estan destinados a durar largo tiempo, sino lo ne- 
ario para propagar la planta, y no tienen mas resistencia que 
_ celulas vegetativas del protallo. Se puede compararlos con 

kinetes de propagacion {Vermekrungs-akineten Wille), de 
^ gas. Como estas, los conidios de nuestro protallo pueden 
c/ a< fm :nar inmediatamente despues de haber caido de los basidios; 
FT«t*m">an por una de sus celulas terminales d por una de las in- 
f^ ed ia s. Germinando forman directamente un protallo nuevo 
aer, tlc o con el primitivo. El conidio germinando produce pronto 
*°f les .v aun anteridios. (Fig. , ^ Unas veces sucede que el 
bJ ilQ §«- rminando no forma di "c ente unprotallo nuevo, sino 
mi c idio ecundario en ia punta nbasidio terminal (Fig. 11). 
t&} ilo ^ li 1 se puede suponer o sucede cuando ei conid.o 

e « Mn lusar no favoral el desarrollo de un protallo 




\ 




1 






4 

nuevo, como sucedc con las zoosporas de varias algas, por ejemplo 
en el Oedogonium. El conidio secundarto podria ser llevado a un 
lugar mas favorable para el desarrollo de un nuevo protallo. 

Es probable que en los protallos de otras Hymenofilaceas se 
encuentren semejantes 6 distintos organos agamicos de repro- 
duction. Esto podria deducirse de las observaciones de Mette- 
nius (i). Con el rico material de Hymenofilaceas que esta a 
mi disposition procurare poner en claro este asunto. 

Al fin hare notar que mis observaciones estan en completo 
acuerdo con las publicadas por el Sr. Cramer y confirman la 
exactitud de estas ultimas. 

Resume fr^ncais. 

Dans une grotte pres de Bafios [Equateur, province de 
Leon, Cordillere orientate] j' ai rencontre, en decembre V annce 
passee, le prothalle d* une fougere inconnuc et qui resseml 



en tout point a celui decrit par Mr. Cramer. Le prothalle 
couvrait quelques grandes pierres et avait X apparence de ouate 
verte. L' etude de ce prothalle confirmait en tous points les 
observations interessantes de Mr. Cramer et je n' ai presque rien 
eu de nouveau a y ajoutcr. Les cellules \i gttatives du protha- 
lle son larges de 2 1 — 30 /*. Je distingue deux sortes de conidics 
microconidics composees de deux cellules, loftgues de 60 /* et lar- 
ges de 45 fi et macroconidies de 4-8 cellules Les rameaux court 
de forme et de grandeur presque constantes peuvent etre appclld 
basidics. Dans les cellules vegetatives du prothalle, ainsi qw 
dans celles des conidies on observe un cristal rhombique, asscz 
grand. J' ai V intention de faire de cultures de spore des di- 
verses Hymenophyllacees equatoriennes afin de avoir si plusie- 
urs d' entre elles sons pourvues d' organes asexuels de propaga- 
tion du meme genre que ceux decrits dans la note ci-dessus. 

Quito, 26 de enero de 1892. 



EXPLICACION DE I v LAMINA. 



a-~anteridio, b— basirlio, ci— cicatri/. < jo— conidio. cr-— cristal, r— pelo rad' w *!' 
Fig, 1. —Conidio |rerniin;tnci ia producidu una 1 nifi *°" 

cal y un anteridio terminal* 

f\5fij- 2, 3. — Micrr)coni(iif 

FJE- 4* 5*~Macroconidi< 

fjg* 6, — I rma intern; liaria entre 1 micr nidios y !«>> macroc 

Fig. 7. -—-Formacton de un conidio. 

Fig, 8. — Bastdi . 

rig. 9, — Macroc lidio en germina a, 

Hg. ro. — Ma ,, t n ado con ramifies s y un y* 

^ ^K- ll - — Macr <me t 6 la nunta de un bi te* hapr 






un mdio secundaria. 



(1 LJeberdieHym g, 4^3 [ \hhru [.derma *y 

W konigl. Sachs. < dci issc ', fia I VII, II, :86 4 j 













Anal*8 de la XJ*iner*idad < Vntral<1?\ 1 u<eIor n & n\ •"».' 



, 



/ 




Jjagerheim ad. not. del 



• Li ^ 



* f 



h<r M J. M. Procmo. 



\> >< itO. 



ESTUDIO ACERCA DE LAS 



AGUAS. 



VO R 



J. ALEJANDRINO VELASCO, 



INGENIERO CIVIL Y PROFESOR DE LA UXIVERSIDAD DE QUITO. 



LIBRO III. 



PRACTICA DEL AFORO, 



COiNDUCCION Y DISTRIBUCI6N DE LAS AGUAS. (i) 



(*) Obras que puedeil consultarse.— Arino: Meednica Raciona/.—Ar- 
mengaud Ain£ : Traite Des Moteurs Hydrauliques. — Beudant: Traite De Physique. 
Benoit : Guide Du Meunier.—Bours : Cours De Mecaniqne. — Calvo : De Las Aguas u 
Camara : Agrimensura Legal. — Collignon : Cours De Mecanique Appliquee Aux 
Constructions. -Dagum : Traite £lhnentaire De Physique.— Belanuay : Tratado Ele- 
mental De Mecdniea Teorica Y Aplicada.—Debzuve: Distributions D" Eau.—Dom- 
Hot : Cours £limentai re Theorie Et Pratique De Construction.— Dulos : Cours De 
Mecamque.-Dximas : La Science Des Fontaines.— Ganot: Tratado Elemental De Fi- 
sica. — Galvan: Ordenanzas De Tierras Y Aguas.—G'wom: Manual del Molineto. 
Graeff: Traite Z>' I/vdraulique.—llK\o\go Tablada: Manual De Riegos.— Laguna : 
Manual DeAguas Y Riegos.— Llaurado : Tratado De Aguas Y Riegos.— Morin : Me- 
ednica Industrial.— Poncdet : Meednica Industrial.— Poncelet : Me'canique Appli- 
que'* Aux Machines.— Prony : Recueil De Cinq Tables— Rankine : Civil Engi- 
rt eerin.—Rcsal: Traite' De Micanique G/ne'rale.— Silliman : Principles Of Phy 

Mathcmatiques Appliquccs.—VdXl^o: Tratato Ba- 



sics. 



Sre El Movimiento Y Aplicacioncs De Las Aguas.— Vicuna: Agricultura Modcma. 
Vigreux: Theorie Et Pratique De /.'Art De Vlngcnieut.— Violle : Cours De 

Physique.~Wz\%hM>Yi\ Lehrbuch Der The tischen Metkankk. 




SKCCION 1 



CONSIDERACIONES GENERALES 



50UKE LA MEDIDA DE LAS AGUAS. 



* 



9 



I 



CURSOS DE AGtTA 



155. Differ 



\ 



■S 



de los grandes depositos conocidos con el nombre generico de 
aguas estancadas (Libro I, Secc 1 } I, n? 43), las aguas se en- 
cuentran circulando per la tiera, subterranea 6 superficialinente 



(Lib 



estas corrientes obedecen a la lev de 



la gravedad, y forman las que se denominan cursos de aguas co- 
rrientes. Estudiando ahora los superficialeS, como los demas 



diat 



de 



ben ser, por lo regular, transformados en superficiales, decimos, 
que aquellos se encuentran de dos maneras: 1? corriendo por 
caitces naturales, como rios, arroyos, caiiadas, &. ; 6 art iji dales, y 
4stos son 6 a cielo descuhierto y como las acequias, canales, &. 6 
subterrdneos, como las canerias; 2?, pasando por aberturas li ori- 
ficios practicados en paredes mas 6 menos gruesas:^ de aqui el 
estudio de las consideraciones analiticas que se originan de la 



orifi 



dete 



d 



cortos y largos: son un caso especial de estos, los tubos 
duceion para canerias y otros usos. 

En la aplieacion de las aguas a h industria, lo primero, 
por lo regular, es conocer el volumen 6 cantidad necesaria para 
fines especiales, ya sea con el objeto de producir el riego, ya 
para el consumo y aseo de las poblaciones, el movimiento de 
inaquinas &. Por consiguiente, la medida del volumen 6 cau- 
dal en los cursos de agua, es una operacion primera e indispen- 
sable para las otras que se hacen con dichos fines. Luego, es 
necesario, ante todo, precisar las reglas cientificas que fijan ese 
caudal para los casos en que se presentan los cursos; y asi se debe 



de 



1 



aberturas u orificios practicad 



esquiera : 



tij a 



aguas que corren por un cauce cualquiera natural 6 artificial. 
Y como, por lo dicho, de esta medida dependen nnportantes 
operaciones industriales, se sigue que ella debe ejecutarse de 



mo 



da a la verdad: j como emprender en una acequia, costosa qui- 
zas, para conducir un cierto volumen, si por no conocer el cuan- 
to de ste, no se sabe si llegara al termino una cantidad capaz 




10 

J 

cte satisfacer, en parte siauiera, supuesta la absorcion del 



atender 



del agua, las necesidades a que se quiera 



156. Afbro# — Segun lo dicho, en el n? precedente, es ne~ 
cesario aforar el agua. El aforo es la operation per la caal se de- 
terrnina, aproximadamente, elvolumen 6 caudal de las aguas que, en la 
unidad de tiempo, pasan por un orificio 6 cano, 6 circulan por el cauce 
de un rio 1 arroyo, caned, acequia, &. : tal volumen se llama el 
gasto del orificio 6 cauce dado. 

De los varios metodos de aforo, ya se trate de orificios, ya 
de cauces, nos ocuparemos en las dos Secciones siguientes. 
Abora decimos, que si llamamos G el gasto de un cauce u orifi- 
cio, este volumen equivaldra siempre al de un prisma que tiene 
por base la seccion del orificio 6 cauce dado, y por altura la Ion- 
gitud corrida en la unidad de tiempo, que supondremos ser 
siempre un segundo sexagesimal; si, pues, con S y V senala- 



mos el 



manifiesta que dicho volumen 



altura 6 longitud corrida, la 



G - S. V [191] 



Y esta ecuacion indica la operacion que debe Kacerse al 
aforar un curso de aguas : el gasto es igual al prodncto de la sec- 
cion por el espacio que corren las aguas en la unidad de tiempo, 6 
sea por la vebcidad del curso. 

Puede tambien determinate el neso P del volumen que la 



rinula 



11a- 



-J summistra para una seccion dada; porque, si lla- 
mamos U la densidad 6 peso especifico del liquido considerado, 
la fisica enseiia que tal peso es (Libro II, »ecc n II, n? I&j 

ecua* 184), 

P = a-D = S.V.D; [192] 

6 sea el prodncto del volumen por la densidad. 

Como respecto del agua el peso especifico es 

D = 1 Kilogramo 

por cada litro 6 decimetro cubico, lo cual supone agua destifa- 
da, es decir, en el mayor grado de pureza y a 4° del termome- 

tigrado, parece que en los rios esta densidad debe ser di- 

distinta tempera- 



ferente ; 



impuras; sin embarg 



i 




de los rios, como tienen sales y ofcras sustancias en diso- 



, . * * r — ™~, ~~~ de tin kilogramo, j r ^. — 

decirse que son mds densas; 2?, por ser mayor la temp 
de los rios, pues la media es ordinariamente de 16°, en ( 
tro las aguas estan mas dilatadas. v nor esto son mews 






11 

ya se ve que las dos circunstancias mensionadas inflirren en 



da litro de as 



sensiblemente 
kiloerramo de 



w aa de rio. Por tanto, si el resultado que suminis- 
tra la ecuacion [191], se expresa en decimetros cubicos, el mis- 
mo sera litros ; y asi, 

P = S. V kilogramos 

es el peso del agua que, en la unidad de tiempo, pasa por la 
seccion S dada. 

157. Velocidad media*— La velocidad V, factor en la 
ecuacion [191], no es la de cada uno de los Kilos liquidos que 
pasan por la seccion que se considera, sino la que tendria la 
masa a fin de que, en la unidad de tiempo, discurra por dicha 
seccion, el misino volumen que producen las diferentes veloci- 
dades con que corren las moleculas de los hilos mencionados. 
Esa velocidad se llama velocidad media; de modoque este nom- 
bre, en hidraulica, se aplica a aquella eon la cual, el volumen que 
discurriera por una seccidn dada, en la unidad de tiempo, seria 
igual al que realmente discurre. Es objeto de la ciencia descu- 
brir la manera de encontrar esa velocidad media; pues ella, y 
no otra, es la que se introduce en los calculos; y asi, el factor 
V contenido en [191], es dicha velocidad media. 

Solo en cada uno de los hilos liquidos, cuya seccion es infi- 
nitamente pequena, la velocidad queda constante al pasar por la 

seccion indieada; por tanto, si 11am amos fi, jz, T3> -; 

el volumen de cada Kilo, el total de las aguas, para la seccion S, 
sera la surna de los volumenes de aquellos; es decir, 

a = T i + n +T3 + .---..; [193] 

y resulta, pues, que el volumen producido con la velocidad media, 
es ki suma de los volumenes elementales correspondientes a los hilos 
liquidos que pasan por la seccidn considerada, con sus velocidades 
realcs. 

Si se expresan tambien, respectivamente, por vi , Vj , V3 , . . . : ; 
Si, S2, s 3 , las velocidades y secciones de los hilos liqui- 
dos a que se refiere la ecuacion anterior, tendremos 

G = S. V = vi si + V2 82 + v 3 s 3 + * -2 [vs], 



o 



V — Q — V J Sl + V2 S2 + v 3 s 3 + _ - [ ys 3 . nan 

S s,+S 2 +s 3 + "^[9] ' UJ J 

por lo cual, la ecuacion [191] se escribira tambien, 

y si 



S V = / 



V 



12 



de un liilo 



G= 2' [yl 



cantidades 



pequenas, se expresan las diferencias entre la velocidad media 

total y las velocidades verdaderas de un numero 



masa 



n muy grande de porciones 6 liilos muy delgad r 

sidere dividida la masa indicada, tendremos, para la seccion S, 

Vi = V + f*i 

V2 = V + /i2 

v 3 = V + // 3 



6 



o 



Vi + V2 + v 3 + = n V + \ji\ + pz + /*$ + 




V 



Vi + V2 + V3 + /il + fi2 + fa + 



n il 



y como 



tn + fii + fi 3 + 







n 



para n mas y m4s grande, resulta 



V 



Vi + V2 + V 3 + 



n 



y 



[195] 



nueva forma de la velocidad media contenida en[191] ; y esta 
puede escribirse tambien 

G = S. yi ' fV2+v 3 + [196] 



158. ©bservacion— Discutir la ecuacion [191] y en- 

contrar todas las transformaciones que se originan de la consi- 
deracion de pasar el agua por orificios 6 cauees cualesquiera ; y 
determinar, al mismo tiempo, los valores de V que eorrespon- 
dan a las suposiciones particulares heehas respecto de S, son las 
grandes cuestiones que nos proponemos estudiar en las Seccio- 
nes siguientes de este Libro. Por ahora nos baste insistir en 
esto, a saber: que dicha formula es la expresion mas general 
que puede ofreeerse en el asunto de que tratamos al presente; 
las utras son casos especiales de ella. 



1° 



r> 



II 



UNIDADES EN LAS MEDIDAS DE AGUA 






159. Ca§os que pueden ocurrir. — En la inedida de 

las aguas pueden presentarse dos cuestiones muy diferentes, y 
que es necesario considerar atentarnente para no Incurrir en 
inexactitudes al fijar la unidad. Tales son: 1?-, determinar 
el volumen que pasa por una seccion dada, en condiciones par- 
ticulares, e independientes de todo acto voluntario del hidrome- 
tra, por lo menos en el momento de practicar la medida, conio 
son mayor 6 menor profundidad en el curso, velocidad mas 6 
menos grande, &?, &?. El Sr. Gal van [1] llama con mucha 
propiedad, medietas de reconotim iento las que se hacen en este ca- 
so ; y entre ellas enumera, expresamente, las medidas que se prac- 
tical* en un Ho, canal <#?, con el objeto de conocer la cantidad de 
agua que llevan estos acueductos. 2? Fijar las condiciones particu- 



lar es de un orificio 6 seccidn para que de paso a an volumen de 



agua determinando de antemano / y viceversa : dada una seccion 
arbitraria, determinar el volumen que por ella pasa. Tal operacion 
se ejeeuta, generalmente, en el caso ds venta, arrendam iento, dis- 
tribution,, d^ de las aguas ; y el autor citado einplea Ios terminos 
inuy propios, de medidas de distribution, para designar las que 
entonces se hacen. Es evidente que en estas medidas intervie- 
ne, de todo en todo con antelacion, el acto humano, ya sea que 
se consideren las condiciones particulares de la seccion para que 
produsca el volumen conocido, ya se tenga en cuenta este mismo volu- 



men. 



Es manifiesta la diferencia que existe entre las dos clases 
de medidas que deben hacerse, segun sea la cuestion que se tra- 
te de resolver: en las medidas de reconocimiento, que llamaremos 
tambien medidas de aforo, nadie para mientes en las condicior^ 
particulares del curso; porque estas, por lo regular, dependen 
de las causas naturales que intervienen en cada comente ; y 
basta que el perito ludrometra ejecute con precision la medida 
del area 6 perfil trasversal del curso, y de su velocidad, con lo 
que se obtiene un resultado muy aproximado a la verdad, que 



es 1 
sultad 



o necesario ; y debe observarse que, en esta operecion, el re- 
ado final es el cmocim nto del volumen, aunque scccioil ceha- 



[i] < >bra ciiatfc, | . 2S0 y siguiento 



.-*4w 



14 

(lad, y volumen sean cantidades incognitas al principio. Mas, en las 
medidas de distribution, como lo liemos dicho, sucede lo contrario : 
6 conocido el volumen, se trata de hallar las condiciones parti- 
culates que debe tener un orificio 6 seccion para que en cierto 
tiempo que generalmente es un segundo, pase el volumen deter- 
minado; 6 conocido el orificio se trata de hallar el volumen. 
De esta manera, siendo dif erentes las cuestiones, han de ser di- 
ferenies los procedimientos de medida; j } por ende, ha de haber 
cierta diferencia entre las unidades con que se hacen las medi- 



das 



Presentar, con la claridad posible, las unidades de medida 

hay a de resol verse, es 



de m 



]o que nos proponemos en los n° s siguientes. 

160. Unidad en las medidas d 

I'liuieiito. — El objeto principal en esta 
segiin lo expuesto, calcular el volumen que pasa por una seccion de- 
terminable. Se deduce, por tanto, que lo esencial es observar las 
reglas que ensefian a conocer las areas de los orificios 6 perfiles, 
segunsus formas, y determinar con precision las velocidades 
que corresponden a los cursos que por ellos pasan : tales reglas 
se expondran en las siguientes Secciones de este Libro, al tra- 
tar de la salida por orificios y de las corrientes par cauces cuales- 
quiera. Con esa practica, el volumen 6 gasto sera la expresion 
volumetrica de la unidad lineal, que sirvio para medir las dimen- 
siones del area 6 perfil y la magnitud de la velocidad, al multi- 
pliear las tres dimensiones. No hace al caso que el valor cuan- 
titativo de estas dimensiones sea dado en varas, metros, &? '■ 
el producto de los tres factores dara varas cubicas, metros cubi- 
cos, &?, numeros que, respecto de una misma cantidad determi- 
nable, tienen, a lo mas, diferencia en la forma, 



mas 



de 



mismo 



m 



expresiones dite- 



rentes, como lo son, por ejemplo, los miembros de la ecuacion 

[12],o=[10]l2, 

que expresa la reunion de doce unidades en el sistema cuya base 
es 10, y en el que tiene por base el numero doce. 



D 



sgundo 



metro cubico y'sus submiilti 

decir 



no tiene sentido, en paises como la Republica del Ecu ador, don- 
de, legalmente, es de observancia obligatoria el sistema metrico- 
En efecto, para nuestra Republica es obligatorio el sistema in- 
dicado, desde el ano 1856 ; pues, en la ley de 5 de diciembre del 
mismo aiio, se dispone : 

Art. 1? — En toda la Republica habra un solo sistema 
monetano, y de pesas y medidas. 

"Art. 2?— Este sistema sera el decimal fiance : la uni- 



i; 



> 



dad fundamental para la moneda es el franco, igual en ley a 
0.900 (novecientas milesimas) ; la unidad fundamental para 
las pesas y medidas, es el metro, igual en longitud a la diez mi- 
llonesima parte del arco del meridiano que viene del polo Norte 
al Ecuador. " &* . 

Luego ya estan fijados como unidades de medida para cua- 
lesquiera extensiones y, por ende, para las aguas corrientes, el 
metro cubico y sus submiiltiplos, por un segundo ; porque, desde 



momento cue se trata de medir 



d 



al caso, que es el metro cubico ; y, conocido el mimero expre- 
presion de esta medida, por un tiempo dado, se puede conocer, 
mediante una simple division, el que corresponde a 1 segundo, 
si este no f ue aquel tiempo : el t esultado sera metros cubicos por 
Is , niimero que puede tambien ser expresado en submiiltiplos 
de metro cubico, si se le multiplica por 1000 para litres 6 deci- 
metros cubicos, por 1 000 000 para mililitros 6 centimetros cu- 
bicos, &? Asi, no es necesario que, en la Bepiiblica del Ecua- 
dor, una nueva ley fije como unidad de medida) para las aguas co- 
rrientes, el metro cubico y sus submultiplos, por tin segundo : ya lo 
estan. 

De lo expuesto se deduce, que en las medidas de aforo, pue- 
de ser unidad el pie cubico, la vara cubica, el metro cubico, &? ; 
es decir, cualquiera unidad volumctrica; mas, los paises que han 
admitido legaimente el sistema metrico, el cual ha de ser, por lo 
mismo, obligatoriatnente observado, deben de usar, ipso jure, co- 
mo unidad de aforo, el metro cubico 6 sus submultiplos, por un segun- 
do u otro espacio de tiempo. 

161. Unidad en las medidas de distribucion. 

Con los terminos medidas de distribucion, felizmente empleados, 
a nuestro juicio, por el Sr. Mariano Galvan en la obra citada, 
designaremos la operacion que tiene por objeto deter minar, para 
un volumen de agua mayor 6 menor, a voluntad, segun las unidades 
de aforo contenidas en el, la seccion que le corresponde, al correr en 
la unidad de tiempo; e, inversamente : si la seccion se fija a vo- 
luntad, encontrar el volumen, expresado en unidades de aforo, que 
pasapor ella durante el mismo tiempo. De esta manera, el volu- 
men que corresponde a la seccion arbitraria, con una velocidad 
determinada, puede ser una nueva unidad que_ sirve para medir 
distribute vamente otros volumenes en condiciones analogas; 
por tanto, si en la distribucion, los volumenes estan en una ra- 
zon dada, y se dispone de modo que las velocidades sean lgua- 
les, aquellos sermi como las sccciones por las cuales pasan : en es- 
te caso, la medida de los volumenes se efectua considerando la 
relacion entre las indicadas seeciones; mas, si en el mismo su- 
puesto, se bacen estas iguales, las medidas distnbutivas daran, 
para los volumenes, mimeros que esten entre si como las velo- 



16 

cidades; y, por la determinacion de estas, puede conocerse el 
valor de aquellos. 

Es evidente, por lo expuesto, que la unidad en las medidas 
de distribution, se emplea principalmente cuando se trata de dis- 
tribuir un volumen dado de aguas entre varios participes, 6 de 
fvjar los elementos que corresponden a una cantidad concedida 

&?; y, como son estos los ordinarios 
e la vida social, de aqui la importancia que tienen las medidas 
de distribution; y lo segura y cierta que ha de ser la unidad co- 
rrespondiente, de cuyos elementos se tratara jen el numero 163. 
Sin embargo, como esta unidad ha de contener partes 6 unida- 
des de las de a£oro, se puede tambien expresar el volumen deter- 
minado en las medidas de aforo, por unidades de las medidas de 
distribution, como se expresan, por ejemplo, las diferentes uni- 
dades del 2?, 3?, &? ordenes del sistema de numeration, por las 



&?• diciendo 



na, 6 diez decenas, 6 cien unidades. 



necesarias 



las medidas de 



distribution, y, por ende, su unidad, porque bastan las de simple 
aforo, 6 son iguales a esta: la Economia Politica ensena que, si 
bien la unidad es, matematicarnente, tan arbitraria como se 
quiera, civilmente esta arbitrariedad tiene cierta limitacion 
considerado el objeto, la sencillez de la expresion 6 el numero 
queresulta, y la frecuencia de la demanda; deben, pues, ser uni- 
dades, en cada clase de medidas, aquellas cantidades que mas a 
menudo se presenten en las transacciones, que sean las mejores 
y mas generalmente conocidas y de facil comprobacion, al me- 
nos deuna manera suficiente para el uso. Esto supuesto, un 
metro cubico de agua, por un segundo, 6 sea el volumen ele 
86 400 metros ciibicos en un dia de 24 boras, no podria ser uni- 
dad en las medidas de distribucion, para la generalidad de las 
provmcias de la Republica, por lo costoso que es obtener ese 
caudal en un segundo: sidicho volumen fuera unidad en el car 
so que estudiamos, como su consecucion no esta al alcance del 
mayor numero de los que demandan asraas. las cantidades ad- 
qumdas por estos serian fraccionos 
aquel volumen, y porlo 



m is o menos 



mismo 



embargo, un metro ciibico 6 unimiltiplo de es- 
te puede pasar por un cauce dado, de modo que en las medidas 
de afotv no h&y inconvenient® al tomar un metro cubico como 
iinidad. Si el mismo metro cubico fuera unidad en las * 




molesta 



ordinarios 
tambien < 



vie 



des miiltiplos que se em- 



plearian; y, sin embargo, hay muchos cauces por los que corren, 



modo 



o de atoro, un metro euHco puede mv unidad amy adecuada 



Cfmtmwwa) 



17 



EL ARCmPIELAGO DE LAS GAL 



[Conclusi6nl. 



III. 



Agriciiltiira, influatria, etc. 

De&d< que el Gobi or no de la Republica del Ecuador tomo afc 
ialmente posesion de las islas Galapagos, ocupando primeramente 

i Chatham, mas tarde a la isla Charles 6 Floreana, y luego despu* 
& Albemarle, se introdujeron en ellas varias espeoies de animales do- 
mestieos, que se han propagado admirablemente, hasta hacerse casi 
completamente cerriles. En un principio las cabras so multipliearon 

le la misma manera que en Juan Fernandez, y Darwin mencionan, 
enlaepocade su visita, numerosos cerdos monteses; y los oficiale* 
de la corbeta italiana Yittor Pisani, en 1882, asegura que los ani 
les domesticos de las islas han erauado notablemente en fuerza y 



anima 



Florean 



El torreno verdaderameiite fertil, como ya se ha dicho, comien- 

a en las islas desde 200 m. de altitud mas 6 menos, y va mejorando 

notablemente a medida que aumenta la elevaeion; y segun parece. 

muchos de los vegetales cultivados por el hombre en otros paises po- 



drian 



chas plantas alimenticias e industriales. 

. En 1880, cuando el blindado ingles Triumph visito la isla Florea- 
na 6 Charles, del todo abandonada en aquella fecha, sus ofieiales vie- 
ron en ella algunas parras, higueras, naranjos cubiertos de fruta. h- 
mas v limoneros v ciruelos que prosperaban bien. 

En la act uaHdad, los unicos cultivos que mefeoen meneionarae on 
la cafia de aziicar, que se da admirablemente, y diversas raices y tu- 
*-*--■-'■ " ' mmfl la rfaiut 6 mtata, el camote, etc. En gene- 



feculentos 



frutas 



producen bien y con regularidad. r ,. 

El general D. Jose Villamil, primer explotador de las islas .Cha- 
tham y Charles, fue el introductor del ganado bovmo, en la pnmera 
en 1832 y mas tarde en la Charles, y asimismo de las cabras asnos, 
puercos v algunos caballos ; y de iffoal manera fue tambien el pnme- 
ro en implantar la agricultura regular y parte de la implantaeion que 

hoy exisi en esas islas. i £ • i j i 

En 1880 la isla Charles estaba abandonada. y los otioales de la 
Triumph que la recorrieron en parte hallaron toros hermosos, algunos 
bravios y de eolor-s muy variados, negros, overos, castanos, rojos, hum- 
cos, amarillos, etc., algunos puercos viejos y atrevidos, con sus cna^ 
y numerosos perros, euemigos de las erias. 



18 



Sham, en el es- 
abundante 



liquen del cua! se extrae una ^ materia tintorea, muj estimada en el 
mercado. El Drimero esta casi romnlpf^mAnfft jirm+.Q^ ^ lo OAm i m ^« 



cion. 



7 w / v - -gunda 

bastante a causa de una incesante exnlota- 



fxplotado en cantidad 



came 



embarcan vivas para 



las tripulacion es de los buques que aportan a las islas. 

No es dable apreciar el pequefio movimiento comercial habido en 



f«&^, F" 1 "•«""* ^ ««w» e&uwisncos ae cuaiquier genero j pues 

los que consignan el ultimo informe del ministerio de Hacienda del Ecua- 
dor se concrete a decir que el egreso a las Galapagos fue en 1888 de 
^.U£>/ pesos 60 centavos, y el movimiento de dinero con relaeion a las 
mismas 11 ego en 1889 a 2.264 pesos 39 centavos, 6 sean los egresos fis- 
cales en el ultimo ano. Tales datos nos permiten conjeturar que el 
^obierno ecuatoriano no pTestaal archipielago una proteceion marca- 

aZ qU f parte de ese e ^ reso esta destinado al sostenimiento del faro 
de o orden que existe en el 

tas inglesas de navegacionj 



Wreck 



de las Galapagos fuese estable y compuesta 
£""""*- f* uus H J» agricultura y a la industria. la porcionde ! 
islas que alcanzan a la region humeda de.que antes se ha hablado, ] 
aria producir lo suiiciente para el consume de sus habituates y para 
abasto de los buques que aporten a ellas, deiando talvez un sobrar 



con 



del aguardiente de caiia, bastante estimado en Guay 

l ac i*u J**™ 1011 ***** in-tehgente y homogenea, daria al cultivo de 
las ls las mayor desarrotto y la mdustria de salazon de carne de vaca y 

U ™J,,L &Gn \ Yen i^°^ d ^ de <l ue la sal apropiada para tal objeto 
la produce en abundancia la isla James. 

7fl r^^ w C ° 1(>nia l ^ bla J ci6n organizada permitiria reglamentar la ca- 
vfatrn^ ^ gaS ' a t° detener su ex te™inio, pues yt, segun muchos 
mW™ ^™ ? 6 *? 8 _! Sp6Cies Se han "echo muy escai^s. En los 
euSn.7°P f *S tu «? 8 * ran mu * a bundantes, y el historiador 
numero K?l?* ^1° ^T* Cevallos > *<* *™ "lai labia en tanto 
?a cu^pte a 1? a Flo r ana lr <1™ un solo navio cargo con 700, y aho- 
un solo S v ° c T CUe ? ta a ?° S ' la ^P^^n de una Iragrta reigio en 
se aselir, ^V" ¥ ^ hasta ^ H °y misi ^ (1889], segun 
una Sua tL™ *? ^ d ? ^^ l**Ja para aWentar por 
Fa TaWn It m ° rad ? res ^ l a «la que llamamc4 Floreana, esto es f 
la labaco por su primitive nombre, 6 la Charles" 

nelo iL^rSj?/ Chaxle ? es PO rt an en corta cantidad cueros al 

Sas onr^ n ^ d / e ^ SCad ° Salado y un P<> C( > ^ miel de cana, »r- 
i ^Ji e _ P ° dr1 ^ ad 9 uu « ^yor desarrolirsi los habitantes de las 



Caande _ estabainos para terminar esto 



• / 



rfcialde Quito, num. 151, del 21 de <Xhre 



le 1889. 
i J al ? se 

Chath 




am: 



a 



$ 



19 

La poblaeion total es de 287 habitantes de los (males 213 son hom- 
bres 54 mujeres y 20 ninos de ambos sexos- Hay 21 matrimonios. 
192 hombres solteros y 33 mujeres tambien solteras. 

La poblaeion se distribuye asi: un jefe territorial, que lo es D. 
redro P. Jaramillo desde el ano 1885 ; un secretario, un inspector de 
pohcia, un preceptor de escuela, un guarda faro, un jefe de guardia na- 
cional, cuatro oficiales y cincuenta soldados. 

m El resto de la poblaeion, por ocupaciones, es el siguiente : un pro- 
pietano, un ingeniero, un tenedor de libros, un administrator, un de- 
pendiente, tres mayordomonos, cincuenta jornaleros v ciento cincuen- 
ta conciertos. 

Las industries y negocios implantados son : un ingenio de azucar 
y otro de aguardiente, cinco talleres, dos tiendas, un almacen naval, 
nueve mangas y picas de montana, un camino carretero, dos represas 
de agua, tres potreros, una hacienda y diecisiete chacras. 

Hay sesenta habitaciones que dan abrigo a la poblaeion, de las 
cuales tres son del gobierno, construidas ana de fierro, otra de zinc \ 
ia tercera de paja. De las casas particulares, cinco son de zinc, cin- 
cuenta y cuatro de paja y un carnal 6 matadero. 

Para comunicar entre las islas, la pesca, etc., hay tres balandras, 
cos botes, una lancha y cuatro chalanas. 

El Sr. Jaramillo sostiene, en el informe citado, que en las islas 
vralapagos hay minas de azufre y azogue, sin indicar la isla 6 islas 
en que se encuentran. Sobre el azufre no hay cuestion desde que se 
trata de una comarca esencialmente volcanica, erizada de crateres, al- 
gunos de los cuales han estado en ignicion al principio de este siglo ; 
pero de la existencia del azogue nos sera permitido dudar, dada la na- 
turaleza geologica del archipielago. 

Con relacion a los productos naturales, agrega: 

Orchilla. — Esta enteramente agotada y la recoleccion se hace ca- 
da dos 6 tres anos, con escaso fruto. 

Maderas. — Hay mucha en los bosques, una de calidad incorrupti- 
ble y apropiada para durmiente^ de f errocarriles, que puede ser expor- 

tada con provecho, y otra excelente como combustible para maquinas 
de vapor. 

Pesca. — Muv abundante y apropiada para salazon y ser exportada 
como bacalao. 



IV. 



Descripcion particular de las isla* 



Isla Chatham 6 Grande. — Esta isla es la mas oriental del gru 

po; mide 25,5 millas de lar^o de NE. a SO., 7 de ancho medio, 60 d< 



penmetro 



do esta superficie es arida, principalmente i 
tos al mar, como se ha dicho anterior mente 
cumbres del SO. de la isla se elevan a 500 



gran 



del mar y 219 las del NE. Segiin la opinion general de los viajeros, 
Chatham es la mas a proposito para la implantacion de una colonia. 
eon mofcivo de la extension relativa de su suelo fertil, de los buenos 
Puerto* que ofreee en su costa occidental y la abundancia de agua, le- 

6a y Iegumbres. 



20 



Los principales surgideros son los siguientes: 



Water], al S. — Es una ensenada abler- 



con 



E 



con- 



siste 
m. d< 
dear 
de . 




rrsorv rv ui/OF VIC ia VOiL Id lU^ICOCt 11 U 111. JL.O 4 O. 

Puerto Stephen. — Se abre por la raediania de la costa NO. de la is- 
la. Posee un buen fondeadero en 18 a 22 m. de profundidad, a 0,5 de 
milla de la costa, y se reconoce con el au&ilio de la isleta Kicker, que 
se encuentra hacia fuera de su mediania y se eleva 121 m. sobre el 
mar, casi perpendicalarmente desde una profundidad de 55 m. La 
punta Finger, en la costa NE. de la isla, es un notable pieacho que mi- 
de 156 m. de altitud. 

Bada Terrapin [Tortuga].— Es un fondeadero abierto al lado NO 
de la isla, con 22 a 25 m. de profundidad a 0,5 de milla de la costa. 
La punta Hobbs destaca un arrecif e peligroso por 1 milla al NE. de 
la isla Chatham. 

Puerto Chico [Wreck]. — Se abre inmediatamente al N. de la pun- 
ta Wreck, y es mas propiamente una caleta con buen fondeadero pa- 
ra buques pequenos. En este puertecito se lialla establecida la eolo- 
nia fundada en 1845 por el general D. Jose Villamil, quien establecio 
en ella alguuos cultivos e introdujo ganado vacuno, cabrio y porcine 

Puerto Chico es capaz de contener dos 6 tres buques grandes 
eon bastante holgura; pero al tomarlo es menest«-r resguardarse del 
banco que obstruye su boca. 

En el fondo de la caleta hay buen desembarcader© para botes, y 



cerca de el un 
que se exporta 



deposito 



te ae tortuga, aguardiente de cana, bacalao, orchilla y cal de piedra. 
<iue se fabnea en regular cantidad. En las eercanias de la orilla exis- 
ten rocas eahzas y U n horno en que se calcinan para exti-aev la cal- 
En 1856 habia eu Chatham como 1.000 cabezas de ganado, asnos. 
eabras y cerdos. En 1875 ocupaban la isla los senores'( \>bos y Mon- 
ro^ a cuvas ordene > trabajaban 37 individuos, que en esa epoca cous- 
tituian la poblacion. Sin embarero. la aariotdtura se eiercia en muy 



cuatro 



en las cuales se producian frutas, hortalizas y cana de azuear. 

U comandante D. Federieo Chaigneau, de la corbeta chilena Cha- 
eatmco, que visito la isla Chatham en 1887, se expresa en los termino 
sigmentes con relaeion a ella : 

"Un camino conduce desde la plava [del puerto Chico] hacia la 

la parte superior .1a 1q ;d n a~~a<, ~~l£ ,.Xi. ..i:i__i j_ i_ i : ^ a ^ e \ Pro- 

zon se ha 



greso 



i ana en las otras islas eon Bus labradores recogiendo orchilla, especi 
ae iiquen que producen todas las del archipielag. v pi ducto que al- 
anza buenos nrecios en Europa, para empfearlo en tenw los eenetos 
y coustxtuye una de las principaies entradas pava el propietsno. , 

-ba isla .Chatham es susceptible de las mas variadas produccio- 
nes, debido a las variaciones que experimenta el .lima ; asi en la par- 
te oaja y plana, su terreno es inanlfcmihlA 4 mh ■ ,1a la mn canti 

edras 






e hallaseinbrado. 



p , * ■ «•*«' J UC gLail WlUirtliU Uli (j(|f >s« liana B«il""«""- 

■CiSta parte es ademas relativamente ealorosa v seca, porque rara i 
uueve y solo produce un peqneno arbusto silvestr par* ido al algo- 



o 



1 



don y llamado por los habitantes algodoncillo, y unos cuanios cactus 6 
quiscos; ademas su vegetacion es raquitica y poco important^. En 
la parte elevada y a medida que se sube, la vegetacion toma mayor 
desarrollo y lozania, y a los 200 m. de altura donde tiene su asiento la 
hdcienda, llega aquella a su mayor fuerza. El terreno en esta parte 
se encuentra transformado por la doble accion de las lluvias y del sol 
las lluviafe son frecuentes y el terreno de un color rojo, produce los 
frutos mas variados de la zona tropical conjuntamente con muchos de 
la templada; asi ? al lado de la cafia de azucar, cafe, platanos, pinas, 
camotes y yucas, se ven producirse las patatas, los frijoles y los me- 
lones. 

"Rara es la semilla que no ha producido, de los muchos ensayos 
que se han hecho, para saber de lo que es capaz el terreno productoi 
de la isla, siendo el cacao el unico que no ha surtido buen efecto. 

"La principal produccion agricola de la isla es la eana de azucar, 
de la cual se extrae el aguardiente por medio de un pequeno trapich* 

y de un alambique que sirve para la destilacion de la miel que aquella 
produce. 

"La isla cuenta con 140 habitantes, de los cuales 20 son mujeres. 

"Hay una autoridad civil que con el nombre de "jefe territorial'* 
del archipielago, desempena el teniente-eoronel del ejercito eeuatoria- 
no D. Pedro Jaramillo. 

"En Chatham abundan los animales ariscos, como perros, asno^ 
y gran cantidad de la raza bo viva. Los primeros son enemigos en- 
carnizados de las crias. Los toros y vacas sirven para el alimento de 
los colonos, empleandose en la hacienda diariamente uno de ellos co- 
mo cazador. 

"La orchilla es, no obstante, la principal fuente de entrada, por- 
que siendo el terreno cultivable relativamente pequeno, todos los pro- 
ductos apenas bastan para la alimentacion de los mismos habitantes. 



compuestos en su mayor parte de relegados del Ecuador, por div 
delitos, los cuales son empleados en la hacienda mediante el pago de 
pequenos salarios y la alimentacion que les proporciona el Sr. Cobos." 
Aguada, — El agua se obtiene de pequenaS vertientes omanantia- 
les que se hallan en las quebradas; pero en los anos poco lluviosos lleg< 

sta-a escasear, porque el ganado la consume. A pesar de las frecuen- 
tes lluvias y rocios de la region elevada, los depositos de agi son po- 
co abundantes, favoreciendolos el subsuelo volcanico y poroso que fa- 
•ilita la inmersion. 

Faro.— En el fondo de puerto Chico existo un faro de sexto or- 
den, que sirve de direccion para tomar el puerto; pero el corto alcan- 

e de su luz y su situacion interna, lo hacen inadeeuado pa*a los m- 

tereses generales de la navegacion [1]. ■ # 

Com'ewfes.— Las comentes que banan las costas de la isla Chatham 




te. En la cost a oriental la corriente corre de S. a X. eon una fuerza d, 
0,5 de milla por hora; en el extremo N. eon una rapidez de 1,5 nulla 
hacia el NO. : en la costa occidental el aguaje va hacia el SO. con iuerza 
variable de 1 a 1 ,5 milla. y sobre la extremidad S. y SO- arrastra hacia 
el O. y ONO. con fuerza de 1 a 2 millas por hora. 



[il La carta inglesaya mencionada Soca el faro en la anta X. del I . 6 se* 
la piitita Lido. 



22 

El South America Pilot, de 1886, agrega: "Se dice que las eorrien- 
tes de la punta Wreck 6 del Naufragio son fuertes y variables en su 
direction. El buque de S. M. B. Peterel, en junio de 1875, refiere que 
euando estaban como a 3 6 5 millas de la costa, encontraron una co- 
rriente que tirababacia bailovento, aun mas fuerte que el viento SSE." 
Isla Charles 6 Floreana. — Es de forma irias 6 menos circular 
y de 450 m. de altitud. Mide 26 millas de perimetro y una superficie 
de 13,736 hectareas. Su aspecto es muy particular, por estar rodea- 
da de pequenos monticulos, seme j antes en su forma, aunque diferen- 
tes en tamano, con un aspecto sierapre igual desde cualquier punto 
que se la mire. 

Entre las colinas y hacia el centro de la isla se halla la altura 11a- 
mada Floreana [en recuerdo del general ecuatoriano FloresJ, que es la 
mas prominente. En las planicies de la isla, desde 180 m. de altitud 
para arriba, se produce en abundancia y con poco trabajo toda clase 
de frutos tropicales, y las tierras que aun no estan desboscadas pare- 
cen de igual fertilidad y aparentes para diversos cultivos, capaces de 
satisfa^er las necesidades de 100 6 mas pobladores. 

En 1849 habia en Floreana 25 habitantes, 2.000 cabezas de gana- 
do vacuno, algunos cerdos, cabras y asnos; varios anos mas tarde el 
ganado habia incrementado notablemente, hasta estimarse en mas de 
4.000 cabezas. En 1875 ocupaba la isla un Sr. Valdison y 26 peones 
que se ocupaban del cultivo del terreno para su sustento, mientras 
Hegaba la epoca de la cosecha de la orchilla. 

El 30 de septiembre de 1889, el jefe territorial hablando de la ' 
Moreana, se expresaasi: "Esta isla, aunque pequeiia, tiene dos ma- 
potable, pequenos, y algunas lagunas que se f orman 



iras 



aguaceros y continuas lluvias: 



? 



y una enorme cantidad de perros ; los primeros destruven los sembra- 
uos y los ultimos atacan las crias del ganado vacuno y yeguarizo que 
existe en Floreana en pequena cantidad. Esa plaga puede muy bien 
exterminate con un poco de empeno, para utilizar los campos, que son 
capaces de contener cinco 6 seis mil cabezas de ganado y 

ouena hacienda agricola, con la esperanza de reembolsar cualqi 
cantiaad aue s« 7Tivi«r+.n AatmnAa a*. ^;~~~ „^ j_ 1 n • i_- 



una 



vias de comunnacion con 

y 



« tuwMiur y mucna raczlidad para establecer mangas y potreros, 
mansedumbre ensus puercos durante todas las epocas del ano." 

Mada Black Beach fPlaya Negra].— Se abre al SO. de la isla y pro- 
porciona un buen f ondeadero en 18 a 36 m. de agua, con f ondo de are- 
na, a 6 y 5 cables de la costa, y bien protegido contra la mar de leva 
por vanas rocas pequenas que se hallan entre el y punta Saddle. 



sus 



desembarcadero se encuentra en una pequena play 
-_/ entre las piedras negras, y es accesible en todo f 
irecindades se puede obtener lena en abundancia. 
Arrumbando el pico mas alto de la isla al E. 19° 40 



En 



algu 



Playa Negra 



agua. 



Qffu 



Flo- 



V™ ? ? un „ fond eadero bajo todo punto de vista superior a I „.« 

;i Tn ; ° d * oonc huela y pmfundidad moderada ; es de ta- 

cU acceso, pero earece de agua potabk. 



I 



23 



T2n 




mas tarde por la Triumph, que iondearcm en 17 m. de agua, arrumban- 
do la isla Onslow al N. 62° E. El nombre de la bahia se debe a que 
alii habian establecido un deposito los balleneros, instalando un bu- 
zon para la correspondent, a fin de que los buques que arribaran al 
uerto, leyendo el sobreescrito, tomasen la que podian conduoir a su 
estino. 

El mejor desembarcadero de Post Office es el pun to de observa- 
eion que senala el piano particular de la carta inglesa num. 1.375. 

Por el lado oriental de la isla Floreana se encuentran varios is- 
lotos circundantes ; el Gardner es el mas exterior, a 4 millas de la 
costa; y a 3 millas al E. 17° S. se encuentra una roca peligrosa de- 
bajo del agua. 

Corrientes. — El aguaje del mar viene del SE. con una veloculad 
de 1,5 milla por hora, y al chocar contra la Floreana se bifurca: el 
ramal del N. dobla la isla y se dirige al NO., y el del S. va al OXO.. 
para dar en seguida sobre la costa S. de Albemarle. Estas corrien- 
tes son insidiosas para los buques de vela, muy especialmente en la 
epoca de calmas. 



Mareas 



establecimiento 



a Jas 2h lOm y la elevacion de las aguas de 1,8m. 

Arrecife Macgotven. — Es un rodal peligroso que consiste en^una 
roca ahogada y otra que vela a poca altura sobre el agua, a 0,5 de 
milla al E. de aquella. Con relacion a la isla Hood, queda al S. 53° 
30' E. y 23 millas de distancia. A 1,5 milla del rodal se sondan 90 

m. de profundidad. 

Isla Hood, — Es la mas SE. y meridional del grupo: mide 9 mi- 
llas de longitud de E. a 0., un ancho medio de 4, un perimetro de 20 
y una superficie de 10.300 hectareas proximamente ; esde forma 
oyalada, de costas. escabrosas, montuosa y de 194 m. de altitud. Es- 
ta cubierta de arbustos, pero no parece tener agua. 

Bahia Gardner. — Es un fondeadero situado en la parte NE. de la 
isla Hood, al lado de la isla Gardner, de 53 m. de altitud; pero para 
tomarlo debe tenerse cuidado con la roca Magicienne que s< 



centro 



agua 



una 



bre ella y 9 a 16 en su redoso. ^ m 

Corrientes. — El aguaje del mar va proximamente hacia el .NO., y 

al chocar contra la isla se bifurca y la contornea por el N.y el S. con 
velocidad de 1,5 milla por hora. Sobre la costa N. Hood la co- 

rriente se dirige al occidente, pero separadas de la isla, las aguas van 

al ONO. vNO. 

Isla Infatigable 6 Chalvez.— La forma una gran mont .ana ; 
es de forma mas 6 menos circular, v mide 23 millas de E. a O., 19 de 



un 



diferentes 



espaiioles 



agua 



inaron Santiago y supusieron era la umca del grupo que te- 
potable. El capitan bucanero Ambrosio Cowlev, en 1ob4, la 
aenoxnino Duke of Norfolk, nombre que le conservo Colnett en 1794 
y Duperrey en 1822; Fitz-Roy la llamo Indefatigable^ en 18*5, pero 
los ecuatorianos la Uaman al presente Chalvez. Queda esta isla It 
millas al K de la Charles 6 Floreana. t . 

Segiin el jefe territorial de las Galapagos, ya citado, la AMir 
tigable es "la reina del arehipielago ; present* todas las comodidades 
para estableeer en ella dos 6 tres haciendas en grande escala y nu- 



24 



merosas ehaeras, pudiendo prearse toda especie <li> ganados, con 

buen exito, por ser abundante de agua y ser ft'rtiles los terrenes ele- 
vados y muy abundantes de pastos. Tiene tambien facilidades para 
la apertura de caminos, maiigas y potreros en todas las estaciones. 

Infatigable ofrece varios foudeaderos, pero el mas importante de 
los denuuciados hasta ahora es la bahia Conway, situada al NO. de la 
isla, (]ue se reoonoce por los islotes Guy Fawkos, grupo muy dise- 
mmado al X. de la bahia. 

La bahia Conway ofrece buen desembarcadero ] >ai a botes ; abun- 
dan los galapagos, mas que en las otras islas, y hay agua y lena, pla- 

tanos, cabras y asnos cerriles, lo que le promete cierto porvenir en su 
dia. 

Islas Duncan y Barrington— Son dos isjas ptHiuenas, lapri 
mera situada a G mlllas al 0. y la segunda, con 270 m. de altitud, a 
10 mi 11 as al SE. de la isla Infatigable. 

Isla James 6 Santiago— Es parecida a las islas Chatham y 
1 loreana, y queda al NO. de Infatigable. Esta tendida de ESE. a 
ONO. por 20miHas de longitud, con una anchura media de 10, unpe- 
nmetro de 58 y una superticie de 51.510 hectareas. La recorre por 
>u centro un cordon de cerros que se elevan hasta 515 m. de altitud. 

La isla Santiago ofrece bastante terr*no para <'l cultivo. v aim 
euando es escasa de aguade buena calidad, son frocuentes las tfuvias 
v tuertes aguaceros, como en las demas islas del arcbipielago. Se ha- 

\U ivvmr ^AKL,d A J^ l -. . * ~ • 



• "li t ' t " ©***** V »? VOW«3 UOOU1 U^ll/lV/O HHIMOT1VO) *** 

agncuitura y la ganaderia podrian unplantarse en la isla con prove-ho. 
&n esta isla hay un lago salado formado en un crater antiguo, y 
de el se puede extraer sal en abxmdancia, la cual cons ituye un arti- 
cuio vahoso para la conservacion de la carne de vaca, tortuga, cerdo 
\ pescado. Desde los tiempos de los bucaneros est;, isla era una de 

m,S TYlfl.fi TTOnnan + ndAft. — ~ - _. . . i "i i , ,. ^ 



las mas f recuentadas : 



11flc i. t , .,. , 7 «J ™ -WUV.XUO, "owiac Jitiiiciuu eu unit ai^ixixv^ 

estoa de utensihos abandonados por los viajeros que han hallado en 
la isla ubngo y ci ertos recursos. 

m« ^t [a J,mes -— p 1 m ©Jor surgiderb que ofrece la isla Santiago, 11a- 
mado James, se hadaen su costa occidental al N. de un notable cerro 



64 m. de altitud. Lo 



U nn ^Z j *"*" uc u " Jilu ao azucar de :,b4 m. de altitud. im 

foZTJ^t ^° nd T en 25 m - de a S ua * 1 atfk ^ tierra. El puer- 
mejoi dl ^lalsha desembarcader0 en tod;i « **> ^pocas del ano, y es el 

d*> J^f A^^RLE—Es la mayor de las Galapagos y esta forma- 
da poi un singular hacmamiento de productos volcamcos. Contiene 

V!K rt „ a ,y- cratere «, cuyas bases se encuentran unidas por las la- 

recto^vf X>T maS . hai \ von ^"o. Su forma es la de im angulo 
recto cuj a abertura mira al occidente. 

r^ft^^ 14 mil1 - de N. a 8 . „ ancbo medio de 15, un 



enormes 



ximada 



bien »o ,, i S f ,t n f tten ^ ra f ' x P u " stjl a lo« vi.nt geuerales y la cu- 

mo li >f e ente P rovi ^V le Gustos: pero la fuerte mar de leva 
me 1 ^7 f^Jf ««. «t esta P^ dTl» isla, que es tan baja J 

' uatro iX£ Stingllir h; tilt l ue *▼• ''" 1» costa la resaca. 1 

^uatio Wot es, que no son otra cosa qu lo de otros taatos 



25 



volcanes, situados cerca del extremo SE.; forman con la isla Brattle 
un grupo interesante, sino por su utilidad para preserver a los bu- 
ques de acercar demasiado la costa de la isla en esa parte, que es su- 
mamente peligrosa. Una gran mar de leva que arrastra hacia la cos- 
ta en circunstancias que los vientos son generalmenie flojos, son 
otras tantas razones que aconsejan alejarse, si es posible. de las cos- 
tas de la ish Albemarle. Sin embargo, hay alii surgidero para un 
caso de necesidad. 

El jefe territorial de las Galapagos, al hablar de la isla Albemar- 
le, se expresa asi: "es abundante de agua, aunque salobre, en sus 



mm 



de ganado, sirviendo de base las 7 u 8.000 reses que continue a la fa- 
cta (1889); pero la dificultad de abrir vias de comunicaeion, por ha- 
Uarse en su mayor parte rodeada por terrenos volcanicos, la haee 
desmerecer y no pensar en la agricultura por la dificultad de expor- 
tar los productos. Desde febrero hasta junio,en que prevalecen las 
calmas y las corrientes, los pobladores quedarian incomunicados." 

Albemarle abunda en tortugas y las aguas en peees variados, que 
forman un ramo de explotacion en los meses de julio hasta encro. 

Caleta Iguana. — La punta Essex, que es el extremo SO. de la is- 
la Albemarle, es alta, y al N. de ella y al pie del crater mas alto se ha- 
11a la caleta Iguana, fondeadero mediocre; su costa es abundante en 
el reptil a que debe su nombre, de repelente aspecto, si bien de car- 
ne exquisita. 

Bahia Isabel [Elizabeth]. — Oeupa el fondo del fingulo recto que 
forma la isla Albemarle y que mira al occidente ; cerca de ella se ha- 
11a el istmo Perry, bajo y de 6 millas de anehura. 

Al N. de la caleta Iguana est& la, punta Christopher, que es el 

extremo austral de la bahia Isabel, cuya costa septentrional esta for- 

mada por la isla Xarborough. El paso que hay entre esta isla y la 

Vlbemarle es como de 2 4 3 millas de ancho, con una profundidad de 
100 m. 

Caleta Tagits. — Se halla en la mediania de la costa occidental del 
cuerpo X. de la isla Albemarle y en el canal que forma esta con la de 
Xarborough. mirando hacia esta ultima. Es un surgidero abrigado 
y comodo, formado por un viejo crater, con profundidad de 11 a 25 
*». de agua, Tiene capacidad para seis buques. Xo hay peligros a 
su entrada, y sus costas son tan escarpadas que se hacen maecesibles- 
Durante la estacion de las lluvias deben haber alii muchas caidas de 



agu 



roc as. 



Proximamente a 0,5 de milla al SE. de la entrada S., en la pun- 
ta de la caleta Tagus, y a poca altura sobre la marea de las altas na- 
was, se encuentra una aguada pequena en unos charcos que existen 
en la boca de dos angostos filones de roca acantilada. En este pun- 
to el desembareadero es bastante regular. . 

Bahia BuH/.s.—Se llama asi a la abertura que media entre la isla 
Aarborougb y el cabo Berkeley, punta NO. de Albemarle. No otr< 

<*.& <iT»rt, .1 . _i • t a J~ ^1 1-.-.OT. & O ri dfi mil a, rift la 



ffuno 



costa Narborougb. pnes no se halla fondo eon 273 m. de sondaleza. 

La punta m; | S septentrional de la isla Albemarle d ica un 
arreeife hasta 1 milla t'uera de ella. 

ISLA NAKBORordH.— Ocupa al angulo que forma la isla Alb. 
ffl arle ; tiene una forma mas 6 menos cuadrada y la constituye una 



26 



gran montana volcanica. Mide 1.130 m. de altitud, 54 milks de ?>'-' 
nmetro y una superficie de 65.510 hectareas. 

Es enteramente esteril y desolada, contorneada por un extenso 
manto de lavas ; ha sido el f oco duade se han manif estado las ultimas 
convulsiones igmvomas. El buque Tagm vio en 1814 dos crateres en 
iffnieion y M. Morrel, en sus viajes del afio 1825, describe una terri- 
ble erupcion yoleamca, siendoesta la ultima manifestation de lafuer- 
za central citada por las narraciones modernas que hemos podido 



Islote Redondo.— Pena de 460 m. de perimetro y 26 m. de ele- 
vacion, que se encuentra a 13 millas al N. 84o 30' O. de la punta sep- 
tentrional de la isl;i Albemarle. 

A» 9±* LAS f m S Y T27 ER — La Bindloe es m ^ 6 raenos circular, 

ti m ' ? e a l tltud - Mlde 8 mT;as de lai *?° ' » ONO. a E8EL 5 de 
ancho por trav 3 y una superficie de 9.615 hectareas. Aunque por 

sii> dimensions y altura podria ser de alguna utilidad, no es conoci- 
cla m aun se sabe si cirece surgidero. 

1 71 7 L w a Tower ' p s Peqiefia como superficie, pues no tiene mas de 
m. de ST*' ""^ 6SCarpada > W^wd* en su cima, y mide 64 

SF l^t AMN » D ? 3f — Esta isla mide 7 millas de longitud de NO. a 

alti-tl ^ 1? i^ ^nR r0xm ^ la de 5151 hectareas. En cuanto a su 
meW^TlL / d - 6 S° 1 m - Consiyte en una monta ™ de aspecto se- 

SCt^^^^^^^^ « Puerto px-opiamente 



fitoS'fcSy J**** ?*«**> on surgi.i.-ro eon 13 a 27 m. de pro- 
a?tos nen; " ° de f ""* 4 3 6 ? cables d ' ^ P^ d e traves «* 1m 
teTl P sS ? U v ^ al 1 COst: ! ,l ° °^idental I ■ la isla, proximamen- 
vecinX d tS. N ^ eab ° Chalmer «- Los pen. cos 6 rocas de su 
^Tl^i r0Xim ^ 300m - ^ altura, y yendo de f uera 
L u T an3i T • P er P° nd T IaraV!nte del a W Pero aprox mando- 

nec4 D Xv5 e f CJ W d <> 7 ™**» peso's de play a de arena 
uegra pueden verse al pie de los escarpes. 

cabo ClnW^r7° m n nd ? 6Ste £ond ^dero por el S., si se rodea el 
sin riesto ?e V o^ , *' l ° ^P^de nacerse con toda faeilidad y 
ta 3S^K£^ ^ Pje de la parte mas J- 
fondeadpm «sL 1 I e e V Z ° * cables al N. se encuentra el 

rra en ef me, X DW„ l™"* 6 loS , pooos dia5 1™ P^rmanecio en tie- 

minima S£f kS^'ififiWS *™ "? "W"*? - 

rante el dia de 3 ) 50 e ZU ' ,) ce ntigrados, y la maxima du- 

Son di lotes rocosos y apar- 



Culpei>per y We 



te, y eorreiaipjf 1 miH al N " 28 ° °- de «mta Albemar- 

de, cer c runo de^ otr^ ^^ °° nSi f te en tre ^ J «°* ^ J<;a ? raB " 
iai«* 2L22 fc^S^ 7 * centos de un s- > cr er. aue a la dis- 



tanci^parecenforma^ ^ ~ 






i*l; es d at ural :a seme- ^ 
erade su extr dad SK. 









•11 



Mmeas.-E] establecimiento del puerto en la bahia Post OffiY 
fciene lugar a las 2h l()m; en la ealeta Iguana a las 2h • , bah, 
Agua Fresca a las 2* 23- ; en bahia Conway a la lh «m'. *n bahS 
•lames a las 8b 10« . La difercncia de nivel, ria entro 15 y 18m 

Pe /ro.-Ell .que ingles Tal man * de h lad *cia 

do un pehgro situa< . 100 r s pr aamen a! 1. de 1 03lr 

gos per la latztud de 2Q 18' a y 88 16' del jtu,l<>. l^gost 

I -'a- *W? *«&**■ B - Camakon paso varias veces s< re el 

punto mdicado sm haber encontrado uingun signo do su icia 

y el comandante Mac Langhlin, de la marina real inglesa, no en 

su existencia. 



ecuator 
islas Gi 




del cuarfco centenario del descubrimiento de America. Pero siendo 
muy iundadas las razones expuestas en las objeciones liechas al pro- 
yecto aludido, y reconociendo la ninguna ventaja. pero si los inconvi- 
mentes de este genero de innovaeiones, nos adherimos enteramente 
a las objeciones aludidas. 

t El Ministerio de Instruccion Piiblica del Ecuador ha dictado el 

igmente decreto: 



grandes 



Consider an do; 

1° Que el des 



s mas 



aon inestimable de la fe catolica, los insignes beneficios de la verda- 
dera civilizacionj y 



2° Que la gratitud 



y el reconocimiento para con los personajes que en aquel magi 
ceso mtervinieron, exigen que el Ecuador, eomo nacion hoy li 



gno su- 
libre e 



centenario 



decreta : 

Articulo 1° El 12 de octubre de 1892 so celebrara, en todas las 
iglesias catedrales del Feuador, una misa solemn 3 de accion degracia 
al Omnipotente por el descubrimiento de America, y aquel dia se reco- 
nocera como liesta civica de la Republics. m § * 

Art. 2? Para perpetuo recuerdo de aquel gran d< eubrhniento 
y gloria del heroe que lo llevo a eabo, asi como de los personajes y 
circunstaneias principales que en aquel mtervinieron, desde la pro- 
niulgacion de esta ley se denominara Archipivltgo de Ccton al de las 
t^alapagos, y las islas principales que lo componeii cambiaran respec- 
tivamente sus nombres en esta forma : 1°, la de Chatham en San Crista- 
40 ( ^°' * a de Charles en Santa Maria ; 3% la de Albemarle en Isahehi; 
j% la de Narborough en Fernandina ; 5?, la de James en San Salvador ; 
ol' | de ^ n ^tigable en Santa Oru 7* la de Barrington en Santa Fe ; 
* la de Abingdon en Pint a ; 9°, la de Bindloe en Marcliena ; 10°, la 
de Duncan en Pin ; ) 1°, la &( Bood en Espafwla; 12°, la de Tower 
en Genmesaj yl3?, la de Jems ei I bida. 

El Ministro d Instru< a Piiblica mandara grabar en Europa 
m * mapa del mencionado archipie] go, cambiando. >i a bien taiviere, 






los nombres do las demas islas e islotes eon los mad notables de la 
historia patria. 

Art. 3° El Poder Ejecutivo impetrara de la Santa Sede el pron- 
to establecimiento de los cuatro vicariatos apostolieos de la provincia 
oriental; conf orme a la ley de 11 de Agosto de 1888 ; de modo que el 
12 de octubre de 1892 se coloque la primera piedra de un templo en 
las reducciones, tanto de Mendez como de Zamora, en conmemora- 
cion del insigne suceso a que este decreto se refiere. 

Art. 4? Se autoriza al Poder Ejecutivo para promover y regla- 
mentar un concurso internacional literario, que forme parte de la fes- 
tividad mencionada. 

Art. 5° Se le faculta igualmente para que haga concurrir al 

Ecuador a las exposiciones industrials y demas fiestas que se cele- 

bren en Espana, los Estados-Unidos y otros paises con el objeto in- 
dicado. 

Art. 6° El Poder Ejecutivo gastara la suma necesaria para fes- 

tejar de modo conveniente el cuarto centenario del antedicho descu- 
brimiento. 

Art. 7°^ Los gastos que este decreto ocasione se imputaran a 
los extroordinarlos en el presupuesto del proximo V>ienio. 

Dado en Quito, capital de la Republica, a 8 de agosto de 1890, 

El Presidente de la Camara del Senado, 1 } . I. Lizarzahuru.—ft\ 
Presidentede la Camara de Diputados, Carlos Mafeus.—FA Secretario 
de la Camara del Senado, A. Aguirre.—YA Secretario de la Camara 
de Diputados, Joaquin Larrea L. 

Palacio de Gobierno en Quito, a 21 de agosto de 1890.— Obje- 
tese.— A. Flares.— &\ Ministro de Instruccion PAblica. Elias L'tso. 



OBJECIONES AL PROYECTO DE DECRETO RELATIVO A LA CELEBRACION 
DEL CUARTO CENTENARIO DEL DESCUBRIMIENTO DE AMERICA. 

Sumamente ^ laudable es el propositi de la Logislatura al ordi 
nar que el Ecuador celebre el cuarto centenario del descubrimiento 
de America, no solo por la grandeza del hechoy la merecida gloria 
de Colon, smo por los imponderables beneficios que de alii se deriva- 
ron; pero si el proyecto es laudable en sus propositos, no lo es en 
los detalles, porque si bien podria talvez conseguirse el cambio de 
nombre de todo el archipielago, dandole el del inmortal genoves, no 



graiicas y tratados de geografia. 



.14 islotes que lo t'orman 

la 



mientes 



t en ei cambio, y se producina una confusion perjudicial par 
la ciencia, los navegantes y comerciantes. Los estr<> chos, ptmtafl, ca 
bos, ealetas, embarcaderos y enx^nad.-ts tien«ii tambien nombres co 
nocid, U e no seria pogible cambiar sin producir confusion. 

1 odos saben cuanto ha <•■ tado sostener el nombre de Colon, dad< 
a un puerto del i> mo de Panama ou&ndo se com ruyo el ferrocarnl 
jiues los amencanos del N., en las comunicaciones iab-s y particn 
lares, no lo aceptan, y todos ellos nsan el de Aspinwall. Cuando es, 
cnben, aim en Panama, escriben Aspinwali-Colon, y uiicn con tl 



I 






29 

hechodos nombres que estan muy lejos de toner meritos iguales. 

Si esto ha succdido al imponer por primera vez un nombre la 
dificultad de cambiar los que se hallan generalmente aceptados 
sera mucha mayor. 



geografia 



confusion es 



Hace mas de medio siglo que la isla Carlos Ueva el nombre de 
Floreana (y no por acto alguno del general Flores, dicbo sea de paso, 
y # segiin lo anuncia el mismo D. Francisco de P. Icaza, enemigo poli- 
tico de dicho general) ; y, sin embargo, todavia se pone en los mapas 
de Europa y America, como tambien en el de Villavicencio y en el 
de los Hermanos Cristianos " Carlos 6 Floreana ". 

Si f uera dable cambiar los nombres del archipielago, ya conoci- 
dos universalmente, seria preferible hacerlo dandoles los gloriosos de 
nuestra historia. 

Todo lo que prescriben los articulos 1°, 3° y siguientes hasta el 
<°, puede haeerse sin decreto del Congreso, porque se halla dentro de 
la orbita de las facultades legales del Poder Ejecutivo, y este cuida- 
ra de hacerlo procurando que el Ecuador no quede atras de las repu- 
blicas hermanas en punto a conmemorar el descubrimiento de Ame- 
nca y las mer ecidas glorias del inmor tal Cristo val Colon. 

" '—■--■■ - • ■ — — El Ministro d* 



Quito 



a 



31 de Agosto de 1890. 



Instruecion Piibliea, Elias Laso, 



Flares 



Francisco Vidal Gormaz, 

C. de N. 




-. 



x 




:0 



VALIDEZ DE UNA LAFREA DOCTORAL [*] 



CONFERIDA. POR LOS RR. PP. DOMINICANOS DE QUITO. 



Dictamen del Venerable Capitulo Catedral do Riobamba 

acerca de la interna- 



( Presidencia del V. Capitulo Catedral de Riobamba. -So - 
tiembre 11 de 1891. 



Al Ilmo. y Rmo. Sr. Obispo de la D 




El } . Capitulo, en sesion de 1? de Setiembre, habiendo 
atentamente el Rescripto Pontificio, por el cual se confie- 
a Orden de Predicadores el privilegio de conceder grados 
micos en los Colegios 6 Liceos dirigidos por ella, es de pa- 
: 1. que no constando que los RR. PP. Dominicanos de 
) tengan Colegio abierto, para estudiantes seculares, no 
pueden conienr grados academicos, tratandose de un caso par- 
ticular; 2 < aim en el caso de probarse que dichos PP. tengan 
un verdadero Colegio, parece que el privilegio pontificio no eso- 
nera del deber de pasar antes por los grados de Bachiller y L 
cenciado segun la costumbre de las Universidades Eclesiast 
cas, tundada en el raismo derecho comun para llegar a optar \ 
grado supremo de Doctor. En consecuencia, el grado de Doc 
tor en leologia que el joven Carlos Salvador ba optado en e 
Convento de los PP. Dominicanos de Quito, parece que no ro 
vistelas condiciones necesarias, para ser valedero ni aim en I 

CCIGSlf\StlCO* 

*;-, E 'v e J e 'P arecer ^el V. Capitulo, que tengo a honra conw 
mcar a \ . S. Rma.-Din S ^ a V. 8. lima, v Bma. 



1 fix Pro (mo. 



n Sepubiica* >Hcitud del R. P. ( atcdr^tico Fi l mil 






31 



S° m "*o ei parecer a la Delegacion Apostolica por el 



It. P. Rector del Colegio Dominicano do Quito, di< ta li 
lucion siguiente: 



a reso- 



DELEGACIOX APOSTOLIC A. 



Peru, Ecimdor ? ^Boiivi;i. N? 2425* 

Lima, Enero 10 de 1892. 

icerca de la cuestion presentada a esta Delegacion Apos- 
tolus sobre si v la Laurea de Doctor en Sagrada Teologia eon- 
cedida por el Colegio de Santo Tomas de Aquino en Quito al 
ioven Cl6rigo Sr, Carlos Salvador, previoel respective ex am en, 
cleba 6 no considerarse como valida en virtud de la Bula " Ver- 
bo Dei?, dada por el Papa Clemente XII en 28 de agosto de 
1733, el Excmo. Sr. Delegado Apostolico ha resuelto lo que 



sigue : 






"Visto etc, — Por cuanto. 



1? "De la Bula de Clemente XII, segim la interpretacion 
'que se le da comunmente y en todas partes, se desprende que 
'los PP. Dominicos tienen el privileeio de conferir grados aca- 
clemicos a todos los que cursan la Teologia de Santo Tomas 
en las clases del Convento, aunque fueran seglares, indepen- 
dientemente del lieclio de que .liaya 6 no Colegio de externo 
"a proposito; 

2? "Que aunque la colacion del Doctorado hecha per sal- 
turn, es decir, sin los previos grados academicos, adolece de al- 
J gupa irregularis I, atendida la convenieneia y la costumbrf 
universal, sinembargo no puede decirse nida por este solo mo- 
^tivo. Pues bubo el curso completo, el examen y la colacion 
del grado supremo, que contiene virtualmente los inferiores. 
'Y en efecto, consta que en las escuelas de la Minerva en Roma 
nasta liace pocos afios, se conferfa el Doctorado de una vez, 
"sin preponer el Bachillerato ni el Licenciado; y la Corpora- 
tion, diclia "de la Rdma. Camara* 

pre y abora mismo confiere directamente y mediante un solo 
examen, la Lauren Doctoral, ya en S. Teologia, ya en Dere- 
cho Canonico, a los que, no habiendo podido frecuentar ITni- 
versidad ninguna, a la vispera deoptara alguna Dignidad. 
Cannnm'a ™ ^fi™V „,-.^ w^-,;,^ A'mA^o titulo, se lo procuran de 



'5 



i. 



' t ese niodo extraordinario, sin que nadie liaya di 
%r legal; lo que demuestra que por *' y a falta de una ley es- 
'pecial iri-itante, en la jerarquia academica como en la Sacer- 

]'dotal (se disimule la comparacion), cada grado exisie por vir- 
tud propia independientemente de los grados inferiores: 

Se declara que, sin aptobar ese metodo seguido por lo 



V 



t 



32 



BR. PP. Dommicaaos en Quito [*], el titulo doctoral alcana- 
^ do por el br. D. Carlos Salvador en las Escuelas del Conven- 
£> de la Orden Dominicana en Quito, es plenamente valido 



U/^i 



Canonico. A 



contena} 
Dado en Lima, a 10 de enero de 1892, 



[firmado] f Jose Arzobispo de Amasea.— Delega do Apos 



tolico. 



Doy £e etc. 
lo en Lima, a 10 de enero de 18£ 

Andres CrocL—LandnccL—Secretavio de la Delegacion. 

Lngar del Sello. 



n Elinfras 
Carlos Salvador se 



cnto hace aqui observar que, asf como es cierto que con el Doctor i 

es completamente ui^^ S^PT& ■' ^ c f»™^> asf *■**' 
metodoen «« r n C ?-i ti ~ ^ Domir »canos de Quito si gan semejante 

Moderadores dd cf £*> »n °' Y Rm °- ^ ° bisp ° de RW»»I» pipMO a los 
la TeoloS cle Wn T ? omi T mca ™ q«e aceptasen al joven Salvador -para estudiar 

nicLo no e fa^n , Tf^ *? P r< !P neSta fu * ^ptada; pues los RR- PP. Pomi- 
S KSo, wS bH , de Sabersi elJoveialumnohabCad no legalmente 
•So ObLpt ^ ' tmt0 mdsq " e el Joven hahia sid,, propucstopor.su 



caso excepcional , ues nn Z , ¥ '- ^ Padres no P° <h ' an ncgarsdo. Este es el 
minicano Pa? m lK . * d "J^ ordi »™o seguido por los RR. PP. Do- 



dichos colegios para ser laureados. 



el cur S riegrdVSstas D S°/ ad0 P ° r derec, "> si "o por privilegin. Aquel supone 
vilegio sefraas m, n T' e ' Ste , n ° ^^ *««*« q«« » «**** P or P ri " 



aguen es el m.smo one if L Dommic ? , ? s en el Cole K io de Santo Tomas de Q uit0 

su Orden. El cursoX w y f .^"""awas determinan para todos lcs Colegios de 

En el primer nien?a^ t - Udl ? S dma de ocho a ™eve anos, v es el iguiente: 
curso compfeto de f1 Wf, 10 (S ^ dn la ^tambre de los colegios) se^estudia el 
tal y las ^t^t^™***^" ' ademas Ff ^ a General } Experimen- 

7 en d Cndo^^?^^^ " Verdadera Religion", en el primer ano, 

panid^dSer 6 Socon ,f T?* £ ^ de Sant ° Tomas de A <l uin °' aCOnl " 
Derecho Canonico. eStUd '° de Es ™ra Santa y el segundo con d de 

materiasf que7iante°d P sl C ^ a P robacion de 1<* examenes anuales de las respective 
men riguroso de todas I« ,«o7 •* CS admitido el religioso dominicano, a otro eas- 
es aprobado, obtiene Ma I a , ~ T r eStudiadas durante el curso, despues del cual, si 
siastico secular K 1^ de LeCt0r> ^ llenado ^ ^ mismos requisitos, el ecle- 

dos todoTsTeTtuS^nn 25*** U Te ? Io g fa Word practica despues de concluf- 
aprobado en el. ' P ser confe sor si no da su respective examen y e.> 

osecreaqueel dominicano por haber salido bien en su examen de Lector 

> ya ei grado academico siinr<>mn A* c ,„ r*i+*i*M «n Ti« 



33 



ACTAS DEL COXSEJO GENERAL DE INSTRUCCIOX PUBLIC 



Sesion del 12 de novkmbre de 1891. 

Concurrieron el H. Sr. Presidente, el Rector de la U 
versidad, el Delegado del Ilmo. Sr. Arzobispo, los Decanos u« 
las facultades de Jurisprudent, Medicina, Filosofia, Ciencias 



Naturales 
Agronomic 



P. Director de la Escuela 



sioft. 



Despues de leida, fue aprobada el acta de la anterior 



se- 



En _ , ...., .„..._ „„ 



mento 

dad Central. 

Hab 



:i seguida se cornenzo a discutir por t 
Organico de las Facultades de Cienc 



ez el Recrla- 



Unh 



ersi- 



R 



A 



2TOUO- 



mica dijo que la Ley mandaba hacer el arreglo de las Faculta- 
des de un modo definitivo, y que, por lo tanto, no debia apro- 
oarse el articulo que se discutia. 

El mismo P. Director de la Escuela Agronomica liizo, 
cpn apoyo del Sr ; Decano de la Facultad de Ciencias la mocion 
siguiente: "Modifiquese el art. 1? en los terminos siguientes: 
Las Facultades estaran sujetas a las mismas leyes y reglamen- 
tos por los cuales se rije la expresada Universidad, en cuanto 
lo pernaita la naturaleza de cada una". Puesta a votacion, fue 
negada la proposicion y aprobado el articulo 1?. 

Leyose ei art. 2? El Decano de la Facultad de Matemati- 
eas pidio la lectura de los articulos 11 y 13 de la Ley Adicional 
de 3 de setiembre de 1890, verificada la cual hizo la siguiente 
proposicion que fue apoyada por el Decano de la Facultad de 
Liencias: "El articulo 2? dira: estas Facultades y la Escuela 
ue Agncultura se compondran del niimero necesario de profeso- 
res para las carreras profesionales determinadas en el programa 
oeilnstituto de Ciencias". Esta proposicion fue negada y, des- 
pues de un corto debate en el .que terciaron el R. P. Director 
de la Escuela Agronomica, los tres Decanos de las Facultades 
de Jurisprudencia, Ciencias Naturales, y el Sr. Rector de la 
uni versidad, el Sr. Dr. Miguel Abelardo * Egas, Decano de la 



Filosof 



Sr. Decano de la Facultad 



bizo la siguiente proposicion que fue aprobada : 



En atencion al corto tiempo que falta para que se reiina 



L 



dificultades que se han 
hoy, para la organization corapleta de las 



facultades de Ciencias y Escuela de Agncultura; suspen 
S€ la diseusion del Reerlamento Orcrauico da las mentadas . 



34 



ltades v Escuela d 



Instruccion P 



Gongreso die 



1 7 

o hasta aliora", De seguida 
se aprobo est a otra proposicion kecka por el Decano de la Fa- 
cultad de Jurisprudent. u La Junta Administrativa de la 
Universidad presentara al Consejo General el proyecto para la 
asignacion de los sueldos de los profesores 7 incluyendo el sobre- 
sueldo de que deben gozar los que den ensenanzas practicas y 
suplementarias ". 



yado por el Deeano de la Faeultad 



de la Escuela Ag 



C 



modificacion del 



la de los ramos de Zootecnia y Agricultura 
Gontabilidad en la de Economia" Rural". 

El Consejo tuvo por bien aprobar esta mod 

Terminose la sesion. 



ropuso la 

, Facultadl 
Rural en 



El Presidente, Elias Laso, 
El Secretaries Carlos Perez Quinones. 



Sesion del 26 de noviembrc de 1891, 

Asistieron el H. Sr. Presidente, los Decanos de las Faculties 
de . J unsprudencia, Filosoria y Literature, Ciencias Naturales 
y Uencias Matematicas, el Eector de la Universidad y el Direc- 
tor de la Escuela de Agricultura. 

, Se ^ iectnra al acta de la sesion anterior. El Sr. Deca- 
no de la Faeultad de Ciencias Naturales nizo una reetificacion, 
venncada la cual, el acta f ue aprobada. 

El Decano de la Faeultad de Matematicas propuso que se 
reconsiderase el acuerdo sobre Proyecto de Reglainento para las 
* acultades de Ciencias en razon de que habia algunos estu- 
mantes que estaban en visperas de dar sus grados, lo cual no lo 
podian naeer por ciertos inconvenientes que serian allanados 
con Ja aprobacion de algunos articulos del Reglamento. Se re- 
sol vio que el br. Decano presentase en la proxima sesion, por 
escnto, los puntos que debian discutirse, dandose desde luego 
por aceptada la reconsideracion. 

Se aprobo el siguiente informe:— "H. Sr. Presidente 



General 



1 



.prob 



sesion del 5 de marzo del presente afio, este H. Con 
«ju aprooo sin limitacion, la siguiente proposicion. "Los a 
umnos de Faeultad Mayor, del Colegio de San Vicente de. 
ixuayas, estan sujetos al Reglamento de dicho Coleeio ".—CM 



-35 



E 



deben asistir a tod 



diclio 



xte S id,iiienro, j si ia asistencia a los actos rehgiosos es obligato- 
na a los unos, debeserloigualmente a los otros. 

•i . T f e i S fU? 8 * ®* de vuestra comision, salvo siempre el mas 
lJustrado del H. Consejo General de Instruccion Piiblica. rv 
to, noviembre 25 de 1891 ..— Ez tuiel Mi ioz" 



Se leyo el informe que sigue:— "H. Sr. Presidente del 



Gene 



Colegio Nacional del G 



sue! van por este H. Consejo, los tres pantos siguientes.— 1? Si 
los alumnos de los Establecimientos de ensenanza libre, que no 
sean Semmarios Diocesanos ni otros que tengan privilegio es- 
pecial para ello, y quisieren optar grados A " 



no en la obhgacion de matricularse anualmente en este Colegio 

. ac ^ onal - 2? Si las examines rendidos en dichos planteles, 

siu haberllenado este requisito, y sin quese haya liecho constar 

previamente el personal de Catedraticos, son validos 6 nubs, 

e ij° e -c? S * P uec * en ser ™ P^a optar un grado A id/'inico, cual es 
el de Bachiller en Filosot'ia. ; y 3? Que se hace con los alum- 
nos que, t habiendo rendido sus examenes en dichos planteles, sin 
los requisites antes referidos, ocurran a este Colegio Nacional 
a solicitar matriculas para continuar sus estudios ? 

_ Vuestra Comision opina respecto al primer punto lo si- 
guiente: Es verdad que el art. 153 del Eeglamento General, 
( l l J e dice: "-^os <l ue hicieren sus estudios en las escuelas 6 es- 
tablecimientos de ensenanza libre, conforme al art. 59 de la 
-uey Organica y quisieren ganar cursos para optar grados Uni- 
versitarios, deberan tambien matricularse en la Universidad, 6 
en cualquier Liseo 6 Colegio donde hubiere ensenanza publico, 



fie 



dediquen", ofrece algunaduda a 

ra 1? que el art. 101 de la Lev Organica 



here solo a los examenes y certificados de asistencia a las clases; 
-• que las cuotas de matriculas pertenecen a los Establecimien- 
tos de ensenanza nacional; para fomento de esta misma; 3 
que es muy justo que en los Colegios nacionales conste la ins- 



uninos 



ahora no es de temer que en los Establecimien- 



de ensenanza libre se den matric 



algruna vez, (siendo 



Establecimientos de pur a especidacion) contrariando asi abierta- 
ftiente la ley y estableciendo una verdadera libertad de estudios, 
sin que las autoridades de Instruccion Piiblica puedan vigilar 
los libros de inscripciones (art, 96 de la Ley Organica) ? se de- 



Cole 



gios nacionales respectivos. La practica de esta U 



ventral ha sido esta, y aim este mismo aiio escolar, se ban ma- 



tnculado los alumnos del C 



Infan 



Cap 



! 



36 — 

La segunda pregunta del Sr. Rector, no ofrece ningunadu- 
da, pues para que un Liceo 6 Colegio de ensenanza libre pueda 
recibir examenes, que son validos (art. 101), debe tener el nu- 
mero complete de Prof esores y dictar todas las asignaturas que 
manda la ley. Si falta alguna de estas condiciones, claro esta 
que no existe tal colegio de ensenanza libre y por consiguiente 
son nulos los examenes en el rendidos. No asi cuando falta so- 
lo la matricula en los Colegios Nacionales. Este H. Consejo 
puede y debe dispensar esta falta ; pues no seria justo truncar 
oporlo menos hacer perder los sfios estudiados a los jovenes 
que han seguido los cursos en los Colegios de ensenanza libre; 
pero siempre que exista la matricula en dicbo Establecimiento, y 
paguen en los (Colegios Nacionales las cuotas correspondientes a 
cada mscripcion y se hayan cumplido los requisitos legales. 

Tal e . s el parecer de vuestra comision, salvo siempre el del 
H. Consejo.— Quito, noviembre 25 de 1891.- ~~ 



Se 



Ezequiel Munoz 



El Sr. Decano de la Facultad de Jurispruden 
1? parte la combatio, fundandose en estas razones: 



d 



de la Ley Org 



ea 



publica ; por tanto las matriculas deben expedirse por los esta- 
blecimientos hbres. A mi modo de ver. la m.itriV.uk es una es- 



debe 



hecho sus estudios los alumnos matriculados* No 



donde 



zon nmguna 



Universidad 



en otro Lolegio NacionaL Si acaso se hace esto por evitar un 
traude, respecto del tiempo en que se ha dado una matricula; 



mucha 



itarle 



m nec . esia f ^ recurnr a la inscripcion en los establecimien- 
tos nacionales. La antitnd nnra t^/I^. ™ ™„j„ ™ ™*Aa ^t 



declarada 
diera 



blec 



do. No 












veouo que ia ensenanza saque de estas matriculas. Hav mar- 
eaaa e injusta animadversion contra los establecimientos libres. 

puede llevar a que se niege matricula en los nacionales a 

inos que qmeran estudiar en los libres, con per juicio de 

estos Los derechos de matricula corresponden al estableci- 



1 



mien to 



d 



Ki«^;^- 4. vi «^«*"*.a, _) ^por que jos alumnos ae ios e:su*- 

ecimientos hbres han de contribuir a los gastos de los que 

C n s . e ™° les P rest an \ Por otra parte, el art. 101 de la 
ley permite a los colegios libres lo mas, que es examinar y eali- 

ln tVn° S examen ? de *«■ alumnos, v ino se les ha de wrmitir 

Jo menos que es la matricula!" 



El P. Director de la Escuela Atrronomica obs< 



i 



Mi*™ „ -j--" t abieCxiuieji LUSiir)re s con ^tabiecimienios pu-» 
deSdio, 10 qUe ** ''^ el art 153 rlo] R ' ^lamento GeneraJ 



37 



El Sr. Decano de la Facultad de Filosofi'a dijo: "a qu 
nos atenemos? 4 a la ley 6 al Reglamento, siendo este anterior 
aaquella; Realinente no tiene la Universidad dereclio para 
egercer mnguna ingerencia en los Colegios de libre ensenanza 
ni para pereibir los fondos de las matriculas en cuestion. No 
ha mucho yi en nn periodico de Chile que se hallaba de una cir- 
cular dmgida por la autoridad respectiva a los estableciinientos 
de instruccion, nacionales y libres previniendoles la ensenanza 
de Keligion; pues en esa Eepublica los examenes de todos los 
establecimientos se rinden ante una comision especial nombrada 
por la autoridad respectiva. Ojala nosotros llegaramos a hacer 
aqui lo propio. Yo propondria que se modificase el art. 153 del 
Keglamento General n . 

El Sr. Presidente dijo: Elobjeto de la Ley al prescribir 
la matricula en los colegios nacionales, es facilitar la i'ormacion 
de la estadistica escolar; la matricula es un registro publico y 



Keglamento Grea 



P 



LevO 



Por otra parte, 
y que sujetarse a el. 
ni contradiccion nin- 



A lo que contesto el S 



"Mi- 



damos, pesernos, Jcual importa mas: la inscripcion de una ina- 
tncula u una acta de examen? Si esa inscripcion es un docu- 
mented publico, autentieo, no lo sera tambien el libro de actas de 

tno? Por que 



examenes? No 



liace 



colegi 



Sosten 



pate. 



del informe, bubo 



Leidos 



General 



o 



ce se matricularan tambien etc". 

n _ Leyosela segunda parte del informe. Vistos los artfculos. 

J< y 101 de la Ley y pedida la votacion, se aprobo esta parte. 

La tercera parte del informe fue aprobada, con la adicion 
de estas palabras: "y se bayan cumplido los demas requisite 
leffales". 

Se leyo el informe sisruiente: — *'H. Sr. Presidente del 
Consejo General 

Muy justa es la solicitud del Sr. Dr. D. Manuel Maria 
kasares y debe elogiarse su entusiasmo por el adelanto de los 
estudios^ practicos en las Ciencias Medicas, que son los que 
*aas le sirven. Debe, pues, accederse a ella y ampliar la orden 
que se dio a la Junta Administrativa para que figure en el pre- 
supuesto, que ba de aprobar este H. Consejo, el sobresueldo de 
esta nueva ensenanza practiea y suplementaria a la Catedra 
<iue dignamente ri<?e. 



Tal es el pareceT de yuestra comision, salvo siempre el 



i I 






i 



— 38 

,s aeertado del H. Consejo. — Quito, noviembre 25 de 1891 

ecmiel Munoz". 

JE1 Sr. Rector de la Universidad manifesto que los Sres. 
es. Echeverria y Herrera liabian presentado a la Junta Ad 
trativa de la TJniversidad una solicitud analoga. Se resol- 
> entonces, que se reinitiese a la misma Junta la peticion del 
. Casares con el informe para que fuesen tornados en conside- 
racion al tiempo de resolver la mentada solicitud de los Sres 



H 



nistro de Instruccion •Publica. 



d que siguen: — U H. S 



Solicito de US. II. se digne poner en consideration del M 
I. Consejo, en que dignamente preside US. H. , se me permi 
dar liasta dentro de tres meses los examenes de Tecnologia me 
canica y Arquitectura ; puestoque de la primera, aun no ha ba 
bido en la Facultad de Ciencias profesor quien la ensene, y d 
la segunda, por no baberseme dado clases de esa materia, at^ 
diendo, sin duda, a que era yo el unico alumno que deberia asi 



for a ellas. 



US.H 



que, babiendo concluido ya y dado todos los examenes correj 

~ rirmp.fl.. o.nn AXT*1nsnon de los QOS 6 



pondientes ai estudio de Q 



o 



de mis 



US.H 



acuerdodel I. Consej 



acceder a mi justa peticion, por estar basada en los terminos qu 
llevo expuestos. — Quito, octubre 29 de 1891, 



H. Sr. Ministrf 



Manuel 






"H Sr. Presidente:— El Sr. Manuel Lopez pide se leper 
mita reudir el examen de Tecnologia mecanica y el de prim< 
aiio de arquitectura, sin los respectivos certincados de asisten- 
cia. En el^ano escolar de 1890 a 1891 no se dictaron dicha 
clases: la primera por no haber im profesor nombrado para en 
sefiar esta materia, y la segunda, porque el profesor de esa, al- 
terna ^ anualmente con la de segundo ano u otra materia. t L 
comision cree, salvo Vuestro dictamen, que respecto al prime 



d 



gundo ; puesto que puede, en el presente aiio, el interesado 
tir a la clase que de tal materia se da actualmente.— Quito 
viembre 27 de 1891.— Antonio S 



JL 



n 



L 



El H. Conseio tnvo nnr hiPn ao.o.aAar A 1m anlirritud del b 



Por ultimo, se aprobo el siguiente informe del Sr. Recto 
de la TJniversidad:— H. Sr. Presidente.— Comola Ley Organi 
ca m el lieglamento General han previsto el caso, materia & 
la consulta del Colector del Colegio Xacional de Cuenca, me pj 
receacertada la disposicion de la Junta Administrative que 
ordenado que el prof *or de la da juprema do Qramatica, 







■ 












3S 

fco tenei^ Como no tiene ni un solo alnmno, ensene la cla> me- 
dia y el profesor de esta, la infiina, sin que sea necesario conf e- 
rirles nuevos titulos, pues bastanlos que'tienen de sus respecti- 
vas asignaturas para elabono de los sueldos. Respecto del suel- 

que hace de Rector nor falta de 



mad 



del Establecimiento. Este es mi 
del H. Conseio General* — Quito. 



noviembre 26 de 1861. — Rafael Baratioin. 

Por ser avanzada la bora, se levanto la sesion. 

El Presidente, Elias Laso. 
El Secretario) Carlos Perez Quihoncs. 



Sesim del 10 de diciembre de 1891. 



Rec- 



Asistieron el II. Sr. Presidente, los Sres. Decanos d 
racttltades de Jurisprudencia, Medicina, Filosofia y Lite 

i % a, Ciencias Naturales, y Ciencias Matematicas y el Sf. 
tor de la Universidad Central. 

Se leyo y aprobo el acta de la sesion anterior. 

Leyose luego la solicitud siguiente: — "H. Sr. Ministi 
Pedienla sesion anterior que el H. Consejo de Instruction P 
blica ? rec€>nsiderase su dictarnen sobre suspeneion del reglamen 
que se discutia de las Faoultades de Matematicas v Ciencias : 



o 



sicas; fundado en la necesidad que bay de organizarlas debida- 
mente como Facultades de la Universidad; puesto que en el 
Beglanaento de Instruccion Publica nada se dice de programas 
in examenes para las carreras profesionales que se dan en di- 
chas facultades; se perjudican muehos alurnnos que habiendo 
terminado sus cursos no pueden aiin optar sus diplomas 6 gra- 
dos: 

En consecuencia pido se de lugar, para que el H. Consejo 
resuelva lo que tenga por conveniente, acerca de los articulos 



del 



organi- 



zar las Facultades de Matematicas j Ciencias incor[>oradas en 
h Universidad central de Quito. — Antonio Sanchez C". 

Vistos los articulos citados por el Sr. Decano en la soli- 
citud preinserta, el H. Consejo tuvo por bien negarse a la re- 



^onsideracion pedida. 



de la solicitud siguiente: — "S 



r. 



Presidente del H. Conseio General de Instruccion Publica 



Sabedor de aue mi 



prac 
Clinica de las orinas ha pasa 



do a la H. Junta Administrativa, a que tengo la bonra do 







f 



40 



1 



perteiiecer, me apresurd a retirar la propuesta que hice. No 
puedo soportar, ni en contingencia, la sola idea de que pudiera 
tal vez sospecharse alguna influencia de mi parte, siquiera in- 
directa, al tratarse de sueldos. 

Yju los liospitales de Europa y Estaclos ITnidos he tenido 
ocasion de liacer im estudio especial de este ramo y, en posecion 
de los valiosos instrumentos y aparatos necesarios, crei prfestar 
pn servicio que no causara angustia a nadie. Cierto que el 
ilustrado profesor de Quiinica Organica y Fisiologica ensena 
con incomparable esmero el analisis de la orina Fisiologica ; 
perolas orinas en el estado patoldgico no pueden ser bien anali- 
Badas sinocon el auxilio de la Patohgia y de la Clinica. Los 
a] rata y utiles que poseo no son de la misma clase que los de 
uso ordinario en los laboratories de Quiinica; son aparatos 
propios de una sala de clinica, y sirven para analizar las orinas 
mediante los procedimientos rnas sencillos y expedites, es de- 
cir, tienen la inmensa ventaja de estar al alcance de la mayoria 
de Jos clinicos. 

Si se pretenden economias y mejor servicio, del caso es, y 
justo y benefico; por lo mismo, precindase de mi propuesta y 
uceptese lo mas provecboso y adecuado a las exigencias del dia. 

Kuego ? pues a VS. H. se digne clar por retirada mi soli- 

CUUd, Uuito. 2 (IP dimPmULieQ1 _ TVT rt 1 1\T__ ' n ft 



i 



I 



Quito 
Aceptose la 



c 



ri -ii^,,, v - r ■* f" i *» Sr. Dr. Santiago 

Larraseo, de la Catedrade Derecho Canonico en el Colegio de 
San Luis de Cuenca. El H. Sr. Presidente y el Sr. Decano 
<le la J? acultad de (Was Naturales pidieron que constasen en 
el acta sns votosnegativos. 

Seleyo elriguiente informe:-"Sr. Presidente del Muy 
Uostre Consejo General de Instruccion Publica.-Segun el ar- 
ticulo quinto nuroero sexto de la Ley de 11 de mavo de 1878 

hrvU ; n £i;„, • wu&uiwnei n - &r - Ahnistro versa so- 

„,' " 1 '".; lle , U E*P»Uica; de modo que parece no estar 

cf" e ;r; agK&S sffl? **- . L * ***** 

clusivameute al Congreso; v uor ta 

nii^ion nn« al n„„ * >'' ' P ? «wwvu juzga vuestra co- 
llision que el Unsejo General no puede interpretar el 
lonado arhculo 36 que ha motivado la consulta 

tra comSo'n ZTZ ? ""^ ^ punto P re ™> °V™ ™* 
2 SS ™ P^den pertenecer al Consejo General sino 

rlru! 8 /": 61 ^^ 01010 ^ Werechosde ciudadania 



y 




men- 




i oup «5r>n Iac a«;« T u «i«vno8 ae eiuaadania, 

^LElTlwE q ' Ue P i U6deU Ser fu ^i«^rios publico A 

SSttTfc i iJ^SSST 11 C ° n HJeraS ^--nes'de r^-g 

nemos temdo siempre en nuestms precedent 






— 41 

Constituciones. El Articnlo segunclo de la ya mencionada Ley 
diceasi: "La accion administrativa de la instruccion piiblica 
se ejerce por las autoridades siguientes: El Consejo General de 
Instruccion Piiblica"; es por tan to incontestable que los miem- 
bros de este Consejo son funcionarios publicos; y por ello es que 
la misma Ley ha detallado las atribuciones del Consejo. 

Tal es el parecer de vuestra comision, salvo siempre el mas 
ilustrado del H. Consejo que es dueiio del acierto. — Carlos Ca- 
sares. — Federico Gonzales Suarez". 

Estoy de acuerdo con los SS. informantes Casares, y Gon- 
zales Suarez en la primera parte del anterior infornie.— Carlos 
R lobar. 

El infornie anterior fue discutido y votado por partes, lia- 
biendo sido aprobada la primera. 

Se acordo suspender la solicited del Gobernador de Japro- 
Tincia de Manabi acerca de la apertura del Colegio de Jipijapa, 
hasta recoger los datos necesarios, respecto del estado de la en- 
seiiaiiza primaria en esa provincia. 

Vistas las respectivas solicitudes y examinados los docu- 
mentos del caso, se decretaron los acuerdos siguientes: _ 

1? Permitese al Sr. Luciano Tenin matricularse condicio- 
nalniente en Facultad mayor, y se le concede plazo hasta el 
31 de diciembre del pn ente ano* para que rinda el ex&men de 
Fisica, quedando, respecto del grado de Bachiller, incluido en 
la disposiciori general. 

29 Permitese al Sr. Teolilo Espinosa que se matricule con- 
dicionalmente en el l> r ano de Farmacia, y rendir los examenes 

del anterior durante el curso de este ano. 

3? Al Sr. Pompeyo R. Pastor se le concede matricula de 
primer cui > de Agrimensura, no obtenida en tiempo oportuno. 
,, 4? Se concede al Sr. .Juventino Velez, profesor de iiloso- 
fia en el Colegio de Loja, licencia por tres nieces consecutivos. 

5? Al Sr. Drausin Vivanco se le concede matricula de 1. 
afio de Juris])rudencia, no obtenida en tiempo habil. . 

T 6? Igual gracia que al Sr. Vivanco, otorgase al br. -bms 

L. Calderoti. _. *, 

7? La misma gracia se dispensa al Sr. Baltazar Kiotrio. 
p. ® La misma gracia se concede a la Senonta Rosano 
Cisneros, respecto del 1 r ano de Obstetricia. 



i?ra- 



9? Al Sr. Augusto Zamora se le concede la misma g 
Cl a, respecto de la clase de Derecho civil y Canonico. 

tj, .. 1<> Se niegaa bis ™ iciones de los Sres. Delfm Cuevay 
J *P* CarbaUo relatival. U obtener matriculas extemporaneas 
d e29ylr anodellumamdades, r r -cti vaineiite. 

, Aprobose el infornie que sign- :-" Sr. P* **'Ca1 cum- 

Plmnento de lo .lispuesto par 1 S. en 15 de setiembre del co- 
*nenteaiio, he , xaminado con la debida escrupalosidad el L - 

***** de la < ,nstituci6n de la Repiibhca del Ecuador , que 



* 



42 

Sr. I) Juan Leon Mera presento al Conseio con el fin de 



se declare obra de texto para la enseiianza. La naturaleza del 
librito mencionado exigia, ademas, su cotejo con la carta fun- 



constituyente de 18 
n que hoy la rige. 



A 

Constitu 



Sr. Mera se cine con estrictez al espiritu de los 
preceptos por el explicados, como les comunica la claridad ne- 
cesaria para que sean comprendidos por los nifios y como, por 
fin, el "Catecismo explicado de la Constitucion de la Repiibli- 
ca del Ecuador" posee las cualidades de forma indispensables a 
una ohm <le texto, opino que el H. Consejo la declare tal, confor- 
me a la solitud del peticionario. — Quito, a 11 de noviembre de 



189L— Carlos R 



Repiiblica. 



cusion al Reglamento de los deberes 
de las Universidades v Co Wins d< 



Fue neerado 



de la Universidad que constase su voto afirrnativo ; y en vez de 
este articulo se aprobo por unanimidad esta nrnno.QiV.iA-n • "T.* 



Central, las Corn 
Colegios y Liceos de la Repxibli( 
cada ano escolar a una misa sole] 
Espiritu Santo n . 

Se nego el articulo 2?. 



La 

ciones XJniversitarias y los 
concurriran a principios de 



A peticion de los Sres. Decanos de las Facultades de Filo- 
sotia y Ciencuw Naturales se suspendio la discusi6n, aplaz&n- 
dola para cuando concurra el Delegado del Sr. Arzobispo. 

R^lfr! 086 * V egUn i da i t SCUS ^ 6n al P^yecto de reforma del 
Beglamento General de Estudios en k «JLri» ^~™*i;^ * 

Medicma y Farmacia, y se ordeno 



dient 



Medicina, para que inf orme sobre 



sion. 



No habiendo otro asunto de que tratar, se levanto la se- 



* 

El Presidents Elias LasO. 



EI Secretario, Carlos Veres Quifwnes. 



43 



BOLETIN UNIVERSITARIO. 



JUNTA lil'NERAL DE DOCTOREs 



Hoy veinte de diciembre de mil ocbocientos noventa y uno, dia 
seiialado en el Edicto para la reunion de la Junta General de Docto- 
rs concurrieron los Sres. Dres. D. Julio Castro, D. Modesto 
Espinosa, D. Luis A. Salazar, D, Jose Antonio Correa, D. Apa- 
iicio Moreno, D. Miguel Loaisa. D. Luis Salazar, D. Carlos E. 
^angotena, D. Manuel Jaramillo D. Lino Cardenas, D. Carlos T. 
Gomez, I). Julio Vizcaino, D. Carlos Casares, D. Jose Justimano 
Estupifian, I). Jose Emioue Mera, D. Pedro Guarderas, D. Jose 
Cevallos Salvador, D. E'.e. uiel Munos, Prebendado D. Ma- 
nuel And rade, D. Manuel A. I unosa. D. P L-o Manuel Perez Qui- 
nce*. D. Ricardo Ruiz, 1). Rafael Barb* Jijon, D. Manuel Cadena 
Meneses, I). Clemente Ponce, I). Jose Ignacio Calisto, D Antonio 
Mmo. D. Ulpiano Ararjo. D. Manuel A. Bravo, D. Miguel Arregui, 

J* Mariano Pefiaherrera. D. Pio Terin, D. Manuel Solano de la Sa- 

5 £• Aurelio Villa -mez, I>. Heliodovo Miranda, D. Carlos Freile, 
H- Kafaol Gomez de la Toire. D. Beniamin Robalino, D. Leonardo 



victonano EstupififoL D. Antonio G 



t-C uolt "»aiiLi\ i/. Ain't?! iu rj^> uuuoa, ^* «^^^ ---— -- < . 

***, D. Alejandro Yepez, D. Jose M;-ria Ontaneda, D. Darnel Hi- 
dalgo D. JoseVaquero DMa, D.Rafael Arjona Silva, D. Hono- 
T° Vazquez, D. Luis E ailio Looez, D. Manuel Herrera D Rafael 
^arahona, D. Jose Bolivar Barahona, D. Miguel Egas, D. Jose Ni- 
«>ias Campuzano, D. Fidel Eeas. D. Diego Salas, D. Ric 



mez 

2 an . D. Juan 

J ena, D. Guill 



Juan 



~» «uvei infra crito Becretario y despues de aprooar ei *«, ™ 
Sf 810 ? anterior, aeeptaron la renuneia del cargo de Rector propues- 
£po*el 8r. Dr. I). Blfaa Laso, y procedieron a elerirla pen ona que 
fin, £ emplazarl ; para, ratadore* fueron designados losbe- 
g^Doctores D. Jose Justiniano Bstupinan y D. Manuel Jaram- 
SJ ^cojidos l<-s votes result ron cuarenta y ocho votes en favor,dU 
2 \ l) Carlos K. Tobar quince en el del Sr. Dr. D. rVdmeo Gon- 
Dr u o n;tr, ' / - ttno I"" 1 d Sr Dr. D. Carlos Casares. y «to>p««M» 
^^^Rod4ue M Lonalo. &«~«-~ ^ 

" t del cargo de 
ma y se pro- 



ro.al 



j« Pnmero de ea s, legalmente elegido p: 

h ablecimiento. Aeeptose tambien la renuneu 

'" •'- ►rpr la por el Sr. !>.-. D. Rafael Ban. 



44 



rodio ;'i la ele n de i -te empleado. Recojidos los votes result aron 
cincuenta y cuatro eotos par el Sr. Dr. D. Rafael Barahona, diez por 
<-l Sr. Dr. Jose Maria Bustamante, cuatro por el Sr. Dr. D. Carlos 
< y uno por el Sr. Dr. D. Ezequiel Munoz. Por tanto se de- 

cl • al Sr. Dr. Barahona legalmente elegido para el cargo de Vice- 
rrector. pol>e advertirse que cinco de los Senores Doctores an- 
mencionados entraron despues de verificado el nombramien- 
t.» de Rector y que el Sr. Vieerrector dejo de presidir la Junta euan- 

tmetao a ella su renuneia y fue reemplazado por el Sr. Dr D 
I rl« « ( Jasares, que aegun el acuerdo del Consejo General de Instiuc- 
n I ttbhca debia presidirla en falta de los Senores Rector y Vice- 
rrector por ,r el Decano mas antiguo. Como se ofreciese la din- 
ultad de qu por haber renunciado el Sr. Dr. Laso el cargo de Rec- 
tor no pod.a t ; -mar el juramento constltuclonal a los empleados nue- 



Doctore lix> Jos, Cevallos Salvador, Luis Antonio Salazar, Jose 
Modesto Espin< a. Manuel Andrade Coronel y Carlos Casares se a- 
pro bo la sieruiente nronomm/m A*\ &. rk„ kJk^z- /i- i » > 



ul tad 



Q 



eonstitucional 



Tobar •'. 



prest 



Junta 



Rector accidental, Carlos Casares. 



El Vieerrector, Rafael Barahona, 



Kl Secretary, Manmt Baca M. 




: 



4; 



) 



OFICIO*. 



* 

tw .,^^'*- Ministeridde Estado en el Despachode Instruccion 
ttibuca, Justicia, Beneficeneia.— Quito, noviembre 18 de 1890. 

Sr. Decano de la Facultad de Medicina. 

, En la Ley reformatoria de la de Aduanas, art. 30 inclso 4°, so 
asignaron mil sucres para un nuevo Hospital de Quito. 

oirvase US. pedir a la Facultad dignamente presidida por US. 
que mtormecual es el lugar mas a proposito para la construccion del 
inievo edificio y las condiciones que debe toner para llenar cumplida- 
mente su objeto. 

I>ios guarde ;i US. — Elias Laso. ■ 



Deeanatod- la Facultad de Medicina de la Universidad Central 
m Ecuador.— Quit.., novie.nbrc 13 de 1890. 

. -tf-Sr.Mimnistrode Kstado en el Despacho de Instruccion Pii- 
<*ca, Justicia, Benefieencia &. 



Seiior: 



cliArl T mas &*** satisfaction contesto el oficio de US. H. fe- 
dao hoy, en el cualse dignadecirme; que habiendose destinado mil 
it? 4 nu v kiS P ara un nu ©vo Hospital en Quito, pida yo a la Facul- 



edicina que informe 



r)a> Q n ~^"" uei nuevo emneio y las conuiciunes que u^ » — - 
Wz Uenar eumplidamente suobieto. A n 

Ian *Ja 'P*^ H. Sr. Ministro, aplaudir como se merece tanfi- 
de lo \ Seo I ,ro P io de un <Jobiemo que anhela por la fehcidad 

t PJfblos y emplea los medios a ella conducentes. 
con ^t • ulta(1 de Medicina, en la que sin meritos presido, estudiara 
r'ennTi sta «**»*<»&» todo cuanto concierna al nuevo edihcio y 
te on li a !..! 0ndi V io ! l< '" ! ' i;ts V« r 1« I } i ^« ne l> ublica > especialmen- 

lo« Hospital* • i j ' 

tfome lo mas pronto posible y lo ponclre en 



P 



I S. H . 



Pm guarde a Us. H Ba/licJ Bodriguet M(Mmod0 






46 

D< ito ile la Paeultad de Medicina de la Universidad Central 
del Ecuador. — Quito, noviembre 15 de 1890. 

Al Sr. Dr. Jose Dario Echeverria Profesor propietario de la cla- 
se de Anotomia. 



Senor : 

Pongo en conocimiento de U. el siguiente oficio" recibido ayer 
del Sr. Rector de la Universidad Central de la Republica. — " Recto- 
rado de la Universidad Central del Ecuador. — Quito, a 14 de noviem- 
bre de 1890. — Sr. Decano de la Facultad de Medicina. — El Consejo 
General de Instruction Publica, plenamente autorizado por la ley, 
aprobo el Reglamento interino para la enseiiauza de Obstetrieia, y 
este, en su art 3° previene que los Senores Profesores de Anatomia 
y de Cirugia den sus lecciones respectivamente a las alumnas de di- 
ohoramo; como hasta hoy no se hubiesen abierto aquellas clases, 
pongo este particular en conocimiento de US. a fin de que eon su 
autoridad mande se ponga en observaneia el articulo citado.— Dios 
guarde 6 U.— Rafael Barahona." 

Hagolo saber a U. para los fines consiguientes. 

Dios guard t- a V.— Rafael Rodriguez Maldonado 



Igual oficio se paso al Sr. Dr. Ezeouiel Mufi 



Decanato de la Facultad de Medicina de la Universidad Central 
del hcuador.— Quito, noviembre 18 del890. 

H. Sr. Ministro de Instruccion Publica 
•xn Jido°rFnl a * u ^«^.en«ola noma de remitir a US. H. el informe 
Xrks TL \i/^V M T d % aS aCerca de las conventions Sa- 
S vTlos fet IT: n C -I Ar / en A tma '. ° riental del Uruguay, delBra- 

t veto, antbf 1 >£ m u S / 6 Am ' rica ' informe <* ue por unanimidad 
«te vote, aprobo la Facultad en su sesion del 17 del presente mes. 

Dios guarde a US. H.-por el Decano, Rafael Barahona 



del E^S^l F r±it ftKfc.* la V**M Antral 



Sr. E, Mt de la Universidad Central del Ecuador, 
de Anatomia y CiS" j | wSn I- *" U BsCTOlas *•*<*•• 



47 

tliligencia ejemplares que en el desempeno de susdcberes manifiseta 
eldigno profesor de Anatomia Sr. Dr. D. Jose Dario Echeverria, y 
el patriotismo y desin teres del no menos recomendable Sr. Dr. D. 
Manuel HeiTera. 



Dios guarde a US. — Ezequid Mtmoz. 



N? 419. — Republiea del Ecuador. — Ministerio de Estado en ei 
Despacho de Instruction Publica.— Quito, noviembre 13 de 1891. 

Sr. Decano de la Facultad de Medicina. 

% En la ley reformatoria de la de Aduanas, art, 3" ineiso 4°, se 
asignaran mil sucres amiales para un nuevo Hospital en Quito. 

f Sirvase US. pedir a la Facultad que informe eual es el lugar 
mas a proposito para la construction del nuevo edificio, y las condi- 
ciones que debe tenor para llenar cumplidainente su objeto. 

Dios guarde a US. — Flias L<tso. 



a i ■J )ocanat " de la Fcultad de Medicina de la [Jniversidad Central 
<JeJ Ecuador.— Quito, noviembre 21 de 1891. 

H- Sr. Ministro de lo Interior. 

En copia autorizada tengo la konra de enviar a US. H. el infor- 
* e « en sesion dell7de los corrientes, aprrb6 esta Facultad res- 
Pecto del lugar apropiado para la construction del nuevo Hospital. 

Dios guarde a US. H.— Ezequid MmM. 



v!* Jk pi i blica del .Ecuador.— Ministerio de lo Interior.-Quito, no- 
^embre 7 deJ891. 

Sr - D« n ,rdp la Famltad de Medicina. 

W hl ? e f e ° 80 S - E - <l * BevM * «* to !• construccidn dp un nuevo 
^pital en h, d iencia a las necesidadea pnblicas, cada d:a mayores 

^w? ente wmente de , blazon, y mas, aun, por los mil m- 

*£5E*l ltte P re ta el Wpital que tenemos para satisf acer 

4nt em * u h *»«eo objeto, me ha prevenido transcriber k U. 

mtcm »' meal reapecto ha . oitido nltimamcnte el Sr. Director 



48 



General tie Obras Publicas para que la H. Facultad Medic,a digna" 

mente prefiidida por U. lo estudieyde su opinion tan deseada poi' 
el Gobit-rno en asunto, comoeste, de vital importancia para el pais. 

" Hastante he tardadopara informal* sobre la cuestion pendien- 
teresi ctoal H<»pitaly la duda del Sr. Administrador si conviene 
6 no deposit ar el dinero de la aduanaenun Banco parauntiempo 
indefinido. Ill asunto ee mas que serio y creo justificada mi tardanza 
hi ,i deliberarlo y consultarlo en lo posible. 

Son dos las cue ;>>nes que se presentan: 

1 " Si conviene proceder de una vez a la construiccon del Hos- 
pital, vistas las rasones que ha tenido el Poder Legislativo actual 
no ■ m .nde a las e igencias actuates 6 si conviene postergar 
indefini imente la ivsolucion. dejando depositados los fondos. 

2° En caeo de r. -olverse la construcdon del Hospital, sera en 
misni. >iti«> de ahora 6 hay otroque se preste para el objeto, pues- 
toquehasido imposible construirlo en el War escoiido porlaFa- 
cultad d- Medicina. 

Hn cuanto al primer punto opino que supuesta la necesidad ur- 
ate de la < astruoci6n deun nuevo Hospital porlas razones que 
on conoculas, conviene proceder con la brevedad posible a la cons- 
t icei6n, en cuanto los fondos lo permitan, siendo asi que estos en la 
actuahdadsubenl ocho mil sucres. Abiertamente ha sidoesta tambien 
a intension del ongrtso, al votar la suma de diez mil sucres anna- 
ls de las umdades de la aduana para un nuevo Hospital 

hn cuanto al segundo punto que es la determinacion del War, 
preci , es partir del principle que el sitio actual no conviene para una 

ST Z l l7 *r ° p - or , el nm T ° gast0 que oeasiona tal const ™- 

eion. uuno por el jiucio de los Sres. medicos que opinan erne debe 
alejars el Hospital del Centro de la Ciudad q 

Asi mismo debe hacerse abstraceion del sitio que se habia ele- 

mt^m'fWr^Aif J^ 1 * **** RecollTa que el die' I 
*del II. Consejo de Estado, en vista de las solicitudes^ sidont 



roposito para m 

wet oido algun 




fZu: ? ™¥ *? P re S unta > ™al sitio fuera mas a 
I blecimiento de tanta importancia, y despues de 

>Zt^l CO ^ SUltad0 el asunt0 ™ n ^1 Sr Ar- 
occmental de la caStera^al SdT^T^^r^^ 8611 ^ allad ° 

' *» ^ion m ^hrJnfettJ:t \* Macha ^ ara ' sin da ? 
ob sdejuzgar, mas eoCimienS ° PMP ^ t0Cand ° 4 

en isstKt-sa: t^^^t la Ciudad ' 



y que hay una corrion- favorable AaZZT? ' r Uma t^ 111 ^ 
dal de agua muy competente one tl./ f Se dlS ? one de un cau " 
bastana para to'dos loJ usos q * ' directam ente de una fuente y 



Tal iificio contribi] 
en la entrada a la Ciudad 

hm casas y del conduct* 

Al emitfr nn mfArmf 



S E. el Pre lente de la Republics T^Z °T pl0 COn el deseo de 
«andoque per ►nasmas autoSjaTiS^ 6 ' ^P^^^ J *>" 

eosa tan importante. AllWTlzM ™ juzguen con mas aeierto en 



4!) 



Al dar cumplimiento a lo ordenado por S. E. el Presidente de la 
Eepublica, cumpleme manifestar a U. que el Supremo Gobierno as - 
pira a la mas perf ecta unificacion de pareceres, para dar comienzo a 
ui necesana e mdisj »ensj. bio obra de necesidad publica. 

Dios guarde a U. — A. Guerrero. 



Decanato de la Faeultad de Medicina de la Universidad Central 
«lel heuador.— Quito, enero 17 de 1891. 

H. Sr. Ministro de Instruction Publica. 

Para proveer la vacante de alumno externo de la sala de San 
tabnel del Hospital de San Juan de Dios de esta Ciudad, propongo 
aiw.u. .Jose Ponce Elizalde, alumno de esta Faeultad distinguido 
por su talento, aplicacion y buenas inaneras. 

Dios guarde a US. H.— Rafat i Rodriguez Mddmado. 



J>ecanato de la Fa ultad de Medicina de la Universidad Central 
KM Ecuador.— Quito, febrero 7 de 1891. 

Sr. Presidente del M. I. Cons* -jo Municipal. 
W &° amucha honra romitiraUS. en eopia autorizada el in- 

3V xpe,1 < do por los Sn ' s - Dl " s> Rafael ^ ona Silva - y Ma " 

eiona l « • ares ' «>misi « > n ados por esta Faeultad para inspec- 
ts It na (l '* v; " una - Ojala que esa M. I. Corporation, en que 
p 0r j a V nere . c ^ a!n, ' nt, 'presi(le, ftooja las indicaciones propuestas 

hL ° S s ' m f°rmantfs y diet.- las ordenes necesarias para que se 
Poagan en practica. 

Dies guarde a US.— Ifu/ud Rodriguez Maldomdo, 



Wo, tebre TO 26 de 1891 . 



Presideneia del Conseio Mun 



**• IJecano de la Faeultad de Medicina. 
de \a£ 0bS6r yancia de lo dispu > en la Ordenanza de 25 de abril 
Wod i 6X? da de ;t cuerdo con la coraunieacion de U. de28 de fe- 
Wi^- Tr Smo an0 > Y «>n motivo de una denuncia hecha por el Sr. 

traordL?°- , ici P al ]) Mariano Sana, el I. Consejo enlasesion ex- 

tes f k«T & • a y er ' ,n;in do que • analice la cerveza de los fabnean- 
a la o! Cluda< l Y como esa Faeultad esta tambien mteresada 

nara n^ erv T i( ' )n ,le la sahibridad publica, pero que U. se dig- 

sada O,? ar los dos facultativos de que bablael art. 1" de la expre- 

eedan J a ? za ' P ar;l que on as< io del mentado Sr. Comisano pro- 

.iientes. Vf ' n >ar dic,1 ° ***&&*, desd el dia lunes 2 de marzo y si- 

Ki marde a U. — Fen do Fold. 



50 

1 1 uiato de la Facultad de Medicina de la Universidad Central 
del Ecuador. — Quito, febrero 27 del891. 

Sr. ['resident^ del M. L Consejo Municipal. 

He rocibido el estimable oficio de US., en el cual se sirve comu- 
niearme: que esa Corporacion ha ordenado que se analicen las cerve- 
*/as fabricadas en esta eiudad. En consecuencia he nombrado a los 

Profesor de Farmacia y Toxicologia y 



Sre^ Dres. Lino C&rdenas, ! 

Nicolas Egas, Profesor susti 



sustituto de Medicina Legal e Higiene Pii- 
Mica, para que reunidos con el Sr. Comisario Municipal practiquen 
1 aiuilisis pedido. 

Dios guarde a Vti.—Biifael Rodriguez Maldonado. 



Republic* del Ecuador.— Presidencia del Conceio Municipal. 
Quito, a 7 de marzo de 1891. 

Sr. Deeano de la Facultad de Medicina. 

Me ee honroso comunicar a U. que el I. Consejo, en que presido, 
tomando en cuenta el oficio de U. de 7 del mes proximo pasado, 
relativa & la mejora del sistema de vacunacion, en la sesion de 5 de 
los cornentes, aprobo el siguiente infonne: 

•Vi stra Comision, estudiaudo con la atencion debida el inf or- 
me de lo* >res. Profesores de la Facultad de Medicina de la Uni- 
versidad Central del Ecuador, para la inspeccion de la oficina de Va~ 
cuna, es do parecer que su inf orme es honroso para sus autores y 
< onvemente para la sociedad en cuyo provecho se ha emiticlo, por 
uiantose ponede mamfiesto su comnptp.^k ^^fifi.o . .„ ;./L. 
j>or emplearla en bien de L 



manera 



poncpi 



antes> 



Kfe del rJSH ? l0 £u ^ e ; mas en vUrt » de lo irrea ' 

iizai le del proyecto. por la senciUa raz6n de que seria Dreciso 

emmear twt.i p nK 1rt +« ^l~~„ i ;j it, ^ ut? send, precis 



anual de la Mu 



ip idad, desatendiendo p OT cie^ n^Mes fcfcoS 
•■>-; pero deseosa al mismo tim™ ^ „™ 1 1. ^ 



tre 



observad 



~~ *ia & cuioo t CUIUS 

iv adelante en estos mejoramientosl 
Lonsejo pudjera eontratar con algu 



poseen vaquerias en las inmediaciones de esta Zrl^ P q 

porcionen terneras que inoculadas d?l ZZ ' P&ra ^V TO ; 

[os euidados del case*, bajo h i&tJtl dX ^^ 7 ^ m . e * idas a 
fueran eapaces de nrmwJ^;^, ^ los me &cos munieipales r 

delaboS letLibL P n^ f -f el P^ r ofilactico en el ^ 
no «. po, JEER r^no^o^ 10 ^ 1 - eonsecuefcias, 

ta CoSSSrtS FeSpectiva oficina > <***» a es- 
informe que elt^SJZfaZSF 7 ** V ° T J* n res P^ble opinion el 

•rte misuto s4tX P el^r^ S* *° de ** S ° lieitud <* TO en 

ao eievaron los Sres. profesores enoargadoi de ]» 



51 

conservacion y propagacion del fluido vaeuno, y que no hace ma> 
por ahora que encarecer de nuevo no desatienda a tan urgente ne- 
cesidad, asi como a la provision de instruments y utiles indispen- 

Quito, febrero 27 de 1891.— Delfin Zambrano.— Rafael Villavi- 



cencio . 



Lo que tengo lahonra de comunicar a U. para su conoeimiento 

Dios guarde a U. — Fernando Polit. 



Deeanato de la Facultad de Medicina de la Universidad Central 
del Ecuador. — Quito, marzo 19 de 1891. 

H. Sr. Ministro de Estado en el Despacho de Instruction Pii- 



cons 



blica. 

Honroso a la par que satisf aetorio me es remitir a US. H., en 
copia autorizada, el certiiieado y acertado informe expedido por log 
Hustrados Sres. Profesores Dres. Rafael Rodriguez Maldonado y 
Dr. Manuel Maria Casares acerca 
truccion del nuevo Hospital, que la Facultad de Medicina aprobo una- 

nimemete, en su sesi6n de ayer. 

No dudo que el Supremo Gobierno interesado por el progreso 
y bienestar publico ocupara todas las indicaciones propuestas por los 
mencionados Profesores al mandar construir dicho Hospital. 

Dios guarde a US. T&.—Ezequiel Mxnoz. 



N° 518.— Ministerio de Estado en el Despacho de Instruccion 
rublica— Quito, marzo 20 de 1891 . 

Sr. Decano de la Facultad de Medicina. 

M S. E. el Jef e del Estado ha visto con gran complacencia el mag- 
»ifico informe de los Sres. Dres Rafael Rodriguez Maldonado y Ma- 
jwl Maria Casares sobre el sitio mas apropiado para la construccioii 
del nuevo Hospital de Caridad: informe que ha sido aprobado pot 
* Facultad de Medicina de la Universidad Central como no podia, 
^nos de serlo, dadas las exactas indicaciones que contiene y iacien- 



informe 



de Obras Piiblicas 



*« wvante el piano de area, e informe acerca de la eJ eyuciu "' . %VT 
*> tambien que se publique en el « Diario Oficial » para «°<f * d ?' 6 
**jn y para conocer la opinion publica ilustrada acerca de tan im 
Port ante asunto u ,.. 

n Eanombre del Gobierno agradezco&la Facultad deMedicma 

KS* de tantaimpnrtancia. v <,u, tanta .influence W«**™ 
< fubridad de la Capital y par a mejow la suerte de lo, de.gr* 



cudos. 



l)i..s guarde a U&.--Elias Las 







*> 



Seeretaria de la Universidad Central del* Ecuador. — Quito, fe- 
l»ivpo27dt 1891. 



Sr. Colector de rentas. 






^ Pongo en su conocimiento, que el Sr. Vicente Ortoneda eomen- 
7.0 a desempenar el cargo de Ayudante del Gabinete de Zooldgia el 
2;> del pres.-nte mes. 



Dios guarde a U.— Manuel Baca M. 



Secretary de la Universidad Central del Ecuador.— Quito, fV 



brero 27 de 1891. 



Sr. Colector de rentas. 



m»n nir.% n lstra * lv \ e * sesi6 » del 24 de los corrientes, dis- 

Senlla?^ f n F T 8 **? d C ?? cismo ^osofioo de la, Doctrinas 
Xl W P KEaciclica Inmortale Dei, publicada por el R. P. Ma- 

TllTlZuT - S - ?' y ^ b f quiad ° P° r el mis ™ ^ ^ Biblioteca 
Sa^SfeKSiJH!! f ; ^ ^bera hacerse con los fondos 



iteratura 



Lo que comunico a U. para su conocimiento. 

Dios guarde a U.— JKimweJ £« m jf . 



ro 27 S :^89i adG '* Univers « *"« del Ecuador.-Q.ito, febfl* 

Sr. Dr. D. Nicolas Egas. 

.ieologia T L M. St?M^Jt?Z de Par , mac i. a / . T °' 



Le esta cmdad y analice 
comunico a IL n^ ^ 



fabricas 



Dios guarde a U.-Manitel Baca M. 
Igual oficio se dirigio al Sr. Dr. D. Lino Cardenas. 



-"* 



53 — ' 

Secretaria de la Universidad Central del Ecuador. — Quito, abril 



7 de 1891. 



Sr. Bibliotecario de la Universidad Central. 



La Junta Administrativa de este Establecimiento, en sesion del 
4 de este mes, ordeno que en el local en que se encuentra, se haga 
U. cargo de los libros que componen la Biblioteca del extinguido 
Instituto de Ciencias. 

Lo que comunico a U. para los fines consiguientes. 



Dios guarde a V — Manuel Baca M. 






Secretaria de la Universidad Central del Ecuador.— Quito^abril 



7 de 1891 . 



Sr. Dr. D. Manuel A. 1 Lno i. 

La Junta Administrativa, en sesion del 4 del presente, tuvo a 
bien ordenar que se sirva entregar inmediatamente al Sr. Dr. D. 
Carlos Casares, Bibliotecario de esta l'niversidad,todos los libros per- 
tenecientes a la Biblioteea del extinguido Instituto; para lo cual se 

wa U. recoger cuanto antes los libros que est6n en poder de los 



ervira 



protesores, 6 de cualquiera otra persona, y entregarlos bajo un pronjo 



mventario. 



Dios guarde a U.— Manuel Bam M. 



*■ 



^ o h ! ecretan;l de la rniversidad Central del Ecuador.— Quito, ma 
yo^de 1891. 



Circular. 



A todos los Sre* Proleeorei de est*- I ablecimiento, 

w a T°T m;in,1;it0 del *•*• H-'tor, teagoln hontt* de convocar a , IT. 
^laJ Unta( n( . ral(] ^ re un,ra <;1 mart , «pm xi- 

aJJ* lus °°"ientes, , la una de la tarde, eoi elobjetode elejire^ 
^anoque debe form ar parte de la Comi « de qne nabla el »rt 



* 1 






54 



19 dela Ley reformatoria dela de Instruccion Piiblica; pues asi lo 
ha dispuesto el H. Consejo General, en su sesion del 30 del mes an- 
terior. 

IL se dignara suscribir esta circular para que conste que ha 
*ido convocado. 



Dios guarde a U. — Manuel Baca M. 



Secretaria de la Universidad Central del Ecuador. — Quito ma- 
yo 8 de 1891. ' 

A los Sres. Prof esores que tienen a su cargo los Gabinetes de 
las Facultades de Ciencias Fisicas, y Naturales y Matematicas Puras 
y Aplicadas. 

La Junta Administrativa de este Establecimiento, en sesion del 
5 4el presente, tuvo a bien acordar, que se sirvan consignar UU. en 
este despacho, en el perentorio termino de quince dias, los inrentarios 
ae los (rabinetes que estan a su cargo. 

Dios guarde a U.— Manuel Baca M. 



Secretaria de la Universidad Central del Ecuador.-Quito, juni 



1 9 de 1891 



Sr. Colector de la Universidad. 

8 del^resTnt tH* H?" ^ "? Establecimiento en sesion del 

teca de la F^,£ ? Ta™ h& f ° ndos J^necientes a la Biblio- 
teca ae la * acultad de Medicuia naonift TT W c,,™, a„ -:_.•._ ±_ •_*. 



, „ P a ^ e 

centunos, que cuestan en Paris 



Dios guarde a U. —Manuel Baca M. 






15 de^f^ ^ ^ Un ™ si ^ Antral del Ecuador.-Quito, Julio 

Sr. Colector de la Universidad. 



Jja Junta Administrativa de este F«fo^u • • . 
aver dxspuso, que desde esta f 6c h a en atelttTT^ "" 
Eugemo Espmosa el sueldo de d^l^^SS^ 



Dios ^arde k \].-Mm tl ,H } im .„ jg 






55 



Secret* 
15 de 1891. 



Quito, hxfi 



Sr. Colector de la Universidad, 



La Junta Administrativa de este Establecimiento, en sesion de 
ayer ordeno : que se pague al Sr. Dr. Manuel A. Espinosa todos los 
sueldos que le han sido retenidos y que en adelante se le asigne en 
los presupuestos el mismo sueldo que a los Sres. Profesores; porque 
el Consejo General de Instruction Publica, en sesion del 29 de ene- 
ro del ano anterior, resolvio que no hay necesidad de nuevo nombra- 
miento para que el Sr. Dr. Espinosa continue desempenando la Ca- 
tedra de Botaniea General, en calidad de interino. 

Dispuso tambien la Junta, que a la Sra. Juana Miranda de 
Araujo se le pague veinticineo sucres mensuales desde el 4 de ma- 

'v I P resente afio en que f ue nombrada por el Sr. Subdirector de 
^studios, para Prof esora de Obstetricia practica ; 

m S £ eldo . con * os ^ 0ndos d© la Universidad, porque asi lo dispuso 
k «i , s . e J° General de Instruction Publica, en sesion del 30 de 
aonl proximo pasado. 



debiendo pagarse 



Dios guarde a U. — Manuel Baca 31. 



25 ^ crefcar ' a ^ e l a Universidad Central del Ecuador.— Quito, julio 

Sr. Dr. D. Carlos Casares. 

14 ^ i ^ un ^ a Administrativa de este Establecimiento, en sesion del 

14 del presente, acordo lo siguiente: "En cada clase seran premiados 

juatro alumnos elegidos por el respectivo Profesor de entre los que 

ubiesen obtenido en sus exameues la nota de muy sobresaliente, y 

anitestado durante el afio escolar buena conducta, capacidad y apli- 

acion. En consecuencia remito a U. la nomina de los alumnos 

^e en los examenes de " Derecho Civil" han obtenido tres prime- 

n?f ' a nn de que se sirva designar aquellos que han de ser preferidos. 

"»t>ien suplico a U. se digne indicarme el nombre del alumno que 

>1 clase se hava her.ho acrfwdor a, la mention honorifica. 



en 



Bios guarde a U. — Manuel Baca M. 



Secret aria de la Uim .-rsidad Central del Ecuador.— Quito, julio 
°*de 1891. 

Sr. Cob tor de rental*. 

W La J il lnta Adr »inistrativa de este Establecimiento en sesion de 

* y°b6 las siguientes dispensas: , 

j - 1 A log Sres. Pompeyo R. Pastor v Luis Felipe Calderon de 

* corr, pondientes al grado de Batiiiller en Filosofia. 



56 

L >a A los Sres. Clemente Ponce, Eloy del Pozo ? Julio Cliiribp* 

:a, Antonio Jose Quevedo, Manuel Balarezo, Maximiliano Onta- 

neda v Carlos Egas Caldas de los correspondientes al grado de Licen- 

ciado; y 

3° a los Sres. Luis F. Castro, Abelardo Manosalvas, Mariano 
Dominguez, Isaac Parreiio y Urcisino Alvarez de los correspondien- 
tes al grado de Doctor, advirtiendo que este ultimo, fue dispensa- 
do solo de la mitad de los derechos respectivos. 

Dios guarde a U. — Manuel Baca 31. 



Secretaria de la Universidad Central del Ecuador.— Quito 
31 de 1891. ^ 



Sr. Colector de rentas. 



Administratis 



en sesion do 



aver, dispuso que las obras de Matematicas existentes en su despa- 
hosevendanal precio de factura, aumentando solo el cambio de 



moneda y el valor del transporte. 



Dios guarde a JJ.—lIanucl Baca M. 



bre l| e de e i891. de ** Universidad Central del Ecuador.-Quito, octu- 



Sr. D. Antonio Sanchez. 



aver \lvolth tS^ 3 de ** E « taW ^iento, en sesion de 
ffllTS proposicxon : « Comisionase al Sr. Antonio 

^a^rAlo^E*^ ^ a las ^araeiones 

Uerminar 8U b onoUrio 1 ^™J a J 08 ^ estacasa; debie, lo csteSr. 
que sea aprobada por la JunTa » ***** * P^^esto de la obi a para 

eimie L n°to qUe ^ POT mUcha Wa c ™»-car a U. para su cono- 

Dios guarde a V— Manuel Baca M. 



USfS^^? 1 ^^ Antral del K„udo,- Qu i to , oetu. 

Sr. Dr. D. Manuel Maria Casar,,. 
t Tengoamucha honra 



Decano de la Faoultadde MeTcLT S^T^ d f U '> W elSr ' 



en el patriotismo y 






.77 



kbonosidad de I., hene a bien dftMgnarie para que inspeceione la 
tfotica del ' Pichmeha," asociandose para esto con el Sr. Dr. Rafael 
V iltayicencio, comisionado por la Munieipalidad. 

Diosguarde & XL— Manuel BamM. 




ecretaria de la Universidad Central del Ecuador.— Quito, oetu- 
bre22del891. 



Sr. Eudoro Anda. 

^ a ^ un '. a Administrativa de este Esfcablecimiento, en sesion de 
14 de los corrientes, aeepto agradecida la patriotica y desinteresada 
oterta que, por medio del Sr. Colector, liizo XL para dirigir gratuita- 
mente todos los reparos y construcciones que hubiere que hacer en 
este Establecimiento, por lo cual tuvo a bien comisionarle para qpe 
inspeceione el estado de las cubiertas de esta casa y forme el presu- 
puesto de los gastos necesarios para su reparacion. 

Lo que tengo a grande honra comunicar a XJ. para gu conoci- 
miento. 

Diosguarde a X].— Manuel Jiaca M. 



Secretaria de In Universidad Centra? del Ecuador.— Quito, oetu- 
bro 26 de 1891. 



Sr. Coleetor de rentas. 

b ( Para los fines consiguientes, tengo la honra de poner en cono- 
cimiento de U., que en esta f eclia se posesiono de la Catedra de Re- 
ligion el R. p. Enrique Faura S. J. 

Dios guarde a XJ. — Manud Baca Jf. 



• 



Secretaria do la Universidad Central de? Ecuador.— Quito, no 



v 



lombre 14 de 1891. 



A los Sres. Profesores de Ffsiea, Quhmcn, Geologia, Botanica^ 

Zoologfe y Bacteriologia. 

. El Sr. Decano de la Faeultad de Cienci as Fisicas y Xaturales 
en.. ,i bien ordenar, que no mrv* presentar el presupuesto 5 e J°f_g* s * 0S 



que U. crea necesarios, durante el presente cnrso escolor, para 

in A i.-. -^ *1 •/ T 1 /"I */Ll M ^i--«w nun nofu *3 fill l^f1t*<yrt 




que 



cumj 



D ios guarde a U.—M***d Bma M. 





Los "Anales" se publican cada nies. 
Niimero 43 ? primero de la serie sexta 



Sc suplica a los Sres. Agentes en las provincias, se dignen 
remitir los niimeros correspondientes a las series anteriores, que 
se hallen en su poder y no hayan vendido, asi como el valor dc 
las suscriaciones. 




DE LO 



w 




a 




IBARRA. — Seiior D. Ricardo Sandoval. 



Quito 



Colectuna de la Universidad. 
Seiior D. Ciro Mosquera. 



Latacuxca.— Sr. Dr. D. Juan Abel Echeverria 



Ambato. 
Riobamba. 
guaranda. 

CUENCA. 

Loja. 



yy 



» 



j» 



»> 



»> 



j> 



if 



>y 



»» 



Ricardo Martinez. 
Julio Antonio Vela. 
Jose Miguel Saltos. 
Miguel Moreno. 
Filoteo Samaniego. 



Guayaquil.— Libreria del Sr. D. Pedro Janer. 



SUSOBttCtORBS. 

Suscripcion adelantada por un ano « 2 

I ara un semestre * ' 

Un niimero suelto. " ' ' 

Inkier Set y aTc^ £ £* **"*» •*— » U 

iabr u 5 quc I)asen dc este „, 5mero p porcada - •:,;- p -; * ° 3 

„ 0.05 







Su 




s 




AN ALES 




tfM. 44 



DE LA 






PERIODICO OFICIAL DE LA UNIVERSIDAD DE QUITO, DESTINADO AL FOMEN- 
TO DE LA INSTRUCCION PUBLICA Y AL CULTIVO DE LAS CIENCIAS Y 

LAS LETRASiEN EL ECUADOR. 







CONTENIDO. 



Botdnica, por el R. P. Luis Sodiw S. J.—Cansideraciones 
frenerales sobrc la medida de las aauas, por el Sr. D. J. Ale- 



jandrino Velasco, 

por la comisifin.—Itecti/lcaciOn. 



ntblica 



Universitario 







o 



QUITO. 

Impro.nt.-i <l< I P«W»W &&& M Etuaa9r ' 

1S92. 



V 





SERIE VI. J. 



AN ALES 






Quito, marzo de 1892. 



1 NPMERO 44. 




CIENCIAS 






ADIECTJS 8PECIEBU8 



IN ALUS PKOVINCIIS 



DITIONIS ECUADORENSIS 

HACTENUS DETECTIS. [*J 



AUCTORE 



ALOISIO SODIRO S. J. 



rlantae acotyleae, acrobryae, sporopho 
h brovasculari 

gaudentes 



instructae, duplicique evolutionis forma 



^uaentes. Forma prior, (sexualis) Protka Ilium, arche 
s°nia et antheridia, aut alterutra, proferens. Forma al 
( a gama) a priori progenita, in caudicem, rad 



f l * (aliquando abortiva) d 
r P f u ! s ) generans, unde. 



sporas 



sporan 



prothall 



onuntur. 



£» 



per germinationem 



ses de 



Plantas acotileas, acrobrias, esporoforas, dotadas de dos fa- 



-* ae yegetacidn, La primera (sexual) consiste en un protallo, 
io s Pansion foli^cea, de forma variable, en la que se desarrollan 
<A q *?$ 6nio5 (° r ganos femininos) y los anteridios (organos mas- 

«n» J ° d uno de los dos - Los 6vuIos ^ lulaS embrionales J 
zofd? 0S en los arquegonios y fecundados porlos espermato- 

Uo T; 0S ' Se desa rrollan en una nueva planta, provista de hacect- 
vasculares. de tallo, raices y hojas (alguna vez rudimenta- 

[*1 F l 

De ^e kftZf °;w«UI obra empezada baio otra forma 

h ° ra C0 *tinuar* en la presente. 



en la serje anterior, pag. 384. 







-59 

rias) y produce, esporas (semillas) encerradas en esporangios 6 
esporotecas (capsulas), de las cuales sin fecundation previa, se 
originan los protallos. 

Plantas muy diversas de todas las demas que viven actual- 
mente. Se reunen, por medio de las Muscineas, dotadas tarn- 
bien de doble fase en su desarrollo a las demas criptogamas, 
por el modo propio de la reproducion criptogamica; pero se dis- 
tinguen de ellas por su estructura vascular, forma, taniano y 
otros caracteres. Por estos mismos, asi como por la apariencia y 
conformation, se distinguen de las fanerogamas, con las cuales 
concuerdan algtin tanto en el orden histologico. Poco mas es- 
trecho es el vinculo que las reune entre si, ei cual consiste prin- 
cipalmente en la estructura y los analogos procedimientos que 
manifiestan en el doble periodo de su existencia. 

En conclusion, toda esta grande e importante section del rei- 
no vegetal, asi como existe actualmente, debe considerate coma 
unconjuntoformadode losrestos de familias muy diferentes, que 
poblaron nuestro planeta en las antiguas epocas geologicas; y 
reunulos entre si, mas bien por lazos de alianza, que de verdadera 



CLAVE ANAUTICA DE LOS ORDENES. 



ISO* FORI A* 



A. Esporas sm resortes elasticos libres; tallo solido. 
Lin E * p0 x ran Z los a ' tuados en la cara 6 en el borde in- 

£o Lwi° J K'- pr0 ? t0s ^ or lo com " n ^ u » MiMo elis- 

dnadasS 5 H° J f ' durante la vernaci ™> casi siempre cir- 
Luster* SltUad ° S en la ^e superior de la* 
. »m-.. ""circinada Ord. II. Lyc'OPODIACEAE. 



B. Estoras «r« • 1 , UKD ' ll - EYCOPODIACEAE. 

fistulr^ueThoTas tb T*" ***£" ^ ^ 
I °> ' h °J as a bortivas ; vernation no circinada . - 



A 



Ord. III. Equisetageaj 

TT HfiTEROSPORIA. 



c*SS2^Ss ™ mhr ot ce % d T udos ' (en aparien ; 



B, Esp 



mun 



Selaginellaceae. 

lvoiucro d receptaculo co- 

Ord. V. Reiizocarpeae. 



SERIES. I. ISOSPORJA. 

0ri J<J I Filices L. I 

cular;a^bSv h> ^ hy " a ' d °™ li * * marginalia, I-* 



v. raro 



complete elastic nl connat ?> annulo completo aut in- 
1 °' elastlco Plenimc iue cmcta; in ^/facervuios) 



CO 

forma et situ varios distributa; sori in pagina infe- 
riore, raro in utraque dispositi; nudi aut tegumento 
(involucro v. indusio), natura et forma variabili, obtecti. 
Dekiscentia, pro annuli praesentia et situ, diversa. 
♦S^ra^ liberae, minutae, forma variae. Foliorum vema- 
//tfcircinata, raro (in Ophioglossaeis) erecta v. pendula. 



Esporangios hipofij 



raras 



veces, soldados entre si, cenidos por lo comun, por un anillo elasti- 
co, complete 6 incompleto; reunidos en grupos (soros) 6 lineas de 
diferente forma, 6 esparcidos en todala pagina inferior de las hojas, 
raras veces en entrambas; con dehiscencia diferente segtin la 
presencia y posicion del anillo; soros desnudos 6 cubiertos por 
una membrana (involijcro 6 indusio) de forma y naturaleza va- 
riable; esporas numerosas, libres, de forma diferente. Vernation 
circinada, raras veces (on las Ofiogloseas) erguida 6 colgante. 
Plantas perennes, raras veces anuas; con tallo generalmente 
leiioso, ya en forma de rizoma, hipogeo 6 epigeo, ya trepador, ya 
erguido, columnar y arborescente; esparctdo en la parte inferior 
o en toda la extension, de raices adventicias y, por lo comiin, de 
escamas, almenos en la superior. Hojas (frondes) alternas, pe- 
cioladas, raras veces settles; con el estipite (peciolo) a veces, muy 
largo, continuo, 6 articulado con cl tallo, 6 con su propia ba- 
se. Limbo por lo comiin muy dividido, raras veces ente- 



y mas raras veces, con hojuelas articuladas con la raqms, de 
consistencia herbacea, coriacea 6 membranacea. La nervaaon 

muy variada, en general btfurcada y divcrgente, algunas veces 
reticulada. Soros situados sobre los nervios 6 sobre el paren- 
quima, 6 en la extremidad de los nervios, 6 en rayas en el mar- 
gen u otros puntos de la superficie inferior, 6 en toda la misma 
superficie; raras veces en entrambas; ya desnudes, ya tapados 
por una escama 6 membrana epidermica, 6 por el borde de las 
hojas doblado para el efecto. Esporangios libres 6 reunidos en- 
tre si de modo de formar una capsula (sinangio) plurilocular, pedi- 
celados 6 sesiies sobre una elevacion callosa 6 la prolongacion de 
los nervios (receptaculo) ; rodeados por lo comun, por un anillo 
elastico, higrosedpico, formado por cetulas mayores , aparente- 
mente articulado, que contraye'ndosealtiempo de la maduracion, 
determina la dehiscencia del esporangio, y deja salir las esporas. 
Segtin la posicion relativa al esporangio, el anillo es apical, o 
transversal,u oblicao. 6 vertical, y depende de esta la direccion 
de la dehiscencia. Las esporas son ya globulares, ya aovadas., 
ya elipticas ; con la superficie lisa, punteada, rayada o estnada. 

CLAVE DE LOS SUBoRDENES. 

■• Esporangios con anillo; vcrnacioti circinada. 

A. Soros marginal, sentados en los nervios prolongados tue- 



61 

radelborde del limbo, involucrados; aniilo completo y obli- 



cuo 



I. Hymenophyllae; 

B. Soros dorsales 6 marginales. 

a. Aniilo de\os esporangios transversal 6 vertical, completo 

6 incompleto. 

1. A nillo completo transversal; dehiscencia vertical, introrsa; 
soros dorsales, desnudos, compuestos de pocos esporangios 

II. Gleicheniaceae. 

2. A nillo casi completo, algo oblicuo 6 vertical; soros dor- 
sales, por lo comun involucrados, policarpicos, situados so- 
bre un receptaculo elevado III. CYATHEACEAE. 

3- Aniilo vertical, angosto, incompleto; soros dorsales 6 margi- 
nales; dehiscencia transversal IV. POLYPODIACEAE. 

b» Aniilo horizontal en el apice, 6 casi en el apice, de los 
esporangios; indusio nulo 6 espurio. 

a. Aniilo incompleto; dehiscencia bivalve, apical 



V. OSMUNDACEAE. 



b. Aniilo apical, completo; dehiscencia vertical 



VI. SCHIZEACEAE. 

II. Esporangios sin aniilo, sesiles, libres 6 soldados entre si. 
a. Frondes, durante la vernacion, circinadas; dehiscencia, lon- 



gitudinal, introrsa 6 apical, poricida 



VII. Marattiaceae. 



h. Frondes durante la vernacion erguidas d pendulas; scg- 
mentos anteriores fertiles, contraidos; esporangios casi bival- 
ves VIII. OPHIOGLOSSAE. 



Subordo I. Hymenophyllae. 



Son terminates v. marginales, nervo ultra limbum in 
receptaculum columelliforme plus minusve producto, insi- 
dentes. Sporangia sessilia aut breviter pedicellata, ova- 
ta v. subrotunda, compressa, annulo completo, obliquo 
cincta,verttcaliterdehiscentia. Invohtcritmlnferum, mem- 
branaceum, pyxidiforme aut cylindraceum, ore truncato 
v. leviter bilobo ( Trichomanes j, aut subrotundo, ore 
plus minusve profunde bifido (Hymenophyllum ). Sfio- 
rae tetraedrae, 3-striatae. 

Joros marginales 6 terminates (en el apice de los segmentos) 
ffra^os _ dispuestos en los nervios prolongados fuera del bor- 

brevem.nr a* , T™ , de colum ella (receptaculo), sesiles 6 
cTo d,vt P edlc elados lenticulares, con aniilo completo, obli- 

So u£T a ™ tXC *\ tnV0lucr ° fnfero > ^ la naturaleza del 

TrXman^T' "^ m el *P ice 6 ^vcmente bilabiado 
{incnomanes) o casi redondo amr^ n ™^ a c..„a~ 



62 

mente bivalve (Hymenophyllum) • esporas tetraedras, tri-estria- 
das. Vernation circinada. 

Filiculas las mas veces epifitas (adheridas a los arboles) 6 
rastreras en el suelo y entre los musgos, generalmente de pe- 
quenas proporciones. Rizoma, por lo coraun, delgado, rastrero, 
ascendente d erguido, tomentoso 6 velludo. Estipites esparcidos 
y distantes 6 agregados, rollizos, marginados d alados por una 
prolongation membranosa del limbo. Frondes, por lo comiin, 
membranosas d cartilaginosas, raras veces enteras, con mas fre- 
cuencia una d mas veces pinatifidas, d pinatipartidas, glabras 6 
vestidas de pelos mas d menos densos, simples d estrellados. Ra- 
quis, en todo d solo superiormente alada, mas raras veces del to- 
do desnuda. Nervios secundarios pinados d dicdtomos. 

De este suborden conocemos hasta ahOra en nuestro territo- 

no dos generos, que cuentan casi iguai numero de especies, es- 

parcidas en toda la elevacidn hasta cerca de 4000, metros sobre 

el mar, prevaleciendo sinembargo en los bosques de la region 
subtropical. 5 

CLAVE DE LOS GENEROS. 

Involucro tubuloso, infundibuliforme, truncado d bilabiado 

en la extremidad superior G. 1. TRICHOMANES. 

Involucro aovado discoideo, mas 6 menos profundamente 
biv alve 2. Hymenophyllum. 



Genus I. trichomanes, Smith. 

Son marginales, aut (in apice laciniarum limbi) ter 
finales. Involucrtim structura limbi, gamophyllum, tu 
bulosum v. infundibuliforme, ore truncato, leviter bilobo 
Xeceptaculum filiforme, ultra involucrum plus minusve 
e xertum v. inclusum. Sporangia versus basin recepta 
culi inserta, sessilia, subrotunda, depressa, annulo com- 
P/eto, multiradiato, obliquo cincta, verticaliter dehiscen- 

ua. 



epu 



n^torme, mas d menos prolongado fuera del involucro (exerto) 
° mas corto que el (incluso) Esporangios situados hacia la base 
del re ceptaculo, sesiles con anilh completo oblicuo; dehiscencia 



vertical 



CI WE DE LAS ESPECIES, 



%• '-' (Feea). Frondes esteriles diferentes de las fertiles; so- 
ws dispuestos en espiga l - T - spicahwi. 

$• 2 ° (Kutrichomanes). Frondes esteriles y fertiles de igual 
forma; soros no espigados. 



63 

A* Frondes enteras 6 lobuladas; mcsoneuro (nervio medio) indis- 

tinto; venas flabeladas; soros marginales. 
1. Soros numerosos, inmersos (hundidos) en el limbo, co- 



ronado por una serie de escamillas peltadas 




_ 2. T. membranaceum. 

% Soros pocos (1-4) mas 6 menos exertos; marge n del lim- 
bo sin escamas 3. T. ptmctatiiuh 

II • Frondes 1-2-3-pinnatifidas, pero no pinadas. 

Raquis aladaen toda su extension; 

a. Frondes pinatifidas, sesiles 6 brevemente estipitadas; rizo- 
ma largo, rastrero, negro- tomentoso. 

1. Sores exertos 4. T. piisilhim. 

% Soros inmersos, 6 mas 6 menos exertos. .5. T. Krausii. 

I Frondes 2-3-pinatifidas; rizoma breve, rastrero; soros in- 
mersos. 

1. Involucro brevemente bilabiado 6. T. alatiim. 

2. Involucro bicorne 7. 7. bicorne. 

b. Raquis ligeramente alada, soros en los segmentos interiores 
de cada pina, en apariencia axilares. 

1. Estipites inferiormente casi cilindricos y desnudos, supe- 

riormente marginados; soros mas 6 menos inmersos - - 

- - - 8. T. pyxidiferum. 

2. Estipites marginados, tomentosos en la base; soros exer- 

_ f 9. 7! axillare, 

C. Frondes pinadas 6 profundamente pinato-partidas en el a- 

pice; rizoma robusto. 

a. Rizoma largamente rastrero, negro-tomentoso; frondes dis- 
tantes, bi-pinatisectas, lampinas, tiesas 10. T. radicans. 

b. Rizoma breve, rastrero 6 ascendente, cerdoso; frondes pi- 
nadas 6 pinatisectas membranaceas, hirsutas 
a. Soros exertos; estipifis apinados ; invoL truncado 6 biden- 

e °"- 1 1 • T > dactylites. 

p. Soros inmersos; involucro patente brevemente bilobo. 



tos 



1. Pirns enteras, brevemente undulado-encrespadas 

k m "»/ — 1 \ 1 2 - T- imbricatunu 

2. Finas lobuladas j cr-nitunu 

»• Frondes ^com^^^estipit^ draques 

marginadas superiormente. 
1. Rizoma, estipites y raques filiformes, herbaceos 




k" 'd : : ' .* H- T. trichoideum. 

I. Rizoma y eshpites robustos ; lamina rigida - - 

15. T. rigidum. 

riles I? FEEA Frondes f6rtiIes diferentes de las este- 

erprtn"/* ¥%" ^ H * : *^«* adscendente v. 
erectc ;./n>arfi^heteroniorphi s: /„«fe ster ili. slipitt 3 



1 14 



-4 ci lata, pmnatifida v. pinnatisecta, segmentis linear! 
oblongis, inciso-crenatis; rachi alata, apice non proli- 
fera, venis liberis; froudc fertili, longe stipitata; rachi 
aphylia; sorts secus rachin biseriatim digestis; indusiis 
pedicellatis, liberis, obconico-cylindricis, ore non dilata- 
to; receptaculo exerto, clavato. 

Hooker. Spec. Fi 'lieu m, T. I. pag. 1 14. Hk. &. Ba- 
ker Synopsis, pag. 72. Feca poly pod ina Bory. 

Rizoma lenoso, erguido d ascendente, cerdoso-peloso en ef 
&P*ce; frondes heteromorfas, las esterikscon peciolode 3-6 cL ; la- 
mina membranacca, 8-i2 ct - larga, se-4* 1 - ancha, oblongo-lanceola- 
da, pinatifida 6 pinatisecta; segmentos linear-oblongos, inciso 
-afestonados, patentes, Ios inferiores con la base exterior subau- 
nculada; nervio medio lampino de ambos lados, los secundarios 
2^3 furcados, libres; raquis alada, Fronde fertil con estipite lar- 
go; raqttis afila; soros dispuestos en dos series a lo largo de la 
raquis, brcvemente pedicelados, libres, indusio obconico-cilindri- 

co, con el limbo no ensanchado; columela exerta, abultada en el 
apice. 



son) % 



Creec in los bosqucs Occident ales de fa region tropical (Javtc- 

$2? EUTkichoMAMES. Frondes fertiles y esteriles 
Je igual forma. 

2. T. membranaceum L. — RJiizomate repente, gra- 
CI K *Mgro-tomentoso; froudc subsessili, membranacea, 
circunscriptiono obovata, v. orbiculata, integra aut varie 
lobulata, glabra, secus marginem squamulis peltatis, bi- 
seriatis cincta; mesoneuro nullo; vends dichotomis, e lim- 
J)i basi flabellatim clivergentibus; sorts numerosis, in 
iimbimargine immersis; i'nvolucro subcylindrico, ore le- 
tter bilobo; reccptaculo vix tubum aequante. 



HK. loc, cit. pag. 115. Hk. &• Bak. Synopsis pag. 

73- Lecauium membranaceum Presl. 

Rizoma filiforme, aplastado, largamente rastrero, adherido a 
Jos troncos de los arboles, negro-tomentoso. Estipites de 3-5 ct ' 
•argos, distantes, asi corao el rizoma y las rakes, negro-tomen- 
tosos. Fronts liquemformes, membranaceas, trasovadas, orbi- 
culares 6 arrinonadas, acunadas hacia la base, obtusas, con bor- 
«e entero 6, con mas frecnencia, irregularmente lobulado, coro- 
nado por escamas orbiculares, peltadas. Nervio medio mdistin- 
« o nub, nervios secundarios desde la base repetidas veces di- 
cotomos, flabeliformc-divergentes, mezclados con venas espunas. 
* or os, numerosos, inmersos en el margen del limbo. Involucro 
ca si cilindrico, breveirenU bilobo; columela exerta, tan larga co- 
m ° el tubo. 



65 

Crtct con bastantc frccusncia en los bosqucs de la region 
tropical hasta 800 metros sobre el mar. 

3. T. p unc latum Poiret. — " Rhizomate tenui, repen- 
te, x\\<yxo-\.o\x\tt<(\\.o'=>o\ frond ibtts subsessilibus, subcordatis, 

v. suborbiculatis, semipollicaribus; vents e limbi basi fla- 
bellatim divergentibus, in margine. crenato-lobulato, nu- 
do, desinentibus; sorts e margine summo semiexertis, 

(1-4); involucro obconico, ore profunde bilobo; 



p.iceptaeulo sctaceo, vix exerto" [*] 

HK. Species Filicum. T. I. pag. 1 16. HK. et Grev. Icon. Fit. t. 
236. Hk. &. Bak. Syn. pag. 74. Didymoglossum punctatum Presl. 

Rizoma delgado, rastrero, asi como las raices y los estipites, 
negro-tomentoso. Frondes remotas, casi sentadas,*aplicadas al 
rixoma, acorazonadas 6 arrinonadas en la base, casi orbiculares 
o trasovadas, de una media pulgada en diametro/membranaceas, 
verdes, sin escamas en el margen, esparcidas de pelos negros, es- 
trellados; nervio principal indistinto; venas flabeliforme-diver- 
gentes; soros en el margen superior medio salientes, casi solita- 
ries [i-4];tubo del involucro obconico, boca profundamente 
biloba, lobulos obtusos, columela setacea, apenas "saliente. 

Crece con la cspecie anterior, pero mncho mas raro. 

T. pustllum. Swartz.— Rhizomate gracili, late 
repente, stipitibusque brevibus, nigro-tomentosis;/fw»- 
dtaus sparsis, lanceolato-oblongis aut anguste obovatis, 
basi m stipitem decurrentibus, tenuiter membranaceis, 
irrcgulariter pinnatifidis; lacimis linearibuS oblongisve, 
dentatis aut smuato-lobulatis, inrachinlate alatam decur- 
™*: US ', . s yP e »°nbus apice soriferis; saris solitariis, 

pit 



Icon. Filic 



ndusiis herbaceis, apice bilabiatis; receptaculo 
isve exerto, 

HLJJL Bak. Syn. 77 . T. quercifolium. HK &. Grev. 

„- /. monianum HK. Icon. pi. t. 187. 

aKSLr±=* ft^SSSSSLT mdos 



[de los segmentos] 



nervio 



[ J Senalamos con comill*,: f" »\ i j . - 
por carecer de los ejemplares de las wJ^L descn P cl ? n ** tomadas de otros 

lS r4- la ^ no P sl * Fihcum por HooKcr et Baker 



a u tores 

Cuando no se note otra 

ooKcr et Baker, Edit. 2, 



66 

sorosen la punta de los segmentos, a dos 6 tres, exertos; involu- 
eros herbaceos, obcdnicos, bilabiados, labios redondos, con una 
linea parduzca en el borde; columela mas 6 menos saliente. 
Crece en los bosques de la region subandina y subtropical. 

5. T. Krausii HK. & Gr. Rhizomate gracili, late repen- 
te, nigro- tomentoso ; frondibus herbaceo-membranaceis, 
subsessilibus autbreviter stipitatis; oblongis, basiangus- 
tioribusautcuneatis; usque ad rachin latealatam pinnatifi- 
dis; laciniis dentatis aut pinnatifido-lobatis; sparse stel- 
Iulato-pilosis; rachi supra subtomentosa; sorts in laci- 
niis superioribus solitariis, plus minusve immersis; in- 
dusiis marginatis, ore subrotundo bilobis; rcceptacula 
setaceo, exerto, indusium aequante v. superante. 

/?. crispatwn; laciniis profunde lobatis, v. pinnati- 
fidis; pinnis rachique undulato-crispatis. 

R izoma tenue, largamente rastrero, adherido al tronco de 
los arboles; estipites muy cortos, [4-6 ml - largos], tomentosos; 
lamina herbaceo-membranacea, oblonga, angostada d acunada 
en la base, pinatifida; segmentos dentados 6 pinatifido-lobula- 
dos, esparcidos de pelos estrellados; raquis con ala ancha, supe- 
normente casi tomentosa; soros solitarios, terminales en los seg- 
mentos superiores, mas 6 menos inmersos; involucre con ala 
membranacea, bilobo en el apice, columela setacea, igual 6 mas 

targaqueel involucro. 

ft. crispatuvi; lacinias profundamente lobuladas 6 pinatifi- 

das, pinas y raquis undulado-encrespadas. 

Crece en los bosques de la region tropical (Sto. Domingo). 

6. T. alatum S\v. rhizomate repente; stipitibus ag- 
gregates, 4 -8 ct - longis; frondibus 6-24*- longis, 2-Q_ ct - 
,a tis, lanceolatis, v. ovato-lanceolatis, 2-3-pinnatifidis; 
rachi undique alata \ pinnis lanceolatis, acutis, ultra me- 
dium lobatis; lobis iterum argute dentatis; textura te- 
nuiter membranacea; rachi et margine piloso; laciniis 

vents lateralibus pluribus, venulis spuriis nullis; sorts in 

sitis; tubo 



fil 



is 2-12, in apice segmentorum sitis; 
patente, breviter bilabiato; receptaculo 



Hk, Sp. Fil /. 123.,.///?'. &. Grezr. he 

***; &, Sak. Synopsis Filic. pa-: ) 

Rizoma filiform c, rastrero; estipites aproximados, aplasta- 
aos, largos 4-8 «., superiormente alados, como las raques y el 
oorde del limbo, esparcidos de pelos estrellados; Idnunas 6-24<* : 
lar gas, 2-9 ct. anc i laSj cartilarineo-membranaceas, lanceoladas o 



67 

aovado-lanceoladas, 2-3-pinatifidas; raquis en todo alada; pinas 
laaceoladas, agudas, profundamente lobuladas, con los lobulos 
inciso-dcntados; sows de 2-12 por cada pina superior, situados 
en el apice de los segmentos internos, 6 de los lobulos supe- 
riors; involucre inmerso, acampanado, ligeramente bilabiado; 
colnmcla saliente, filiforme, 

En la provincia de Esmcraldas ; cole ct ado por Jameson. 

7. T. bicorne Hk. rhiz. breviter repente, robus- 



stipiL brevib., fere, vel usque ad basin alatis; 2-3 
frondcovztev. oblongo-ovata, 5-8 ct - long 



ct. 



lata, bi-v. tripinnatifida, usque ad rachin late alatam 
divisa, pilis raris, potissimun infra in rachi, conspersa; 
lac 1 'nils ultimis linearib. apice leviter retusis; sorts in 
laciniis (praesertim interioribus) immersis, marginatis, 
apice exciso, bicornibus. 

Hk. Icon, plantarum, t. 982. Hk. Spec. I p. 120/ 
Hk. &. Gr. Ic. tab. 149. Hk. &. Bak. Syn. p. 77, 

Rizoma brevemente rastrero, robusto; estipites breves, ala- 
dos casi^ hasta la base, largos de 2-3 ct -, aproximados; lamina 
aovada u oblongo-aovada 5~8 ct - larga, 2-4 ct - ancha, 2-3-pina- 
tifida, esparcida, especialmente en la faz inferior de la raquis, de 
pelos; lobulos lineares, numerosos, escotados en el apice; ra- 
quis con ala ancha, undulada hacia la parte superior; soros situa- 
dos especialmente en los lobulos internos, lineares, ligeramente 
alados por el borde de los lobulos; con el margen escotado, bi- 
cornes; colnmcla saliente, mas larga qne el involucro. 

Crete en los bosques de la region oriental, cerca de Bacza; 
colcctado tambieu por Jameson, ccrca de Archidona. 

^_T-Pyxidiferum L. rhiz. gracili, repente, ni- 

stipitib. remotis, eracilib.. i-6 a - longis; 



^-L^mcuLUbu; supuio. remotis, gracilib 3-1 
supenus marginatis, inferius nudis; frondib 



mem 



, — w w»wv^ 

;uste alatam 



oblongis oblongrisve, usque in rack 

tidis; pmms rhomboideo 



tis, ptnnuhsquc pinnatif. ; laciniis ultimis linearibus. apice 
saepe emargmatis, praeter nervum medium, eveniis; so- 
ns inquaque pinna r -4, axillarib,; tubo plus minusvc 

alato, ore patente, sed vix bilabiato; receptac. filiformi, 
longe exerto. r 



T Brasiliense Desv., T. pyxidiferum Hk. &. Gr 

oynops.pag. 81. * * 

• debile; rhiz. longe serpente, sinuoso;/W^ 
: r membranaceis, semel. v. bis- pinnatifid. : lacing 




68 

lobulatis v. (inferiorib.) pinnatifid.; rachi latius alata- so- 
ns tubo alato. T. debilc V. D. B. 

Rizoma delgado, rastrero, negro-tomentoso ; estipiUs dis- 
tantes, delgados, largos de 3-6*-, inferiormente desnudos, supe- 
normente marginados; lamina membranacea, oblonga 6 aova- 
do-oblonga,>3-pinatifida; raquis ligeramente alada; pinas rhom- 
beo-aovadas, segmentos ultimos lineares, con frecuencia escota- 
00s en el apice; soros de 1-4 por cada pina, situados en los seg- 
mentos internos, [en apariencia axflares], involucro desnudo d 
ligeramente alado; //w&7 ensanchado pero apenas bilabiado: coht- 
mcla filiforme, larga, saliente, 

p. debile, rizoma filiforme, muy largo, rastrero, sinuoso; • 
trondes muy delgadas, membranaceas, una d dos veces pinatin- 
das; segmentos lobuiados, d [los inferiores] pinatifidos; raquis 
mas an< ' an nte alada; involtu vs alados. 

'Greet en los bosques tropica Yes, dc "los Colorado?". 

9. r. axillarc, nov. spec. rhiz. gracili, longe re- 
pente radiculisque crebris, iterato dichotornis, stipitibus- 
que inierms nigro-tomentosis; stipitib. 4-/ ct - longis, sub- 
aricipitib. , ciliatis \ fro nd. ovatis v. ovato-lanceolatis, 2-3- 
pinnatifidis; segment is ultimis linearib., obtusis racliique 
leviter alata, planis aut crispatis; son's axillaribus, libe- 
ns, obconicis, ore ampliato, vix exciso; rcccptaculo tubum 
aequante. 

p. heluoideitm ; rachi laciniisque crispatis latioribus- 
que; soris subpedicellatis, bifariam marginatis. 

Rizoma largamente rastrero, filiforme, como las raices y la 
parte inferior delos estipites, negro-tomentoso; raicillas abundan- 
te s, apenas diferentes de los r/zomas, a veces proliferas; esti- 
/"« largos de 4-7 ct -, comprimidos, anteriormenre surcados, borda- 
y°s en el marge n por tomento negro,, mas denso hacia la base; 
"*»««£ aovada 6 aovado-lanceolada, membranacea, glabra, 2-3-pi- 
natifida; pittas una d dos veces pinatifidas, excorridas en la 
raquis ligeramente alada; segmentos ultimos lineares, obtusos. asi 
como la raquis, pianos d encrespados; soros situados casi exclu- 
sivamente en el segmento interno inferior de cada pina, libres, 
obednicos; boea enanchada, apenas escotada; coltemel* exerta, 
tan larga como el tubo. 

# hclicoidcum ; raquis y segmentos encrespados, mas an- 
c bos; soros casi pedicelados, bialados. 

Especie casi intermedia entre of T. Filicula Bory y el T. 






Pyxtdiferum £, Se distir ic del primero por la posicidn casi 

axilar de los ww, y por el limbo del involucro, que en aquel e 

pfofundament bilobo, con los lobuios triangulares obtusos; en 



gis. sursum 



60 

el nuestro cnsanchado y casi cntero. Del T, pyxidiferum, di- 
fiere por los estipites alados, tomentoso-marginados, la raquis con 
alas anchas; lamina mas gruesa, soros solitarios en cada pina y 
apenas marginados. 

Crece la forma normal en los bosqnes templados y calientes de 
N am gal y de "los Colorados", la forma ft en la region andina 
cercade Papal lac t a a la elevacion de 3500 metres. 

10. T. radicans Sw. rhiz. longissime repente, fu- 

liginoso-tomentoso; stipitibusque remotis, teretibus, le 
viter marginatis, brevissimis aut ad 10-15*- Iongis;/nw- 
dib. e basi truncata, ovali-oblon^ 
3 : 4; ,c - longis, io-i5 ct - latis; subglabris, intense viridib 
hipmnato-pinnatifidis; text lira firma; rachi tereti, an- 
guste marginata, sursum, ut racheolae, alata; pinnis bre- 
viter pedicellatis, in axillis sparse squamulosis, lanceolatts, 
subfalcatis; pin mi lis subrhombeis, pinnatifidis; laciniis 
plus minusve profunde excisis aut lobulatis; son's in laci- 
marum axillis, liberis aut breviter alatis, limbo patente 
subintegro; columella exerta, tubum parce superante. 

1 spccwsum Willd.; T. radicansHk. sp. I. 125. 
Ilk. &. Bah. Syn. 81. r 

HnnHo !l '?T ""Z hr - g0 ' raStrer ° 6 tre P a dor, robusto, tieso re- 
Is td 1 Pa , rtCS • J ° V J eneS ' fuli g^o S o-to m entoso, en las adul- 

l^i^ ?n^ P \ • rm,S ' desnudo; ^^ «uy distantes; estipites 

truncada^ ?""£' ™ Y C ° rt ° S 6 de ^S*>\ Idminas con base 

s^^^^is^rt , hacia arriba ' iar§as3 -* dc -' 

oelos h rw v n Consistei } tes > durante la vernacion cubiertas de 
do n en am -f 7' T tarde C ° n P dos m ^ co ^s y arrima- 

STSSStaSii k ardba ' aS1 ' COmo las V'/M alada; 

^ • a, stanteb alternas, brevemente pedicelladas licreramente 

'-las; ^Sta^,^ ™ boidal ?. P ; -" fi - 
escotadosd bifidos 2™ Z I ' , ° T" os P™fundamente 

o breven, alados Lf obcdni £ e^ "do '? S ^'""' to ' libreS 

cntero, asalviilado; «/,«;,& "xerta ™ ' pa , te " te ' CaS1 

La forma mi °"! erta ' P oco ma y°r que el tubo. 

■argamenns,,>"d as d HnTTf '^O" ' tiene Ias fro " deS 

plares es hipocra erimnrfn I " nbo . del '"volucro en nuestros ejem- 
del r. ancffs Hk eoto/'*" ™ m ?^™<te entero, como el 
nientes de Rio iLirr, In^ reC ' b ' mos del Sr - B ^er, prove- 
y la columela micho m'as ,a'rea " ergUid ° >' "^ente bilobo 

C rra- en la rcgii,, trepicZl 'occidcnM. 



70 

ii. T. dactylites, nov. spec, rhizom. breviter re- 
pente v. adscendente, setoso-piloso; stipitib. aggregatis v. 
remotiusculis, rigidis, subtriangular. , supra planis, 5-io ct - 
longis, setuloso-pilosis;/r^W/^ lanceolatis, pinnatis car- 
tilagineo-membranaceis, sparse pilosis; pinnis ligulatis, 
basi limbi libera, truncata aut plus minus ve rachi adnata, 
inferioribus reflexis, superiorib. mediisque patentib. ; ve- 
nts adscendentib. , ter cuaterve dichotomis; rachi apicem 
versus marginata, deorsum libera, pilis intertextisj to- 
mentosa; saris in apice pinnarum pluribus, digitatim ex- 
ertis; indusiis subcylindricis, ore truncato, aequali, v. 
bidentato; receptaculo exerto, indusium superante. 

T. digitatum Sodiro; Recensio Cryptogamarum etc. 
P a g- 4.. Nomen immutavi quia prius iam a Swartzio 
bdhibitumfuerat. 

Rizoma lenoso, ascendente 6 erguido, cubierto en la punta 
ae pelos cerdosos, negro-parduzcos; estipites mas 6 menos den- 
sos, ngidos, largos 5- io ct -, casi triangulares, anteriorm. surca- 
aos y aplanados, hacia arriba no alados, cubiertos de pelos cer- 
dosos, entrelazados; lamina lanceolada, larga i8-20 ct -, ancha 
4;7 C -, algo angostada hacia abajo, membranacea, pubescente, 
pmada, superiormente pinatifida; raquis libre 6 ligeramente ad- 
nerida con la base de las pirns; pinas liguladas, las inferiores, 
reducidas, reflejadas, las superiores casi horizontales; en los ner- 
vios y bordes con pelos cerdosos, en lo demas lampinas; enteras 
un duladas en el margen, obtusas en el apice ; venas ascenden- 
ts bi-o tri-furcadas; sows 5-9 en el apice de cada pina, fla- 
belato-divergentes, libres 6 ligeramente inmersos en la base; in- 
volucre cilmdrico, limbo truncado, igual 6 ligeramente bidentado; 
columela saliente, dos 6 mas veces mas larga que el tubo. 

Crete en i os fosques tropicales a 900 metros; cere a de la con- 
fluencia del rio Napa eon el Pilaton. 

12. T. imbricatum, nov. spec. (1). rhizom; brevi, 
e fecto, robusto, setoso; stipitibus congestis, subcompres- 
sis, apteris, setuloso-hirsutis ; /rvndibfs e basi plerumque 
J atiore, lanceolatis, membranaceo-cartilagineis, hirsutis, 
Pjnnatis; pinnis approximatis, subimbricatis, ligulatis, 
ob tusis. basi inferiore libera, cordata, rachi incumben- 



superiore pinnarum superiorum rachi adcreta 




mo^ril .^nuestro oposcob '-Jtecensw Crvptog.unantm ttOcnlatttm &>*»* 

cot ^ j * la P r «ente especie al T- irisPum L, Sinembargo, despufe de baber 
eiemni dete n>Janicnte las descripcioaes de varias autores, creemos que nuestn 

jernpiares nos autorwan para estabfecer otra especie, cuyo nombre lo deducimo 
aela !^ uSnimttua de las pimx 






— 71 

gi'ne integris, aut undulato-crispis; venis 2-3-(pinnarum 
inferioruni pluries)-furcatis; rachi semitereti [ut pin- 
nae] fulvo-hirsuta, superne alata; sorts versus apicem 
pinnarum sitis, in quaque pinna 7-12, obconicis, immer- 
sis, ore patente, leviter bilobo; receptaculo exerto, indu- 
sium superante. 

Planta epifita, pendula de los arboles. Rizoma muy corto, 
robusto, cubierto con escamas cerdosas; con muchas raices ro- 
bustas, negro-tomentosas, (caida la epidermis) surcadas por mu- 
chas estrias; estipites numerosos, agregados, debiles, canalicu- 
lados en la parte inferior y cubiertos de pelos largos y cerdosos, 
frondes pendulas, endebles, cartilagmeo-membranaceas, hirstitas, 
pmadas hacia abajo, superiormente pinatisectas;//;/^ aproxi- 
madas, mas 6 menos empizarradas, obtusas, con la base inferior 
suelta, auriculada, tendida sobre la raquis, la superior mas 6 
menos soldada con la raquis, en el margen casi enteras, algo en- 
crespadas; las inferiores comunmente mayores, a veces menores, 
algo reflejas, linear-lanceoladas, falcadas; venas dos 6 mas veces 
dicotomas; raquis semiredonda, libre, superiormente algo alada, 
asi como las pinas, rojizo-hispida, soros colocados en la parte 
superior de las pinas, 7-12 en cada una; involucres obconicos, 
con el Umbo pat ;nte, ligeramente bilobulado; columela saiienfe, 

abultada en el apice. 

(A veces hacia la mitad presenta los rudimentos de un se- 
gundo involucro). 

. 9 Crece at los basques de la region tropical cerca de " los Colora- 
aos , a 400 metres de elevacion. 

13. T.criniium Sw. "stipitibus aggregatis v7 tc> 

ongis, gracilibus, villous; frond id us 5 -8«-1ona-is io-i S mt " 
latis, ovato-lanceolatis, v. lineari-oblon ? is, bipinnatifidis; 
jnnms ad rachm fere divisis, inferius ovato-obWis, fe- 
re usque ad medium in sea ^_ t 

textura membranacea, superficie Taxe 



d 



2 "*** tenuibu* venulis lateralibus pinnarum or- 

dinanesemelfurcatis; saris terminalibus in quaque fi» 
Z t l ™lt^ VC > tub0 im ™ ore ciliL, patente, 



bilab 



Paget' SpU ' FiL L pag - I3I; m - & - ***- &*• cit ' 

das 6 Hnea?«ohlnn , K- n - Ch ^ del0 - I S mL » aovado-lanceola- 

en segments anchameate lincnres; consistencia -mem- 






72 



branacea, superrlcie ligeramcnte velluda, margeti apestanado; 
veuas tenues, venulas laterales dc las pinas ordinariamente una 
solavez furcadas; soros en cada pina 1-2, terminates, tubo in- 
merso, Umbo patente, apestanado, apenas bilabiado. 

14. T. trichoideum Sw. rhizom. tenui, longe re- 
pente; stipitib. subnliformib., 4-io ct - longis, nudisrachi- 
que glabris ; fronde herbacea, flaccida, glabra, circunscrip- 
tione subelliptico-lanceolata, bipinnato-pinnatifida; pin- 
ttis iterato-dichotomfs; segmentis ultirnis anguste linea- 
nbus ; ^ rachi pedicellisque pinnarum teretibus, exalatis; 
sons liberis pedicellatis, obconicis, ore ampliato, subtn- 

tegro; 1'cccptac. plus minusve longe exerto, saepe longis- 
simo. 

T. trickoideutn Hk. &. Grev. Icon, Fil /. -199. Hk. 

&. Bale. Syr.ops. Fil. pag. 85. 

Rizoma y raicillas filiformes, negro-tomentosas; cstipitcs 
distantes, muy cortos o alargados, casi rollizos, articulados en la 
base con el rizoma, asi como la raquis, lampinos; fronde her- 
bacea, endeble, lampiiia, casi eliptico-lanceolada, bipinato- pi 
aatifida ; pinas alternas, repetidas veces dicotomas, asi como las 
pinulas, brevernente pecioladas; peciolos y raquis redondos r 
^pteros; scgniattos liltimos linearcs; raquis primaria, filiforme, 
casi redonda, marcada en lo.s lados por una rayuela parenqui- 
niatosa; soros 1-4, rams veces 6, en cada pina, situados en los 
segmentos internos; involucres libres, pedicelados, obcdnicos, 
Umbo ensanchado con el margen apenas bidentado; colmnela sa- 
liente, setacea, mucho mas larga que el involncro. 



Crece en los bosqncs subandinos y subtrop 
asz oriental como occidental, kasta 2300 mctros s. m. 

15. T. rigidum Sw. rhizom. breviter repente, ro- 
busto; stipitib. aggregatis, teretib. rigidis, subglabris, la- 
minam aequantib. aut supenntihm; frondib. subdeltoi- 
deo-ovatis, apice acuminata v. obtusis, bipinnato-pin- 
natifidis; textura subcoriacea; pinnis e basi semioyata 
lanceolatis, iterum pinnato-pinnatifidis, laciniis ultirnis 
Knearibus, inciso-dentatis; rachib. (primaria et secun- 
dariis) infra teretiusculis, superius leviter marg'matis ; so- 
ris axillaribus, mimitis, sessilibus; tubo iibero, leviter 
alato, ore vix ampliato; rcceptac. setaceo, exerto. 
n T. Mandioccanunt Raddi. Sturm., in Mart: FL 
Brasil. Vol 7. parte 2. pair. 268. et. T. rigidum Id. ibid., 

*4w. Hk. Spec. Fil. L pag. 133- #*• & - BaL S > m0 ^' 
Filic pag, 86. 



4 



Ktsotua lenoso, brcvemente rastrero; cstipitcs aproximados, 
robustos, i5-20 ct - largos, inferiormente rollizos, superiormen- 
te ligeramente marginados, negruzcos, rigidos, casi lampinos; 
frondes deltoidco-aovadas, acuminadasjti obtusas en el apice, bi- 
pinado- pinatifidas; consistencia casi coriacea; raques (primaria y 
secundanas) inferiormente casi rollizas, ligeramente margina- 
tlas hacia arnba; pinas lanceoladas, con la base inferior acufiada, 
la superior paralela a la ragttis, brevemente pecioladas; ^/wsitua- 
dos entre los segmentos de las pinulas, oequenos, sesiles, con el 
tubo l.bre, cas. comprimido, ligeramente bialado ; limbo conver- 
ge, apenas bidentado. 

Crece en fa region occidental, entre 400 y 800 metros. 



Genus 2. Hymexophyllum. L. 



Sort 



™nW m , ar 2 maIe ?' l imho Plus minusve immersi, aut 
exert,, mvolmrum inferum, textura frondis, plus mi- 



integris 



profunde bilabiatum vel bival 
Snrmf * Iadniatis; ^ptaculum elongatum, cdu- 
art Tp,; eXSertUm Vd indusum; ***** orbicu- 
^erso lato instructa, apice .rregulariter dehiscentia. 

tremitdT lofsei™' ^ "* 6 menos *«ndidos en la ex- 

menof prot ime^tbtdo ^^T *T^ f "^ "* ' 
leza que la fronds M/.° ° 2 ' v ' alve , dela misma natura- 

das, mis 6 menos ^Z/**™' dentadas 6 ^iniadas, aova- 
incluso d saline de7&^' ^^ -lumeliforme, 
biculares, deprimidos „J„S ' *sp°rangios ordinariamente or- 

anillo n^^^^J"^***? ^ el «ntro, con 

r*u, que se abre irregularmente en el apice. 



CLAVE DE LAS ESPECIES. 



I 






padas). 



a 



denticuladas. . . . .. . [ . ' acunad °s; 1 



frondes 



tifidas. 



frondes 



if, 



/> 



74 

nuosas en el apice 2. H. myriocarpum. 

/?, Estipites apteros; raquis alada superiormente; soros 2-12 
por cada pina, 

1. Invoiucros partidos casi hasta la base; vulvas orbicula- 

res, 6 aovadas, enteras 6 dentadas 3. H. poly ant kes. 

% Involucres partidos casi hasta la mitad; valvas orbicula- 
res, enteras 4. H> andinnm. 

»• Involucros trasovados, partidos hasta la base; valvas lo- 
buladas y encrespadas en el apice; raqucs y pinas inter- 
rumpidamente aladas y encrespadas 5. H. helicoideum. 

ۥ Frondes mas 6 menos velludas, a veces tomentosas. 

&• Estipites alados casi hasta la base; raquis totalmente alada. 
«, Frondes aovadas, 6 aovado-lanceoladas, hirsutas; valvas 

orbiculadas, hirsutas, largamente apestatiiadas 

m m 6. H. ciliatum. 



( Continuard) 



I 



(0 



CONSIDERACIONES GENERALHS 



SOBRE LA MEDIDA DE LAS AGUAS 



K 



ALEJANDRINO VE K$C 



IKGgXlEfcO CIVIL v PfcoFESGK DE U (JNIVERSIDAt) DE QCfJI 



(Conlinuacidn 



Be Jo que precede se deduce, que « bat tmidades en far 



</ 



S^fr^i^ al ^ una diferencia ha de 

aquellas unidades y las que se emnlean ^ W, 



ftro v las d 



m 



introditeir^f r? mP °f° *".!! com P li <^ k« operaeiones col 



_ de 

Intre 



=«£" * 2 " «ssr«sas 



asunto «;«mT;fi„' i ' ™ louw «» umaacies en un misino 

-uced^nTf -i 1 ? «??*"»"» antes que cotnplkarlas: tal 

^ucede con las unidadps rM 1o on o n oj , , F"^«" «*. , _ 



nidades del 1?, 2", 3? r &. 6rdcnes del 



por 



- »—^w vuuwuy se ve c 
nca una cosa semejante. 
Como en la 8 



estud 



ocasion 



una idea clara £ UY°? ^ escnblm <- <«* proponents dar 
u_ v ?' »»stiremoe aleo mas acer™ ,1<? U ,Kf ' :~ ™h-p 



de la rlif. 



76 

■o lempo, ' \; 10s hefilios pxuc cos quo pongan do' 

ni&miiesto el i > c to qi procsJIS el Oongreso de I §86, al 

la ley que fijo la mi 3 para las medutas dc distribution. 
0:1 este fin nrocederemps do la. siguiente manera: 

I?— En la (]eterminacioi) de up volutnen liquido quo corre 
con seooion yvelpcidad fijas, y con independencia de lavoluntad 
del ludrom* ca, oiXdraci ? que <; oatitnyei 3 r la afo- 
ro recomcmmn , no a ... .... pa, alguna, 

wgup lo homos man >tado en el p?JU)G: mas, en fiiar, a vo- 
Junta*!, vpliiraen y. veloexdad para u niinar la seccionj 6 en 
establecer voluntariamentf 6sta y la velocidad para calendar el 
volumen, opera ci ones que constituyen las r.iedidas de distribu- 
tion, hay mucno ^fe arbitrario. En aquellas medidas los ele- 
mentos del caso que se presente son constitutes, por lo menos si 
se tiene en euenia la aecion actual del bidroroetra; en estas, di- 
ekos elementos pueden variar por esa voluntad; pero lo que es 
por naturaleza const ante, es por necesida 1 diferente de lo que 
puede variar por acto de voluntad. Y de tal man era es due* 
rt'iite que, si intervienen dos 6 mas hi drortretras y no bay nada 
njo de antemano para las segundas medidas, mientras diclios 
peritos puedt u estar de acne: lo en el resnltado de las medidas 
primeras, pueden sacar diferencias bail}' notables en los nume- 
ios que expresan los r esultados de las segundas, y esto refirien- 

'!os(. a. un.mi o volumen aforado 

Ahora Men, tales diferencias se ban presentado en U Re- 
publics del Ecuador, con grave perjuicio de la propiedad indi-' 
yidual; y entre varies hechos de esta naturaleza, referiremos ei , 
siguiente,, que es notabilisimo, priucipiando pordecir que, entre 
nosotros, la unidad de distribueion, antes de 1 886, era la anti- 
gua paja.. PE acta, ■ ccicn cuadrada de una pulgada de hdo; y, 
como determinado uno de los elementos de la unidad, quedan 
dosotrospor deterniinar, uno de los etudes' nuede set arbitra- 
rio, la velocidad por ejemplo, con frecuencia al volumen de 
dicba paja, cada practico asignaba el mimero que lo parecia, Esto 
supuesto, acontecio que uno de dos propietarios debia dar al 
otro cierta cantidad de gguas 6 su valor en dinei-o, a razon de 
treinta pesos la paja, habi< i en consideracion el caudal total de 
las aguas que corn': i por el fundo del primero; cada unode los 
propietarios norabro su peritoy J;, co eictrana, estos, quo mi- 
oieron al mi; no tiempo dicbo caudal y estuvieron de acuerdo 
en los resul tados obtepidos por 1 - medidas de afor0, discrepa- 
ron extraordinarianvente en las inedidas de distribucion, al em- 

plear la unidad paja; pues, mientras ei uno obtuvo en la medi- 
<ia side mil, poco mAs 6 menos, la operacion del otro produjo tm 

w#6 cosa parecida : la diferenc t'ue de seis mil pajas; yse 
traducia. ppr 18Q0U0 j m 144000 sucres la ganancia o per- 
tlida indebida, que la fa]ta de acuerdo entre los practicos ongi- 
u aba para uno u otro de los propietarios. Supuesta la buena 



a 



fe de dichos practicos y existiendo ya, con caracter obligator^ 
en la Repiiblica, el sistema metrico, se infiere, que para evitafr 
el perjuieio en las medidas de agua, no es suficiente fijar como 
unidad el metro cubico 6 sus submultiplos por un segundo: 
mientras, con estas anidades, hubo y puede naber acuerdo en 
las medidas de aforo, falta ese acuerdo en las medidas de distri- 
bucion. Luego las dos clases de medidas, al tratarse de la. 
aguas, son operaciones muy diterentes. 



2? — En las medidas de aft 



puesj 



i dos peritos liacen juntos las operaciones del caso, al obtener 



V 



lo mismo obtendra el otro, a menos de negar el criterio de los 
sentidos: en dichas medidas los practicos, que proceden con 
buena fe, han de estar, necesariauiente, conformes. Mas, 
en las de distribution la cosa es diferente; pries, si los peritos 
estan de acuerdo en la seccion que debe producir la cantidad 
concedida en venta, arrendamiento, etc., pueden no estarlo en 
ciuinto al volumen que a aquella corresponde, porque, en 
la unidad de medida, para una misma secion, resultan diferen- 
tes gastos segun las presiones u otros elementos que se le atribu- 



Yan (1): el 



pendera, para cada un<s 



II... . ~ vvj/vuui-.Uj |"«« VHUIV »»••• ■-, 

del uneio que se haya formado acerca de las condiciones que* 
a su modo de ver, mfluyen en el paso del " 

MAn ^.«>1« T _* "l 1 l r% . 



cion dada. 



fij 



&ien acontecer que los practicos, aunque procedan con buena 
te, asignen, sin llegar jamas a un acuerdo, valores diferentes 
nara la unidad en las medidas de distribution; por lo cual resul- 
taran diterencias enormes, aunque ilusorias, en los resultados 
de estas medidas; y esto fue lo que sucedio en el caso antes 
meucionado, acerca de las m<l y siete mil pa j as, porque, en nues- 
tro pais, a la unidad, para tales medidas, cada practice atribuia 
direrente.s valores cuantitativos; y, como esto viene desde los 
^empos de Maricastana, no hay otro medio, para evitar esas 
STST? dlfer r c f s en los resultados, quo tijar de una ma- 
SSImSE ^ el i r ° lu ? 1 en W« corresponde a esl unidad, paja, 
Xl^ 2? " ^\ h ^ y *g6* la cual, de mas de un si- 
aee™ £?\ ? ' Se han ^ echo las transacciones que han versado 
Sr4n \t* agUaS ' 6 ° tr0 modo ' semejantes diferencias 

nado 7 pre ? -P Ues > P 02 " contratos antari™™. » h*« cli- 



que 



J/SSr r lgmar f lnmm ^ables litigios y reclamacionei 

na delfiS T^ ent - re lo * Practices, produciran la rui 
nade las fortunas de unos ciudadanos con benehcio iniusto d< 



aientemSte l^r J^™^"** de nuestro pais r indepen- 
___^nte de la unidad que sirve para las mefaZ de aforo, 

ci ? ntlfic 05te6rkos: C desSsSi!l C T Veilie ? te desa parece con s61o con in l* 

aespues daretnos la proebe de esta ver< 



D 



<S 



debe existir otra unidad 



fija, 



cierta, determinada y capaz de ser aceptada obHgatoriamente : 

solo asi desapareceran, corao lo hemos dicho, esas diferencias 

ilusorias en los resultados de unas mismas operaciones, y que 

sin embargo, se traducen por perjuicios reales en la fortuna indi- 
vidual. 

162. l*a unidad paja en las medida* de di«f ri- 

bucidn, eoiuo lo era ante* de 1 886 — Pero no se crea qm 

solo en la Repiiblica del Ecuador se lian verificado las singula- 
ridades de que hemos Leclio mencion en el n? precedents : 
pana, naeion muy inas antigua, deplora, qukas hoy dia, snce- 
sosanalogos; pues el Sr. Marcial de la Oamara se express 
en los terminos siguientes (1): "Muchas de las euestiones que 
se suseitan por las distributions de aguas reconocen por causa 
principal la falta de una unidad de medida conocida y que no 
mduzca a error; de la que se sirve en Madrid esta tan poc<> 



Es- 



ueterminaaa, que con ei mismo 
rente cantidad de agua los que 
El real de agua de ciue en Madi 

funda 



h 



se busca; el real de agua y sus multiplos estribah en su mag- 
nitude siendo asi que no es esta la sola que influye en la canti- 
dad de agua que puede saiir por un orificio dado en un tiempo 
determinado; la disposicion del deposito, la altura del liquido 



otras causa s 



de reposo del 
lad de varios d 



rifi- 

v 



cantid 



ficios del mismo diametro y en el mismo 



tiempo dado; de consiguumte la unidad mas convenknte es la 
( m se funda en la cantidad de aqua a que dSpaso un orificio en un 
ttempodado. etc." 

ST 
e pregunta ahora: por que en Espana y el Ecuador ha 

h.aWo log mismos iuconvenientes en las medietas do distribu- 
tion de la.s aguas. Porque en Espana y el Ecuador se ha su- 
puesto, que con solo determiner la dimension del orificio, sin 
otras condiciones, pasaba siempre por el, un mismo volumen, lo 
cual es tin absnrdo a todas luces: en efecto, basta variar las 
prof undidad. - en que se lo situe, bajo el nivel del liquido en el 
<iep6sito, para que salgan diferentes volumenes, como se de- 
JJjpstrara despues. Y lo mas extrano es que, en nuestra Bepu- 
b «ca, antes del afio 1 886 ni siqniera se penso en eliminar la 
absurda practica que acogia a quelle; porque es evident*. qu< 
n jando el volumen con h cm-unstanciasde presi6n, espesor di 
Pared, &* que pu len com ponder ft esa unidad introducida 
'tesde tiemno inn.,. ...»,, ,■]■,) novo! mismo hecho se declaran di- 




ObracUi », , g, 4J,,, L .,ii, de 1871. 



7!) — 

ferentes los volumenes para distintas presiones, que es lo ra- 
tional. 

A la verdad, los practicos, cuando querian colocar el orifi- 
cio de unapaja, que era por tradicion una pidgada cuadrada, he- 
cho el deposito de distribucion, situaban tal oriticio, ya circu- 
lar, ya cuadrado, ya rectangular, segun lo que cada cual juzga- 
ba, a la profundi dad que les parecia conveniente, suponiendo, 
in duda, que la variation en las presiones no alteraba el gasto. 
Con semejante practica sucedia lo que en Espana, que con el 
mismo dcrecholos compr adores 6 concesionarios particqmban de dife- 

/ de volume* por unamima unidad: ya se ve que esto es el 

cohno de lo absurdo. 

Nada hay de exagerado en lo que decimos; pues, por lo 
latos tradicionales que escrupulosamente liemos recogido, y 
per las escrituras antiguas sobre contratos de agua, que liemo 
eido, se deduce, que en nuestro pais la unidad de distribucion, 

la mfa de agua, tenia por niultiplos el riego, el molino y el b ', 

en la forma siguiente: 



m 

Buey MoU>ws Ri eg0i p a J at ^ [/„ b«ey era la seccidn de i vara cuadrada. 

i Molino " " " a i ptecnadrado. 

I = 9 = 36 =1296 y 1 R iego «« t , «. 1 : de vara cuadra.!.», •> 

= 4 = 144 J sea on oritkio cuadrado, de teis fnlgatks de 

1 = &) Jado. 

SlXA Uada? fi • SaWa ?' res ^ ct0: la definici,',,,, al ex- 

Si; tZI, or,fi / , °' nada aecia ' una ™ z «p» '" **■* 

Zadll IT mifiC, ° T^ alente al *«*»* ?«« *« m 

tampoco se ™hi» 1]\ 1 ^ • , P a J a en cuanto al volumen, 

paja y sus multiplorsTSa TT ? ' POr<1UeCOnlaUnlaa 1 

absurdas one <u» «««£« • % , man sen tido 6 eran medidn 

Tal em el es^ T entenderlas m conoserlas. 
el Cong eso le 1 88fi U T"*'** antes < ]e la ^ <1™> «*** 
dad la & Iu?a detenl^- " T Se "™*tuy6 ilArbitmrie- 



fin, de 



una practica enim'ricn J ™ j- • L J; H Ja r utma, en tin, ae 
~- em P lnc ^ ^ procedimiento que dicta la razdn cien- 

it ;., on en la i . , ,| e . ,„, 



so 



itica. la era tiernpo, en verdad, da poner un coto a tan to 
abusb: el pais progresaba, habia c buses especiales para ingenie- 

dada, los profesores no hab 



-abido lo que, al respecto, debieran ehsefia? a los aluronos. 




veces mgemeros nombrados para avaluar perjuicios 
oeasionados por indebidas privaciones de pajas de agna conce- 
baas, no sabian la manera racional de proceder, porque, coma 
se ignoraba el volumen de la unidad paja, no se podia fijar et 
numero do las que bastaba para el rtego de la lieciarea! Des- 
de la ley de 1 886 todo es claro, cierto, manifiesto, y no con ar- 
bitrariedad perjudicial a contratos anteriores, sino que la deter- 
mination se apoya en hecbos racionaJes que, como lo expondre- 
mos a poeo, se podfan suponer antes de la ley mencionada, pe- 
ro que, las mas veces por capricbo, no se aceptaban, y se deja- 
ba en pie la trementbt mcertidumbre. 

163. C&racteres que defoe tener la unidad en 
la* medidas de distriSnieioiB.— En esta clase de medidas. 



en 



vida social, la unidad debe tener los signientes caracteres: 

1? — Estar en armonia con la naturaleaa de las cosas que han 
de nudirse. Esta eualidad se enuncia en las ciencias matema- 

ticas diciendo, que la unidad ha de ser de la misma espec'te de la 
inaftnitnd determinable. Contra esta prescription pecaba la anti- 
gn&paja deagua del Ecuador; pues un cuerpo T el agua 7 se pre- 
tend ia niedir solo por un orificio 6 seccion, como era esa anti- 
gjoa paja^ segun lo Iiemos indicado en el numero precedents 

Al contrario, la unidad definida en el Art? 2? de la ley vigente 
dice: 



"I'aja de agua es el volumen que fiuye en un tiern- 
po dado, por un orificio circular de dos centimetres de > dia- 
metro, practicado en pared vertical, cuyo espesor es de diez y 
«ete milimetros, v con la carga de cuatro centimetres sobre el 
centre del orificio indicado. »■ 

"5 es roanificsto que este -irticulo define xm volumen, por- 



que son 
puertas 



volumenes las aguas que salen por los oriticios o com- 
de distribueion, v que exigen medida, en los multiples 
;l sos pr-'icticos de la vida social; es sabido, tambien, que tales 
fguas, en dichas suposieiones, aumentan 6 disminuyen, en vo- 
lumen (\ *a».l«i - '.- l™ ™„,i;,.;™*e dA los orificios v las pre- 



segun 



U 



^s sobre los bordes 6 centres. Por lo visto en el n'.' 161 de 
1 Libro, en las medidas de distribueion entran, como ele- 
»tos esenciales, volunwn concedido y semm por donde pasa. 
^go la unidad, para esta clase de medidas, debe contener 
l0 « fflismos elementos. Y como la ley trataba de ivjar la urn- 
fad en hs medidas de distribueion, porque los pleitos se suscita- 
fan por falta de las aguas pactadas, consecuente con la natura- 
Jfe za de la cuestion am debia arreglarse, el Congreso procedio 



81 



' [enti 



expire indola en volumen y section 



dida; 



da 
ni 



l)e este modo aparece que el Art? 2? citado, esta adecua 



pod 



sabios ni de lo que, en todo tiempo, se lia practicado en el 
nnmdo. Y sou tan ciertas nuestras afirmaciones, que el Sr. 
Marcial de la Camara, segtin lo expuesto en el n? 162, al estu- 
diar las condiciones particulars de la unidad en las inedidas de 

distnlmcion, dice: " de consiguiente . la unidad mas 

convenient.' « la que «e £unda en la cantidad de agua (VOLU- 
MES) a que de paso un orificio (seccion) en un tiempo dado 
(TIEMPO DED-UBACION PARA EL GASTO), etc."? y este tiempo 

en nuestra ley se determina por el Art? 3? ' Vease, pues, 
como un autor, especiahsta en el ramo, exige, como requisites 
en Ja unidad, los elementos que ha introducido nuestra ley. 

Ademas, hasta ahora no se ha dado una unidad para las 
medtdas de distribution, sin definirla en cuanto a orificio y volu- 
men correspondiente. La pulgada de Fontane.ro es un ejemplo 
tte esto; porque, todos los autores que de ella se ocupan dicer,. 

iS-itS"" 1 ? ma ? 6 'T? 08 seme i»ntes, que es el wfamen, iffuah 

iy UJ metroa cubicos (bien que los tratadistas difler.-n en peque- 

na cosa al serialar la cantidad), que pom, durante 24 haras, par 

m orificio circular de una pulgada de duhneiro y eon la PEE- 
SloN de una linea sobre el horde superior del mismo orificio : evi- 
dentemente la unidad esta definida con orificio y volLen. De 
k gnza o pulgada MILANEZA se dice, q ue es el Uumen, igual a 

lnZ,h!r S L *F ^r^rmde un seguhdo, por un officio rec- 

^ 9l t\- mCl ' lh ^*« milanLs v euatro de altu- 
>«. contiene. como so ™ m.,7?,.^ t ^r, r^ 



~. — ^ wwwi utr m oora 
principio de este Libro. 



ficio y volmnen. El REAL Font 
nido tambien con orificio y volume: 

Sr. Andres Llaurado, indicada al 
mismo 



]HRmnv Ml T mismo se observa con la PLUMA 

t^^TJu ^ ^MATARo; y tambien puede decirse 
que sucedio « h ant.guo, con la onea de agua ROMAN a. 

J 816 I nrl™ at l Pw?ny i ° Uando el 23 de d^embre de 
iff j/H5 \ h , A Sdemia de Ciencias de Pan's la austitu- 



-- „ «^ vyienuias ae i- ari ^ la suSDIUi 

lwr H,^inn« »„♦ *ontanero con el modulo de agua, Hamad 

2S2fri!2^ CUal se in t~du,ia una nueva uni- 
niitar quel ™b el 8Btema ni « triw > «**»d, <W*e8 de ma- 

ano de 1817 T (C ° nSta de la M «*">™ de la Ac.-ulcu.ia, 



por i 



(1 



1"!; . , .? ro P^°- s «-i»ao, en ,1 aparato de .£ 



cargado .so- 



]>re su centro de 5 (I) centimetres de agua, veriticaudose la m* 

a milimetros de longitud. " (2) 
Be ve que esta UNIDAD DE DLSTRIBUCION esta defmida con 



por un tubo adicional d 






liocerse. 



de 



fdc il 



tematicamente debe teller la unidad, eiertos caracteres quo se 

relacionan con la vida practica de los pueblos y las necesidades 

de los individuos. Pues, si bicn la unidad matematicamente 

es arbitrarktj esta arbitrariedad tiene un iimite considerando el 

aspecto economico do la cuestion. En efeoto, se presentan ca- 

sos que requieren cierta magnitud en la unidad; porque, si la 

tonelada de mil kilogramos, por ejemplo, conviene a la mira de 

los armadores, habido en consideracion el.comercio maritimo, 

una unidad mil yeces menor originaria mdltiplos demasiado 

randes \\ por eso, molestos en la expresion y en los calcu- 
lus. 






d 



medida, si so emplearau unidades demasiado grandos ; porque, 
tratandosc del agua, por ejemplo, v segun lo hemos mamt'esta- 
do va (n? 161). en la ffeneralidad de las provincias de nuestra 



adquisicion para la mayoria de las fortunas, por ser el agua 
niuycostosa; a. si las fcransacoxones se liarian por submultiplos 
o fracciones de unidad. con lo cual dicba medida (el metro cu- 
h *co), llegaria a ser inutil. Lo mismo puedo decwse aun del 
fro por w segundo, 6 sean 86 m - cub - 400 en 24 horas; puea 
tay muchos lugares donde la cuarta parte de esta medida im- 
ports cmtenas de pesos; y de aqui, el que se compraran o 

trrendaran fi-ac ion* de hi unidad Wo.' en Quito y sus cer- 

'nias sou fre i te los conti ttos sobre agnas, en la cantidad 
de veiate 6 cuar< ;., metres cubicos por vemticuatro heras. 
bn el s. jundo caso, a saber: uu metro c&bko. 6 cosa pareoda, 

oaw unidad en veinticuatro horas, ya lo hemos dicno, las 
tonsacciones se harian, de ordinario, por multiples muy gran- 
*»i pues, un metre mhko en el tiempo mdicado, equnaie a 
0-011574 de litro por un segundo, numero muy pequeno paia 
&r tornado como unidad. ■_ , ^.i M 

, La circunstancia de ser notorm la medida, co iitorme ' il » 
Mwter que est udiamos, exige se tome como tal to cantidad quo 

** con mas frectwmcia demandada ; la one, como termino de com- 




I ) Hay an errot ic impreuU : debe leerse «*£ «*' ^distribution * eau. 
, ») " • nti, en dernier rdsultat, le double de 1 tin t« djd» tnbut o n 

T^ je prop 5e ta donne, dans V appareil de jauge par an oni^ «« 

ntlf « ei Karg ar n centre de 5 centtrr d «... 

*nt lien par un .. t» : - de 1 / mUimitfes d* leogoeur- 



83 

paraeion, so presente mas a menudo en los contratos; y la que, 
|»or esta razon, sea inejor y mas generalmente conoci'da, y de 
este modo mas facil de ser comprobada, al menos de una mane- 
ra suficiente para el uso. Esta condicion requiere en la tmi- 
<!ad la existencia de todos los elementos que se presentan en las 
operaciones ordinarias, y por los cuales, sometida a prueba la 
medida v venficada la exactitud, todos la acepten como cosa 
egura, cierta e incapaz de producir, para los participes 6 com- 



correspond 



dad 



y y sin embargo, numerica- 



mente se expresan con \m mismo multiple (1). 

< Hi en la Repiiblica del Ecuador, por eiemplo, se ha intro- 



las 

de conservaria, 
i al par de servir 



i %tl i • * ;r> -™^«" ^^ctjjareuer 10 aucioso e mcierto que 

in!" 11 - f Ua P °/ J? falta de l0S ™ Sm ° S: * a i«*» <*< 

RS exi stl a en la Kepublica, como unidad para las medi- 
■ de distribucion se encontraba, evidentemente, en este ca- 

e4 So?n 7 ndlda " aS ? ireu ^tancias podia corresponder a 
rXri? SaP ; areC I a k luce 'tidumbre y quedaba una medi- 

irunib y Tacit de ser mmnmhnJr. 



fi 



de larnmm-rth,, ■> mum, jacu conocimiento y promum 

C2] L r!& f ** prescriben en la Econom a Politica 
^^^h. detenm ? afiifill '« la unidad, de aquellos ele- 
das qT^on elCr eSan ° S ,' S6gTin k ^uraleza delas medi- 

F^entarse con l f n gan \ - de aqui resulta > ^ la ™ idad deb ° 
llaman losVcoLt" ? * ° b ' ]etoS mat ^ales que formen, lo que 
< Wlo de SS?' Un ^ W 6 ** Tratandose, por 
44 el i ! dldaS ? ara las ^isiones 6 distribuciones de 

nable, a sabe CaS °' SG presenffln pn lft «*«*^»^ ^tenm- 



n«ioie, a saber- <*,»„;' --r^uwu «u ja cantniaa utjic»»» 

<Hciones particu W, !' ^""^ *""'"' etc " i 7 * stos > si en C ° n " 

cualquiermoment^l C ° n ° Cen para la unidad 6 ra6dul °' *" 
*** 7 comprZ T r enUn Punt0 de c°mparacion facil deapre- 
1 ' P ^ L *«""»un error, economieamente hablando, 

de amia ™,.„ ±„ arrendamiento 




y «uy proyecto fAlwJ \. Samara del 8enado en 

dos ; l>«e S ; faltan 1T1T n ° encontr6 a P°y« «n la de D 
^ar el f^^. „,„,_, ! se su P«esto los elementos que debe 



deben for 



(I) Des 

(2> 

nn'a P, 



es, por 



decirlo 



vfiH a ? ara ^'»os «a idea 

/ e? t^e la obra del <ir r- 



adode Bcona: 



84 



trate de colocar 



menos, de los individuos que se ocupan en las tran 
de aguas; y que, para ser determinado cuando s< 



ovalos, casos de ordinaria 
el hacer calculos v oneraci 



con anticipacion el hacer calculos y operaciones que fijen el ori 
ficio, la carga y otras circunstancias mas, que permitan en e 
tiempo dicKo pasar el volumen 
Iiace necesario conocer el talon. 
definio por la ley hoy en vigor, no disiente de la antigua prac- 
tical en lo que era racional; porque el Legislador, con el fin de 
evitar los inconvenientes re£eridos en los n os 161, 2? y 162, no 



Al 



liizo 



orificio que suministraba la pa- 



Con este proceder la unidad legal contietn 

medidas a one esta destina 



j~ *vo vivLULKLiiv?!, que r«quieLen lets lueuuuis it ijue caui ucouiuar 

da, a saber, las divisiones y distribuciones de agua, elementos 
que determinan un tal6n, niarco 6 tipo; y, por ser conocidos de 
las personas que se ocupan en dichas transacciones, puede ser 
comprobado en todo tiempo. Luego esta unidad de medida sm 

na dado filftntifi^manfo cam in Irvc T>rir»P.iniOS dpi 111 



P 



E 



P 



fii 



precisa para las divisiones y distribuciones indicadas, es tan 
conocida, que los tratadistas de las ciencias relacionadas con 
este punto de iin modo especial 6 general, lo declaran unanime- 
mente: ya homos manif. 
el Sr. Marcial de la Can 
exponer, en su obra i 



en el ramo, al 



ntitulada "Tratado teorico-practico de 

agnmensura y arquitectura \egnV\ h relativo Ala conduction, 
a frro y distribution de las aguas potables; se han indicado igual- 
wente las ideas generales de la ciencia ecoaomica acerca de las 
medidas; pues Men, el ingeniero agronomo D. Jose de Hidalgo 
Tablada, en su obra inuy especial sobre la materia, cnyo titulo 
es "Manual de riegos y aplicaciou de las aguas de al avion al 
cultivo do la« tio^." <J nrniMNa Aa )<>* mrdios exactos dr ilistn- 



medio 

esca 



w«r ttJta cantidad dc agua dada, en la pag. 134, dice: 

/'Podra creerse que la utilidad de regjriarizar In salida de las aguas por 
ae Sistemas de distribution conocida, es solo vitil en los puntos donde las aguas 
***». y que en otro caso el gasto es snperfluo; per«« si se considera que regar las 
tierras segun la planta que en ella se cultiva es una necesidad impenoM, se conven- 

firs a« ^,„^ Lr. I * . .j- «> Jt^^nt^v ,1a i*!ins :i nuestro 



rt «-a en que bien seamos dnehos de las aguas y podamos d.sponer de elias a anefttro 
antojo, 6 que tengamos que venderlas, el ttso dt una medida que rrgute su wo es de 




^€ autor, e n l a p / lgi ]^ ( ^ | a () l >r a citada, iifiaae: 



porq 



8 



; * En el c&HgO civil defos estados sardos, pronwlgado en I S3 7, se encuentraun* 
Uisposicidn que obliga a todo el pais a una sola y uniforme medida de agua-. cl arti- 
culo en que esta esta disposicion es el siguiente : 

" Art. 43. En lo que concierne a las nuevas concesiones en que este convenida 
una cantidad constante de agua corriente, 6 de otro modo las concesiones de orificio 
determinado, deberan ser siempre indicadas en los actos publicos por relacion al mo- 
dulo de agua. El modulo es la cantidad de agua que teniendo una salida libre en un 
on/iao netangular, saiga bajo la influencia de \a.presidn. El orificio cstablecido de 
manera que dos dc sus costados sean verticales, debe teaer das decimetros de larro y 
Jos <tt ancho. Debe es'ar pnutuado en una pared delgada que servira tie apoyo al 
agua que estando s.empre libre en la superfieie, se mantendra contra el la a la altunz 
at cuatro decimetros sobre la base inferior del orificio. 
^ " El gasto de este modulo ha sido estimado en 59 litres S3 centilitros por segun 

Luego el Ecuador, pais que se propone ser bleu administra- 
te, ha liecho bien al fijar, por lev, las condiciones con 
las cuales se puede, en cada momento, construir un 
aparato que determine la unidad de medida que, bien conocida 
y comprobada por cada mdividuo, le descubra, como comprador 6 
vendedoiv lo que adqmera 6 a lo que se obligue. Y ha procedi- 
do con acierto al dar una disposicion que, como la contenida en 
e] Lodigo sardo, fija el modulo de medida con el orificio, la pre- 
lum y ks ; demas circunstancias que influyen el gasto. 

au, ™77 T n ' [ a !i nidad ik n*tida se ha de eUgir de modo 

'^J'^^o f<Me que se pued* Esta prescripcion de 
1 \Zt T \ 1 T^i"* 8 ^ "° S61 ° la i^'ariabilidad po&ible 

n edit m "I enal ^ qUe £ ° rman ]os ***** y ™™ J*** k 
ed h" nl qUB S Pa ?' m> Cambien > » in r ^n alguna, las 

daccionS Z COn TT lent ° S sufi «entes para hater las re- 

~ S^i^° **f -n el nuevo, es siem- 



in a i nXftr° ne % S61 ° ** neces * dad d * *» ^elaciones 

tas relaeiones result i; ractlca c ™trana; porque de es- 

sa en la actuaudad . f^f * } ° S esfados ? P°' esta can " 

sistemaesSffnf La8d !i as nacion <* han cambiado su 

<*; v an a f\l - >eSaS y "f*^ «ceptando el decimal fran- 
tamente^ de la 

~ *r" ~~ -—■ u uu TOiuaio est „ 

Kan olvidado las anti- 

como un obietD de veue- 

iquelia". <-ou \L^nLl! °2j«»*ono el estudid , .uq-arad- de 

forma no en elfm^I ' ? a ' sl ( i ne el «*»«« ^ solo on la 

***e ^n funcion de la K ' ^^ ,mxliclil P ttede ° X ' ,r °" 
e Jemplo, lo mismo da o"^!.'^I!. CeV, ' rs V e,,tr ' ""^ ot ^ s - P° r 

oclirnta \ 



cu 

tm 



a ^ cenC^rT^^ Vara <i; NkT^ 
l,a «1 T 196 307) k T^ a tda $ vara =° m 835 ^ 

11 ll *™ que .<e anlimu. ^l!° - Jar Una ln ^lida antitrua popotn* 

- a ^'tuc aWminmos ( ,l.jet„s. y que m, tenga re- 




lacion alguna con aquella, esto en ningun caso puede Iiacerse : 
y, economicamente bablando, es un absurdo; porque, icuanto 
de esos .'objetos comprados 6 vendidos Began las modi- 
das pnraeras, se daran en las segundas a fin de evitar la perdi- 
da? Al variar de esta manera la medida. dice un eeonomista, 
no podria bacerse cambio alguno sobre una base cierta; .se re- 
cibiria una cantidad mayor 6 menor que la que se hubiera esti- 
pulado, segun que la magnitud de la medida se hubiera aumen- 
tado 6 disminuido en el intervalo, y seria preciso 6 consumar 
todas las transacciones mercantiles en el acto mismo de cele- 
brarse, 6 renunciar completamente a ellas (1). 



De esto se sigue que el Congreso de 1 886 procedio segun 



de la Economia Politica al eonservar htpaja <l 
agua para las medidas de distribucion : nada altero, dejo una 
medida que era mites conocida de todos. solo establecio aquello 
que la ignorancia babia suprimido (la presion) y expreso el vo- 
Jumen en el sistema metrico, procediiniento muv consecuente j 
racional, una vez que entre nosotros esta legalmente adtnitido 
ese sistema (n? 160). P«ro, si fcal iue la. conducta de la Legis- 
jatura del 86, la que obseryo la O&m&m ilel Senado en el 90, 
tue totalmen to opuesta; porque las objeciones contra la ley vi- 
gente, hechas sin razon y solo \>ov capricbo, bastaron para la 
aceptacion en esta Oamara de uu proyecto en que se establecia ? 
eomo unidad de medida, un litro pur segundo; y se civvo. que 
Wamando plumy tal vo lumen v derogando h ley anterior, todo 




ba arreglado. A ^.. 6 

del 



(1 



d 



» con nuestra antigua paja, 



Lab 



<u irjar las copipuertas fi orificios que pudieran dar paso & ese 
volumen: la cuestion era aproba? lo crae tal vez no se enteadia, 
J oqiie truncadamente so hahfa tornado de afariii libro vera conrple- 



re el proyecto no encontro curso en la Caniara de Diputados: y 
creemos que la del Congreso venidero, formada <le letrados en 
a ^ayor parte, al considerar el peso de las razones que nemos 



f *»lO j jh viiouuniuii »juu eworun uo j 

laeer en el articulo siguionte, tampoco 
e yes n<> deben cstar al vaiven.de las 
P ft rsonales, deben fundarse en la jusfi 

In »portante nocion de la bontfad reUrtiva. 



gepararse de la 




'' : { --^ru- j Uwuale*: ' ft-^t^la- 



87 



III. 



LEY SOBRE MEDIDA DE AGUAS SANCIONADA 



POR EL CONGRESO DE 1886 



164. Causae que la motivaron.— Para que una 

idea se realice tan hondamente y por tanto tiempo en un pue- 
blo cualquiera, dice un calebre publicista (1), necesario es que 
haya gran confoi-midad entire las raisraas y las demas que £or- 
men todo el caracter y los habitos de la nacion ; querer que 
esta prescinda violentamente de esa idea, seria un acto tirani- 
co; y juzgar de sus instituciones sin conocer las demas que km 
tnfluido en la formation del caracter y los' habitos, seria, si no ig- 
norancia, un acto de ligereza a lo menos. Como algunas perso- 

nas extrangeras (2) han emitido opiniones desfavorables acerca 
de nuestra ley de i 



diga 



motiv 



too a desenterrar una medida que a prinapios dc este slnlo propuso 



|»W sinod la historia de la Hidrdulica, como lo asegura el 
br. Malmowski ; lo que equivale a decir, que en el Ecuador ha 
nabido algo como > resurrection de un muerto: lo que en un lugav 
vive, jamas ha fenecido; y lo que dura, aunque sea desde la 

!!TllQ ' u ? e T- nneT0 ' 7, como lo probaremos, aquello 
que el Sr. Mal,n««l» i«^ pertenecer solo a la historia de la 

y esta entre nosotros en nso cuo- 



hidraulica, se ha 



sneZZ' • *" , . seual se ? ura «« su conformidad con nuestra" 



aguas" se han pSiSo ' "i° ' D , ,cu ^ntos relahvos a la ley sobre medida de 

las contestacione^su dtadarnnr 1 S d ri° S , eS T tOS *» se dieron * lu * con m0tiv ° ^ 
conocimientos de la!St«S P d 'ficu!tades con que un sujeto, sin precedentes » 

cualquiera; pues £ baS ,U • pr ° PUS ° ° b,etar la le X 5 to J° P««de ser\>bjetado por 
Pruebaal^un? desudSo ! T ?" '?"' " f^o aquello, aunque no sepa dar 
"e esas dificultades S, ' JrfSft* 1", l f ^ c si S ue - manifcstaremos la sinrarf" 
» ®9. ^ leen las nalah), ' ™ N? * 7 dd ln ^ c » do periodic.,, fecha 12 d abriH 
P» an nu , str a I,:- T" ' P ^° a en ' ■ c >n T« Iw Sr, Malinovvski y Habjch w 

■H i.i.! ,■,!,,. ' °' 4 "• Vl "> i.-;n .v/vv;-.,.- ,.., ln mos cpjc ellos^ott I 



88 



nmstro pueblo 1 : pretender tal cosa, es una tirauia. A la ver- 
dad, desde tieaipo inmemorial ha existido entre nosotros la cos* 
tumbre de medir las aguas para las divisiones y di?tribuciones r 
por medio de la unidad llamada paja de ayita que, por lo dicho 
en el n? 162, sabemos ya en que consistia; tanto es asi, (jue 
hemos visto una escritura del siglo pasado, sobre una concesion 

" ~ Francisco de Quito a 

Ahora, pues, 



d 



M 



por los datos tradicionales que hemos recogido, desde mu\ 
atras y sin que se pueda saber cuando principio, la tal paja, 
siempre ha sido el volumen que pasapor un orificio equivaknte a 
un cuadrado de una pulgada de lado. Por lo deficiente que eran 
tiuno+i.Ac AAT>AAimianfA« #lp Vnrlr^nlipfl. ft.nt,ps del ultimo cuarto de 



este siglo (1), 



fijaron en q 



la presion a ese orificio y en tiempos iguales, con distintas pre- 
siones se producen diferentes volumenes 6 gastos. Este descm- 
do tremendo en un principio, fue causa de que se supnsiera des- 
pues, que por una abertnra como la indicada, liecha en laspare- 
des de un deposito Ileno de agua, salia siempre una — *~ ' 



bion 



del 



aunque la profundidad fuera de tres 6 mas metres: como hu- 
biera orificio de una pulgada cuadrada, una paja habia de sahr. 
Y si un pobre hombre habia comprado por un cierto precio el 
volumen de esa unidad, mediante una abertura colocada cerca 
de la snperficie. y la unia con otras aguas que le pertenecian. 
por lo cual podia constroip un deposito de alguna magmtud pa- 
ra otras distribuciones, ique se haeia si despues quena vender 
la misma paiaf : pues iba un practice y, por el mismo precio e 



a 



posil 



surda que, con esas diferencias tan monsti ^ , 

fortuna de unos propietarios con el beneficio iniusto de otrosj y 

que concluyo con destruir hasta el acuerdo — «- "»*« los ne- 

ritos; porque cada uno asignaba a la tal 

le parecia. Asi continuaron las cosas cuando ocurrio el suceso 

que hemos mencionado en el n? 161 1?, acerca de la diferencia 

de 6 000 mias. noco mas 6 menos, producida en las medidas de 



algu 



men 



En diciembr 



al 



.„ Republics, los volumenes de 

lOS nprr 



mar 



os nombrados por las partes, jumw F^rj* 
medidas directas de las secciones y velocidade 



89 



*1 folum calculado en p jas, porqire de estas so ■ hablaba en el 
in a, no fue ignal; y he aqui el resnltado de las dos opera 



nik'S : 



Pa / un peril& 

i\( naac luia ■ on,., i i53'95? [*J 






A 






5 - 



3*50-21, fb] 



■Pajas del otr* peri to 

las de [a] fueron, 2X8*40, 



•■ 









J + 



■ 2653-56, [c] 



"■ 



[bJ " 657-30, 



•• yj 



• W 



M 



> 



582-91, 



DifetiUtU en las medidas 5 529*11, 



70577* 



7 05772 






lnonstruosa d 
eeruramente d 



a 



i Glial 
cia de 5529 pajas*: porque atribuyeron 

magnitud a la unidad, una vez que los 

ban debido suministrar un misme volumen para cada una de 
las acequias, procediendo como procedieron con iguales medi- 
das, tomadas al mismo tiempo; en este caso, expresados diclios 
volumenes en partes alicuota - de la paja, la division por el mi- 
mero de las contenidas en esta babria dado un cociente, igual 
para ambos practicos, que habria sido la cabida de las acequias 
respective, expresada en pajas: sabemos que el perito cuyo 



procedio de 



> 



ma 



1 -oft ci r> c — r— — "~ -^guido por el que obtuvo las 
i .)-« m. Fero sea de ello lo que fuere, es lo cierto que la di- 
tcTencia de cerca de seis mil pajas se traducia, para una de las 
partes, en un gravamen ruinosisimo, porque esa cantidad, por 
^xceso <> detecto, debia compensate a razon de treinta pesos 
de a echo reales por paja. Y si los practicos, en vista de tan 
tremenda responsabikdad, inaudita entre nosotros, v que, segu- 
ramente, eomprometia toda la f'ortuna de la parte gravada, no 

ciar el inrnrmp. ' co podria creer que 

de 



en casos 



eHos u otros cnalesquiera buscarian ese acuerdo 

r^'/ mp0r 7 1C1 / ?: im P° sibl ^; vpor estohemos dicbo, que 
Z ' ; nflm . *"»*h q~ tomaba por unidad de medida un onfi- 

%£??+UA*T?" : Cad ™ "e creia 6 supom'a estar en lo 

X ln\ l ° SeH CHsto! no babia mas que pensar. 

ordintZ y ^ a - : i lC:m:sa (le s ' '^ejantes diferencias, que do 

S^TdablTP 1 ^ 11 I,or l ^ferentea valores que lo 
&1 -J™? a >M a - no podia haber acue lo aun entre pric- 



ed 



1 



que 



■I 



a 



i 



9< 



de agua comprada 6 adquirida con cualquier otro ttacto* 



A Cuantas 



rea ? : al 



no conocerse el volum i de una paja, en los contratos en quese 
table de esta medida el prdblenaa es irresoluble. Asi so com- 
prende que rcinara tal confusion al respoeto que ya no Labia 
modo de entenderse. 



asunto de aguas 



rse. ^ Pero la cosa no se podia dejar, porque el 
ha sido en todo tiempo do vital itaportancia en 
la agricultural y sin esto liqiiido no hay produccion: &que so 
debia liaeer? ^ Si un poeo antes del 83, por 1 g difereneias y di- 
ficultades inlicadas, antique hayansido en menor escala, los in- 
genieros eeuatorianos, estud tnt&i que f aeron de la Escuela Po- 
litecnica, \a pen iron en dirigirse a quien tenia poder para rc- 
pnmir tales abusos, pues email que era inuiil toda discusion 
con los practices de otra escuela, el hedio do la diferencia con- 
signada en los ciiadros precedentes y que era, a no dttdarlo, en 
extremo alarmante, Iiizo que se tomara una resolucion definiti- 
va y pronta: la ruina de las fortunas individual's es un mal 
social que debe ser atacado. En efecto, tres cosas debe proteger 
la sociedad en el individuo, dice un notable escritor de filosofia 
moral (1): la existencia, la propiedad y la accion, poniendo a 
salvQ los derechos de cada uno, median te la ley de la ttitela so- 
cial 6 accion civica que se ejercita asegurando a los asociados 
los derechos de conservacion, de dominru y de inJependencia. 



qu 




piedad raiz 6 inmueble es, como se sabe, la primera, la princi- 
pal de las propiedades; y J que de mejoras por la riqueza y va- 
nedad de productos no veriiican las ; uas en eila! Pero 
conestas aguas, sangn de la tk ?a, se perpetraban actos contra? 
producentes al adolanto de lo.s bienes raiees, por la variabilidad 
dela niedida. Lu ■■■_ o era necesario establecer una medida m* 
variable; y para que se obser rfa, debia ser obligatoria; esto 
os : d bia ser una prescription de la autoridad, una ley. El 
ongeu del mal estaba en no ser conocido el volumen do la uni- 
d ad por haberse qui to la pn ion en el crificio 'tipo que debia 
suxmnistrarla, segtin la praet i de entonces. Por consiguien- 
te ' el reniedio debia ponerse a . njando el volumen alterado y 
estableciendd la pre a suprimida para que bubiera un modulo 
verdadero, fijp y (table, como d< i> ser toda unidad, como de- 
J e> run verdadero tab , m o 6 tq tan indispensable para 
1 transac , d, *a cla (n? 163, 2?}. De conrormidad 

J*"} i ideas, i, , , in os ■ rianos 3 dingio a 

la T L tui id lo .stabl :w Ilo cuya falta 

d u od 




' ') 1 ajj*\r< p 7 / n • 



91 



pedi 



Como se ve, y conviene que el lector se fije en esto, no & 
^~,a la creacion de una unidad para las distnbuciones > de 
agua, sino quo so perfeccionara la existente, con la devolucion 
piiblica, por decirlo asf, de lo que le habia quitado un ado parti- 



cular; que se ordenase racionalmmte la estabilidad quo el desor- 



den 



no 




por capi 

que se pid „ 

modo oMigatorio esa especie de derecho no escrito, como diria un 

tratadista de legislacion rornana, esa costumbre de medir las 

aguas que producia tan grandes diferencias de uno a otro prac- 

tico. Presentada la solicitud a la Catriara de Diputados [1], 

la Comision do Instruccion piiblica de esta, a la que toco estn- 

diar el asunto, pidio al Decano del Instituto de Ciencias, que el 

cuerpo de los Ingenieros profesores del Estableeimiento, mior- 

inara sobre el particular. 

165. Inetficacia de la Icy colomfoiasBa. — Por la 

iniportancia universal de las aguas, de que ya hemos hablado 
[Libro I, n? 19], no solo los individuos particulares, sabioe e 
ignorantes, han dirigido sus trabajos para procurar la f acil circu- 
lacion de este liquido en el territorio de Jos estados, mediante 
eombinaciones, empresas y contratos, sino que se han ocupado 
del asunto aun los misroos legisladores: ya so ha indicado la 
disposicion contenida al respecto en el codigo de los Estados 
Sardos [n?lG3, 2?]^ pues bien, nu tra gran Colombia crey6 
asimismo que seria conveniente legislar acerca d i la m< dida de 
las aguas; yen efecto, la "Ley sobre cstablocimicnto, inver- 
sion y administracion de rentas nmnieipales, " sancionada el 11 
de abril de 1 825, dispuso : 

"Art. 9? Los habitantes de las ciudades, 'as y parn lias que condozean 
agua & sus casas de los acueductos publicos satisfaran una cant id que podra regu- 
arse desde dtez hasta doscientos pesos por U paja de agua, 6 el interns anual del va- 
lor de la misma paja, si no se redimiese el principal. ' . , 
, "$ unico.— Una paja de agua es la cantidad que se introduce por una cavida 
igual al diametro de seis lmeas. " 

Es evidente que en el Ecuador, seccion quo £ue do la gran 
Republica en esa epoca, las medidas ban debido hacorse tonian- 
do por talon: l? r un orificio circular, no cuadrado; y 2?, con el 
diametro de seis lineas [lcm. 161], y no con un lado de una 

pulgada de 12 lineas [2 c -m. 300]. Pero. ique encamada esta- 
na en nuestro pueblo la practica de m lir las aguas con lajw^f 
de una pulgada cuadrada, cuando los pr ticos <V ontonces m 
siquiera se apercibieron do la ley que so h; i dado y que *£ 

rogabao, mejor dicho, destrtria tal costtimbretj por<iue esio 
cierto que entre nosotros jamas, que lo m ;im il menos, tu 
usado la paja Colombian,., y dado el ca > que los particular 
tuvieran conocimiento de la ley, ju: iron a duda que el cam- 



**•! ju aei mibi , mt inu. 






•""3 



9: 



de 



T 



cho 



mismo 



? por un precio quizas 



ml; porque, sien- 
que la convencio- 
- linos, al vender, 
[1], el volumen 
de aquella, cuando antes los vendedores kabian comprado la 
misma unidad, pero con mayor volumei 

menor; y la injusticia erecia de bulto si se trataba de una 
restitucion de aguas, easo de ordinaria frecueneia; pues la ar- 
bitrariedad de suspender una cantidad de pajas, eonceclida an- 
tes de la ley, se premiaba, al restituirla despues, en igual nu- 

Y es claro, co- 
mo lo hemos afirmaclo, que en lugar de un lien, seguiase un 
mal sensible. Por tanto, la lev para que liubiera podido ob- 



mero 



menor 



servarse, supuesta la 



necesitaba 



nuevas providencias de parte de la autoridad; y como es- 



ta no se 



atada 



nuo la costumbre establecida y, en buenos terniinos, se liizo 
la ley ineficaz. Pero, si bien es -cierto que en nuestro pais 
no hay costumbre contra la ley, puesto que el Codigo Civil dispo- 
ne: 

"Art. 2? La costumbre no constituye derecho sino en los casos en que la ley 
se remite d ella", 

esto es solo desde el 1? de enero de 1 861 ; mas no^ lo 
era antes; pues no sabemos que en la antigua legislation 
Kaya liabido contra cualquiera costumbre una disposicion 
parecida. Si por anadidura, dice un eminente mora- 
lisfca, el soberano logra convencer a los siibditos de la bon- 
dad, utilidad 6 necesidad de lo que les manda, entonces se 
duplica la energia de la voluntad 6 ley, pues que se conoce, no 
solo el bien de obcdecer, sino el bien que de obedecer se stgue 
(2). Si esto falta v bay repugnancia para observar la ley, 
es necesaria la via de autoridad. Mas, si el Poder se desen- 
tiende. la ley no se cumple, y lafmrza misma natural de las 
tosas manifestard sit inrjicacia) por lo cual la costumbre con : 
traria a ciencia y pacicncia del soberano, sera una retractacion tact- 
to de este; asi sucedio con la ley eolombiana, y la tal dejo 
de serlo aun antes de 1 861. 

Pero dos inconvenientes se notan en la paja colombia- 



na: 



ifestadOj podia 



ginar en ocasiones; porque, si a la paja convencional anterior 



correspondia el gasto de 14 pulgadas cubicas por m segnn 
con mas exactitud, 13 pulgs. ouba/788— , para la legal el g 



do- 

asto 



de dos 



rnas-exacta 




OS. 



(0 Segua la misma ley, el precio de U paja podia ser hasta de dosckntos pe 



(2) Taparelli: obra citada, Libro IV, Cap. IV, Articulo III, * II 



3 



toente, 1 gulg* cub-826 (1); 2% no deeir nada accrca de la 




sfbien es eierto que por pasar el liqiiido llenando 

ii ori ; o de seis lineas cle diametro, debia pensarse 

ue la su] rfi ; ; 1 agoa n aba con el borde superior del on 

cip, con lo c- .1 la carga 6 predion sobre el eentro sena de tre 



freswn ; y , 

el conductu 



lmeaa al inenos 



re ) pod 



m : sin embargo, por el silencio de la ley a este 
odia introducirse la absurda practica de prescindjr, 



en las media , de este Bwstor € sucial, y suponer asi que el 
orificio de seis linens, donde quiera que estuviera situa o, dan 
tdempre una paja. En efeoto, el origen de la incertidumbre 
en cuanto al tohraaen de la paja convencional, no fne otro que 
de no haber conservado la tradition, la carga que se debia dar a 
la pnlgada cnadrada: de aqui el asignarse a esta paja diferen- 



tes gastos: lo mismo, pu \, nabria sueedido con la medida co- 




biera parecido la mas conveniente. Esto, que por lo dicho na- 
bria sido inny adeeuado y racional tr; idose del orificio da 
sets Uncus, £ue lo que se prop ) el Cod reso del 86 consideran- 
do el de oce e interpr undo lo conveniente a la carga 6 pre- 

al recibir la solicited niencionada, Y, al resolver sobre 



este 
rior 



ho 



como Congreso que era del Ecuador y no de otra parte, i- ues 



aquellos que 



.1 



rA» 



d&ff&ry ] r to ha die ) mi gran Miosofo, que la ley a s 
de sir ial es un heeiio; y este lieelio, que se reiiere a las cos- 
tumbres, ide; , L ,itos y in condiciones particu] s de un 
pueblo, cor la bondad relatwa de la ley, de la cual el 

legisl: [or no pn le prescindir: en este se Ao ba afinuaclo 



B 



que una ley pucde ser buena c un pai 



otro. Por tan to, cuando nn. ro Con reso, sin altera* Jos 
eleinentos usados en la KepubKea para la medida de [as 

a. proccdie 



agr.as (2), fijd la prebion corr< ti< la paj 

de conf ormidad con los prbeipios de L< sleeicn, 



En 




ae bei 

res. i 



;ki al e jribir las palabra 
; v lian erra<lo tambien Jo* 

Is I ' . de Van na, cuando coa- 
ha hecho. dicen respecti- 



certiinL ac - r ' stos Jcnlos hemos los In hi « qt»< P ,1e „ Viri 

siemil fe S< ?° catel ' •» foado; p« Us V^ £& 

aici n los centimetros • tr <u» li,', !-. A; ■ " i cue w 
t^-ra altcraci, ^^ ac ' 



par, 







\ * 



x mente: pcro determinar el orificio y la prcsion d que corrcs- 
ponde tal dotacion cs i mi til e irrational 



Esto ultimo (fijar veinte metros cubieos en 24 boras 6 la 
eantidad que de un orificio de 2 centimetres de diametro en 
pared delgada bajo una carga de 4 centimetros sobre el cen- 
tro) seria lo peor par ser iaextrcto, indefinido e inconveniente en la 

prdctica (1). En cuanto a los errores e inexactitudes que es- 
tos senores creen liaber liallado en la ley de aguas, lieraos d< 
probar en este Libro } y mediante los principios de la hidraulica 
moderna, que tales errores e inexactitudes estan de parte de 
ellos; mas, considerada la convonieneia de la ley, tal cual esta 
concebida (n? 167), parece que no se debe oir a esos senores 
despues de las autoridades en que apoyamos nuestros razona- 
mieptos: los senores Malinowski, H bich y Varona seran in- 
genieros a lo mas; pero no escritores de Legislacion y Ciencia 
social. 

166. &a ComisiGia cicntifica.— Esta Comision in- 

formo en Jos oeasiooe**; en la una, por lo que se ha diclio, el 
inform e £n6 dirigido al Decano del Institute de Ciencias; en 
la otra lo dir 16 al Min tro de lo Interior. Para uno y otro 
niforme la Uomision estudi6 muy muelio, y solo los que igno- 
ran log trabajos prelim mares de ella pueden escribir las aser- 
clones impfesas que ba visto la Inz publica, como son el decir, 
quejpara consultar el aeierto y descubrif la vtrrfad no es suficiente 
coptar Jo que se ncuentra en un libra y mucho mc js tratdndose de 
de cdlcuhs maiemdtieos &* (2) 

La Comision conocia perfeetamente la doctrina que ense- 



E 



o 



Ciencia de la I 
.inn cos cientifi 



caaosj la \m 

E es, cuando ban tratado de fijar unidades para las pedidas de 
aguas; y Jo que se ha hecbo on otros pauses al legislar sobre 
este pun to, segrdn se ba mamfestado en los numeros preceden- 
ts. Por esto , _,_. 

1° que se tratabtjt de fijar una unidad para las medidas de 
distribution $ e los aguas; 

2-\ que la unidad debt estar en arnwnia con la naturaleza 
& las co.s<rs que deben medirse; y que con nuestra antigna paja 
sucedia lo contrario; pues el agua. que es un etierpo, se media 
s 61o por una area, como lo era el orificio cuadrado; 

. 3?, qu e i a unidad < be ser notoria, gencrahnente conocida 6 
McU de conocerse / y que dele darse, no de un modo abstracto 7 sino 

A (I) Vean.se los Nos. 67 y 8; de "El Municipio " citado, corresponden al tz 
te abril del 89 y al 28 de febrero del 90. 

.. (*) LaComi So, fonnj^s d^ Isgnieiw J persoras que conoctam las xnatemfc 

r^u , p , ur: a P^cad no c lo pi > que cnconl i en un 1 hhro: Ieyo pensd, 




95 



on objetos material's que formen un talon, mareo 6 tipo ; para lo 
cual inula mas convonionto que dejar las medidas del pais, que 
eran may conocidas, senaLinaoles, empero, los elementos que 
1< faltaban, y de los que no se podia racionalmente prescindir; 

4?, que la unidad debe ser lo mas fija y cstable que se pueda; 
por lo cual era inuy peligroso introducir en el pais nuevas y 
arbitrarias medidas, que, a mas de ser conocidas por may pocos, 
aan podian no tener relacion con las usadas anteriormente, en 
cuyo caso habria perjuicios en las transacciones; 

5?, qnc las difitvd tales al medir las aguas en una division 6 
distribution, nation solamente por no conocerse el cuanto de la uni- 
dad paja; purs, por /altar la earga alorifitio tipo, cada prdctico da- 
ba a esa unidad la cabida que I parecla; y que, si por los datos 
tradicionales de la antigiiedad, llegaba a descubrirse el ongen 
de la paja conveneioual, seria lo mejor darle la presion que ha- 
bia tenido en un principio; con lo cual, lejos de establecer por 
ley una nueva unidad, no se hacia otra cosa que interpretar de 
un modo obligatorio y en cuanto al valor, el sentido verdadero 
do lo que debia torn arse con el nombre de paja; y 

6?, que procedendo de esta man era no se perjudicaria a los 
particulates rcsolviendo en virtud de semcjante deter minatidn las 
cuestiones sobre pajas de agua, que se propusicran d< pues del acuer- 
do legal, aunque tu van un origen anterior; porque en esta epo- 
ca, por la confusion introducida, nadie tenia dereclio a recla- 
mar una cantidad fija y cierta; 

La Couiision se propuso resolver el problema siguiente: 
ide que pais no* habrd venido esa paja; en q-ie pais habrd habido 
unamcdida andloga, ciertay deierm inada, porque entonces, tenien- 
do nucstra paja esc origen probable, tendrd por valor el cuanto de 
esa medidaf ^ Parece que planteada lacuestion de esta manera 
lejos de ser inconsulto el procediraiento, era lo mas justo y ra- 
cional ; puesto que, para conocer el origen de los habitos y cos- 
tumbres establecidos en un pueblo, la filosofia ensena que se 
consnlte la antigiiedad por medio de la historia. 

En consecuencia, la Comision instruyendose de unaspersonas 
versadas en las antigiiedades patrias; inquiriendo de otras que 
algo podian sabar en el asunto, acerca de lo que habian oido a 
~rofesores que preeedieron; leyendo cuanto se podia haber a 
las manos y que ilustrara el punto; y calculando muy mucho 
con las formulas mas precisas que suministra la hidrauliea mo- 
clerna; adqumo el convencimiento de que la paja, viva y efecti- 
va en la Itepublica, no era otra cosa que la antigua pulgada de 
fontancro franccsa, 

Y, he aqui los fundamentos : 
. 1? . , L * idontidad en cuanto al nombre d< ia una y la de- 
signacion de la otra : pnes, la medida franccsa se lia llamado 

c"« /" 1 ma; y 3a nuestra " (I< [ * mh * P° r una im 



5 





If,,-, f 



00 

Li* 



La equivalence de la section; porqiie, siendo la pulga* 
da francesa igoal a 2 cm - 700, el area que corresponds k la pul- 

gada de fontanero, debia ser 

(9-7x2 
-t*-l —5 CENTIMETilOft CUADRADOS, 

5cm. cuad. 70 justainente: v corno nuestra pulgada es i^ual d 

2K322, 

el cuadrado se expresa por 5 CENTIMETEOS CTTADRADOS, 

5cm. cuad. 39 exactamente : la difereneia de 34 mih'metros cua- 
drados es una cantidad de 

3? La equivalenekt, en el gasto: 



od 



ce 19 m cllbs - 199 (1); y si este volumen se expresa en funcion de 
nuestra pulgada ciibica, corresponds en un segundo 

dlapidgada de fontanero el gasto de 17puloadas CVB1CAS, 

son justamente 17p u1 s s - Cl * bic - 749. Pero, segun lo dicho al fin 
del n? 165, debia corresponder en un segundo 

d nuestra paja conventional d gasto de 14 pulcadas cubicas, 

as exactitud 13p u] £ s - Cl ' ,bic * 788. La difereneia de 3 pul- 




con 



Ben 



el 
de 



a pulgada. de fontanero, en un segtmcte, es solo de \$ pitlgadas 
cubicas; y el de nuestra paja, obtenido por experiencia median- 

te un dep6sito <h considcracion, ptiede creeer 
(faseiihicas; asi, la difereneia de 1 pulgada c/ihi 




o* wfor, enfre Za pulgada DE fontanheo y J« paja ECUATO- 

se descubrian, y la pulgada de 



osnas 



RUKA. 

8., rwj _ „ _ 

fontanero era muy mas antigua, porque estaba fow» « www*- 
^b de la quinaria de fos Romanes, introductorcs de los acueductos 
*?fos Galias (2); se debia deducir, que nuestra paja era la pidga- 



de fontanero, venida de x- ranuw «i **"«• > ---. 

& pulgada de agua francesa habia sido coino una ospecie de ca- 
jnnante que, 'viajando de incognito y con nombre snpuesto-el 
de . Pty<*-m quedo entre nosotros. Con estae ideas juzgo Ja Oo- 

^sion, que si logalmonte se establecian para nuestra medida 
*os caracteres de la de fontanero, no se hacia otra cosa que qmtar 
« tnefynito al sfr mister ioso que agradabJemenie mvia en nucstro 
sueh,m>, f/ com nido con nuestras cosUmbres. Pero este imsmo 



97 



. < • ' ■ 



s6r-la de fontanero-con tales y tales circrmstancias estaoa ya 
aceptado-digaso armonizado-&n el sistema metrico francos, en 

1 cwal tenia el valor de t ink metres cubicos en veinticuatro horas; 
luego debfa ser conveniente que entre nosotros, al reconocerlo 

le \n\ modo ctichil y publico j por decirlo asi, se lo declarara de 

una vez con las cual lades que tenia en Francia. 

Adquiridos tales datos terminaron las inquisiciones de la 

Comision Cientifica: si sus ideas aceptaba la Legislature, no 

qor esto sc criaba nada niievo ni se desmterruba una cosa muerta 

innsitada ya; sino que se interpretaba, como lo hemos diclio, lo 

qw era nnestro, que i aeon nosotros y que, por capricho u otra eo- 

caum f le daba coda prdctico el valor que le parecia 6 conventa. Y 

Se descubre con esto la ligereza, por no decir otra cosa, la lige* 

reza repetimos, en que ha incurrido el Sr. Malinowski al afir- 
mar: 

"Han ido en el Ecuador, para dar una ley sobre irrigacidn a desenterrar una me- 

dida &? , palabraa ya citadas en ol a? 164. Con lo expuesto se 
comprende el motivo por el cual la Comision expidio el siguien- 
to informe [1] : 

"Repiiblica del Ecuador.— Quito, 21 de Julio de 1 886.— Al Sr. Becnno de la 
Jtscuela Po.itecnica.— Senor : Vuestra Comision de Ingenieros, nombrada para for 
tormar acerca del proyecto presentado al Congreso por el Ingeniero Sr. Antonio 

banchcz, opma: " 



1 . La pulgada de agua 6 de fontanero tomacla como unidad de medida en 
francia desde ticmpo inmemorial [vease M. Pascal Dulos: Court De Meranique, 
Irois.tmelartie.-BI. Sonnet: Dictimnaire Des Mathcmatiqnes Appliquies.-A. 
!™ 0! » C **** *?£%&*? f<"*3. como en los EI.. Ul . de America f vease Silli- 
n»™ 1 2™$ °f ph y""3> tien e alguna analogfa, en cuan; a la secclon, con la 
mSlMfi^S lU . a S' ta *f*\ Ecuador; mas, por gracia, los que introdujeron esta 
Zt ]! , ? a! S f olvidai< \ n de algun fa. >res im ant. ; pnr esta razon no 
se puale, ciertamente, saber el volurnen relativo de s< ejante u. lad. 

el siste™ tJr g •",'' agUa d , icha de M^Hero 6 antigua, desde que se sanciond 
con otrT: n m . S1 i° reem P la ^^ Por M. de Prony segun los autores citadas, 
por un orificio ^ T^\ J CS d V ° lumeu de a 3« a a ^ e ^e, en un tiempo d K>, 
con K c™ ° hrn 5 V dos 1 cem ™ etr o« cle Aametro practiSo en pared 'vertical, 
la carga, sobre el centro, de _cuatro cer. , s> y con un tubo adicional, 6 espe- 

io asciende en 
inuto el gasto se- 

citada V*Sp&£l^£g& y ™ - la ley de „ de abnl de , 8 25 , 

da entrt la Zia IFa^? w ^? mis , i6n ' ^niendo presentc que la aualo-ia observa- 
UU.,bace prSnmtS 2$ ^^U^M I de ag \. de Francia y los HE. 

mas So^ESSSmC^SS ^ riUis ' " ificar ' n ' JUZ V ^ 

res dtad, segun los SgtaB£ .' ^^ Iumen ^ - fadica e " l ° S 3Ut °- 

. 5 : Lonoc, , asi el volumen de esta nnidad^'durante un s, undo y en el sis 



unidad (2); 2?. es'menor 1, ° ? a ' e i l " *•« " ! "*" ; ir U 

menor la gravedad ep « [.; c r qik ,, n Fram % y por bo ha 

[I] Vease el X? <:(, „ F1 Vfnri . . . „ 

, v T ^ Li Munieipio' de u ,], , re . f- ( ? - 

3e partes ««^S y fmXl^ri, ntcra ' « nt ' for 6 



DO 

■ 

o n lor el i > d I mismo orifi > (I). Asi: /ta V < :a es el gas to 

Iguald itos tr xta v un centimetres c&bices qttt j/l* *, durante un segundo% 

run io eira r, h. yen ared i m una netro de >s centimetres* 

uyo centra estd d ■ centimetres baje el n ' censtante, y tloie la pa d el espe- 

sor de diez y stett irtr . 

11 6? La Com m jnzga que no se deb< ritroducir mas mtlltiplos y submiiltiplos ; 
paes, lo que se consigue con c >s es complicar la cuestfon y no simpliftcarla. — Dios 
guai'de a US. — Eudoro Anda V. — J. Alt mdrino Velasco. 



?3 



emb 



Los Ingexiieros que informaron a! DecariO igineron, sin 

argo, a los miombros de la Coraision de Instruccion publi- 
cadela Camara, que hicieran de manera one esta apruebemt 
iuforme eu que se nombrara < icialmente una nueva Comision 
para que de < raodo el ] into fuera mejor y mas largamen- 
te discutido: el Presid ni de esta Comision d< bia ser el Sr. 




consultar Io que bubiera al respect*) en las obras raaestras ale- 
manas« Los i©ien\br e aquella Comision, aceptando la idea 
que se les babia ii licado, jyr mtaron en la sesion del 29 de 
de ese mes de julio, el siguien e iuforme, que fn aprobado (^)j 

" Exmo. Sen :— \ i Comision de [nstroectdo pfibHca* encargada de exa- 

minar la Solicitud del Sr. A nio San -z, sobre que se < rmfne la umdad de me- 

dida de aguas, « tei M< co decimal, ha vi ]ue 7 en verd&d, esur- 

gente la necesidad que t d que esta Lc latura fije esta nmdad de 

medida, y para que se pueda < • conv ente en esta ir ia, opina que 

debe esta H. Camara noi, r una I cienl , C ae x de dos protesores 

del Institute) de Ciencu <i m er los Sres. Eudoro Ai a y J* Alcjanarmo 
Velasco " " ' r Vf ~~ 

el Pre 

razonado, coal r mid dea la •nforme al Sistema Metnco decimal 

qne debe adoptarsi por < I tfui . , , T r« m „„ 

. "Tal cs el ecer de la < J, salvo el i is iJastrado c.e t a H. ^mara. 

Vmto 39 de julii .—Proa ».— M. A. EgaS.-r-Mu :.— Lander.— Aiatove- 




11« 



Notificados co- 



a 



Comision, a, m s «lo algui >s < de ■ tndio tu leron el eon- 
tento de oir decir al Sv. Dr. Men n que no encontruba obser- 
v «' in que hacer a las id i com Us en el primer mtorme; 

j r que, al contrario, lo que h ia leido en las obras alemanas 

«onfinnaba lag opii mes en diclio iuforme .eniitid Ventica- 
d os, pues, de nuevo 1 ul V i ^as otra vez tosoP«w 



^oiiveuient red? 



mfonne que, por eiMmi- 
Camara de Diputados (d): 



Re pi Jel Ecuador— Quito, ng > 9 cie IbbO.-n. 




r nic ' r - lino 



(2) \ , \ 



o< W //• 



V ^- 






( r ' 



». .c * o 



y se ieyo en 



I 12 






D9 

Sr. Ministro do lo Interior. — La Comision nombrada para de- 
terminar la unidad decimal en el aforo de aguas, cujo arreglo 
es indispensable, opina: 

11 1? Que es necesario fi jar una unidad de rnedida, res- 
pecto al asunto cuestionado, que no induzca en error ; pues la 
adoptada en el pais se funda en un principio opuesto al efecto 
que se busca: la paja de agua y sus multiplos estriban en ]a 
magnitud de la seccion, siendo asi que influyen otras eircuns- 
tancias y, en especial, la altura del liquido en el deposito y el 
titmpo de salida. 



(Continuard). 




LEYES DE 1883 A 1884 



LA CONVENCION NACIONAL 



DEL ECUADOR, 



CONSIDERANDO : 



i ? Que por decreto legislative) de 28 de No- 
viembrede 1865 se destine para Colegio Natio- 
nal Li antigua "Casa de Moneda" y el edificio 
contiguo que hoy en dia sirve de cuartel : 

2? Que esta disposition no se cumpli6 sino 
en parte, por consecuencia de lo ordenado en el 
final del art i? del decreto referido; y 



3- Que la saiud de los educandos exige el 



pronto ensanche del establecimiento 



DECRETA: 



Art. 1? EI Poder Ejecutivo en tre gar a inme 
dtatamente a los Directores del Colegio Nacional 
el expresado cuartel. El batallon y parque, que 
] o ocupan, seran trasladados a los edifkios de los 
cuales, para este objeto, puede disponer el Oo- 
bierno. 

Art. 2? El Ejecutivo suministrara a los so- 
b re dichos Directores, el dinero necesano para la 
reparation del local adjudicado. 

Dado en Quito, capital de la Repubhca, a 22 

de Noviembre de 1883. 

El Presidente, Francisco J. Salagar. . 

. El Secretario, Vicente Paz. -K\ Secretary 
<4paricio Ribadeucim. 



101 



Palacio d Gobierno en Quito, a 30 de No 

viembrede 1883. — I jecutese. — Josil MarIa Pla- 
cido Caamano. 

Por el Ministro de lo Interior, el de Hacien- 
da, Vicente Lucia Salazar. 



LA COXVENCION NACIONAL 



DEL IC IDOE, 



DEC RET A 



Art. 1? Se vota la cantidad de mil quinientos 



pesos annates del Tesoro publico para auxiliar 

rentes del Colegio Bolivar d la ciudad de A 

bato. 



las 
Am- 



de Tung 



Art. 2? La Tesoreria fiscal de la provincia 



pagara por mensualidades esta 



suma, debiendo figurar en sus presupuestos 
suales, como un gasto includible. 

ArL 3- La cantidad votada se incluira end 

presupuesto de instruccion publica de la referida 

provincia. 



H. vr Dad ° , en Quit0 ' ca P ital de k Republ 
de Marzo de 1884. 



9 



Dip 

'as. 



El President^ Francisco J. Salazar. 

W Uiputadc. Secretario, Honorato Vdzquez.-& 

"*do Secretary Jose Mar r de las Bandc- 



oecretano, A park 1 J 
Palacio de Gob 



188/ S. - °f no :n Q uito > * 5de M 



d< 



VNO. 



r - 

■ 



-£# 



102 



LA CONVENCION NACIONAL 



DEL ECUADOR, 



CONSIDERANDO: 




i? Que el art. 37 de la ley de Instruction Pu- 
ica que habla del establecimiento de Colegios 
nacionales en todas las provincias, no ha tenido 
efecto respecto dc Imbabura; y 

2? Que esta provincia necesita urgentemente 

de un establecimiento de esta clase; 



DECRETA: 



Art. 1? Se establcce en Ibarra un Cole 



T 

£» 



Nacional en el que se ensenaran las matenas que 



art. 35 de la ley de Instruction 



Publ 



Art. 2? Se vota para cste objeto cuatro mil 
pesos anualcs del Tesoro publiqp, que se emplea- 
ran en la construction 6 adquisicion del edifkio 
que ha de destinarse al Colegio, y en la dotacion 
de los respectivos empleados. 

Dado en Quito, capital de la Republica, a 5 

deAbrii de 1884 



El Presidente, Francisco J. Salazar. 

El Diputado Secretario, Honorato Vazquez - 
El Diputado Secretario, Jose Maria Flo? 'de las 
Banderas.—m Secretario, Aparicio Ribadcneira. 

Palacio de Gobierno en Quito, a 9 de Abnl 
de 1884-^Ejecutese.- Josit MARfA Placido 



C 



A, M A X ( 



pinosa. 



El Ministro de lo Interior, J. Modesto Es 



103 



LA CONVENCION NACIONAL 



DEL ECUADOR, 



DECRETA : 



Art. unico. Autorizase al Colegio de San 

Vicente de Latacunga para conservar la posesion 

de la hacienda denominada "San Gabriel de Ru- 
mipamba". 

Comuniquese al Poder Ejecutivo para su eje- 
cucion y cumplimiento. 

Dado en Quito, capital de la Republica, a 4 
de Abril de 1884. 

El Presidente, Francisco J. Salazar. 

El Diputado Secretario, Honorato Vazquez. 
El Diputado Secretario, Jose Maria Flor de las 
Bauderas.—El Secretario, Aparicio Ribadeneira. 

Palacio de Gobierno en Quito, a 9 de Abril 

de 1884.— Ejecutese.— -Jose" Maria Placido 
Caamano. 



/ 



Ministro de lo Interior, J. Modesto Es 



LA ASAMBLEA NACIONAL 

DEL ECUADOR, 

DECRETA : 

Art. 1? Se pone a cargo de los PP. de la 
Lompania de Jesus el Colegio Nacional estable- 
cido en a ciudad de Riobamba por decreto de 24 
de Octubre de 1867. En el se dictaran todas las- 



cundaria 



respondientes a la Instruccion Se 



pTbHc la ' SCglin determina la Le y de Instruccion 

A r V 2? S ° n fondos dc este Colegio: 

i- 1 res mil doscientos sucres del Tesoro pu- 

b ico que se daran por mensualidades, de la can- 

tioad asignada en la Ley de Presupuestos ; 



104 

2? Las cantidades que han ingresado al Era- 
rio, como productos del impuesto sobre la expor- 
tation de quinas, en la parte correspondiente a la 
Provincia del Chimborazo, segun el decreto le- 
gislative de 17 de Abril de 1878; 

3? El producto del uno y medio por mil que, 
por una sola vez, pagaran los predios urbanos de 
la misma Provincia, siempre que excedan de dos 
mil pesos de valor; y 

4? Los demas fondos a que se refiere la Ley 
de Instruction Publica. 

Art. 3? El sobrante de estos, despues de pa- 
gados los Profesores y mas empleados del Cole- 
gio, se aplicard a la construction y mobiliario del 
edificio, y a la adquisicion de bienes raices para el 
Establecimiento. 



Art. 4? Se autoriza al Ejecutivo para que 



contrate con los PP. de la Compania de Jesus, y 
de acuerdo con el Superior, determine el numero 
de Profesores y la renta de estos y de los demas 

empleados del Colegio. 

Art. 5? El Ministro de Hacienda, dentro de 
los seis meses siguientes a la promulgation de 
este decreto, practicara la liquidation del impues- 
to a que se refiere el inciso 1? del art. 2?; y la 
cantidad resultante la pagara, como fuere posible, 
atendido el estado de los fondos publicos. 

Art. 6? Las Municipalidades del Chimborazo 
formaran los catastros para la recaudaci6n del 1m- 
Puesto de que habla el inciso 3? del art 2° y los 
remitira a la Junta de Hacienda de la Provincia, 
a lo mas dentro de dos meses de la promulgacion 

de este decreto. . . 

La Junta de Hacienda distribuira el impues- 
to, segun los catastros remitidos. 

Art. 7? Los fondos del Colegio serin recau- 
dados por un Colector nombrado por la Junta 
directiva. 



105 



5 



El Colector, para entrar al ejercicio de stf 
d, rendira. fianza personal 6 hipotecaria hasta 
la suma de seis mil pesos. 

Art 8? El Colegio Nacional principiara a 
funcionar en el proximo ano escolar. 

Art. c/ Derogase la Ley de 24 de Octubre 
de 1867. 

Dado en Quito, Capital de la Repiiblica, a 23 
de Enero de 1884. 

El Presidente, Francisco J. Salazar. 

El Diputado Secretario, Honorato Vazquez,- 
El Diputado Secretario, Jose Maria Flor de las 
B; >deras.—E\ Secretario, Aparicio Ribadeneira. 

Palacio de Gobierno en Quito, a 2^ de Abril 



de 1884.— Ejecutese.— JosiT Maria Placido 
Caamano. 

El Ministro de Io Interior, J. Modesto Espi- 



nosa. 



LEY DE 1885. 



EL CONGRESO DE LA REPUBLICA 



DEL ECUADOR 



DECRETA: 



Publ 



! r) Art 1? El Consejo General de Instruccion 
del ^f^ e /TP°, ne ^ Mini stro de lo Interior, 

K d ? I / 2 S D ^ canos ^ las Facultades qu< 

to^7rZ a Ca x? ltaI de k Re P^lica, y del Rec- 
tor del Colegio Nacional de Quito. 

tario de t e f cretano de este Cott sejo el Subsecre- 

tano de Instruccion Publica. ' 



1 r)L. 1890-art i? 



e J 



u- 



106 

i r) Art. 2 r .' Los Gobernadores de Pre 
excepto losde Pichin cha, Ga A y, 

ran las funciones que la ley d Instf 
blica atribuye a los Subdirectores de estudios. 

Art. 3? Ademas de las atribu s que de- 

signa la Ley, los Subdirectores tienen la facuitad 
de supervigilar las ofkinas de recaudaei6n de la 
rentas de^tinadas a la Instruccion Publica, excep- 
to los Seminarios, y haran los arqueos que esti- 



men 



Art. 4? Corresponde alas Juntas Ad 



878 



U m versitarias conocer en sc unda ins- 
tancia de las causas a que se rei 1 los numeros 
®Y T' del art. 9? de la Ley de 11 de mayo de 

Art .5? Las Junt ; de Gobiemo d las Cor- 
poraciones Univei utarias de Ca aca y Guayaquil, 
tendran un Colector esp :ial d2 libre n > nora 1 in- 
to y remocion de las m ism is Juut is. 

2 r) Art. 6'.' El producto de las cuotas Univer- 
sitarias de las Corporaciones a que s< mere el ar- 
ticuio anterior, exepto el valor de las obras, se di- 
vidiraen tres partes: la una para gastos de la Cor- 
poration: la otra para la Biblioteca; y la tercera 
para auxiliar la Escuela de Artesy Oiieios. 

Art. 7? El Pod; r Ejeeutivo designara los 
fondos con que se debe contribuir, s< un la Ley 
de Gastos, para la Universidad y losCoiegios; y 
el Colector de estos Establecimientos, recibira di- 
rectamente del respectivo Colector 6 Tesorero la 



que 



tades 



Art. 8? Corresponde a las respectivas Fac 



i ? Revisar los expedi nt 6 d< :umeritos que 
se deben presentar para optar a grados academi- 
cos , a fin de ex minar si se han observado los re- 




I r) L. N )-art. 29 

- >■) L. 1 { •) 



10 



i 



quisitos legal es y refrendar los titulos de Bachi- 

iter y Doctor; y 

2? Senalar los textos que deben servir para la 
ensenanza, en todos los casos en que no lo hicie- 
re el Consejo General de Instruccion Publica, 

Art. 9? Corresponde a las Juntas Adminis- 
trativas de los Liceos 6 Colegios presentar al Con- 
sejo General las ternas para el nombramiento de 

los superiores 6 profesores de dichos Colegios 6 
Liceos. 

Art. io, Habra, por lo menos en cada Capi- 
tal de provincia, una Escuela preparatoria de Ar- 
tes y Oficios costeada por las Municipalidades de 

la provincia, excepto aquellas que tengan su es- 
cuela propia. 

Art. ii. Esta escuela correra bajo la inspec- 
cion inmediata de la Municipalidad donde estuvie- 

tuada, la que designara los maestros 




sus dotaciones y dara el Reglamento correspon- 
diente, que sera sometido a la aprobacion del Sub- 
director de Estudios 6 del Gobernador de la pro- 
vincia, en su caso. 

Art. 12. Ademas de las materias que se pres- 
cnban en el Reglamento a que se refiere el ar- 
ticulo anterior, la ensenanza preparatoria en dicha 
escuela, abraza: la instruccion moral y religiosa, 
Grarnatica Castellana, Cosmografia, Teneduria 
de hbros, Dibujo lineal, Gimnastica y Urbanidad. 

Esta ensenanza se dara en tres anos, sera 

gratuita y no causara derecho de matricula ni exa- 
men. 



Art. 13. Los 



d 



d 




media hora, y seran rendid 



cfe Politico y dos maestros de la escuela; y, en 
aelecto, ante personas competentes ele^'idas por 

mumcipahdad ' 



a ano. 



El Jefe Politico expedira el certificado de 
probaoion, en papel comun, que sera autorizado 



108 



porel Secretario; y coneste documento, obtenido 
al fin del curso, podran los alumnos ingresar a la 
escuela de artes y oftcios, 6 a la seccion corres- 
pondiente de la Escuela Politecnica. 

Art. 14. Para ser admitido en la escuela pre- 
paratoria de artes y oficios, debe comprobar el so- 
licitante su instruccion en los ramos de esenanza 
primaria, con el certificado de la Junta inspectora, 
6 un examen rendido ante un maestro de aquella 
escuela. 

Art. 15. El Poder Ejecutivo establecera, 
cuando lo permitan las circunstancias economicas 
del Erario, en cada Capital de provincia a lo me- 
nos, una escuela de artes y oficios, costeada por 
los fondos publicos, y dara el Reglamento respec- 
tivo. 

Art. 16. En todo Liceo 6 Colegio, despues 
de costeada la ensenanza secundaria, se establece- 
ran clases de Agronomia, Arquitectura de Inge- 

nieros y Agrimensores. 

Art. 17. Una vez almenospor semana, se 
dara lecciones de Religion y Urbanidad en las cla- 
ses de ensenanza secundaria. 

Art. 18. Se reducen a diez sucres los dere- 
chos que deben pagarse por el grado de Bacluller. 

Por los tituiosde A yriniensor, Dentista, Ocu- 
lista y otros semejantes que clan derecho a ejercer 
unaprofesion cientifica, que no sea facultativa, se 

pagaran cuarenta sucres. 

Art. 19. Cada facultad puede conceder, por 
via de premio y al fin del curso escolar, la disp~- 



6 parcial d 



dos de 



Jos alumnos erne, durante el curso, hubiesenob 



que 



tenido votacion dc primera clase en los exame 
nes, observado buena conducta y manifestado — 

Q ua aplicacion al estudio. , 

Art. 20. Asimismo puede cada Facultad 
ceder dispensa total 6 parcial de las cuotas uni 



109 

sit H is a seis alumnos que fuesen pobres y hubie- 

i is cui jos con aplioacion, aprove- 

chan ii< >uena conduci i. .Tendran preferen- 

cia a la dispensa los que hubiesen servido tres afios, 

3. !o menos, algun destino en el ramo de Instruc- 

i6n Publi a. 

i r\ Art. 21. La escuela Politecnica. reinstalada 



por el Decreto Ejecutivo de veintidos de diciem- 
bre de miloehocientos ochenta y tres, y la de Agri- 
cultura creada en la Capital, seran regidas por un 
Re ;lamento especial, formado por la Junta de Pro- 

fesores de ese Establecimiento y aprobado por el 
Podcr Ejecutivo. 

Art. 22. La gracia concedida por el art. 7? de 

la Ley reformatoria de Instruccion Publica de 

veintiseis de abril de mil ochocientos ochenta y 

euatro, se extiende hasta el 15 de octubre del pre- 
sente aiio. 

. & vt 2 3- Queda vigente, en lo que no se opon- 
ga a esta L< , la de once de mayo de mil ocho- 
cientos setenta y ocho, y derogadas todas las de- 
mas que se hubiesen dado sobre Instruccion Pu- 
blico aim en la parte en que no faeren contrarias. 
. Cumuniquese ' al Poder Ejecutivo para su 

ejecueionyc plim to. 

Dado en Quito, Capital de la Republica, a 13 
deagostode 18S5.— El Presidente del Senado, 
Luis Urdero.—m Presidente de la Camara de 
Uiputad s j i Ban sta Vdzquez,-~E\ Secre- 
tary del Senado, Ma uel M. Pd//f.—E\ Secre- 

de la Camara de Diputados, Leonidas Pal 



7/7- 



Arteta 



Palacio de G( bierno en Quito, a 15 d. ~ & ~- 
ae ibbs— E cutese.— Jos I. P. Caamano 



Por ialta dc ]\ inistro de Instruccion Publica 
de lo Interior, J. Modesto EsMnosa. 




lr ) L. 1890-art. n, 



110 



LEYES DE 1886. 



EL CONGRESODE LA REPUBLICA 



DEL ECUADOR 



CONSIDERANDO: 




uj existe en esta Capital un suntuoso 
edifkio, destinado, de aiios atras, a dar asilo y ocu- 
pacion a muchos nines del pueblo; y 



Q 



Salesianos son los mas 



adecuados para ocuparse en la direction y mej 
del establecimiento. 



DECRETA: 



Art. 1? Se restablece la Escuela de Artes y 
Oficios instaurada por el Decreto Ejecutivo de 2 
de enero de 1884. 

Art. 2? Se autoriza al Poder Ejecutivo para 
<l u e, de acuerdo con la Junta administrativa de fon 



d< 



provinciates, cdntrat con la Congregation de 
J 3 Padr s Sal iianos, la ensen. iza, direction y 

Riejora del Bstabjecimiento. 

Art. 3? Se entregara a dichos religiosos, por 
Kiventario prolijo, los°enseres, utiles y fodo cuan- 
to pertenecio al extinguido Protectorado Catolico. 

Art. 4? El Poder* Ejecutivo dara razon a la 
Proxima Legislature de las gestiones que hubiese 
e touado en este sentido, a fin deque se vote la 
cantidad necesaria en la respectiva ley de gastos. 

Comunfquese al Poder Ejecutivo para su 
cu mplimiento. 



*>ado en Quito, Capital de la Republica, a 



55 IS de julio de mil ochocientos ochenta y 
g Presid nte del Se lado, Juan Leon Met 
hl Presidents de la Camara de Diputad 




Ill 

Castro. — El Secretario del Senado, Manuel M, 
Polit. — El Secretario Diputado, Antonio Roba- 
lino. 

Palacio de Gobierno en Quito, a iode julio 
de 1886. — Ejecutese. — J. M. P. Caamano. — EI 



Ministro de lo Interior, J. Modesto Espinosa. 



EL CONCxRESO DE LA REPUBLICA 



DEL ECUADOR 



DECRETA: 



Art. 1? Establt-cese una cscucla en la ciudad 
de Esmeraldas bajo la direction de los Hermanos 
de las Escuelas Cristianas. 

Art. 2? Los fondos para la construccion de 
esta escuela se sacaran de la cantidad que, por la 
Eeyde 18 de Marzode 1884, se adjudico a lapro- 
vinciade Esmeraldas. 

Art. 3? El Poder Ejecutivo dictara las pro- 
videncias necesarias para la construccion del lo- 
cal, y contratara con los Hermanos de las Escue- 
las Cristianas para que se haean carcro del dicho 
establecimiento. 

\Lk ^° V 9. uito ' k Ir de a ? ost ° de 1886.— El Pre- 
sident de la Camara del Senado, Juan Leon Mera. 

tL F p? ld c ente de la Camara de Diputados, Julio Cas- 
mZ% J??**" de la C * m *™ del Senado, Manuel 
balino. P ° lU - E] Di P ut ado Secretario, Antonio R+ 

1 886 Pal F Cb ^ Gob:crno en Q^to, i 12 de agosto de 
nstr^ eC ^ e ---i' M - P. Caam ,~Ei Ministro de 
mstruccion Pubhca, J Modesto Espinosa. 



112 



EL CONGRESO DE LA REPUBLICA 



DEL ECUADOR 



CONSIDERANDO: 



Que el canton de Zaruma, en la provincia del 
Oro, a pesar del notable incremento de su pobla- 
cion y riqueza, carece de las escuelas necesarias y 
de institu tores idoneos para la instruccion primaria, 






DECRETA: 



Art, i? Se establece en Zaruma, cabecera del 
expresado canton, una escuela primaria bajo la di- 
rection de los Hermanos de las Escuelas Cris- 
tianas. 



Art. 2? Seasigna para esteobjetola cantidad 



de tres mil sucres, de la suma destinada en la Ley 
de Presupuestos para la instruccion primaria. 

Art. 3? El Concejo cantonal contribuira, con- 
forme a la ley, y con la eficacia que demanda tan 
importante objeto, al establecimiento y buena con- 
servation de la mencionada escuela. 

Dado en Quito, a 1 1 de agosto de iS86.~ El Pre- 
sidente de la Camara del Senado, Juan Leon Me 
El Presidente de la Camara de Diputados, Julio Cas- 
tro.—m Secretario de la Camara del Senado, Manuel 
M. P6llt.—E\ Diputado Secretario, Antonio Robalino. 

Palacio de Goblerno en Quito, a 12 de agosto de 
i886.-Ejecutese.— J. M. P. Ca.otaxo.-E1 Mimstro de 
Instruccion Publica, J. Modesto Espmosa. 






1 1 3 



EL CONGRESO DE LA REPUBLICA 



DEL ECUADOE, 



COXSIDERAXDO: 




Que el Colegio Nacional de San Gabriel, di 
rigido por los Padres de la Compania de 
cuenta con un buen numero de Profesores de in 
disputable merito; asiduamente consagrados a 1; 
ensenanza de las materias pertenecientes a la Fa- 
cultad de Filosofia y Literatura, 



DEC RET A: 



Art. i? Se establece en el Colegio de San Ga 
bnel la Facultad de Filosofia y Lite'i itura, con to- 
dos los derechos y atribucion s de que gozan las 
demas facultades, conforme a las leyes de Instruc- 
cion Publica. ' 

Art. 2? La Facultad de Filosofia de la Uni- 
versidad central podra dar tambien la ensenanza 
secundaria; y los alumnos que concurran a ella, 
asi^ como los que vengan de otras provincias, po- 
aran ganar alii los anos escolares y optar al grado 
deBachiller. J l 

H^P/ d ? % Quit0 ' d 9 de a £ ost <> de 1886.— El Presi- 
dente de la Camara del Senado, Ju Lt * Mera.-® 
t residente de la Camara de Diputado Julio Castm 

E n?^ r°c de la Cimara del Senad. Manuel M F*& 

** Diputado Secretario, Antonio Robalino. 

i886 PaI F- i0 '? e Gobierno en Quito, a 13 de agostode 

instruccion Publica, J. \f odesio Fsfiinosa. 



114 



.- 



EL CONGRESO DE LA REPOBLICA 






DEL ECUADOR, 

DECRETA : 

? 

Art. unico. Adjudicase a la Municipalidad 
dt: Latacunga, para local de su escuela de ninas", 
la casa que posee el Fiscb en e ; sa ciudad, y fue del 
Senor Carlos Viteri; quedando vigentes los de- 
cretos expedidos en o y 24 de julio de 1885, en 



cuanto, no se opongan al presente 

Dado en Quito, Capital de la Repoblica; an de 
agosto de 1886.— El Pre^idente de la Camara del Se- 
nado, Juan Leon Mera.—El , Presidente de la H. Ca- 
mara de Dipiitados, Julio Castro. — El Secretario del 
Senado, Manuel M. P6lit.—E\ Diputado Secretario; 
Antonio Robalino. 

Paiacio de Gobierrfo en Quito, a 16 de agosto de' 



d 



Ejecutese.— J. M. P. Caamano.— £l M 

611 Publica, J. Modesto Esp 



EL CONGRESO DEL ECUADOR 



CONS&EKANDO : ' 



^ I 



Que las Juntas Univefsitarras del Guayas y 
tiel Azuay no cuentan con los fondos necesarios 
Para su sostenimi'ento, 



DECRETA: 



Art. i? L.I producto de las cuotas de grados 
de que habla el art 6? de la Ley reformatona de 
l 5 de agostode 1885, excepto el valor de las obras, 
se dividira en tres partes: dos para gastos de las 
^encionadas corpofaciones universitarias, y la 
ptat para fondos de la respectiva Biblioteca pu- 
blica. 




115 

2? Las cantidades colectadas en el pre-* 
sente ano y que no se hayan invertido en las es- 
cuelas de artes y oficios, acreceran a los fondos de 
la respectiva corporation universitaria. 

Art. 3? Queda en estos t£rminos reforrnado el 
art. 6? de la citada Ley de 15 de agosto de 1885, 

Dado en Quito, capital de la Republica, a 16 de 
aofosto de 1886. — El Presidente del Senado, Juan Leon 
Mera. — El Presidente de la H. Camara de Diputados, 
Julio Castro. — El Secretario del Senado, Manuel M. 
Polit. — El Diputado Secretario, Antonio Robalino. 

Palacio de Gobierno, Quito, a 19 de agosto de 
1886.— Ejecutese.— J. M. P. Caamano. — El Ministro 
de Instruccion Publica, J. Modesto Espinosa. 



EL CONGRESO DE LA REPUBLICA 



DEL ECUADOR, 

DECRETA: 

Art unico. Se establece en el Colegio San 
Bernardo de Loja la Facultad de Filosofia y Li- 
terature, la cual tendra las asignaturas que pre- 
viene la Ley de Instruccion Publica y podra con- 
fers el grado de Bachiller en el ramo. 

t Dado en Quito, a catorce de agosto de mil ocho- 
cientos ochenta yseis.— El Presidente del Senado, Juan 
Leon Mcra.—Yl Presidente de la H. Camara de Dipu- 
tados, Julio Castro.— El Secretario del Senado, Manuel 
Maria Polit— -El Diputado Secretario, Antonio Ro- 

oalmo. 

Palacio de Gobierno en Quito, a 24 de agosto de 
1S86.-- -Ejecutese.— J. M. p. Caamano.— El Ministro 



ae lo interior e Instruccion Publica, J. Modesto Espi- 



nosa . 



116 



RECTIFICACION. 



En el Numero precedente pagina 30, se publico una inser- 
tion acerca de la validez de un Titulo de Doctor conferido por 
los RR, Padres Dcminicos de Quito, y como han ocurrido omi- 
siones involuntarias, se reproduce aqui la nota respectiva: 



El infrascrito hace aqni observar que, asi como es cierto que con el Doctor 
Carlos Salvador se ha seguido en nuestro Colegio el indicado metodo; asi tambien 
■es completamente falso ^ue los RR. PP. Domimcanos de Quito sigan normal - 
jnente s nejante metodo en su Colegio. El Ilmo. y Rmo. Sr. Qhispn de Rio- 
oamba propuso a los Model adores del "Colegio Dominicano que aceptasen al joven 
Salvador para que estudie la Teologia de Santo Tomas. La propuesta fue aceptada; 
pues los RR, pp. Domimcanos no estaban en el deber de saber si el joven atant- 
nohabiacur.sado, 6 no, legalmente 1< tud 5 inferiores; muchomas cuando el joven 
liabia sido propiresjo por. su mism< I Ibispa 

De ues de tres anos estudio de la Suraa Teotdgica, el joven quiso aprove- 
cnarse del privilegio de Clemen e XII, 1< Ires no p an neg&rselo. Este es el 

caso Caso excepcional, pues no el met lo or linario seguido por los RR. 

*1. Oomiaicanos, alr^ue deb ujeta« e tambten los eciesiasticos seglares quees- 
tudian en diehos colegio para er gradoados por derecho. 

Aquf no trata de I >octorado i r derecho; sino por privilegio. Aquel supone 
c[ curso legal de todas las ms no. Puede suceder que un Doctor por on- 

Jwpo sea mSs instrufdo jrdoctoqwe el Doctor por derecho S pero, legalmente ha- 
«ando e\ste supone mayores os • :\ I , , 

El metodo qui gm \ 1, PP. bominicanos en el Colegio de Santo romas de 
ywto, es el mismo que determinan 1 -minicanas para todos los Colegios de 

Stt °*J*«. E! cur : de 1 e Inra < ocho i nueve affos, y es el siguiente: 

tn el primer hienio 6 tri lia I un la C tumbre- los colegios] se estudia el 

Jjso complex de Fiiosoffa con su H&torift, y adernfa Fisica General y Experiment 

ai 5 y la Maternal icas en ^ e si ramos. 

Durante el segundo bienio : se estudia "Verdadera Religidu' , en el primer ano, 
y en el segundo "Xugares Teoldgteos ; acompafiando el estudio de ambos anos con 

eideHisto l Edesidstica. * J A . 

En el siguiente cua< ienio se estudia la Suma de Santo Tomas de Aquino; acorn- 
Pauando el primer bienio con el estudio de Escritura Santa, y el segundo con el de 
^erecho Can6nico. T . .. c 

Concluido el curso, previa aprobac56n de los examenes anttales de las mpectms 
^tenas, que durante 41 se estudian, es admitido el religioso dominicano ^™ frf 
* ea ngur o de todas h materia* c 'iadas durante el curso; despues del cuai si 
* aprobado, obtiene el Titulo de Lector, y llenados los mismos requisites, el ecie 
s^tico secular, el de Doctor r i • da 

EI religioso dominicano "estudia la Teologia Moral prictica y la g£^* *J 
g"Al despues de conclufdos todos sus e.tudios, y no puede ser confesor si no da 

rt ; -tivoexamen y es en 61 aprobado. «!«.-* Ar T ector 

#o secrea que el dominicano, por hafcer salido bien en n cenmej de I*g« 

< ***), hava alcanza lo ya el grade kcadeaiico supre.no de sus Co egios no. 1^ 



^8Sc dela ,leni;;; , de Vlaestro de estudios, ^g^ViSSS^ 
Regente [Rector]. Pasados ■ oncios. a P*«£* ffi 

J ro vmciaj el Doin J inican() es a(] Mtertr0 en Sagrada Teologia, grado bup 

mo en la Qrden. 

Con, , Fr ' R ««« « DwtfTl, ?Har y Rep ^ 1 EstadioS ' en d 

^^vento maximo y ProfeSor de Eilo Da en la Umvcrsidad Central. 






117 



BQLETIN UNiVERSITARIO. 



QFICI0S 



R -torado de la Universidad Central del Ecuador. — Quito, no- 
iembro 28 de 1891. ' 



Sres. profesores de Quimica 



del 



jnes anterior, acordo lo siguiente: 4k Los CateHraticos' de Quimica 
AnaKtica cualitativa y cuantitativa continuaran ensefmndo estas. 
dencias teoriea y practicamente hasta que se apruebe el Reglamento 
de las Facultades de Ciencias." Lo que me es honroso comunicar a 
UU. a fin de que se sirvan eumplir con lo ordenado por el H. Consejo 



General. 



Dios guarde a UU.— Zia/acZ 



, Rectorado de la Uniyersidad Central del Ecuador.— Quito 
Ciembre 22 de 1891. ' ' ■ 



Instruccion 



comunicar a US. U 



-~h»m .* uuurauo comunicar a U». £L. que la Junta General ue 
uoctoivs ha uido por bion etegirme Rector del Establecimiento \ 
reelegir para V icerrecr r al benemerito Sr. Dr. D. Rafael Barahona.— 
Aeostumbrado, como hombre de bien-iinica cualidad de que pode- 
mos prccuu-nos,— acostunibrado, digo, a citmplir estrictamente los 
aeoereb, no he atendido nunca en los empleos que se me han confia- 
(lo a los honores m al provecho, sino a la carga de obligaciones que 
imponen; y, en consecuencia, habituado estov tambien a mirarkK 
como penosos. C lrcunstancia no aplicable al cargo actual : supuesto 

KM J "fT d6eU °' US " H - y^ ilustradisimos coparticipes en 
la^iaoores de la, ensenanz a nniversitaria- baran suavo v f aeil el bon- 

mer.?] 60 ^ ^ Ct ° r del P rimer cuerpo docnte dela Republic* 



mtwaAA T- uei P rimer cuerpo docente de la Lie 

meicea a sus sabios consejos y oportunas observaciones. 

ion posit iva < stima e indivi, luales consideraciones me r 
t ». tl. atento v S. S. 



■epito de, 



Carlos li. Tobar. 



lis- 

Rectorado de la tTniversidad Central del Ecuador.— Quito, di- 
ciembre 22 de 1891. 

H. Sr. Ministro de Instruccion Publica. 

Ayer en reunion de la Facultad de Filosofia y Literatura fue 
nombrado para Decano en el periodo que principia el Sr. Dr. D. Fe- 
lerico Gonzalez Suarez, particular que me es honroso poner encono- 
eimiento de US. H.— De qiiien me repito atento y S. S. 

Carlos It. Tobar. 



N° 648. — Repiibliea del Ecuador. — Minis terio de Justicia, Culto, 
Instruccion Publica, Benefieencia &.— Quito, diciembre 26 de 1891. 

Sr. Rector de la Universidad Central 

r 

Aviso a US. recibo del oficio de £3 del present p. en el cual se sir- 
p poner en mi conoeimiento que en sesion del 22 "la Facultad de Fi- 
losofia y Literat'ira ha nombrado para su Decano en el periodic que 
Pnacipia, al Sr. Dr. D. Federico Gonzalez Suarez. ; 

Dios guarde a US. — Elias Laso. 



N? 652. — Repiiblica del Ecuador. — Ministerio de Justlcia, Culto, 
instruccion Public;., Benefieencia &.— Quito, 26 de diciembre de 1891! 

Sr. Dr. Carlos R. Tobar, Rector de la Universidad.— Pte. 

* 

Por oficio de Ud. de 21 del presente me he informado de que la 
Vunta General de Doctores ha elegido a Ud. y al Sr. Dr. D. Rafael 
oarahona, respeetivamente para R tor y Vicerrector de la Universi- 
dad Central. ' ■ 

Al contestar hoy el ref erido oficio cumpleme el manifestar a Ud. 



1 



uombramientos. 



erno 



guar 



■Elias Laso. 



Rectorado de la Universidad Cencral del Ecuador.— Quito, enero 
- 1 de 1892. ■ 

S- Sr. Presiden i « ■ del Consejp General de Instruccion Publica. 

TT ti _ 



H. Senor : 



Este 



fste Kectorado tiene en actual labor un Kegiamento inter- 
im i ^mestieo de la tfniversidad y, con tal motive-, al sena- 
«los deberes y, ribueiones del Colectorha encontrado tropiezo 
t^a lacontiuu. it \ trabajo en uantoald o de amstario es 



119 

trictamente al Reglamcnto General de Estudios, que en la seeeion 7*, 
fija las obligaciont 9 de los clavero&, empleados que, conforme lo ase- 
guraelSr. Uolector del Estableeimiento, estorbarian el que se arre-t 
glen los libros sogun lo prescrito por la Ley de Hacienda ; razon por 
laeual, sin duda, ha caido en desuso en la Universidad, de tiempo 
atr . t lo lo pr* ^eptuado a los referidos elaveros y al raodo cle llevar 
la nt s en Coleeturia. 



Dios guarde a US. Bo— Carlos R, Tobar. 



Rectorado de la Universidad Central del Ecuador. — Quito, enera 
21 de 1892. - ; 

II. Sr. Pr< -idonte del Consejo General de Instruccion Publica. 
II. Senor: 

En 2S de noviembre del afio proximo pssado, el Sonor 
Vicerrec <r de la Uniyersidad, ofici6 en circular a los Sres. Profeso- 



res de 
ral en 



Quimiea oomumcdndoles lo resuelto nor el II. < 
29 de octubre, esto es, que los Qatedraticos de Q 



ea cuniitativa y cuantitativa deben continual- ensenando est ls cien- 

cias b -a y prajfacamente h ra que se apruoba el R^lamento de 

la l< acultad de Oiencias. En i puesta al ret. »rido oncio del Sr. Viee- 
rrector, el Catedmtico Sr. Dr. D. Manuel Ilerrera ha pasado la con, 
testacion que original remito a US. H., & fin de que el Consejo re- 
suelva io conyeniente, ya que ha quedado en suspense la aprobacion 
del Keglamento de las Facultades de Ciencias y ya que los cursantes 
de&Ias solicitan, y con razon, la reapertura de las clases a que so re- 
nere la resolucion del Consejo. 

Dios guarde a US. E.— Curios E. Tobar. 



29 de^L&92*^° d ° k Univei ' sida(:i Central del Ecuador.— Quito, enera 

H. Sr. Presidente del Consejo General de Instruccion Publica. 

ffiJfe? l»-r titar al It. Consejo un Proyecto de Regkr 
Vovl^CZ^ } " G ° ^ ^ ™™&W * fin de que, corregido 
de adoS Z$TT\ co ™ ce * ™gir en el Estableciniiento. Debe 
parade cL '^ ° *u*ZK » 0V el b ^ ««imo en que ha sido pre- 
pero ek odT™ 1?**^* U * debidas & ^L de parte del autor; 

ffilto^^, 61 ^ Sn notable vacio, y modifi- 

ias neeesidades de la en. nanza universit aria. 

Dios guarde a US. H— Carlos 11. Tobar. 



120 

Keetorado de la Universidad Central del Ecuador. — Quito, enero 
27 de 1892. 



H. Sr. Minis tro de Relaciones Exteriores- 



al H. Sr. D. Domingo L. Ruiz, rogandole que 
cnestion relativa a nuestro pedido, quo no • 



H. Sr. Ministro: 

Ha mas de dos aiios, esta tJniversidad suplico al Senor 
Consul General de la Republics en Nueva York la adquisicion 
do tipos, papel y otros menesteres de imprenta, y aun cuando algo 
delo pedido ha llegado, la falta de las facturas respectivas, de la es- 
pecifioacion do, los costos y, sobre todo la de la omenta del dinero re- 
mitidopor ol^Establecimiento, nos han obligado a oficiar varias veces 

i terminemos. por iin, la 
p^sible continue suspen- 
so indefinitivamente. Mas, sea que el Sr. Consul no imbiese recibido 
los oficios de mi predecessor en el Rectorado, sea que las cpntestacio- 
nes a ellos se bubieseri extraviado en el ir&nsito, la verdad e§ que ni 
nemos obtenido hasta boy, les objetos solicitados, ni siquiera se ha 
conseguido las facturas de los enviados de Nueva York. Para evitar, 
en adclante, el d( vio de las comunieaeiones (a lo que, sin duda, debe 
atnbuirse lo acaecido), ruego a US. II. , que, si no hay para ello incon- 
veniente, se sirva hacer inoluir en la correspondeneia ofieial, la nota 
que junto con esta remito a US, H. con el objeto expresado. Lo cual 
me presenta propicia octfsion para suscribirme de US. H. segurfl y 
obediente servidor. 

Carlos J?. Tobar. 



Rectorado de la Universidad Central del Ecuador.— Quito, enero 

27 de 1892. 



' 



XT Al Sr. D. Domingo L. Ruiz, Consul General del Ecuador en 
^Nuera York. 

.TraiJo al Rectorado de este impcrtanto Establecimiento por la 
oemgnidad del ( ierpo de Dftotores, vino de los asuntos en suspenso 
en que primero he fcenido que oeuparme, La sido el relatiyo aunpedi- 
"Ode utiles de imprenta, que, haee mas de dos afios, hizo a Ud .mi 
predecesor, utilizando < ■ fcal modo la exc< nte voluntad y cumphdo 
esmero con que Ud. sirve al pais, euyo constllado desempena. Mas, 
sea «1^ hubi sen padecido extraviolos oficios del Sr. Dr. Barahona 
1X11 pi'e< cesor en cl Rector* », sea qu" so hubiea i dislocado las res 
puestas de Ud. , lo cierto es que la J««+-* A drmnistrativa de la I at-- 
*ersidad contbua en la unnosibilidU 



, ~ w « «* imposibilidad de fcnecer la euenta relacionn-- 

oacon el p , [do meneionado del cual i a faltan aun hasta las facto- 
l m ' ,f* aecesidad, pues, de fcerminar e a mto y la obh m del 

^mplnni. to del deber ale or an a oficiar a l T d. eneareciendo i 






s* benevolencia e] envio de las expresadas facturas y la cnenta del 

fremiti, tl Consulado, '.. , , 

, be guro de la p*»nta respuesta de IT. y complaeido de la oc sion 
le se me present* de o£r< serin a V. en mi nuevo empl •, me rcpito 



• su atento S. 8. 



Carlos Ii. Tobar. 



121 



c t oraclo 



30 de 1892. 



Quito 






Circular 



A los Seiiores Catedraticos. 




gul 



y, con el objoto de conseguirlo, encarezco a Ud. la necesidad de que 
proporeione algun trabajo cientifico' 6 : literario al' Sr. Secretario del 
t .stablecM nto para los menciobados "Anales". La ilustracion de 
Ud.puede contribub-, siquiera una vez pop trimestre, con excelentes 
materials para softener el buen credito de que nuestro periodieo go- 



za en el exterior. 



U. — Carlos R. Tobar. 



R i ' ; 01 Tlno de la Universi ^d Central del Ecuador.- Quito, f£ 



brero 1" de 1892. 



ft 

Sr. Secretario del Cohsejo General Je Instruccion Publ 



ica. 






fia v Tif^.,+ r , 7, w 7 v^rtwsuranco ue la r"aeultacl de JViloso- 

FalLon^S 6Sta ?? Cultad ha -q»odado sin quien la represente. 
tot delnWc e f£ cia ] mente notable eon moti™ de algunos asm* 
Efeta ScSL 86 "^^ "* SOmetiend » * la consideracibn dc 

Dios guarde a XL— C'artos 7?. 2b&*fc 



Sr. Rector de la Universidad Central. 
«2£ ££2!±ti*^*» *«*» en la „ ionde2o del 



informe 



Furidada e$ la col ™hT f\ *3° aeneral de Instracci6n Publica.- 

cuanto a la fiSSS f\ Rector de la Universid I Central, en 
1890, reforma orifTf a t* 14 de la Le ^ de 3 de'setiembre de 
cWo desTcowttl- t I 1 nst ^ cei6 « P^blica. El H. Consejo ha 
senfaiA^T, ^ i__ l cumcia u eieccion de los nroffiKOT-ns m lfi . en repre- 



los prof esores que, en repn 



<* quft el H C( nsAin CT , 1>man Ia mencionada Jnnta. Far< 
^•ticulono desSSSlS -f Ch ° l0S n <™bramientoS, porque el citado 
«■ hacerlos i^Ttf^^ la **<*>ridad 6 .rporacion que de- 
f l'ie ti-atandoj- de , D LS al J 50 ****" <* ! t,Vul °' P av ' 

represents a eada 1'acultad, la colon del repre- 



122 

■fentante debe hacerse por la Facultad que va a ser representada, y 
ho por el H. Consejo General ; y a que en sus atribuclones tampoco 
Jigura explicitamente la de liacer tales nombramientos. En cuanto a 
los ya hechos no pueden caducar sino en el respective) termino, por- 
que esta interpretacion no puede surtir efecto retroaetivo, sino regir 
para lo sucesivo, aplicando por analogia las reglas 25 del art. 7? y 7* 
del art. 18 del Codigo Civil. — Tal es el parecer de vusstra comision, 
salvo siempre el mas acertado del H. Consejo. — Quito, febrero 11 de 
1892.— Carlos R. Tobar.— C. Casares." 

Lo que tengo la honra de poner en coiiocimiento de US. para los 
ef ectos eonsiguientes. 

Dios guarde a US.— Por el Secretaries el Jef e de la Seccion de 



Instruccion Publica.— J". Arboteda. 



hero 3 de 1892. 



Eecuador.— Q 



Sr. Biblioteeario de la Uriiversidacl 



• Una person jt, euyo nombre debe quedar secreto, conforme deseo 
de ella misma, ha tenido por' bien regaiarme la voluminosa Enciclopc- 
dia de D' Aleiribert y Diderot a fin de que yo la dedique a la Bi- 
blioteca Nacional 6 a la particular do la Universidad ; y por natural 
Preferencia, lahe destinado al Estableclmient 

Pin rtAr.nA„ *_ •. f TT 1 1 -A. 3 



En 

— vvVUV I LXJi 

sos volumenes; 



expre'sada constante de lbl grue 



guar 



Carlos Jt. Tobar. 



. Reetorado de la Universidad Central del Ecuador.— Quite, febre- 
*> 11 de 1892. 



H. Sr. Muristro de Instruccion Publica: 






Bemito a US. H. el presupuesto de sueldos y gastos correspon- 
Rentes al presente ano, que la Junta Administrativa de este Estable- 
«miento ha formulado conforme a lo dispuesto por el H. Consejo 
General, en su sesion del 12 de noviembre del ano anterior. 

Dios guarde a V. -Carlos Jt. Tobar. 



Kectorado dela Universidad Central del Ecuador:— Quito, febre- 
r ° 12 de 1802. 



Sr. Colector de Rentas. 

Kn yirtiul d rles concodido liconcia por quince dias £ Jos 



«*«*< Cat,dratkos Eudoro Anda y Luis C. de Vaca, han com 



nza- 






123 

efo en esta fecha a desempeiiar las Catedras pertenecientes a lbs Sr&& 
mencionados, los Sres. sustitutos Arturo Martinez y Julio Garcia 
respectivamente. Uno y otro con la mitad del sueldo que correspon- 
tie a los reemplazados. 

Dios guarde a IT. — Carhs JR. Tobar. 



j 



Rectorado de la Universidad Central del Ecuador.— Quito; febre- 
ro 15 de 1892. 



Circular 



Sr. Decano de las Facultad de 



El H. Sr. Ministro de Instruction Publica* necesita los datos 
relatavos a la Universidad Central, para el Informe que, en 



cump 
la Re 



publica, hade presentar a la ya p>r6xhna Legislatura ;- y como este 
h< ctorado ha de suministrarle los referidos datos, es menester que 
V. me proporcione a la mayor brevedad posible los que atanen a la 
*acultad-eu que U. dignamente preside. 

Dios guarde a V. —Carlos R. Tolar. 



i i - R ^ ct 1 °o^° de la riiiv eraidad Central- del Ecuador.— Quito, febre- 
1*0 lo de 1892. 



Sr. Dr. D. Juan Bautista Menten. (*) 



corrriente 



JunH tt» n , U T ldad m « ha oficiado, a notnbre de la mencionada 
KSt^SrT&iS! 9 a ^ adecer * U. como es debido, el regalo de la 
SSSS?^* ( r 81 Vol r e ^) V* ^stine' a la Biblietec* 



essol 



I^t A } W 1 ? con el ©ipresado eneargo de la Junta, me 
^1^^?° *5tf« * U. especial 6 indmdualment. 



gen erosidad nnsuw < » 
ip«^ a1 ' "Raiflblecrmiento 



dadiv 



n, « i i' V. eime aiuonzado para 

y S. S sentxmicnt ° s de particular estiina wo reitero de U. atento 

Carlos It. Tobar. 



i ^ « es ei gener u donaate de la obra e*pr< ida. 



124 

Rector-ado do la Universidad Central del Ecuador. — Quito, febre» 
<ro 18 de 1892. 

Sr. Dr. D. Antonio Borrero, Gobernador de lo provincia del 



Azuay. 



amente 



•Jiento del Sr. D. Jose Oramas, fallecido en esa ciudad no ha mucho 
tiempo ; mas, por desgracia, no podemos obtener datos precisos que 
faciliten la obtencion de la copia referida. En tales dificultades, se 
hace menester recurrir a la inequivoea benevolencia de US. para supli- 
•arle se digne de disponer lo conducente al logro de lo antes expresado. 
^ Agradecido con anticipation por el favor que solicito de 

* tener motivo para repetirme de US. obsecuente 



servidor. 



Carlos E. Tobar. 



N° 1 1 9.— Repiiblica del Ecuador,— Goberoacion de 1; 
del Azuay.— Cuenca, 27 de £ ebrero de 1892. 

Sr. Rector de la Universidad Central del Ecuador. 



_ -ui xx. or. nunistro tie mstruccion jruunoa yuw ™** — « 

nuentoque la Universidad Central interesaba una copia del testamen* 
f del Sr. Dr. Jose Orama pues se creia que este Seiior habia lega- 
'lo a la Universidad imos capitales a censo. Pedida la copia al -bserv 
ano Sr. Manuel Maria Diaz, recibi, con fecha 9 de junio de lb91. la 



contestation njratante; 



^mesiacion siRuiente: . # , £ , 

, "He reeibido el estimado oficio que US. me ka Aingido eon techa 
f ayer, para que le envie copia, de la clausula del testamento otorga- 
*K>nor a! fiii*^ q>. t\,. j^a t\* nmna on la riml lpflft en tavor de la 



Dramas, en la cual lega 

en respuesta digo a 
,ado por mi predece- 
y no encuentro en el 



cWsula alguna en la que se haga tal legado a la Universidad Central 
^ aninguna otra Corporacion 6 persona— Dios, etc.— Manuel Maria 

. , Con todo, si US. cree necesaria la copia aludida, sirvase comu- 
nicarmelo para pedirla inmediatamente. _ . , TT o 

. . Tengo el honor de contestar en estos termmos el ohcio de u,. 

^a 19 de los corriente _. , , ttq , -. 



Dios guarde a JJ8.~jL Borrero. 



Rectorado de la 1 "nivoreidad Central del Ecuador.— Quito, febre- 
*° 24 de 1892. 



k< 






&r. Socretario del Consojo General de Instraccion Pubhca. 

Por corresponder el Wranto al II. Consejo ^]» f *L^ 
oMud que/ respeeto a proi i on de la Oatedra de Literaturas 



de 



125 

gunos joyenes al Sr. Decano de la Pacultad 
,, quien con la recomendaeion respectiva, la 

remitio a este BectQrado con oficio de 22 del corriente. Ojala el Con- 
jo General salvaado las diiicultades que para la referida provision 

present a la Ley, pudiese llenar la falta con justicia hallada por los 

estudiantes recurrentes. 

Dios guarde a IT. — Carlos i?. Tobar. 



V _ » ' 



Bectoradq de la Universidad Central del Ecuador. — Quito, febre- 
re 24 de 1892. 



R. P. Rafael Caceres, Superior y Rector del Colegio de San 
liabrieL 



[firm 



Conforme lo convenido con V, R, yerbalmente, reinito una lista 



luimdAut p<H- ei or. oecreiano ae este JCjstawecpnientoj ae ios euaurw 
nertenecientes a la Universidad y conservados por la benevelencia de 
Jos RR. PP. de la Compania, durante las epocas de cambios de due- 
ttos de local, de traslados &. experimentados en epocas no remotas. 
Los cuadros que nos portenecen serviran para el ornate de las nue- 
yas oficinas.— Dando a V. R, las debidas gracias por la conseryacion 
le los ref eridos cuadros, me suscribo su atento y S. S. 

Carlos B. Tofrar. 






Rectorado de la Universidad Central del Ecuador.— Quito, f ebre- 
ro 26 de 1892. ' " • 

Sr. Consul General del Ecuador en Paris. 

Senor :— -La buena voluntad manifestada perennemente por V& 
e todo cuanto ataiie al servicio del pais, cuvo consulado desempena 
l o con grande provecho nuestro, me autoriza a suplicarle que con- 
nate para este Estableeiariento, los utiles de imprenta expresadc* 
n ia adj unta usta. Los valores seran remitidos a US. tan pronto 



Agr 



anticipacion por la seguridad 



* Krw M v i — . . - VAm d " w «4>aci(>n por ia segura 

5 bondadoso semcio de US. merepito su atento y §. S. 



Carlos II. Tobar. 



QmS^^lt 1 Ec 1 ua<lOT — Presidencia del Concejo Municipal 
*euuo, ^i> de iebrero .!« 1RQ9 J 



Sr. Rector de 1* Universidad Central 



estabt^l^M-^? 16 el L Couee i° Municipal una Ordenanzaque 
J*awtce un me d lC o de sanidad. Y eonio es indispensable que tal 






126 

medico, para el recto desempeno de su cargo, disponga de un Labo- 
ratory Quimico que, desgraciadamente, no posee la Municipalidad, 
me dirijo a U. a fin de que se digne decirme si podra franqnear con 
el indicado objeto, el Laboratorio Quimico de la Universidad Central. 
El pleno convencimiento que tengo del vivo interes que U. toma por 
cuanto dice relacion al verdadero bien procomunal, me hace esperar 
que U. se sirva acoger f avorablemente mi peticion y despacharla a la 
mayor brevedad posible. 

Aprovecho esta oportunidad para presentar mis respetos a U. a 

Dios guarde.— Faancisco A?idrade Marin. 



quien 






ro 26 de 1892. 



Quito 



Sr. Presidente del Ilnstre Concejo Municipal de Quito. 

Entiendo que los objetos que posee el pais deben servir al 
is, y supongo, en consecuencia, que la Junta Administrativa del 



pais, y supongo, en consecuencia, 
Estableci ' ' • ' ' 



Quiniica. 



conforme al deseo expuesto por U. en oficio que acaba de serme en- 
tregado. En la reunion de raanana consultare la opinion de la reten- 

fla.TnT>+o „ „„„a:„: t ' tt „„ „„~,J.1„ 1^ waciiolfrt mi p. fist.OV eaSl Se- 



da Junta y participare a U. en seguida lo resuelto que, estoy casi se- 

gwo de ello, sera en el sentido da coa lyuvar a los fines de utihdad 

ublica a que de continuo tiende esa Ilustre Oorporacion provecno- 

^ente presidida por U. , de quien me suseribo con especial estnna, 



yS. S. 






Carlos B. Tobar. 



n Rectorado do la Universidad Central del Ecuador. 
27 de 1892: 



Quito 



r ° 27 de 1392. 



Sr. Presidente del Ilustre Concejo Municipal de Quito. 

t , Grato me es poner en conocimiento de U. que la Junta Adminis 
frativadela Universidad, en reunion de ayer, aceedio ; como yo » lo ^es- 
P^aba, a l a solicitud ex presada en la nota de U. del 2d del mes que 
«*». En consecuencia, euando el I. Concejo tenga por convenient* 
nombrar el medico de sanidad, ha de servirse tt comunicarmelo a ,hn 
?f PMtieipirselo a mi vez al Decano de Ciencias y de acuerdo con 
f 1 reglamentar lo relative a los trabajos del refendo medico en el La- 
woratorin 



Dies guarde a V. -Carlos E. Tobar. 



127 

N° 684.— Reptiblica del Ecuador. — Ministerio de Justicia, Culte, 
Instruccion Publica, Beneficencia &.— Quito, marzo 2 de 1892. 

Sr. Rector de la Universidad 

El R. P. Prior de Santo Donjhjgo eti oficio de ahora me dice 

lo que eopio : 

"Acercandose ya la fiesta del Angelico Doctor Santo Tomas de 
Aquino, creo de mi deber dirijirme a US. H. con el objeto de solici- 
tar que el Cuerpo Universitario y US. EL* asistan, el lmjes proximo, 
al templo de Santo Domingo para solen^nizar la f uncion roligiosa que 
tendra lugar alii, a la hora de costumbre. 

Habiendo S. S. Leon XIII declarado al Santo Doctor, Guia y 
Patrono de todas las Universidades catolicas, y la de Quito con lauda- 
ble docilidad adheridose de un modo especial a las insinuaciones del 
infalible Pontifice quien no cesa de aplaudir y recomendar la ensenan- 
za de las doctrinas del Angelico Maestro ; pareceme muy justo y con- 
veniente que los miembros de esta digna Universidad asistan a la 
funcion relijiosa del dia de su fiesta. 

Caso de que US. H. creyere mas convenience que se celebre dicha 
fiesta a las 8 de lamaiiana, se dignara avisarnos para arreglar lo debi- 
do.— Dios &.— Fr. Reginaldo M. Duranti O. P. y Regeute de estudios 
de su Colegio." 

Lo que trauscribo a US. a fin d$ que se digne oidenar a los Sres. 
Profesores de la Uaivereidad asistan a la fiesta del Patrono de la 
Universidad de Quito, S$nto Tomas do Aquino, si US. lo cree conve- 
niente. 

Dios guarde a US. — Elias Laso. 



Reetorado de la Universidad Central del Ecuador.— Quito, a 4 
de marzo de 1892. 



Circular 

A los Senores Profesores. 



Tanto los RR. PP. de Santo Domingo, como el EL Sr. Ministro 



eorporacion, a la fiesta d 



lomas de 4qumo, el proximo tones, a la Iglesia «le la orden referida. 
l/omo la Universidad tienepor patrono al Santo Angelico, fundaseeu 
este motive el Sr. Ministro para apoyar la invitaoion del R. P. P*>- 



vincial de Dominicanos. 



t A fin de dar la oportuna respuesta, ha de servirso U. indicar su 
aquiescencia 6 negativa al pie de este oficio. ( 'as. . d lo prime*), d< 
S° S t a 1 demas - / ponemos de acueTdo con el objeto de decidir si JJ 
ne^tahade sera las ocho6alas.liM7.de la manana; pu< Jos KU 
c6mod nV ores P aroce W* autl Ilf >* dejan la ele« >n de la hora mi 



Di< ly.ml- a U.—CarhsR Tobur. 



comprometieron para aslstir, casi todos !■ >Sres. IVofcsore 



128 

Rectorado do la Universidad Central del Ecuador. — Quito, mar- 



zo 4 de 1892. 



Sr. Guillermo Wiekman. 



De conf ormidad con el Sr. Decano de la Facultad de Ciencias 
Matematicas, he resuelto que comietice U. , tan pronto eomo le sea pb- 
sible, la ensenan-za de "Determinacion de posieiones geografieas por 
medio del sextan te/ 7 segun el programa presentado por U. La clase 
debe hacerse en esta Universidad, a fin de evitar las dificultades in- 
herentes por hoy a la concurrencia al Observatorio. Aprovecho tam- 
bien de la oportunidad para pedir a U. los cuadros mensuales de las 
observaciones meteorologicas, que deben publicarse en los '*AnaW 

imiversitarios. 

Dios guarde a V. — Carhs M. lobar. 



Rectorado de 1* Universidad Central del Ecuador. — Quito 



zo 6 de 1892. 



i 



Ministro 



H. Serior: 

En seguida de reeibid'o el oficio de US. H., fechado an- 
teayer, me dirigi en circular a los Sres. Catedraticos del Estableci- 
raiento invita'ndoles para la concurrencia en corporation a la fiesta 
de Santo Tonuis de Aquino, que ha de celebrarse el lunes proximo 
en la Iglesia de los BR. PP. de Santo Domingo ; y" c'omo era de'espe- 
rarse de la cultu ra y religiosidad de los ref eridos Sres. Catedraticos, 
exceptuados los que por enfermedad 6 por otro motivo igiiamiente 
justo no pueden asistir a la mencionada fiesta ; casi todos hatfcomu- 
aicado su aquiesceneia a este Rectorado. En punto a la bora, han 
preferido la de las ocho de la mafiana, en atencion, asi a la comodidad 

^■_ _a _k_ r ■ ■ i ^P .m. -^^r _ _ ^b_ H ^-w ^"S-t j^^W ^^^Wi ^f w ^V j \ a ™ ft I • b^m 



deberes 
cularmente me habia manif 
Dominicos. Me es srato i 

II. 



obediente servidor. 

Garhs B. Tdbar. 



Rectorad 
zo 8 de 1892. 



Ecuador.— Quito 



Sr. Gobernador de la provincia del Azuay. 



Boy a US. los debidos agradecimientos por la bondadosa pronti- 

I con que se ha servido d« empenar mi solicitud contenicla en el 

oficio que a US. dirigi en 18 del mes proximo pasado. bupnesto que 

no se encuentra &*%l testamento del Sr. D. Jose Oramas clausula 

alguna concern i, -n tea esta Unirersidad (como se nos habia asegura- 



), 



129 

{lie una copia. Torno k agradecer a US. la buena voluntad que me 
ihanifiesta, respecto a servicios, en su estimada comunicacion de 27 
de f ebrero, y me repito de US. atento y S. S. 

Carlos JR. Tobar. 



Rectorado de la Universidad Central del Ecuador.— Quito 
zo 8 de 1892. ^ 



Sr. Subdirector de Estudios de esta Previncia. 



M 



too de Instruction Publica, le remito el Reglamento interno 6 domes- 
faco de esta Universidad, que la Junta Administrate ha examina- 
do previamente. Innecesario es encarecer a la laboriosidad de U. la 
importancia del pronto despacho del mencionado Reglamento. Apro- 
veeho de la oportumdad para amtnciar a U. el proximo envio de los : 
cuadros pedidos para la f ormaci on de los que se han de presentar a 



ima Legislature 



Dios guarde a U.— Carlos 



Exameites de Jurispnidcneia. 

Augusto Bueno 2° curso de Derecho practice 2.2.2 

rfe ft* 0rdofiez ^ f: curst > de Derecho canonico 1.2.2 

U-abnel ±5aca, id. 9^2 

Camilo Daste, sexto ano de Jurisprudencia .V..." ]'.*' ill 
* rancisco Ignacio Salazar, 2" curso de Derecho Civil .... 2.2.3 



— 

Facultad de JUedicina. 



Rafael Suare 



mWS, E T en p ^ fe ? . g » ml ••••••- ?! J 



Orados. 



Eloy del Pozo, Lieenciado en Jurisprudencia 2.2.2.2.2 

ST Kf°' D °^ r ° n J - s P^ncia l.Ll.1.2.2.2 

........ l.l.l.J-l-*- 1 



A.VISOS. 



Los Anales de la Universidad se canjcan con toda clasc de 



publicacioncs cicntificas y literarias 



Tambien sc canjean co- 

lcccioncs de estas, con colecciones de los Anales. 

Para todo lo relativo a los Anales dirigirse al Sr. Dr. Ma 
nuel Baca M. Secretario de la Universidad. 



Los "Anales" se publican cada mes. 
Numero 44, segundo de la serie sexta 



Se suplica a los Sres. Agentes en las provincias, se dignen 
remitir los numeros correspondientes a las series antcriores, que 
se hallen en su poder y no hayan vendido, asi como el valor de 
lassuscripciones. 






yi 




CtCt 




Ibarra. — Seiior D. Ricardo Sandoval. 
Quito.— Colectuna de la Universidad. 

Senor D. Ciro Mosquera. 
Latacunga.— Sr. Dr. D. Juan Abel Echeverna 



Ambato. 

RlOBAiMBA. 

GUARANDA. 

CUENCA. 

Loja. 



» 



if 



>1 



>> 



>> 



}) 



J) 



>> 



yy 



>? 



»> 



i> 



)> 



yj 



Ricardo Martinez. 
Julio Antonio Vela. 
Jose Miguel Saltos. 
Miguel Moreno. 
Filoteo Samanicgo. 



Guayaquil.— Libreria del Sr. D. Pedro Janer. 



SUSCBIPCIONES. 

Suscripcion adelantada por un ano $ 2 - 

Para un semestre » *• 

Un numero suelto ,. °- 2 ° 

Los "Anales" se canjean con las Rcvistas nacionales y cx- 

tranjeras del mismo volumen. 

Insertanse toda clase de a\ ;os sobre asuntos refcrentes a la 

Instruction Publica, y al cultivo de las ciencias y las letras. 

Los que no pasen dc cuarenta palabras. $ °$° 

Los que pasen de este numero, r cada cinco pa- 
labras „ 0.05 



I 




Sm 












ERIE 6. 



AN ALE S 



tfM. 45 



DE LA 



Tl 



PERIODICO OFICIAL DE LA UNIVERSIDAD DE QUITO, DESTINADO AL FOMEN- 
TO DE LA INSTRUCCION PUBLICA Y AL CULTIVO DE LAS CIENCIAS Y 

LAS LETRAS EH EL ECUADOR, 









_^M *^— _ ~^-^*~^^ 


^t^^^y 






w^^p^ 




[*••!! 




^« P5v ^» 


*M 


w**5r 


y 






& v 


j l35^%s- 


— IJjLw^^H 


^^^p^p^^ ■ 




■■^^fc 


- 






^> *****■!■** » 


-*— 












# 











CONTENIDO. 



Cesar Cantii, por el Sr. Dr* D. Federico Gonzalez Su£rez. 



JBotdiiica, por 



R. P. Luis Sodiro S. J.—Considerawanes 



generates sobre fa medida de las aguas, por el Sr. D. J. Ale 

jandrino Vefosco.— Medici na, por el Sr. Dr. D. Jose Maria Troya. 

El condurango bianco.— Leyes de Instruction P&blicac 
diflcadaspor la comisi&n.—Boletin Vniversitario. 







QUITO. 

Imprente de Is Unirersidad Centra! del Ecnsdor, 

1892. 






n. y 




ANALES 





Quito, abril de 1892. 



LITERATURA. 




{ SIMERO 45 






CESAR CANTU. 



I'NA lecci6n en la clase de historia. 

Objeto de las lecciones de Historia. — La historia es ciencia de moral social.— Eleo 

cion de textos.— Cesar Cantii.— FeCundidad del escritor italianQ.— Sus poe- 
sias.— Sus trabajos literarios sohre educacidn.— Su meVito comocrftico.— Mul- 
titud de sus obias historicas.— Idea acerca de su Historia Universal.-— Por que 
se encuentran en ella ciertos vacios.— Traducciones castellmiasi de la Historia 
Universal,— fixito de la obra. 



I 

Las condiciones, con que se ha establecido el est 
<*io de Historia en la Universidad Central de Quito, n 
han obligado a eleg-ir cada ano un asunto determinad 
el cual, formando 



die 



ra 



> por si 

cado facil 



todo 



n er nociones previas a los alumnos. 



compieto, pu- 
cesidad de expo- 
El curso escolar 
de Historia no dura mas que un ano: tan corto tiempo, 
t c omo podia bastar para conocer todos los pen'odos de 
la Historia Universal? Por esto, era indispensable con- 
cretarse en las lecciones orales a un asunto especial, afi 
de auxiliar a los jovenes en \c~ ~'-"^ c r»rlv»rfn*i aue eir 

prendieran despue's, para adq„ 

Jona Universal. Lo mas que podiamos hacer era sena- 

j arles el mejor camino, ponerlos en el por nosotros mis- 



tud 



indicarles el guia que habfa de 



iante. 

Hemos anhelado inspira. ., . ■ , 

Profundo a los estudios histdriar —~= <-™d«rand 

flKtor' 



J 



<S 



c, al, en cuvo estudio <j 
2 ando las iacultades d 



rdad 



par 



132 

tica del bien. La satisfaction de la insatiable curiosidad 
humana, siempre avida de conocer lo pasado, es el primer 
movil para el estudio de la Historia; pero ahi esta preci- 
samente el peligro para el joven; pues la lecturade libros 
historicos, hecha sin discernimiento, puede encender las 
pasiones y torcer el criterio moral, en vez de corregir 
y aleccionar con los ejemplosde esa justicia providencial, 
que no deja nunca abandonada la sociedad humana a los 
caprichos de un destino, inexorable y ciego. 

Entre las numerosas obras de Historia Universal, 
cuyo estudio podfamos aconsejar a los jovenes, preferi- 
mos la del escritor italiano Cesar Cantu, tan conocida y 
tan justamente apreciada en las Republicas hispano-ame- 
ncanas, donde la han vulgarizado las traductions caste- 
lianas que se han hecho de ella. 

Cantu es uno de los escritores mas fecundos»de este 
siglo, pues ha cultivadb no solo los estudios historicos, 
sino muchos otros ramos del saber huroano, Es poeta, 
y ha compuesto himnos y canticos religiosos, y unpoema 
politico de satira jocosa, titulado Algiso 6 la historia de 
un gue.fo refenda por un gibelino. Ha escrito no pocos 



education v de 



para 



.«» Hamius, coiegios y tambien para los talleres y hasta 
para los cuarteles.— Los libros de pedaeoda social 6 de 
mejoramiento del pueblo por medio de buenas lecturas, 
que na compuesto Cesar Cantu son muy recomendables. 

rn • qU I lere que el P uebI ° conozca sus derechos; pero 

conociendo tambien sus deberes, y, sobre todo, ejercitan- 

aose en la practica de ellos: desea que el pueblo se ilus- 

re no para que sea turbulei>to y sedicioso, sino para que 

KW Cl °i ne , a e J ei ? itar tod ^ aquellas virtndes, que enno- 
wecenel alma y la hacen incapaz de acciones ruines. . 

vpI, v7". eS rambl en novelista y ha dado a luz una no- 
veia rnstonca fundada en la narration de asuntos pa- 
moucos y costumbres lombardas. Margarita Pusterla, 
aunque no tiene toda aquella hermosura, 



que 



1 0bra » de edacaci'6n • 



de Z arteit * ^ C ° raz6n ~ nn vol.-fcjempfos de bondad-un vol.-*-* <*" 



cion-un vol -Fr - "" ~ E1 « alantUom( > 6 derechos y debere*— nn vol.-Aten 
Militar-Jires 'vol 1 ST"™ pairio * a ^ vm To! — Curso de moral-un voI.-AntoIogfe 
H«ino, y d« *!!« ' . , f ' e ?eciura F*** '<* nino-.-To,hs est ©b»s esta» en its 

« h,n hecho al,u, ldamt , y repcti. 



133 

tanto interes a los Novios de Manzoni, sin embargo de- 
leita hasta a los lectores americanos, muy extranos, sin 
duda, a los usos y costumbres de tiempos remotos en una 
nation extranjera. 

No obstante, hay un ramo de la bella literatura en 
el cual Cesar Cantu no solo es distinguido sino maestro, 
y maestro eminente: hablamos de la critica literaria. Va- 
rios son los libros de critica literaria que ha compuesto y 
publicado Cesar Cantu, todos muy notables. La His- 
toria de la Literatura griega y la Historia de la Litera- 
tura latina tienen puntos de vista nuevos y filosoficos, 
donde Cantu coloca a los lectores, para ensenarles ajuz- 
gar de la literatura clasica. No es la rutina, acostumbra- 
da a aplaudir todo lo antiguo, solamente por ser antiguo, 



dio 



sino un elevado criterio filosofico y moral, que busca 
la mayor imparcialidad el merito literario de los antig 
lo que le sirve de norma al critico milanes en su esti 
sobre las dos literaturas clasicas, la griega y la latina. 

Las otras tres obras de critica literaria tienen por 
objeto el estudio de tres periodos notables en la historia 
de la literatura italiana moderna, en cada uno de los cua- 
les descollo un gran poeta, cuya manera literaria infhiyo 
notablemente en la manifestation estetica del pensamien- 
to humano, fundando escuela y formando discipulos dis- 
tinguidos. Ese es el privilegio de los grandes ingenios, 
la fecundidad literaria, la paternidad del pensamiento, 
mediante la cual despiertan y ponen en actividad facul- 
ties intelectuales, que sin ese impulso habnan langui- 
decido oscuramente. El estudio de Cantu sobre Parini 
y su escuela, el estudio sobre Monti y su epoca, y el estu- 
dio sobre Manzoni y sus obras, son trabajos luminosos, 
<l u e no pueden leerse sin admiration. Cantu ha roto el 
estrecho molde estetico de la literatura pedantesca, que 
n p encontraba bello sino lo antiguo, y condenaba, conpu- 
nible ceguera, todo lo que no se ajustaba a las reglas con- 
vencionales de la retorica: su critica es severa, pero ilus> 
tr ada; amplia, holgada, pero no renida nunca con el sen- 
fcdo comun. Cantu discierne muy bien entre lo que es 
belI ° por si mismo, y lo que deslumbra por nuevo, por 
ra ro, por desusado, por atrevido. La belleza propiamen- 
*« tal suele despedir de si rayos de luz tan suaves, tan 
a pacibles, que alumbran y hermosean cuantotocan: esta 

ciaridad de la belleza no se ha de confundir nunca con 






134 

aquella otra luz fosfofecente que da de si el gongorismo, 
y que ofusca la mente y fa^cina la imaginacion. 

Obra maestra de critica literaria es tambien el Dis- 
curso, (y seria mcjor Ilamarle tratado), que sirve de in- 
troduccien a los Documentos de literatura, con que ha en- 
riquecido su Historia universal, i 

Nada es tan comun como formar en las clases de li- 
teratura de los colegios y liceos en vez de discipulos ilus- 
trados, pequenos pedantes, que no ven en las produccio- 
nes del ingenio mas que las faltas de gramatica y los de- 
fectos retoricos, porque los maestros no han podido abrir 
los ojos de sus alumnos a la contemplacion tranquila de 
la belleza. No es, pues, extrano ni debe sorprendernos 
que Cantu haya tenido muchos adversarios, y que se le 
hayan dirigido ataques violentos y censuras injustas: abria 
un camino nuevo, y, como todo innovador, tuvo que prin- 
cipiar por combatir contra antiguas y muy arraigadas 



preocupaciones literarias. 



II 



Pero, ante todo, Cesar Cantu es historiador: al es- 
tudio de la historia ha consagrado no solo su vida toda, 
como el mismo lo dice, sino todos sus dcsvelos y todas sus 
fatigas: ha hecho del estudio de la historia el bianco de 
su vida entera. Primero, la historia de ciertos hechos 
notables de la region del Milanesado, la provincia 6 de- 



de la historia gen 



de su nacimiento: despues. el estudic 

insula italiana, y, por fin 



estudio de la historia de la humanidad enter. , 
ne completa de los siglos, que cuenta de existencia sobre 
la tierra; tal ha sido la marcha sucesiva de los estudios 
nistoncos de Cantu. 

. Fruto de estos estudios han sido la Historia de fa 
diocesis de Como, la Historia del Sacro deguello, la His- 
toria de Venecia, y la extensa Historia de los italiauos, 



■ * 0bras de critica literaria : 

it«li a HiS !°T. ria ^ Ia literatura gnega—Historia de la literatura latina.-Literatnra 
•ana (Ejempbs y juicios).-El abate Parini y la Lomhardia en el siglo pasado. 
nuy su nempo.-Manzoni ^Rcmmiscencias de Cesar Can tu>. 2 vOl.-Ni«g«*» 

* e^as obra, se ha traducid, al ca,tclhu . 



1 or i 



& la cual sirve de complemento la I listeria de la litera- 
tura italiana. En. esta ultima obra ha recogido Cantu 
los mejores trozos de los mas eminentes escritores italia- 



dolos con atinado 
de la literatura, h 



h 



filosofica de lo b 



d 



de a darse cuenta de 



secretos, por dond 
diante la palabra h 

Una faz literal 



b 



aba desadver 



abaj 



con elogio como uno de los mejores, su Historia de^ los 
hercjes de Italia. Expone el autor en esta obra las visci- 
situdes de la doctrina catolica, atacadapor el error, ya de 
un modo ya de otro: en el dogma, en la moral: ahora a 
nombre de la ciencia, ahora por razon de lapolitica. {Que 
exfuerzos no ha hecho el ingenio humano para romper y 
echar de si el yugo moderador de la autoridad doctrinal 
dela Iglesia Catolica? En cada epoca el error ha torna- 
do una forma nueva, y ha vuelto acomenzar su interrum- 
pida, pero no abandonada faena de quebrantar el yugo 
doctrinal de la fcglesia Catolica; mas sus esfuerzos han si- 
do vanos. May en esta obra de Cantu una erudicion 
cclesiistica tan copiosa y tan selecta, que ella sola basta- 



de 



para inrnortalizar a su autor declarandol 



2 



A Cesar Cantu no le podia faltar el merito de laelo- 
ncia parlamentaria. y lo ha alcanzado muy subido, con 
discursos erne ha pronunciado en el parlamento itaha- 



I Obras histnricas de Cesar Cantu: . .. 

» Historia de la ciudad y didcesk, de Coma-H! Histona de Milan. 

t»« Historia de Venecia—I V? E» ino da Romano la historia de ung.bel.no 

Jornada por «n gadfc-V! La Lombard en el siglo XVIII. (Esta obra es un 

comentario bistorico Mi d. UUOni) r -VI? El >acro degiiello en la \* e- 

"iw— (Epi dio d forma religiosa en [talia)— VM» La Brianza— \ U1 ; ; *' 

lianos Bnstres.-IX? Historia de la , tependencia de kalia.-X! H«toria de lo, 



Ital 



iano 



» Us herejes de Italia. Da esta obr. hay una bnena traducc.on tam . «* 

c i«co volnoenes grandes: ta a hay unatradueddn castellana, en un s6io - 
^ ca.si de a foli . , >, si bajo el aspecto tipografi« esta edicion es «stosa, b j 
d wp • de l. , n0 pU ede . no* de sei def. *h P°«l« •"* 4 

t] ies . uindiei kobi original de < »^- 



13G 

no. Cantu ha amado su patria con amor fervoroso, y ha 
consagrado su elocuencia grave, mesurada, docta, mas 
bien razonadora que patetica, a la defensa de los intere- 
ses religiosos, al servicio de los buenos principios politi- 
cos y al apoyo de la justicia, donde quiera que la ha vis- 
to amenazada. 1 . 

Pero todas las obras de que hemos hablado hasta 
aqui, como estan escritas en italiano, y no han sido hasta 
ahora vertidas al castellano, han ejercido muy poca in- 
fluencia en la literatura espanola, y mucho menos aun en 
la hispano-americana. — Los herejes de Italia inspira- 
ron, sin duda, a Menendez y Pelayo su erudita Historia 
de los heterodojos cspafioles; y es no poca gloria para el fe- 
cundo historiador italiano la de haber inspirado una obra 
tan excelente al joven pensador espanol. 



Ill 



sal. En 



Las obras de Cantu que han hecho conocer y admi- 
1 sabio lombardo en la America latina son su Histu- 

SN anos v, principalmente. su Historia univer- 



por asunto una d 



mas notables en la historia del mundo: la mitad ultima 
del siglo XVIII y los primeros cincuenta anos del siglo 
decimo-nono; durante ese tiempo la organizacion de la 
soctedad polftica cambia radicalmente, con la aparicion del 
elemento dpmocratico en el gobierno, en todas las naciones 
de raza latina. En las demas se siente, mas 6 menos pro- 
fundamente, la infiuencia que la catastrofe de la monarqufa 
absoluta en Francia no podia menos de producir.— El 
historiador no se contenta con narrar los hechos e investi- 
gar las causas que los han producido; analiza el estado 
moral de la sociedad y busca en las doctrinas y opiniones 
de los hteratos, en las costumbres de los pn'ncipes y de 
los magnates, y en las condiciones morales en que yaci'a 
el _ pueblo, la explicacion de esos acontecimientos san- 
gnentos, que trastornaron la nacion francesa, haciendo 



nrm n ° mdS C ^ lcbres d ^ cur ^s parlamentarios de Cesar Cantu cs el qae 

866Z.T° e u idclaIih<;na(l ^losseminarios, enla.sc, .delude abril de 

■ lamb.en ha publkado Cantd un lihrode I>«ccho, rayo u'udo es Bcccaria y 



el Derecho /. . 



lo ( 



surgir de ese como lago de sangre la mas podcrosa die- 
tadura militar que han visto los siglos. El explendor mo- 
mentaneo de tanta grandeza, el desaparecimiento magi- 
co de un poder colosal y la reorganization de la socie- 
dad europea bajo un plan nada seguro, todo se encuen- 
tra narrado con maestria en las paginas austeras de la 
Historia de CIEN a£os*' — Este libro no se ha escrito na- 



ra entretener agradablemente a los lectores, sino para 
instruirlos, obligandoles a refiexionar con madurez a la 
vista de las grandes conmociones sociales. 

En efecto, pocos son los escritores que se hayan for- 
mado de la historia un concepto tan elevado como Can- 
tu: para Cantu la historia es una ciencia, la ciencia de la 



moral social por excelencia. 



d 



d 



d 



del ser rational, cuyo destino futuro sabe el historiador 
que esta. reservado a una vida inmortal. Este concepto 
de la historia es el que anima e informa la narracion y 
gobierna la pluma del historiador en su obra herculea, en 



H 



El pensamiento de una historia universal no era nue- 
vo ni raro; antes, era ya comun y muy antiguo; pero no 
asi la manera de realizarlo. Una verdadera historia uni- 
versal, es decir, una narracion delos hechos del linaje hu- 
^lano en todos tiempos, no era posible sino en la Religion 
cristiana, pues solamente ella ensena, como un hecho real 
y un dogma relig;ioso, la unidad del genero humano. 



a, ei nistonad 



Cuando no se profes , 

dera como barbaros 6 gentes muy inferiores a las de su 
nacion, y como hombres de divers'a especie a todos los de- 
^as pueblos, por adelantados que sean. Ni acierta a ser 
d e veras impartial, porque ignora las leyes de la moral 
enstiana. 

He aquf el merito de la Historia universal de Ce'sar 
^antii: considera el historiador a todas las naciones, a 
l odas las razas de la t'terra, como una sola familia, nacida 
de un solo padre, con uno y el mismo destino social 



en el wcinpo, porqu 



divid 
destino sob 



e " la eternidad/ Esta es la idea cristiana, mediante la 
cu ai Cesar Cantu pertenece a la escuela historica, que re- 
^lere como condition esencial, la moral en la exposicion 
^ los hechos. Cantu profesa una doctrina historica dia- 



133 

opuesta a la de la escuela pesimista, segun 
versidad humanacrece con los siglos, siendo, 
, la corrupcion social del todo incurable: por 
Cantu" sostiene que el linaje humano progre- 
sa moralmente. mediante la justicia y la practica de la 



virtud. Extirpar de raiz el mal no es oosibl 
ruiede la sociedad 



pero 



/ 



batiendo el mal en las costumbres y desterrandolo 

lente de las leyes. ^ Como ? Por medio del reina- 

do de la justicia! . . . La justicia, que es la fraternidad 



cri.stiana, puesta en practica por el que man 

que obedece: por el gobierno y por el pueblo: 

que es el respeto mutuo a la dignidad humana. ' \0 

<;No es el hombre imagen de Dios? Respetar la d o . 

dad humana es hacer reinar la moral en los pueblos. ° 

Como en una historia universal no se han de referir 
todos losacontecimientos, que han sucedido en los pue- 
blos por importantes que scan, sino solamente aquellos 
que hayan tenido una influencia directa en la suerte ge- 
neral de todas las naciones, 6 siquiera de una gran parte 
de ellas, Cantu tan solo enumera los hechos trascenden- 
tales y los recuerda en su narracion, sin detenerse a ha- 
blar de ellos prolijamente. 

Principia su narracion por la creacion de los padres 
de la famiha humana, los cuales reciben la existencia in- 
mediatamente de las manos de Dios: recuerda las tradi- 
ciones hebraicas contenidas en la Biblia, y va siguiendo 
paso a paso la marcha de la humanidad en el tiempo 
rehere una por una la historia de cada pueblo en parti- 
cular sino el movimiento universal de este ser colectivo 
que llamamos familia humana, puesto en la tierra para 
trabajar en su perfeccionamiento moral, bajo las alas pa- 

Providencia. El metodo sincronico era mas 



r 



orable para desen 



plan que d 



en su obra. 



habfa formado Cantu, v, nor eso. lo ha segfuido 



Este metodo es muy a proposito para la exposicion 
mstonca, cuando el historiador se ha formado una idea 
an elevada de los destinos de la sociedad humana, como 
a que ha concebido Cantu; pero, para la generalidad de 
los ectores no es el mas acomodado, a lo menos, si la 
historia universal de Cant,', ^ -l ^;.„^ \:u~» a~ Victoria 



1 



qu< 



sus manos. La Hi ioria universal de 



139 

Cesar Cantu, para ser leida con provecho, exige estudios 
previos de historia, sin los cuales la exposicion de Cantu 
puede parecer oscura. — Muy equivocado estarfa, por es- 



obra de Cantu se ha d 



e mi- 



de antemano. 



dios historicos, si estos no los ha hecho 



Cantu suprime en su narracion todo lo que carece 
de una importancia moral trascendental en la vida de las 
naciones: estudia el desenvolvimiento de las ciencias y de 
la literatura; el cultivo y el progreso de las artes, de la 
mdustria y del comercio, desde un punto de vista moral: 
no traza la historia de las ciencias como ciencias, sino co- 
mo manifestaciones de la actividad humana, que influyen 
de un modo necesario en el bienestar social: no examina 
las obras literarias bajo su aspecto estetico, sino bajo su 
aspecto moral, y en las artes, en la industria y en el co- 
mercio fija su atencion, para trazar la fisonomia moral de 
una nacion en una epoca determinada. 

No confunde nunca este concienzudo escritor la jus- 
con la fortuna; ni el buen exito de unaempresa, con 
la moralidad de ella: los triunfos de las armas no le entu- 
siasman, y los maldice secamente, cuando triunfando las 
armas no salio victoriosa la justicia. Ni el brillo de las 
Jetras le fascina, cuando la moral ha padecido algun que- 
hranto. — Cantu no tiene elogios para los despotas, ni li- 
sonjas para las pasiones bastardas de las muchedumbres. 
*>u estilo es grave, austero. calmado v siempre noble y 



• t 



elevado. Cosa digtia de mucha recomendacion en un 
escritor italiano, es la mesura y paramenia en ellengua- 
J e > tan escrupulosamente observada por Cantu, que no 
Pocas veces, por evitar la verbosidad y la redundancia, 
peca de oscuro en algilnas clailsulas.— Tiene paginas de 
austera elocuencia, en las que su estilo se levanta con se - 
re na majestad, y su tono es no solo vigoroso sino hermo- 
samente solemne. El cuadro le la republica romana a 
la muerte de Cesar es acabado: la narracion de las gue- 
rras ciyiles es admirable. 

Ciertos periodos historicos, como el de Las Cruza- 
S s « no pueden ser ni mejor trazados ni mas interesantes. 
*J cuadro de las conquistas de Alejandro, y el de la muer- 
le ?e Socrates: las invasiones de los barbaros y la expo- 
sicion de cuanto preeedio al descubrimiento del Nuevo 
iVlu »do, son superiores a todo elogio. Huye Cesar Can- 



140 

(u cle los afectados adornos retoricos, y desdena las galas 
postizas del estilo: escribiendo con buril de yerro, grava 
en el alma del lector sus observaciones, de una manera 
honda e indeleble. No busca imagenes pintorescas, ni 
da a su palabra los atavios vistosos de una imaginacion 
artificialmente enardecida: condensa su pensamiento y lo 
presenta con nueva y sorprendente elocuencia. <;Que tro- 
zos mas elocuentes que algunos de sus epilogos? 

La juventud americana, apasionada por las paginas 
arreboladas de Lamartine 6 por el estilo pomposo y vaci'o 
de ciertos escritores espafioles de mas fama que merito, 
muy poco podra gustar de la historia de Cantu. 

En cuanto al merito cientifico de esta, debemos ob- 
servar. que hay puntos en los cuales se encuentran vacios 
y deficiencias notables, aun considerado el plan del autor. 
Esto proviene en parte de falta de documentos; pues, en 
lo relativo a America, por ejemplo, cuando Cantii publico 
su obra los estudios sobre la historia americana todavia 
no habian alcanzado la importancia que ahora, ni se ha- 
bian dado a luz trabajos numerosos sobre la materia. La 
misma observation puede hacerse sobre el descubrimien- 
to de las ruinas de Troya, sobre la interpretation de los 
caracteres ameiformes, y sobre la lectura de los gerogli- 
ticos egipcios. En general, se echa de menos en Cantu 
todoaquello que se ha descubierto 6 adelantado desde el 
aiio de 1840 hasta ahora. En las ediciones primerasde 
su obra no se encuentra, por eso, ni mencion alguna de 
las edades y de los periodos de la ciencia contemporanea 



Hamad 
la 



amada Arqueologia prehistorica 6 Proto- 
1 undecima edicion italiana de Turin, hizo 



historia. — En 
preceder Can- 
tu su obra de un extenso discurso sobre los Progresosdf 
la htstona, en el cual explica por que en su Historia uni- 
versal hay vacios y faltas, de esas que la ciencia contem- 
poranea es la unica que puede notar. Por desgracia, es- 
te trabajo de Cantu no ha sido hasta ahora traducido al 
casteliano. 

f Desde el punto de vista ortodojo. en la obra de Can- 
tu, tal como acaba de salir a luz en la undecima edicion 
turinense, que citamos hace un instante, no hay nada cen- 
surable.— En las primeras ediciones italianas la Sagrada 
^ongregacion del Indice noto varias proposiciones no 
muy exactas y algunas expresiones dignas de censura. 
Pero, antes de publicar su folia hizo conocer al autor lo 



141 



que la Congregacion debi'a censurar, y Cantu sesometio 
docilmente: y en las siguientes ediciones italianas corri- 
gio todo cuanto se le habia censurado, dando asi ejemplo 
de sinceridad catolica. 

LaHistoria universal tiene como apendices dos obras, 
que son muy recomendables en su genero, a saber: la 
Cronologia y la Arqueologia. Esta ultima es un tratado 
no solo completo, sino excelente, de la ciencia arqueolo- 
gica, y entre las obras de Cantu figura como una de las 
mas perfectas. 

El COMPENDIO DE LA HISTORIA UNIVERSAL esta hedlO 

con suma aridez, y condensa tanto los hechos y hay tal 
concicion en la exposici6n historica, que adolece deoscu- 
ridad y hace penosa la lectura. Por esto, los jovenes no 
conviene que lo lean, sino despues que hayan leido los 
mismos puntos en la obra magistral. 

Como un complemento de la Historia universal, ha 
escnto tambien Cantu la Historia de los ultimostrein- 
ta anos. El sistema es el mismo, pero la proximidad de 
los sucesos nos hace, sin duda ninguna, recorrer con una 
especie de fatiga esa apretada sintesis de acontecimien- 
tos, que se recuerdan a la memoria del lector, para ofre- 
c erle sabias consideraciones sobre la epoca contempora- 
ne a. <;Tal vez, con los anos se ha quebrantado el vigor 
oe Cantu? No ha faltado quien asi lo juzgue, al leer su 
Historia de los ultimos treinta anos. 

Hemos hablado ya antes del estilo de Cesar Cantu 
y de su lenguaje; pero no sera por demas recomendar de 
"namanera especial la parcimonia y mesura de su na- 
tation, en la que podemos decir que no hay clausulas re- 
Q undantes ni pensamientos superfluos, bastandole mu- 
cnas veces, para retratar un personaje, una sola frase, que 
v ale mas que un prolijo ensayo retorico. «jNo estara re- 
tratado Richelieu, con solo decir, como dice Cantu, que 
el famoso ministro tenia siempre sobre su mesa Maquia- 
be lo y el Breviario? Frases orancas, como esta, son co- 
^unes en Cantu. 

. Los cnticos franceses le han censurado por la seve- 
ndad con que juzga a los filosofos enciclopedistas y a Na- 
Poleon primero, y no dejan de condenar lo que algunos 
<te ellos, (con frase nada culta por ci'erto), apellidan la ga- 
^tobia de Cantu. No obstante, examinese imparcial- 
mente el asunto, y se reconocera la justicia con que ha 



£> 



142 

hablado Cesar Cantu de Francia y de sus escritores; de 

Napoleon y de sus victorias: mas criminal es la plumade 

un escritor perverso que el punal de un asesino, y los 

triunfos de la espada, por briilantes que parezcan, mere- 

cen reprobacion, cuando, triunfando la fuerza, ha queda- 

do vencido el derecho, ,;Seran justas las diatribas con- 
tra Cantu? 



La adversidad ha sido siempre engendradora de 
grandes pensamientos : la Divina Comedia se concibio 
en el destierro; el Quijote, en una carcel, y en una carcel 
fue concebida tambien la idea grandiosa de la Historia 
universal. Cantu, muyjoven todavia, se vio perseguido 
y encarcelado por el gobierno de Austria, que pretendia 
ahogar con mano inexorable el sentimiento de la inde- 
pendencia italiana, que germinaba ya entonces en todo 
pecho generoso: y en el silencio de la carcel fue donde el 
joven literato milanes medito en la obra, con que mas 
tarde habia de inmortalizar su nombre. 

La Historia universal es un libro austero, que en- 
sena a meditar, que obliga a reflexionar y que familiariza 



s 



del lector con pensamientos nobl 
das: no hay en ellanada frivolo 



ncial: es alimento sustancioso que nutre y 
pintu, inspirandole desabrimiento por todo lo mezquino, 
y tedio y desden por todo lo futil y ligero. Los libros 
con cuya lectura nos deleitamos manifiestan muy a las 
claras quienes somos. 

Cantu, que ha sostenido siempre que es infame y que 
merece ser llamado infame el hombre que no ama a su pa- 
tna ha amado la Italia con entusiasmo y ha trabajado 
sm descanso por verla libre y emancipada de todo yugo 
> tuteJa extranjera. Cuales sean sus ideas a este respec- 
to y cuales sus aspiraciones, puede conocerse facilmente 
recornendo las paginas de su Cronohistoria de la Ind<~ 
pendencia italiaua. 

Pero el amor que Cesar Cantu profesa a la Italia, su 
patna, no es un amor egoista, sino un afecto generoso, 
que no le impide amar a todos los demas pueblos de la tie- 
rra, buscar la verdad con ahinco y decirla siempre con 
smcendad.--Cesar Cantu, si por su asombrosa erudicion 
inspira admiracion, por la nobleza de su caracter no pue- 
ae menos de inspirar simpatia; y, cuando uno leesu His- 

na umv crsal, aca ba por amar al escritor, per amar al 






I 



14 



_ ■ 



sabio, con ese afecto de reverencia que se sue 
un maestro querido. Y esta es ventaja d 
tores alcanzada. 



IV 



Para concluir, resta solamente que digamos una pa- 
labra siquiera acerca de las traducciones castellanas de la 
Historia universal de Cantu. — Tres son las que tenemos 
de eila: la primera fue trabajada por Ferrer del Rio; pe~ 
ro este traductor hizo una obra a su modo, adulterando 
el texto de Cantu. Publicose despues en Madrid otra 
traduccion hecha por Nemesio Fernandez Cuesta, y fue 
bien aceptada, con justicia, porque el traductor fue fiel 
interprete del pensamiento del historiador italiano; aun- 



que en punto a ci< 

decir Io mismn n 



que le anadio, no pod 



de una critica 



historica con resabios de volterianismo. 

La edicion castellana impresa en Paris por la casa 
editora de Gamier es la misma espanola de Gaspar y 
■Roig, con insienificantes modificaciones en la version de 



Fernandez Cuesta. — La edicion de Gamier esta. hecha 
con lujo, en diez grandes tomos; pero semejantes volu- 
fnenes, que pueden muy bien adornaruna biblioteca, son 
incomodos no solo para la lectura seguida, sinohasta pa- 



La 



de una ob 



publicada < 
ditograficas 



tran, tiene tambien el mismo inconveniente para la lect 
r a, por el formato de los volumenes; de modo que, < 
castellano no hay todavia de la Historia universal de C 
s ar Cantu una edicion comoda, en la cual se pueda est 
diar con agrado una de las mejores obras que se han e 
crito en el siglo decimo nono. * Parece que los edit 
r ^s espanoles de estas obras monumentales, se acorn od: 
sagazmente a la indole de sus compatriotas, haciendol; 



1 El texto autdntico de la Historia universal es el que ha publicado la Union- 
t'Pografica de Turin. Esta es la dceima edicion turinense, hecha por el mismo Can- 
*"» COn correccioues, amp] iaeiunes y reformftS muy notables; y, por desgracia, de esta 
tdlcuin no se ha trabajado Imsiaahora una traduction castellana. 

La nueva edicion castellana principio a puhlicarse en Barcelona el ano de ISSl, 
a J° la <frecci6n de Don Rafael del Castillo. 



J 44 

no para estudiarlas despacio, (la viveza de la imaginacion 
meridional no tiene paciencia para tanto), sino para enri- 
quecer con ellas las biblioteras publicas y las librerias par- 
ticulares. El mismo Cantu, caracterizando a nuestro si- 
glo, dice que el periodico ha matado al libro. ^Si lo ha 
matado en Europa, lo habra dejado con vida en esta nues- 
tra America espanola?. . . . 

En las ediciones castellanas, el Tomo decimo esta 
ocupado por una coleccion de Biograffas, unas originates 
del mismo Cantu, y otras escritas por distintos au tores. — 
Entre las obras historicas de Cantu debemos citar sus 

Italianos ilustres, 6 la serie de trabajos biograficos so- 

bre diversos per majes, que han florecido en Italia en los 

tiempos antiguos, en los siglos medios y en la epoca mo~ 
derna. 

Por la enumeracion, que de las obras de Cantu aca- 

bamos de hacer, se conocera la fecundidad de este escri- 

tor; y adviertase que nosotros no hemos enumerado to- 

das las que han salido a luz, merced a la incansable labo- 

riosidad del historiador milanes, en sesenta anos de no in- 

terrumpido trabajo. Ahora, en edad nonagenaria, toda- 

via fatiga la prensa con sus escritos; y, sin duda ningu- 

na, la muerte lo encontrara todavfa con la pluma en la 
mano. 1 

, r La , Iar g a vida que ha gozado le ha hecho presenciar 
a Cantu el juicio de la posteridad sobre su Historia uni- 
versal. ^ Y el juicio de la posteridad habra llenado de sa- 
tisfaction, sin duda ninguna, al noble anciano, viendo que 
su obra monumental era leida con avidez, no solo en Ita- 
lia, donde se repetian las ediciones, sino tambien en to- 
cias las naciones cultas del mundo, a cuyos idiomas era 
traducida y publicada con aplauso. 

Se han hecho de la Historia universal de Cantu tra- 
ducciones al frances, al ingles, al castellano. al aleman, al 
nungaro y hasta al polaco, lo cual es prueba elocuente del 
memo de la obra. Tanto mas positivo d<:be de ser este 
memo, cuanto la literatura alemana, la inglesa ylafran- 
cesa tienen no pocas obras historicas, con las cuales jus- 



1 f~* * f** 

r po^deZa 2 ^ ' ,8 ° 7 ; y " Cupa ^ualmente [i o] en public*- la Co- 



14 



o 



tamcnte se enorgullecen aquellas naciones. 



I 



version 



prob 



rd 



Historia universal de C 



de obras semeiantes: v d 



men to muy re- 
porque nues- 



nada, no es posibl 

Las traduccic 



terminos de ccmparacion. 
engaias. nrooias de nacio- 



%^ 4. A. 

nes tan adelantadas en los estudios historicos, y cuyas li- 



teratures 



pos< 



b 



excelentes en el 



tihcan, en nuestro concento. el dictado de H 



g 






Cesar d 



- » 



C 



historiadores, que se le ban dad 



Federico Gonzalez Si ark/. 



U6 






CIENCIAS 



CRYPTO&AMAE VASCLLARES QUITEXSES- 



ADIECTIS 8PECIEBUS 



IN ALUS TEOVIXCIIS 



DITIONIS ECUADORENSIS 



HACTENUS DETECTIS. 



AUCTORE 



ALOISIO SODIRO S. J, 



[Contiiraacion. vieL pag 74.] 



P : f'wafoaavado-lanccoladas, elasticas; valvas aovadas, ca- 
st lampmas 7 H cont ractile. 

&. Estipitei desnudos 6 brevemente alados en el apice. 
a. Kaquts toda alada. 

i. Fronde pendula, fiacida, lanceolada, muy alargada, pina- 



H. sph 



J" y'^ er guida, consistente, triangular-aovada. 



mente 



' ,7 7 " I" 8 lar S°s;/^W« tripinatifidas, ligeramenre 
yeiiuaas o lampinas; involucros divididos hasrta la base; 



-pit »i 



fi 



"° 31 Udsca «a base ; vulvas lampinas 6 cihadas. - - - - - 

o"-o; •••■---• io. H.valvatum. 

corfo Waada su P eri omientc; rjftMtef robustos; «*£*? 
cortas y anchas, rigidamente apcstanadas. . I 1. #. #"** 
tosaT ' / e nteramente apteros ; /«W<&* estrcllado-tomen- 
TFJfJ?** 0rbicul ^.s, apcstanadas. 

•• spites y raques filifornics, endebles; *«/*>** veliudas. 



S. IIYMEXOPIIYi.LUM. L. 14-7 

I. Frondes pinadas; pinas lobuladas 6 pinatifidas, lobulos 






aovados; mdutnento mas o menos densamente tomento- 

so 12. H. scriceum 

2. Frondes 2-3-pinatifidas; pinas 1-3 veces dicotomas; 
segmentos Ime&resi vaJvas rigidamente apestanadas, 
* Frondes 6-i2 ct - largas, lineares pinadas, 1-2 veces dicoto- 
mas . 13. H. lineare. 

*# Frondes muy largas, bipinadas; pinas repetidas veces 

dicotomas 14. H. elegantulum. 

/?. Estipites y raques robustos, erguidos; fronda bipinadas; 

pinas inferiores recorvadas 15* H. pastoense. 

II» Margen de los segmentos aserrado-denticulado; valval la- 
ciniadas, dentadas, raras veces enteras. 

A. Estipites y raques alados; frondes tripinatifidas; valvas 
ovales, laciniadas hacia el apice 16. H. nanum. 

B. Estipite% ipteros, i-4 ct - largos; raqnis toda 6 casi toda 

alada; valvas aovadas, laciniadas. 

a. Frondes biptnatifidas ; 'pinas y segmentos llanos; itivcluero 
partido hasta la mitad 17. H. braehypus, 

b# Frondes 4-pinatifidas; pinas y segmentos sinuosamente 
encrespados, divaricados; involucros partidos casi hasta la 

base 1.18. H. divarication. 

C. Raqnis angostamente alada en la parte superior, esparci- 
da de apendices membranaceos> espiniformes; soros breve - 
mente pedicelados, en los segmentos internos inferiores. 
a* Estipites robustos, rfgidbs; frondes 2-3 pinatifidas; soros 
2-4 por cada pina; valvas laciniadas 6 enteras - - - 

19. /£ fueoides. 

h. , Estipites y raques filiformes, endebies; frondes pendu- 
las, lineares; pinas con 1 6 2 segmentos lineares de ambos 
lados; soros axilares solitaries; valvas orbiculares, lacinia- 
das 20. H. Jam som. 

!>• Raqnis toda aptera; frondes pendulas, 2-pinatifida pinas 
repetidas veces dicotomas; soros pedicelados, 1-2 en los 
segmentos internos de cada pina; valvas orbiculares laci- 
niadas , 21. H. pendulum, 

I. Segmentos de las hojas y valvas del involucre 
enteros 6 ligeramente denticulados; frondes 2- 4- pi- 
natifidas, lampiiias. 



I 






H. rem 'forme Hk. "stipitibus hliformib 



obloiuds. flaccidis, pend 



frondib. 5 -i2 ct - longis. 2-$*- 



ra- 



<hi undique aptera; pinnis ad rachin usque divisis; pin- 

«ulu integris aut ieviter pihnatifidis; loci us ultitms 

angiiste linearibu>; sorts in pinnis singulis 2-6; iniolu- 






14S 2. HYMEXOPHYLLUM. L. 

cris fere ad basin usque bipartitis; vdlvis orbicularibus, 

denticulatis". j 

Hk. Spec, Filic. I. p. 1 10., tab. 38. C, Hk. &. Bk. 
Sy nops. FiL p. 59. 

Estipites muy graciles, apteros, %~j ct - largos, pts&esesBfc 
frondes £-i2 ct - largas, 2-3 cL anchas, linear-oblongas, ende- 



pend 



pinit 



pinas 
pinatifi- 



das; lacinias ultimas lineares; soros 2-6 en cada pina; involu- 

cros partidos casi hasta la base; vulvas casi orbiculares, denti- 
culadas. 

Crece en el Ecuador ; ignorase el htgar determinado.. 

2. H, myriocarpuw Hk.; rhiz. gracili, longe repen- 
te, squamulis setiformibus consperso; stipitib. erectis, 
sursum leviter alatis, glabris, 6-9 ct - longis; frondefas.- 
eida, saepe pendula, 8-1 5 ct - longa, 4-8 ct - lata, circumscrip- 
tione ovali-v, ovatolanceolata, 2-3-pinnatifida, glaberri- 
ma; radii undique anguste zXmjpinnis ovate- v. rhom- 
beo-lanceolatis, proftmde pinnatifidis; laciniis linearibus, 
breviter retusis, integris ; sorts plurimis, in utroque pinna- 
rum latere, in apice segmentorum liberis; iuvalucris bi- 
partitis; valvis orbicularis v. ovatis, integerrimis v. api- 
ce sinuose denticulatis. 

Hk. Sp. L p ag . 106. t 37. I)., J Ik, &. Bk. Synops* 
P a g- 59- 

Rizoma muy fafgo, nbforme, rastrero, esparddo de escamas 
ccraosas ; raicilhis pube9centes^/>/to distantes muy delgados, 
negruzcos, rolbzos, con los lados ligcramcnte marginados, espe- 
ciaimente en la parte superior; lamina tenuemente cartilag^a, 
nacicia, pendula 6 caida, irregularmente oval 6 aovado-lanceola- 
aa , tnpmatifida, lampifSa 6 con las raques y nervios esparcidos 
va amente de pelos cerdosos ; pinas aovado-6 romboi'deo-lancco- 

lllrL y frecuencia designates; ////»/<« aovadas; lacinias cast b- 
neares, hgeramente trasovadas y algo escotadas en el apice; soros 
muy numerosos, situados de ambos- lados hacia la base defespi- 

cuW ? r °i Hbres ' divididos casi basta la base; valve* »**' 
cuiares o aovadas, mas anchas aue l m ^mmtos. obtasas -yen- 







ter« 2 a , . ' mas anchas 4 ue Io » segmentos, obtasas r 

teras o unduladas en el apice. 

colradfJ, T la ngUn andina y subdndina, tntre los musff* 

Mgado del troneo de los dr boles. 

t*Ji£' &&!"*** Sw - : rhiz - tenui > p«» escente ' late 

rTvT Pltlb ' remotis - Kracilibus, 4,7* ^ngis, apte- 
,Vd ^POW* levii marginat;s : y; W ^.5-U ct - lon ' 



2. HYMtNOPHYLUJM. l. 149 

fjis, 3-8 ct -latis, ovato-oblongis, tripinnatiiidis, flaccidecar- 
tilagineis, glabris; rachi primaria sursum leviter alata, 
deorsum subancipite; piunis subrhombeis, lanceolatis, 
profunde pinnatifidis; pinmilis infimis, cuneatis vel rhom- 
boideis, laciniis linearibus; sorts in quaque pinna 2-12 
in apice laciniarum sitis; involucr, fere usque ad basin 
divisis; valvis ovatis, quani laciniae parum latioribus, 
apice integris vel leviter denticulatis. 

H. polyanthos Sw. Synops. Fil. 149., Hk. Spec. Fil. 
I. 106,, Hk. &. Bk. loc, c it. pag. 60. 

Risoma muy delgado, pubescente, negmzco, con muchas 
raicillas leiiosas; cstipites $-7 cL largos, apteros 6 ligeramente 



aovad 



/> 



de 3-15 ct - larga, 3-8 ct - ancha, aoi/ado-oblonga 6 
lada, lampifia; raquis primaria angoftamente alada en toda su 
extension 6 solaraente hacia arriba; pinas romboidal-oblon- 
gas, con la base inferior acuuada y ligeramente, 6 no, escorrida 
en la raquis; la superior paralela con la raquis; pinulas pinati- 
ndas; lacinias iineares; twos 2-12 en cada pina, situados en el 
spice de los segraentos inferiores; ittvolucros partidos hasta cer- 
ca de la base; valvas aovadas, agudas u obtusas y casi redondas, 
enteras 6 ligeramente denticuladas en el apice. 

Crece en la region occidental sub audi na del monte Pic hi n- 
cha, 260a y 2900 metro s. 

4. H. andinum V. D. B. ; rkiz. gracili, elongato, 

repente; stipitib, remotis, filiformib. 5-10°*- longis, fus- 
co-nigrescentibus, parce pilosulis, vel demum glabra- 
tis;frondib. flaccidis, pendulis, 15-30*- longis, 5-8 ct latis, 
<^ongato-oblongis tripinnatifidis, glaberrimis, textura 
cartilagmea; rachi primaria inferne aptera, superne 
an guste alata; pinnis inferiorib. diminutis, ovatis; su- 
periorib. ovato-lanceolatis ; basi inferiore excisa rhom- 
bz\s;pmuu/;s rhombeo-ovatis; subflabellatis, profunde 
pinnatifidis; laciniis linearibus, apice obtusis aut leviter 

retusis; sorts in qualibet pinna pluribus, in laciniis infe- 
noribus internis pinnularum sitis, terminalibus, quam 
laciniae angustatae latioribus; involucris usque infra me- 
dium partitis; valvis orbicularibus, obtusis, subinteger- 
rimis, 

H. andinum V t D. B., Hk. &. Bk. loc. cit. pag 60. 

Risoma filiforme, muy delgado, largamente rastrero, ne- 
gruzco, esparcido cie pelos raros y cerdosos; estipitcs apteros, 



150 2, IIVMEXOPHYLLUM. L- 

lampiSos, muy dclgados y endebles ; froude pcndula, oblonga, 
flacida, lampina, tripinatifida; raquis primaria infcriormente des- 
nuda 6 muy ligeramente marginada, angostamente alada en la 

parte superior, endeb torcida en zig-zag; pittas alt'ernas, alga 

distantes, las inferiores paulatinamente menores, las infimas ca- 
si abortivas, las superiores aovado-lanceoladas, con la base iru 
ferior acufiada, profundamente bipinatifidas; ragucs sccunda- 
rias angostamente aladas; finulas romboideo-aovadas; lacinias 
lineares, obtusas, enteras 6 ligeramente esfcotadas; sores nume 
rosos, situados en las lacinias inferiores internas de las pinulas; 
tnvolucro orbicular, mucho mas ancho que la laci'nula que lo 
sostiene, la cual es mas angosta que las demas; valvas obtusas, 
enteras d ligeramente sinuadas. 

Crecc en los bosques andi^os y siibandinos del monte "el Co^ 

tn" 



razoii 



H. 




ad 



aelicmdeim, nov, spec; rhizom. filifo 
puis molhbus, longis, fuscis conspersum, demum 
bratum; stipmb. 3-8** longis, gracillimis, teretibus, «- 
basin setuloso-pilosis. fusco nigrescentibus, ut raches,, 

sub iente minutis ime foveolatis? frondib. 3-6 ct longis, 

10-15^ latis, ovali-lanceolatis, bi-tripinnatis; pinnis 
subniombeo-ovatis v. rhomboideo-linearibus; rachibus y 
rigidulis, teretibus, interrupte-alatis ; a la laciniisque ul- 
timis transversa, bisque eveniis, minutissime muricula- 
tis; sons termmaiibus, paucis, liberis, pedtcellatis; in- 
ausns hipartjtis; valvis magnis, subpentagonis, apice 
lobulato cnspis, subtrilobis; reccbtaculo elevato. incluso. 



„ . - lobis; reccpt 

Ji. crisfutn Sod., Recensio, p 



1. 



frr-mr A a * hfornie - m W ^rgo, negro, poblado en la linea in- 
de 111 raie,!la r ortas ^proximadas, y en la superior de fron- 
f? 3 a partadas; frondes (incluso el peciolo) 3-8 ct - largas, 
la "h,^. " V SUP - de 3 " I2,n1 -: cil.'ndrico, algo pi.bescente eft 
a f; lo d , emaS ne S™ c °; Umbo aovado-lanceolado, bi-tripi- 
e.n^rV.r 7 , fi ° ; r ^""Drimaria y secundarias, cilindricas, 

v'S T^tv memb ™*** ses.ics, cor: base mas o menos alargada 
cionnW, eXtrem0s elevsKlas en forma de lacinias, con direc- 
m*Z I CUaaiente tra nsversal al piano longitudinal de las raques; 

Xked, P r an ° de >P inas ypmulas pendente; soras en el 
partido hft "T 3 ? ° neS br ^V«iniamente pedicelados; ««»&** 
lamoin« 1 t a base; ™ /r '<" '"uy anchas, casi pentagons, 
vado, incluso ^ enc ^spad s en el ipice; reeeptdcu\t\*-- 

dtiole. VdfZj? ****** tnfcdn ad her I do d la eorleaa 

">oies, a 1200 metros sobre el nivel del mar. 



de los 



Qbservacidn : E n nuestra "Rccensio" pag. I? habiamos 



2. IIVMKXdPHYLLI'M. U 151 

citado esta especie bajo el nombre de H. crispum H. B* K., 
sinembargo, cl examea mas detenido de nuestros ejemplares, nos 
ha convencido que tenemos que hacer con una especie diferente 
Los estipiti , excepto en la base, son del todo laaipinos, no "pf- 
losiuscuii". Ademas, la parte membranosa de la fronde, dis- 
puesta oblicuamente sobre ias respec£ivas raques, presenta una 
forma del todo particular, parecida aunahciice, lo que enlacitada 
description no se menciona. La saperncie, bajo el lcnte, pre- 
senta un aspecto cristalino por las celulas elevadas y brillantes. 

6. H. ciliatum Sw. ; rhizpm, setuloso-piloso; siipi- 
tib. 4-S ct - longis, ciliatis, 2\ztA$\ frond i l>. ovatis v. ovato 
-lanceolatis, acuminatis, tripinnatifidis, 8-12 ct longis, 4 

-8 ct - Iatis; rachi late >a!ata, ciliata; finnis infer ioribus 
oblong is vel rhomboidcis, parte media integra; scg- 
vieufismtegris vel furcatis, linearib., ciliatis, pinnatifidis; 
sorts in quaque pinna 2-12, in segmentis utriusque pin- 
narum lateris terminalibus, subimmersis; involucru sub- 

orbicularibus, usque ad medium partitis; valvis rotundis, 
hirsutis, ciliatis. 

Hk, ct. Bk. synops. Fit. pag. 63. 

EsUpites 4-8 ct - largos, t< tal 6 parcialmente alados; frondes 
aovadas 6 oblongo acuminadas, tripinatifi-Jas, 8-i2 ct - largas, 4 
-8;<*- anch. , raquis primariaar.chamente alada y apestafiada ;//«»* 
inferiores oblongas 6 romboi'deo-aovadas, divididas hasta mas 
de la mitad ; lacinias entcras 6 partidas, apestafiadas Hneares; 

soros 2-12 en cada pina, situados en el apice de los segmentos; 
inyohtcros inmefsos, partidos casi hasta la mitad; valvas subor- 
biculares, kirsutas. rigidamente apestafiadas. 

Crece en los basques de la cordillera oriental cerca de Baeza. 

7- H ^contractile, nov. spec; rhizoni. late repente, 
pilis riavescentibus pubescente; stipitib. 5-12"' longis, 

alatis, stetlato- pilosis; frondib. elastjeis, ovali-lanceola- 
tis, stellato-piiosis, bi-tripinnatifidis; pinnis ; lanceolatis, 
aut Iineari-lanceolatis, irregulariter pinnatifidis; mferion- 
kus paulo mmoribus, dimmutis; pinnulis plus minusve 
profunde lobatis; rachi stellato-tomentosa. alata, cihata; 
segmentis Hnearibus, ciliolatis; sorts in apice segmento- 

nim utriusque lateris pinnarum numerosis, ovatis -invo- 
iucris fere usque ad basin partitis; palvts glabris, m- 

tegris, aut levissime denticulatis. 

Risoma lafgamente rastrero, pubescente, con pelos largos 
y amarillentos; e tipites 5,-12* largos, alados casi hasta la Dase 
vcubiert< de pelos estr dos; frondes eUsfecas, acvado-lan- 



152 2. HYMENOPHVLUWL L. 



ceoladas, 



pinas lanceoladas 6 linear 



-lanceoladas, irregularmente pinatifidas, las inferiores algo meno- 
res; pinulas mas 6 menos profundamente lobuladas; segmentos 
linear es\ raquis toda anchamente alada, apestanada; asi como 
los nervios de las pinas, cubierta de pelos estrellados; sows nu- 
merosos, sesiles en el apice de los segmentos de ambos lados 
de las pinas; involucres aovados, partidos casi hasta la base; 
vahas iampiiias, enteras 6 muy ligeramente denticuladas. 

Crccc en los basques subandinos occidcntales Jiacia Nancgal. 

8. H. s p Undid um. V. D. B.; rhizom. filiformi, Ion- 
ge repente, subrufo-pubescente; stipitib. 8-i2 c *> longis, 
quandoque brevissimis; filiformib. cylindricis, apice bre- 
viter alatis, pilosis; frondib. flaccidis, pendulis, elonga- 
to-lanceolatis, structura cartilagineo-herbacea, utrinque 
sparse stellato-pilosis ; usque in rachin late alatam pin- 
nzuhdis; pi tin is ovato-lanceolatis, basi superiore produc- 
ta, cum rachi parallela, inferiore exsecta, apice obtusis v. 
plus minusve acuminatis, divaricato-patentibus,. margine 
irregulariter lobatis aut (inferioribus) pinnatifidis; sorts 
in apice segmentorum pluribus, suborbicularibus, parte 
inferiore adhaerente; involucris late orbicularibus, usque 
ad basin bifidis; valvis stellato-ciliatis. 

fS. apodum. stipitibus 3-6 ml - longis; frondibus an- 

gustioribus, elongato-linearibus; sorts profundis im- 
mersis. 

Hk. &:, Bk. Synops. 63. ut forma, H. ciliati Sw. 

Rizoma filiforme, largaraente rastrero pubescente; estipites 
8-i2 c t. largos, a veces muy cortos 6 casi nulos, pubescentes, 
rollizos yalgo alados en el apice; frondes flacidas, pendulas, 
lanceoladas 6 lineaxes, largas 30-45 ct., anchas 3-8 ct -; consistenica 
cartilaginoso-herbacea, esparcidas en ambas caras de pelos es- 
trellados, especialmente en la raquis, los nervios y los hordes; 
pinatifidas hasta la raquis, que es anchamente alada; pinas di'va- 
ncadas, aovado- lanceoladas, acuminadas u obtusas, con la base 
superior alargada, paralela con la raquis, la inferior acuiiada; 
bordc profundamente lobulado 6 pinatifido, lobqlos de nuevo lo- 
bulados; segmentos aovados, obtusos; sows numerosos en am- 
bos lados de las pinas, sentados en la extremidad de los ldbu- 
jos.conla mitad inferior adherente; involucros casi orbiculares 
(mas anchos que largos); vet has hirsute, apestanadas. 

,i. apodum. estipites y6^- largos 6 casi nulos, frondes mas 

angostas, largamente lincarcs; soros mas profundamente m- 
mersos. r 

Creet en. h:s pendientes del vole an el CorarJn y del Pichin- 



2. IIYMEXOPIIYLLUM. L. 15 



-«"> 
> 



cka; la forma ft en las pendicntes Occident a Us del vole an Cota- 
cachi } entre iooo y 2000 mctros 



9. //. microcarpum Desv. ; rhizom. filiformi, late re* 
pente, ochraceo-pubescente; stipitib, 4-8 ct - longis, cy- 
lindricis, stellato-pilosis, nudis aut prope apicem brevi- 
teralatis; fro7idib. ovatis vel subtriangulari-ovatis, tri- 
pinnatifidis, apice paullatim angustatis; pinnis, e basi 
rhomboidea, oblongis, vel ovali-lanceolatis, inferioribus 
iterum pinnatifidis; segmentis linearibus, obtusis, glabris, 
ciliatis, et minutissime denticulatis; sorts in apice laci- 
niarum utriusque lateris pinnarum superiorum plurimis, 
sessilibus aut breviter pedicellatis; involucris ovatis, li- 
beris, usque ad basin partitis; valvis glabris, ciliatis, 
et minute denticulatis. 

//. Organense Hk. Sp€c } I. 90. tab. $2. £., Hk. &. 
Bak. loc* cit y pag. 65. 

Rizonta filiformc, largamente rastrero, ocraceo-pubescente; 
tstipites 4-8 ct - largos, rollizos 6 solo brevemente alados en el 
apice, esparcidos de pelos cstrellados, caducos; froudes aovadas 
o triangular-aovadas, tripinatifidas* paulatinamentG angosta- 
das hacia el apice; pinas desde la base romboideas, oblongas, 
o lanceoladas, falciformes, adelgazadas hacia arriba; las inferio- 
rs bipinatifidas; segmentos linearis, obtusos lampinos, apesta- 
nados y finamente denticulados; soros numerosos en el apice de 
los segmentos de ambos lados de las pinas superiores, sesiles 6 
brevemente pedicelados, involucres aovados, libres, partidos has- 
te la base; valvas lampinas, apestanadas, y ligeramente denti- 
culadas. 

Crece en los bosqucs subandinos de la cordillcra occidental 
hacia Nunc gal. 



10. H. valvatum Hk. &. Grev.; rhizom. longe re- 
pente, pubescente; stipitib. 5-io Et - longis, cylindricis aut 
superius brevitef alatis, pilis ramosis conspersis;//w/- 
<#f e basi truncata subtriangulari-ovatis, acuminatis 3-4 
-pinnatifidis, supra in rachi et nervis pilosiusculis, stib- 
tus subglabris; rachi undique undttlato-alata; pinnis 
subtripinnatifidis; pinnulis laciniisque sinubus rotun- 
datis seiunctis, undulato-crispis; segmentis ultimis li- 
nearibus, obtusis, parce ciliatis; sorts in segmentis 
utriusque lateris pinnarum terminalibus, liberis, quam 
laciniae latioribus; involucris bipartitis; valvis ovatis. 
ac «tis, subintem-is, tdabris, aut parce ciliolatis. 



154 2. HYMENOPHYtLUM. L. 

Hk. &. Gr. hones FiL t 219., Hk. Sp\ I. pag. 90. 
Hk. &. Bk. loc. cit. pag. 65. 

Rizoma largamente rastrero, filiforme, pubcscente; estipifes 
5-lO ct - largos cih'ndricos 6 brevcmente alaclos en el apice, es- 
parcidos de pelos runiosos, caducos; frondcs casi triangulares, 
aovadas, acora/.onadas 6 truncadas en la base, gradualmente an- 
gostadas hacia arriba, 3-4-pinatifidas; raquis toda undulato-alada, 
apest iada; pittas aovadas, partidas hasta las raquillas aladas 
en pi'nulas, a su vez, pinatifidas, separadas, asi estas como las Ia- 
cinias, por senos redondos; lacinias ultimas lineares, obtusas, li- 
geramenteapestaiiadas; rogues y nervios s-uperiormente pelosos, 
inferiormente casi latnpinos; sores en el apice de los segmentos 



de ambos lados de las pinas, libres, algo mas anchos que las la- 
cinias; involucres partidos hasta la base; valvas aovadas, agudas, 
casi enteras, lampinas 6 Kgeramente apestanadas. 

Crece en los bosques decide • u talcs de la region tropical y sub- 
tropical. 

11. H. Liudeni Hk.; sUpiiib^ 8-i2 ct - longis, robus- 
tis, apteris, stellatopilosU's '.; fr&ndib. 12-24*- longis, 8-12 
iatis, ovato acuminatis, tripinnatifidis, saepe recurvatis; 
rachi primaria villosa, superne alata; piu/ils infimis 4 
-8 ct - longis, elongate* lanceolatis; piunnlis numerosis, 
profunde divisis, utrinque pilosis; son's n merosis, termi- 
nalibus, quam laciniae angustioribus; valvis brevibus 
Jatisque, rigide ciliatis 

Hk. Sp. FiL I. pa*. 94.; Hk. &. Bk. loc. ell. pag. 

65. //. spectabilc. Morilz. 



(Continuard). 



1,mm ft- 
DO 



CONSIDERACIONES GENERALES 



SOI5RE LA MEDIDA DE LAS AGUAS 



POR 



J. ALEJANDRINO VELASCO, 



INGENIERO CIVIL Y PROFESOR DE LA UN1VERS1DAD 1>E QUITO 



(Continuacion) 



"2? Que con est* objeto, y en vista de ensayos antenoj 
res para nniformar y arreglar las medidas, debe acogerse el 
modo mas practico y «ei illo para todos cuantos lo necesiten, 

que se diferou tan unco conio sea posible de h que se ha acostum- 



hnido anterior niente (1). 

<«so n . .:_ - 



3? Q 



f 



cienti'nco, hay « mformidad en ios paises dondc practicamente 
se han liecho determinacion « a ijantes, como en Alemama, 
-Francia y Norte America; y ane, respected la seccion, se ob- 
servaalguna anal <-i'a eon la llamada paja de agm en el Lcua- 
dor; mas, por desgracia, los quo introdujeron esta medida en 
«1 pais se olvidaron de algunos faetores importantes, por lo 
cual, ciertamento, no se pnede conocer el volumeu relativo de 
semejante unidad. 

. (') Nada mas practice en la medida de las aguas para el riego y Us <fa*gj>»' 
( "nes que fijar ovalos u orificios conveniences.; pert 6vaios que den la can maa 
Psnsada, no una imaginaria; y he aqui como se expresa el agronomo »r. Hidalgo 

* la Tablada en U^pag. 209 de la obra que hemes citado: en este cast , ia 

"nful de medida purser arreglada for el mitodo mas barato, y esu ««*/£" 
Officios de una seccion con an da que sea suficienU su gasta en ""V 10 ™^™ Ifva- 
***a fanega de Herra. Y, sin embargo, cree el eminente senor Igna; > de va 
r °na que fijar vemtf m(tros ^ 6 & \ anti dad |.sea cualquieral £**■•* Jg£ 

£ * «fe «»*»«/r„ A- <fcfo^n, ,« ,W delgada I, una f» i C "![d"rl a sla 
*os scire el centro.-Una u otra Ja d elecaon del i"*^K#*££?£^ 
h' mivahntct-Esto ultimo sola lo pear por ser incxacto, indefinite *«*"•£, 

ytteni la practical Como las m« Idas puedej. ser cualesqmera, J^«?* n «J 
mar S eotra Magnitudes que las indicadas al bacer distributes, ,« \*gfg£ '«£ 
d cho senor afima, que far 01 »s *m estas co sfara ait %£££»* 

J* men dettrmmodJ, esto . la pio, er .nkxaci o. INDEFIDO « \*™^™ } ™™ 

?uondeun/. niero agr 9*0, como lo es el Sr. Tablada? <'-' u l m „ uadestina . 
ivemado el S, e Vat, ,na ra se, *rar P «>r de, i vaci^n un volnmen dt ^agu *£>£" 

: ; ° a . "ego ? Si no se puede us oxifi, *y« 'fTlltTJ^JZZS, 

%«*>**, sera „ duda lo m, »r *«« ^.v unmdmJu tecum 'f^Z™, 

t. fiempio, est/ di vm u*m urn Us • e! < i,/« "W***** 1 ^* 

L v easc e! N? 84 d E unfcip ■ ' 'ebrero 15 de i«9°]> 






156 



tlAQ 



4? Que, por tanto, no es objeto de discusion sino de 
convenio 6 de resolucion superior, el adoptar una medida de- 

terminada, que no este sujeta a interpretacion per judicial mu- 
cks veces. 

d 

modu u« cipucar esra niecnaa en la practica, ya se considere 

mi ovaloj ya 6'/ mw^ efe una acequia, sin exponer el resultado, 
coino en iaempos pasado?, a la arbitrariedad del que la ejecuta 



"5? 




sin 



tenet principios fijos que le hagan responsable ante !a ley. 



6? Q 



de la pulgada 



de agua que, desde que se sanciono el sistema metrico, fue 
reemplazada por M. de Prony con otra del rmsnio nombre, y 
es el volumen de agua, igual a veinte metros ciibicos en vein- 
ticuatro boras, que flaye por un orificio circular de dos centi- 
metros de diametro, practicado en pared vertical cuyo espe- 
sor es de diez y siete milimetros, y con k, carga de .cuatro 
centimetros sobre el centre 



"7? Q 



de 



el Supremo 



umdad, que puede Uamarse paja de agua, no nay inconvenient* 
en dejar el cuadro conocido en el pais para los multiplos, a sa- 
ber: un buey igual a nueve molinos, tin molino igual a cuatro rie- 
gos, gun riego igual a trehtta y sets pa j as. 

8? Que seria util y necesario mande «» ^^^..^ 

bierno escnbir un tratado sobre conduccion, aforo y distribu- 
cion de aguas, en el cual, si se considera la salida por mi mfi- 
ao, se tome en cuenta la disposieion del deposito, la altura del 
liqmdo en el, el estado de reposo del mismo, la forma y lugar 
del onncio indicado, la proximidad de varios de estos, las pa- 
redes del deposito y otras causae que influyen, con mucho, en la 
cantidad de agua que puede salir; y si se exantina el curso de 
las aguas en candles abierfos, se indiquen las velocidades maxi- 
ma y minima que puede tener, segun la calidad del terreno; 
tooo con el fin de facihtar. en la nr&«tW U. -n™.™™, Ha nroce- 



, en 1a practica, la manera 
J los diversos casos que ocurran. 

Ln consecuencia, mientras se ejecute el trabaj 
^•o, deben sancifmarsp l« a M m «»«4. n « 4.,'„„i~„. 



+' j j Ja n9wl es el volumen que fluye, en un 

nempo dado, por un orificio circular de dos centimetros de dia- 
metro, practicado en pared vertical, cuyo espesor es de diez y 
-jete milimetros, y con la earga de cuatro centimetros sobre 

CeX !t™ del onficio indicado. 

p — Las medidas, en cuanto i 
la pnjdy cuyo volumen es de veinte 
cuatro horas. 



cantidad, se refi 



ub 



?? Los multiplos son : el buey igual 



el ™ v ' "r"" i t""°»'uj ex ouev igual a nueve niuuu^, 
wis pa'a^ ' gU * ° Uatr0 "^^ y ^ rie ^° ^ ual * treinta 7 

' 4 - S« autoiixa al Poder Ejecutivo para que mande 



157 

^scribir on tratado que facilite, en la practica, todas las cues- 
tiones que se refieren a la conduccion, aforo y distribution de 
las agaas. 

"Tal es el parecer de la Comision. — El Presidente de la 
Comision, nombrado par la H« Camara, /. B. Menten. — Los 
miembros de la Comision, J. Alejandrino Vetasco. — Eudoro 
Anda l\" 

La discusion de este proyecto, que llego a ser ley de la 
Republics esta en los N?* 93, 95, 99, 110 y 112 de "El Na- 
tional," correspondientes al anode 1836. En los N? s 99 y 
112 citados, consta la aprobacion del proyecto en cada una de las 
Camaras legislativas ; y en ellos pueden leerse los discursos 
inuy luminosos pronunciados por los Representantes que lo 
defendieron; pues muchos de estos, especialmente los que 
forrnaron la Comision de Instruccion piiblica, no contentos 
con lo que se decia en el informe, discutieron en privado y 



de 

sobre la justicia y 
n 05 1? v 2?: bomb 



Comision, no se li 



C 
se establecia en los 

lo eran los que for- 



meras hipotesis y caleulos falsos 6 inoportunos; de este modo, 
•umamente convencidos de la verdad que contenian las dispo- 
sicionea del proyecto, procedieron con conocimiento de causa; y 
sabian muy bien lo que defendian. Las Camaras, al aprobar 
el proyecto, suprimieron, por innecesario, el articulo 3? y en su 
lugar pusieron otro: el proyecto £ue sancionado, corao ley de 

la Republiea, el 24 de agosto de 1 886. 

167. La ley de aguas. — Aunqne incidentalmente se 
conoce ya lo que dispone la lev, no es superfluo destinar a la 
letra y exposicion de ella este* n?, tan to mas cuanto que, co- 
*»o lo hemos aErmado, se cambio una de las dispociones del 
proyecto. La lev dice asi : 



"EL CONGRESO DEL ECUADOR 



" Visto el informe de la Comision cientifica nombrada al efecto: 



ii 



DECEETA : 




men cs d 



158 

uc ciiitc, en la practica, todas las cuestiones que se rcfiercn a la conduction, afo- 
re y distribuci6n de aguas. 

44 Art. 5? Esia *cy principiara a regir desde el I? de enero de I S87. 

"Dado en Quito, Capital de la Republics., a veinte de agosto de mil ochocientos, 
ochenta y seis. — KJ Presidente del Senado, Juan Leon Mera* — ElPresidente de la 
Can - de Diputadu*, Jutw Castro. — EI beoeiario del Senado, Manuel M. Polit. 
El Diputado becretario, Antonio Robalino. 

"Pal 1 de Gobi no en Quito a 24 de agosto de 1 8S6. — Ejecutese. — J. AL P.. 
Caamanv K —&\ Ministro de lo Interior, J. Modesto Espinosa. " (ij 



EXPOSICION 



mam 



utnio [iv: jluuj, ya medians ae aistrwucwn [nv lolj; Jo que pre- 
ienela Economic politica (n? 163) cuando se liayan de iijar las 

unidades para esta clase de medidas; y que se ha atendido a 

las exi^encias del pais (n os 16 

una nueva e innecesaria \xm 



l64 y siguientes) para no introdueir 
idad quo, lejos de simplificar, com- 



plicaria mas las cueetdones que debian resolverse, como habria 
sucedido si dicha unidad no liubiera guardado relacion alguna 
con la practica del pais. Por esto se ha dicho (n? 166) que el 
legislador ^ no ha creado cosa alguna sine interpretado, do un 
mode obligatorio, aquello cuya indeterminacion era origen de 
abuses perjudiciales a los bienes rsicea que, mejorados nota- 
blemente con el influjo bienhechor de las aguas, contribuyeu 
positivamente a la via 1 a y progresos del pueblo j porque no so 
puedo riegar que en paises, como el nuestro, pobres y que recien 
prmcipian a vivir, la production agricola es la fuente mas se- 
gura de la riqueza social y del bien". tar comun ; de estos pue- 
blos, en especial, se ha dicho con raucho fundamento: "~ 
la riqueza de las naciones no cohskte en las riquezas no consu- 
mibles tales como el oro y la plata, sino en los bienes consumi- 
bles reproducidos por el trabajo ineesante de la sociedad" (2). 

Ademas, mterpretando nuestra antiguajMpa en el sentido 
que lo hacia la ley, dabaraos un paso mas en el camino del pro- 
greso cientifico; pues, cuando en 1 816 M. de Prony dirigio su 
exposicion, acerca de la pulgi la de fontai ro armonizada con 
el sistema metrico, a la Academia 11 I de Ciencias del List'duto 

<ie trancia, decia: SI; tendrd (para la unidad que 

reemp.aza a aquella) dnomlre modulo DE agua, que noes »i 
euro m largo para la prommclaeioH, y que me par ece prop to para 



en 



(i) Vease <<E1 Nacional" N? 6 4l del 3I de agosto de I 886. 

iro rrl n S P r 0P x 0fmid0flelaescudall!lma ^>'''- '' »*<»» 

re, I ..franc >«esnay, mddk le ] XV. 



ista, fundada 



159 

dtjsignar la nucua unidad que dehe anadirse al sistema metrico deci- 
mal PARA COMPLETAB ESTE SISTEMA (1). Adoptado, pues, en- 

tre nosotros el sistema metrico (n? 160), segun el pensamiento 
de aquel sabio hemes completado nuesiro sistema de medietas; de 
modo que, si esa interpretation fuera erronea, Lien podriamos 
ezclamar con Ricardi : si esto es un error, es glorioso errar eon 
tales hombres, con hombres como Prony, del cual, aunque el 
Si\ Malinowski| por via do contestation dada a una consulta y 

nablando de esa rnedida, escribe: que d prineipios de es- 

te sigJo propuso M. de Prony eon datos y experimmtos hisuficientes ; 
al contrario ? un sabio aufcor de magna MECAX1€A % y que, por lo 
mismo, ocupa un alto puesto en el mundo de las ciencias, en 
atencion a las mismas medidas que el jnzga muy exactas, no 
ha titubeado en decir: 108# A de Prony se lo dele consider ar 
como el YERDADEEO FUNDaDOR de la teopja acerca de LOS 

CUESOS DE AGUA EN LOS IU0OS Y CANALES (2). 



lies : 



Esto sup u esto, podemos bacer las siguientes observacio- 

Al Art. 1? — Se lia llamado paja de agua la unidad, para 
toanifestar que nada se ha alterado, y que la legal es la niisma 
paja conventional anterior, ahora reconocida oficialmente, resti- 
tuyendosele aquello que en razon no se le podia quitar. Y ha 
sido calificada de unidad decimal, por cuanto, al rijarle el volu- 
naen que le correspondia, la magmtud se liabia dado en inetros 
cubicos, 6 era una expresion volumetrica de la unidad funda- 
mental del sistema metrico decimal, que es el metro. 

Al Art. 29 — 1? La tradicion ensefiaba que a la unidad, 
para las distribuciones de aguas, correspondia un orificio equi- 
valents a una pulgada cuadrada; pero nada decia de la carga 

6 presion. Pues bien, ese silencio en cuanto a la tal presion 
manifestande estaba que sobre el borde superior no debia baber 
jarga alguna 6 que este borde debia rasar con la superficie li- 
tre: si ios peritos se hubieran fijado en esto 6 querido aceptar- 
lo, nohabria habido tanto embrollo ni confusion ni arbitranedad 
tanta; pero, lejos de eso, supusieron que eran Kbres para po- 
ner la carga que les parecia. como va se ha dicho: y en esto 
estribaba lo absurdo de la antigua practica. Ahora pues, he- 
c no el calculo con los dates que debian racionalmente suponer- 
■J y empleando los procedimientos seguros, segurisimos de Ja 
hidraulica moderna, como se expiicara en la siguiente Seccute, 
al orificio cuadrado de una pulgada de lado, y con la presion de 

. <*) " on aura 1' express .n module d'eau. qui n'est ni idnre nilongie 

* prononcer, et qui me ser fc propre a db »er la nouvelle unit* a ajouter au s*te 
">e metriqae decimal pour con Idler ce sistenie, " EConsta en la Memona de la 
Acadeaua deCiencias, del no 1 Si 7 j. 

. ,(*) "loSDePr ny doit etre consider* comme I "ij* f mdaUu '?' !*Jt 
2 Pitoulement ms Us tuydux et d*»s L *«** " [Con*—, «»* «- ,wd *> 

edicion de i 880, T. !!.,.,,. 



160 

una pulgada sobre el borde inferior, corrospondia, en un seguu- 
do, el gasto expresado por 

G = 13 P n 'gs- "bs. 788, 

igual, con pequena diferencia, al gasto de la pulgada de fontane- 
ro (n? 16b"). 

Por tanto, si con la ley no se queria alterar nada, y debia 
armonizarse la rnedida con el sistema uietrico, debia deja»se el 
orificio, pero fijandole las condiciones para que el gasto no su- 
friera alteracion sensible. Ahora, pues, las indicadas en el 
art. 2? son las indispeasables para esto, porque cualesquiera 
otras, de mas 6 de menos, lo alteran notablemente; y eso mis- 
mo se hizo en Francia con su igual, la de fontanero. Laego 
nuestra ley, para ser consecuente con el proposito pensado. de 
no alterar en nada la medida, debia dar los detalles del orificio, 
como lo ha hecbo: por la bondad relativa de la ley, esto era 
indispensable. 

2? Por lo expuesto en los n°. s 161 y 163, al hablar de las me" 
didas de distribution hemes visto que la unidad debe ser tal, 
que haya cosa3 u objetos materiales que la representon y sir- 
van de talon, marcobtipo: esto es necesario para que sea conoci- 
da de todos, yfdcil de apreciar y comprob ir. Luego nuestra ley, 
al fijar la unidad, debia hacerlo estabieciendo las condiciones 
del marco 6 talon; el etial no existiria si se prescindiera de los 
detalles en este art. indioalos. Ya lo homos insinuado: la 
disposicion del art. 43 del codigb civil de los E*tado3 Suvlos, es, 
en el fondo, igual a la coatenida en el articulo que discutimos: 
difiere solo en la maguitud del oriftVio; y tal vez la disposicion 
de nuestra ley es mis cieatinea, porque el circulo es la unica aber- 
tura que, mientcas permanece en un piano vertical, no cainbia 
el gasto al con arvarse iguales las otras condiciones; peroral 
orificio que tengi cualquier otra forma lo cauibia en los mis- 
mos casos, con solo variar la posicion, y esto aunque permanez- 
ca en piano vertical. Y se sigue de lo dicho, que nuestra ley 
no ha establecido una cosa inasitada a o ras legislaciones.^ 

t Al Art. 3? — La ley para ser completa debia dar disposi- 
ciones que se pudieran aplicar a los dos casos posibles en que 
se presentan las aguas al ser medidas (n? 159), como se insimia 
en la consideracion 5? del segundo informe (n? 166). Pero va- 
nando los cauces, naturales en el mayor niimero, de infinites mo- 
aos, para estos no se podia fijar ningun talon, sino solo el volu- 
men; mas, como de los orificios salen fa aguas para correr porcau- 
ces, y viceversu ; tal vol urn en debia ser el que correspondiera 
al caso del orificio establecido en el art. 2?; esto es, veinte mc- 
tros cubicos en 24 horns. Pero, ^existe correspondencia entre 
ios arts 29 y 3?f : hayla muv manificsta, como lo probarenios 



en el 



n- sigmcnti 



161 

A los Arts. 4? y 5? — Estos no ofrecen diiiciiltad: se es- 
tallecieron para facilitar la aplicacion de ]a ley. 

168. ©bjeciones que se han hecho si la fey de 

aguas. — El lector nos disculpari por las muchas paginaa que 
estamos consagrando a la exposicion de las razones cientificas, 
economicas y de conveniencia social que motivaron entre noso- 
tros la ley sobre medkla de aguas, dada por el Congreso de 1 886 : 
si no se hubiera sancionado esta ley, nuestra obra, ESTUDIO 
ACERCA DE LAS AGUAS, no existiria; y si la hemos 
compuesto, es porque el art. 4? de la misma ley autoriza al 
Foder Ejecutivo para mandarla escribir: nuestra obra es un. 
efecto de ella; y natural, muy natural es que el efecto se su- 
oordme a su causa en todo; y inucko mas cuando se trata de 
iionrarla y defenderla. 



L 



d 



flea: jcuantos ralculos y snposiciones no se ban hecho con es- 
te fin! {que de informes no se han pedido al exterior! jque de 
asereiones no han venido de afuera! No comprea lernos el es- 
piritu con que se ha hecho todo esto; pries si hubiera habido 
smcendai en las impttgnaciones, las pruebas que en contrario 
se han rendido, claras, tangibles por decirlo asi, hnbieran im- 
puesto silencio al mas esceptico; pero oomo esto no se ha veri- 
ficado, se infiere que no ha habido sinceridad en el ataque. Se 
ha querido y se quiere todavia que el Congreso la derogue: 



& * , 



tado, como lo hemos hecho, las necesidades que la reelam aban, las 
razones cientificas en que se apoyo y los actos racionale.s que 
precedieron a su establecimiento. Y, si no obstante las prue- 
bas que se han dado de la verdad de sus articulos, se la dero- 
gara por adueirse la supuesta falsedad, apelariamos al fallo del 
mundo, una vez que escribimos para todo?. para lo presente y 
lo porvenir, para dentro y fuera de la Kepublica. Si la ley 
se aboliera, porque entre humanos, no slew pre la justida // la r- 
dad imperan, la joven ciencia del Ecuador quedaria comprome- 
toda, si, para hacerlo, se alegara falsedad; y si esta considera- 
c *on^ no detiene al Congreso ecuatoriano, que antes de dictar 
Btedida tan ligwa, debia proceder de raodo que sus miembros 
Jean muy despacio los documentor que confirman la verdad de 
« ley, quedara al menos de parte de los Ingenieros nacionalos de- 
fensors ^ ella, el juicio de los hombres unparciales, la opi- 
nion ilustre de los sabios del mundo y el fallo de la histona: 



ley. 

En las paginas anterioi 



la citada 



d 



*emos lo futil de las objeeioires que se le han opuesto. 



■• Objecion. — Poeos meses despues de inciocada la ley 



162 



(/ aguas vio ya la ltlz publica un imnreso, en el cual mat n Ui- 
camente se deai>3traba diz que la existencia de graves errores 
cnct rados en etta. El escrito, en sn principio, f tie una solici- 
tud rlirigida al Presidents de la Republican pidiendole interpre- 
ts la ley, para la aplicacidtt practiea conveniente, facultad qua 
solo tiene el legislator; pues dice el articulo 2?, inc? 1? de 
nuestro Codigo Civil: 

"S6I0 toca al legislador explicar 6 interpretar la ley de un modo generalmente 
obligatorio. " 

Y decimos que se pedia ina interpretation, porque el solici- 
tante quer que S. E. resuelva si ha de atenderse mas blen al es- 
piritu ae la tanias veces mencionada ley que a su tenor literal. Pe- 
ro, Jpor que era necesaria tal interpretaeion ? : porque, segun 
los calculos hechos, el orificio, como estaba descrito en el arti- 
culo 2?, no producia los veinte meiros ciiblcos indicados en el 

3?(1). 

Mas, la pretension no se limi 6 a una solicited, ctiya reso- 
lucion debia esperarse ; porque la prudencia exige que, en ea- 
sos semejantes, se aguarde el resultado del pedimento para pu- 
blicar lo obrado, despues de las pruebas que por una y otra par- 
te^ cuando la liaya, se aduzcan: el solicitante, como si fuera 
el inventor de las matematigas, creyo infalibles sus calculos; y 
asi, antes de recibir contestacion alguna, ya hecbo a volar por 
los cuatro vientos la solicitud impresa con la reserva de los ca- 
ballos de batalla que formaban diclios calculos. Es seguro se 
baya pensado que, con este proceclimiento, la opinion piiblica 
caeria, como una montana, sobre la pobre ley para destruirla y 
anonadarla. Pero dejemos a un lado las ideas que se tuvo 
en mientes al proceder de este modo, y vengamos a los calcu- 
los u operaciones; y notese que aim se incitaba a S. E. las 
mandara rev'mr con la persona 6 personas que designase: jcuan- 
ta seguridad de no haber errado para decir todo esto! 

egiin el calculo becbo, el oriticio en 24 boras daba en 

Paris, donde habia sido compen ;ada la pulgada de agua, el gas- 
to de 

G = 18 inet ™> cubs. 004 489, (a) 

rno el de veinte, asi se dice; en otros terminos: se impugno 
a ley, porque el gasto era 



Diez y ocho y no VEIWT'E 



Obsehvacion.— Vamos a d^mostrar lo absurdo de seme 
jante calculo y de cuantos se verifiquen k < te respecto dentroo 

t„vJV «« nse ] °* No$ - 57 v 58 de " El Municipio-', 29 de setiembre y 15 Ae oC ' 
uure ae 1 «w, en e tan r ucidos el impi m lado y k» calculos e, 

a juiu lei que los ejecutn. daban eu Uerra con 1 



163 



fuera de la Reptibltca, no porque nos propongamos hacer 



formul 



Lo hace- 



toos: 1?, porque, algunas consultas venidas de fuera, aanque 



contradictorias 



ian interpretarse en pro de dicho calculo; y por- 

?ue conviene que los cientificos, sea cualquiera su proeedencia, 
'olonia, Franeia, Rusia 6 la Escandinavia, tengan prudencja, 
y no sean tan Hgeros en poner su nombre al pie de cualquier 



guisa de ccntestacion dada 



> 



sin 



pensamiento ni calculo se envia como la ultima afirmacion de 
la ciencia. 2? Porque, como lo hemos dicbo, nos im porta, ne 
el juicio de ciegos apasiomdos que niegan ser tres mds tres igual 
& seis, sino el de las personas sensatas y de recto criterio 
en la Republics y el exterior, presentes y futuras, como quiera 
que escribimos un libro para todo el mundo. 3? Finalmente, 
nos mueve a ello la idea de poder ser consultada nuestra obra 
por los jovenes estudiantes de la Facultad de Matemdticas Pu- 
ras y Aplicadas de la XJniversidad central ; y conviene que es- 
tos jovenes aprendan la manera de introducir las formulas y 
ejecutar los calculos, ciertamente largos y pesados en el asunto 
de que tra tamos: con esto pueden adquirir alguna practica. 

Respuesta. — Pocos dias despues de impreso tan celebre 
calculo, en una publicacion que salio a luz d 8 de noviembre 
de 1 886 (I) se anotaron SEIS ERRORES cometidos en el: &as- 
ta yerros de multiplicacion hubo. Y, aun cuando en el N9 60 
de "El Municipio" en que se ha reproducido esta publicacion, 
se afirma, en una nota de la pag. 33 de los Documcntos antes m- 
dicados (nota al n? 164), que no hay tales errorcs, probaremos 

7^« »**Ao nnrtlnQ nnrnue. COn 



valor 



bav, insistiendo en tres de *» .«~~ ^ 7 ^ - , , 

en los resultados de la opera- 



1? ERROR.— La ley en el artfeulo 3? babla de v< 
tros cubicos en veinticuatro haras; y estas equivalen 4 

mas, en esa operaci6n nnm£ri- 
ca, llamada calculo matrmdtico^ 



24 x 60 x 60 - 86 400 segundos 



se ha supuesto 



Tiempo - 24 h 



164 



n 



toego hay 




en 



236 segundos ; 



ha 



y notese que este error es por defecto; de modo que con el se na 
disminuido indehidamente el resultado: luego, corregido se na 



de obtener un algo mayor que el celebre diez y ocho. 

. Que las 21 horas de que Libia la ley son iguales a »o 

<* mdudable. nornue Hi«mnre la hora del dia se ha hecno 



400 




<L) Vease ol N? 59 de •• EJ Municipio", 31 de octubre de I 888. 



V 



ii (J0 in , y el minuto a 60 s (1); y en toda epoca se lia conside 
radoel lia dividido en 2-1 horas; por esto, 24 x 00x60 = 86 400 s 



Primcro. 



Atenas, en J 



d 



Turquia, en Austria, en Bohemia, poco tiempo despues dt 
publicacion de las XII Tablas fue aceptado por los Roma 
y^ casi todos los pueblos de Italia; y consta que este dia se 
vidio en dos partes iguales, de a dace horas cada una. El dia 
kgipcio usado por Hiparco y Copernico, y tjue en la actualidad 
es conocido con el nombre de dia civd, aceptado por casi todas 
las naciories modernas, ha teniclo 24 boras, pues las tiene aiin, 
divididas de la manera indicada. Lo niismo ha acontecido con 
los dias habdmico y ardbigo 6 astrondmko. De este modo apare- 
ce que, por un instinto natural de la humanidad, esta consagra- 
do el dia de 86 400* 

En segundo In gar, el dia para las cuest tones legates se ha 
supuesto si em pre formado de 24 horas, y no mas ni menos, En 
efeeto, Savigny (2), en el $ CLXXX.— VI, al hablar del tiem- 
po y discutir juridicamente el pnnto, dice: Nosotro» divi- 

ihmos los dlas del calendario en 24 partes iguales que llamamos 
horas, Ymas adelante, § CLXXXII (3), tratando de los t&» 

mmos, afiade? M El termino juridico pudiera adelantarse 6 

retrasarse de las VEINTICTTATRO HORAS DEL Dl^, fijdndolo en la 

media hoehe que precede 6 sigue a las 24 horas del term/ no mate- 

mdtico, y por este medio se drstrniria tambira la dijindtad (la de 
encontrar para el tiempo movil un termino juridico faeil de re- 
" ' ... . menos se- 

o seria ex- 



conocer y de aplicar en cualquiera circtmstancia, y lo 
parade que sea posible del termino matematico); per 



, -fin sin motivo alguno: d? Y .,* ~ 

do hablan los Maestros de la Jurispriidcncia modcrna, uno de los 
cuales, a no dudarlo, es Hew de Savigny, el dia juridico, el dia 
civil, el dia de las transaecicnes y amtraios, es de 24 horas; per© 
cada imade estas tiene 3 600 segundos ; luego, las 24 horas 
civiles tendran 

24 x 3 600 *= 86 400 segundos. 
* no 86164 » •, 

porque estos segundos solo equivalen a 23 Un 

segundos del dia civil, 

L 



initios, 4 



Lto dicho, considerando el dia juridicamente, esta de acuer- 
do con las teorias de la ciencia astronomical entre los dias so- 
lar y svlereo hay una diferencia que por adicion 6 sustraccion 
puede anadirse a uno de ellos para expresar el otro; y a este res- 

pecto dice Olmsted (4): Sin embargo, para atender a lo 

aesigmos o fines de la socirdad, se ha encontrado que es mds conve- 

(') Carrasco: Kitologia Universal. 
Pd« ?ii SisU '"' t a P e/ r Dctecko Romano Actual, T. I II, edicion espanola dc I»79» 

H) An L, ducUon V* Astrmon , pig, j-,. 



# 



165 



a poco) al dia sidereo. D 



M 



23 horas 56 minutos 4 segundos = 86 164 s 

e* /« longitud de un dia sidereo. Por esto liemos dicho (Libro II. 
Secion I, n? 99 d) t = 86 164 s , tiempo que emplea la Tierra en 
girar al redcdor de su eje, y que esdisthito del dia civil, equivalent* al 
solar medio de 86 400 s . <#?; porqne el niismo autor, en el lugar 
cjtado, despues de afinuar, que el TIEMPO es la portion determina- 
da de ana duration mdefinida, aiiade; El tiempo de la revo- 
lution de la Tierra sohre su eje es llamado UN dia SIDEREO, y sc 
deter nana por la revolution de una est reiki, desde el instante qw 

pasapor el meridiano (de un lugar) hasta que vuclve al mismo me- 
ridiano 



101. 



a 



volucwn aparente del Sol, desde el meridiano de un lugar hasta que 
vnelce al mismo meridiano. Y, explicando la razon de la diferen- 

cia que existe entre los dias, dice: Por esto, mientras la 

Tierra gira al rededor de su eje, el Sol se muere en la misma direc- 
tion; de modo, que cuando llegamos al meridiano celeste del cual 
nos habiamos apart ado no encontramos alii al Sol, sino que se ha 
movido hacia el este casi un grado; y asi la Tierra dehe ejeeutar 
mas de una revolution para llegar a sduarse bajo el Sol: exceso de 
movimiento que equivale, proximamente a 4 m (3 m 55 s 909). 

Por esto el dia solar es cerca de 4 minutos (3 m 55 s 9C9) 
*nas largo que el dia sidereo. De lo expuesto se sigue, que si 
liainamos x la duraeion de este dia tendremos 

x + (3 m 5& 909) = 1 dia solar ~ 24 horas, 



6 x = 24»? — (3* 55 s 909) = 23 h 56™ 4 s '091 = 86 

lias Sunn&if*irmnc n-na &a ]\*nar\ pn jKfnnnmia. T>ara 



un 



*aonmiento uniforme del Sol, ha dado origan a dias de igual 
Jjuracion en todo el aiio; esto constituye el llamado tiempo me- 
dio (1); y los di as ( j e d ura ci6n igual se denominan cirihs 6 as- 
trondmicos, segun los casos. Un dia de la priraera especie prin- 

de la noche 6 cuantlo el Sol atraviesa la par- 



te invisible del meridiano, lo que 
ri ° r i J se divide en dos periodos 
y- ^omento de computar el tiempo, ^ 
(ante meridiem), p. ni. (post meridiem) 



ife 



tervalo que esta en el periodo que corre desde las 12 de la no- 
c ta al medio dia siguiente, 6 de este a las 12 horas de la noche 



posterior proxima" Un 
gs doce del dia, se d 

uia nv(Wir»^ — „:j 



comienza a 



proximo venidero: el dia astronomico, por tanto, se retra- 




!I ) Consulted la Ashonomio Esfhtca Y Fidctie* del Dr. II E. Briinnov. 



166 

sa 12 boras del civil, fuera de esto, tale* dias son iguales entre 
si y al solar; luego 

1 dia sol. = 1 dia civil = 1 dia astro. = 86 400 s . 

ALora bien, no solo por las teorias juridicas y astronomi- 
es debe toinarse como medida del tiempo el dia solar, y ser es- 
te el que^ arregle las transacciones de la vida civil, sino que la 
Revelacion niisma lo deolara asi; pues leemos: 

^ ^J tombicn Dios : Sean hechas lumbraas en el finnanunto del cielo, y separcn 
$1 a. a, y la nock< % y sean para senates, y tiempos, y dias, y anas : 

Para que luzcan en el fimamento del eielo, y alumbren la tierra. Y ' fui hecko 

£ ktzo Dios dos gtandes lumbt 'eras: la lumbrera mayor para que presidiera al 
dia ; y la lumbrera me nor para que presiduse a la nocke : y las estrellas. Gen. C. 
*i '4» *S> *«• 

Y, como anadenfos interpretes; el sol u la luna divi- 

den el dia y la nodte, senalando asi a lo, 

QUE HAN DE TBABAJAR Y DESCANSAR. 



horn bros 



ten 



litiffuiren sits re voluci ones las estaciones, los anos } los meses y bs 
dias; es mamfiesto que los dias de trabajo para el bombre, sus 
negociosy contratos se arreglan por el dia solar; por esto se 



Escrit 



Amorrkeo 



iZdfltiZfiL' y v J l de - a "' e dt dl0s: Sol > **** " b ™ Gaboon, y luna, scire el va- 
Lmirlt P - P araro ™ <* soly la luna, hasta que el pueblo se vengase de sus 

TarTfnmJZT T * "" estd " Crito esio ett H lib ™ dt los'jnstos ? El sol, fuet, se 
porhra, f {L C T g °' ° bedefiendo el **■ d ** «* * *« ****'. y peleando 



J 

Razon ha habido 



geometras de todas 



ias epocas, al ejecutar operacior.es matematicas que tienen una 



siempro que han necesitado i: 

tayan tornado como uriidad 

i>e conforaidad con esto, G 



social 



tiempo 



> 



orificio 



un 



como en un dia de 24 horas hay 



86400 imh.^,. ^.^^.. -^419 263 
los 6 



^-^j-=39d''a,-58 para que fluyan 
*oo e-^U mctros cubicos d* (1). 

no 8 L™*^ ?° m ° el error c <>metido en el calculo de que 
resadV ^n u'- fUe , aD ° tado en la P«blicaciou indicada, el inte- 

mo al reso o tj^™ T * ^^ * he ^ el ^° d ° C °' 



specto piensau los consultores (2) : 

i or. Andres T,l Q «^„Jx J / i 



Llaurado, despues de ind 



mulas dice ■ J * auuww » uespues ae mdicar aigunas n 

aasto *L. 1 h YVino quedard mas que poner en vee de Q 

mZ^Z=86 q 400^'&^ Ond(; al VOlMnen ^ 20 meir,lS eMlcos m laS ! 



t>) el Sr. Eduardo Habich escribe 



En 




(>) Obralcitada T TT ~j. o 



fe abril de I 889. 



1 67 — 

prdctica se consider a solamente EL DIA SOLAR medio de 80 400 
SEGUNDOS. En ayricultura lo unico que evidentemente interesa es 
el dm solar verdadero, que difere y como es sabido, del dia solar me- 
dio en in a cantid&d may pcquena diariamente variable. 

Estas dos autoridades del contrario, corroboran nuestro 

raodo de pensar. 

Luego, es cierto, certisimo que se ha cometido un grave error al 
truncarel termino de 24 horas (= 86 400 segundos) de que habla 
la ley de aguas, e iutroducir el factor. 

23 h 56 m 4 s = 86 164 s '. 

Y notese, que por coger un error en la ley, se infringio otra 
ley ; pues dice nuestro Codigo Civil : 

"Art 43. Todos los plazos de dfas, meses 6 anos de que se haga menci6n en 
las leyes 6 en los decretos del Presidente'de la Republica, de los tnbunales 6 juzga- 
dos, se entendera que ban de ser completes ; y correran, ademas, hasta la media no- 
ehe del ultimo dia del plazo. " &? 

Y si despues de todo esto, despues de las autoridades 



cionadas, 



hubiera persona que se empenase 
»asr. 45 de los mismos "Docurnento 



decir lo que se 
a saber, que 



de 23 horns 56' 4", y no 86 400 



del 



v horas ni mas ni mrnos); lo que equivale a decir, 

contra lo expuesto y contra las autoridades citadas, que el dia^ de 
las transaccioncs, el dia que sc cousidera en la MECANiCA rKAC- 
TICA, el dia que debe tomarse en consid eracion PARA LA AGRICUL- 
TURA y otras empresas es el dia sidereo, el lector forme ya su 
juicio: la tal persona, procedierfdo contra el coniun sentir de 
los hombres, de los sabios, de las propias autoridades a que ape- 
la, de la Revelacion en fin, &que rneiecera? 

Pero icual habra sido el origen de semejante error! _fcs 
facil explicarlo: se leyo muy a la liyera algunos trozos del 1.1 
<le la obra de D. Mariano Vallejo, indicada al prmcipio de este 
Libro; y se toino sin examen lo que alii se encontro. rues 



dos 



veces, por lo menos 



1 



d 



o que en absoluto no es falso; 



a oo j-u*- , 
record emos 



la 161, 3 ho 



horas sean 86 164 s : al contrario, en las p***. 

„ i i i~.„i a % fiOOs f lo que es verdad; en 

, ri „„_ _ 3 X 3 600, y cierto por lo 
7 200 segundos, lo que es 2 X 3 600 s , 



166 y otras 



i la 164, 2 horas = 7 200 segundos, lo que es * ^ u v«v , 
verdadera: aserciones analogas se repiten en la pag. 



, Por tanto, si esos trozos de la obra de \ allejo se hubieran 
leido con atencion, se habria comprendido, que si bien un ma, 
<t dia sidereo, puede contener los 86 164 segnndos de que habla 
este autor, lo que esta confortne con las teonas precedentes, no 

(') Vea,e el X? 6l de " VI Munleipiu", l9 de dickmbre de i SS8. 






168 

se puede, segiin el mismo alitor, aiinnar que 24 lioras seaa 



86 164: 5 porque, si dice que lh = 3 600* , 2h = 7 200* , 3h 

10800 s , afirmando esta que 

24 horas = 8Q 400 segundos. 

Es claro, pues, que el error en que incurrio el del calculi) 
que refutamos, estuvo en esto, a saber: via en Yallejo que un 
dia era igual d 86 164 segundos ; y, como supuso que todo dia 
habia de tener 24 lioras, juzgo que las 24 mencionadas en la ley 
de ag-uas, eran 88 104 s que, a su entender, tenia el dia. sea el 
~ue 1'uere : esto, y no otra cosa, f ue la causa del error. Y se sigue 
e a<jui, lo necesario que es, para adelantar en las ciencias, asis- 
tir a las clases, y oir las explicaciones de los profesores; pues, 
de otro modo, lino que no ha adquirido los conocimientos res- 
pectin os para e jercer actos profesionales en la vida social, se ex- 
pone, por ereer que todo lo sale 6 puedc saberh, a perjudicar gran- 
demente a Jos particulars que en el confien. El caso actual 
ofrece un ejemplo: como, segiin la ley, una paja contiene 1,tros 
231 1% en un segundo; el practico que tome 86 164 s en vez de 
86400 s , perju dica a una de las partes, por ejemplo at compra- 
dor en imacoropra venta, en 2156 X 0*231 48 = 54 ,ilros 629 28 

0' ,a,as 002 731 nor nam: v tulva. vrnn. mfirlida de t 




la indicada en el 



por paja; y para una medida de pajas, coaio 
2? cuadro del nV 164, el perjuieio seria de 

1 528 x 0-002 731 = 4 p*j*» 172 968 

por lo nienos. 

2? error,— Se dice, al lmcer esa operacion: Como e$* 
umdad de medida (la pulgada metricQ con la cual se coropenso 
nuestra antigua paja) fm calc'ada en Ms, para es&e cdlculo s 
tomard h 9 rai;edad de aqud luqar, la cml es 980-865 7; y <**- 
*mda la fuer za centn/ur/a, queda en 1/79-4001. 

Aqui el error es doble, aunque el uno pudiera despreckrse. 
A la verdad, habiendoso lieclio la correccion respectiva en el mi; 
preso aludido, el Sr. C. von Isschot, autoridad del exterior a 
quien recurno el del calculo, a una con todos los cientincos 
tranceses desde Borda v Casini, asegura que la gravedad de 
Fans es 980'88, vchcidad adquirida por los graves sometufosa 
la accmi de la gravedad. al fin del primer semmdo de su calda [Ut 

v ya se ve que 



980-88 > 980'86r) 7. 



P. 



do de 980-86 



JV ^«a centrifnga cualquiora que sea. /Por que f»W 



por restau y 



hadadof: »»- 

los 



L l J Vea cl X? 65 dc el •■ Li Mi; to1 j » i? d mwzo dc i $$9- 




aJentros cle la cuestion, podemos manitestar lo que IniUo nl res- 
pecter Ya en el Libra II, Seccion I, w? 91), 2?, £, 1? y 3? NO- 
TA, al exponer la teoria de la gravedad, liemos mamfestado rl 
error inconcebible cometido por D. Mariano Vallejo en su Tm- 

tado de MatemdUcas T. Ill, Parte Primera, pag. 90; porqtie al 

calcular la gravedad de Madrid, empleando comb emplea mia 
ecuaciori en que esta ya deducida la fuerza centrifuga, del re- 

sultado que obtuvo, 



\ 



35P ies ' 1703 — 9 m - 7998, 



I 



resto otra vez esa fuerza centrifuga; sin esta operaciou, aqtie 
resultado debia ser la gravedad buscada, purU y limpia, e igual 
con muy pequena diferencia a la que da, para esa capital, el 
eminente fisico Sr. D. Eduardo Rodriguez, i saber, 9 m - 799 2, 
en su estimable obra Manual De Fiaica General T Aplieada. Al 
restar por segunda Vez tal fuerza, ereyo D. Mariano que 



35170 3 - 0-070 4 = 35» ,ics - 1 ==9 m - 780 2, 

gravedad del Ecuador, era la que correspondia a la plaza mayor 
de Madrid; y e s manifesto que, sin esa sustrBCfcion, el resul- 
tado primero es muv aceptable, porque ©s un mimero que esta 
•entre el dado por efP. Canudas y el del Sr. Rodriguez, ana vez 
que se tiene 

9 m -80415> 9'"-7998^ 9 m - <"99 2; 

pero se bizo la malhadada resta, y todo se daiw. Este error cs- 
pantoso cometido en un libro por un hombre que entendia de la 
ciencia, ha innuido tanto, que sigue produciendo sus efeotos en 
otra obra del mismo autor. Pues, en el Tratado Sobrc ElMwt- 
miento Y Aplcaciones De Los Aguas, T. I, pag. HO, dice, que de a 
gravedad de Madrid 351 pics espauoles, pucde usarse en lag 
aplicacioncs ord hi arias, que ocurren genera line u/e en la practica ; 
7 en efecto, ha usado cle ese mimero en los ejemplos propuestos 

w laspags. 145, 157, 17J, 219, &? del mismo fcomo; si as 

otras grav^dades que en esta obra se considerau, estan calcula- 
das por el estilo, bien se puede asegurar que en dicho tomo, po- 
c os, muy pocos seran los ejemplos bien calculados. 

Esto supuesto, y volviendo al caleulo eon que se ha im- 
Pugnado k ley de aguas, he aqui h acontecido: el que to iw" 



10 en la pag/ 90, antes citada, /* rcglita de D Mariano I alleje: 
gravedad de Madrid- (otm vez) la fuerza centrijnga_ 

GRAVEDAD COREEGIDA ; 

h aplicando el consabido metodo. hallo que la gravedad para e 



I 



alculo, puesto que se trataba de Paris, tenia de expressrse p« 



170 
980-865 7 - 1-465 6 = 979-400 1 j 

pero con esta practica se equivoco de nuero /<?/* defecto, en 
1*465 6. Luego, corregido este segundo error se obtendrd tin algo f 
que excederd en mucho al celebre DIEZ Y OCHO. 

Notese que este nnevo error cometido solo por lo que se 
vio en un libro, contirma nuestra asercion anterior, a saber : 
que es necesario para adelantar en las ciencias, la asistencia a las 
clases respectivas; sin esto loslibros pueden ser perjudiciales; 
pues falta el criterio para saber tomar lo bueno y desechar lo ma- 
lo. 

Segun la afirmacion del Sr. Isschot, que ya hemos consig- 
nado, y autoridad irrecusable porque es del contrario, el error 

ue analisamos es mayor aiin, puesto que es mayor la gravedad 

e Paris ; y como asciende a 

980-88 - 979-400 1 = 1/479 9 ; 

es manifiesto que 




1-479 9 > 1-465 6. 






Pero este error aim crece mas, porqne dice el Sr. Dagum ' 

*\ SWin Bessel, que ha referido el pendulo al vacio por haber tornado en consi- 
deration la influencia de su movimiento sobre la p&rdida del peso en el aire, la pe- 
santez en Paris es de 9 m. 80S 96 [==,980111. 896], y la longitud del pendulo que ba- 
te segundos, deom. 993 787" [ij. 

Asi tendra el valor de 



980896 - 979400 1 = 1*495 O 



fi< 



3? r error.— Se dice 



y d los 4 centime tros de la carga es 0752 9 

Pero el coeHciente es 0'84 6 por lo nienos 0*835 ; luego as- 
ciende el error a 

0*835 - 0- 752 9 = ©-082 1. 

Para probarlo basta demostrar: 1?, que el tubo de 17 wili- 
metros arroja el agiia a boca l/cna, sin contraction ; y 2?, que, 
para estos casos, los raodernos hidraulicos lian encontrado el coe- 

Jiciente 084. 



V. 



o 



Sr. Eduardo Habich, ingeniero no sospecnos 
ndad consnltada por el stijeto que practico esc 

hablando del doble modulo de Prony, dice : 
<*gua (los veinte metrns ruin ens on 24 horas) 



prolongado p, 



por tin orijii 



i C eeyZ?±l es i e !' qui^amenelependuleau vide en tenant comtfe del' "J 



808 



»7», 1. I, pdy. 120]. 



171 

de o, m - 017 de largo, y bajo la carga de agua de o m - 05 [1] sobre 

el cetltro, POR EL CUAL CONDUCTO EL AGUA DEBE CORRER 
LLENANDOLO COMPLETAJVIENTE (2). 

4 Se crree 6 no se cree a la propia autoridad buscada ¥, He- 
fidndolo completamentc dice: juzgue el lector,—; Sr., que M. 
Bergs, asegura: La pared mas delgada que el didmetro del or 7- 
ficio no suprime la contraction ni una parte de el la! (3) — &Que 
nos importaf: las autoridades de UcL, propias suy -as, por ser 
contradictorias no aprovechau a Ud. , pero solo a Ud. Mas, noso- 
tros haccmos muy bien al tomar en este duelo el arma que a Ud. 

no le conviene ; $ que nos importan los apuros de LTd?: mejor 
para nosotros. 



(Continuard) 



mas. 



(1) Como lo veremos despues, este om. 05 no nos importa; puede ser 5, 6. 6 

(2) Consta en "El Municipio" del 21 de abril de I 889. 

(3) Vease "El Municipio" NV 91, 28 de juniode 1890. 



ERRATAS 



pAg. lInea dice lease 



h i" 



166 44 1 _ r 

i; 2 j 980 » l - 896 980^-S90 



17:2 



JIEDICIRA. 



CASO NOTABLE DE HISTEFJA SIX ATAQTJES 



EL SR. DR. D. JOSE MARIA TROYA. 



CATtPRATICO KN I.A IN]VERSIDAI>. 



( A los pocos anos cle haber comenzado mi practica medica* 
hacia el mes de marzo de 1879, fui llamado en consulta por la 
senorita X. Era esta una joven de 16 a 17 anos, rubia, de mi- 
rada viva y penetrante, f rente espaciosa y cabeza abnltada, es- 
pecialmente en el sentido del diametro occipitofrontal; tenia un 
surco 6 depresion transversal a lo largo de la sutnra fronto-pa- 
rietal: su estatura era menos que inediana. Sus carnesflojas, 
su piel blanca azulina, con otros caracteres mas, revelaban el 
temperamento linfatico bien pronuneiado. La orfandad, y por 
tanto, las muebas privaeiones y snfrimientos morales que la 
acompafiaron desde su infancia, fueron preparando paulatina- 
mente el terreno en el que del -in estallar la mas cruel y desespe- 
rante de las enfermedades que pueden aquejar a la pobrelw- 
manidad. 

Los sintomas que por lo pronto pude observar en esta inie- 
hz ^criatura, fueron los eiguientes : su semblante que estaba 
bastante demacrado, dejaba ver al contorno de los parpados, en 
especial de los inferior??, unas manchas sombrias de un negro 
azulino semejante al anil, tan marcadas v extensas que me sor 
prendieron notablemente. Mayor fue mi asombro cuando note 
que su pecbo se mo via energicamente v con tanta frecuencia 
que alcanzaban a 75 y aun a 80 levantamientos 6 respiraeiones 
-or miuuto; con la singularidad de no baber fatiga ni gran **" 
elacion. Este fenomeno tan singular, sin lividez de los la- 
bios, m edema en las extremidades, me puso por de pronto en 
completa confusion. Hubo otro sintoma menos raro, pero que 
tambien llamo bastante mi utencion: la enferma estaba coni- 
pletamenteafonica; nosedabaa comprender sino porelmovi- 
miento de los organos bucale.s en el moi uento de la espiracion. 

£ ror el interrogators pade venir en conociniento de que su 
emermedad principal databa de algunos anos, manifestaiido ca- 
<*a vez smtomas di versos que narraremos despues. He aqm 

10 QUe nnr ol m^ — „*. J i _ ,,,,'cmntl oalU' 



lo que por el momento pudo cont. tarme; t 
oras: Ln el afio de 1874, a mediadoa d. 



son sus mismas p. 



1 mes de octubre, tu- 



ve i:u t I Io r agU( } en j. ; illu ; lier j eon im po co de Jim- 






17H 

cliazon. que £ue rairado por el medico que me asistio conio reu- 
matico. Trascurrido un mes desaparecio la bincliazon, pero 
cxistia el dolor con la misma tenacidad. Poco despues se en- 
cogio la pierna, de modo que tenia que agoviar el cuerpo para que 
apenas lleguen las extremidades de los dedos al suelo. A los 
oclio meses de prolija curacion, mejore con baiios gelatinosos. 
A los tres meses de curada, tuve un flu jo fortisimo (inetrorragia), 
el cual se repitio cada aiio sin causa aprecialle. Llegue a de- 
bilitarme tan to, que cuando Lablaba un poco largo 6 tenia la 
imaginacion preocupada, me daban repetidos accidentes (li]>oti- 
mias). Por este tiempo cambie enteramente de caracter, ponien- 
dome triste y melancolica. El 2 de agosto de 1878 amaneci ron- 
ca y la ronquera £ue aumentaiidose poco a poco hasta quedar en- 
teramente apagada la yoss. En este mismo mes tuve continuos 
dolores a los huesos de la cara y a los brazos, que me pareeie- 
ron ser reumaticos como los de la rodilla. Estuve sorda com- 
pletamente ocbo dias. En los cuatro meses signientes, pase 
nn poco mas agravada. En el mes de enero de 1879, empe- 
zo la respiracion a acelerarse y fue aumentandose diariamente; 
tenia abogo solamente cuando caminabao sufria alguna emocion 
moral; en este mismo mes empez6 a pronunciarse la ojera- Al 
principio era solamente una sombra amoratada que despues £ue 
oscureciendose poco a poco/ — Con estos datos pude inclinar mas 

Sli juicio y sospeche que la enfermedad provenia de una alte- 
— "' n - — - * * "" *' *" '- delos 




se reducia a un murmullo tumultuoso que no me daba mnguna 
idea, tal era la aceleracion y violencia de la respiracion. Con- 
fieso que despues de este examen, mepuse en mayor confusion 
dominado si por la idea de una alteracion organica en el cora- 
2pn; porque lo que babia sido simplemente movimiento convul- 
avo del pecho, me parecio ser levantamiento ocasionado por una 
snortne bipertrofiadel corazon, pues,nurica pude imaginarme que 



3 



a respiracion pudiera acelerarse tanto, sin ocasionar grave mgus 
tia a la paciente; v como de otro lado, la falta de ruidos cardiacos, 
Indian atribuirse'justamente al engrosamiento de las paredes del 
corazon 6 a un derrame en el pericardio. tenia sobrados motivos 
para juzgar asi. Amidase a esto el pretendido reumatismo mo- 
noarticular, la cianosis (que asi me pareeieron las mancnas de 



1 



parpados, cuyo nombre verdadero lo daremos despues), la 
tracion de la enferma v aun la afonia, y se tendra lo ne- 



eesario para engaiiar qm'z6 al clinico mas versado, con mas ra- 
2 6n a un joven que principiaba su carrera prof* lonal. A pe- 
sar de todo esto, el dia siguiente repeti el examen mas prolrja- 
inente, ypude descubrir que en meses anteriores tuyo la pacien- 
te, edema transitorio de los pies v de los parpados y hematemesis 
wpetidas, sintomas todos que" liablan en favor de un:. lesion 



174 



-* 1 .x. 



cardiaca. No satisfecho con esto y por ser imposible la aus- 
cultacion, recurri a otro medio de esplovacion litil en tales casos; 
aplique el esiigmografo de M. Marey, y el trazo £ue el mismo 
que el que se ve en las obras de clinica representando la insufi- 
ciencia mitral. Parecfa, pues, que ya no quedaba ninguna du- 
da respeeto de la lesion cardiaca, y sinembargo que \ que enga- 
fio! no Labia ni rastro de tal lesion, como luego veremos. Esta 
equivocacion pudiera atribuirse a mi inexperiencia; pero convie- 
pe saber que despues acontecio lo mismo con los dermis faculta 
tivos que examinaron a la enferma con la entereza posible. A- 
quel engano provino mas bien de haber concebido idea an- 
ticipada respeeto de la enfermedad; pues, desde que vi los circu- 
los cardenos al rededor de los ojos y el levantamiento toracico, 
me figure babermelas con una lesion cardiaca, y todo mi inte- 
rrogatorio se encamino en ese sentido, lo que trajo, naturalmen- 
te, la inevitable consecuencia de haher acumulado sintomas, se 
puededecir, a mi antojo,quizas sin que realmente existiesen, co- 
mo aquello del edema que la enferma se figuro haber teniae- y 
que fue una ilusion, porqne jamas se repitio en mas de dos anos 
que la asisti, aun cuando algunos meses despues se puso en peor 
estado que al principle Los interrogatorios nechoB con idea pre- 
concebida, traen casi siempre mal resultado porque quedan ocnl- 
tos otros sintomas, bien sea por no haber fijado en ellos la aten- 
• eionel enfermo, bien por no recordarlos en ese momento, 6 final- 



lo asi que muchos 



me 



---"--> t ^ «cumo uti puuti sigmncacion, sien 

de ellos tienen una gran importancia para el 

cedip commgo en el caso que estoy refhiendo. 

Prescription.-^ Convencido de que cualquiera interveneion 
buena que fuese vendria a ser nugatoria, me limite a pres- 

cnbirle unas pildoras de extracto de quina y lupulo y regimen 

tortihcante prpcurando al mismo tiempo tranquilizer su espi- 



por 



A 



aco 



metio un dolor agudisimo en la region sacroiliaca y se encogio tin 
pocola pierna izquierda, El movimiento convulsivo del pecho 
asi comp la ojera livida se aumentaron considerablemente, y se- 
gnnmi modo de pensar, la paci^nte llegaba al terroinodesu 
existencia. I) os dias despues, el 10 de marzo, crei oportuno 
convocara junta, la que en efecto se verifico con tres dis- 
tmeuidosfacultativosmas: todos unanimemente opinaron ser 
nna ateceion cardiaca, y uno de ellos, el mas experimentado, 
nasta llego a looalizar la enfermedad, diagnosticando insuficien- 
cia tie la valvula mitral. Por abora no recuerdo lo que se le p«* 
cribioala paeiente, perolo cierto es one el 18sobrevinodisunacon 
mucho tenesmo y vehement^ dolores. De resultas del excesi- 
vo tenesmo, oomonzo la enferma a arro jar sangre por la uretra 
oondolor^ tan atroces que le ocaskmabaa ataques nerviosos. 
W UeS d ! 1 J ,n , mCT **W, sintio un dolor muy agudo en la<*r 
tawi vertebral. El 30 acordd In j, t un bafio de hierb* 



1 75 

aromatieas con el que sobrevino una lipotimia y en medio eta la 
cual ceso la aeeleraeion del pecbo. Aproveebando yo de esta 
cirennstancia favorable, aplique inroediatamente el oido a la 
region precordial, con el objetode investigar el estado del cora- 
zon; esta precaucion medio mucha luz respecto de la enfernie- 
dad, porque pereibf que los ruidos del corazon eran enteramen- 
te normales tan to en su intensidad como en su ritmo. Sorpren- 



* i 



dido por este fenomeiio, me apre.su re a comunicar a mis colegas 
lo que habia observado; mas ellos, a pesar de mi entusiasmo, 
se mostraron bastante indiferentes. Por lo que bace a mf, cam- 
bie enteramente de parecer, y deseche por lo pronto la idea erro- 
nea en que habia permanecido durante algunos dias. Pero en- 
tonces mi juicio vino a ser mas dudoso, porque si antes habia te- 
tenido a la vista un cuadro sintomatologico casi complete pa- 
ra creer en la enfermedad del corazon, despues penetre en un 
laberinto del cual no pude salir sino a esfuerzos del continuado 

estllfllA rrno hint* rl^ la a-nftaiuno/hirl. Camn Vfl lo VeremOS. Es 



hice de la enfermedad, como ya lo veremos. 



mu 



SB 



ifil advertir que la enferma, una vez que hubo desaparecido 
letargo, volvio a ser el bianco de los mismos fenomenos an- 
teriores ; pues, vol vieron la agitacion del pecho y los dolores 
terrebrantes de la columna vertebral. En los dias siguientes, 
se puso todavia pw, y poco a poco me fueron abandonando mis 
comprofesores. Ento'nces entre en mayor entusiasmo; y, ya sea 
por amor a la ciencia yatambien por compacion dela infehz pa- 
ciente, me consagre a estudiar sintoma por sintoma esta terri- 
ble a la vez que para mi mneva enfermedad. Registrando las 
©bras de patologia encontre que tanto la aeeleraeion de la res- 
piracion como la crvmidrQfik (que asi vine a calificar la gran 
ojera liyida q tljB rodeaba los parpados) se observaban en ciertos 
easos de jbisteria. Puseme, pues, a estudiar el articulo histeris- 
mo en el gran Diccionario contemporaneo de medicma y cirugia, 
v encontre no solo lo que habia observado, sino mucho mas de 
lo que pude apetecer. jjespues de haberme enterado de todo 
lo contenido en tal articulo, me traslade donde la enferma y co- 
gence nuevo interrogator™. Cosa sorprendente ! no me habia 
explicadoni la mitad' de los variados sintomas que aparentes u 
ocultos eran la manifestacion de esta dolencia, En seguida 
tratede cerciorarme si existia la analgesia de la mitad del cuer- 
Po, uno de los sintomas mas f recuentes en esta abominable en- 
fermedad. Dispose que la enferma cerrase completamente lo 
parpados, v comence a ensavar i>or medio de un ate er la sen>i 
Alidad de la superficie de la piel, y encoutte que la mitad iz- 
.qmerda del cuerpo, separada anatomieamente por ei piano me- 
dio, tenia completamente insensible a las pieaduras, asi como 
?* la mitad derecha estaha mas bien exagerada. En seguida, 
intente . examinar el estado de las eonjuutivas, y observe que 

la izquierda la tenia tambien insensible, y la derecha si no exa- 
gerada, por lo menos, e» u estadu natural. Igual prueba teco 



1 — .' 

run el velo del paladar y clio el mismo resultado. Entonces 
me refirio que, euando niiia, tenia por costuinbre cortarse la 
rodilla izquierdaparaexcitar la admiracion de sus condiscipulas, 
y que nunca sintio el menor dolor, con la singularidad de creer 
que esto era natural en ell a. De este modo pude darrae cuen- 
ta de todos los demas sintomas que basta entonces eran para mi 
enteramente desconocidos. Por lo pronto, el pretendido reu- 
matismo vino a ser simple neural la; la aceleracion de la res- 
piracion, no un movimiento pasivo del pecbo comunicado por el 
corazon, sino una convulsion tambien nerviosa; la enonne oje- 
ra dejo de ser cianosis y paso a ser cromidrosis ; enfermedad sin- 
gular proveniente de una alteracion profunda de la sangre, y 
que aparece, no tanto en las liistericas, en las que es bastante 
rara, sino mas bien en lis personas afectadas de cloro-aneima; 
pero como la paciente sufria de ambas enfermedades,_se expli- 
caba perfectament.e la presencia de las mancbas cromidrosicas. 
Asimismola afonia la atribui no anna alteracion organica, si- 
no a un estado nervioso enteramente transitorio; prueba de ello 
que, liabiendome ya aquietado respect o del pronostieo de la en- 
fermedad, lo primero que bice fue pasar nnas corrientes elec- 
tncas por el enello, valiendome para i to de la brocha excitatriz 
de la piel de Gfraeffe, con «d objeto de obrar no solo en losner- 
vios y musculos laringeos, sino tambien provocar un fuerte re- 
vuleion alapkl, Alas tres faradization. , logre que pnnci- 
pien a vibrar las cuerdas vocales, con gran sorpresa de la enfer- 
mayde su familia, que desde entonces" 11- >6 a depositar en nri 
toda su confianza; porque durant ocbo meses que existia la afo- 
nia*habia permanecido rebelde a to<io tratamiento. La circuns- 
tancia de la vuelta de la voz, iniluyo notablemente en el annuo 
le laenfenna, se rebi/;o de su exti mada p< tracion, y vino, se 
puede decir, a la vidaquela creia al extinguirse: tuvo fe y esto 
la salvo, ]>orque valio mas que si le hubiera administrado los mas 
heroicos medicamentos. 

Por algunos dias, que nopasaron de quince, Imbo, en ef ec- 
to, alguna reaccion ; mas como subiesen de ptinto las circuns- 

tancias afiictivas para la enlerma en lo domestico, se exaspera- 
ronconsiderablemente todos los sintomas, y desde esta epoca pnir 
cipio lo serio y terrible de la enfermedad, como lo vamos a ver. 

El 3 de abril fue acometida de un dolor tan veliemente en 
lacolumna vertebral, que bubo neeesidad de recurrir a\ cloro- 
formo en inbalaciones. En medio del narcotismo ocasionado 
por este agent observe por la primera vez, diez y echo ataques 
bistenformes que no se repit en todo el curso de la enter- 



<. 



medad. 

. Aprovecliando de la 
teno actual tn^eurront 



] can- 



anal^ i cloroformiea, aplique ol cau ," 

r - a lo largo de la colimma vertebral- 

<-on esta cauterizacion pud conw -uir que desaparez< P or 

eompleto k raquklgia : p< o poco d pues el dolor a sum o con 



J, »J 

1. 4 



gual intensidad, fijandose eu la sieu, de donde desap&reeio con 
la aplicacion de un vegigatorio amoniacal curado cori inorfina* 

En agosto del mismo aiio se contrajeron las mandiiralas 
[trismus], los brazos y las piernas, contracting que dui-6 un 
mes, al cabo del cual consintio la enferma en una nueya caute- 
rizacion transcurrente en la columna vertebral, con lo que ce-" 
dio tambien este desesperante sintoma. 

Mis lectores pueden imaginarse cual seria mi conflicto al 
veren este estado a la paciente ; pues por razon de la coutrac- 
tura de las mandibular, no podia ni siquiera alimentarla conio 
conveuia, y me limitaba a hacerle cliupar liquidos por medio 
de un tubo de vidrio que pude introducir por una deeiguaklad 
que casualmente habia tenido entre los dientes. El alimento 
consistia en caldo, leche y huevos crudos batidos : no toleraba el 
vino ni las sustancias excitantes. 

La contvactura de los miembros era tan energies, que cuan- 
do se intentaba extenderlos, prorrurnpia la enferma en gritos de- 

saforados. t , 

En este mismo mes aparecieron metrorragias y epistaxis 
tan abundantes y frecuentes que desesperaron a la enferma. 
Desde entonces comence a hacer uso del hierro, prefiriendo al 
principio el protoxalato [hierro Girard] y mas tarde el diahsado 
de Bravais que lo tomo por espacio de ano y medio, a la dosis 
de treinta gotas en el dia las q'ue fue ascendiendo basta sesenta 
y aiin mas. 

En medio de estos sintomas alarmantes, no falto tampoco 
el globo histerico, que la enferma comparaba a una llama ce 
fuego que subia del i tomago, acompafiado de contracciones to- 
il icas del diafragtna y ocasionadole una oprocion espantosa. 

Esta sensacion se mitigaba con el vomito, que consistia en nnas 
tantas bocaradas de sangre blanquizca, muy liquida, que la arro- 
jaba por la nariz cuando existia el trismus. _ 

En medio de estos tan alarmantes sintomas se anadto 
otro fenomeno de los mas rebeldes, la disuria, proveniente de 
una contraccion espasmodica y permanente del cuello de la 
ve giga que aparecio en marzo de 1879, y duro basta el 28 de 
setiembre de 1880. En todo este tiempo tuve necesidad dc 
hacer el cateterismo tarde y manana para podcr ahviar a la 
infeliz paciente, quien en medio de tanto sufrimiento, tuvo que 
sugetarse aun a esta rigurosa prueba. La contractura del estm- 
ter vesical era tan fuerte, que habia ocasiones que era impos.be 
introducir la sonda; y si al fin se lograba, al sacarla era mayor la 
dificultad, llegando el caso de tener que arrancarla con vic-Iencia 
en medio de los alaridos de la enferma, con lo cual le sobrevenian 
hpotimias y fuertes hemorragias. En una ocasion que tuve que 
ausentarme por unos ocho dias, fue de todo punto imposibie al 
facultative que deje en mi lugar, poder extraer la sonda. A mi 



vuelta se consiguio a beneficio de un bano general tibia 



178 






Por una vez intente hacer la dilatacidn forzada del esfinfer 
de la vegiga, pero fue imposible, porque no pudo penetrar el ins- 
trumento. Desesperadd con este sintoma tan rebelde, volvf a 
cauterizar la columna vertebral por tercera vez, haciendola pun- 
teada, pero todo fue envano; la contencion de orinasigio adelan- 
te; lo que si pude conseguir fue que desaparezcan Ios dolores 
nerviosos ambulantes, como ya sucedio en las cauterizaciones an- 
teriores. 

El 8 de setiembre pudo salir la enferma a la calle sin queex- 
perimente ningiin dano: unicamente sucedia que se accidentaba 
cuando fijaba la mirada en alguna cosa movediza. 

El 17 del mismo mes, se exasperaron notablemente los sin- 
tomas: sobrevinieron hemorragias por el utero, por las nances y 
aiin por el estomago. Felizmente logre cohibir las perdidas de 
sangre a beneficio del hielo y de limonadas preparadas con licor 
de Pravaz. A consecuencia de estas enormes perdidas, el apa- 
rato nervioso se desbordo, entrando en una excitacion terrible. 
Para calmarlo, fue menester nueva cauterizacion, aprovechando' 
del cloroformo. En este misma mes, a consecuencia de un sus- 
to muy grave, volvio la enfermfa a perder la voz y se contrajeron 
de nuevo las mandibulas: por fortuna cedieroti ambos fenomenos 
a las inhalaciones de cloroformo. 

El 4 de noviembre, a las cuatro de la nriaiiana fue invadida 
de un acceso de tos nerviosa tan repetida y pertinaz, que term la 
muerte de la enferma por no tener tiempo para rcspiran Cedio 
felizmente a lasseis con urticaciones repetidas, y dandole al inte- 
rior una buena dosis de aguardiente de cana cargado de alcan- 
for; porque hallandonos a la sazon en el campo, no pude disponer 
de otros medicamentos. 

La naturaleza de la tos, en este caso, fue Semejante a la de la 
Wingitis estridulosa 6 seudocrup. El intervale que podia me- 
diar entre cad . golpe de tos era a lo mas de medio segundo, razott 
por la que teftfta justamente la sofocacidn. 

El 5 por la manana, fue acometida de un dolor atroz en el 
utero yen las partes genitales externas [hiperestesia vulgar]. Fue 
tan vehemente y pertinaz, que me vf en el caso de prescribirle 
una buena dosis de morfina al interior, con lo que pudo adorme- 
cerse un tanto y disminuir el dolor, si bien no desaparecid ente- 
ramente. 

El f a las seis de ia tarde aparecio otro acceso de tos que 
ceso a las diez con agua de melisa y aguardiente alcanforado. bn 
este mismo dia volvio con tanta intensidad la hiperestesia vulvar 
y la histeralgia que Ia infeliz entro en verdadera desesperadion; 
pues, no hallando tcrminos para expresar tan fuerte dolor, decxa: 
que solo en el infierno se podria experimentar tales padecimien- 
tos. \10Ientado yo por las suplicas de la paciente, volvi a ad- 

nnmstrarle morfina, y a pesarde habcrk dado en dosis muy c« '- 
petente, no logre sino un narcotismo de pocaa horas, sin que des- 



179 

npareciese la vehemencia del dolor Como al mismo tienlpo se 
irradiase la neuralgia al raquis, resolvi pasarle dos sedales, como 
en efecto los pase, el uno en la region cervical, y el otro en la 
lumbar, conservandolos, el primero, por espacio de un mes, y el 
segundo, por mes y medio, con lo que cedio casi por cmnpleto 
la neuralgia en los sitios indicados, trasladandose a la rodilla de- 
recha y a la vejiga. A consecuencia de esta nueva aparicion le 
puse un vejigatorio amoniacal en cada uno de los sitios indicados, 
curandolos ambos con clorhidrato de morfina. 

* 

En enero de 18S0, tuvo un nuevo acceso de tos que duro 
cuatro horas, tenia los mismos caracteres que los anteriores; 
desaparecid con una fuerte impresidn que pude urdir, purque ya 
los medicamentos eran insuncientes. 

En febrero del mismo aiio nueva cauterizacidn ptinteada, 
que no did tan buen resultado como las anteriores, por haber si- 
do superficial. 

El 24 de marzo volvio la enfermedad con mayor fuerza, re- 
pitiendose todo el tren de sintomas: aparecieron hemorragias 
abundantlsimas por la nariz, estomago y utero; dolores atroces, 
contracturas e hiperestesia de la vagina. 

El 27 del mismo mes pudo contarse en veinticuatro horas 
ciento noventa y siete accidentes [lipotimias]. En este dia se 
pusieron los labios negros y aparecieron manchas enormcs de cro- 
midrosis en el cuello, las mejillas yel pecho. Por el primero de 
estos sitios se verified el fendmeno singularisimo de la hematidro 
sis [sudor de sangrc]. Desesperado yo con tan horribles mani- 
festaciones, resolvi hacer la trasfusidn de la sangre, porque la en- 
ferma exhalaba ya su ultimo aliento; pero, por desgracia, no 
pude disponer del aparato trasfusor y me limite a atacar la hemo 
rragia por cuantos medios me fue'posible: use el hielo intus c 
extra y el licor de Pravaz de la misma manera que antes, con lo 
cual pude contener la hemorragia del estomago y poco a poco 
las demas; pero la enferma quedd en tal postracidn que perdi ca- 
si todas las esp^ranzas. A Consecuencia, sin duda, de las enor- 
mes perdidas de sangre, se desbordd con furia el sistema nervio- 
so: aparecieron dolores terrebrantes en diversas partes, pero en 
especial en la vejiga y ovarios, arrancando gritos tan fuertes a la 
enferma que desgarraban ei alma de los que la oian. Ya la mor- 
fina no hacia la menor impresidn; tuve, pues, que pensarde nue- 
vo en la 

que pedia con ancia la p 

Por verdadera satisfaction mia iutente ia doroformizacion para 
poder hacer uso del cauierio; pero a pesar de haberse agotado 
45 gramos de doroformo en inhataci jues, no consegui que vinu- 



t 



cauterizacidn, que era lo unico que mitigaba el dolor y 
fa con ancia la paciente. Mas por oir sus ruegos, que 



se la insensibilidad. Con todo esto, apiique el cauteno en nu- 
cha mayor extension que en las ocasioues anteriores. Sin em- 
bargo de no haber llegado la enferma al peri a de relajacon, 
cos horas despues, cuando \ bubo h.biado y tornado una An - -a 



■180 

aromatica cayo en una especie de agotamiento nervioso que, bien 
puede decirse, que la desgraciada toco los umbrales de la muerte. 
Por fortuna fui llamado a tiempo, logrando incorporarla a bene- 
ficio de energicas frotaciones en la superficie de la piel. Con to- 
do, hasta el tercer dia del acontecimiento le duro la naucea y la 
postracidn que produce el cloroformo. En los dias siguientes, 
empezo a restablecerse con sorpresa de todos: desaparecieron to- 
dos los dolores, menos el de la vejiga y la retencion de orina. 
Cuando ya se hubo incorporado bastante, quise probar todavia el 
resultado que podna dar otro cedal en la region hipogastrica por 
ver de combatir los dos unicos sintomas que permanecian tenaces, 
la disuria y la neuralgia vesical. Ninguno de los sedales anterio- 
res produjo tanto dolor como este, y en esta ocasion fue cuando 
se me ocurrio aprovechar del magnetismo animal con brillante 
resultado, como lo veremos al fin de este articulo. Poco antes 
de pasar el sedal, aprovechando del consejo que dan los autores 
para combatir las neuralgias rebeldes, aplique una compresa em- 
papada en cloroformo sobre la region vesical: con esto no obtu- 
veotra cosaque aumentar los sufrimientos de la enferma, porque 
le produjo vesicacion tan profunda, que no solo levanto la epi- 
dermis, sino que corroyo la capa superficial del dermis, d iando 
para lo sucesivo ulceraciones dificiles de curar, sin que por esto 
naya cedido ni la disuria ni la neuralgia vesical. 



( Continttard). 



181 



EL CONDURANGO BLANCO [*] 

■ 

SU VALOK TERAPEUTICO 



(Le Monde Medical) 

El "condurango bianco" [gonolobus condurango] es una 
planta de la^ familia de las asclepiadaces, que crece en el centro 
dela America del Sud, en la Repiiblica del Ecuador, donde 
desde hace muclio tiempo, es tenida conio un remedio popular 
contra el cancer y la sifilis. En d National [periodico oficial de 
aquella Repiiblica], n? 425 [1871], el Dr. Casares publico una 
serie de observaciones de las cuales deducia que el|condurango 
curaba efectivamente el cancer. Esta afirmacion tuvo una gran 
resonancia. De todas partes empezaron a hacerse experimen- 
tos dela nueva planta; se le encontraron propiedades maravi- 
llosas. . .; pero algunos fracases, debidos quiza a una mala elec- 
cion de la corteza 6 a preparaciones imperfectas, la liicieron 
abandonar momentaneamente. 

Y he aqui que de repente en 1874, en Alemania, donde, 
smembargo, bay mas bien una tendencia bacia el excepticismo 
terapeutico, el I)r Piedrich [Heidelberg] ve curarse ante sus 
propios ojos, gracias al condurango, a un individuo de 54 afios 
cuyo diagnostico tumor canceroso del estomago reunia todas las 
apariencias de la certitud. Bajo la influencia del condurango, 
todos los sintomas morbidos e'esaron y el tumor desaparecio. 
LI enfermo dejo el hospital, euro al cabo de un mes, si bien mu- 
no despues a consecuencia de una enfermedad aguda. En la 
autopsia, observdse en las paretics del estomago y en el sitio en que 
antes hibia el tumor, la presencia de un tejido cicatricial 

Drszeweczky y Euclisen, en el hospital de Santa Maria de 
ban Petersburgo, han observado en un caso la misma curacion, 
cou fi r mada-dicen-por una recaida sobrevenida un ano y medio 
mas tarde. En un segundo caso, el examen histologico les per- 
nio observar los vestigios de un tumor carcinomatoso curado. 

Heiligenthal [de Bade] consign* una curacion obtenida 
despues de dos meses y medio de tratamiento. Soenger ve de- 
saparecer un tumor del piloro. Dietrick de Burtneck, en Li- 
veland, refiers la curacion de un tumor voluminoso del epigas- 
tno. Burckman, en la provincia de Stiehlen, publica otros 
dos casos de curacion. Hanse publicado varias otras obser- 
vaciones anaiogas; pero el espacio nos falta para citarlas todas 
. En Francia, el condurango era poco menos que descono- 
«do antes de los experiments del Dr. Dujardm-Beaumetz en 
el hospital Cochin. Su discipulo el Dr. Guyenot-Outhier ha 

C*J Cundumng, se denomina, no cond,n<m S ». Viene de las palabras quichuas 

oindn,, condor y an S o, I)ejuco. 



.lizados 



1B2 

consignado los feiices resultados de eatos experimentos en un 

trabajo del c'aal resultan las siguientes conclusionos. : 

El conduravgo hace desaparecer el elemento dolor en los 

diver- >s casos do gastralgia, auo en los casos de ulceras del es- 
tomago ; 

Disminnye y detiene casi siempre los vomitos causados 
por una alteration anatomica 6 funcional del organ o; 

Ejerce sobreel apetito y el estado general de los gastrai 
jicos una mfluencia por todo extremo considerable 

Por otra parte, Binz, a tenor de los trabajos 

Riegel, Becker, Rulhe, Dietrich, All Hoffmann, n 

do signiente el estado de la cuestion: 

f "El condurango es capaz de una accion curativa sobre el 
estomago: hapareeido bacer retroceder y hasta curar tumores 
cancerosos del estomago- y del esofago; las sensaciones de ex- 
trangulacion, los vomitos, los dolores disminuyen 6 desapare- 

cen ; el apetito renace, la digestion se mejora, el estado general 
se realza." 

_ La ulceraUd estomago, sobro todo cuando va unida a la clo- 
rosis, resulta iguahnonte cur;! 1 do por medio del condurango, se- 
gunun reciente estudio de "VVillielvny. (Tratado de tera}Mca 

deS, Soulier.) 

Nada tenemos que anadir rioaotroa despm s de semejantes 
conclusiones. La adounistracion del condurango dara qaizas 
ai medico la esperanza de alcanzar en alcrunoa casos la curacion 



. ~ Le dara adenine, y -to es casi de un modo 

cierto, Ja satisfaccion de observar una mejora notable en el es- 
tado general de sus cancerosos y la d q ancion de los fentow 
nos dolorosos. En las afeeciones cronicaa del estomago, el condu- 
lango esta llamado a prestar servicios de mucba consideraeion. 

Uel condurango M. Tauret ba retirado un glucolido: la 
condurangma. 

,^. L °M eI T e " tos actIvos flel condurango son insolubles en el 
t™?A i tler ' a V^c'ion del Dr. Dtnarain-Beaumetz, ha 

rratado J a corteza del condurango por el mismo procedimiento 
m Ll SlrTe • pHra S^Tiular la Kola y la quina. Este procedi- 
mttlj7T\™. tratavh P la »<» P« medio de vebiculos ade- 
Sa™t * diaolucion ^ todos los principios que contiene, y en 
granular estos ] 1C oi,s preparadoa en el vado. I . , 

exneriZ^ i m £ d \ eo » ^ nasta ahora ban tenido ocasionde 

queest^ la K .° lay ^ymm de Astier granuladas, »Jf» 
icilTf **■*"*»?»* con enen, bajo una forma agradable, 
actl f l^ f,r f eTmne »temente available, todos los element 

aenvos de la planta. 

ta lWdn n f7 an " ' P^'^ndo segun 1< mismos principios, es- 

Dr. M. Bovzige. 



1 Qn 



LEYES DE i 




7 



EL CONGRESO DE LA REP0BLICA 



DEL ECUADOR 



DECRETA: 



Art. r? En las cabeceras de todos los canto- 
nes de la Republica se establecera una escuela di- 
rigida por los Hermanos de las Escuelas Cristia- 
nas, u otro institute religioso, dandose la prefe- 
rencia a los lugares en que se hubiese ya construi- 
do locales con este objeto y a los que mas la ne- 
cesitaren, a juicio del Poder Ejecutivo. 

Art. 2? Los fondos para la construccion de 
locales adecuados, en los lugares donde no los hu- 
biere, y los que se necesitasen para el sostenimien- 
to de los institutores, se sacaran de la cantidad 
que el presupuesto de gastos destina a la Instruc- 
tion Publica, y de las que las respectivas Munici- 
palidades votaren para el expresado o\ 

El Poder Ejecutivo 6 el Gobernador de 
respectiva provincia, dictaran las providencias cc 
ducentes a la construccion de locales, y contrai 
ran con los institutores que deban dirigir estos ( 

tablecimientos. 

Dado en Quito, Capital deia Republica, ac 
torce de juiio de mil ochocientos ochenta y siete. 
El Presidente de la Camara del Senado, Camilo 
Ponce.— VA Fr^sidente de la Camara de Diputa- 
dos, AparkioRibaikncira.—V\ Secretario de la 







184 

Camara del Senado, Manuel M. P6/it.—E\ Se- 
cretariode la Camara de Diputados, Jose Maria 
Banderas. 

Palacio de Gobierno en Quito, a 21 de julio 
de 1887.— Ejecutese.— Josit Maria Placido 

C A AM A NO. 

El Ministro de Instruccion Publica, J. M. Es- 
ftinosa. 



EL CONGRESO DH LA RKPUBLICA 



DEL ECUADOR 



CONSII > K K. A X DO : 



i- Que la ley de 20 de junio de 1886, sobre 
establecimiento de escuelas matinales, ha produ- 
cido graves dificultades en la practica 




las Municipalidades han tenidoque 
supnmir algunas escuelas comunes y descuidar 
los caminos por obedecer esa ley; 



DECRETA: 



de 



t 



. . Art 1? Derogase la citada ley de 29 
juniode 1886. Las Municipalidades destinaran 
el fondo de la contribucion subsidiaria, de preferen- 
cia, al sostenimiento de las escuelas comunes y la 
reparacion de los caminos. 

Art. 2 ? Eh las escuelas primarias se recibi- 
ra preferentemente a los niftos de la raza indfgena 

aunque solo puedan asistir dos 6 tres horas al dia. 

ctubre 



Art. 3? Esta ley regira desde el I? deo 

ael presente ano. 

Dado en Quito, capital de la Republica 



, a 



1S5 



tres de agosto de 1887.— El Presidente'de la Ca- 
mara del Senado, Camilo Ponce— El Presidente 
dela Camara de Diputados, Aparicio Ribadcneira. 
El Secretario de la Camara del Senado, Manuel 
M. Polit. — El Secretario de la Camara de Dipu- 
tados, Jose Maria Banderas. 



Palacio de Gobierno en Quito, a 6 de agosto 



de 1887.-— Ejecutese.— Jose Maria Pl 
Caamano. 

El Ministro de lo Interior, J. M\ Esfrinosa. 



EL CONGRESO DEL ECUADOR 



DECRETA: 



Articulo unico. Se autoriza a los que aspiren 
al grado de Licenciado en Farmacia, para que pue- 
dan hacer libremente los estudios de las materias 
correspondientes a laensenanza secundaria previa 
al grado de Bachiller; pero con el cargo de suje- 
tarse a los examenes prescritos por la ley de Ins- 
trucion Publica. 

Por lo que respecta al estudio de Farmacia se 
sujetaran extrictamente a lo que dispone la cita- 
da ley. 

Dado en Ouito, Capital de la Republica, a 4 
de agosto de 1887.—EI Presidente de la Camara 
del Senado, Camilo Ponce— -El Presidente de la 
Camara de Diputados, Aparicio Ribadeiieira.—E\ 
Secretario de la Camara del Senado, Manuel M. 
Polit.— -El Secretario de la Camara de Diputados, 
Jost Maria Barn/eras. 



186 — 

Palacio de Gobierno en Quito, a 6 de agosto 
de 1887. — Ejecutese. — Jose Maria Placido 

Caamano. 

El Ministro de Instruction Publica, J. M< 

Espinosa. 



EL CONGRESO" DEL ECUADOR 



DECRETA: 



Artistica: 



La siguiente Ley do Propiedad Literaria y 



CAPITULO 1? 



De la propiedad literaria y artistica. 

Art. 1? La presente ley determina los dere- 
chos de los autores sobre sus obras literarias y ar- 
tisticas para los efectos de la garantia estable- 
cida en el art 27 de la Constitution; , . 

Art. 2? Se considera autores en materia li- 
teraria: 

i- El que ha hecho por escrito u oralmente: 

2? El traductor: 

3; El que siendo propietario de una obra ine- 
dita sin dominio legal, la publiquc por primera vez: 

4 ? El compilador de documentos historicos y 
legales, cuando el jefe de un archivo 6 el Gobierno 
no prevengan en la publication, y lapermitan: 

5 ? El de produciones populares, como cantos, 
tradiciones, &., que en su publication correspon- 
dana un fin iiterario: 

6? El que publique 6 compile obras que esten 
ya fuera de la propk.dad ajena. 



18 






tica: 



Art. 3? Se reputan autores en materia artis 



i? El que crea la obra: 

2? El compositor de variaciones de un tema 
musical, siempre que a juicio de peritos, constitu- 
yan una nueva creacion : 

3? El compilador de obras musicalespopula- 
res sin duefio conocido: 

4? El autor de transposiciones 6 instrumenta- 
tion siempre que haya obtenido permiso del au- 
tor de la obra original: 

5 ? El pintor, geografo, ingeniero, dibujante, 
caligrafo 6 escultor respecto de la obra original y 
de sus copias por cualquier sistema de reproduc- 



que hubiese enajenado 
6? El reproductor, cuando hubiere sido 



& 



nzado por 



7- El editor de obras cuyo privilegio hubiere 
caducado. 

Art. 4? Gozaran de iguales derechos a los in- 
dividuates de los autores el Estadoy las corpora- 
ciones que, teniendo personalidad juridica, hicie- 
ren publicaciones con arreglo a esta ley. 

Art, 5? No gozaran de las garantias en ella 
establecidas las obras literarias de arte a que se re- 
nere el art. 1456 del Codigo Civil. 

Art. 6? Fuera de los casos reiativos a los ar- 



y3?, mng 



obra puede ser parcial 



d 



de 



totalmente reproducida, sino con auton 
autor 6 de su cesionario 6 heredero, 
que debe expresarse en la reprod 

obras literarias. 

Art. 7? Los sistemas filosofkos, cientificos &. 
no se garantizan como tales sistemas orgamcos de 
los conocimientos humanos, sino como obras rea- 
Jzadas mediante la palabra oral 6 escrna. 

Mas el inventor de un sistema tiene derecho 
a pedir ante un juez se le restituya el caracter dc 



188 



tal contra un autor que se hubiese aprovechado 

fraudulentamente de su invencion. La decision 

del juez se publicara en el periodico oficial. 

Art & Las obras relativas a procedimientos 

de arte 6 industria, seran regidas conforme a la 

presente ley ; pero el invento mis-mo, el producto 

&. al que se refieran, lo seran por la ley de la ma- 
teria. 

Art 9? La propiedad se garantiza por los si- 
uientes terminos: 




i? Por la vida del autor y cincuenta anos mas 
a favor de sus herederos ; 

2? Por cincuenta anos ; 

3? Por veinticinco; 

Gozan del primer termino los autores desig- 
nados en el n? i?clcl art 2?; y i? y 5? del art 3 ? 

Del segundo los traductores, compiladores de 

documentcs historic js y legates; el Gobiernoy 

las personas juridicas, y el autor de variaciones 
de un tema musical. 

Del termino tercero los demas. 

Art. 10. Los terminos se cucntan desde la pu- 
blication de la obra. 

Art. 11. En cuanto a las obras postumas, se 
reputaran como talcs no solo las que se publicaren 
por primera vez despues dc la muerte del auto - 
sino tarn: ien las pul iicadas que el autor hubiese 
dejado ampliadas, corregi las &. En este caso, 
el pnvilegio se contara desde la publication de la 
obra modificada. 

Art. 12. En las obras que se publicaren por 
partes, se empezara a contar el termino desde la 
conclusion de ellas. 

. Art 13 Una vez cumplidos los terminos del 
pnvjleg I0 , pasara la obra al dominio publico- 

Art 14. Nadic j >dra c mpendiar unao^ 3 
Menma .sin permisodel autor, ni cxtractarla, refun- 
a ™, m publicarla comentada. 



f 



189 



Esta prohibition no se extendera a los extrac 
tosque se hiciere como citas a objetos de refuta 
ci6n 6 a los parajes u obras cortas que, acompana 
das de los respectivos juicios criticos, se presenta^ 

nodelos para la enseiianza; ni a los frac- 



mentos de 



dos en los meto 



dos de aprendizaje. 

Art. 15 Si el compendio 6 extracto qu 
ciesen de obra ajena didactica 6 tecnica 6b 
renaun plan mas metodico, y si lo ampli 



7 x 

Publicapermith 



Consejo General de Instruc- 

ublicacion del extracto 6 



i 



compendio para el efecto del privile.no de su 



autor. 

Para juzgar de estas circunstancias se nom- 
braran tres perils, uno per el autor de la obra ori- 
ginal, otro por el del extracto 6 compendio y otro 
por el Consejo General. Si se^un el fallo pericial 
se favoreciere al segundo, este concedera una re- 
tribution numeraria al autcr de la obra original en 
la tasa fijada por el mismo Consejo General de 
Instruction Publica. 

Art, 16. El autcr del compendio de una obra 
puesta ya en el dominio publico, solo tiene dere- 
cho a su compendio, mas no puede impedir el pri- 
vilegio de otro compendio de la misma obra. 

Art. 17. La traduction privilegiada de una 
obra no impide otra nueva traduction de la misma. 

Art. 1 3. En-toda traduction debe ponerse el 
nornbre del autor de la obra traducida. Sin per- 
juicio de que puedan traducirse las obras ano- 

nimas. 

Art. 19. La propiedad literaria trasmitida no 
da derecho a alterar de manera alguna el texto de 
la obra cedida, sino con permiso del autor. 

Las adiciones 6 alteraciones que se hicieren 
deberan estar separadas del texto con la debida 
distincion. 



190 

Toda infraction en contrario dara derecho al 
autor 6 asus herederos aexigir la rectification del 
texto primitivo, so pena de ser decomisados en su 
provecho los ejemplares de la obra. 

Art. 20. El Gobierno tiene derecho exclusivo 
a la edition de los documentos ofkiales y de las 
leyes en colecciones independientes. Esto obsta 
solo a que se coleccionen por los particulars, mas 
no a que, una vez publicados en el periodico ofi- 
cial, puedan ser reproducidos en otros periodicos. 

No se opone tampoco esta disposition al de- 
recho de propiedad de los jurisconsultos que pu- 
bliquen las leyes de la Republica acompanadas de 
estudios y comentarios doctrinales. 

; Art. 21. Para la publication de las piezasde 
un juicio, se necesita permiso deljuicio tribunal de 
la causa, el que lo conccdera en todo 6 en parte, 
atendiendo a los intereses del honor y decorode 
las personas interesadas en el juicio. 

Art. 22. Si para la publication de obraspor 
un autor anonimo 6 seudonimo no se hubiese he- 
cho constar en el registro su verdadero nombre 
se reputara como autor, para los efectos del pri- 
vilegio, el editor. 

Art. 23. Los herederos 6 propietarios de una 
obra postuma que la publicaren en unamismaco- 
Jeccion junto con otras del mismo autor que hu- 
bieren pasado ya al dominio publico perderan el 
derecho que sobre ella tubieren; y solo podran 
concervarlo al publicarla indcpendiente. 

Art. 24. Las cartas son de la propiedad <fc 
las personas a quienes han sido diri idas, en cuan; 
to al mero dominio material; mas no en cuantoa 
su publication, derecho exclw ivO del autor 6 del 
juez en los casos de la ley. 

Muertoel autor este derecho corresponded 
sus herederos. 

Sinembargo de lo establecido en el inciso 1 • 



101 



y 



pueden los duenos de cartas que les hayan sido 

dirigidas, darlas a luz cuando esa publication 

sea necesaria para salvar su honra personal 6 en 

s polemicas en defensa de la Religion, la moral 

la patria. 

Art. 25. Las obras escritas 6 pronunciadas 
por los autores en ejercicioo cumplimiento de sus 
atribuciones 6 deberes publicos y que hubieren si- 
do dadas a luz como tales oficialmente, pueden 
ser reimpresas en los periodicos; mas la coleccion 
independiente de ellas corresponde solo al autor. 

Art 26. Cuando una cbra fuere trabajada por 



d 



por su trabaj 



derecho de propiedad corresponded a la p rson 
6 corporation que la hubieren man dado trabaj a 



autor. 



estipul 



y 



Art. 27. Respecto de las obras en colabora- 
cion se estara a lo estipulado entre los colaborado- 
rcs, en todo lo que no se opusiere a la presente ley. 

Art. 28. Si el autor no se reservase expre- 
samente el derecho de reproduccion, toda obra 
publicada en un periodico puede reproducirse en 
otro, mas no en edicion independiente. 

t Art. 29. Si el empresario 6 redactor de un 
periodico se reserva la propiedad de las pubiica- 
ciones que en el se hicieren, no podran ser repro- 
ducidas en otros periodicos. 

De otro modo es libre la analoga reproduc- 
cion de tales obras, con tal que se cxprese el pe- 
riodico del cual se reimprimen. 

Art. 30. El autor contratado para la redac- 
tion de un periodico no puede, para el efecto de 
impedir la reproduccion, reservarse la propiedad 
de las obras con que lo sostenga, derecho que co- 
rresponde al empresario. Mas el autor conserva 
un derecho de propiedad respecto de la edicion in- 
dependiente de sus articulos. 






192 

Art. 31. El dueno de un periodico tienedere- 
cho a impedir se establezca otro con elmismo 

nombre. 

Art. 32. Los retratistas 6 escultores, no pue- 
den vender las reproducciones de los retratos 6 es- 
culturas sin permiso del respectivo .dueno. 

Art. 33. Las dramaticas se ga r antizan con- 
forme a las demas obras literarias en cuanto a su 
reproduction. 

Art. 34. No podran ser representadas en los 
teatros publicos sin permiso expreso de su autor. 

Al concederlo, le co'rresponde fijar libremen- 
te la remuneration que exija. 

Art. 35. Estos derechos del autor dramatico 
respecto de la representation de sus obras duraran 
por toda su vida; y despues de su muerte por 
veinticincu anos mas a favor de sus herederos, si 
no hubiese otros cesionarios. 

Art. 36. En cuanto al -If mite de los derechos 
de los autores de una obra dramatico-musical, se 
estara a lo estipulado eatre ellos. 

Art. 37. Aunque el autor de transposiciones 
musicales que no hubiese obtenido permiso del 
autor de la obra original para hacerlas, no'pueda 
gozar del privilegio legal, tendra derecho de im- 
pedir la ejecucion de las mismas si no se le conce- 
de remnnprari/in 



CAPi'Tl'LO 2? 



Con trains. 



1 



Art. 38. Las propiedades literaria y artistica 
son succptibles de trasmision a ctialquier titulo. 

Art. 39. Para los efectos de < ta ley se en- 
tenderan herederos todos los que lo scan cgnn 
las Ieyes comunes. 



193 



Art. 40. Las causas de indignidad fijadas por 
la ley civil para sucesion en los bienes comunes, 
lo son igualmente en la parte respectiva para el 
goce de las prcpiedades literariay artistica. 

Art. 41. Cuando el autor ceda su derecho al 

dominie public^, debe hacerlo en declaration ex- 
presa. 

Art. 42. Si uri autor hubiese amcedido el de- 
recho de traducir, compendiar 6 extractar sus 
obras a un ecuatoriano exclusivamente, este po- 
dra impedir en el Ecuador cualquier otro trabajo 
analogc al suyo. 

Regira esta misma disposition respect j de 
casos semejantes de propidad artistica; y de la re- 
presentation de obras dramaticas permitida por 
un autor extranjero a una empresa de teatro ecua- 
toriana, 



CAPl'TULO tf 



o* 



De las formalidades legale s para el goce de 

la propiedad litcmria y artistica. 

Art. 43. Para el goce de la propiedad en es- 
ta materia debe el autor 6 empresario hacer ins- 
cribir el titulo de su obra y la reserva de sus de- 
rechos. 

Art. 44. En las oficinas cantonales de Regis- 
tros se abriraun libro especial para la inscription 
de la propiedad literaria y artistica, y otro para la 



de 



Art. 45. El anotador exigira al autor, para 



d 



preceder a la inscription, tres ejempla 
obra, si estuviere impresa, de los que destinar 
uno al Ministerio de Instruction Publica, otro 
la Biblioteca Nacional y otro a la Biblioteca Pro 
Uncial, y si no la hubiere a la Municipalidad res 



194 

pectiva, en los cuales sentara razon del registro, n"- 
jara el sello de la oficina. 

Si la obra fuere periodica, bastara la inscrip- 
tion del primer numero, quedando subsistente la 
obligation del autor 6 empresario de remitir en lo 
sucesivo los tres ejemplares de la obra a su res- 
pectivo destino. 

Art. 46. Para la reserva del derecho de copia 
.6 reproduction bastara que el pintor 6 escultor ha- 
ga constar esa reserva en el registro. 

Mas los grabadores, litografos y demas artis- 
tas duenos de obras cuyas copias se multipliquen 
por medios mecanicos, estan obligados, fuera del 
registro, a la remision de los expresados tres ejem- 
plares de sus obras. 

Art. 47. Respecto de las obras dramaticas y 
las musicales que las acompaiien, que se hubieran 
presentado, pero no impreso todavia, bastara que 
se deposite en la oficina de registros un cjemplar 
manuscrito. 

Art. 48. Todo contrato sobre propiedad lite- 
raria y artistica sera inscrito para su valor legal en 
el respectivo registro. 

Art. 49. El plazo concedido para la inscrip- 
tion sera el de seis meses, corridos desde que se 
publique la obra. En las obras de que trata el 
art 47 el plazo sera de tres meses contados desde 
la fechade la representation. 

_ Art. 50. Las diligencias de inscription y tras- 
mision de la propiedad literaria y artistica seran 

gratuitas. 

Art. 51. En el libro de remstros se estable- 



& 



cera una seccion especial para las obras anonimas 
y seudonimas, en el que se har.'i constar la identi- 
dad personal del autor. 

El anotador estara obliuado ;'• "iiardar secre- 



to sobre este punto, y en et avis*/ que de alMi- 

msteno de Instruction Publica S4 iimitaraa infor- 



195 



mar sobre el mero hecho de la inscription. Cesa- 
ra esta obligation cuando fuere requerido por el 
juez para el juzgamiento criminal de una obra, 6 
cuando fuere menester la partida de registro para 



5 



de los derechos conferidos por la p 



ley 



CAPITULO 4? 



Penas. 



asuntos 

y 



Art. 52. Los jueces comunes conoceran de 

contenciosos relativos a la propiedad 1 



piedad 



Art 53- Son fraudes respecto de estas pro 



i- La inscription de una obra ajena, como 



propia ; 

2? La publicaci6n, en la misma conditio 
3? La publication antes de concluido el te: 

no legal del privilegio 6 del contrato; 

4? El omitir expresar en la reproduce 

contrato del autor con el editor, 6 la autoriza 

i^spectiva; 






5? Elplagio; 

6? La falsification de una edici6n fuera del 



Ecuador ; 



7? La introduci6n y venta de ejemplares fal- 

sificados; 

8v La representaci6n dramatica yejecucion 

musical de una obra sin permiso del autor; 

9? La reproduction y expendio de ediciones 
hechas en fraude de autores nacionales de un Es- 
tado con el que el Ecuador tuviere tratado sobre 

esta materia; • 

10. La reserva que el impresor, editor, lito- 
grafo &. hicieren para si de mayor numero de 
ejemplares del convenido con el autor 6 propieta- 






196 

rio; 6 del mayor numero de copias de un retrati 

Art. 54. En todo caso de fraude, el autor 6 
los respectivos propietarios en su caso, tendra de- 
recho al comiso de todos los ejemplares fraudulen- 
tos de la obra, y a la restitution del valor de los 
vendidos, fuera de la indemnizacion de perjuicios 
a que diere lugar. 

Art. 55. Si el pla^io solo fuere partial, el au- 



tor no tendra derecho sino a reclamar ante el Juez 
para que se publique en el periodico oficial, el re- 
curso que entablare al respecto. 

Art. 56, No puede entablarse action por pla- 
gio sino respecto de obras publicadas. 

Art. 57. La accion judicial por defraudacion 
se entablara contra el autor de ella. 

Si no se diere con este, se hara en su orden 
contra el editor, impresor, importador, vendedor y 
poseedor. 

El Juez a petition del interesado, ordenara 
mientras se venule el juicio, el deposito de to- 
dos los ejemplares existentes de la obra en la Re- 
publican 

Art. 58, Cuando hubiere circunstancias agra- 
Vantes, ademas de la pena de comiso, sufriran los 
infractores una multa graduada por el Juez desde 
cincuenta hasta quinientos sucres. 

Art. 59, En caso de rtincidencia, se doblara 
la multa. 

Art. 60. Se reputaran circustancias agravan- 

i* El expendiodeediciones sobre cuyo fra«- 



tes: 



de hubiere advertido el autor al publico; 



dor 



Cualquiera alteration notable del texto; 

3- El haber hecho la edition fuera del Ecua- 

y , 

4- El haber falsi ficado la portada de una obr* 
Art. 61. Las penas de esta ley [)or 



del texto, se aplicaran in perjuicio de 



197 



criminal a que hubiere lugar segun los casos. 

Art. 62. Las acciones sobre propiedad litera- 
ria y artistica corresponden al autor y sus herede- 
ros y concesionarios segun los casos. 

Art. 63. Siempre que se tratare de identidad 
6 procedencia de una obra respecto de otra y en 
que el juez lo estimare conveniente, sometera el 
caso al examen previo de tres peritos, nombrados 
dos por las partes y otro por el. 



CAPITULO 5? 
Disposiciones co mimes. 

Art. 64. Gozaran tambien de los derechos re- 
conocidos por esta ley el ecuatoriano que publica- 
re una obra fuera del Ecuador, con tal que cumpla 
con los requisites legales. 

En este caso el plazo para la inscripcion se- 
ra doble. 

Art. 65. El plazo para la inscripcion y goce 
de los derechos reconocidos por esta ley, empeza- 
ra a correr desde su vigencia a favor de las obras 
de autores ecuatorianos publicadas hasta la fecha. 

Art 66. Se faculta al Poder Ejecutivo para 



de 



que reglamente la aplicacion de la presente ley 

Dado en Quito, Capital de la Rep 
agosto de de mil ocho cientos ochenta y siete.— El Pre- 
sidente de la Camara del Senado, Camilo Ponce— -EI 
Presidente de la Camara de Diputados, Apancio 
Ribadeneira.—E\ Secretario de la Camara Senado^ Ma- 
nuel M. P6UL—EX Secretario de la Camara de Dipu- 
tados, Jose Maria Bandera s. 

Palacio de Gobierno en Quito, a S de agosto de 
1887.— Ejecutese.— J. M. P. Caamano.— J. AL hspi- 

nosa. 



198 



EL CONGRESODE LA REPtJBLICA 



DEL ECUADOR 



DECRETA: 



Articulo unico. Se concede reciprocidadalasNa- 
ciones que declaren validos los titulos y diplomas 
profesionales conferidos por las L^niversidades del 
Ecuador. 

Dado en Quito, capital de la Republica, a ocho de 
agosto de mil ochocientos ochenta y siete. — El Presiden- 
te de la Camara del Senado, Camilo Ponce — El Presi- 
dente de la Camara de Diputados, Aparicio Ribadenei- 
ra. — El Secretario de la Camara del Senado, Manuel 
M. P6lit.—E\ Secretario de la Camara de Diputados, 
Jose Maria Bander as. 

Palacio de Gobierno en Quito, a 13 de agosto de 
1887.— Ejecutese.— J. M. P. Caamano.— El Ministro 



de lo Interior, J. M. Espinosa. 



EL CONGRESO DEL ECUADOR 



DECRETA: 



Articulo unico. Autorizase al Consejo Gene- 
ral de Instruction Publica para que, porcausas 
graves, debidamente corriprobadas, pueda: 

1 9 Dispensar la falta de matricula en tiempo 
oportuno, siempre que el peticionario pague el cua- 
aruplo de los derechos que debio satisfacer al es- 
tablecimiento en que haya hecho los e tudios co- 
rrespondientes al ano escolar, cuyo examen pre- 
tenda rendir: 

r„\ 2 % Permiti r quese presenter!, en otroano es- 
c oiar, los examenes que debieron baberse rendido 




1—1 



199 

con anticipation, segun el orden de los estudios 
establecido por el Reglamento General del ramo: 

3? Dispensar las faltas d 
sies que hubiere razon para ello: 

4? Declarar validos los estudios hechos en 
otra Nation, y hacer las concesiones del caso a 
los extranjeros que estudiasen en un Colegio de la 
Republica. 

Dado en Quito, Capital de la Republica, a ocho de 
agosto de mil ochocientos ochenta y siete. — El Presiden- 
te de la Camara del Senado, Ca?nilo Ponce. — El Presi- 
dente de la Camara de Diputados, Aparicio Ribadenei- 
ra. — El Secretario de la Camara del Senado, Manuel 
Maria Polit. — El Secretario de la Camara de Diputa- 
dos, Jose Maria Banderas. 

Palacio de Gobierno en Quito, a 13 de agosto de 
1887.-— Ejecutese.— J. M. P. Caamaxo.— El Ministro 
de lo Interior J. M. Espinosa. 



EL CONGRESO DE LA REPUBLICA 



DEL ECUADOR, 



DECRETA : 



Aft. 1? Factiltase al Poder Ejecutivo para 
• pueda poner los Colegios Nacionales bajo 
direction de institutes religiosos docentes; o, 
donde esto no fuese posible, organizarlos de la ma- 
con venga a la buena educaci6n e 




nera que mej 

instruction de los j ... 

Art 2? En los colegios donde fuere posible 

se preferira la ensenanza de ciencias exactas y 



oficios 



y la de lenguas vivas, 6 bien la de artes y 



Art. 3? Los capitales que actualmente posean 



200 

dichos establecimientos y los que adquieran des- 
pues, no se invertiran en gastos de ninguna clase, 
a menos que algun donante lo hubiese dispuesto de 
otra manera. Todos ellos se colocaran del modo 
mas seguroy que produzcan el interes necesario. 

Art 4? Cuando, por deficiencia de rentas 6 
falta de profesores idoneos, no pueda sostenerse 
un Colegio en buenas condiciones, ni, por lo mis- 
mo, corresponda a los fines de su fundacion, el Po- 
der Ejecutivo puede suspenderlo hasta que se lie - 
nen esas necesidades; debiendo, entre tanto, ca- 
pitalizarse las rentas con que cuenta, 6 emplearse 
en mejorar el edificio 6 en darle los utiles que 
necesite para cuando sea restablecido. 

Dado en Quito, Capital de la Republica, a ocho de 
agostode mil ocho cientosochenta y siete. — El Presiden- 
te de la Camara del Senado, Camilo Ponce. — El Presi- 
dente de la Camara de Diputados, Apuricio Ribadenei- 
ra. — ElSecretario de la Camara del Senado, Manuel 
Maria P6liL—E\ Secretario de la Camara de Diputa- 
dos, Jose Maria Bandcras. 

Palacio de Gobiemo, en Quito, a 28 de agosto de 
1887.— Ejecutese.— J .M. P. Caamano.— Por el Ministro 
de lo Interior, el de Hacienda, Encargado del Despacho. 
Vicente Lucio Salazar. 



EL CONGRESO DE LA REPUBLICA 



DEL ECUADOR 



DEC RET. A: 



Art. 1? Adjudicaseal Hospital de Caridad de 
Cuenca un lote de mil hectarcas de terrenos bat- 
Qios, en el sitio llamado "Amaluza", pertenecien- 
tes a los territorios orientales del Azuay. 

. Art. 2? Adjudicase asimismo, a la Corporacion 
^mversitaria de Cuenca un lote tic mil hectares 



201 

de terrenos, en el lugar anteriormente inclicaclo. 

Art. 3? El Gobernador del Azuay mandara 
practicar la mensura de las tierras adjudicadas, y 
las entregara al representante del Hospital y de la 
Corporation Universitaria, respectivamente. 

Art. 4? Se autorizaalas Corporaciones adju- 
dicatarias para que puedan poseer, porel termino 
legal, los terrenos que se les adjudica por el pre- 
sente Decreto. 

Dado en Quito. Capital de la Republica, a 8 de 



agosto de 1887. — El Presidente de la Camara del Sena- 
do, Camilo Ponce. — El Presidents dela Camara de Dipu- 
tados, Aparicio Ribadcncira. — El Secretario de la Ca- 
mara del Senado, Manuel Maria Polit. — El Secretario 
de la Camara de Diputados, Jose Maria Bandera s. 



Palacio de Gobierno en Quito, a 28 de agosto de 



1887.— Ejecutese.— J. M. P- CaamASo— Por el Minis- 
tro de Insfruccion Publica, Benencencia &. el de H 
da, Vicente Lucio Salazar. 



EL CONGRESO DE LA REPUBLICA. 



DEL EPUADOB; 



DECRET A .- 



Art. 1? Establecese en la Ciudad de Macha- 
laun Colegio Nacional que se denominara: "Nue- 

vedeOctubre". 

Art. 2? Se destinan para este Colegio, tres 

mil seiscientos sucres, de los fondos de Instruccion 
Publi 



ica. 



Dado en Quito, Capital de la Republica a ocho de 
agosto de mil ochocientos ochentay siete.— LI *resiaen- 
te de la Camara del Senado, Camilo Poncc,-^ i resi- 
dente de la Camara de Diputados, Aparicio Ribadenetra. 
EI Secretario de la Camara del Senado. Manuel Maria 
P6lit;—E\ Secretario de la Camara de Diputados, Jou 
Maria Banderas. 



•) 



20: 

Palacio de Gobierno en Quito, a i? de setiembre de 



1887. — Ejecutese. — J. M. P. Caamano. — Por el Seiior 



Ministro de Instruccion Publica, el de Hacienda, Vicente 
Lticio Salazar. 



EL CONGRESO DE LA REPUBLICA 



DEL ECUADOE, 



CONSIDERANDO: 



Que la educacion moral y religiosa de la mu- 
jer, es la base fundamental de la civilization y pro- 
greso de los pueblos, 



DEC RET A: 



Art. 1? Se establecc en la ciudad de Guaya- 
quil, unaescuelaprimaria denominada "San Juan 
deDios", la cual ha sido iniciada y continuaraa 
cargo de las MIL de la Caridad, para la educacion 
gratuita de las nifias pobres mayores de siete anos. 

Art. 2? Se destina para la continuation dela 
fabrica emprendida por las HH. dela Caridad, la 
cantidad de seis mil sucres, que se pagara. a razon 
de quinientos sucres mensuales, oor la Tesoreria 
del Guayas. 

Dado en Quito, Capital de la Republica, a ocho de 
agosto de milochocientos ochenta y siete.— El Presiden- 
te de la Camara del Senado, Camilo Ponce.— -El P^ 1 ' 
dente de la Camara de Diputados, Aparicio Ribadeneira- 
El Secretario de la Camara del Senado. Manuel Mar* 
PohL—m Secretario dela Camara de Diputados Jose 



por 



Banderas 
Palacio de Gob 



ralacio de Gobierno en Quito, a l? de set 
de 1887.— Ejecutese.— 1. M. P. C \maxo.— Por 



mbr 



Lucio Sal 



de Instruccion Publica, el de Hacienda, VM* 



20 



O 



BOLETIN UNIVERSITARIO. 



ACTA!*. 



.Inula Admiiiistrativa* 



Sesion del 30 dejulio de 1891. 



Presidio el Sr. Vicertpcior y concume*oii los Senores Doctorea 

Campuzano, Casares y el R. P. Proano. 

Leida y aprobada el acta de la sesion anterior, se somotieron al 
despacho las dispensas de los derechos de grados concedidas por la 
"Fac ultades, en el orden siguiente: 

m La de Filosofia y Li ratura a los Senores Pompeyo Pastor y 
Luis Felipe Calderdn, de los derechos del grado de Bachiller. 

Lade Medici na a los Seiiores Maximiliano Ontaneda y Carlos 
Egas Caldas de los derechos del grado de Lieencimlo y a los Seiiores 
Mariano Dominguez, Isaac Parr to, Blias Almeida y Ursicino Al- 
varez delos del grado do D >etor; a Ivlrtien do que a este ultimo solo 
se le ha dispensado tie la mit de los derechos indicados. 

Lade Jurisprudence a los Senores Clemente Ponce, Eloy del 

Pozo, Julio Chiriboga, Antonio Quevedo y Manuel Balarezo de los 
derechos del grado de Licenciado ; y a lo> SenOres Luis F. Castro y 
Abelardo Manosalvas de los de Doctor. 

La Junta aprobo estas dispense } excepto la del Sr. Elias Almei- 
da, a quien sole nego i ta graeia; porque iin no habia rendido 
los examenes practicos necesarios para optar al grado de Doctor, de- 
biendo notarse ademas, • le los Senores Manosalvas, Balarezo y On- 
taneda obtuvieron sus resp ctivas dispensas en via de premio. 

Se comisiono a los Senores R. P. Proano y Casares para que ra- 
formen acerca de la solicitud presentada por el susento pidiendO 
que se reglamente el trabajo de Secretaria, designando los deberes 
del Secretario y Prosecretario. v , . . • v 

Se aprobaron los presupuestos eorrespondient a junio J juao 
deesteafio, y se acordo: que las obras de Matematicas existentes 
en Col, turia se vendan al precio de faetura, es deeir, por lo que 
cnestan al Establecimiento. 

Con esto, termino la sesion. 

El Vicerreetor, Rafael Barahona. 

El Secretario, Manud Bn > M. 



204 



Sesion del 14 de octubre de 1891. 

Presidio el Sr. Vioerrector y asistieron los Sefiores Doctored 
Oampuzano, Casares, Cabeza de Vaca y Vivar. Se leyo y aprobo el 
apta de la sesion anterior. Luego se dio cuenta de la siguiente soli- 
citud : "A la muy H. Junta de la Universidad Central. — Sr. Rector. 
Porla faita de numero suficiente de Profesores que hay en la Fa- 
cultad de Juri >radoncia, para format* dos T ribunales, fui compro- 
metido a ser miembro de uno de olios, abonandome tres sucres por 
cada dia que yo exaininara. Pueden certificar esto I Sr. a- 

rio y otros Senores Prof esores. En virtud del comprorniso exami- 
ne oeho dias mas ; soli to ahora que se digno decretar el pago de 
kcantidad eoiTc^ponliciive a esos ultimos ocho dias. — J. A. Villa- 
gomez".— Se ordeno que el Sr. C< doctor p ;ue la suma expre la: 
funlandose para esto en las atribucion s : > le concede el art? 162 

del Reglamento General do Estudio ; y en lo que sobre este parti- 

eular aeordo el Cons jo General de In ruceion Pu ica, en sesion 



de 30 de enero de 1890, 

Luego se nombro 
tura para que baio su 



Antonio Sanchez, profesor de Arquite 



han de hacer en los local* s • este Est: lecimiento; debiend 

este Sr. doterminar ntumorarl >. jrpreseatai? para la pr ima * 

sion el presupu $to de los gust $ quo r uieran dicbus reparacio- 



nes. 



Com oil 56 a eonocirai nto de la Junta que el Sr. Dr. Manue 
™ Lizar/.al;uru habia accptadoimd< I o en la province del 
Unmborazo, se tu > a bien dar] 1 por lo d lo dfl E * 

y Admimstrador < los Anale que d » este Sstableei- 

miento, y ant i&e m & lap «; roemplazarle » 

cormsiono al £ , Dr. Cab I V t ora que form le un proyecto 

de Keglamento de ran ell d ' !-•< aple lo. 

elSr. I'- 



ll ta 

•9 * 



to- 

La 



p a a V° OT P D ' en ccraocimi. , j r . [ a Junta, que ab 
juaoro Anda profesor de Mecanica ofr i dirigir gratuitam i 
ws tos reparos y constro ►nesquehaj que hi 
Jiuua admitio la generosa oferta del Sr. Anda y coraisiono al 
to para que oficie a este Mr. aap idole por el patriotismo 

teres con quequeria servir a Es -nto; y comunicandofe q* 

^fA?™ S10na P ara r l ue ins P Qe el • tdo'de las cubist .^ 
^ """" ate el presupuesto de k gustos que crea ne^u 



in- 



para repararlos. 



termino 



El Vicerreetor, RaFAIL BaEAHONA. 

ElSecrr a-u>, Manwl BacaM- 






CT a ^ Vj Casares : . apro ,n el a, I - ^ 

eri ;r. Lnvi a de la rwiuneia que < ni o Editor delos^ 



205 



les presento el Sr. Dr. Manuel Larrea L. sele concedio cuarenta dias 
deplazo para que apareje y iin i la euen > de la Imprenta. 

Se mando que los S iores Vicerrector, Bedel y Co r infor- 
men acerea de una solicit u:l del Sr. Dr. Manuel B rrera, que a su 
vez pide; que la Junta informs r- pecto del nutnero de cl ; qui dio 
en el auo proximo pasado, de las diversas inaterias que dicto y del 
sueldo que por elias percibio. 

Por ultimo se dispuso que el Sr. Colector cubra el presupuesto de 
sastos presentado por el Sr. Proi'esordeQuimica; exeeptuando el va- 
lor del microscopic en el indicado. 

Sin mas, termino la sesion. 

El Vicerrector, Rafael Baeahona. 

El Secrefcario, Manuel Baca M. 



Sesion del 4 de dicienibre de 1891 



Presidio el Sr. Vicerrector y asistieron los Senores Campuzano, 
vivar y Casares. Lsiday aprobada el acfca de la sesion anterior, se 

sometio al despaclio lo sigui -nte: 

1" Los presupuestos de sueldos y gastos correspondientes a 
los meses de agosto, sotiembre, octubre y noviembre del presente 
ano, que fugron aprob 1 1 »3 sin ninguaa 1110 lifi > ion. 

2? El presupuesto de los n^os necesario ■ ira la reparation 
delos locales bajos de este Esta • si niento presenta la por ol Sr. D. 
Antonio Sanchez, eonformea loacordado en la sesion del 11 de oc- 
tubre proximo pasada Se aprobo esto prsupucsto fijando en se- 
senta sueres el honorario correspmidie:ire al Sr. Sanchez; y orde- 

uando que se suspenda la aperturade la ventana que se habia proyec- 
tado ^»— e 



asmr. 



3? Un oficio del Sr. Decano de la Facultad de 31 edicina, pi- 
wendo quGse i ac l uva en e \ presupu* ~; - general los cincuenta sueres 
pedidos por el Sr. Profesor de Anatomia \ ra comprar los util< ne- 



u v clase de analisis clinico 



«esanos para establecer en el Hospital u 

ae todos los liquidos del cuerpo humane. Joseaeeedio a esta so- 
ueitud; porque la Junta no esta au tori zada para hacer gastos que 
oorresponden a la mejora de otros Establecim itos. 

4° Otra igrual del Sr. Dr. Rafael Ariona Silva pidiendo 



asimiJ- 



TtoQ, que en el presupuesto general se asigne lo neee ino para la ad- 
quisicion de muchos inst mmentos y aparatos indispensabl. para la 
pananza practica de la Clinica interna. Tambien se nego esta so- 
"Citud por las mismas razoncs quekprece«t te. 
. , »■ Un oficio del Sr. Seer ario del Coiisejo General de Instruc- 
tion Publica, comunieando que 1 ta corporacibn habia ordenado que 
i* Junta AdministrHtiva tome en consid.n-acibn la soheitud del br. 
^ 31an-ael Maria Casares relativa al establecinriento de una clase 
suplementaria de analisis de orinas. El Sr. Dr. Casares pidw que no 
se la someta al despacho; porque habia oficiado ya al H. Consejo re- 
wando su propuesta. 

^n vista de los crecidos gastos que en estos ultimos meses se 



20G 



haga en dicho jardin ningiin 



Q 



sino despues de que la Junta haya aprobado el respective presu- 
puesto que mensualmente debera presentar el Sr. Director del inen- 
cionado jardin". For ultimo se comisiono a todos los Senores miem- 
bros de la Junta para que formulen el proyecto de Presupuesto ge- 
neral para el ano venidero. 

Sin mas ? termino la sesion. 

El Vicerreetor, Rafael Barahona. 

El Secretario, Manuel Baca M. 



Sesion del 23 de diciembre de 1891. 

Presidida por el Sr. Vicerreetor con asistencia de los Senores 
Vivar y ( usares. Leida y aprobada el acta de la sesion anterior, se 
aprobaron el presupuesto de sueldos y gastos correspondientes a es- 
te mes y el presentado por el Sr. Director del Jardin Botanico rela- 
tivo a los gastos que debian de hacerse en el mis mo mes. En este 
momento se separo el Sr. Vicerreetor y ocupo su lugar el Sr. Rec- 
tor. Se sometio al despacho lo siguiente : 

1° Los informes expedidos por el Sr. Vicerreetor, Bedel y Co- 
lector aceiva de la solicitud del Sr. Dr. Manuel Herrera, confonne 
a lo mandado por esta Junta en seskSn del 14 de noviembre. Se 
mando entregarlos al interesado para que baga de ellos el uso que le 



convenga 



— . 



Q 



do que se aumente el sueldo del ayudante del Laboratorio. Se or- 
deno que se este a lo resuelto anteriormente. 

3° Otro del Sr. Dr. Jose Dario Eelieverria pidlendo que se 1© 
mande pagar el sobresueldo que, segiin la ley, le corresponded 
las clases suplementavlas que dicta a las alumnas de Obstetnaa. 
Se mando pasar esta solicitud a la Comisiou encargada de formal el 
proyecto de pr mpuesto general. 

Se eomisiono al Sr. Dr. Casares p;i t que revise la cuenta de 

la Imprenta, que debe presentar el Sr. Colector por los fondos que 
ha manejado durante el ano que espira. Por indicacion del Sr. Sec- 
tor se convino en que se consulte al H. Conaejo General de Ins- 
truction Publica acerca de la vigencia de las leyes respecto de los 
claveros y del sello que debe tener la Universidad. Se convino 
tambien en que se fcrasladen los despachos de los Senores Rector, 
Decanos y Secretarios a los locales bajos, que previamente se arre- 
glAran V amoblaran de un modo decente y apropiado ; y se connsio- 
no al Sr. Prosecretario para que asociado con el infrascrito forme ei 
presupuesto de los gastos que sean necesarios para estos arreglos- 
Sin mas, termino la sesion. 

El Rector, Carlos R. Tobar. 

El Vicerreetor, Rafael Barahona. 

El S eretario, Manuel Baca M. 



o 



07 



Sesion MIS de enero de 1892. 



Presidida por el Sr. R" tor, con asistencia de los Senores Doc- 

3 Campuzano, Vivar y Cabeza de Vaca. Despues de aprobar el 



tores Ca: 

ac i, de la sesion anterior, se present© al despaeho. 



1° El presupuesto de gastos neeesarios para el arreglo de los 

despaclios de los Senores Rector, Deeanos y Secretaries. Eue apro- 

bado sin niaguna modification. 

2? Un oiicio del Sr. Decano de la Facultad de Medicina, pidien- 

do que se ordene al Sr. Colect r que remita a los Senores Haehette 
y C* de Paris la suma de mil cuatrocientos seis francos ochenta y 
cinco centime*, valor de la factura de libros que aoaban de llegar 
para la mencionada Facultad. Se ordono al Sr. Colector que cubra 

la expresada suma. , . 

3° Una solieitud del Sr. Nicanor Arboleda, Director de la 
Imprenta de este Establocimiento, e \p. niendo que habia < pirado el 

tiempo por el euaJ se habia contratado para de opefiar este desta- 

nov pidiendo; que si la Junta cree eonveniente rcnovar el con- 
trato para otro periodo, se le auraente el suel-.lo; porqt* la suma que 
hasta aqui habia ganado era rauy e ;ua. Se comision6 al Sr, Dr. 
Campuzano para que estipule las bases del nuevo contrato. 

4° La cuenta de la imprenta presentada por el fer. Dr. ma- 
nual Larrea L. Se comisiono al Sr. Dr. Cabeza de V aca para que 
la e> amine e inf orme. 

Sin mas, termind la sesion. 

El Rector, Carlos R. Tobae, 

El Secretario, Mam*$ Baca M. 




mn gun 



nforme 



"■gwai lUOUlllCMClOIl € > > WU chips'" — _ — 

Consejo General de Instruccion Publiea 
Acordose de seguida: que se exija al Sr 



Acordose cle seguida: que se exija «« vi. ~~? , „ nninr ir nara 

Native a la cantidad y c idad de madera que habia qne corn-, at ^pa ra 

renovar las cu iertas de esta casa, y se com iono al or. ^ ^ E ^ able . 
*? para que d ipufc leinspe aoi loslo des quehay ene ^ 

cimiento, indique el lugar que crea convenience pa a ^" t ra 
aparatos que sucesivamente se ban de ir sacando de los babine y 
*eparar sus cubiertas, . . +A j a In Junta, que 

Como el Sr. Rector puso en ^^ 6 ^^JZ%> 
J»a persona que deseaba que su nombre P e ™^f ^thodique'' 
habia o-bsequiaclo la obra intitulada u &**£^Zft desti- 



qnese 



consecueneia 






203 

se habia creido en el deber de regalarla a la Biblioteca de este Esta- 
blecimiento ? se dispuso que por Secretaria se agradezca en nombre 
dela Junta a la persona qiie habia hecho tan imporfcante obsequio. 

Se ley6 el MormG expedido por el Sr. Dr. Campuzano r pecia 
de los terminos en que se debia volvei;a hacer el contrato cor. 1 Sr. 
Director de la Imprenta. Fue aprobado y se dispuso que el Sr. 
Colector proceda a celebrar la corrcspoiidiente escritura. 

Tambien se aprobaron los presupuestos del Jardin Bot lico 
correspondientes a los meses de enero y febrero del presente afios 
y se comisiono al Sr« Dr. Casares para que informs acerca del 
balance presentado por el Sr. Director del ref ido Jardin. 

Se dispose que el Sr. Coleefcor haciendo use de la coactiva recoja 
todos los libros perfcenecientes a la Biblioteca del L Ltuto de Cieneias, 
que est in fuera del B.stablecimiento; y que cubra la suma de cinco su- 
cres cincuenta y tres cen tarns que el R. P. Sodiro habia gastado en pa- 
gar por el transpose de cuatro francos de Lysol, remitidos gra-ui- 

tamente deEuropa a este Esfcableeimiento, para que se lo entoyeeo- 

mo antiseptico y clesinfectante, bajo el punto de vista medico j 
agncola. be ordeno que al hacer este pago se advierta que en ade- 
lante la Junta no pu lo aprobar gastos que no esten previstos en 
elpresupiiesto. Se dispuso que se pid r&Eorqpalas fa eturas de 



iibros presentados par las Facuttad j de Matem&tfcaa y de Oienciasj 
asi como tambien las publication; periodi i pertenecientes i la 
ultima, be comisiono a todos los Senon n mbros de la Junta 
para que inform - a rca del proyecto de R nto economioo de 

esta Universidad, formulado por el Sr. Rect por India n de 

este Sr. se ordeno que se formen col don j d lo.s "Anales" y se 
lemitan en eanje de otras - oaej j, 4 J } diferentes Estableci- 

mientosdeIn.sirueci.Sp. Pdbli i de otras nation* . 

JJil Sr. Dr. Cabeza de Vaca pidio qn • se lometa al despachouna 
proposition que se habia aprobai lo en la P soltad d tfatematicas rela- 
ti vamente al suel.lo de los p ro sores de la mefitada Paoultad ; pero no 
se ia purio tomar en cuenta, porque el Sr. Deoano aun no la babia trans- 
otto. Jjlnalmente el Sr. Reotor expuso : que pro ■uiendo el contrato 
miciado por el Sr. Vicerrector para compear la e, a de la Senora M* 
urner lores, habia llegalo a eonvemr en pagar por dieha casa la so- 
d !! c " arenta mi1 stores, dando diez mil de contado, debiendo por 
ro 5SJ ^f 8 ?, cargo la Senora vendedora de la suma que el Teso- 
2 aes ° eE ' *bbcimiento. Se comisiono al Sr. Dr. Campuza- 
no para que a rregle las bas -1 contrato e informe. 

Lon est °> termmo la sesion. 

El Rector, Carlos R. Tobab. 



El Seerctario, Manuel Baca H. 



Sesion del 23 de febrero <k 1892. 



&6efe n R 2 lo ^f^ Do s Cumpttaano v Vivar y f *' 

^ Jtoet W' I^ja y aprol a p, nte se dio t ^ 



joy 

ra de un oficio del Sr. Decano de la Facultad de Maieinatici trans* 
mbiendo una proposition aprobada en dicha Facultad relative al 
sobresueldo que se debe asignar a los profesores de ese ramo. Se 
mando elevaila al H. Consejo General de Instruecion Publi a. Le- 
yose tambien un oficio del H. Sr. Ministro de Instruecion Publica, 
remitiendo otro del Sr. Intendente General de Polieia en el que in- 
forma acerea de tres causas criminales que se s ten contra el Sr. 



Alejandrino Ribadeneira, alumno de este Estableeimiento. Se co- 
misiono a los Senores Rector y Campuzano para que instruyan el 
respective sumario. 

Se ordeno que con los fondos pertenecientes a la Bibliot< i de 
la Facultad de Ciencias se eompre, en diez sucres, la obra k *L j pi- 
dopteren" por Alfonso Stiibel y que en adelante la cuenta de la Im- 



>renta se incluya en la general del Establecimiento; y terming 




sesion. 



El Rector, Carlos R. Tobar. 



EI Secretaire, Manuel Baca 31. 



Sesion del 26 de febrero de 1892. 



Fresidida por el Sr. Rector, con asistencia de los Seiiores Cam- 
puzano, Casares y Vivar. Leida y aprobada el acta do la sesion an- 
terior, sft a/vm^A al .locnnplin ol ft^o>l;rmf»nto interne de este Esta- 



el ti- 



1 



" Consultese al H. Cons o de Instruecion Publica, acerea de la 
egalidad de los articulos 10, 12 y 19 (inciso) y 25; anddase al art. 



.guiente 



u Recibir los juramentos que ban de prestar los Decanos antes 
de tomar posesion de sus destines ; de *ues del art. 24 anadase : 
El Rector no podra deseinpenar liingun ptro cargo publico que sea 
incompatible con el eiercicio desus i'unciones" 



ejerexcio _. . .. 

Pongase en inciso separado la segunda parte del art. 33. 

i r a: — o nor baber escrifco una obra de mento : 



El art. :)6 dira: — o por 



respeo- 



to a la asignatura ' correspondiente, 6 por haber ensenado la misina 



Materia durante diez aiios. 



4 



, , EI Sr. Rector sometio al D< pacho el sigmente oticio:— Kepu- 
Wica del Ecuador.— Quito a 25 de febrero de 189±-Presidencia del 
Consejo Municipal.— Al Sr. Rector de la Universidad Central.— A. - 
tualmente discute el I. Concejo Municipal una ordenanza que t *■ 
Wece un medico de sanidad. Y como es indispensable que tal medi- 
co, para el recto desempeno de su cargo, disponga de un laboratory 
inimico que, d sgraeiadamente no posee la Mmucipahdad, me din 

a US. a fin de que se digue d drme si podra f ranquear, con el indi- 
eado objeto, el Laboratono Quimico de la Universidad .Central.— M 
l>leno conocimiento que tengo del vivo interes que <Jb. toma poi 
ouanto dice relacion al verdadero bien procomunal. me hace esperar 
que US. se servira acosrer h .rablemeiite mi petacnon y d< \ pacnaria 



210 — 

a la mayor breve dad posible. — Aprovecho esta oportunidad, pars 
presentar mis respetos a US. a quien Dios guarde. — Francisco An- 
drade Marin*. — Se accedio a esta solicitud, eon tal de que lalkstre 
Municipalidad costee los reactivos y reponga los utiles que en su 
serviciose danaren 6 rompieren; debiendo los Senores Protesores de 
Qaimica poneren conocimiento del Sr. Rector si alguno de los em- 
pleados de la Municipalidad coinetivjren faltas 6 abusos en el Labora- 



tory. 



Sin rnas, termino la sesion. 

El Rector, Carlos R. Tobar. 



El Secretario, Manuel Baca M. 



Facultad cle Jnri§praftencia« 



Sesion del 3 de novkmbre de 1891. 



Asistieron los Senores Doctores Campuzano y Espihosa, preside 
dos por el Sr. Decano, y d jpues de aprobar el acta de la sesion an- 
terior, nombraron al Sr. Dr. D. Clemente Pon • para Profesor sus- 

titutodela Catedra perteneciente al Sr. Dr. D. Julio B. Enriquez. 
prei i lectura de un olicio de este Sr., en el cual indieaba que aquel 
era el que debia sustituirle en eldesempeno de su catedra. El suel- 
do asignado al Sr. Dr. Ponce, hue el d cuarenta sucres men .inles. 
Luego fueron declarados aptos para el grado de Licenciado los be- 
nores Nicanor Hidalgo y Nereo Cabezas, d -spues de revisar los do- 
cumentor del primero y de aprobar el informe que respeoto del segun- 
do expiciio el Sr. Dr. Espinosa. 
Sin mas, termino la sesion. 

El Decano, Carlos Casares. 

El Secretario, Manuel Baca M. 



Sesion del 19 de dickmbrc de 1891. 

Presidio el Sr. Decano y asistieron los Senores Doctores Cam- 
puzano y Ponce. Despues de aprobar el acta de la sesion anterior, 
se reyisaron los expedientillos perl cientee a los Senores Abelar- 
do Manosalvas, Alejandro Coloma v Eloy del Pozo que solicitaban 
cleclaratona de aptitud para el grado de Doctor el primero y para 
el de Licenciado los dos ultimos; y como los respectivos documen- 
tos se encontraron arr dado, ;i la ley, se accedio I lo solicitado. 

Sin mas, termino la sesion. 



El Decano, Carlos Casares. 



El Secretario, Manuel Baca M. 



211 



Faruitad de Mcdicina. 



Sesion del 17 de noviembre de 1891. 



Abierta por el Sr. Decano con asistencia de los Senores Docto- 
res Barahona, Rodriguez Maldonado, Cardenas, Silva, Echeverria, 
Casares y Egas. 

Leida y aprobada el acta de la sesion precedente, se dio lectu- 
ra del siguiente inf orme : — " Sr. Decano de la Facultad de Medicina 
de la Universidad Central. — Senor : — Vuestra comision encargada de 
designar el sitio para la construeeion de un Hospital, tuvo ya la hon- 
ra de informar a este respecto, en conformidad con los preceptos de 
laciencia, Mas como la autoridad eclesiastica, el H. Consejo de Es- 
tado y algunas Senoras de la Capital se ban o^uesto a las prescrip- 
ciones de la Higiene, nos encontramos en la dolorosa necesidad de 
indicar cualquiera sitio para la construeeion de dicho Hospital, y 



ereemos 



que la H. Facultad, que US. dignamente preside, puede se- 
nalarparaaquelobjeto los terrenos pertenecienh'.s a los Senor- Al- 
varez, Salazar, Albuja, Sierra y Cabezas, debiendo constar sinembar- 
go, que solo en fue * ' •.,-.,- ~*-~ -— 4 ^ niQC * A 



resuelve a adherirse 



Quito 



viembre de 1891.— Rafael Rodriguez Maldonado.— Manuel Maria U- 
sares". Fue aprobado y se mando transcribirlo al H. Senor Mmis- 
tro de Beneficencia. t p 

Despues de leer los docomentos perteneeientes al cabo 2? Ka- 
iael Michilena, se declaro invalido y comprendido en el caso 6 
del art. 4° de la ley respectiva. El Sr. Dr. Echeverria dijo: que aun 
ao habia podido presenter el inf orme relativo a la mvalidez del 
guarda de Policia Nicolas Silva, porque este no se habia presentado 
todavia para ser reconocido. El Sr. Decano manifesto que como 
la Junta Administrate de esta Universidad debia formar el presu- 
puesto general de gastos para el proximo aiio economico, era nece- 
sano que todos los Senores Profesores indiquen los que crean nece- 
janos para el progreso de la ensenanza de las matenas que respec- 
"vamente tienen a su canro. 



-No habiendo otro asunto, termino la sesion. 

El Decano, Ezequiel Munoz. 



El Secretario, Manuel Baca M, 



Sesion del 12 de diciembre de 1891. 



, Presidio el Sr. Decano v asistieron los Senores ***f*^^ 

*L 0n a, Rodruni™ MM^^d r:'.,,l Anas. Silva, Eeheverna, Labares > 



& rtN y aprobaron el acta de la sesion anterior. Prfhli- 

. ** leyo on oficio del IE. Consejo General de k^f* ™£ 



212 



reformatorio 



sobre la manera 



de reglamentar las clases de Medicina y Farmacia. Previa lectu- 
ra del proyeeto en referenda, el Sr. Decano comisiono para que in- 
formen, los Senores Doctores Rodriguez Maldonado, Cardenas y 
Casares. Luego se leyeron las solicitudes de los Senores Doctores 
Manuel A. Bravo y Julio Paredes que pedian se les declare aptos 
para optar el grado de Liceneiado en Farmacia ; y despues de liaber 
oido los correspondientes inf ornies emitidos por el Sr. Dr. Cardenas, 
se les declaro aptos en virtud de haber llenado los requisites de la 
ley. Tambien se dio cuenta de las siguientes solicitudes presenta- 



Almeid 



r Reinaldo 
; declare aptos pai'a 
lectura 



mentos presentados por los interesados y despues de oir los respec- 
tivos internes expedidos por los Senores Doctores Jose Dario Eche- 
verria y Lino Cardenas, se les declaro aptos a los solicitantes. 

Leyose en seguida, el int'omie siguiente :— " Sr. Decano de la 
lacultad de Medicina. — Senor: — Comisionade para investigar si la 
■botica del Pichincha" cumple con los requisites cientificosnecesa- 
nos, tengo la honra de informar: 

Que practicado un examen y analisis minuciosos de los medi- 
camentos, se comprueban que se hallan en las mejores condieiones 
tarmaceuhcas. Ademas el arreglo del establecimiento nada deja que 
uesear; y es muy natural asegurar que la "Botica del Piclnnciia" 
adqmnra el credito que merece.— Es todo lo que puedo informar en 
obsequio de la verdad y salvo el mejor parecer de la H. Facultad 
que L b. dignamente preside— Quito, 12 de dieiembre de 1891.-4Ia- 
nuel Mam (Jasares". Fue aprobado por unanhnidad de votes. 

be dio cuenta de una solicitud del Sr. Elks Almeida que pedia 
aispensa de los derechos correspondientes al grado de Doctor y se 
acordo, que el Sr. Decano dirija un oficio a la II. Junta AdministraU- 
chos 111818 Cn qUe Se a P ruebe la dispensa de los referidos dere- 

Sin mas, termino la sesioc . 

El Decano, Ezequiel Munoz, 

El Prosecretario, Jose Bolivar Baraluma. 



Sesion del 



asisteneia do los Senore 



W2£*££ % S^i. ^^ada el acta d e 1» - 






Cardenas v Silva manifestaroa 

pustul" * 



jue el Si*. Dr. Miguel 



skrd' 




:palid 



213 



que enipleen dicho fluido en vacunar a los ninos. Se aprobo este in- 
forms y se manda que conste eu el acta el interes eon que aplaude 
la FacuitaJ el patriotismo y filantropia del Sr. Profesor de Zoologia 
general. 

El Decano, Ezequiel Munoz. 

El Secretario, Manuel Baca M. 



IHatematicas Puras y Aplicada* 



al 
a- 



Sesion del 2 de junto de 1891. 

A a es *4^ a P or e * Sr. Decano, asistieron los Senores Velasco, 

Anda y Wickman, no concurrio el Dr. Cabeza de Vaca por enferme- 

uad. be leyo y aprobo el acta de la sesion anterior. El Sr. Velasco 

con apoyo del Sr. Anda, hizo las siguientes mociones que d< -spues 

de discutidas, fueron aprobadas sucesivamente : "I* En ticinpo da 

los P.P. Ale manes eran do -3 los Prof esoro 5 de Mate matieas puras 

y apiicadas y cinco los de Ciencias Xatu los; que ahora sucedo 

revez: pues, mayor es el numero de los Profesores do Ciencias N_ 

turates que el de los de Matematicas. Los euatro profesores de Mar 

tematicas prescindiendo del de Astronomia no alcanzaran, por lo cuai 

facultad va maL Que en consecuencia pedia que la Facultad 

pprmelw de su Decano se dirija al H. Gonsejo General de Iastrue- 

ciun Publica para que se nombren siquiera tres Profesores mas. por 

| o solo asi la Facultad podia ser util a las Ciencias en el Pais".— 

*. Pxdase al EL Gonsejo General de Instruccion Publica, ordene 

*P* l a ensenanza de ingeniatura en Cuenca se tiaga conforme k las 

^posimones # de esa H. Corporation, pues el que un solo Profesor 

^bue ingeniatura es cos a que no se concibe por ser fisicaniente im- 

JJ* Ademas, que dicho Profesor se iucorpore en la Facultad 

zoino previene la Ley de Instruction Publiea, para que pueda 

2*J» dicha profesion"; y 3 a Los alumnos que no presenten el 

r Fv nc ^do de asistann.ia. L U iA*** A* Aihnin no se les nermita dar 

^ngun otro 



examen* 



termin 



El Decano, Antonio Sanchez. 



El Seeretario, Jose Bolivar Barahona. 



Pr 



Sesion del 8 dejulio de 1891. 



Anda, 



Jjaoeza de Vaea y Wickman. Aprobada el acta de la sesion anterior, 
J**. Decano expuso, que la reunion tenia por objeto arreglar la 
^anera de recibir los examenes y se dispuso lo siguiente: qne los 
J^nenes principien el 20 del presente y que se ponga un aviso a fan 

ae que los gUfiA™*, c^^a^J^ «„* m ;l n ^ndirlos, se inscriban 



214 

3ii Secretaria, que el Tribunal sea presidido por el Sr. Decano y que 
los demas Seiiores Profesores se vayan alternando sucesivamente. 
El Sr. Decano nombro en cornision a los Seiiores Profesores do 
la Facultad para que presenten el programa de las asignaturas que 
dictan. 

Sin mas, termino la sesion. 

El Decano, Antonio Sanchez. 

El Secretario, Manuel Baca M. 



Sesion del 13 de octubre de 1891. 



miereoles 



Asistieron los Seiiores Anda, Gabeza de Vaca, Velasco y Wick- 
man presididos por el Sr. Decano.' Leida y aprobada el acta de la 
sesion anterior, por indicacion del Sr. Decano se senalaron los si- 
guientes dias y horas para clases : 

Geodesia 1° y 2° curso, lune 
de la tarde. 

Caminos, martes jueves y sabado de una a dos de la tarde. 
Arquitectura, primer curso, lunes miereoles y viernes de dos a tres. 
Dibujo, martes, jueves y sabado de dos a tres. 
Estas clases con-en a cargo del Sr. Decano. 
Mecaniea teorica 
Mecaniea practica r 

Hidrotecnia. 

Todas estas clases dicta el Sr. Anda. 

Geometria analitica, martes, jueves y sabado de once y media a 
doce y media, 

Geometria descriptiva, martes, iueves y sabado de doce y media 
a una y media. '*.-•' 

Analisis algebrico, los mismos dias de diez y media a once y 
media. J 

Todas estas materias corre a cargo del Sr. Velasco. 
Algebra y Geometria de ocho a nueve de la manana, lunes, mier- 
eoles y viernes. 

Tngonometria rectilinea y esf erica, de ocho a nueve, martes jue- 
ves y sabado. 

Fisica experimental y matematica. primer curso, de nueve a diez 
lunes, miereoles y viernes. 

Fisica experimental y matematica segundo curso de nueve a diez, 
martes, jueves y sabado. 



Estas clases corren a cargo delSr. Dr. Luis Cabeza de Vaca 

iOSPSirmckc #vasv.~*..<£ i • i t i- A 



<fo l V^ 81011 ^ geograficas, lun y jueves el primer dia de una 
de la tarde y el sesrundo dia dp. aJJa ,w r 



dos 



dicta el Sr. Wick 
nforme Dresanfa 



] ? 



y desp 



f i^as 



s pues cie discutido se po erg6 su aprobactfn para oka junta, 
kin mas, termino I» s* c ;a„ r r 



mas, termino la sesion. 

El Deeano, Antonio Sanchez. 



El Seoretario, Manuel Baca JC 



* 



215 



©FICIOS. 



Deeanato de la Facultad de Pilosofia y Literatura.— Quito, di- 

ciembre 15 de 1891. 

Circular. 

A los Seiiores Catedraticos de la Facultad de Filosofia y Lite- 
ratura. 

Conforme lo dispuesto por el H. Consejo General de Instruction 
Publica, debe liacerse la eleccion de D< ano el 22 del comente, 
particular que pongo en conocimiento de U. encareciendole la nece- 
sidad de la puntual concurrencia. Juzgo que la hora mas oportuna 
y comoda para todos los Sres. Catedraticos, sera la una de la tard< 

Dios guarde a U. — Carlos H. lobar. 



Deeanato de la Facultad de Jurisprudencia. — Quito, diciembre 
13 de 1891. 

Al Sr. Dr. D. Carlos R. Tobar. 

La Junta General de Doctores en sesion de hoy, estimando de- 
bidamente el patriotismo e ilustracion de U. ? tuvo a bien elegirle pa- 
*a Rector de este Establecimiento, durante el periodo legal que 
principia en esta fecha. Lo que tengo por hoara comunicar a IT., a 
fin de que se sirva concurrirmanana a las doce del dia a este Estable- 
cimiento a tomar posesion del referido cargo, despues de prestar el 



juramento eonstitucional 



guarde a U.— Carlos Casares. 



Deeanato de la Facultad de Jurisprudencia.— Quito, febrero 18 
de 1892. 



Circular. 



A los Seiiores Prof esores de la Facultad de Jurisprudencia. 

El Sr. Rector de esta Universidad, con fecha 16 de los corrien- 
tes ha pedido que se 1* miministre los datos necesanos a« rca del es- 
fado de k ensenanza en la Facultad de Jurisprudencia, para elevar- 
[os al Ministerio de Instruceion Publica. Sirvase pues, a la mayor 
brevedad posible, s jdn lo exige el Sr. Rector, dar razon acerca del 
numero de alumnos de su clase, materias de ensenanza en el presen- 
ce ano escolar y aprovechamiento de los alumnos. 

Dios truarde a l\— Carlos Casares. 



216 

Republica del Ecuador. — Ministerio de Guerra y Marina. — Qui- 
to, noviembre 3 de 1891. 

Sr. Decano de la Facultad de Medicina. 



* 

Remito aUS.,encinco hoj as utiles, la representacion y docu- 
mentos del cabo 2° Rafael Michilena, a fin de que ese Tribunal pro- 
ceda de conformidad con lo que disponen los articulos 11 y 12 de la 
ley de la materia, fijando, especialmente su atencion en las declara- 
ciones de los testigos que manifiestan los motives por los cuales se 
invalido el solicitante. 

Dios guarde a US. — Julio Saenz. 



Decanato de la Facultad de Medicina. — Quito noviembre 21 
de 1891. 

H. Sr. Ministro de Guerra y Marina. 

Devuelvo a US. H. el expedientillo perteneciente al cabo 2° Ra- 
fael Michilena, a quien la Facultad de Medicina. en sesion del 17 
del presente declaro invalido y comprendido en el easo 3? del articu- 
lo 4° de la ley del ramo. 

Dios guarde a US. H. — Ezequiel Manoz. 



1891. 



Decanato de la Facultad de Medicina.— Quito 



H. Sr. Ministro de Instruccion Publica. 



'ignese 



hbres de los respectivos derechos los cinco cajones de libros que 
para esta Facultad manda la easa Hacbette y C a de Paris. Los 
cajones tienen la marca U. N. N° del 1 al 5. 



Dios guarde a US. H. — Ezequkl Muno 



3. 



Republica del Ecuador— Minisfc rio de Guerra y Marina. Q 



to, dieiembre 10 de 1891. 



Medicina. 



. C? n el Pf esente oficio remito a US. . en ciento veinticuatro bo- 

de Mayo de 1881), * fin <l <jue CIS. se <irvn Bomel > solicitoi do- 
cumenjada del cabo 2" Manuel (;,, 6n <<-m, boja eucontrwa dobk- 
daendicho legaio) a la delil -radon del Tribunal, que US. prepde, 

juntamente con la imeva petidon y nvonocinuVnto que en i trcs ho- 

jas na presentado el referido cabo; debiendo declarar esa Facultad 



i 



217 

si es 6 no acreedor a cedula de inv&lido, y en oaso afirmativo desig- 
ne en cual de las reglas de la ley del ramo se halla comprendido el 

interesado. 

Dios guarde a US. — Julio Saenz. 



Decanato de la Facultad de Medicina. — Quito, diciembre 15 
de 1891. 



H. Sr. Minis tro de Guerra y Maiiiia. 

La Facultad de Medicina en su sesion del 12 do los corrient 

despues de examinar las documentos pr sentados por el eabo 2? 

Manuel Garzon, lo declaro invalido, por unanimidad de votos, \ por 

lo mismo comprendido en el caso 3? del articulo 4? de la ley del 
ramo. 

Lo que pongo en conocimiento de US. H. para los fines cousi- 



guientes. 



guarde a US. H. — Ezequid Mums. 



Decanato de la Facultad de Medicina. — Quito, diciembre 13 de 
1891. 

Sr. Presidente del M. Ilustre Consejo Municipal. 

La Facultad de Medicina, en sesion del 12 de los corrientes, 
aprobo por unanimidad de votos el siguiente informe: — "Senor De- 
eano de la Facultad de Medicina. — Senor :— Comisionado para investi- 
garsila "Botica del Pieliincba" cumple con los requisites eienti- 
ficos nocesarios, tengo la honra de informar: Que praeticado un 
examen y analisis minuciosos en los medicamentos, se eomprueba 
quo se hallan en las me j ores condiciones farmaceuticas. Adema 
elarreglo del Establecimiento nada deja que desear y es muy natu- 
ral asc^gurap que la "Botica del Pichincba" adquirira el eredito que 
morcc .— Es todo lo que puedo informar en obsequio de la verdad, 
v salvo (A tyia^t. noi^M. a~ in tt Wa»Tt1**A mifi TTS. rK*mamente Dr< 



side. 



dign 
1891.— Manuel Maria Casares*- 



Lo que me es altamente honroso poner en conoeiniiento de I 8- 



Para los tines legales. 



Dios guarde a IJS.—Ezequiel Mumz. 



. Decanato de la Facultad de Medicina.— Quito, diciembre 16 

de 1891. 

Sr. Dr. D. Miguel Abelardo Egas. 

Tengo la complacencia de comunicar a VA. que he mandado 
convoear esta Facultad para manana a la una do la tardc con ei ob- 



218 

jeto de examinar las pustulas de vacuna que Ud, ha obtenido por 
inoculacion en una ternera de su propiedad. — De este modo dejo 



mi 



y agradezcoa Ud. por su laboriosidad y p,;iriotismo. 

Dios guarde a Ud. — Ezequiel Mimog. 



Decanate de la Facultad de Medicina.— Quito, dicienibre 17 
de 1891. ^ ' 



Sr. Presidente del M. Uustre Concejo Municipal. 

El inteligente e ilustrado profesor de Zoologia de esta Univer- 
sidad Central dirigio a este Decanato, el siguiente oficio:— "Senor: 
Habiendo obtenido por inoculacion pustulas de vacuna de una ter- 
nera para el estudio de la clase practica de Veterinaria, ruego a US. 



-ar"" vu " J |«.oimuc, » mi ue que, remenao a la vista ei animai vau- 

fl"nf r0 'j 6 ' Sirva - Caliticarla eru P cion que presents y decidir si ese 
"' " ~~~ ' sin recelo en el publico que h 



servir 



necesite.— Teniendo en cuenta la filantropia del ilustrado personal 
que hoy compone la H. Facultad de Medicina, espero que US. por 
un acto propio de su esquisita condescendencia, se servira dif erir a 
nil sohcitud.— Con sentimiento de alta estima, me suscribo del H. Sr. 
Uecano sumuy atento seguro servidor.— Miguel Abelardo Egas". 

*m vista de el convoque a la Facultad de Medicina que me hon- 
ro en presidir, y esta, despues de examinar detenidaraente dichas 
pustulas me ha ordenado recomendar eficazmente al Uustre Concejo 
Municipal dicho fluido, a fin de que se haga uso de el, el dia de mafia- 



vacunacion 



Dios guarde a US. — Ezequicl Xunos. 



Decanato de la Facultad de Medicina.— Quito, enero 18 de 1802. 



Sr. Rector de la Universidad. 



Di 



pague 



-~ — --«» urtuuewe, y u? de Faris, la suma de mil cuatrociemy* 
seis trancos ochenta y cinco centimes, que ha costado la factura de 
Jibros que acaba de recibir la Facultad asi como tambien, que cubra 



&WUUK) 4Ut , yy nan ne0nO p ara 



han hecho para trasladarlos de Guayaquil 



Dios guarde a US.--E*equid Mio~i»z 






219 

Reptiblica del Ecuador.— Ministerio de GueiTa y Marina.— Qui- 
to, enero 7 de 1892. 

Sr. Decano de la Facultad de Medicina. 

En cinco fojas utiles remito a US. el expedientillo del soldado 
Hortensio Revelo, a fin de que ese Tribunal declare, de conformidad 
con la ley de la materia, y con vista de las declaraciones contenidas 
.en dicho expedientillo; si el peticionario es 6 no acreedor a la cedula 
de invalidez que solicita. 



Dios guarde a US. — Julio Saenz 



Republica del Ecuador. — Ministerio de Guerra y Marina.— Qui 
to, diciembre 17 de 1891. 



Sr. Decano de la Facultad de Medicina. 

. Ad junto al presente oficio, remito a US. el expedientillo, en 5 
hojas utiles, del guardia de Policia Nicolas Hidalgo, a fin de que ese 
tribunal declare de conformidad con la ley de la materia, y con vista 
de las declaraciones contenidas en dicbo expedientillo ; si el peticio- 
nario es 6 no acreedor a cedula de invalido. 



Dios guarde a US. — Julio Saenz. 



Republica del Ecuador.— Ministerio de Guerra y Marina.— Qui- 
to, rebrero 4 de 1892. 

Sr. Decano de la Facultad de Medicina. 

En cinco hojas utiles remito a US. el expedientillo del soldado 
Gabriel Armas, que sobcita cedula de invalido. US. se seryira so- 
fter al conocimiento do ese Tribunal, los documentos que ha pre- 
featado, a fin de que declare si el peticionario es acreedor, segun la 
le y, a dicha cedula. 



Dios guarde a US. — Julio Sdenz 



Decanato de la Facultad de Medicina.— Quito, enero 22 de 1892. 

H Sr. Ministro de Guerra y Marina. 

, Devuelvo a US. H. los expedientillos pertenecientes a los solda- 
ao% Hortencio Revelo y Nicola/ Hidalgo. Al primero se le declare 



230 



invalido 



mo j y se mando ? devolver el inforrne otorgado al segundo para qu 

los Senores Facultativos, ciniendose a los precepios de la ciencia, 

expongan en terminos precisos las enf ermedades de que adoiezca 
el peticionario. 

Dios guarde a US. EL — Ezequiel Munoz 



Decanato de la Facultad de Medicina.— Quito, febrero 9 de 1892. 
H. Sr. Ministro de Guerra v Marina. 



• 77Tf a ' eH SU sesi6n <lel 8 del Que ld S e > declaro invalido por una- 
mmidad de votos al soldado Gabriel Armas y comprendido en el ca- 
80 d. del arfciculo 4° de la ley del ramo. Asi mismo ordeno que se 
uevuelvael legajo de los que solicitau igual gracia para que nueva- 
mente se renuta a este despacho aeompanando los ultimos eertifica- 
dos emitidos por los Facultativos del Ejercito: pues sin este docu- 

mentoiIldlsnPnanKla r.^ m ,^A~ £„11 l_ tsiA-u •> r 



Dios guarde a US. ^..—Ezequiel Munoz. 



Decanato de la Facultad de Medicina.— Quito 



Sefiora Juaua M. de Araujo. 






inforrne 



» r 



i deUd. yel 
en el niencio- 



z*™-, 1 i w i •' sua certada direccion. En la pnmeravezque 
L 5 7 f* 1 ' teudr ® la satisfaccion de poner en conocimien- 

Zrlt lir -f SU n , 0ta camo sa inforrne, y mientras tanto, por mi 
?o tL< va ? a «™ d ? z «> a Ui a nombre de la ciencia por el esme- 
tan?™ JT y decidldo empeiiocou que procura el adelanto de 
tan unportante rarno de las cmJU*. ^aa* F 



Dios guarde 



Munoz. 



Decanato de la Facultad de Medicina.-Quito, f ebrero 9 de 1892. 
Sr. Dr. D. Jose Dario Echeverria. 

oficio^L^ com F««a* a Ud que en el momento que recibi su 
de laC a A d - ?^embre proximo, pa ido lo someti al despacho 
StoiUS nt dmin 1 ls rat ^a, acompanamlole el siguiente oficio: "Be- 
Sr. LworTr e l 0flC1< ^ q« e en 1H del presen me ba dirigiuo e 
•lector del a « Kscuelas practicas de Anatomia v Cirugia y d 



221 

fcacerlo seame permitido recomendarla eficazmente, vista su necesi- 
dad lo poco que se pide, el entusiasmo y diligencia ejemplares que 
en el desempeno de sus deberes manifiesta el digao profesor de Ano- 
tomia hr. Dr. D. Jose Dario Ecbeverriay elpatrioismo y d anteres 
del no menos recomendable Sr. Dr. D. Manuel Herrera Profesor de 
Noumea inorganica y anaiitica. 

Dios guarde a Ud— Ezequiel Munoz. 



Decanato de la Facultad de Ciencias Fisicas y Naturales. 
<sJmto, noviembre 4 de 1891. 

Sr. Vicerrector de la Universidad Central. 

He eomenzado a dar lecciones de Zoologia general para los 
estudiantes de Agricultura, Agronomia & a , a dietar tambien la cla- 
se de Veterinaria que corresponde este ano para los cursantes del ex- 
tmguido Institute de Ciencias, cuyo particular, pongo, por el digno 
ergauo de US. en eonochniento de la H. Junta Administrativa de la 
Universidad, para los fines cons 

Dios guarde a US. — Miguel Abelardo Egos. 



, Decanato de la Facultad de Ciencias Fisicas y Naturales. 
SNto, noviembre 19 de 1891. 

Senores Profesores de Quimica. 

; Remito a Udes. el oficio que eon fecba 9 M mes en curso ha 
«mgido el Sr. Gobernador de la Provincia al Sr. Rector de la Um- 
jwaidad Central adjuntandole una nota original del Sr. Supenn- 
tendente de Aduanas. El objeto que se indica en estos documentog 



as unto 



Dios guarde a Udes.— Miguel Abelardo Egos 



Decanato de la Facultad de Ciencias Fisicas y Naturales. 



Al Sr. Prosecretario Bedel de la Universidad. 

Sirvase US. mandar que se forme un cuadro en el cual conste 
!* Personal de los Profesores de la Facultad, las matenas que ense- 
**»,, los dias y boras de clase en que concurren al Estableeinuento y 
el nui »ero de alumnos que tienen a su cargo en el presente ano es- 



222 

colar. Este euadro debe conservarse en la Secretaria para los fines 
eonsiguientes. 

Dios guarde a US. — Mignel Abelardo Egos. 



Decanato 



Quito 



Ciencias Fisicas y Naturales. 



Al 



Central. 



General de la Universidad 



f echado el dia 21 de los corrientes 



me lie unjmesto con viva complacencia, de la election que la Junta 
general de la Universidad ha hecho en la persona del ilustrado Pro- 
fesor de Lxteratura Sr. Dr. D. Carlos R. Tobar, cuvo solo nombre 
es suheipnte garantia para confiar en qua el Establecimiento que el 

Ta a v? r ' / e S mra P° r :a sontia dcl verdadero progreso. 

SSo dudoque elar<iiente ybien entondido celo que siempre ha 
manitestado el fcr Rector P or cl adelanto de la Instruction Publica 

en todqs sus ramos, so ejercitara ventajosamento " " 

cien<!ias que, con tanto alan se ensenan hov en 1 



peridad. 



segurame 



de las 
hoy en la tlnivarsidad Cen- 



guarde a US.— Miguel Abelardo Egas. 



Quito 



Matematicas Puras 



Sr. Rcctcr de la Universidad Central. 



matiW ^^^f ™ comu ™ar a US. que la Facultad de Mate- 
SSiVn qU ° tuv0 h °y *■» a P rob6 la siguicnte proposi- 

ti Sr W«?' i Can0 ^bara *° la Junta Adriiristrativa por medio 
'de lT i»^ iZ±^ *J* -^^ieros profesores 



Matematicas; 



$egun 

Facultad; 



kmaiA* «„ II " Di "«*u* 'l^e la t? acuitau cun^ira al or. ne«w*f 
ouTtltn T arSG en ?* caso de la L ^ ^n, por las ensenanzas 
UniveS/ CarCC ?' quizas los Profesores mas recargados de la 
tbmSk WiL^l S n- qU( ? P ° r este ex cesivo trabajo, aun en el ex- 
S en la nt * f* Cien<?iaS P 28 ^ de ™ sobresueldo »<-Po* J> 
£ Tustici, , <£ « T e Se mdica en la Proposition, descubrira US. 

bCenS acogida ^ V &Si k Facult * d cree ^ ue sera &V01 *" 



Dios guarde a US.— ^wfcmo Sdnchex. 



223 

Secretaria de la Universidad Central del Ecuador. — Quito, no- 
riembre 21 de 1891. 



Sr. Dr. D. Manuel Larrea L. 

^ La Junta Administrativa, en sesion del 11 de los corrientes, tu- 
vo a bien conceder a Ud. el plazo de cuarenta dias para que presente 
la cuenta de la Imprenta de este Establecimiento que estuvo a su 



cargo. 



Lo que tengo a mucha honra poner en conocimiento de Ud. pa- 
ra los fines consiguientes. 

Dios guarde a Ud. — Manuel Baca M. 



% Secretaria de la Universidad Central del Ecuador. — Quito, no 
viembre27del881. 



Sr. Colector de rentas. 



ii a ^ un * a Administrativa de este Establecimiento, en sesion del 
11 de los corrientes, tuvo a bien ordenar, que cubra Ud. el valor del 
presupuesto de gastos presentado en la f echa indicada ; por el Sr. 
protesor de Quimica, exceptuando los doscientos sesenta y dos sucres 
asignados para la compra de un microscopio de Nachet. 

Dios guarde a Ud. Manuel Baca M. 



, Secretaria de la Universidad Central del Ecuador.— Quito, no- 
▼lembre 28 de 1891. 

Sr. Dr. D. Manuel A. Espinosa. 

Me es honroso comunicar a Ud., que el Sr. Vicerrector tiene a 
wen ordenar que mediante un prolijo inventario se sirva Ud sobre la 
™?rcha, entregar al Sr. Bibliotecario de este Establecimiento la Bi- 
Diioteca del Institute de Ciencias que esta a su cargo, para lo cual re- 
cojera Ud. , previamente todos los libros que se encuentran tanto en 
os wabinetes, como en poder de los Profesores. 

Dios guarde a Ud. Manuel Baca M. 



Secretaria de la Universidad Central del Ecuador.— Quito, no 
^embre 18 de 1891. 

kr. Colector de rentas. 




Para los fines consiguientes, me es honroso comunicar a Ud., que 
el 23 de los corrientes se posesiono el Sr. Dr. D. Clemente Ponce del 
cargo de profesor sustituto de los asignaturas correspondientes al 
Sr. Dr. D. Julio Benigno Enriquez, eon la asignacion de las dos ter- 
ceras partes del sueldo respectivo. 

Dios guarde a Ud. — Manuel Baca M. 



Secretaria de la Universidad Central del Ecuador.— Quito, di 
<-iembre5de 1891. 



S?. Colector de rentas. 



La Junta Administrate de este Estableeimiento, en sesion de 
ayer, aprobo el presupuesto presentado por el Sr. Antonio Sanchez 
en el que eonstan los gastos necesarios para las reparaciones de los 
locales bajos; advirtiendo que se debe suprimir los gastos rela- 
tives a la aperfcura del arco 6 ventana que no se debera abrir, y que 
el honorano del Sr. Antonio Sanchez se fija en la suma de sesenta 
sucres; con tal que continue dirigiendo la obra hasta que se concluya. 

Tambien se dispuso, que en el Jardin botanico no se haga en ade- 
lante mngun gasto ordinario ni extraordinario; sino df pues de que 
ia .Junta haya aprobado los respeetivos presupuestos, que oportuna- 
mente debera presentar el Sr. Director de dicho jardin. 

Lo que comunico a Ud. para su inteligencia. 



Dios guarde a Ud.— Manuel Baca M. 



. Secretaria de la Universidad Central del Ecuador.— Quito, di- 
cxembre 18 de 1891. 

Sr. Administrador del Hospital de San Juan de Dios. 

Sirvase Ud. indicar cuales son los desti nos de alumnos int ernos 
y externos que estan vacantes en ese Estableeimiento, porque el dia 
nines proximo, se verificaran las respectivas oposiciones con el objeto 
de proveerlas conf orme a la ley. 

Dios guarde a Ud. — Manuel Baca M. 



Secretaria de la Universidad Central del Ecuador.— Quito, di- 
ciembre 24 de 189]. 

Sr. Dr. D. Manuel Herrera. 
Por mandate de la Junta Administrativa de este Establecimiea- 



225 

to, devuelvo a Ud. su solicitud, con los raformes que por ordeti de La 
misma Junta, han emiticlo los Senores Vicerrector, Bedel y Colector 
y que fueron sometidos al despaeho en la sesion de ayer. 

Dios guardeaUd. — Manuel Baca M. 



• 



Seeretaria de la Universidad Central del Ecuador. — Quito, di 
ciembre 24 de 1891. 



Sr. Colector de rentas. 



Para los fines consiguientes comunico a Ud. que en 22 de los oo- 
rrientes se posesiono del Rectorado el Sr. Dr. D. Carlos R. Tobar. 

Dios guarde & Ud. — Manuel Baca M. 



Seeretaria de la Universidad Central del Ecuador.— Quito 
*> 15 de 1892. 



Sr. Bibliotecario de la Universidad. 

Por mandate del Sr. Itector, tengo la honra de remitir a U las si- 
pientes obras pertenecientes a la Facultad de Medicina, de las cuar 
lea sq dignara I 1. acusar recibo : 



Pournier. (Euvres 

Wiednham. Anato: 
Wed 



6 voliimenes. 

1 vol. 
4 vols. 



Morel. Manuel de V Anatomiste. \ v0 \ 

* r - - 1 vol. 

2 vols. 

2 vols. 



Maxwell. Terminologia poliglota 

Palmberg. Hygiene pubiique. 

Beaunis. Phisiologie. , 

JJegenbauer Anatomie. J , 

P. Tillaux. Tratado de Cirugia Clinica. 2 vols. 



ces medicales. 



Dictionnaire 



100 vols 



J. Rochard. Hygiene et medicine publique. o vols. 

A. Verneuil. Memoires de Ghirurgie. J T( f • 

gebierre. Anatomie. ; ™f 



Fred 



1 vol. 
1 vol. 



Dios miaxdc a Yd.-^'nud Bam M. 



226 

Secretaria de la Universidad Central del Ecuador.— Quito 
ro 23 de 1892. ^ 



Senores Profesores de Quimica. 



Tengo, la honra de comunicar a Udes. que el H. Conseio General 
delnstrnccion Publica en su sesion del 21 de este ines aprobo la si- 
guiente proposicion : " Los profesores que dieren las ensenauzas que 
antes dietaban en la Facultad de Ciencias de la Universidad y las 



suales ". 



Dios guarde a Udes.— Manuel Baca M. 



t 

fr r i^9 a de la Universidad Central del Ecuador. 



ro 23 de 1892. 



Quito 



Sr. Colector de rentas. 



consijmientes 



^liri <-oasejo v^-erieraL de Instruocioa Pdblica en sesion del 21 del 
presente, aprobo la siguiente proposicion : " Los profesores que die- 
ren las ensenauzas que antes dietaban en la Facultad de Ciencias de 
sLn SI, y laS que , tenIan en el Institute, gozaran en lo suce- 



sivo cien sucres memsuales. 



Dios guarde a Ud.— Manuel Baca 31. 



WlOd^Mgir ^ Universidad Central del Ecuador—Quito 



Sr. Colector de rentas. 



6 del ™ £t ^^trativa de este Establecimiento, en sesi6n del 
SrCf; ^° a bien ord enar que se vuelva a contratar con el 
la W t' ? i P - ara qu9 d ^^pene el cargo de Director de 
^u£^1p?°f U *? ai ? a3 , coalio ' loaos antes estipuladas; advir- 
S de Xt ll 1?°^ 1° durar P*' tre * aaos, durante los cuales 
UaZ Ueld ° ^ *W««*oi ochenta y ocho sucres anuales. 

denad? JMK°° * * *" *" ^ Se *■» ""^ ^ * * 



guarde a Ud. — Manuel 



brero 8 !^^ 6 ^ Universidad Ce ^ral del Ecuador—Quito, fe- 



iblecimiento. 



Administrati 



me encanro l7fc« ™ m ™ a ?va, en su sesion de 6 de los com< 
ncargo U honrosu comis l 6n de agradecer a US en nombre 



227 



rcferida Junta porla benevolencia con que se lui dignado destinar a 



ev- 



)pedie Methodique " en 181 gruesos volumenes; manifestando de 
este rnodo, y como ya lo ha hecho en muchas ocasiones, el ardiente 
anhelo eon que US tan positivamente trabaja por la prosperidad de 
este plantel. Como US. se sirvio expresar que una persona que de- 
sea que su nombre quede oculto, le habia regalado la obra mencio- 
nada, autorizandole para que a su vez lo obsequie al Establecimien- 
to que le plazca, la H. Junta tuvo por conveniente comisionar a US. 
para que, como su representante, se digne manifestar la gratitud y 
roconocimiento que ella abriga hacia el generoso donador. 

■ 

Dios guarde a US. — Manuel Bit M. 



S >retaria do la Universidad Central del E-joador.— Quito, J 

toero 24 de 1892. 



Sr. Endoro Anda. 
La Junta Administrate 

ft ~* _ 



( > <k log corrientes, dispuso que se sirva Ud. prosentar cuanto ante 
w presupuesto en el que conste la cantidad y ealidad de la madera, 
que por lo pronto, se necesita para reparar las cubiertas que se en- 
euentren en mas inminente peligro. 



Dios guarde a U&—Manud Baca X, 



Secretaria de la Universidad Central del Ecuador.— Quito, fe- 
brero 24 de 1892. 



»r. Biblioteeario de la Universidad. 



oh, ?? awwlato del Sr. Rector, tengo la honra de remit* a Li la 
Jbatitulada « Lepidopteren Gesammett auf Einer Reise Durch, 

^iombia, Ecuador & a , por Alfonso Stiibel. Ud. se 
^cnaoKTo «~4 i ' \ . t„ e. i„-ci„^„i+o/l rift 



servira 



pertenecientes 



Dios guarde a ifa-Mam* Baca M- 



228 

Secretaria de la Univei-sid.nl Central del fcuador.-^-Qnito war- 

zo 5 de 1892. 



Circular. 



A los Senores Profesores de este Extableciinieiifo. 

- l ?° n ^°^ n £ oll0ciimento <*e Udes., que para asistir en corporacioa 
ate nesta de Santo Tomas de Aquino deben reunite en r>te Esta- 
biecimiento a las siete y media de la niaiiana del dia lunes proximo 



todos los Senores Profesores que espontaneamente han aceptado la 



mvitacion 




algu 



no podran ir con frac, se ha eonvenido en que todos vavan con km- 
ta, eorbata y guantes negros. 



Dios guarde a Udes.— Munuel Bam M. 







Los Anales de la Universidad se canjean con toda clasc d 
publicaciones cientificas y literarias. Tambien se canjean co- 
lecciones de estas, con colecciones de los Anales. 

Para todo lo relativo a los Anales dirigirse al Sr. Ur. Ma 
nuel Baca M. Secretario de la Universidad. 



Los "Anales" se publican cada mes. 
Numero 45, tercero cle la serie sexta 



Se suplica a los Sres. Agentes en las provincias, se digncn 
remitir los niimeros correspondientes a las series anteriores, que 
se hallen en su poder y no hayan vendido, asi como el valor de 
las suscripciones. 




§ B)i m 




<*(* 




Ibarra.— Senor D. Ricardo Sandoval. 
QUITO.— Colecturia de la Universidad. 



Latacunga. 

Ambato. 

Riobamba. 

Guaranda. 

CUENCA. 

Loja. 

Guayaquil.— L 



>> 



>f 



99 



9> 



99 



>> 



>> 



99 



99 



V\yo Mosquera. 
Juan Abel Echevei 
Ricardo Martinez. 
Julio Antonio Vela 
Jose Miguel Saltos. 
Miguel Moreno. 
Filoteo Samaniego. 
1 Sr. D. Pedro Jane 



SUSCRIPCIONES. 

Suscripcion adelantada por un afio $ : 

Para un semestre „ h 

Un numero suelto " ] „ °- 20 

Los "Anales" se canjean con las Revistas nacionales y t# 
tranjeras del mismo volumen. 

Insertanse toda clase de avisos sobre asuntos referentes a la 
instruction Public- y al cultivo de las ciencias y las letras. 

Los que no pasen de cuarenta palabras $ a3 ° 

Los que pasen de este numero, por cada cinco pa- 
labras l _. Q.O) 




! 






MA 



i 



/ 





AN ALE S 



IJM. 46 



DE LA 





ER10DICO OFICIAL DE LA UNIVERSIDAD DE QUITO, DESTINADO AL FOMEN- 
TO DE LA INSTRUCCION PUBLICA Y AL CULTIVO DE LAS CIENCIAS Y 

LAS LETRAS EN EL ECUADOR, 







CONTBNIDO 



Botdnica, por el K. P. Luis Sodiro S. J.—Conrideracio- 
ues gent rales sobre fa medida de las aguas, por el Sr. D. J. 

Alcjandrino Velzsco.— Medici na , caso notable de histeriasin 

ataqnes, por el S , L.. D. Jose" Maria Troy a.— Leyes de Imtruc- 

cMii Publico, codificadas por la comisidn-Actas del Con- 
*ejo General de InstrucciOn Filblica-BoleUn Universi- 
tario. 








t- 




v 



QUITO. 

Imprniia de la Inivmidad Central id Ecaadur 




/* 



/ 



ANALES 








SERIE TI. } 



Quito, mayo do 1892. 



<( NVJHERO 46. 



CIENCIAS 



CBYPTOGAMAE VASCULARIS 




ADIECTiS 8PECIEBU8 



IN ALUS PEOVINCIIS 



DITIONIS ECUADORENSIS 



HACTENUS DETECTIS. 



A-UCTORE 



ALOISIO SODIRO S. J 



[Contiimatio. vid. pag 154.] 



Eshpites 8-i2ct. l ar gos, robustos apteros, muy velIudos;//w*- 

fi/ I2 ~ 24 Ct - * 3 rgaS ' 8_I2Ct ' anchas, aovado-acuminadas, tripinati- 

. f s ; raqnis primaria velluda, alada supenormente;//«^ in- 

^enores 4-8 ct. largas, largamente lanceoladas, con frecuencia re- 

orvadas; pinutas numerosas de ambas partes y profundamente 

ivididas, ambas superficies velludas; soros muy numerosos en 

extremidad de los segmentos ; valvas cortas y anchas, con el 

rg ^ n "S'damente apestanado. 



Na 



l 2. ff. sericeum Sw. rhizom. filiformi, Ionge re- 

pnte, r "fo-piloso; stipitib. tenuib., 5-i2«-longis, rufo-pi- 

^\frondib. 20-45". longis, 5-12*- latis, elongato-ob- 

^gis, flaccidis, pendulis, pinnatis, undique dense rufo- 

puosis v. rufo-tomentosis aut demum nigrescentibus; ra- 

g r acili, libera, aut basi superiore pinnarum ultimarum 



230 2. HVMENOPHYLLUM. L. 

adharente, parce alata;/*«/«Vdeorsum etsursum decres- 

centibus, basi rhombea, anguste-linearibus, elongatis, 

margine pinnatifido aut irregulariter lobato, subtus se- 

cus neryos laminis membranaceis, cristaeformibus saepe 

instructs; sorts in lobulis pinnarum terminalibus aut plus 

minusve immersis; valvis subrotundis, dense pilosis, ri- 
gide ciliatis. 

p. refrondescens ; Sod. rachis undique anguste alata;/*«- 
nae infimae rhomboideae, superiores iterum profunde 
pinnatifidae; indumentum brevius etdensius tomentosum, 
aetate fuliginosum ; sort minores. 

H. sericeum Sw., Hk. Sp. I. pag. 92.; Hk. &. Bk.. 
Synops. Ft I. pag, ' 



H. refrondescens nobis "Recensio", pag 



estipite. 



— , » F «.i Wa , pciusos, 5-i2^- largos; frondes 20-45 "' wg as ' 
5-12 c anchas, oblongas, alargadas, flacidas, pendulas, pinadas, 
densamente estrellado-pelosas u ocraceo-tomentosas, ennegre- 
cidas con la edad ; raquis primaria gracile, toda libre, 6 solo en la 
parte superior adherente con la base suoerior de las oinas. 6 lige- 



pinas 



^„ ^j^a m extension; piuas lnienores, asi cuuiu i*. 

superiores, reducidas, con la base romboidea, desigual, largamen- 
te Iineares las intermedias, y romboido-aovadas las extremas, 
con el margen irregularmente lobulado 6 casi pinatifido, la su- 



perficie 



- , — ----• r u » u w, con irecuencia, ae lamininas nicniui«- 

naceas en forma de crestas en los nervios ; sows numerosos y pe- 
quenos, situados en el borde superior de los lobulos; involucro 
globuloso, partido casi hasta la mitad; valvas orbiculares, den- 
samente pelosas y rigidamente apestanadas. 



/5 refrondescer 



r * ~j . vwvM^ns ; raqms toda angostamente alada; jnn«* 
innmas ramboideas 6 romboideo-falciformes, las superiores pfo- 
nindamente pinatifidas, con las pinulas lobuladas sin laminillas 
en Ja pagina inferior; soros mas pequenos que en la forma tipica; 
indumento mas fino y mas denso, ennegrecido con la edad. 

Lrece la forma tipica en los bosques tropicales, y subartdt- 
ws,colgada a los troncos de los drboles en las provincias de Quito y 
Ktobamba; la forma $ en los tropicales en las orillas del rio Toachi. 

Observacton : 1? En nuestros ejemplares de la forma tipica, 
as pmas mas largas son siempre las de la parte media, las cua- 
lesalcanzan hasta i 5 ct. de largo, sobre 8 6 io^- de ancho, con el 
borde ; irregularmente lobulado y hasta pinatifido; 2? la variedad 
refrodescens difiere del H. Fusagasugense Krst. asi por la fornja 
de las frondes y de las pinas, como tambie'n, por la carencia de 
las crestas membranosas, situadas sobre los nervios en la pagina 
inferior y por la raquis toda alada. 



2. HYMENOPHVLLUM. L. 231 

13. H liueare Sw. rkizomate tenui, filiformi, seri- 
ceo-piloso, repente; stipitibus rachibusque apteris, te- 
nuibus, longe pilosis; frondib. linearib. flaccidis, pen- 
dulis, 6- 1 2 <*■ longis, i-2«*-latis, pinnato-pinnatifidis; pin- 
nis iterum dichotome divisis aut superioribus integris; 
n^zsupernealata; taciniis sublinearib. , longe ciliatis; 



terminalib. semiimmersis; involucris orbic , 

valvis longe ciliatis, crenato-dentatis, 

H. elegans Spr, , H. trifidum, Hk. &. Grev. loc. cit. 
tab. 196., Hk. &. Bk. loc, cit. pag. 66. 

Rizoma rastrero, muy largo, sedoso-pubescente; asi corao 
los estipites y las raques, tenuemente filiforme y largamente ve- 
Uudo ; frondes casi lineares, endebles, pendulas 6-I2«- largas, 
pmato-pinatindas; raqnis alada en la parte superior ; ^'m in- 
;5" ores romboideo-aovadas, I 6 2 veces dicotomicamente pina- 
tindas; segmentos lineares, largamente apestanados; soros or- 
bicujares, con la mitad inferior de los involucros rodeada por la 
la lamina del segmento; valvas cartilagineas con el borde libre, 
crenato-dentado y largamente apestanado. 

Crece ad he rt do d los dr boles de los bosques de "los Colorado s" . 
Observation: Nuestrosejemplaresdifieren nopoco, dela lamina 
de Hk. &. Grev. tab. 196; en particular, por tener desde la mitad 
superior las pinas enteras y la raquis alada. La hemos descrito 
bajo este nombre, fieles al principio adoptado de evitar lo mas 
posible la multiplicacidn de las especies. 

14. H. elegantulum V. D. B. rhizom. tenui, fili- 
tormi; stipitib. filiformib., nigrescentib. , 5-i6 ct - longis, 
glabris, aut basin versus longe pubescentibus, apteris; 
frondibtis pinnatis, flaccidis, pendulis, rufo-pilosis, 30-50 ct - 
l0 »gis, 2-3 ct. i atis . rachi e i on g ata flexuosa, aptera longe 

stejlato^setosa, sub lente strblata ,- pinnis longiusculis, 
§!:- l . Cel l ati . s ' r epetito dichotome divisis; rachibus secun- 

laciniis ultimis aneuste linearibus, in ner- 



da 



margine longe stellato-p 



sessihbus, quam laciniae latiorib., involucris suborbicu- 
^nbus, bilabiatis; valvis dense pilosis et rigide ciltatis; 
r &eptaculo valvas subaequante aut demum exerto. 

&. ptilchellum. Hk. sp. I. pa*. 91-- 7// '> & ' BaL 
*ynop s . pag 66, 

Rizoma largamente rastrero, filiforme, sctoso-pubescente; 
e **#ttcs filiforn>cs. 5-i6ct- largos; fromics fiacidas* pendulas, h- 

near ^30-so«.iarg. J 2-$«- aachas, bi-ttipin3ites,;ra&tis filiforme, 



232 2. HYMENOPHYLLUM. L. 

flexuosa, aptera en toda su extension, esparcida, asi como las 
pinas, depelos estrellados, rojizos y muy largos; pinas en cir- 
cunscripcion aovadas 6 romboideo-lanceoladas, repetidas veces 
dicotomicamente divididas, con las raquillas aladas ; segmentos an- 
gostamente lineares, con los bordes y los nervios esparcidos de 
pelos estrellados, largos y rigidos; soros numerosos, terminates, 
casi redondos, mas anchos que los segmentos; valvas densa- 
mente pelosas y apestanadas; recepldctdo delgado, con la edad 
mas largo que las valvas. 

Crece en los bosques de la region subandina, colgado d los at- 
boles vetnstos y en las roc as de la region andina. 

15. H. pasloense Hk. "stipitibus ioi5 ct - longis, 
robustis, erectis, dense villosis ; frondibtis i2-25 ct longis, 
9-i2 ct « latis, ovato-acuminatis, bipinnatis; rachi robusta, 
erecta, dense ferrugineo-pilosa; pinnis ovato-lanceola- 
tis, recurvis; pinnulis inflmis 2-3 ct - longis, ad costam 
usque in segmenta elongato linearia divisis; sorts 12-20 
terminalibus, quam laciniae latioribus; involucris orbi- 

cularibus, profunde bivalvibus, liberis; valvis tantum ci- 
liatis". 

H. pasloense Hk. 8c. Bk. loc. cit. pag. 67. 

Estipites 1 o- 1 5 ct - 



frondes 



largos, robustos, erguidos, densament^ 

,., .—^fit largas, 9- 1 2 ct - anchas, aovado acunw 

nadas, completamente bipinadas; raqnis robusta, erguida, den- 
samente cubierta con pelos ferruginosos; spinas aovado-lanceo- 
Jadas, recorvadas; pinulas inferiores de una pulgada y mas de 
argo, divididas casi hasta el nervio medio en segmentos muy 
largos y angostamente lineares, veiludas principalmente en los 
nervios yen el margen; soros 12-20, terminales y mas anchos 
que los segmentos; involucro orbicular, libre, profundamente 
bivalve; valvas solamente apestanadas. 

Crece en el volcdn de Pasto. (Jameson). 

II. Margen de los segmentos aserrado-denticulado; 
valvas laciniadas, dentadas, raras veces enteras. 

16. H. nanitm, nov. spec, rhizom. filiformi, late re- 
Pente, squamuloso, demum glabrato; stipitibus 8-12 ' 
longis, ad basin usque alatis, glabris; frondibus ova- 
to- lanceolatis;tri p innatindis, 3-4 «• longis, 2-3* latis, ra- 
cnt ; undique anguste alata, subpulverulenta;/**** "f".* 
boideo-ovatis; pinnidisqiie profunde pinnatifidis; fe£ 
niu _ultimis cuneato-linearib., a medio sursum serraW 
aenticulatis, deorsum integris, apice obtuso, denticula- 



2. HYMENOPHYLLUM. L. 233 

to; sorts ovalibus, in laciniis interioribus pinnarum ter- 
minalibus vel lateralibus; involucris fere usque ad basin 
bifidis; valvis a medio sursum denticulato-serratis; re- 
ceptaculo elevato, dimidium valvarum aequante. 

Rizoma filiforme, largamente rastrero, esparcido de escami- 
Uas raras en las partes tiernas, finalmente lampiiio; estipitcs dis- 
tantes, largos 8-i2 m1 -, alados casi hasta la base, a donde son 
ligeramente pubescentes ; frondes aovaladas 6 aovado-lanceola- 
das, de consistencia cartilaginosa, profundamente tripinatifidas; 
segmentos tiltimos lineares, ligeramente acufiados y enteros ha- 
cialabase, aserrado-denticulados en la mitad superior, obtusos 
6 truncados en el apice; sows I 6 2 en cada pina, situados en los 
segmentos internos, proporcionalmente grandes, ovales; invo- 
lucres partidos hasta la cuarta parte inferior 6 mas; valvas laci- 
niado-denticuladas en la mitad inferior; receptdculo elevado, lle- 
gando con la edad hasta la mitad de las valvas. 

Crece adherido a los drboles en la region subtropical 



' >> 



dental en el valle de Mindoy en la base del monle Loraz 

Difiere del H. fucoides por los estipites y raques alados, 
por la proporcion de las frondes y de las pinas, careciendo ademas 
de los apendices membranosos que ordinariamente se presentan 
en las diferentes formas de la citada especie. 

17. H. brachypus, nov spec, rhizonu filiformi, Ion- 
ge repente,creberrime radicelloso, pubescente; stipitib. 
remotis, filiformib., apteris rachibusque squamulis se- 
tosis dense conspersis, apteris, 8-io mL hngis; frond 1 6 u s 
ovali-lanceolatis, bipinnatifidis, dense cartilagineis, infra 
tenuiter pilosis; rachi infer ius nuda, supenus modice 
alata; pinnis surhombeo-ovatis, basi infenore cuneato- 
excisa superiore longe producta, cum rachi paralle- 
la; laciniis linearib. apicem versus serrulatis; sons pa- 
ribus, in laciniis interioribus terminalib. subpedicellatis, 
fere usque ad basin divisis; valvis subellipticis, margi- 



apice ciliato-fimbriatis 



Ri. 



cidos 



tipite. 



frondes 4-6 ct. w as 2 _ 3 ct. anchas, oval-oblongas, algo con- 
sjstentes, brevemente pubescentes, bipinatifidas; ragms pnm^- 



pinas 



sistentes, brevemente pubescentes, bipin 
"a inferiormente aptera, superiormente ~_— , . . 
deo-aovadas 6 lanceoladas, pinatifidas, con la base ^noxjc*- 
[*da, la superior prolongada y paralela con la raqu*^ **«£ 
Un fares, finamente denticuladas; soros nu*ei^, P™£^ 
n almente muy grandes, terminates; involucre partido casi has- 



234 2. HYMENOPHYLLUM L.' 

ta la base; valvas aovadas, puntiagudas, en el margen lacinia- 
do-apestanadas; receptdado casi tan largo como las valvas. 

Crece en los bosques tropicales de los Colorados, adherido al 
tvonco de los drboles. 

1 8. H< divaricatum nov. spec, rhizomate elongato, 
serpente, gracili, squamuloso, creberrime alveolato, ra- 
dicellis plurimis, tortilibus instructo; stipitibus 8-io ml - 
longis, teretibus, castaneis, apteris, glabris, minutissime 
al veolatis i; frondibus 3 - 5 ct » longis, 3-4*- latis, late-ovatis 
4-pinnatifidis; pinnis divaricato-reflexis; pinnulisgue 
ad basin membrana lata subtensis, pinnularumque ner- 
vis crassis, nigrescentibus, membrana cartilaginea alatis; 
rachi primaria imdique sinuoso-alata, appendicibus par- 
vis, membranaceis, squamulisque paucis instructa; la- 
cinns iiltimis linearib,, margine et apice serrulato-den- 
ticulatis; sons paucis, laciniis infimis pinnarum inferio- 
rum insidentibus; involucris ovatis, magnis, apice sub- 
truncatis, breviter fimbriatis, ad basin usque partitis; 
receptaculo elevato. dimidium valvarum aequante. 

■ 

Rizoma filiforme* rigido, muy largo, asi como los estipites 
y las raques finamente alveolado y esparcidos de raicillas tortiles 
con las que se adhiere estrechamente a las ramas y troncos de los 
arboles; estipites muy cortos, 8-ro 1 "*- largos, rollizos, lampinos, 
apteros, alveolados, de color castano : frondes 3-5 <*• largas, 2-3 cU 
anc (l a j' cartilaginosas, rigidas, anchamente aovadas, cuadripi- 
natifidas ; raquis alada con ala angosta, sinuosa, algo encrespada 
y desigual, con apendices membranosos. dentiformes : tinas V 



pmulas patentes y casi reflejas, unidas con las respectivas ra- 
ques por una membrana ancha; segmentos ultimos lineares, con 
nervio respectivamente grueso y la parte membranosa angosta, 
en el margen y en el apice argutamente denticulados ; soros 
muy pocos, situados en el apice de los segmentos inferiores 
internosde las pinas; involucros grandes, aovados, divididos has- 
ta la base; valvas casi truncadas y ligeramente laciniadas en 

1 • receptaculo elevado, tan largo como la mitad de las 



valvas. 



metros. 



de Mindo, entre 900 y i3 00 



*9- H. fucoides Sw. rhizomale filiformi, late re- 
pente. radiculis prehensilibus crebris instructo; siipitibus 
aptens pilosis, 5-10". i ongis> r j g idulis; fro ndib. lanceo- 
iatis vel oblongis, plus minusve elongatis, bi-tripinnati- 

neis.cartilagineo- membranaceis; rachi inferne nuda. su- 
perne irregulariter alata, m^mbranis, squamiformtbus 



2. HYMENOFHYLLUM. L. 235 



& 



spinulosis conspersa; pitmis rhomboideo-oblon^ 
minatis; rachillis late alatis, saepe, ut rachis primaria 
appendiculatis; semel aut iterum pinnatifidis; segmenlis 
linearis, serfato denticulatis; sort's paucis, plerumque 
in laciniis interioribus, raro in exteriofibus, cuiusque pin- 
nae sitis> terminalibus, siibpedicellatis; involucris ovali- 
bus, plus minusve elongatis, ad medium vel usque ad 
tertiam partem inferiorem divisis; valvis denticulatis vel 
integris; receptactdo aetate elongato fere exerto. 

Hk. Spec. I. pag. 100., H. spinulosnm H. B. A',, 
H. cristatum. Hk. 8c. Grev. hones, tab. 48., H. peruvia- 
uiim. Hk. &. Grev, tab. 204, 

Rizoma filifofttle, muy largo, asido por raicillas muy frecuen- 
tes, y prehensiles, a los tfoncos 6 ramas de los arboles ; cstipitcs 
5-io ct - largos, apteros, esparcidos de pelos escamosos; frondcs 
lanceoladas u oblortgas, mas 6 menos alargadas, bi-tripinatifidas, 
ae consistencia cartilaginea, membranosas; raquis primaria irre- 
gularmente alada hacia arriba, inferiormente desnuda; asi co- 
mo las secundarias, esparcida con freCuencia en la parte exterior 
y en los lados, de apendices membranososj pinas romboideo-ob- 
longas , adelgazadas hacia arriba, 1 6 2 veces pinatifidas, con las 
raquillas aladas; segmentos tiltimos lineares, mas 6 menos pro- 
jundamente denticuiados; soros hasta 6 en cada pina, situados 
los mas en los segmentos internos, casi pedicelados; involu- 
cros divididos hasta la tercera parte inferior; valvas aovadas ti 
orbiculares, denticuladas 6 enteras; receptdculo incluso 6, con 
la edad, alargado y casi saliente. 

Crete adherido a los arboles y a las piedras, en ta region an- 
dma y subandina, 

20. H. Jamesoni Hk. rhizomate filiformi, late re- 
Pente; stipitip. brevib; 2-4 ct - longis, setuloso- pilosis, ap- 
tens; frondib. late linearib., flaccidis, 5-io ct - longis, 2- 
3 ct ' latis, bipinnatifidis; rachi a medio sursum anguste 
al ata, rachillisque membranis dentiformibus, elongatis, 
conspersa; pinnis brevibus subrhombeis, pinnatifidis; 
toctniis linearib., vninerviis, nervo ante apicem desinen- 
^ secus marginem cuspidato-denticulatis; sorts m qua- 
^e pinna solitariis, specie axillarib. ; involucris fere us- 
<pe ad basin partitis ; valvis fere ovatis, superne cuspi- 
dato-laciniatis; receptaculo elongato, exerto. 

Hk. Spec. I. pag. 96. , Hk. &. Bk. loc. at. pag. 68. 

Rizoma filiforme. largamente rastrero, con muchas raicillas 
Ia nudas; cstipitcs distantes. muy cortos, rollizos, escamoso- pe- 



236 SUBORDO II. GLEICHENIACEAE. 

Iosos; frondes Uneares 6 linear-lanceoladas, de consistencia 
blanda, casi pendulas, bipinatifidas ; raqnis inferiormente apte- 
ra, superiormente alada 6 marginada, asi como las raquillas, es- 
parcida de membranillas espiniformes, largas y blandas; pinas 
rombofdeas, dos 6 tres veces aorquilladas; lacinias lineares, con 
un solo nervio que no llega hasta la extremidad, borde y apice 
con dientes largos y afilados; soros solitarios en el segmento 
axilar de cada pina; involucro partido casi hasta la base; valvas 
trasovadas, espinuloso-laciniadas; receptdculo alargado y casi 
saliente. 

Crece en los basques occidentales de la region subandina y 
subtropical. 

21. H. pendulum nov. spec. " Stipitibus apteris, fi- 
lifor., cylindricis; frondib. flaccidis, pendulis, elongatis, 
exsiccando nigrescentibus;7^/4z* aptera, cylindrica, mem- 
branis aculeiformib. conspersa; pinnis lanceolato-ob- 
longis, 3-4 ct - longis, i5-25 ml latis, usque ad rachin ala- 
tam profunde 1-2-pinnatifidis, nervio medio iterato di- 
chotomo; laciniis anguste linearib., argute serrulatis; 
sort's in laciniis basilaribus internis cuiusque pinnae 1-2, 
longe pedicellatis, involticro subrotundo, fere usque ad 



basin bipartite; valvis 
crasso, incluso. 



iptaculo 



Estipites 'rollizos, filiformes; frondes endebles, muy largas 
(30-4o! ct -) pendulas, cartilagineas ; raquis y raquillas con apen- 
dices membranosos, espiniformes, muy largos, rolliza en toda 
su extension; pinas 3-4^. largas, i2-25 mt - arichas, dicotomica- 
mente 1-2-pinatifidas; lacinias lineares, espinuloso-dentadas; 
soros solitarios 6 geminados en las lacinias internas inferiores de 
cada pina, pedicelados; involucro orbicular, partido ca- 
si hasta la base; valvas espinuloso-laciniadas; receptdculo 
grueso, incluso. 

Crece en los bosques del volcdn « ' el Corazon ' ' colgado al iron- 
co de los drboles a la elevacion de 3000 metros. 



SUBORDO II. GLEICHENIACEAE. BR. 

Sort dorsales, oligocarpi (sporangiis 2-10, raro, 
plunb. constantes); sporangia subrotunda, sessilia, an- 
nuio complete, transverso instructa, verticaliter dehis- 
centia; mvolucrum nullum; vernatio circinata. 

mf* ^a ?° r f les ' hi P ofilos > situados en las venas de la pagina 
mienur de las frondes; esporangios en cada soro 2-10, casi re- 



3. GLEICHENIA. 



237 



dondos, con anillo ancho, transversal, completo; deshiscencia 
vertical; involucre nulo; vernation circinada. 



Gexus 3. (unicum) Gleichenia. Smith. 



Sort oligocarpici; vejiulis inferioribus, externis, in- 
sidentes. 

\ 

Rhizoma, ut plurimum, repens;//w/tf7& generatim 
dichotome ramosis, raro indivisis; in axill bifurcatio- 
num saepe proliferis; pinnis profunde pinnatifidis; stg- 
mentis nunc parvis concavis, suborbicularibus, nunc plus 
minusve elongatis, linearihus. 

Soros compucstos de pocos esporangios, situados en las ve* 
nas inferiores externas. 



^ Rizoma ordinariamente rastrero ; frondes> por Io comiin, di- 
cotomicamente ramificadas, raras veces indivisas, con frecuen- 
cia proliferas en la axila de las bifurcaciones; pinas profunda- 
mente divididas en sc^rnentos ya pequenos, concavos, subor- 
oicuJares, ya alargados, lineares y liguliformes. 



(Cotttinuari), 



238 



CONSIDERACIONES GENERALES 



SOBRE LA MEDIDA DE LAS AGUAS 



POR 



J. ALEJANDRINO VELASCO, 

1NUENIERO CIVIL Y PROFESOR DP: LA UNIVERSIDAI) DE QUITO. 

(Continuacion) 



Pero pase : > M. Bergs y D. Eduardo Habich se destruyen 
mutuamente ; si bien, por ser ambas autoridades buscadas por 
qmen hizo el calculo, solo a el no debieran aprovecbarle. Vea- 
mos si hay otra persona que, por haber hablado en publico de 
Jo que vio, hizo y le oonsto, merezca fe: fe, porque hablaba de 



conocimiento 



hubiera recelado decir una falsedad 



r — « ^ W giu« <* poco en error, mas aun, en mentira; le, por- 
que no tenia mteres de engafiar a nadie ; y tal vez ni se le paso 
por el magin que a los 70 aiios se pudiera dudar de sus dichos, 



(0 afios se pudiera dudar de sus 

1 • T 



\r l y " "d *"" ver< ^ a< ^ ^ e sus aserciones : este hombre es 
M. de Prony, gran sabio, llamado por los modernos 

?rJ„j^ s,...j„j... *. ,.. feoria delos cursos de 

Sr. Collignon, citadas 



bidraulicos, el verdadero ft 
agua en los tubos y cana 

ya). 

«<• F UeS u 6 ?' fer endo M - ^ Prony una Memoria en que expo- 
ma ei resultado de sus investigaciones sobre \* pulgada de fon- 
tanel comparada con otras medidas, decia en la Academia de 
v/iencias el 16 de diciembre de 1 816: En mis experiments he 

Z A i ^ J ared interior del tubo adicumal (de 17 milime- 
l ^ J? Ugl Ud) estHviera siempre mojada y que el AGUA LLE- 

NASE EXACTAMENTE LA CAPACIDAD DE ESTE TUBO; sin eS- 

vmZTlT' sal f da tendria lugarcomopor una pared delgada, 
aul /, Pr ° bad0 la in Mneia de la variacion de longitud 

aLacnZ' *7T ',',* laS mds **"*** dimensions, euando el 
"guacorre^ tubo He no ( i ). Esto, 4 se cree 6 no se cree 1 : lo de- 
re deV ailtage^fuTmn^"" mes "Ponces, de faire en sorte que la parol interieu- 
de cet aju^ S2ffi2^ S^, 1 '*" remplit exUment Ucap^t 
annce paroi, et n'tm-ai* P r f Cdu tion, recoupment aurait cu lieu commc par unc 
^it sentir dans |J rf», ^LP^°P 6 V inflMn <* & la variation de longueur qui se 
(Const* en la Memnrin aJ\ a , dlmerisi ™S lorsque V eau coule a plein tuyau . 

na de la Academia de Cencias, ano de 181 7). 






239 

cia un testigp, lo decia uno que asi lo habia experimentado, pro- 
curado y observado. Luego ese tubo no era, no es pared delga- 
da sino un verdadero tubo adicional ; la relacion de su longi- 
tud a su diametro es 1, porque */i =1 es la primera couver- 
gente de la fraccion continua 

17__1 
20-1 , 1 

• 2' 

pnes que la segunda es 5/6, y <-l. Luego M. Bergs, Director 
del Canal interocednico, no afirma, en absolute, una verdad 
cuando escribe : la pared mas delgada que el diametro del orifi- 
cio no suprime la contraccion, &*■; dice lo que ha visto escrito 
con error, y no lo ha observado; porque, si a espesores de pa- 
red pequenos para orificios no grandes, en algo inferiores al dia- 
metro de la luz, se dan pequenas cargas, se ve que hay relacio- 
nes, como la do 17 mm a 20 in - m , para las cuales, siendo la longi- 
tud en algo menor que el diametro, el agua sale a boca llena 1 
esto es, sin contraccion. Lo afirmado por el Sr. Habich, y las 
palabras de M. de Prony son suficientes para probar lo que de- 
seabamos, a saber, que el tubo de 17 milimetros arroja el agua a 
oca llena. P er o para mas abundamiento, citaremoslas doctri- 
n as de otro autor que corroboran nuestra proposicion. En 
e «cto, M. de Beudant, ha escrito: 

arWf' 3 :! 9 " t Aumet **0 del gasto con tubos cortos.—La experiencia nos ensena que 
uaptando el extreme de un tubo al orificio de un vaso, el gasto puede llegar a ser 
te 2. t m * S grande °I ue P or un otihew abierto en pared delgada; pero, para que es- 
* J!l f ten g a lu gar ; es necesario, i<> que el Itquido pueda contraer una net ta ad- 
aZn Cl f C ° H las P^edes del tubo: asi el efecto no tiene lugar cuando sttviendose de 
£?'' tnterior ^l tubo estd untado con una ligera capa de grasa, 6 CUANDO SU DIA- 

Cesarin D , WASIAD GRANDE COMPARATIVAMENTE A SU LONGITUD; 2? CS ne- 

Zln T C la salida sc verifique en un medio resistente; asi el efecto no tendra lu- 
saren el v«ci " (i). 

Pero la razon del diametro a la longitud 6 viceversa, en el 
lnb ? Escrito P or la ley, es 16 S/ 6 = 1 proximainente, por lo 
CUal est « diametro se halla muy lejos de ser demasiado grande 
comparativamente a dicha longitud : luego, mientras el tubo no 
fte engrasado, el agua al salir se adhcrird a el y se derramara 



1 Vi wv ^? ^ ttgUct ai «Ulir *t> W*w' 

oca lle ^ segun el sabio Beudant Y 




240 



quiera tal adherencia con las paredes del tubo, 6 para que pueda 
mojarlas, que fue lo que cuido Prony, basta hacerlo de una sus- 
tancia a que pueda unirse el agua : con el vidrio, las piedras 
y los metales hay un buen resultado, como lo henios visto en 



Unive 



ha h 




pared, 6 no ha tenido 



ca llcna. 



do 



que he 



En esta parte, pues, a mas de las autoridad 



citado, afirmamos un hecho 



del 



cual, por ser tan £acil la repoticion, los lsctores pneden satisfa- 
cerse por simismos. ^ Anadimos mas: el tubo no solo arroja el 
agua a boca llena bajo la carga de cuatro centimetros sobre el 



2 



hasta de 



f 



de 



hecho de 



rificar 

licado. dem 



duden de nuestras afir- 



E 



de gasto asciende a 0*84, no es cosa d 

ralidad de los buenos cscritores de hid 

supuesto, el coeficiente que da el calculo, e», no solo 0'85, six 



nosotros asl lo demostraremos 




-bora, nos basta 



- >tros, 



t 



Ubland (1) cuyos Kbros sou, s i duda 



SecciSn II; pew> 

los Sres. Duloe. 



obras de hid 



moderna. De este mo- 



(0 It nS ITT en J?T ! braS _ d ? l0S d ° S P rimerOR ,- ^a"^ iU P^^^tfhlJ 



En la obra , . 

Constrtkteur-Micanitien^ 



hjjK "j/ " respectiramente, 'pigs. 36 y to. 

"Aitt TV* fjanc * s P° r Lah 4*. Faucon, y Wolff, se lee, en la pfe «*' 
irulur /? '{'""'"W—Le coeficient de depense « varie avec le rapport delalc 
gueur / de 1' ajutage a son diametre d, ' 




u 



Pou 



doyenne p. ~S- 



r ajutajes cylindriques courts I 



1 



2 • r> 



a 3'5J 



on a en 



0-815 



V 



» 



£>e modo 
crece dei i 2 

deuXT/n^ Inn TV? , n ' ltur;, l- P'T'iac, a igualdad de c 
^ COn la lon S llud &> tubo, y se disminuyc el gasf 



U la bngitud aW 

,to de o-88 I 0* i gJL 
le carga, crece el frotasr- 






241 



do, si en la ecuacion (191) que da el gasto de un orificio 6 sec 
cion cualquiera en la unidad de tiempo, se escribe 

V-V2P; 

y se multiplica el producto por un cierto coeficiente m de gusto, 
el volumen que pasa por tal orificio 6 seccion, como se vera des- 



pues, se expresa por 



Gnm.S. V2gh; (i97) 



y para el valor Q' 35 y G'87 de m } que dan los senores Dulos y 
Graeff, el gasto sera 

G — 0-85. S. V2gh, G=crS7. S. V2gh- (198) 



Pero dice el S 

tenidos por la fdrnml 
de la 



con los deducidos 



zficiente 



irse a 0'82. Asi, para tubos adicionales de pequena longitud, 
se tcndrd (1) 

G=o-82. S.V2ih- ( ! 99) 

Y notese que tal es la formula dacla por todos los bidyauli- 
cos, dignos de este nombre, para el gasto que producen dboca 
llena los tubos adicionales exteriores (2) ; mas, por el tubo de Pro- 
ay 6 el adoptado en nuestra ley, el gasto es d boca llena; lue- 
go, vale dicha formula para este tubo. . 

Ahora pues, como se ba observado que con presiones de 
consideration, los tubos cuya longitud es de dos 6 tres veces el dia- 
metro, ya dan el agua a boca llena ; se ba deducido que, para 
tal longitud es aplicable la formula (199). Pero de aqui con- 
cluir, corao lo hacen mucbos bidraulicos, que solo con la tingi- 
tud hidicada hay el MAXIMUM DE LA SALIDA, y que solo entonces 

EL MAXIMUM DEL COEFICIENTE DE GASTO ES 0'82, es anrmar, 

como verdad, un error manifesto. Y no es solo en asuntos se- 
wejantes en los que se descubren yerros en los tratadwtas de 
ciencias exactas: en otros mncbos, las obras de los matemati- 
cos estan llenas de errores. Ya bemos visto y probado (d los 
graves yerros contenidos en las obras de D. Mariano V allJejo, 
y <*> los cuales ba incurrido, seguramente, por baber copiaao 




<">, fatM palabras constan en el tamo y fig. ^^^S^U^ 

Z J d * es idinti ca i la ensenada por Herr Uhland, que hemos mdicaao en 



Precedcute. 



mas, en la 5/ 



l^vL-cuCRte. 

cion { fr i P ° r ah °f a n0s contcntarcmos con la prtuba de autoridad ; 

f/' dt ; i ?^trairemos la verdad de esta ecuacion. p Y nne«to en la ilustra- 

cion & J /**»« ***** '* nos - 99 J 100; como tamb.en lo expne^ to «. 
CI n que hem()s da<1(> al ,^ ccr ^/elaljvo a l 2'.' error cometido eu 1 

csla ^ anali/.ando. 



242 



( 



lo cle otros autores; pues, bien, abora vamos & indicar el error 
que han asentado todos los escritores de matem&tica* puras, 
nienos uno, que lo sepamos 4 lo menos, en los tratados de alge- 
bra superior : en las obras de todos alios se demuestra la pro- 
posicion siguiente: 

Las m relaciones que hay entre las m raices de una ecuacion y 
los coejicientes de la misma, no bastan para deter minar est as raices. 

Mas, lie aqui que un inatematico moderno demuestra que 
no solo son suiicientes sino qu# unas pocas de las m relaciones 

BASTAN PABA ENCONTRAR ESAS BAICES (1); 4 que Slgnifica es- 

tol: significa lo que dice este algebrista, en el prologo de su 
obra, que hay error es tan bien disfrazados para usurpar el puesto 
de la verdady que no ban podido ser conocidos por los matetnd- 
ticos mas eminentes: al contrario, estos mismos han venido all- 
mentando y demostrando, como verdad inconcusa, un prmcipio ente- 
ramente /also, en extremo trascendental y danoso, no solamente a la 
ciencia, sino tambiSn y en may alto grado a los que se dedican al es- 
tudio de las matemdticas. 

Por felices nos contariamos si, con la discusion razonada 
que bacemos en esta parte de nuestro ESTUDIO ACERCA 
DE LAS AGUAS, lograramos que los futuros escritores de 
bidraulica observaran y calcularan mucbo ; de esta manera sus 
trabajos barian conocer la excesiva generalidad con que se 
asientan proposiciones que, por lo mismo, lejos de producir un 
beneficio, son un manantial fecundo do males para la cien- 
cia, como lo manifestaremos despues. 

Esto supuesto, repetimos que bay un error al asegurar, en 
absoluto, que el mdximun del gasto se produce con longitudes de tu- 
bo, tguales a dos 6 tres didnietros. Porque, si disminuye la carga, 
la salida d boca llena se efectiia con longitudes mucbo menores; 



y el hecho del tubo de Prony lo confirma. En este caso, e 
iguales las demas condiciones, el tubo mientras mas corto da 
mas gasto. 

f He aqui nuestra proposicion en la que insistimos porque 
asi convene 4 la ciencia : con una presion fija y salicndo el agi ia 

a boca Ikna, EL TUBO MIENTRAS MAS CORTO DA MAS GASTO. 

i la razones obvia: con la salida a boca llena, mientras i»as 
corto es el tubo hay menos frotamiento entro el liquido y ^ 
parades del adicioaal; aurnentandose, pues, la longitud, el tro- 
tamieato se repite en un espacio mas largo, lo quejW retard® 
considerablemente la vclocidwl, hace disminuib EL GASTO. } 
para que nuostras aserciones tengan toda la f uerza que se exi- 
ge en j as tesis matemiticas, apoyemoslas en la autoridad. W' 
cen ; entre otros hidniulicos : 



a) Herr Uhland, lo que se lee on la nota que 



mos puesto 



. , x _, __ — _ en la noi-a quo antes 

la disminucion en los cooficiontes de gasto ctta 



(l ) R. Fernando G v - .. . 

1 Fl . 4 



/ - * 



243 



crece la Iongitud del tubo, demuestra la verdad de m ra pro- 

El Sr. Dulos, al razonar sobre la eenaciun (198): 



posicion. 




Observamos que al establecer esta f< t „ 

del frotamiento de los filetes liquidos contra las paretic* ill tub . l» 
que no es pcrmitido sino en el caso da ten- r el tubo cilindrk m 
hngitud muy pequeha (1). 

Luego debemos concluir, quo el gasto calculado par esa 

ecuacion sera tanto mayor cuanto menor sea la longitad del tu- 
bo, porque rnenor sera el frotamiento; por tanto, si la longi id 

es un minimum, en el derrame a boca llena habni un maximum 
de gasto. 

c) Beudant, al estudiar el mismo punto: Cuando el tuba 
ciUndrico es horizontal cl Uquido tiende a eonservar el mismo grado 
de velocidad por toda la hngitud, de modo que el gasto deberiaser 
nno mismo • perd aqui el frotamienio, rcpetido sobre un largo espa- 
cio, retarda consider ablemente la velocidad, y de tal modo que mm 
puede suceder que la salida no se haga sino gota a goto (2). 

Al disminuir, por tanto, esc espacio 6 sea la Iongitud del 
tubo corrida por el agua, bay aumento en la velocidad, y se au- 
menta el gasto ; y si tal espacio es un minimum con salida a bo- 
ca llena, el gasto sera un maximum. Abora, pues, en esto, pre- 
cisamente, consistio el feliz invento de Pronv : por una serie 
de experiencias, variando ya la carg.i, ya el diametro, ya la 
ongitud del adicional, logro descubrir un tubo que, con una 
minima Iongitud y a boca llcna, producia un voluraen igual, con 
pequenisima diferencia, al de la pulgada de font an ro, 6 al de su 
equivalente, la antigua paja ccuatoriana. Luego, este tubo, se- 
gnn la teoria de los autores mencionaclos, tan racional que bas- 
te el sentido comiin para aceptarla, debia producir un gasto ma- 
xima; j por esto> s - parft una l 0I1 git u d dohle 6 triple del dinnv- 

Y° e J coeficiente, por lo dicbo antes, resulta ser 0*82; con una 
Iongitud much} rnenor, el coeficiente sera mucho mayor: icualse 
tomara? He aqui lo quo dice al respecto un sabio hidraulico 
moderno: Para un orificio circular en pared delgada, M. Bou> - 
psq encucntra un coeficiente de 0*657, y para un tubo adicional ci- 
tfndnco exterior el coeficiente 0*84, cifras quo dfirren muy poco dc 
0S v *hres medios 64 y 82 que da la experiencia (3). 
, Si, pues, 0'82 es solo un valor medio, es porque, siendoigua- 
le § las otras condiciones, hay casos en que puede ser mayor; 



1 




ill J? mo yp%. citados. 



lenim. , :Lors q"e lc tuyau cvlinrlrique est horizontal, le liquide tend a con>crver 
vStS, t S1 ^ de vitesse * ur t"«te la longueur, de sorte que parte* la dteoKde- 
dSabl^?^ e; mais ici Ie frottement, repete sur un long espace, «^^ 
Plufo^ nt k Vitesse ' et k tel Poim qa' il p«t arriver que Y ecoulement ne ,e Basse 
^ ^ tfe k S° utle - [Obra citada, edici<5. dc I 838, pag. 276I 

X J) Four nn ^..-;£„~ ~: i_- .« — ' ^_-~; at Hrm^mrrsn 



■•L ensure assez peu des valeiu 
L^iaeft, tomo y pag. citados]. 



2-14 

pero el gasto crece siempre que, con las m Ism as condiciones 



a 

longitud del tnbo, 



que supone disminucion en ]a 

84. Mas, 



el tubo de Prony no puede ser pared delgada, porque, como lo 
hemos probado, arrqja el agua a boca llena; y tiene una longi-* 
tud may pequeiia. Luego, el coeficiente de gasto para ial tubo, es 
de 0*84. Y si alguna influencia pudiera obrar la razon del dia- 
metro (2 centiinetros) a la pequefia carga (4 centimetres), por 
lo que veremos despues, el coeficiente sera de 



0-84x0-998=0-838 32; 



luego, 



tidad en alga 



menor, sera, con mayor razon, seguro el resuUado ; y, cornparad 
con este coeficiente el del calculo de que nos ocupamos, se ve 
que el 3^ r error es tambien por defecto. Luego, corregido este 
tercer error obtendremos eon mayor razon, un resuUado que excederd 

ft V» AAA 1 M r% /, s\ *mt — / 1 _ 7- ._ _^ _ .. _ 



en mucho id celebre diez y ocho. 



Y 



Mariano V; 



D. Mariano; puss, en el T. I, pags. 178 



de coeflcientes v d 



calcularlos, tales que si les supone la generalidad que piensaei 
autor, y de la cual careccn, iuducen n aria m n error, co- 
mo se demostrara en otro lugar. 

Resumes. — De todolo expuestoal diseutir lo relativoa 

ios tres grandes errores comotid 3 en el calculo con que se ha 
pretendido mipugaar la ley do aguHs, resulta, que por haber he- 



rn 



0'752 9, el error es >' = 0*082 1 ; 



9= 979-4001, » " » c" = 1495 9; > (l>) 
* — 86164*0000, " .» » e "' = 236*000 0. 

Veamos ahora si determinado el influjo de estos — . - 
corregida esa operacion aritmetica, llamado cdk^o maternal^ 
.se producen los veinte Metros CUBICOS fiiados por la ley. . 



v 



Cua: 



ncio circular S .2 ''.,"" i ' "'• i , 

Vi ~~ " r ~ » y se considers, el tiempo t en 
^eguiido, hallamos 



de 



G-mXtX-tr^X V2gh, ( 200) 

fwmnU que, como lo h uosd Ik, y s„ demostrara on la I '[ 

i, es laadecoada para el caleulo del gasto 6 volumen que fi 



J 




Ahora, paes, tres * 



245 



el valor adocuado: lo que equivale a decir, que G es una fun- 
cion de las tres variables in, g, t; y que adquirira un valor 
justo cuando al mismo tiempo cambien las variables indicadas: 
si Gri es el valor alterado, debera ser 



Gri = Gr + el aumento 

producido por el cambio de las variables. 

Esto supuesto, para los incrementos e', e", e'", las ekpre- 
siones m + /, g + e", t + e" f y mediante el teorema de Taylor ex 
tendido a tres variables, producen 

61 =/ (m + e', g + e", t + e'") =/ (m, g, t) +/» x e' + — 



+/t X e 



// 



dm d g dt 

al despreciar los terminoS correspondientes a las potencias so- 

periores de los incrementos, desde el segundo grado. Si se eje- 
cutan las diferenciaciones indicadas, y se escribe 



result; 




i 



e' - dm, e" = dg, e'" 

( i^-. e' = t. k r^ . V2Tir d in, 

dm ° 

d G — d g 

- 1 — . e " = w. t« - r 2 . V2 h. . 7r7ir~> 
d^ -■ v ff 



6 



dG 



dt 



. e'" — in. -r- V2 gh- dt, 



De est 



6 modo sera 



Gr = + jL<L. e / + JA. e " + JJL. e'" - G + - * 

dm * de tit 



V2 h (t, V"gT a m 4- m t- -|^-- + m V g- * ) 

Si escribimos por e', e", e"'< 6 sus igoales <lui, dg. dt, los 

le of : llallado ' s en < b >' y ejecutamos *« s operaciones indicadas, 



/ 



246 

t X V"g"Xd m = 221 385*452 894, 

■ m x t x J-S=, - 1 550-442 429. 

m X V7X d t = 5 560-698 7SS, 
Suma =228496-594111. 



Asi 



es 



produ? del 2? miemb? = 8 885 736 x 228 496*594 111 

* 

2 030 360*"- cubs - 412 169 500 696 



2 m. cubs. 030 360 j 

y recordando el valor de Q dado en (a), resulta, finalmente, 



G, 



i8 m - ^^004489 
2 ,, 030360 



20 m. tftai 034 S49, (c) 



que son los veintE METROS CUBICOS que data ley; pnes i el 
pequemsimo aumento de 34 litros en 24 horas, es una cantidad 



despreciable. 



■c 



,., ~*eemos que tlinguna razort llustraday 

to bre de pasion, despues de cdnsiderar atentamente los Wnda- 
ttitos en que se apoya el calculo precedente, puede un wstart- 
dudar de la verdad contenida en el resultado [c], porq^ 



ejemplo, la e< 
4 + 2 = 6: 



asi procedieran estarian immilsados 6 por una suprema 



pa 



ignorancia, y con los tales no se puede discutir; 6 por u 
sion irracional; mas, para con estos, antes que discuti 
vendna poner en practica el aforismo del FilosoEo: Contra nt 
gantespnncipia fustibus est arguendum. , 

«*«♦ *? racion almente no se puede poner en duda la vera. 
f °^ n f lda , e * el resultado [c], porqu,' la correccion hecha <*, 
los dates de la fey, se funda en autoridades irrecusable*, p* 

«so es concluir, que yerran, ,, 1nd( 

pj " , Los aut °res 6 cientificos que. para el doble modulo 
en^otros 1 - centimetros de presion sobre el centro } 7 sm 

P%2uT ngaUd JeU " e: For »«<l«>r' d> V InzcnUur-constnuter, edici6n de ' 



S# 



247 

Daguin : Cours de Physique, edicion de I 878. T. I, pdg. 219, $ 248, 
Uauradrt: Tratado de Aguas y Riegos, edicion de 1884. T. L par. 112. El 



ouuraan : principles UJ Physics, edicion de I 865, pag. 1 78, $ 221. 
Sohgpac: cuando ha contestado a una pregunta que al respecto se le hizo 
[consta en el N? de "El Municipio" anteriormente citado]. 

2? Los cientificos, obras 6 autores que den cinco centime- 
tros de presion sobre el centro j entre otros, se conocen los si- 
guientes : 

Bergs : pi^es, en* la contestacion que dio a una pregunta hecha a) respecto 
practice un calculo con un falso coeficiente, porque supuso una pared delgada; y 
como, para un segundo de tiempo con la presion 4 c. m., sacri el valor 0*183 2 litros 
en vezde 0-231 48, es tnaniflesto que, para obtener este numero, lo menos necesita- 
na de cinco centimetres. Si el Sr, Bergs hubiera tenido la astucia que adquieren 
los hombres versados en cada clase de operaciones, habn'a maliciado que a/go que- 
sjgnificm es.a prescription de 1 7 milimetros, ni mas ni menos; pues, si el tubo 
ivaliera a i\na pared delgada, podria ser menor que 17 milimetros la longitud |~v. 




iviumcipio" I\? 91. del 2&dejunio de 1 89c: ,_ 

Benoii: Quide Dh Meitnier, edicion de I 863, T. I, pag. 204, $ 4°7- 
*fchich, conjestando a una pregunta que se le hizo sobre el particular [v. "El 
Mumcipro", N? 67, abril 12 de 1 889] 

Memoirs De L Academie Royale Des Sciences Dc L Ins- 
titut De France, A mice 1 817. 

Hay tambi^n una edicion del Fbrmulario de Armengaud 



feme en que se indica 

4 Y los que asignan n^as d 



nente senor Vgnficio M de Vavona que da sits UNOS SEIS u*~ 
fimetros cuan<&>, couio, ng&teiuatico, contestaba a otra consulta 
que se le hiz;q% % que s&debe pensar de estos ? 

tv. Io dicho por el seizor- <fe Varojva en los Nos. 84 y 85 de "El Municipio", 15 y 18 
oe febrero, de 1 890] v 

Oualai^era cabeza bien organizada, sin ser de matemati- 
co, entieu^e, que si set's es la suma de dos micros,, y uno de 
los sumandos as dos. a] af,m nn nuftdft ser ni tres ni cinco, rau- 



*os sumarxdos es dos % el 



es necesariamente cuatro. 



-Man, d^este.niodo, en lo cierto los autores siguientes: 



Armciifiraud Ain 



Une: Traite Des Moteurs Hydrauliques, pag. 48. * 6 ■ ■ 
: Ciirso Elemental De Mecdniea Teorica V Aphcada, 



Ch, Deiaunay. ^utw ^ic/hi-mui *sc 
v 443- [se habla de la edicion espanola]. 



pag. 5* > 



onnaire Des MatJumatiqtiesAppiique'es, pag. 
"ours De Mecaniquc, 7\ III, pag.. 7°» » 4«- 



l 071 



H. Sonnet: DictL. ,„ w _ 

|ascil Dalos: 6V//;*j De Mecaniqiu, *..- w r ^>-' - -. -• <t -,, 

J- Weisbach: Lehrbuch Der Theoretischpi Mjtckmf** P^ l <33* V 5 12 * » 

NoTA.^La respuesta que liem^s dado a la objecion I es sii- 



ficiente para, desprecia* Qualesquier* otras que se hicieran ; pe- 




D] Notese que lo^Sres. Lfaumdd, Solignac, Bergs. HjjJ^g ^ 



--"-"nsmtados, desde Qujto 

««</«/«, de Pronv: oenJ las 






248 

ro, por dar union a las cuestiones afines, vamos a examinar 
las demas objeciones que se han hecho a la ley de aguas; con 
este proeedimiento consignaremos ciertas ilustraciones que, de 
no hacerlo asi, expondriamos en la Section II. 

II. Obj ECION. — Pero j Seiior ! suponiendo que los datos 
de Ja ley sean verdaderos, lo seran solo en Paris, mas no en 
Quito, donde, por ser menor la gravedad, la carga de euatro 
centimetros ha de dar necesariamente un gasto menor. ( v - la P arte 

ultima del 2? Irozo que consta en la pdgina 114, contenida en el N? 84 de " El Mu- 
nicipio", 15 de febrero de 1 S90). 

Bespuesta.— Abra el librp de M. de Prony intitulado 
RecneilDe Cinq Tables: $que halla Ud. en la pdgina 9? ,_. 
al exponer lo relativo a las Considerations generales sur la theo- 
rie physico-mathematique du mouvcment des eanx dans Us ca- 
nanx decouverts ct dans les tuyaux de conduite. liquation fou- 
damentale, dice : Yo observo que g (la gravedad) aunque sus- 
ceptible DE LIGEEAS VARIACIONES en diferentes pnntos del esfe- 
roide terrestre y a diferentes altnras sobre el nivel de la mar, en el 
genero de investigaciones de que aqni se trata (los cursos de agua 
y solo para estos) no se puede mends que considerarla COMO UNA 

CONSTANTS^ absoluta [1].— Ya love: la gravedad aunque 
eambie, si bien lo hace en cantidad muy pequena, debe ser con- 
siderada en los cursos de agua, y solo en los cursos de agua, co- 
mo una constante absoluta. Pero lo constante no tiene varia- 
cionesj luego, en los cursos de agua, la gravedad no tiene va- 
naciones; odeotromodo: aunque en absolute las tenga, es- 
tos no influyen en los cursos de agua. Por consiguiente, como 
se ha afirmado en una nota al n? 166: dos orincios en iguales 
conrhciones, dan el mismo gasto aunque el uno este situado en 
el Ecuador y el otro encualquiera de los polos.— ; Absurdo, absur- 

UO! — iPorOUe?: i nn ,m TJV1 "— «fl- ~£ -- ,nkin ntift. a 



rma un saoio uuc, 



, -*■ fit »~ ^ u* UUU aOl 1\J itiiJ lii(l LAX* ^t«^^ -j r 

pesar tie reconocer variaciones en la gravedad, pudiendo dedu- 
cir lo que cualquier hijo de vecino deduiera, concluye de un 
modo opuestoT j Ouanto habra calculado y observado aquel sa- 
too, para ahrmar una cosa contraria a lo que el instinto parece 
aecir a cualquiera, aunque no sea matematico!: declare Ud ; o 
que el sabio M. de Prony, llamado por un eminent* inecanico 
inoaerno [2], el verdodero fundador df. la tearia de los cursos de 



agua en l os tubas y cauales, es UN LOCO, 6 que en su asercion 
hay una gran verdad que no alcanzan a descubrir LAS INTELI- 

vi!p n VULC ; ARES - Mire Ud.: cuando antes de Oopernico 
y ae iralileo, alguno, sabio en forma, hubiera dicho que era la 




•obstante absolu^". 



s a difTerens poi» 

- -> en doit p 

corame w 



») * E*«nfo ColligBon „ lc tl ,a. 



249 



Sol 



manifestaba 



de ali 



prudentes lmbieran debido suspender el juicio, j no negar a- 
quel aserto^ porque, si nosotros juzgaramos ahora sobre el par- 
ticular, califieariamos de sabio al primero y de nccios a ]os se- 
gundos: cuidado se cumpla en lo porvenir nuestra afirmacion 
conlos que creen— como D. Mariano Vallejo — haber encontrado 



error en la tesis de M. P 



V 



tambien un sabio grande ; y ? sin embargo, al citar aquellas 



M. de Pronv, escribe 



Ann que yo respeto 



putaciot 



de Mr. Prony, y le estoy muy agradecido por los fawns que me 
ha dtspensado mien tr as he permanecido en Paris, me parece que 
su proposition solo se podrd considerar como verdadcra en aquella 
parte de la Franc ia que no es montuosa; la cual viene a tenet 
por centto a Paris ; . y en ella las variaciones de la fuerza de la 
gravedad no son demasiado grandes; pero de ninguna mane r a, 
se pueden considerar sus tablas aplicables a todos los paises, y con 
especialidad a Espana: &* (2). Y mas adelante aiiadeeWtf- 
b*o D. Mariano: 29. Consecuencia general. — Queda, pues y de- 
mostrado con la mayor evidencia, que por ningun titulo se puede 
considerar la fuerza de la gravedad 'COMO UNA CONSTANTS AB- 
SOLUT A, sino para lot 'alidades que distenpoco enlatitudy en que 
la diferencia de altura sobre el nivel del mar no sea de mucha 
consideration ; y por lo mis mo las formulas que se vean en los 
Autores, cualquiera que sea la celebridad de estos f que no con ten - 
gan indeterminada la gravedad, no pueden ser aplicables a pat- 
ses distantes de aquellos en que se han formado los cdlculos; y 
que para die has localidades es indispensable hacer uso de las for- 
mulas queyo presento ; en las cuales la fuerza de la gravedad 
u Italia indeterminada ; siendo indispensable al hacer las apli- 
caciones, determinar . ante todas cosas la fuerza de la gravedad 
por el mitodo expuesto [5], para sustituirla en nuestras formulas 
generates (3).— Vamos despacio: 1? D. Mariano incurre en 
el sofisnia que los logicos llaman de accidents porque lo di- 
cho por M. de Prony respecto a la gravedad, como un acciden- 
ts kablando de los cursos de agua, aquel lo toma escncialmente 

^lando dice: por ningun titulo se puede considerar la 

fuerza de la gravedad como una const ante absoluta : nosotros 
w conocemos persona que haya dicho lo contrario, en sentido 




01 L £ ratu ™ < HisLria de la Fthsofia, Ts. II y I, respectivamente) 

; i, lmlica,Ia > T - I P«£ s - I«jrl23. 
oj Id. pagr. I5 3. 



(V. entrc 
lladas II is to 



250 

tan absoluto. 2? | Querra D. Mariano que se determine \; 
gravedad por el censabiJo mctodo de restar dos veces la fuerzt 
centrifugal: Dios nos libre de aquella sabiduria que confun 



de 0° coi} Jo de 40° \ 



de Madrid, 
Palmar de la Bepublica 



del Ecuador, &? &? (1): lya. estos hombres se les llama 
sables t |y estos hombres se citan en contraposicion de verda- 
deros sabios, lumbreras de la Humanidad? En 3 er lugar, Jpo- 
dra Ud decirme como ha demostrado D. Mariano, y con la ma- 
yor evidencia, el sofisma de accidente en que ha incurridof- 



Ha!: con ejemplos.— ; Que ! : % con ejemplos, y errad 
ya se ha dicho, por ser falsa la gravedad introducida (2), 
se demuestra CON LA mayor EVIDENCIA una proposicion 
af in 6 contraria de otra ? Pero, demos que los ejemplos no es- 
ten errados, y que se pueda aceptar ese metodo inductivo de 
infima escala : D, Mariano ha supuesto, que siendo embudada 
la forma de los orificios que indica en la mayor-parte de esos 
ejemplos, ya no habia mas que hacer; pero no tyivo en cuenta 
que dicha forma, para que se pueda, adherir el agua al embudo, 
debe cambiar, en cuanto a la magnitud, con la yariacion de ve- 
locidad de la vena liquida que a cada graved&d corresponde, 
como se demostrara en la Seccion It Ademas^ en otras partes 
de su obra comete dicho Sefior el sofisma llamado petitio prin- 
cipa por los logicos ; pues: 1?, debia (^emostrar la influencia de la 
vanacion de la gravedad ; pero, al| introducir en el calculo de 
los ejemplos distintas gravedades,. Jia tornado como medio para 
laprueba lo mismo que dcbia probarse ; 2?, al calcular dichos 
ejemplos con factores diversos, como lo son las varias graveda- 
des, pero sin cambiar los coeficientes de gasto que solo correspon- 
den a la gravedad de Paris, supone pero se nota una proposicion 
que no lo es, a saber, que al variar las gravedades NO CAMBIAN 
Dichos coeficientes; y este es un nuevo error que debesu- 
niarse con los indicados en el Libra. II, Seccion I, n" ™ " 
todo lo expuesto, las aserciones de D. Mariano Vail 



Por 



erdade 



ncos, deben considerarse como capaces, no d 

m siqmera de suspender la aquiescencia que deben dar 
10s hombres que quieran ilustrarse. Y Ud., seller 0^^ 
si no qmere perderse en el laberiuto de las ciencias, solo de al; 
nos conocido pero de muchos muy ignorado, no se fie del con- 
ductor D. Mariano. 

Destruy amos, sin embargo, la objecion oponiendole prue* 

estribaL ^T2? S*° S ° bre ,a g^ved*! al dilucidar lo relative al 2? «*» f$ 



o 



51 



cierta uui- 



bas directas dela verdad, es decir, de ]a aserci/m eonkaria, v 
tomadas, esto es lo curioso, de la misma obra de Yallejo. 

1? Despues de manifestar (1) que M. de Prony se propuso 
obtmer una teoria fisico-matemdtica de los ftuidos fundada en to* 
seguros prmcipios dela Mecdnica, cnriquecida y vtrijkadn por tn 

experience; por ser RESULTADOS INMEDIATOS DE LAEXI'KKIEN- 

CIA, utiles para formarse una idea en general de lasfnerzas acclera- 
trices 6 retardatriccs que MODIFICAN LA ACCION DE LA pesaN- 
Tez en EL movimiento DE LOS FLUIDOS; acepta como verda 
des mconsusas, las consecuencias deducidas de ios estudios he- 
elios por M. de Prony. Asi es evidente : 

- Le,m ^ a ^°' tJn fluido, como el agua, que corre por un 
tubo 6 canal de una longitud suficiente para que pueda eatable- 
cerse alii su regimen, esto es, para que el proceda con 
rornudad, sufre resistencias que ptieden ser niiradas como fuerzas 
rctardatrices, cuyos valores SON DEL MISMO OEDEN que la que wi- 
de la fuerza acelcratriz debida a lapesantez; de donde se sigue, 
que estas fuerzas pueden no solamente disminuir VI efecto de lape- 
santez, en una cantidad finita, sino aim aniquilnrla y reducir el 
movimiento a la unirormidad" (2). 

Este RESULTADO obteiiido por la experiencia y por los he- 
wospositicos que prescnta la naturaleza, como lo dice t) Mariano 
V a lejo, tiene de ser verdadero y aceptable. Luego, si para ca- 
da jugar de la Tierra hay un efecto -¥ a que corresponde a la 
aeeion de la fuerza acelcratriz debida d lapesantez g, y que varia- 
ra en cada paraje por variar esta fuerza, tambien hay resistencia 
6 farzas rctardatrices cuyos valores Son del inismo ordm que + «/ 
y pueden, no solamente disminuir el efecto de la pesdntez 6 sea el 
incremento positivo que recibe, en una cantidad Jinita, sino aun 
aniquUarlo. Luego para los cursos de agua, en los diferentes 



del mundo 



<g + a')-a'=±g 



S * 



Pop fanfn v^n^o *«lw* «,,™a«, 7., ^^xt^AuA pa sifirhr>re la mis- 



dad e 
habe 



ma; puesno innuyen sus variaciones, por haber causas opuestas 
1«e las compensaii. Luego, la grdvedad para hsjluuhs en el ca- 

so Supuesto, ES UNA CONSTANTE ABSOLUTA. 

. Esta consecuencia del 1. Resuttado oprincipio establecido, 
es endente ; mas, como D. Mariano Vallejo lo escnbio 20 pagi- 
|»as antes de la afirmacion contraria al teorema de Prony, so- 
^hgraocdadconstantc, y del cualdicho 1 Resultado eslaprue- 

\i\ I on, ° y obra citados, pags. lo2 y ifefi nos. S 2 Y 5 6 - 
v ' lom ^> y obra citados, pag. 102. 



mm'*** 



ba, no cayo en la cuenta de la contradiccion en que incurria al 
aceptar 4ste y negar aquSl. Pero si conviene notar que es cosa 
muy rara haber un filosof o que rechace la proposition y acepte h 
prueba que evidentemcnte la dcmuestra. 



2? Dice Bossut, segiin Vallej 



rozamientO) los pequehos orificios dan menos agua a proporcidn que. 
losgrandes; v que aumentando la alturadel depdsito, AUMENTA la 

CONTRACCION, LO CUAL HACE DISMINUIR EL GASTO 

Observaci6n. — Sea cual fuere la proposicion de Bossut, 
la conclusion que leemos en la obra de D. Mariano, parece afir- 



ifi 



nada 



pectivos; esto es, si con la carga de 1, sale 1, por ejemplo, con la 
de 2, saldra cosa como de f , con la de 3, i, &., lo que es contrario 
a la experiencia y al sentido comiin. Lo que Bossut ha que- 
rido decir, y que es una teoria de la hidraulica moderna, como 
se demostrara en la Secern II, es, que para cada altura, elgasto 
correspondiente es manor de lo que debicra serpara solo esa altura; 
porque, a niedida que ella crece, se auraenta la contraccion res- 
pectiva; pero no que el gasto de un orificio dado, para una cier- 
ta altura, sea mayor que el de otra mayor que ella. Por tanto, 
debe decirse que Bossut ha encontrado, que aumentdndose las 
alturas de agua sobrc un orificio situado en un deptisifo, aumenta la 

contraccion, conlo cual.se DISMINUYE dp: UNA PEQUENA CANTI- 

DAD EL GASTO QUE DEBl'A CORRESPONDER A CADA ALTURA. 

Esto supuesto, veamos las conseeuencias que se deducen 
del pnncipio de Bossut. Es manifiesto que las alturas multr 
phcadas por la superficie xi orificio comiin, y por las densidades, 
seran los pesos ; luego, decir que con las alturas anmenta la con- 
traccion, lo que hace de alguna cosa disminuir elgasto, es asegurar 
que con los pesos de las masas liquidas se anmenta la contraeMh 
lo que hace de alguna cosa disminuir el gasto. Ahora pues, con orr 
»waos y alturas iguales, en diferentes parajesdela Tierra, 6 sea 
con masas iguales, los pesos estdn en razon de las gravedades. Lue- 
go se pueden poner estas poraquellos: y resultn, segun Bossut: 
losaumentos de gravedad aumentmi la contraccion CON LO CUAL 

^E DISMINUYE DE UNA PEQUEXA CANTIDAD EL GASTO QUE DE- 
BtA CORRESPONDER A CADA GRAVEDAD. 



todo el aumento de una cierta gr 



d" 



respecto de otra, tiene por efecto aumentarel peso de la masa, 
con lo cualse aumenta el gasto ; pero tambien todo el aumento de 
ia misma gravedad tiene por efecto auinentar la contraccion, 
conlo cualse dtsminuye elgasto. Es asi que estos dos efectos son 

!m w 7 P ° r i° da h wci6n d « u ™ ^ f» erza ,l m T n °vl 

t-mto T q? ° i™ en 6no 7 otro sentido; luego son iguales. for 




(I) ° bra y ton "> mdicadoi, p 96. 



253 



ficios iguales, las variaciones de la gravedad, respecto del liqui- 



tfectos 



gastos 



nocambian: 6 en otras palabras: por no influir en tales gas- 
tos las variaciones de la gravedad, obra esta furrza como una 
constante sdbsoluta. 

En la Section II, al tratar de los cursos de agua que pasan 
por orificios cualesquiera, daremos, matematicamente, otra de- 
mostracion de este principio importante ; y se vera que lo diclio 
es tan cierto como la identidad 

3 = 3. 

Por ahora nos basta indicar que lo expuesto, fundado en 
las observaciones de autoridades tan competentes como Bossut 
y Prony, manifiesta lo verdadero de la tesis^que afirraa no cjer- 
ccr action algnna en los cursos de agua de rigimcn constante, las 

variaciones de la gravedad. 

Si esto, por lo que se ha demostrado y se demostrara en 
otro lugar, es asi, se incurre, sin duda alguna, en im grosero error 
al calcular el gasto de agua de un paraje, tomando la gravedad 
de este pero aplicando los coeficientes hallados en otro: las va- 
riaciones de la gravedad producen variaciones en la eontraccion, 
no bay que olvidarlo. Luego han errado, el Sr. Vallejo, cuan- 
do, en la obra citada, T. I, pags. 180 y siguientes, cree aplica- 
bles a Espaiia v a todo el mundo las Tab/as de coeficientes da- 
das en Francia por M. Navier (1); y M. Bergs, Director del Ca- 
nal in terocednico. cuando, al calcular un gasto de agua para ^in- 
to, con la gravedad de este lugar introduce un coenciente de 
eontraccion dado en las Tablas de Poncelet y Lesbros \l). 

Pero no se suponga que juzgamos miitiles las tablas de 
coeficientes bien determinados para un lugar cuya gravedad sea 
conocida : estos coeficientes serviran para poder calcular los co 
rrespondientes a otra gravedad. La manera de conversion o 

calculo se explicara en la Seccion II. \a~Ajim 

Para concluir la Respuesta que damos a esta objecion 
indicaremos los resultados de observaciones muy preci. as ne 
cbas en Quito, con aparatos arreglados a las dis ^*™» ™ J* 
ley y construidos de la manera prescrita j>or el br. A^ngaua 
Aine, en la pag 84 de la obra que nemos citado al pncipio de es 
* Libra. 4 una caja prismatica quadrangular recta que al 
Principio fue becba de hojalata y despues de plane has de cob ^ „ 
dipusieron tres compartimientos por medio de ^J^^ 
q*es, por debaio de los cuales podia el agua ^ n ^s delar- 
compartimienti a 6tro ; el ^^^^^ 



extremos de la caja, llegaoa w^ 1 " 
; v en una de las paredes verticals d 



reftttar 



petitio princip 



c *on compktamente falsa. _, xr . • •> ; un i 28 de 1 890. 

(2) Consta el calculo en el N? 91 * M El Municipio jutuo 



— 254 — 

el tubo de aforo; una serial movible permitia fijar la altura del 
agua sobre el centro, a cuyo ef ecto 



com 



medio de una fina cremallera. El agua del 
tubo se recibia en otra caja prismatica que tenia justamente un 
metro cuadrado de base y medio metro de altura. En las varias 
observaciones que se hicieron, el agua ha salido del aparato de 
aforo durante 5, 10 y hasta 20 minutos de tiempo ; despues de 
lo cual, el^ volumen se midio directamente por la altura en la 
caja nietrica ; porque a cada milimetro correspondia un litro de 
agua; pero, en algunas ocasiones, para obtener la aproxiinacion 
nasta en centimetros cubicos, despues d 
todo, se repitio la medida con un litro 
ciones de a 10 centimetros cubicos. 

Las observaciones se hicieron en los anos de 1 886, 1 887 y 
1 888, fueron _ publicas, muchas personas de la Capital las pre- 
senciaron, y siempre que se logro disponer bien la compuerta de 
desagiie, el resultado fue muy satisfactorio : jamas salioporel 
tubo, tan pequeno como es en loneritud, el a^ua contraida. No 



de crista! dividido 



de 



ha 



no ofrecen mucha seguridad, porque, como se ha indicado en los 
los mismos, fue dif icil arreglar la altura constante del liquido 
y ne aqui el resultado de las observaciones en oue dicha altura 



permanente 



en 24 horas dio 

una observacion, 19 m. ciibs. 3(54 800 



otra 



t 19 „ „ 980 000 

11 , 20 „ „ C08 000 

» » , 19 „ ,,987 200 



» » , 20 „ ,,016 000 (1) 



» » , • 19 „ ,,926 720 

» » 20 „ „ 080 800 




El 17 de juniodel 888 



cIaT^i - JUI J 10 -i e X 888 >*n presencia de las Comisiones 
m U rbT f 10n y de Hacie «da de la Camara de Diputados y & 
«Sff f P*™*** se observe con un tubo arreglado a las 



condiciones 



de 3, 4 y 5 




mtro ; el resultado en 24 horas fue : 
centimetros, 16 m - c " bs - 992 

» 4 » . 20 „ „ 088 



de3 



V 1} 



leerse 



\2\ F<:t>s„ ; ' «P"caciones dadas al resoe 
<k i L ^ Est4n ,nserta ^n d Iff 63 del mis.no ^e 



", noviembre 15 de 1 888. P<« de " 
pecto. 



255 



para la carga de 5 
y sabiendo que estos 



032 

i habra 



sona de recto criterio que juzgue posible ser cinco y no cuatro 
cenlimctros la carga necesaria'para obtener vcinte metros cubicos 
en 24 horas ? 

Ademas, los ocno experimentos precedentes, para la carga 
de cuatro centimetros, manifiestan que en Quito el gasto de 
la pulgada metrica se expresa por numeros que oscilan en las 
cercanias de 20 m - c ^s. 034 849 obtenidos para Paris en el ail- 
culo de correction heclio al contestar la Obiecion I. 



Y 



Quito?: lo que va de 48 



te, 40° 13' 20" de latitud sur; de 34 metros de altura (2) sobre 
el nivel de la mar, a 2 850 metros de altura sobre el mismo nivel. 
Iiuego, si los resultados de los experimentos hechos en Quito es- 



Pa 



lado 



cualquiera pueden influir en los gastos de agua; porque, si asi 
tuera, el volumen obtenido por las experiencias hechas en Qui- 
to, cuva gravedad es menor que la de Paris, debiera ser siempre 

[i] En el N? 88 de " El Municipio *\ del 18 de abril de I 890, en una nota pues- 
ta en la pag 130 de los " Documentos " citados, al hablar de la segunda de estas ob- 
servaciones, se asegura qae los experimentos se hicieron en un gracioso tarrito de ho- 
J* de lata: aquf hay gran malicia en lo que se dice; pues, como lo hemos insinuado, 
nabia dos aparatos de aforo, uno hecho de esta materia y otro de planch as de cobre; 
yambos construidos segiin las indicaciones que el Sr. Armengaud Aine da en la obra 
citaria, Se afirma asimismo, en dichznota, que otro experimento, — ! ™ Aa ' 

• did 19 248 litros, y que las diferencias de este resultadocon 

son tan monsttuosas como las que se apuntaron anteriormente : la seriedad de nues- 
traobra nos impide calificar tales aserciones; pero sepa el lector que, como consta a 
nuchas personas de la Capital, al tiempo de hacerse el experimento que produjo los 



citada. 
c. m 



con la carga de 4 
el de 20 088 lit 



mochas personas de la Capital, al tiernpo de hacerse el experimento que produjo los 
'9248 htros, se desoldo la caja metrica; y por esto no fu6 posible medir la cantidad 
^eagua derramada durante la observacion queduro 15 minutos: el resultado, pues, 
no pudo servir para formarse un juicio ; no asi el de 20 088 litros obtenidos luego que 
se compuso la caja. Lo ocurrido al hacer tales experimentos puede verse en el opus- 
cuio intitulado " Ley de agua.s : su necesidad : su verdad," impres 



impreso en Quito el ano 



ha t T0 sf ocurre hacer una pregunta: por qu£ sera que los experimentos tan repe- 
«aos, hayan sido 6 no perfectos los aparatos de aforo, han estado siempre en favor de 
Ua defensor es de la ley y no de los objetantes. Sobran los impresos pubhcos que asi 
X J ni i estraQ J y a P° co citaremos uno oficiaiqat es concluyente. 1 Que se habna di- 
tto de los Igenieros ecuatorianos defensores de la ley, si, vencidos con los expen- 
K>entos, se hubieran lanzado por el caraino de las consultas, para con numeros falsos 
ycontradictoriosvenidosdeafuera, pretender destruir la verdad de los resultados prac- 
Jcos? No: esos Ingenieros tuvieron de p.ofesores asabios de primera dase venidos 
cL k u lania; X Por esto, sin necesidad de consultar a nadie, conocian lo qu e se de- 
K I y ^ acian antes y despues del informe que did como consecuencia la sancion ae 
yJrV ^ 3guas - E * lo * " Documentos » publicados en " El Mumcip.o , qoetentB 
v «ces hemos mencionado, y en qne esta reunido todo lo que se creyo contrano ^a la 
le - v .noseha referido hecho afgano concluyente contra ella, como lo son en su fa- 
tos que indicamos. Si se leen tales '< Documentos ", y se comparan sus par es, 
u « las etas m,« k„ „ .--~t — 1— «™«>*h*«ilas determtnacione.- legale>. 



*gun las citas que hacemos, se vera que las opuestas a las deternunaciow* legates, 
%*&m« vtkdo* de afjr* y uadtmds que htos, por ser contrad^c on*. . mtre u 
"'anunaverdadera MOROKOAHax que L personas de scso no poaian menos d. 



prcciar. 

tji !-:sta altar: 




^-•Ualt.rae- 



pai\i lo,s dl fere »i tes punt | 



256 



menor que el volumen suministrado por el calculo para esta cm- 



dad. 



Pero hemos dicho que hay impresos 6 documentos oficiales en 
los que consta, que los resultados de los experimentos confirman 
laverdadde laleyde aguas. En efecto, para manif estar piibKca 
y practicamente que el calculo de la_ objecion I no1 
mento alguno, un ingeniero ecuatoriano pidio a la 
Diputados, el 5 de julio de 1 887, que esta ordenara determinar. 
iedio de observaciones, el valor justo que, por el art. 2? de 
a ley, podia corresponder a la paja de agua; pues se creyo que 
os resultados de los exoerimentos serian concluyentes contra la 



c 




• 



objecion hecha y las demas que pudieran hacerse. La Camar; 
nombrouna Comision ocasional; y esta, el 27 del mismomes 
en el patio de la Universidad, en presencia de niuchos indiyr 
duos y aun del sujeto que creia inf alible su calculo, procedio a 
ejecutar los experimentos convenientes con aparatos iguales a 
los descritos: el resultado manifesto que habia justa correspon- 
dencia entre los articulos 2? y 3? de la ley. En consecuencia 
la Camara, en sesion del 1? de agosto de dicho aiio, aprobo este 
informe: 

"Excmo. Sefior: Vuestra Comision ocasional, designada 
para informar acerca de la solicitud del senor Lino M. f ^ r 
*""" ~ ;j ~ se determine con exactitud la medida de una paja ae 



' 



agua, b 



experimentos necesarios va- 



hendose de los medios mas adecuados: v h 

exacta la medida senalada en el Art. 2 

1 886, la cual en consecuencia, NO NECESITA modificacioK al- 

GUNA.— Quito, Julio 27 de 1887.— Arizaga.— Coronel.--trei- 

le.— Velasco [A]" [1]. 

Como el sujeto que habia hecho la objecion vio entoncessa 
desengano, los defensores de la lev supusieron que habia desa- 
parecido toda dificultad. Pero alii mismo principio para el flei 
calculo erroneo, la epoca de consultar al exterior : y, aunqne ^ 
mformes recibidos fueron contradictorios, y son los mismos q 
estan insertos en los N os citados de "El Municipio", ha supn* 
to que estos informes son vcrdaderos y /a/so lo que percibio 
sus propios ojos; y, para mejor convencerse de ello o po 
convencer a otros, si bien el dia del experimento nada tuvo q 
oponer a lo que vio, tres anos despues ha encontrado una raz 

[l]. El nombramiento de la Comision y el informe indicado constan en 
vZt f y 293 de " El NackMud", 27 de julio y 13 de setiembre de I »7» r 
» 072 colum. 4?, 1 29 6 colum. 3* AdemAs, en el opusculo intitulado urn 
cuestton aguas publicado en Quito el io de junto de I 888, puede lee se ^ 
aconteci6 en el experimento aludido: todo to dicho esta debidamente : comp 
J.a Lom.si6n afirma con justicia que se valid de los m.dios mds adecuados, P°^ qBe 
io oe recibir en un dep6sito de capacidad conocida y por un tiempo dado en* & 
*£* V**?' P rocurai »ao mantener tranquilo el Bqmdo y constante su auur % 
aparate de aforo, es el medio mis exacto que se conoce: asi procedio .« i A 

7n»[T y f U ^ 0ma ' ? anx d'terminar el valor dt la u lerna OBANDI OUZ* 
Roman A (v. Recueilde Cinq Tables, pag. 21 ). 



25 



/ 



fenomeno: la cantidad justa de 
nf orme, se babia producido solo por artificios de p 



tidigitacion ; felizmente ninguna prueb 



estas 



del 890: el 
pued 



erciones seme;j antes, que se pued 
Municipio", correspondiente al 



leer en el 
de febrero 



de lo contrario ? P 



de 



iquien lo convencer; 

el informe que 



consignar, inserto en documentos oficiales, es una 
rueba que no es posible destruir; y nos aquieta el juicio de 
os lectores imparciales y de recto criterio. 

III. Objecion. — Pero en la Memoria de la Academia 



Ciencias 



M. de Prony 



de 1817, consta la diser- 



del ano anterior; y alii aparece, Kasta por dos 



n 



ble modulo 



Lue 



i fir mar que la presto n 



del 



Respuesta. — Es erroneo decir, que siempre todo lo aseve- 
rado en un libro, escriba con intencionel autor del libro: jcuan- 
tos errores de imprenta, especialmente trat&ndose de nximeros, 
bay en las obras ! Se replicara que tales errores se anotan 
en los libros. Pero a esto respondents, que no todos se pueden 
anotar: unos cuantos pasan desapercibidos ; y, como lo be- 
tuos dicbo, abundan las obras en que, al tratarse de niimeros 
o formulas matematicas, un mismo error de impresion se repite 
dos, tres y mas veces: asi, no es extraiio que en la Memoria 
<h la Academia este basta dos veces el ERRADO NUMERO 5. 
Y notese que es muy m&s facil escribir este niimero con error, 
no diremos dos, sino ciento y mas veces, que cambiar, en lo im- 
preso las palabras de rnodo que den un sentido opuesto a lo que se 
quiso decir; y aduzcamos 4 este respectoun ejemplo concluy en- 
ter cuando M. de Beudant escribio en su obra citada al principio 
de este Libro, las palabras que bemos copiado al probar la exis- 
tencia del 3er error cometido en el calculo con que se ba queri- 
do impugnar la ley que defendemos, decia, que el efecto (la sa- 
«da a boca llena por un tubo) no tenia LUGAR cuando, sir- 

VJENDOSE DE AGUA, EL INTERIOR ESTA DADO DE UNA LIGERA 

CAPA de GRASA, 6 CUANDO &? Pues \ qirien habia de creer 
^0, altraducirse esta obra al espanol, un Sr. Nicolas Arias ba- 
«a decir a ese sabio fisico, en el pasaje citado, que el efecto (la 
sahda a boca llena, que supone adberencia del agua a las pare- 

de » del tubo) NO SE VERIFICA SINO UNTANDO LIGERAMENTE CON 
GRASA EL INTERIOR DEL TUBO 6 CUANDO &? [1] T Tal proposi- 



evidentemente a estotra : para 



con l l K V&Lse en el N<? 72 de « EI Mumcipo", 1? de julio de 1 
n ' tan *** palabras que d Sr- Arias pone en boca de If. Beudant. 



de 1 889 ; en este N? 



258 



cuerpo 



EL CUEBPO. 



No podemos suponer al Sr. Arias tan escaso de nociones de f isi- 
ca, que diga-permitasenos la expresion-lo que no diria una co- 
cinera de las mas rudas; tampoco dice ese Ivorror el Sr. Beu- 
dant ; luego hubo un yerro de imprenta jde los mas groseros, 
y el Sr. Arias no se fijo en el al corregir las pruebas; porque, 
para solo traducir ese trozo del f isico Beudant, ha de kaber sa- 
bido suficiente frances, tanto mas cuanto traducia la obra 
entera. jT se dira despues de esto que se debe dar credito al 
mimero & de la Memoria, por solo estar en la Memorial lj esto 
despues de las respuestas que hemos dado a las objeciones I j 
II, en que se han consignado pruebas de riguroso calculo y de 
experimentos concluy entes ? 

Permitasenos ahora una ligera digresion : cuando el pro- 
fesor de liidrotecnia supo el absurdo inmenso que se acababa de 
publicar en el N? citado de "El Municipio," lo manifesto a sus 
alumnos; j para que estos se aquietaran, pues no quiso que 



autoridad 



, ade 



la obra original de Beudant. publicada en f ranees: se vioasi 



trad 



el particu- 



mds horribles. Los alumnos bien instruidos 
lar, censuraron, por la imprenta, el horrend 
via de ilustracion, se publicaba en "El Municipio"; y jcosain- 
decible!: tambien por la imprenta el autor de los " Documen- 
ts" que en dieho periodico se publicaban, contesto a los alum- 
nos, que el los no el renombrado Fisico Sr. Arias eran los queadul- 
teraban la esencia de la teoria ; y que, sin saber lo que habian 

iazar dc una plnmada aqucllo que jamas pst- 



pretendio 



m 



contestation, era evidente la tesis de engrasar un cuerpo pan 
que se le una el aqua. Parece inverosimil que en la Capital ha 
habido persona que asi escribiera, creyendo verdadero 



cho en el libro del Sr. A 



y que 
de hidrotecnia, 



diciendo: El consejo de instruction puhlica estd, pues f en el dekr 
de prohibir que en el Institute de Ciencias se dicten csas erradas 
teorias-l&s que demostraban lo absurdo que era siquiera imag 1 " 
nar, que el agua se una a un cuerpo engrasado-y de que los #»* 
diantes las promulguen, apercibiendo a aqwl <pu> los hnpek. ** 
tales 'Documentor" (los de "El Municipio") con frecuencw 
- ha censurado a los Ingenieros ecuntorianos por el hecho, tl« 



qne, decrecr y co 2 >iar \o que encontraban en los libros somera 



mente leidos (1). No 




de profesores 




c 



259 

a los sabios Padres alemanes de 1 870, no ban creido y copiad 

ni niucbo menos sostenido, los errores que han podido ballar en 
los libros que hayan leido: para no hacer esto aprendieron rae- 
todicamente las ciencias respectivas; y solamente los Indivi- 
duos que no han becbo los estudios necesarios en las aulas qm 
tanto ilustran, solo ellos son los linicos que dan credito a h <ju 
dice el primer libro que les llega a las inanos, 

Volviendo abora a la dificultad propuesta, si por una abo- 
rracion que no podemos suponer, alguien creyera que las res- 
puestas a las objeciones I y II, no manifiestan de ima mancra 
irrefragable, baber error en el numero 5 de la Memoria citad; : 
dara credito, al menos, a la siguiente carta venida de Paris, en 
contestacion a otra que, con fecba 1? de f ebrero de 1 890, f u« 
dirigida al Sr. Armengaud Aine, Ingeniero, Antiguo Profesor 
en el Conservatorio Imperial de Artes y Oficios, Caballero de la 
Legion de Honor y Miembro de Mucbas Sociedades Industria- 
ls. El Sr. Armengaud Aine ocupa con justicia un puesto muy 
elevado en el mundo de las ciencias, porque es autor de una 
PUBlicacion INDUSTRIAL de mdqitinaSj utiles y aparatos en 31 
vol. con 31 atlas ; 

de un Tratado De Mctores Hidraulicos, 2 grandes Yol con tex- 
to y atlas ; 

de un Vignola De Mecanicos, gran VoL con atlas ; 
" n Tratado de Motores de Vapor, 2 grandes Vol. con textoy 

atlas ; 

Pues, bien, este senor, que por sus extraordinarios conoci- 
mientoa es quizas el primer bidraulico teorico y practico de la 
actualidad, que como tal ha sido condecorado con diplomas y 
yedallas de primera clase en las Exposiciones de Paris, Lon- 
dres, Amsterdan, Barcelona, Amvers, &% &*, verificadas en los 
diferentes anos transcurridos entre 1 851 y 1 888, este sabio se- 
n °r, lo repetimos, al consultarsele acerca de ese numero 5 que se 
encuentra dos veces en la Memoria de la Academia de Cwmws, 
a *odel817, ba respondido : 

"Paris, 14 de marzo de 1 890. 



or. J. Alejandrino Velasco 

Insreniero civil. 



en Quito 



(Repiiblica del Ecuador) 



Si algU110 ' P° r curiosidad, llegase a leer tales " Documents », y M en untrar* 
SSK ^ e coa tradij e ran lo que en ellos se afirma, habfa de creer que d ««£ 
SS,? '? Escuela Politecnica en I 870 hizo a los ecuatonanos peore* :dt k que 
l"a af d ^ haberl ° sid °: f> con este juicio, sufrinan ante ^^^EX 
25 . F l aun «cribiendo como escribimos una obra sena podnamos «Jj«u r 
5Ku ! njU,ia : * 61 ° oponemos a los ataques de la an .mad version, la fnaldaa 
* c »e los sucesos como acontecieron y de la verdad cienttbca. 



260 

"En contestacion a la atenta de Ud. del 1? de febrero, la 
presion correspondiente al modulo de Prony es de 4 centimetm, 
estando aplicada esta presion al centro del orificio de dos centi- 
metros de diaxnetro, hecha en pared vertical. 

"EI gasto es de 20000 litros en 24 boras. ^ 
" Si, pues, la Memoria citada por Ud. indica 5 centimetros 
de presion, no podemos atribuir ESTE ERROR sino d una FALTA 

EX LA IMPRESION. 

Sirvase Ud. aceptar nuestras salutaciones atentas. 

Por Armengaud Aine 
Ch. Demy" (1). 



tad. 



Lo dicho parece que a rapa terrdn concluye con la dificul- 

IV. OBJECION. — Sea lo que fuere, la ley contiene una 
ecuacion 6 formula matematica ; y no es conveniente que en 
las leyes haya formulas ni ecuaciones matematicas. 

Nota.— Esta dificultad parece saiula del estudio de algim ah- 
gado; pues bien, a los abogados nos dirigimos abora: ellos sa- 
bran si tenemos 6 no razon al dar la siguiente 

Respuest a.— Si con las palabras ecuacion 6 fdrmula matem- 

tica se quiere designar la relacion que entre si guardan los arw- 
culos 2? y 3?, evidentemente Kay en la ley una ecuacion -~ Q *• 
matica; pero, en este sentido, toda proposition afirmativa es una 
ecuacion matematica, porque toda proposicion de esta clase es w 



mate' 



(i) 



Paris, le 14 Mars 1 890. 



Monsieur J. Alejandrino Velasco. 

Ingenieur civil. 



& Quito 



(Rep. de 1' Kquateur) 



En reponse a votre honoree du ler. fevrier, la pression correspondent , ^ 
T a y CSt de 4 «***»*itrt* la dite pression etant appliquee au centre 

t 2 , c -t" tim ^ tres de di ametre perce en mince paroi. 

1* debit est de 20 000 litres en 24 heures. •_„ nous " f 

bi done la Memoire cite par vous indiquc 5 centimetres de pressw". 
pouvons attnbuer cette erreur qu' a wnt/aute de impression. 

Veuillez agreer, Monsieur, nos salutations empresses 



* 



Par Armengaud Aine 

Ch. Doajr. 



2G1 

tefacidn de sitjeto y predicado. Mas, si con las palabras ccnaeion 
v formula matemdlica se quiere significar, que alguno 6 a-Igunos 
de Ios articulos de la lev cornorendan en si al«riiu teorema de los 
que ensenan las matematicas puras 6 aplicad; } entonces nece- 
sario es decir que dicha ley no contiene formula, ecuacion ni 

cosa parecida. 

Cierto que en la ley se dan algunas medidas, un cuanto y un 
Urmino 6 pla:) de t tempo; pero todo esto no es ecuaei in; si lo 
fuera, los cddigos de todas las nacioues estarian llenos dvformii- 
ias matematicas; y, sin irnos may lejos, iraestro Codigo Civil, 
antes do ser tal, seria, en esta hipo as, un tra de matemdtir 
cm; leanse sino los articulos 562, 602, 603, 639* 040,645, 
853, 869 y otros, y otros: todos ellos estan llenos de pv Lpcio- 
nes en que se dan medidas que se bin establecido, a no dvvlar- 
io, para el meior atretic de la sooied \ 1 Y lo que es m4s: los 
articulos 



mnla 



os O-iO y 1 092 contienen verdaderas proposicion E6r* 
enseaadas en las matematicas; 6 son tdoremas 6 formu- 
las cuyaennnciacion ojonna, no e) fondo, esta van. la en la ley. 
En efecto, al nablarse, en el Codigo, Be Us a ones del such, 
se lee: 

"Art. 640. Si'empreque prolongadas las antedrchas ]{ne«s de denu « 

cortea una a ot 1 tes de llegar al a ia, el tri jola formado por eHas j por el \ ;- 
de del agua, aceerfera alasdos heredades laterales. C 7 Unea <ectafite(o> * 
*n Jos p a ties iguales. tirada desde el punto\.U lute; statin . sta ei ogua, sent m un.-a 
dtiisoria entre las dps Heredades". 



hH w " se contiene en la segmvia p»vuc u« c-> '«•--",, — 
teorema de geometria que, con mU senctlli z, seeuuu a dieien- 

do: Dos tri&ngufor son equhOmtes si tiene* igual I < <> '°- 
Mas, como an triangulo pue le dividii se en partes igu «; 

* nenk v 5i« fomfe f, 6 por b'neas que partan an verti- o 
de un punto del perimeiro 6 de im pnnfca - aiado en lo mtenor, 



ion de la m a tn- 

! N 



ikoKr hecho mal la ley en ordenar la divisioi 
dicadal |se debe i por esto derogar el articnlo, _ , . 

prescriW el 1< .islador elm b mts sencillo, qae consiste en 
trazar lineas desde an v rtice a los pantos del ^lado « uesto 
<m Umitan partes igaales, esta m iera tan tacil de bac a ai- 



de lo q 



anmnnto 6 decrement, como sucede en « ba ; ch de www, 
•n otra operaeion de peritos, de b yo se establezca el aun eato 
<> dismlnucion proporcional. T n6tese tambien qne, P r ^ rUn ^ 
do la leyese procedim lento, lia impedido que los pentos, gr 
fP.richo a otra can t, Licieran division, que, sobre ™^f 
^ciles de comprobar, v 1 sltar nuevas ooeraciones en ea^o 
in aumento 6 decremento. !ia a pndieran mterrnm or I e» 



«uiaad de los Wrenoj 

^ Todo" esto juramei ha previsto el lsgisladuu Wi 



a 



262 — 

do de en tender, ha hecbo muy bien en ordenar 
iso aue discutimos, ese teorema 6 proceclimienfa 



metnco. 



d 



Vengamos ahora al art. 1092; y advertimos queestey 



d 



ordinario, la expresion de 



cripciones aritrneticas 6 algebricas* Con ocasion De las asigna- 
clones a titulo universal, dispone el Codigo: 

"Art. 1092. Reducidas las cuotas a un comun denominador, inclusas las com- 
putadas segun e! articulo precedents se rcpresentara la herencia por la soma de los 
fiumeradores, y la cuotaefectiva decada heredero por su numerador respective)". 

Este articulo es, en el lenguaje 
una de las formulas que el algebra ensena en la regla de distri 
bite i6n proportional Porque, sea 31 la kerencia 6 masa divisi- 
ble, y ff, y, #,....* . las partes que deben corresponder a los he- 

rederos de l / 2y %, ! /s , , por ejemplo. En este caso, las 

razones entre las cuotas x f y 7 2, deben ser iguales a las 

que hay entre #, % f */ s , ; asL 



M=x+y+z+ 



y si los quebrados reducidos a un comun denominador, se ex- 
presan por 




d, %> b /D, Vs^'/D, 



7 



se sigue 



x 



L- z _ ,x + y + z + M 



*. i. c '° a +b+ c + ft + b + c+i: 

D D D D ' D 



a~~b 



c 







D D D 

M a+b + c-f.... M a + b + c + ...- 



x 



a ' y b 



; 



M__a + b + c + .... 




z 



c 



**^iT ; la razon que hay entre la herencia 6 masa divisible yl$ 
Parte de cada heredero, ES IGUAL k LA RELACION QUE &»W 

*A SUMA DE LOS NUMERADOBES DE LAS CTJOTAS KET^CIDAS A 



DENOMINADOR 



/ 



cad 



lieredero ? por su numerador resp 



herencia < J ' 

s parted ?ta 



-bo 



precisaniente, se dice en el articulo; luego, conio lo habianiot 
afirmado, el tal cs la expresion de una formula alg6brica. 
Por las eeuaciones (a) scran las cuotas efectivas 



M 

para el heredero X, x = — r-j — : , a 

a+ b + c + •. . . 

M . 



1* >> v 





a+b + c + .... ' I [b] 

M 



" » » *> Z -a + b+c + ._' C > 



Observation. — Es tan verdadero nuestro aserto sobre la for- 
mula algebriea contenida en el art. 1 092, que si se da por In- 
potesis una de las partes del articulo, se intiere por demostracion 
matematica la otra. En ef ecto : 

1° Representese por M la suma de los numeradores de las 
cuotas reducidas a un coinun denominador, es decir, sea 



M = a + b + c + 



> 



*n este case, aseguramos que la cuota respectiva se represented po 
** numerador correspond iente ; y debe ser 

x = a, y = b 7 z = c 7 



Demos* Por bipotesis tendremos, de (b), 



x 



M a + b + c + . 1 . . 



a 



a4-b + c4- a4b + c + 



Si "~~ X' cl**— <*j 



M , a + b + c 4- — 



a + b + c + ...- a + b + c-K... 



2 _ M _ a + b + c + . ■ • . _ j c _ c 

a + b + c-K... C ~a + b-f c-f ...• 



Q. D. E. T. 



^ue demuestra una de las partes del 
2? In 



nu Qierador 



por el 



-.»u Ut resneenvo, la nerencia a mu*<* «^~ — * . 

Wsentada por la suma de los numeradores de las cuotas reduce 
as <* un comiiu denominador; esto es ? si se hace 



debe 



x == a, y =5 b, 2 — c, 



ser 



M=a+b+c+ 



Demos*. En ofecto, si se dan a x, y, z, . . . . los valores 
que nemos supuesto, y se despej- M en cualquiera de las eeua- 
ciones (a) 6 (l) 7 en la primera de las (a) por ejemplo, tendremos 



M 



a + I) + c + . . . . 



x 



a 




a 



+ b + c + 



Io mismo se obtiene con cnalquiera de las otras. 



Q. D. E. T. 



Que demnestra otra de las partes del te&rema-artkulo 1 052, 
t For tanto, aunque los avticulos de la ley de aguas contu- 
vieran una formula matematica, el Leclio no seria extra&o a 



nne 
.leg, 



Oi 



jstra legislation, ni inusitado, voivemos a repetirlo, en otra 
dacjones: el art, 43 que existe en el codigo delos Estades 

rdos, como ya se ha dicho en el n? 163 2?, Io prueba. Lue- 
go el mconvemente por que se objeta la ley, no es tat; y si hu- 
biera en ella esa formula matem , por lo mismo t ria mas 
segura y digna de cons " r ' 

la que nuestras leyes, todas sin excepeion, estuvieran inspira- 
das en las formulas' mi? tematicas ! : J que pocos fueranlospkitosl 
Jcuanseguras y uniformes las sentencias! 

169. Project© de ley de asrizas apr©lta do era la Ca~ 
ra del Senate del ail© 1 890— Antes de insertar la Io- 
wa de este proyecto, debe observarse que para pre mtarlo en la 
Samara del Senado algunos de sus HH., no precedio estudio de 
L ; omision especial formada de individuos one tuvieryn eouo- 
cmnentos propios y practices sobre el asunto de que iba a tratar- 
se; pues mnguno de los miembros de la Camara, qne formaron 

Ja ^omision para acordar el nrovpr-tn. tenia A«n« <>onociinientos; 
tomision de la ( 



mar 



debido reumr, como la de Diputados del 86, a algunos de los 
nombres cientificos del pais, no empiricos solamente; y de un 
T} oVT rbal ^scubrir si babia 6 no inconvententes en la ley 
aei i de agosto, para < rnbiarla si los habia ; pero para no to- 
cariasiesos mconvenientes eran mas bien ilnaorios que realef 
jerque ia Lomismn del Senado cr- o innecesario eseprocedi- 

miento, y porque solo por si y ante si eoneibi6 su proyecto, el 



265 



inform e en que lo apoyo esta lleno de errores aim de simple 
aritmetica, como vamos a manifestarlo. He aqui el 



INFOKME 



Not A. Advertiraos que el informs lo msertamos tal cual 
seencuentra en el arciavo de Ian Camaras legislativas ; pu< , pa- 
ra ser fieles, henios querido estudiarlo en las f uentes. 

•El mencionado informe dice asi: 

"Exmo. SeSor, 

" La solicitiid qne los Ingenieros Nacionales han elevado a la H. Legislating y 
los terminos en que esta concebidala ley de 24 de agosto de 1886 dan Iugar a las ob- 
servaciones siguientes: 

"El §. unico art. 9?de la ley Colo.nbiana de 11 de abril de 1825, enticndc por 
paja de agitas corrientes la cantidad que fluye por una cavidad de seis lfneas de dia- 
metro, sin dar valor a la carga y m fkctores que detenninan la. salida de la 
Con Igual deficiencia, la costumbre y practica de los peri shaestable 
tuitamente, por unidad de medida, lafeeccidn de una pulgada cuadrada, 6 sean D« B 

Ll.VEAS CUADRADAS (I).. 

" Adelantando la ilustracion del pais y el estado de ciencias, los profesore^ y 
peritos cunocieron que las tinidades indicadas, si bicn $e kalian deierminados per UN 



L 



dearitmetica apenas perdonables ennifios de escnela, mucho me- 
nosen HH. Senadores. aue siauiera ban de saber d espanol v las 



cuatro qpenaciones de enteros: 

a). LosHH 



886 & 



rundada por los fcieropos de Maricastana, llego hasta nosotros 

(n? 166), termino con la ley de 24 de agosto, mucho antes de 
darse el informe: est. sabian los HH., pues se proponian dero- 



gar esa ley. Y 
Acade 



pi ft 




— "aouiia, pant ei uso uei jprewsr***' /'■'."»"' "nr"™"'' *i 

emplea tal forma cnando la epoca a que se refiere el Lecho no se 
fija 6 detennina, 6, en caso de que se fije, NO HA PASADO toda- 
v ia (v. la Gram, de la Academia). Pero esa epoca Labia pas lo 

ya, cuando hablaron los HH. Luego 

, I Una pulgada cuadrada, 6 sean DOCE LINEAS cuadra- 

e A8, han dicbo tos 1IH!: |qne se habra hecho LA FRIOLEEA tf 
ciento treintq y dos lineas amdradas? : porqne, con perdon de los 

HH. informantes, Ipulmda cuadrada = (VI) 2 = UxU = -a- to 
cmrenta y cuatro Uncus amdradas ■ no DOCE Uneas cuadradas. 
i 1 estos senores, que se hat. ol vidado hasta de la multiplication 
de enteros, in&rman sobre un asunto qne reqmere conocimien- 
to « no vulgares de las ma1 maticas! »Y la (Jamara .del benado 
acepta ese inform- y aprueba el proyecto que en el tal -e run- 
<* Y deroga la ley apoyada en el informe de una Connsi a 
Cl entinca : .J 



2CG 



solo punto (2), la section, estan indetekminadas AESOLUTAMRNTE por los demis 

U), y, quecon frecuencia ocurrfan discorclancias muy considerables en d aforo de 
ageas. Para evitar los perjuicios que sufrian Ins propietarios por la diferenciade 
calculos y operaciones de los peritbs, era necesario que una ley aeterminara con da- 
ridady exactitud la 2m i dad de vied Ida que sirviese de base invariable fara los cdU 

tulos y operaciones (4). 

"Es includable qne la section de "salida sola men te no basta. para determinant 
volumen de aguas (5) que depende de la carga sobre la luz, del grueso de las paredes, 
de la inclination del piano por donde se deslizan, de la fuerza de la gravedad (6) y otras 
circunstanclas muy signifkativas. 



(2) 4 determinate® por UN solo elemento, no k- 

bran querido decir los HII?: el PUNTO, en cuestiones matema- 
ticas, designa solo un lugar; y es el cero de la cantidad geome- 



tnca. 



esto es 



. por un solo punto, como dicen, los HH 
de otros nara ser dderminado ; y asi, DE 



(3) Lo que de 
DEFINIDO, aunque se; 
es porque no necesita de otros para 
terminado queda. Pero estar una cosa detenu inada por un 
algo ? y estar la misma in detcnv inada por otro u otros, esafirniar 
que la cosa esta y no esta determinada; es como decir que 



una cosa sea 



tar UN ABSURDO, segun los principles mas triviales 
gia. Si sobre esto no queda duda: 1 los profi 



de 



s6 



rfO y NO LOS 6TROS QUE SON IGU 

habran querido decir los HH.? Y 



MINADO UN ELEME 

TE NECESARIOS, M> w _. w M ^„ w « w „ , w « 

que lo que esta indetermixadc ABSOLUTAMENTE, como m- 

cen los senores Senadores de la Comision, no tiene la determina- 
tion por punto aJgimo, que afiraian los mismos seiiores. Por 
tan to, m no ban querido expresar la asercion que suponemos, es 
posible no haya quien entienda lo que esos HII. quisieron escn- 
bir; porque nadie que tenga sentido comxm pucde negar lo W& 

lo oue exi^en los HH. como cnah- 



tf 




dad en la unidad de medida: a poco se vera (^ . . . 
cumple con este requisito. 

(5) Cualqniera que hubiera estudiado la ciencia habria di- 

cho : no basta para defenmnar 4 oasto eorrespondiente, el turn *• 

vendf < &*■ TW.;».„7^7 ..i " . • _c „;„ „1 nnp, c<r 



rres 



voiumen solamente, sin refe 

da es. nor la lomra. ima ran 



al qae 



nymia reprensible / porque hay volumes que no dependen de , 



w) Si con las palabras / 



d 



im- 



_. contestar la okjeeidn U «> inc . u T 
otra Tez en el sofisma llamado de accidente ; por la fuerza de » 
grayedad corren las a nasi esto m He Iomega; pero las P' 
oumas vananones de la gravedad no altera 1 i pastes que, eG 
^uales condiciones, se produ- n en dit'-r.-ntes pantos fie glow- 
1 creemos que lo dichn r.ont..wt ,,,.1^ ■'. !•> «l.Wi7inindicad», o^ 



"Lasmedidas de longitud, de stiperficie, de peso, de volumen se refit-re- i rv 

JOBJETO que SE supoiVE siempre en quietud (7) 5 Ja distancra de iin paraje a otro, 

a extension de un terreno, ios metros cubicos que tiene un edificio. Al paso uue el 

agua renovandose perpetuamente (8) por un incesante movimiento, no da lugar 4 mc- 

dirla sino estableciendo re lac ion entre el volumen y el tiempo (9). 

u Por esta razon la Comision Cientifica, en su proyecto que f\x6 sancionado el 24 
deagosto de 1 886, prop us o la unidad cubica para la medida de agiias coirientes, y la 
DEFIN16 MUY EIEN, diciendo que ella es un volumen de veinte metro* cubicos en 

hN— ■ ■■ ■ 

ta para que cualquier persona de razon asienta sin dificultad 4 
las teorias de la hidraulica moderna : piensese, pues, despacio 
en los raciocinios expuestos y desaparecera toda duda. La de- 
mostracion matematica que ofrecemos dar en la Section II, con- 
firmara lo expuesto al revolver dicha objecion. 

(7) |De donde habran sacado los HIL estas aneias teo- 
rias que dan en tierra con la CINEMATicA, DINAMICA y astroNo- 
MIA? I nes, | que cosa es la velocidad?: la meclida del espacio, 
(amino 6 longitud corrida por un mocil ; pero, como las MEDI- 
das de longitud, segun dicen los HH., se refoeren a ;/>/ objeto 
que se supone siempre en quietud, la velocidad es un absur- 
Do. jPara calcular distanoias, pesos, volumenes, suponer los 
cuerpos en quietud! J suponer lo que no se puede supon •, porque 



o 



an to 



en el MUM DO 

nalla en mo vim 

Tomas: Sum. Teol. I, C. 2?, Art. III). De ser cierta la ted- 

ria de los HH., de hoy en adelante nada se puede medir ni en 

los cielos ni en la Tierra; ni el peso, volumen, densidad, &? de 



porqi 




, , jNueva teoria de Ios HH.!: todo el mundo ha creido 
aiempre, y creera en lo sucesivo, que el agua medida en los cur- 
sos 6 eomentes no puede ser otra sino la que paso 6 corrio por 
el orificio 6 seccion, no la que se renueva: y el tiempo de que 
se habla mas aliA-m ac <A nno orrmlp.n a I nnsar nor la seccioi 






«l renovarse. Si el agua renovadn se mide, paso otra vez; y 
&os encontramos en el caso anterior. 




Lav 



JJinar ese volumen y no otra cosa. iC 



hlacer relation entre el volumen incognito y el tiempo f Segdn 



] 



Senadores de la Comision, hay dos incogn 



d© una, porque siendo desconocido el volumen Jebe sev descono- 
<»&* h relation entre el volumen ij el tiempo: 4 sino esta&U - 



habr 



ido 



, no 



HH 




2G8 

veinticuatro hiras fro). Concebida fa ley en esras precisas palabras, habria quedado 
determinada la unidad de medida sin lugar a discusion ; pero la Comision t6cnica 
agreg6 indebidamente otro articulo para enunciar la misina unidad describiendo la 
eccion, la carga, el grueso y posesion DE LA PARED que dan los aoinetros por vein- 
ticuatro horas y con esta a&adidura innectsa.ia dio fundamento a la diseusi6n que 
se ha sostenido por laitnprenta sobre un puntode ninguna importancia para la fija- 
cionde la unidad (n). Algunos creenque los factores indicados 6 elementos que 
Inrraan la unidad, siSIo producen 19 ms. en veinti-uatro horas; otros sostienen que 
son exactamtute 20, y se han „practicado los experimentos con diversos resultados 

(10) Si ha habido razon y la unidad cubica ha estado MUY 
bien DEFINIDA, jpor que se ha introducido en el proyecto la 



y con di stinto vol amen ? S 



edente alguno entre nosotrcs, 



cuatro horas formm una muy bucna definition de la unidad, la 

definicion que asigna un litro por segundo derogando aquella, 
como es muy ■ diversa, ha de estar may mal drfnida, segun los 
mismos HH. informantes. Asi, ellos, ellos mismos impugnan 
»n proyeoto; y no obstante: jese proyecto se aprobo en la Ca- 
mara del Senado! 

(11) Se ha dicho antes: Concebida la ley en esta 

predsas palabras, habria quedado dekrminada la unidad de medida 

sin lugar a discusion ; $* ;Qae!: |la unidad no ha quedado 
bien determinala por la discusion que se suscito?; pero en a- 
ces, l como han dicho que se la definio muy bien? Por otro la- 
do, |acaso la discusion dana una cosaf : Jcnanto no se ha dis- 
cutido sobre el valor del metro I ; 4 por esto se debera cambiar 
esta unidad que ha adoptado casi todo el mundo? j Que ha ha- 
bido discusion dicen los HH. ! : la discusion consiste en la raves* 
tigacion razonada y cientiiica sobre la verdad de un hecho 6 
teoriaj pero, prohado como lo esta hasta la evidencia el hecho 
do haber habido tmnendos errores en el calculo con que se pre- 
tendid impugnar la ley, | habria discusion ?—;Sr.!, que se ha di- 
cho que no hay errores. — Pero lo cierto de los errores cometidos 
cpnsta por las antoridades a que se ha recurrido, como apareee 
en las respuestas que hemes dado a las objeciones del n? 368. 
-tisto supnesto, si uno dice 4 + 2 = ."5; y otro, no: 4 + 2 = 
no 5.— Si, Sr., es 5.— No, Sr,. es 6. • Habra discnsi6n J ? Esto 
y no_ otra cosa ha sucedido con las objeciones heckas a la ley: J 
Jos HH. han debido tener eonocimiento de ellb, porqne se ies 

eUY A -r °f n * scnl ° int ^"l- ?o "Ley de aguas: su necesidad: sa 

yerdad en que consta la misma doctrina expuesta en eU- 
lo«: y se les remitio, ademas, la coleccion de los "Documen- 
tos tantas veces mencionados en lo anterior, que prueba la ver- 
<iad de loque decimos, Si en el caso de la suma 5 6 6 eitada, 
se escnbiera por nnos diciendo, que es 5: y por otros, que es b; 
creemos que solo los que supieran one se escribe pero no leye- 

ran ilos ^escntos, solo ellos y nadie mds que ellos supondHa»<P 

habia discusion. 

t>i m l HII. one la Comision t'ientifica amgo indeb^ 









269 



- 



(M), Eal vez por la imperfeccion dc los aparatu.s y diierencias de | liniiento, iitt 

• r — 

mcnte otro articufo. 4 No habra £a1ta?de propiedad en la expre- 
nont: la 0§vr ncim supoue fosterioridad ; mas, el 1 icqlo qu< 

se dice indebidamente agregado, que es el art. 2?, precede 

que constat uye una muy buaia definition, segun los mismos BEL 

Luego Y #,cual es el articulo indebidam ,\e ag \h 

aquel en que se habla de $€Cci6n y carga, eSj sor de pat /, 
pero, como en las distribiuioncs dc aguas (nV [59, 161 y siguieu- 
tes) se trata de medir las aguas que salen pop oriiicios 6 * m- 
puerias, y en este easola seecioji de salida sola went c no basta pa- 
ra deienninar el volumeu dc agnas QUE DBPENDE J>F. LA CA1 \ 

SOBRE LA LUZ, DEL GRUESO DE LAS PARED! , &?, \ \ Begun lo 

diclio antes por los misvios HIi., claro es que la anidad que mi- 
diera esos voluinenes, debiendo ser de la misma especiej ooafor* 
me a las mas triviales deiiniciones de aritn) ic . debe cont ier 
los element-os que determinan aquellos volunaenes; con lo cual, 

la unidad de median que sirviese de base invariable para los c - 
culos y op3racio7ies y quedaria determinada con claridad j lacti- 
tud — asi lo dicen. — Pero ahora los mismos H1I. cal iean do inde- 
bidamente agregado\ el articulo que eontdeae dichos elementos: 
icomo se entendenin las aserciones de los HH. informantes! 



P 



aguas con el ovificio no mas [n? 162] ; y, como este sdlo no I - 
ta, se quiso, sin alterar nada, anadir los otros elementos m x- 
nos, para que asi continna.se la unidad, como antes y 1; a 

*]ue antes, conocida de todos: |seria en esto su^uesto indei M- 
mente agrc^ado el articulo? Aderaas, todos loscient i«^o>, al de- 



nuir \ns unidades de distribucii'm, lo han lie teasi [n 
como nuestra lev tvataba de definir esta unidad: vria i 
saria la afiadidura? En otros paise>. como los I tados kar- 
oos, se haliecno lo rakmo, jhabra sido inncccsano cl articulo 
quetalcosaha estable. do? Solo por la careneia extrema de 
loa conocimientos adecuados para 'saber sobre lo que se escribe 
o Ya A spr ^K^+r, A., „,.., ln,r o« ™iP,lfl r.nnsiirnar en un ratonu 



del { 
en 1 
^en 



de una ley. se puede consignar 
> 7 .o de que nos hemos ocupado. 
Sabemos de buen origen que el antor" de este infora y 

de < a- 

nne ca- 

"^ ru m iey ei arucuio que anum, p^ t -«— v j , 

rp ce de nombre, lo llama MA v riadii** t**ecesarta. las 
P^sonas que quieran saWr el nombre de esteSenador lean* 
^ 112 de - El Kacional- correspondiente al 2 ^ non « 
f e 1 -;. pag. 450, colum. 3?, hacia el medio: ««*^J25 
Wna con el discurso que pronuncio demostrando la neasidaa 

" e fijarlb innecesario de anora. , ou ». 

Memas, jposesiqn de la paiied ban dicho Jos un... 






270 — 

fcien que por falta de exactitud en la f6rmula f I 3l- 

J que casa, hacienda 6 bienes tendra la pared? $ 6 sera que al 
hablar de este modo se ha querido significar posesion del espiritu 

maligno f por lo menos en la pared f j Position de 

la pared, no habran querido decir los HH. f [v. el Diccionario 

de la Academia Espanola]. 

impresos en que estan insertos los experiment 

tos no dicen que hay a esa diver sidad en los resultados; ^ y cuan- 
do se ha producido alguna diferencia^ en los mismos impresos 
consta la razon: f ue por el aumento 6 disminucion en^laal- 
tura del agua, 6 por haberse usado tubos estrechos 
N°* 60. 62 v 63 de "EI Municinio" del 15 de novien 



1 888, y del 7 y 25 de enero de 1 889]. 

Solo quien carece de buena fe en absoluto, ha podido 



las 



exposiciones consiguientes T y hacer que aparezea mons- 
truoso lo que, con la explieacion debida,. no lo es : ese procedi- 
miento se ha seguido al escribir lo que se lee en los N° s 69, m 
y 88 del mismo periodico, del 10 de mayo y 1? de julio de 
1 889, y del 18 de abrii de 1 890. Ademas " 
por esta Comision r que solo afirma lo que ha 
sonas interesadas contra la ley, pero que nada observo, pode- 



oido d 



Camara de Diputados 
ta Comision. asociada 



c 



fi 



•ma lo que vio y ie ^uno^, 
ha escrito que es exacta la medida senalada en el Art &• 



de la ley; y que esta y en consecuencia, no net 
guna. 4 A cual de las dos Comisiones daran 
que tengan siquiera sentide 



tfificacwn 



comun 



(13) Si no hay falta de exactitud en la/drmula deducida e 
virtud de consideraciones teoricas v aractifcus. los HH. no ba 



debido ha 




le las objeciones ni de la variedad de l° s eX " 
* no hubieran sido r como lo fueron, una y* ue 
la verdad de la ley, ; Por que, pines, presen- 
dif erente, en que se derogaba la citada ley - 



(Continuarn)' 






271 









IfEDUIYA. 



CASO NOTABLE DE HISTERIA 8IN ATAQt'ES. 



FOR 



EL SR. DH, D. JOSE MARTA TROYA 



CATEDRATICO EN LA CNJVERSIfUlV 



He trazado en bosquejo y a grandes rasgos los princi- 
ples smtomas que pude observar en la desgraciada enferma. 
Restame exponer otros de menor valor, que completaban el cua- 
d ro sintomatologico de la afeccidn histerica y que tambien con- 
tnbtrian a aumentar el sufrimiento de la paciente. 

Al mismo tiempo que la mitad izquierda del cuerpo estaba 
insensible, la dcrecha tenia sensibili iad tan delicada que le era cast 
miposible tolerar elcontacto de un cuerpo extrano cualquiera. La 



^ageracion de la sensibilidad tactil (hiperestestaj era cm««.«» 
te ambulante y iocalizada; pues a veces comprendia una area de 
Pocos centimetros. Esta exquisita sensibilidad se hacia sentir 
cuando se pasaba con suavidad un cuerpo cualquiera por la su- 
Perficie de la piel hiperestesiada, mas no cuando se la compn- 
«ni'a con fuerza. Gcneralmente el contorno de la superficie sen- 
sible se hallaba en estado opuesto [analgesia]. 
, Habiaotro fenomeno singular propio de esta dase de en- 
fermedades, a saber, la agudeza de los sentidos, pnnc.palmente 
del oido y del 'olfato. Decia la enferma que podia oxr claramen- 
te lo que conversaban envozbajaaun fuera de su aposento ,10 
c "al era para ella una mortificacion, porque en el estado de ner- 
yosidad en que se hallaba, los ruidos que para los demas eran 
ln significantes e imperceptibles, le parecian enormes detonacio- 
ne s, aumentando de esta manera sus agudos dolores. 

■ De igual modo, el olfato ilego a ser tan dehcado, que 



272 



cuerdo con placer y aun con risa, lo que acontecid en una de las 
ocasiones que tratamos de cloroformarla en compafna de un 
comprofesor y amigo. Dcspues de unas tantas inspiraciones que 
hizola enferma con la repugnancia que es natural, llego a apode- 
rarse con proptitud de la esponja asiendola con ambas manos j 
aplicandosela ella misma a la nariz con tanta violencia que nos fue 
dificil separaria. Cuandoal fin lo logramos, ya la enferma habia 
cerrado los ojos, y en este estado perseguia olfateando el vapor del 
cloroformo hasta una distancia de un metro 6 mas, circunstan- 
cia que nos entretuvo por algunos momentos. Por lo demas, 
fueron frecuentes las ocasiones que pud/mos confirmar la exage- 
rada sensibilidad y aun la perversion de los sentidos. Frecuen- 
temente tenia deseos de gustar cosas que a cualquiera pueden re- 
pugnar, como lo de querer mascar trocitos de ladrillo recien 
asado [pica] cuyo olor le era muy agradable. Tambien la 
vista llego a un buen grado de agudeza, especialmente la 
delojo derecho: distingufa las cosas mas pequenas, y tenia por 
costumbre escribir en caracteres muy diminutos, lo que hacfa 
con claridad y elegancia. 

El sintoma dolor era en toda la enfcrmedad el dominante, 
porque, aparte de los que hemos indicado anteriormente, existian 
otros en diversos puntos del cuerpo y con variados caracteres. 
Por lo regular, el dolor se fijaba en la cabeza [clavo histericc]; 
mas frecuentemente en la coiumna vertebral, el que comparaba la 
enferma a un descoyuntamiento, y 1c hacia decir que leseria po- 
sibie contar una por una las vertebras. Otras veces, se fijaba en 
el higado, en los ovarios, b; j e! omopl >, en los dientes &. &■ 
Estos dolores, aunque intensos, pueden Ilamarse insignificantes, 
en comparacion de los demas que hemos referido; cedian al ws- 
tantecon ventosas escarificadas.de las que hube de usar con 
mucha profubidn: baste decir que en el curso de la enferrnedad, 
ascendioel numero de cortes 6 escarificaciones a 64:12 en el 
vientre, 8 en las espalda:; y 44 en el higado. Tengase presents 
. que cuando la enferma llego a notarqnese mitigaban los dolo- 
res con las pnmeras ventosas, ped ella misma con instancia que 
se ie repitiesen cuando aparec.'a un nuevo doloi : sucedid lo bus- 
mo con el cauterio y sedales, 

En cuanto a los demas smromas generates, se puede decir 
q«e no faito nirtguno de los que aparecen en tales afecciones. 

luvoescalofnos repetidos al princir , malestar, inscmnio per- 

tinaz y complete anon da. Kste ultimo ntoma ccdio, despacs 
ae muchos meses, a benef io de la hidrofc tpia que puse e0 
Practica por ver si combat la principal dotenria. 

rpr ^Y U - ° tra cirCiUlstancia q' llamd mucho mi atencion, » 
^orqara que dije quc ; a , nda habta quedado enclabada eu a 

loifrhT n ° ftle P f ! u extras pues bien, durante 

aenlr qUedur6 m! ' manencia en el campo. no arr > 

a emeraia P* una sola gota de brina, co it mas sing * 



273 



cuanto que no sobrevino ninguno de los accidentes de la falta d£ 
secretion de este Iiquido; pues en cualquier otra persona habria 
estallado la fiebre urinosa [uremia] 6 siquiera la eclampsia uii- 
nosa por falta de elimination de los materiales a que da lugar 
lapresencia de la urea en la sangre (carbonatode amoniacoetc). 
Paraterminar la relation de esta sorprendcntc enfermedad, 
nos falta referir el motivo que me sugirio la idea de hacer uso 
del magnetismo animal y el modo como se consiguio las alida 
expontanea de la orina, sintoma que resistio mas en todo el cur- 
so de la enfermedad. Vamos a tratar por separado cada uno de 
estos puntos. 

Sucedio que cuando la enferma tuvo atravesado el tercer se- 
dal en el vientre que le hacia sufrir tanto, daba funciones teatra- 
les un prestigiador que magnetizaba a su esposa, ya las que 
concurri yo. Confieso que jamas crei en tales artimanas; pe- 
ro por procurarme un momento de distraction y en via de 
ensayo, me prop use observar el efecto que produciria en la 
enferma la magnetization. Despues de referirle lo que ha- 
bia visto en el teatro, le dije: Ud. es nerviosa en extremo y pue- 
deserquese magnetice, con lo que tendremos un medio eficaz 
de curarle el sedal sin ningtin dolor; a lo quecontesto ella son- 
nendose: es imposible, doctor. Bien, le dije: vamos a la prueba, 
y quede mirandola con seriedad por algunos segundos: ella hizo 
otro tanto, pero despues de algunos instantes, termino por acci- 
dentarse; crei pues, desistir en lo sucesivo de tal intento; pero 
llevada de la v.hemencia del dolor, Jal tercero 6 cuarto diaque 
m epropuse curarle, me dijo: quepudiera magnetizarme, doctor, 
para no sufrir tan terrible curacion; entonces insist! en mi pro- 
puesta anterior de magnetizarla. Es natural que ella por el de- 
seo de conseguirlo haya hecho esfuerzos interiores; lo cierto es 
quepermaneci mirandola con cefio severo por algunos instantes, 
para lo cual levanto ella el cuerpo y apoyd la cabeza sobre los 
codos ; note entonces que se aceleraba la respiracion y que des- 
pues de unos pocos segundos cesd por completo, quedando como 
si fuese una estatua con la vista fija en mi. Admirado yo de tal 
as pecto, le diriji la palabra, mas ella no contestd ni hizo ademan 
aiguno: solo seguia mirandome con igual firmeza. En este estado 
se mantuvo durante algunos minutos con sorpresa mi'a y de los 
cucunstantes. Quise cerciorarme de si cl magnetismo era real 6 si 
habi'a engano; para lo cual la hice acostar y le cerre losparpad »s 
5 u e hasta entonces tenia abiertos; pase entonces el cordon del se- 
da l del modo masbrusco que pude, y sinembargo no dio la me- 
n °r muestra de sensibilidad. Terminada la curacion del sedal, 
°o atinaba como hacerla volver en si; pues aunque le dmgia 
J? Palabra con imperio, no contestaba ni se movi'a absolutamente. 
^ e meocurrio una idea: comprimi la aorta ventral con el fin de 
na cer refluir la sangre al cerebw, cosa que tenia de costumbre 

P^a hacerla volver dc los frccuentes accidentes de que habia 



274 

sido victima en todo el curso de la enfermedad. Con esta manio- 
bra abrio los ojos y exhalando un largo suspiro, comenzo a 
hablar restregandose al mismo tiempo los ojos como si volviese 
de un sueno. Preguntandole entonces que habia sentido, dijo, 
que tenia algun escozor en el sedal, peso a la cabeza y ansiedad 
en el estomago. En mi concepto habiase verificado lo que nun- 
ca esperaba: sin pensarlo encontre un medio precioso de evitar 
sus horribles dolores, porque el cloroformo, aparte de no produ- 
cer el efecto apetecido, le puso en la ultima ocasion en estado 
muy alarmante. 

Al dia siguiente se repitio la misma escena con buen resul- 
tado; pero no contestaba a las preguntas que se le dirigian, como 
lo hacen otros magnetizados. Entusiasmado por tal aconteci- 
miento, com unique esta circunstancia a mi distinguido compro- 
fesor y amigo Sr. Dr NicolasAurelio Espinosa, quien estaba im- 
puesto de los padecimientos de la enferma. Despues de haberle 
referido minuciosamente lo acaecido, me pregunto el modo co- 
mo habia hecho volver de su letargo a la paciente. Comprimien- 
dole la aorta ventral, le dije; a lo que contesto: "Doctor, Ud. ha 
hecho una ganancia, y de seguro lograra yugular la enfermedad: 
de ho)' en adelante abandone la mmiobra que ha ejecutado para 
hacerla volver; hablela con energia y ella le obedecera en todo. 
Estoy seguro que, si Ud. en esos momentos le obliga a que ori- 
ne, JJlo conseguira M . En los dias siguientes puse en practica 
lo que mi respetado comprofesor me habia indicado. La cu- 
ractdn del sedal se hacia lo mas facilmente; porque bastaba mi- 
rarla por unos pocos segundos para que quedase magnetizada. 
Comenze entonces a dirigirle algunas preguntas con voz impe- 
rtosa, y consegui que me contestara en voz baja en los primeros 
dias, yen voz natural despues. Cuando logre dominarla con mi 
palabra, quise hacer la prueba que me habia indicado el Dr. Espi- 
nosa, pero lejos de orinar arrojo mas bien sangre, lo que prteba 
que habia un obstaculo insuperable a la salida de la orina. No 
sucedio asi con los organos que estan bajo el imperio de la vo- 
luntad, pues estos obedecian inmediatamente al influjo magne- 
tico, aunque fisicamente estuvi:sen en imposibilidad de entraren 
accion. En cinco 6 seis ocasiones que los miembros se hallaron 
en contractura permanente, bastaba magnetizar a la enferma, pa- 
ra que entrase en relajacion completa, quedando definitivamente 
flexibles y suaves como la seda. 

Por lo expuesto se ve que no dejo de tener su influenciael 
magnetismo en algunos sintomas de la enfermedad, siendo la m; 
suna el linico que resistio a esta clase de tratamiento. Vamos a 

ver a continuacion el modo como se consijjuio hacerlo desapa- 
recer. fe 

Cansado ya de emplear todos los medios terapeuticos y d« 
otra clase, se me ocurrio hacer inyecciones de agua fna en lo in- 
tenor de la vejiga, emplcandoal mismo tiempo la electriciUacl 



275 



de corriente continua, la queaplicabaal mismodrgano diariamen- 
te y por espacio de media hora, mas 6 menos, cuidando de aumen- 
tar paulatinamente la intensidad de la corriente. Para el efecto, 
hice uso de las pilas de bicromato de potasio de Grenet que, co- 
mo se sabe, son susceptibles de graduarse introduciendo en d li- 
quido, mayor 6 menor cantidad de la placa movediza de zinc. 
Me parecieron suficientes tres elementos, los cuales armados en 
baterfa daban corriente debil, pero constante. Al principio in- 
troduce solamente unos dos centfmetros de la placa de zinc, y 
despues en las sesiones siguientes iba sumergiendola mas y mas. 
El un polo de la pila lo aplicaba al vientre unas veces, y otras a 
la region lumbar; el otro introducia en el interior del pabellon de 
una sonda metalica que de antemano colocaba en la vejiga. El 
6de setiembre de 1880 principle ahacer las inyeccionesy aplicar 
las corrientes electricas; el 16 del mismo mes pudo arrojar espon- 
taneamente el agua de la inyeccion, el 28 a las seis y media de 
la tarde se Iogro que orine en medio de dolores atroces y acci- 
dentes repetidos. En Ios dias siguientes poco a poco fue facili- 
tandose la emisidn de la orina hasta que qnedd completamente 
bien, desapareciendo con este terrible fendmeno todos los demas, 
y quedando la enferma hasta el dia completamente sana de todas 
susdolencias (1). 

Es de admirar en todo esto la fuerza de voluntad con que la 
enferma se sujetaba a seguir rigurosamente mis prescripciones 



porque jamas le arredro ni el hierro candente ni la cuchilla, lo que 
contribuyo poderosamente para obtener su completa curacion. 
Cualquier otro enfermo pusilanime, que hubiese rehusado some- 
terse a tan rigurosa prueba, habria tenido, de seguro, mal resul- 
tado. Es, pues, de todo punto plausible y digno de enco- 
m »o el heroismo con que esta joven martir de su enfermedad 
arrostrd cualquier obstacnlo por sefio que fuese. Apoyado en 
estafirmeza de caracter, pude poneren practica un tratamiento 
que quiza cualquiera otro no lo habria imaginado; pues, si he de 
decir verdad, ninguno de los libros que consulte, incluso el Dic- 
cionario de medicina y cirugia, aconseja el uso de los revulsivos 
energicos, como son: el cauterio, el sedal, el caustico, las ventosas 
escarificadas &, &. para combatir una enfermedad que asienta su 
aominio regularmente en personas debiles y nerviosas y que son 
eonsiguientemente pobres de sangre y hasta de valor moral. Con- 
nesoque fue una inspiracion el haber echado mano delosmedios 

Gup he* r_ • t ... ? t _• -^^ x««f^ mnc rtinnto QUC 




ten J 3 *•*? «»*tecfa el affo de 1880. Ahora n«e ban transcurndo >y - ano 
S a ******* de anunciar a mis lector* que la enferma despufc .de awdj 
"J ha ten.«lo el manor padecumetito ; hacen poco* afc*q« se caso , en al 

»" a M "obtistea y perfects -dud. 



276 

lidad moral. Todos saben que el tratamiento para tales enfer- 
mas se reduce a los medios higienicos, que consisten regu- 
larmente, en el paseo, la distraccion, la navegacion, el buen ali- 
mento &. &. !o que no le era dado a mi desdichada paciente. 

Para concluir, creo un deber manifestar mi mas profundore- 
conocimiento por los favores que en el curso de esta terrible en- 
fermedad me prestaron mis caros amigos y comprofesores, Se- 
fiores Doctores Nicolas Aurelio Espinosa y Ezequiel Munoz. 
El primero, a quien dedico estas lfneas, tuvo la satisfaccion de ha- 
ber pensado en el mismo diagnostico, sin que yo lehubie- 
se dado ningiin dato ai respecto; y el seguiido, se digno acom- 
pailarme en muchas ocasiones, en las que hubo necesidad de 
intervenir, razon por la que aun apelo a su testimonio para con- 
firmar la verdad de los hechos relacionados. 



Jose Maria Tkoya 



Quito, setiembte 12 de 1885. 






277 



LEYES DE 18 




EL CONGRESO DE LA REPUBLICA 



DEL ECUADOR 



DECRETA: 



Art. unico. Aprucbase el Acuerdo Diploma- 
tico que, el veintitres de marzo del ano actual, han 
celebrado el Gobierno de la Republica del Ecua- 
dor y el del Peru, para el reconocimiento recipro- 
co de los titulos profesionales de ecuatorianos y 
peruanos, en las expresadas Republicans. 

Dado en Quito, Capital de la Republica, a pri- 
niero de setiembre de mil ochocientos ochenta y 
ocho. 

El Presidente de la Camara del Senado, Agnstin 
Guerrero.— -El Presidente de la Camara de Diputados, 
Fcderico Rivera. — El Secretario de la Camara del Se- 
nado, Manuel M. Polil.— El Secretario de la Camara de 
D ip u tados, Vice j i te Pa I la res Pc nafiel 

Palacio de Gobierno en Quito, a lode setiembre de 
1888.— Ejecutese.— A. FloreX— El Ministro de Rela- 
ciones Exteriores, Ellas Laso. 



EL CONGRESO DE LA REPUBLICA 



DEL ECUADOR 



DECRETA: 



Art. unico. Apruebase el Acuerdo firmado 
<* Lima, el tres de diciembre de mil ochocientos 
°chenta y Mete, por Sa Excelencia el benor ivu- 






27S 



nistro Plenipotenciario del Ecuador y el H. Senor 
Encargado de Negocios de Bolivia, para el cono- 
cimento reciproco de los titulos profesionales de 
ecuatorianos y bolivianos en una y otra Republics 

Dado en Quito, Capital de la Republica, a pri- 
mero de setiembre de mil ochocientos ochenta y 
ocho. 



Presidente de la Camara del Senado, A 



i> 



Guerrero. — El Presidente de la Camara de Diputados, 
Federico Rivera. — El Secretario de la Camara del Sena- 
do, Manuel M. Poiit. — El Secretario de la Camara de 
Diputados, Vicente Pa/lares PehafieL 

Palacio de Gobierno en Quito, a 10 de setiembre de 
18S8.— Ejecutese.— A. F lores.— El Ministro de Relacio- 
nes Exteriores, Elias Laso. 






ACUERDO DIPLOMATICO 



En la ciudad de Lima, a los tres dias del mes 
de diciembre de mil ochocientos ochenta y siete, 
reunidos en la Legacion Ecuatoriana, S. E. el En- 
viado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario 
del Ecuador, General Don Francisco Javier Sala- 
zar, y S. S. H. el Encargado de Negocios ad in- 
terim de Bolivia, Doctor Don Fernando E. Gua- 
challa, ambos acreditados ante el Excmo. Gobier- 
no del Peru, teniendo en consideracion: que las 
Republicas del Ecuador y Bolivia no mantienen, 
por el momento, Legaciones que las representen 
respectivamente en uno y otro pais; deseando ha- 
eer aun mas fructiferas las relaciones de cordial 
amistad existentes entre ambos Estados, por me- 
dio de actos que traduzcan a la practica el elevado 
espintu de americanismo que ha guiado siempre 
6U politica internacional; tomando en cuenta las 
mutuas franquicias ultimamente estipuladas entn 



279 



Bolivia y el Peru, para el libre ejercicio de las pro- 
fesiones de Medicos y Abogados, franquicias que, 
sin la existencia de pactos vigentes, han sidocon- 
cedidas por el Ecuador y Bolivia, respecto de los 
ultimos, en determinadas ocasiones; y persuadi- 
dos, en fin, de interpretar fielmente las altas mira 
de sus respectivos Gobiernos, han convenido en 
celebrar, con el caracter de ad referendum, el si- 
guiente Acuerdo: 



I 



Los Medicos y Abogados debidamentc reci- 
bidos, en las Universidades y Tribunales de Jus- 
ticia del Ecuador, seran admitidos al libre ejerci- 
cio de su profesion en el territorio de la Republic 
ca de Bolivia, y, respectivamente, los de Bolivia 
en el del Ecuador, sin otro requisito que el cle com- 
probar la autenticidad del tltulo e identidad de la 
persona. 



Ii 



La autenticidad del titulo, debera legalizarse en 
forma de estilo; y comprobarse la identidad de 
persona, por medio de un certificado de le Le- 

gacion, y si no lo hubiere, del Consulado del pais 

a l cual pertenezca el solicitante. 




Ill 



; Uenadas estas formalidades, se concedera a 
interesado la autorizacion correspondiente para u 
^jercicio de su profesion, por las Corporaciones o 
tacionarios publicos, a quienes las leyes de caaa 
Pais senalen la facultad de expedir los titulos reb- 
Pectivos. 



280 



IV 



El presents Acuerdo, ratificado que sea par 
los Gobiernos de las dos Republicas y canjeadas 
las ratificaciones, se observara por tiempo indefi- 
nido; pudiendo cesar un afio despues de que una 
de las Altas Partes contratantes, notifique a la 
otra su resulucion de terminarlo. 
<■• En fe de lo cual, el Excmo. Sr. Enviado 
Extraordinario y Ministro Plenipotenciario del 
Ecuador, y el H. Sr. Encargado de Negocios ad 
interim de Bolivia, han firmado y sellado por du- 
plicado este Acuerdo. 



Francisco J. Salazar. — Fernando E. Guachalla 



ACTA DE CANJE. 

En la ciudad de Lima, Capital de la Republi- 
ca del Peru, a los siete dias del mes de noviembre 
de mil ochocientos ochenta y nueve, reunidos en 
el Despacho de. la Legacion de Bolivia, S. S. H. 
Don Julio H. Salazar, Plenipotenciario ad hoc, y 
el Excmo. Senor Don Pedro Garcia, Enviado Ex- 
traordinario y Ministro Plenipotenciario de Boli- 
via con el objeto de proceder al canje de las rati- 
ficaciones del Acuerdo Diplomatico concluido en 
esta misma Capital, en tres de diciembre de mil 
ochocientos ochenta y siete, sobre reconocimiento 
reciproco de titulos profesionales otorgados a los 
Medicos y Abogados deambos paises, despues de 
haberse manifestado sus respecti\ >s plenos pode- 
res y encontrandolos tn buena y debida forma pro- 
cedieron a la lectura y confrontacion de los instru- 

mentos priginales de dichas ratificaciones, y hallan- 



281 

I 

dolos exactos y en perfecta conformidad realizaron 
su canje. 

En fe de lo cual, han redactadola presente ac- 
ta, firmandola por duplicado y poniendo en ellas 

sus correspondientes sellos. 

[L. S.l Julio H. Salazar. 



[L. S.] P. Garcia. 



ACUERDO DIPLOMATICO. 



En la ciudad de Lima, a los veintitres dfas de! 
mes de marzo de mil ochocientos ochenta y ocho. 
reunidos en el Salon de Despacho lei Ministerio 
de Relaciones Exteriores del Peru, S. E. el Senor 
Ministro del Ramo, Doctor Don Alberto Elmore 
y el Excelentisimo Senor Enviado Extraordinario 
y Ministro Plenipotenciario del Ecuador, D. Fran- 
cisco J. Salazar, con el objeto de estrechar lo< ' 
zos de fraternal amistad que existen entre an 
Republicas, han celebrado, debidamente autor 
dos por sus respectivos Gobiernos, el siguient 






ba 



ACUERDO DIPLOMATICO: 



I 



Los aboo-ades, medicos, cirujanos ingemeros 

y agrimensores, recibidos en los Tribunals de 
Justicia, Universidades y otrasCorporaciones cien- 
tificas del Peru, seran admitidos al libre ejercicio 
^ su profesion en el territorio de la Republica del 
Ecuador, y resnectivamente los que hayan obtcm- 
d o esos titulos en el xuador podran hacerlos va- 



282 



ler en el Peru, sin otro requisite* que el de com- 
probar la autenticidad del documento y la identi- 
dad de la persona. 



II 



La autenticidad del titulo se hara constar me- 
diante la legalization realizada en la forma de es- 
tilo; y la identidad de la persona se comprobara 
con un certificado que expida la Legacion y si no 
la hubiere, el Consulado del pais, cuyas autorida- 
des expidieron el expresado titulo. 



Ill 



Llenadas estas formalidades, se concedera al 
interesado la autorizacion correspondiente para el 
ejercicio de su profesion por las corporaciones 6 
funcionarios publicos a quienes las leyes de cada 

pais senalen la facultad de expedir los titulos res- 
pectivos. 



IV 



El presente acuerdo ratificado que sea por lo 
Gobiernos de las dos Republicas, y canjeadas la 
ratificaciones, se observara por tiempo indefinido 
pudiendo cesar un ano despues de que una de la: 



Altas Part 



tifiq 



solucion de terminarlo. En fe de lo cual, los 
expresados Plenipotenciarios de la una y de la 
otra Republica, firmaron y sellaron en dos ejem- 
piares del mismo tenor el presente acuerdo. 

(L. S.) — Alberto Elmore. 
(L. S.)— -Francisco J. Salazar. 






283 






ACTA DE CANJE. 

Reunidos en el Salon de Despacho del Mi- 
nisterio de Relaciones Exteriores del Peru, el Ex- 
celentisimo Sr. Dr. D. Isaac Alzamora, Mini tro 
del Ramo, y el Excelentisimo Sr. D. Julio H. Sa- 
lazar, Plenipotenciario en mision especial del Ecua- 
dor, suficientemente autorizados por sus respecti- 
vos Gobiernos para efectuar el canje de las ratifi- 
caciones del acuerdo diplomatico sobre el ejercicio 
de las profesiones liberales en ambas Republicas, 
concluido en 23 de marzo.del ano proximo pasa- 
do, procedieron a la lectura de los instrumentos 
onginales de dichas ratificaciones y habiendolo 

hallado exactos y en debida forma, procedieron a 
su canje. 

En fe de lo cual, los infrascritos han redacta- 
do la presente que firman por duplicado, poniendo 
en ella sus sellos respectivos, en Lima, a los tres 
dias del mes de enero de mil ochocientos ochen- 



y 



(L. S.) — Isaac Alzamora. 
(L. S.)— Julio H. Salazar. 



EL CONGRESO DE LA REPOBLICA 



DEL ECUADOR 



Visto el oticio del Ilustrisimo y Reverendisi 

&10 Senor Arzobispo, datado en diez y ocho de ju 
ni o del presente ano, y de conformidad con la Cons 
"tucion y el Concordato de la Republica; 



DECRETA: 



Art. unico. Las condicioncs exigidas por el 

rt 97 de la Ley Organica de Instruccion Pubhca, 






284 

no comprenden a las escuelas ni a los estableci- 
mientos de ensenanza media 6 superior que esta- 
blezca la Autoridad Eclesiastica. 

Dado en Quito, Capital de la Republica, a diez 
de julio de mil ochocientos ochenta y ocho. 

El Presidente de la Camara del Senado, Agustin 
Guerrero.— -El Presidente de la Camara de Diputados, 
Remigio Crespo Toral. — El Secretario de la Camara del 
Senado, Manuel M. Pd/it.—El Secretario de la Camara 
de Diputados, Jose Maria Banderas. 






Palacio de Gobierno en Quito, a 12 de julio de 18 
Ejecutese.— Pedro Jose Cev'allos.— El Ministro de 
Interior e Instruccion Publica, J. Modesto Espinosa. 



ELCONGRESO DE EA REPUBLICA 



DEL EC! VDOR 



DECRETA: 

Art. 1? Se establece en la ciudad de Ambato 
un Colegio destinado a la educacion e instruccion 
de ninas, el cual llevara el nombre de "Mariana de 
Jesus". 



Ar 



t. . .2? Este Colegio sera puesto bajo la di- 
reccion de cualquier instituto rcligioso docente de 
Senoras, y su arreglo e inspeccion correra a car- 
go de la Autoridad Eclesia tica. 
t ^ Art. 3V En el presupucsto de gastos sc vota- 
ra la suma de quince mil sucres, para la comprao 

construccion de una casa destinada a dicho Co- 
legio. 

Si el Gobierno lo tuviere a bien, podra ccder 
para el objeto las casas que posee en Ambato la 

JNaci6n,yque actual mente sir ven de cuarteles y 

pnsion de mujeres, e invertir dicho dinero en la 







compra de casa para las oficinas de la Goberna- 
cion, para cuartel y Santa Marta. 

Art. 4? Son fondos para el sostenimiento del 
mencionado Colegio: 

I? Cuatro mil sucres que se tomaran del re- 
cargo del 20 °[ de los derechos de importation; 
y se abonaran conforme i los demas participes de 
la Aduana de Guayaquil : 

2? Las donaciones voiuntarias que se hicie- 

ren al Colegio: 

3° El aumento de un sucre por mil sobre la 
contribucion general en la provincia del Tungu- 
rahua: 

4 ? La cuota anual con que voluntariamente 
contribuya la Municipalidad de Ambato; y 

5- El gravamen del medio por mil sobre el 
valor de las casas de Ambato, excepto las desti- 
nadas a la beneflcencia e instruction piiblica y las 
que pertenecieren a personas notoriamente pobres. 

Art. 5? La contribucion designada en los in- 
cises 2? y 5? del articulo que precede, se cobrara 
por solo una vez. 

Art 6? El cobro de la contribucion antedicha 
se verificara por un Colector especial. 

Dado en Quito, Capital de la Republica, a diez 
y nueve de julio de mil ochocientos ochenta y ocho. 

^ El Presidente del Senado, Agustin Guerrero- -El 
Presidente de la Caraara de Diputados, Remigio Lrespo 
Toral—El Secretario del Senado, Manuel M. PoM. 
El Secretario de la Camara de Diputados, Jose Maria 
Bcindcras. 

„ Palacio de Gobierno en Quito, a 25 de julio de 1888. 
Ejecutese.-PKi>Ko Jose Cevallo,-E1 Mimstro de Ins- 



Auction Publica, J. Modesto Espinosa. 



296 






EL CONGRE30 DE LA REPCBLICA 



DEL ECUADOR 



Vistos el Mensaje del Poder Ejecutivo y fa 
solicitud del Institute) de Ciencias, y 



CONSIDERANDO: 



Que para el estudio practice* de ios diverse^ 
ramos de agricultura es indispensable la creaci6n 
de una quinta modelo, 



DECRETA 



Art. unico. Se faculta al Poder Ejecutivo pa- 
ra que compre un fundo inmediato a esta Capital, 
que reuna las mejores condiciones posibles para el 
estudio practico de la Agricultura y lo entregue 
con este objeto al Instituto de Ciencias, pudiendo 
emplearse en dicha adquisicion hasta cincuenta mil 
sucres, que se votaran en la ley de gastos. 

Dado en Quito, Capital de la Republica, a 
veinte de julio de mil ochocientos ochenta y ocho, 

^ El Presidente de la Camara del Senado. Agustin 
Guerrero.— E\ Presidente de la Camara de Diputados, 
Remigio Crespo Tora/.—E\ Secretario de la Camara del 
benado, Manuel M. P6lit.—E\ Secretario de la Camarf 
de Diputados, Jose M. Banderas. 

Palacio de Gobierno en Quito, a veinticinco de julia 
de i888.—Ejecutese.— Pedro Jose Cevallos.— El Mi- 

mstro de Instruccion Publica, J. Modesto Espinosa. 



287 



EL CONGRESO DE LA REPUBLICA 



DEL ECUADOR 



CONSIDERANDO : 



Que se debe procurar el progreso de la Lite- 
ratura Nacional y facilitar a los escritores la pu- 
blication de sus obras. 



DECRETA: 



Art. i? Establecense Academias Nacionales 
en las ciudades de Quito, Cuenca y Guayaquil. 

La Academia de Quito ejercera su action en 
el territorio de las provincias del Carchi, Imbabu- 
ra, Pichincha, Leon, Tungurahua, Chimborazo y 
Bolivar: la de Cuenca, en las de Canar, Azuay, 
Loja y el Oro ; y la de Guayaquil, en las de Los 
Rios, Guayas, Manabi y Esmeraldas. 

Art 2? Las Academias se organizaran con- 
forme al Reglameuto que dictara el Consejo Ge- 
neral de Instruction Publica, quien determinara 
el numero y las cualidades de ios Academicos, y 
hara la elecci6n de los mismos. 

Art. 3? Los trabajos literarios 6 cientincos de 
tos Academicos seran publicados a costa del Teso- 
r o Nacional 

Las personas que sin p 



£1 



Acade 



mi as, quisieren gozar de igual privilegio, presc 



taran 



trabaj 



, Art. 4? Para que una obra merezca la gracia, 
a que serefiere el articulo anterior, debera ser Ca- 
nada como diena por la Academia respectiva, 
la cual para obtener la publication, elevara al Mi- 
msterio de Instruction Publica el informe y juicio 
c °nvenientes y le suministrara los demas datos que 
aJ r e-specto solicitaren. 



Si la obra tratare de asuntos 



g 



Academia 6 a la Comision nombrada para que 
juzgue de dicha obra, se agregara un eclesiastico 
designado por el Prelado Diocesano. 

Art. 5? Si se presentaren a un mismo tiempo 
obras sobre distintas materias, seran preferidas pa- 
ra la publica-eion, las cientifkas y las destinadas 



de textos; luego las de Historia Nacionaly 



4» 



las colecciones de documentos historicos de 
portancia; en seguida las que se propusieren mo- 
ralizar las eostumbres y difundir los conocimientos 
religiosos. y finalmente los demas trabajos y es- 
critos de puro recreo. Para tener option a este 
privilegio, sera preciso que las obras, ademas d 
escritas por ecuatorianos, sean originales, 6 si fue- 

ren traducciones,deberan serlo de obras de recono- 
cido merito. 

Art. 6? Hecba h edition de una 1 obra, si esta 
fuere un texto de ensenanza, el Ministerio se reser- 
vara la tercera parte del numero de ejemplares pa- 
ra distribuirlos entfe los estudiantes pobres, y los 
restantes seran de propiedad de su autor. 

De los demas trabajos tomara el Ministefio 
la quinta parte para repartirla, segun juzgue con- 
veniente, entre las Bibliotecas, Colegios, etc. 

Art, 7? No gozaran de la gracia concedida 
por esta ley, las obras en que hubiese errores en 
materia religiosa, que fuesen contrarias a la moral, 
que fomentasen el espiritu de sedition 6 contuvie- 
sen ofensas personates. 

Podran tambien publicarse a costa del Teso- 
ro Publico, las composiciones de musica de auto* 
res nacionales. 

Art. 8" En la ley de Presupuestos se votara 
la cantidad necesaria para la publication de las 
obras y mas escritos de que trata la presente ley 

Dado en Quito, Capital de la Republics a 



289 

veinticinco de julio de mil ochocientos ochenta . 
ocho. 

El Presidente del Senado, Agusti)! Guerrero. — El 
Presidente de la Camara de Diputados, Remigio Crespo 
Toral. — El Secretario del Senado, Manuel M. Polit 
El Secretario de la Camara de Diputados, Jose Man, 
Banderas. 

Palacio de Gobierno en Quito, a i? de agosto de 
1888. — Ejecutese. — Pedro Jose Cevallos. — El Ministro 
de Instruccion Publica, J. Modesto Espinosa. 



1 m 

4 



EL CONGRESO DE LA REPUBLICA 



DEL ECUADOR 



Vista la solicitud del Sr. Rector de la Univer- 
sidad Central, fechada en 15 de junio del presente 
ano, 

DECRETA: 



Art. 1? La erogacion de diez y seis sucres que 
hace cada estudiante para optarun gradoacademi- 
co, se destina a la compra de libros para la Biblio- 
teca de la Universidad en que haya recibido dicho 
grado. 

Destinase al fomento de la Biblioteca de la 
fespectiva Universidad 6 Colegio en que se hal e 
legalmente establecida la Facultad de Filosofia, la 
cuota que eroguen los estudiantes que se gradueit 
de Bachilleres en esta Facultad. 

Art 2? La Biblioteca publica de Cuenca, es- 
tablecida porel decreto legislative) de 8dejunio 
^ 1878, dependent de la Junta Universitana del 
Azuay f y el Rector de esta corporacion ejercera 
fespecto de aquella Biblioteca, las atnbuciones que 
la expresada ley concedia al Subdirector de ns- 
tudios. 



290 



Art. 3? Queda de este modo reformado el in- 
iso 2? del art. i? de la ley, sancionada en 28 de 
gosto de 1869 



Dado en Quito, Capital de la Republica, a 
veinte de julio de mil ochocientos ochenta y ocho. 

El Presidente de la Camara del Senado, Agustin 
Guerrero.— -El Presidente de la Camara de Diputados, 
Remigio Crespo Toral — El Secretario de la Camara del 
Senado, Manuel M. Polit.—E\ Secretario de la Camara 
de Diputados, Jose Maria Banderas, 

Palacio de Gobierno en Quito, a 25 de julio de 1888. 
Objetese.— Pedro Jose Cevallos.— El Ministro de Ins- 
truction Publica, J. Modesto Espinosa. 

Quito, a 26 de julio de 18S8.— Insistase.— E: I esi 



.j\~- 



dente de la Camara del Senado, A. Guerrero.— -E 
cretario de la Camara del Senado, Manuel M. Polit. 

Palacio de Gobierno en Quito, a 1? de agosto de 
1888.— Ejecutese.— Pkdro Jose Cevallos.— El Ministro 

de Instruction Publica, J. Modesto Espinosa. 



EL CONGRESO DE LA RHPUPLICA 



DEL ECUADOR 



CONSIDERANDO: 

Que no es posible establecer a un tiempo a 
Jos Hermanos de las Escuelas Cristianas en las 
que deben abnrse, conforme al decreto legislativo 
de 21 de julio de 1887, en las cabeceras de todos 
Jos cantones de la Republica 



DECRETA: 



Inst 



Art. unico. Con los fondos votados para la 
insmiccion Publica y a la brevedad posible, man- 
aara construfr el Podcr Ejecutivo locales para es- 
tabiecimientos diri.iridos por los Hermanos de las 



291 



Escuelas Cristianas, en las cabeceras de pro 
donde no los hubiere. 

Dado en Quito, Capital de la Republica, a 



y ocho 



y uno de julio de mil ochocientos ochenta 



El Presidente de la Camara del Senado, Agusiin 
Guerrero.— E\ Presidente de la Camara de Diputados, 
Remigio Crespo ToraL — El Secretario de la Camara del 
Senado, Manuel M. P6lit.—E\ Secretario de la Camara 
de Diputados, Jose Maria Bander as, 

Palacio de Gobierno en Quito, a i? de agosto de 
1888. — Ejecutese. — Pedro Jose Cevali.os. — ElMihistro 

A n T «-* - *i TV ,\ X- r S, , . r~ . ■ 



tr--cion Publica, J. Modesto Espinosa. 



EL CONGRESO DE LA REPUBLICA 



DEL ECUADOR 



Vista ia solicitud del Senor Don Rafael Gue- 
rrero, Director ad hoc del "Institute Anzoategui". 



DECRETA: 

Art. unico. Autorizase a la Municipalidad de 
Guayaquil para que, de los terrenos que posee en 
P r opiedad, pueda ceder la extension necesaria pa- 
ra que se construya en ella el edificio destinado a 
^creacion de dicho Establecimiento de artes y 
ohcios. 

. . Tendrase como no hecha la donacion y la Mu- 
n 'cipalidad reasumira el terreno cedido, siempre 
S ue no fuere empleado en el objeto a que se le des- 
tn H 6 si destruido el edificio no se reconstruyere. 
, Dado en Quito, Capital de la Republica a 
tre mta de julio de mil ochocientos ochenta y ocho. 

r El Presidente de la Camara del Senado. Agustin 
<*«ernro.-~E\ Presidente de la Camara de Diputados, 
***tfio Crespo ToraL- -El Secretario de la Camara del 



292 

Senado, Manuel M. Polit. — El Secretario de la Camara 
de Diputados, Jose Maria Banderas. 

Palacio de Gobierno en Quito, a i? de agosto de 
1888. — Ejecutese. — Pedro Jose Cevallos. — El Ministro 
de Beneficencia e Instruccion Publica J. Modesto Espi- 
nosa. 



EL CONGRESO DE LA REPUBLICA 



DEL ECUADOR 



DECRETA: 



Art. unico. Se establece en el Colegio Natio- 
nal de San Felipe de Riobamba la Facultad de Fi- 
losofia y Literatura, con todos los derechos y atri- 
buciones de que gozan dichas Facultades, confor- 
nie a las leyes de Instruccion Publica. 

Dado en Quito, Capital de la Republica, a 
treinta y uno de julio de mil ochocientos ochenta 
y ocho. 

El Presidente de la Camara del Senado, Agustin 
Guerrero. — El Presidente de la Camara de Diputados, 
Remigio Crespo Toral. — El Secretario de la Camara del 
Senado, Manuel M. P6liL—E\ Secretario de la Camara 
de Diputados, Jose Maria Banderas. 

Palacio de Gobierno en Quito, a 2 de agosto de 
i888.— Ejecutese.— Pedro Jose Cevallos.— El Ministro 
de lo Interior, Instruccion Publica, &., J. Modesto Es- 
pi uosa. 



EL CONGRESO DE LA REPUBLICA 



DEL ECUADOR 



DECRETA: 



Art. i? Establecense EscuelasdeArtesyOn 
cios una en Cuenca v otra en Riobamba. 



293 



Art.^2? Son fondos dedichas Escuelas respec- 



tivamente : 

i? La cantidad designada en la distribuci6n 
del 2o°j de recargo sobre los derechos de impor- 
tation : 

2? La cantidad con que voluntariamente con- 
tribuyan todas las Municipalidades de las provin- 
cias del Chimborazo y del Azuay; y 

3- El producto de la venta de los terrenos 
baldios pertenecientes a dichas provincias, excep- 
to el de los correspondientes al canton de Alausi. 

Art. 3? Las Escuelas estaran a cargo de las 
Municipalidades de Riobamba y Cuenca, respec- 
tivamente; y las rentas y fondos podran ser rccau- 
dados y administrados por un Colector especial 
nombrado por el respectivo Concejo. Este Co- 



gales 



tendra todos los deberes y atribuciones 



log 



Mas la ensenanza y direction de los estable 
mtos se pondra a cargo de los Padres Sale 
>s 6 de cualquier otro instituto religioso ana 



Art 4? El Poder Ejecutivo por si 6 por 



dio de los respectivos Gobernadores, ejercera in 
mediata vigilancia en los Establecimientos men 

cionados. 

Art 5? El Poder Ejecutivo, directamente, < 
por medio de los Concejos Municipales de Kio 
bamba y Cuenca, celebrara los respectiv 



Escuel 



que deben encargarse de las 

Art 6? Los Tesoreros y Colectores fiscales 
no podran entregar a ninguna otra autondad ni 
empleado de Hacienda las cantidades que, segun 
el numero 3? del art. 2?, se destinan al sosten - 
miento de las expresadas Escuelas; y si contraM- 
nieren aesta disposici6n, scran personaimentc rcs, 
Ponsables. 



294: 

. Asimismo el Tesorero Municipal 6 Colecfor 
especial, encargados de la recaudacion y manejo de 
las rentas y fondos de estos Establecimientos, no 
podran distraerlos, bajo su responsabilidad, en otro 
objeto que no sea el de adquisicion de bienes rai- 
ces, construccion de locales, cornpra de utiles y 
sostenimiento de la ensenanza. 

Dado en Quito, Capital de la Republica, a 
ocho de agosto de mil ochocientos ochenta y ocho. 

El Presidente de la Camara del Senado, Agustin 
Guerrero. — El Presidente de la Camara de Diputados, 
Remigio Crespo Toral. — El Secretario de la Camara del 
Senado, Mamiel M. Polit. — El Secretario de la Camara 
de Diputados, Jose Maria Banderas. 

Palacio de Gobierno en Quito, a 11 de agosto de 
1888. — Ejecutese. — Pedro Jose Cevallos. — El Ministro 
de lo Interior e Instruccion PuLlica, J. Modesto Espinosa. 



EL CONGRESO DE LA REPUBLICA 



DEL ECUADOR 



Vista la solicitud de D. Luis Calcagno, Su- 
perior de la "Pia Sociedad Salesiana", estableci- 
da en esta Capital, y a fin de favorecer el pleno de- 

llo de tan importante Instituto en la Repu- 



blica, 

DECRETA: 

Art. 1? Votase la cantidad de cincuenta mil 
sucres para la conclusion del ediflcio del "Protec- 
torado Cat6Iico", la reparacion de las maquina w 
herramientas de sus talleres, y la adquisicion de 
otras nuevas, conforme a lo que se pide en la ex- 
presada solicitud. 

Esta cantidad se pagara del Tesoro Publico: 
aiez mil sucres en mensualidades de a dos mil, 




205 



desde agosto hasta diciembre del presente ano, to- 
mandolas de las partidas destinadas en el actual 
Presupuesto para la instruction y las obras publi- 



y 



p* 



que 



la nueva Ley de Gastos, y deberan pagarse por 

mensualidades, durante el bienio proximo veni- 
dero. 

Art 2? Se autoriza al Poder Ejecutivo para 
que amplie el contrato que tiene celebrado con el 
mencionado Instituto sobre las bases siguientes: 

i" Se aumentara el numero de Profesores de 



los Talleres Salesianos de Quito con el fin de pro- 
porcionar instruction y education al mayor nume- 
ro posible de alumnos: 

2? De estos profesores, tres por lo menos, se 
encargaran exclusivamente de la direction moral 
y religiosa del Panoptico y de la instruction de los 
presos : 

3* Para este objeto el Poder Ejecutivo man- 
dara poner en comunicacion expedita el Protecto- 
rado con el Panoptico: 

4* Proveera a esta ultima casa de las herra- 
pientas y utiles necesarios de trabajo, segun las 
indicaciones de los sacerdotes Salesianos; y empe- 
z ara a formar en la misma una biblioteca para la 
instruction religiosa, moral y de artes y oficios de 
lo s presos : 

5- Para los efectos de lo decretado en la base 
** el Poder Ejecutivo establecera becas en los 
"Talleres Salesianos" de Quito a favor de losalum- 
*°s de las provincias. Cada una de estas tendra 
derecho a tres becas por cada Diputado que cada 
cu al elija para el Congreso. . 

La election de los alumnos la hara en cada 

central de acuerdo con 
el Gobernador. 



Provinda la Municipalidad 
,a Autoridad Eclesiastica v 



J i c- a Trr»tpn en ei 



*, Art. 3 ? De las partidas que se voten en ei 
^esupuesto para gastos generales de instruccion 






206 

y obras publicas, se tomaran los fondos necesarios 
para la realization de lo dispuesto en el articulo 
anterior. 

Dado en Quito, Capital de la Republica, a 
ocho de agosto de mil ochocientos ochenta y ocho. 

El Presidente de la Camara del Senado, Agustin 
Guerrero. — El Presidente de la Camara de Diputados, 
Rcmigio Crespo Toral. — El Secretario de la Camara del 
Senado, Manuel M. Polit — El Secretario de la Camara 
de Diputados, Jose Maria Banderas. 

Palacio de Gobierno en Quito, a 14 de agosto de 
1888.— Ejecutese. — Pedro JusiT Cevallos. — El Ministro 
de lo Interior, Obras Publicas, &., J, Modesto Espinosa. 



EL CONGRESO DE LA REPUBLICA 



DEL ECUADOR 



Vista la solicitud del Sr. Rector de la Unl- 
versidad Central, fechada en 7 de julio de 1888; y 

CONSIDERANDO: 

Que los estudios de Religion, Filosofia, His- 
toria y Literatura deben hacerse de una manera 
mas profunda, para que sirvan a completar la en- 
senanza superior en sus diversos ramos ; 



DECRETA: 



' Art. 1? La Facultad de Filosofia v Literatu- 
ra a que se refiere el art. 50 de la Ley Organica de 
Instruccion Publica, en la Universidad Central, 
comprendera las siguientes catedras: 

I? La de expiicacion doctrinal de la Religion 
<-atohca, Apologetica e Historia Eclesiastica: 

2? La de Filosofia Superior e Historia de las 
doctrmas filosofi 



cas: 



29 



t 



3? La de Historia antigua y moderna, e His- 
toria de America: 

4" La de Critica Literaria, Literatura espano- 
la y americana; y 

5? Las de Literaturas extranjeras (francesa, 
italiana, inglesa, &.) 

Art. 2? El Profesor de Religion sera nombra- 
do y removido libremente por el Ilmo. Sr. Arzo- 
bispo de Quito. 

Los demas profesores obtendran sus catedras 
por oposicion 6 seran nombrados interinamente 
por el Consejo General de Instruccion Publica. 

Art. 3? La asistencia a la clase de Religion 
sera obligatoria para todos los estudiantes de la 
Universidad durante los dos primeros anos de su 
niatricula. Al fin de cada curso daran el corres- 

pondiente examen. 



En ig 



obligad 



tudio de Religion los alumnos del Instituto de 
Uencias. 

Art. 4? La ensenanza de Religion se dara 
tambien, desde el proximo curso escolar, en las 
Juntas Universitarias de Cuenca y Guayaquil. 

El nombramiento y remocion del profesor co- 
rresponderan al respectivo Prelado de la Diocesis. 

Art. 5? Los estudiantes de Jurisprudence de 



Universidad Central asistiran el 



de 



matricula. a la clase de Filosofia superior; el 



Literatura 



de Historia; y el quinto a una delasdc 



No estaran obligados los comprendidos en el 
3 precedente a dar examen de estas matenas 



accesorias. 



n Art. a El Consejo General de Instruccion 
fublica dictara los Reglamentos necesanos para 
^ organizacion de la Facultad, la opcion de^ra- 
d ^s etc. y los sometera a la aprobacion del i oatr 



E 



jecutivo. 



298 



Art. 7? Este decreto se hace extensive* a to- 
das las provincias donde exista Corporation Uni- 
versitaria, siempre que £sta lo solicite del Gobier- 
no y en ella se establezcan las demas ensenanzas 
especiales propias de la Universidad Central. 

Art. 8? Queda en este sentido reformada la 
Ley Organica de Instruction Publica. 

Dado en Quito, Capital de la Republica, a 
ocho de agosto de mil ochocientos ochenta y ocho. 

El Presidente de la Camara del Senado, Agustm 
Guerrero. — El Presidente de la Camara de Diputados, 
Remigio Crespo Toral. — El Secretario de la Camara del 
Senado, Manuel M. Polit. — El Secretario de la Camara 
de Diputados, Jose Maria Banderas. 

Palacio de Gobierno en Quito, a 14 de agosto de 
1888. — Ejecutese. — Pedro Jose Cevallos. — El Ministro 

de lo Interior, Instruction Publica, &., J. Modesto Espi- 
nosa. 



EL CONGRESO DE LA REPUBLICA 



DEL ECUADOR 



Vista la renuncia hecha por el Ilmo. y Rmo. 
Sr. Arzobispo, en 25 de junio del presente ano, 

DECRETA: 

Art. 1? Adjudicase a la Municipalidad de La- 
tacunga la casa y el sitio que, en dicha ciudad, po- 
see la Nation con el nombre de "Fabrica", para 
que establezca una escuela de Artes y Ofltios. 

Art. 2? El Concejo Municipal de Latacunga 
tendra la inmediata inspection y direction del Es- 
tablecimiento, dictara el Reglamento respectivo y 
contratara los profesores 6 maestros. 

Art. 3? Son fondos del Establecimiento: 

i- La cantidad que se le asigne en la Ley de 
Aduanas sobre el recargo del veinte por cientoen 
-os derechos de importation: 




299 

2? La parte de la contribucion subsidiary a 
que se refiere el N? 2? del art. 2? del Decreto Le- 
gislative sancionado en 15 deabril de 1884; y 

Las donaciones que se hicieren por cuales- 
quiera personas 6 corporaciones. 

Art. 4? Los fondos de la escuela estaran a 
cargo de un Colector especial nombrado por el 
Concejo Municipal, el cual tendra todas las atribu- 
ciones y deberes legales. 

Art. 5 ? Queda modificado el Decreto de 15 
de abril de 1884 conforme al N? 2? del art. 3?, a i 
como reformada la ley de 22 de agosto de 1887. 

Art. 6? Esta ley regira desde el i?deoctubre 



del 



presente ano. 



Dado en Quito, Capital de la Republica, a 
echo de agosto de mil ochocientos ochenta y ocho. 

El Presidente de la Camara del Senado, Agustin 
Guerrero. — El Presidente de la Camara de Diputados, 
Remigio Crespo Tora/.—E\ Secretario de la Camara del 
^enado, Manuel M. P6lit.—E\ Secretario de la Camara 
d e Diputados, Jose Maria Banderas. 

Palacio de Gobierno en Quito, a 22 de agosto de 
de 1 883. — Ejecutese. — A. Flores.— El Ministro de lo In- 
terior y Beneficencia, Ellas Laso. 



EL CONGRESO DE LA REPUBLICA. 



DEL ECUADOR 



COXSIDERANDO : 



Col 



Que es indispensable senalar fondos para € 
e gio de nifias establecido en Otavalo bajoladi 



de las Religiosas Betlemitas 



i 



DECRETA : 



Art. 19 Son fondos y rentas de este Estable- 



cl niiento: 



300 



Cuatro mil sucres anuales que se asignaran 
del recargo del 2 °j de derechos de importation 
establecido en la Ley de Aduanas; y 

Las donaciones que hicieren los individuos 

particulars. 

Art. 2? Las cantidades mencionadas en el ar- 

ticulo anterior, ingresaran a la Tesoreria Munici- 
>al del canton, y se emplearan, de preferencia, en 
a construction de una casa adecuada paraColegio; 

en la compra de muebles y utiles necesarios, y en 

la provision de becas para las ninas pobres de la 

provincia de Imbabura 



Ej 



La provision de becas corresponde al Poder 



Art. 3? La Municipalidad, bajo su responsa- 
bilidad, cuidara de dar la expresada inversion a las 
rentas designadas. 

Art 4? En caso de que las Betlemitas dejasen 
la direction del Establecimiento, seran reemplaza- 

nVr ntrn inqrit.lltO do- 



das con religiosas de cualq 



cente. 



Dado en Quito, Capital de la Republica del 
Ecuador, a ocho de ag-osto de mil ochocientos 



ochenta y ocho. 

El Presidente de la Camara del Senado, Agustin 
Guerrero. — El Presidente de la Camara de Diputados, 
Remigio Crespo Toral.—YX Secretario de la Camara del 
Senado, Manuel M. P6lit.—Y\ Secretario de la Camara 
de Diputados, Jose Maria Banderas. 



Palacio de Gobierno en Quito, a 22 de a; 
1888. — Ejecutese. — A. Flores. — El Ministro de 



de 



Instruction Publica, Elias L 






01 



EL CONGRESO DE LA REP! BLKW 



DEL ECUADOR 



Vista la solicitud del Rector de la Universi- 



dad de Quito, 



DECRETA: 



Art. I? Paguese, preferentemente, a la Uni- 
versidad de Quito la suma de veintis is mil tr< »- 
cientos treinta sucres sesenta y siete centavos qiw 
le adeuda el Tesoro Publico. Esta cantidad y la 
de diez mil sucres que se asigna de los fondos na- 
tionals, se destinaran, a juicio de la Junta Admi- 
nistrativa de dicha Corporation, para la compra 6 
construction de una casa adecuada a los usos y ne- 
cesidades de la Universidad Central. 

p Art. 2? Las sumas de que habla el articulo an- 
terior, se entregaran al Colector de la Universi- 
dad por dividendos de a dos mil sucres mensuales, 
que se pagaran desde el primero de enero de mil 
ochocientos ochenta y nueve. 

Dado en Quito, Capital de la Repiiblica del 
Ecuador, a ocho de agosto de mil ochocientos 
ochenta y ocho. 



& 



El Presidente del Senado, Agustin Guerrero.- -El 
Presidente de la Camara de Diputados, Remigto Crespo 
Tora/.—E\ Secretario del Senado, Manuel M. Poht 
El Secretario de la Camara de Diputados, Jose Maria 
Banderas. 

Palacio de Gobierno en Quito, a 22 de agosto d 
i838.-Ejecutese.— A. Fi.ores.-EI Ministro de io Inte- 
^or, Instruction Pdblica, &., Ellas Laso. 



EL CONGRESO DE LA REPUBLICA 



DEL ECUADOR 



Alausi 



Vista la solicitud del Concejo Municipal de 



» 



302 




Art. i? Establecese una escuela en Alausi ba- 
jo la direction de los Hermanos de las Escuelas 
Cristianas. 

Art. 2° Son fondos para la construction de es- 

ta escuela, 6 para la adquisicion de una casa ade- 
cuada: 

i? La cantidad que, para este objeto, designe 
de sus propias rentas el Concejo Municipal; y 

2? El producto de los terrenos baldios de pro- 
piedad national que existen en dicho canton; los 
cuales se adjudican a la Municipalidad, con facul- 
tad de enajenarlos conforme a la ley. 

^ Art. 3? El Concejo Municipal de Alausi die- 
tara las providencias necesarias para la construc- 
tion del local 6 adquisicion de la casa respectiva, 
y el Poder Ejecutivo contratara con los Hermanos 
de las Escuelas Cristianas para que se hagan car- 
go de dicho Establecimiento. 



Dad 




Capital de la Republ 



ocho de agosto de mil ochocientos ochenta y ocho. 

El Presidente del Senado, A^iistiti Guerrero— -EI 
Presidente de la Camara de Diputados, Remigio Crespo 
/m*/.— ElSecretariodel Senado, Manuel M. PoliL 
El becretano de la Camara de Diputados, Jose Maria 

& and eras. 

B 

QQQ Pa ^ Ci ° de Gobierno en Ouito, a 22 de agosto de 
i«88.—Ejecutese.— A. Flores^-E1 Ministro de lo Inte- 
rior e Instruction Publica, Elias Laso. 



EL CONGRESO DE LA REPUBLICA 



DEL ECUADOR 



DECRETA: 



Art. unico. Se autoriza al Poder Ejecutivo 
para que establezca en la Capital de la Republica i 






un Institute) de Bellas Artes, lo reglamente y dote 
de todos los elementos necesarios para su conser- 
vation y progreso. 

Dado en Quito, Capital de la Republica, a 
veintiuno de agosto de mil ochocientos ochenta y 
ocho. 

El Prefiidente del Senado, Agustin Guerrero. — El 
Presidente de la Camara de Diputados, Federico R era. 
El Secretario del Senado, Manuel M. Po/it.—E\ Secre- 
tario de la Camara de Diputados, Jose Maria Baudcras. 

Palacio de Gobierno en Ouito, a 27 de agosto de 
1888.— Ejecutese.— A. Flores.— El Ministro de lo Inte- 
rior, Instruccion Publica. &., Elias Laso. 



EL COXGRESO DE LA REPUBLICA 



DEL ECUADOR 



DECRETA: 

Art. unico. Restablecese el Ministerio de Ins- 
truccion Publica, Culto, Beneficencia, etc supri- 
niido por el art. 1? del decreto Icgislativo de 15 de 

agosto de 1885. ■ ,, .. \ 

Dado en Quito, Capital de la Republica, a 
siete de setiembre de mil ochocientos ochenta y 
ocho. 

^ El Presidente del Senado, Agustin g^/^Zp 
El Presidente de la Camara de Diputado^M^^J 
'*— El Secretario del Senado, Manuel M ff^T^ 

Secretario de la Camara de Diputados, Vicente Pallas 

PcnafieL 

, Palacio do Gobierno en Quito, \ " .^Tlo i" 
de i888.-Ejecutese.-A. Im.orks.-E1 Mm.strode loin 

tenor e Instruccion Publica, Elias L" s0 - 



304 



el cox :ri:< ) de la repCblica 



DEL ECUADOR 



DECRETA: 



Art. i? Estabiecense en la ciudad de Zaruma 
una escuela de ninos bajo la direction de los Her- 
manos Cristianos, y un Colegio de nifias, que co- 



tos: 



go de un instituto docente d 
Ar. 2'.' Son fondos de estos dos establ 




I? La cantidad asignada en la Ley de Adua- 
nas paraun Colegio Nacional en Zaruma: 

2? El impuesto del uno por mil con que se 
gravan, por una sola vez, los fundos rusticos del 
canton de Zaruma: 

La cuarta parte del valor de la venta de 

los terrenos baldios existcntes entre Pinas y San- 
ta Rosa: 

4 ? La cuarta parte del impuesto sobre elam- 
paro de las pertenencias de las minas de Zaruma; y 

5? Las donaciones patrioticas de las corpora- 
Clones 6 de los individuos particulares. 

Art. 3? La recaudacion de los fondos correra 

go de un Colector especial, elegido por la Mu- 



mcipalidad de Zaruma, el que sera personauiicin^ 
responsable de la inversion de dichos fondos. 

Dado en Quito, Capital de la Republica, a diez 
de setiembre de mil ochocientos ochenta y ocho. 

El Presidente del Senado, Agustin Guerrero.—^ 
rresidentc de la Camara de Diputados, Fedcrico Ri^c- 

**.— El Secretario del Senado, )/ nuel M. PtliL—® 
Pelatll° ^ Cdmara d Di Putados, Vicente Pallares 

T8«Q Pal i-'° de Gobi '*™o en Quito, a 20 de setiembre de 
i8a8.~Ejecutese.— A. l,, iRI __K1 Mini tro de io Inte- 
rior e in.truccion Pubiica, Francisco J. Salazar. 



^05 



LEYES DE 1890. 



EL CONGRESO DE LA REPUBLICA 



DEL ECUADOR 



DECRETA: 



Art. 1? Son fondos del Colegio Nacional de 
San Pedro de la provincia de Bolivar: 

i ? La cantidad que se asigna para este Esta- 
blecimiento en la Ley de Aduanas del 20 °[ de re- 
cargo sobre los derechos de importacion ; y 

2" Cuarenta centavos fuertes mensuales que 
pagara cada tienda 6 establecimiento, en cualquier 
punto de la provincia en que se vendan licores al- 
coholicos nacionales 6 extranjeros. 

Art 2? Se adjudica al enunciado Colegio las 
sumas que, por cuentas fenecidas hasta el ano cle 
l8 76, se deban actualmente al Tesoro Publico por 



livar. 



pleados de las provincias de Los Rios y B 



Art. 3? Quedan derogados los decretos legis- 
latives sancionados el 8 de octubre de 1880, el 11 
de agosto de 1885 y el 24 de agosto de 1886. 

Dado en Quito, Capital de la Republics, a dos 
de agosto de mil ochocientos noventa. 

El Presidente de la Camara del Senado, /*.*/ Li- 
anaburu.—^A Presidente cle la Camara de Diputados, 

Carlos Mateus.—EX Secretario de la Camara del S« ia- 
d <>> A. Agnlnr.—\L\ Secretario de la Camara de Dipu- 
tados » Joaquin Larrea L. 

Palacio de Gobierno en Quito, a 9 de agosto de 

l8 9o.— Ljecuu c— A. Flokes.— El Ministro de lustra* 
Cl °n Publico 'Eliot Laso. 






306 



EL CONGRESO DE LA REPUBLICA 



DEL ECUADOR 



CONSIDERANDO: 



Que el Colegio "San Vicente" del Guayas ne- 
cesita de mayores rentas para completar y perfec- 
cionar la ensenanza secundaria y establecer las es- 
peciales mas necesarias, 



DECRETA: 



Art. i? Para aumentar las rentas del Colegio 
"San Vicente" del Guayas, se establece el impues- 
to de cinco centavos sobre cada 46 kilogramos de 
cacao que se introduzca a Guayaquil. 

Esta contribucion comenzara a regir desdeel 
I? de enero de 1891. 

La mitad del impuesto sobre el cacao que pro- 
duzca la provincia de El Oro, se destinaraal Cole- 
gio de Machala. 

Art. 2? Elsta contribucion sera recaudada por 
el Colector del Colegio, y los datos se los suminis- 
trara el Colector de Aduanas y el Tesorero Muni- 
cipal de Guayaquil. 

El Colector del Colegio de "San Vicente" en- 
tregara al de Machala la parte que le corresponde 
segun el inciso 3? del articulo anterior. 

Art. 3? I gual impuesto se exigira por el cacao 

de Manabi y Esmeraldas y el producto de aquel 
se entr-gara a la Autoridad Eclesiastica de Porto- 
viejo qu- lo invertira en la ensenanza primaria de 
las dos provincias. 

El Poder Ejecutivo reglamentara el modo y 



forma de hac 
este articulo se refi 



puesto a que 



O/T* 



Dado en Quito, Capital de la Republican a ocf 

de agosto de mil ochocientos noventa. 

El Presidente de la Carnara del Senado, P. I. L 
zarzaburu. — El Presidente de la Carnara de Dioutad 



Carlos Matcus. — El Secretario de fa Carnara del Sen. 
do, A. Agnirre. — El Secretario de la Carnara de Dipti 

tados, Joaquin Larrca L. 

Palacio de Gobierno en Quito, a 18 de agosto d 
1890. — Ejecutese. — A. F lores. — El Ministro dt 
cion Piiblica, Ellas Laso. 




EL CONGRESO DE LA"RE PUBLIC A 



DEL ECUADOR 



DECRETA 

la siguiente ley rcformatoria de las de Iitstrucclon Pii'olica. 
Art. 1? El Consejo General de Instruction 

Publica residira en la Capital y lo compondran: 

El Ministro del ramo: 
El Ilmo. Sr. Arzobispoosu Delegado: 
El Rector de la Universidad Central: 
El Rector del Colegio Nacional de San Ga- 
briel : 

Los Decanos de las Facultades de la Univer- 
sidad Central : 

El Hermano Superior de las Escuelas Cns- 
wanas de Quito ; y 

El Director de la Escuela Agronomica. 

Las Corporaciones Universitarias de Cuenca 
y Guayaquil tendran derecho para hacerse repre- 
sentor cada una en el Consejo General, eligiendo 
Para ello libremente a cualquiera de los miempros 

anteriormente indicados. .'. 

. K El Consejo sera presidido por el Minis- 
tr °. y en su falta por lus demas mienibros en el or- 

d .en expresada 





308 

§ 2? El Subsec r etario del Ministerio sera el 
Secretario del Consejo, y tendra un amanuense 
nombrado por este. La falta del Subsecretario, la 
suplira el Jefe de Section de Instruction Publica. 

§ 3? El Consejo podra funcionar con la rna- 
yoria absoluta de sus miembros. Tendra una se- 
sion ordinariaquincenalmente; pero el Ministro lo 
convocara, siempre que lo juzgue necesario. 

§ 4? El Ministro del ramo ejercera las atribu- 
ciones que la ley asigna al Director General de 
Instruction Publica. 

Art. 2°. En la capital de cada provincia habra 
un Subdirector de Estudios, elegido por el Conse- 
jo General, y que durara cuatro anos en su desti- 
no, pudiendo ser reelegido. 

i? Puede desempenar este cargo el Gober- 
nador, cuando lo estime conveniente el Consejo, 
pero en este caso no gozara del sueldo como Sub- 
director. 

El Subdirector de Estudios, cuando no 
sea Gobernador, tendra un Secretario amanuen e, 
que sera de su libre nombramiento y remocion. 

§ 3- Es deber principal de los Subdirectores 
de Estudios, hacer, dos veces al ano, la visita per- 
sonal de las escuelas y colegios costeados con ron- 
dos publicos, y pasar al Ministerio de Instruccion 
Publica la cuenta semestral exacta de la indicada 
visita, con una relation circunstanciada del estado 
de la Instruccion, de sus adelantos y necesidades 
en cada localidad. 

§ 4 9 Los Subdirectores de Estudios tendran 
facultad para elegir a los profesores interinos de 
los colegios, de entre los presentados en ternapor 
los Rectores de dichos establecimientos. 

§ 5 ? Es deber de los Subdirectores de Es- 
tudios suspender, con conocimiento de causa, a 
los maestros de primeras letras por conducta in- 
moral 6 irrcligiosa, siempre que hubicse precedi- 




30,0 



do para cllo reclamation de la Autoridad Eck 
siastica, 6 de la Junta inspectora do las parro- 
quias. El Subdirector dara cuenta dc lo obrado 
al Consejo General de Instruccion Publica. 

Art. 3? No podran ser institutores dc prime- 
ras letras los tenientes politicos y jueces parro- 
quiales, los primicieros y rematadores de rentas 
fiscales y municipales, asi como los estanquilleros. 

Art. 4? Tanto los institutores nombrados por 
los Subdirectores de Estudios como los elegidos 
por las Municipalidades deberan ser removidos por 



de estas autoridad 



""-» 
U 



do 



fiscal sobfe 



ante el Prelado eclesiastico de la Diocesis llegue 
a comprobarse la conducta inmoral 6 irreligiosa de 
dichos institutores. 

Art. 5? Destinase el impuesto 
aguardiente al exclusivo objeto del sostenimiento 
y desarrollo de ia instruccion primaria. En el mis- 
mo objeto invertiran las Municipalidades el pro- 
ducto de la contribution subsidiaria, procurand<> 



plicar a cad 



parroqui 



pagado por 




e lla Cuando las parroquias de un Ml 
gan ya los locales convenientes para escueias, y ei 
mobiliario, textos y utiles necesarios, el Concejo 
unicipal aplicara entonces el sobrante de la con- 
tribucion indicada a la construction de carceles y 
aminos de la misma parroquia, y a los demas ob- 
jetos senalados por la ley. En caso contrano, no 
Podra hacer gasto algunb de dicho. impuesto en 
ob jetos que no sean de instruccion publica, sin pre- 
Vl o permiso del Ministro del rarao. 

Art. 6? Las autoridades, empleados 6 juntas 
^e distrajeren los fondos asignados a la rostruc- 
C1 »n primaria en el articulo precedente para inver- 
ses en otros objetos, y los Subdirectores que re- 

ausaren formar el presupuesto y entregar los va- 

ksde sueldo mensualmente a los institutores seran 



310 



responsables con sus bienes y podran ser destitui- 
dos por el superior respective 

Art. 7? En ninguna provincia se fundara 6 
abrira colegio de ensenanza secundaria, costeado 
con fondos publicos, sin que antes estuviere esta- 
blecida la ensenanza primaria, a satisfaction del 
Consejo General; y se cerrara el colegio al cual 

concurran menos de veinte alumnos. 

Art. 8? Las Juntas Administrativas de los co- 
legios 6 liceos senalaran, segun las circunstancias 
y necesidades de la poblacion, y previo acuerdo del 
Consejo General, las epocas en que debe abrirse el 
primer curso de ensenanza secundaria, y tendran 
derecho para encargar a un solo profesor la de dos 
6 mas anos consecutivos. 

Art. 9? Las becas para los colegios, tanto de 
ninas como de ninos, se daran a los pobres. En 
concurrencia de dos 6 mas de ellos, seran preferi- 
dos los mas inteligentes y aprovechados. 

Art. io. Todos los superiores y superiorasde 
colegios tendran la obligation de pasar trimestral- 
mente al Ministerio de Instruccion Publica un in- 
forme del adelanto, moralidad y aptitudes de los 
alumnos 6 alumnas agraciados, para que el Poder 
Ejecutivo quite la beca a quien, en tres de estos 
informes, durante un bienio, haya sido tildado con 
malas notas. 

Art. 1 1. La Universidad Central de la Repu- 
blica y las del Guayas y Azuay se compondran de 

las facultades sie 

i- - 



Filosofia y Literatura: 
2? Jurisprudencia: 

3- Medicina y Farmacia: 

4- Ciencias matematicas, puras y aplicadas: 
5^ Ciencias fisicas y naturales. 

i • Las dos ultimas facultades reemplazaran 
en la l. niversidad Central al Instituto de Ciencias, 
y el Consejo General dictara las providencias que 



o 



111 



mismas 



juzgue necesarias y convenientes para 
tucion, cuidando de que se conserve" 

ensenanzas que habia en el Instituto, en cuanto 
fuere posible. 

2? A la Facultad de Ciencias Matematicas 
estara anexa la Escuela tecnica y practica, desti- 
nada a formar astronomos, ingenieros, top 



quitectos y agrimensores &. ; y a la Facultad de 
Ciencias Fisicas y Naturales, la Escuela practica 
de Agricultura. 

Art. 12. ElsueldodelosDrofesoresdelaUni- 



versidad Central, sera uno mismo, y lo determina- 
ra el Consejo General ; quien podra ordenar el pa- 
go de un sobresueldo a los profesores que dieren 
ensenanzas practicas y suplementarias, empleando 
en ellas por lo menos tres horas semanales. 

Art. 13. El Consejo General determinara con- 
forme a la ley, el niimero de catedras de cada una 
de las Facultades y las materias que deba dictar 
cada profesor, sin que obste para esto la propie- 
dad de la catedra. 

Art 14. La Junta Administrate de la Uni- 
versidad Central sera presidida por el Rector, y la 
compondran ademas los profesores elegidos como 
representantes de las facultades, uno por cada una 
Q e ellas: en caso de empate decidira el Rector. 

1 9 Formara anualmente, en el mes de octu- 

I presupuesto total del establecimiento, el que 
debera ser aprobado por el Consejo General. 

' 2? En dicho presupuesto se incluiran preci- 
s amente las cantidades necesarias para la conser- 



bre 



& 



y fomento de gabinetes, laboratories, biblio 



Art. 15. El Gobierno establecera a su costa 

^ Escuela de Estadistica y otra de Finanzas asi 

\ } a Universidad Central como en el Colegio San 

« cente de Guayaquil, y apropiara los fondos ne- 

Ce ^anos para su sostenimiento, sacandolos, duran- 



\ 



312 



te el proximo bienio de gastos extraordinarios. 

( Art. 16. En casode que llegue aestablecers 
Universidad Eclesiastica en la Republica, depen 
dera esta de su autoridad propia y tendra el dere 



cho de conferir grados academicos, que seran re- 
conocidos por la Nacion. 

La Universidad Eclesiastica tendra derecho 
de enviar un representahte suyo al Consejo Gene- 
ral de Instruccion Publica para Ios casos que con- 
venga. 



Art. 17. El Consejo General queda ampli 



que 



mente auto riz ado para organizar y reglamentar 
cumplimiento de los deberes religiosos y morales 
de los alnmnos, en las universidades y colemos de 
la Republica. 

Art. 18. Queda plenamente autorizado el Con- 
sejo General para reglamentar 6 establecer de un 
modo practico las Academias Nacionales decrera- 
das por la ley de 1? de agosto de 1888; de modo 
que se conceda proteccion a las asociaciones cien- 
tificas, literarias y 

ia Ke publica ; para ello deberan ser previamente 
aprobados por el Consejo General los reglamentos 
de dichas asociaciones. 

Art. 19. Una Comision del Consejo General 
compuesta del Rector del Colegio Nacional de San 
yabnel y de uno de los decanos de la Universi- 
aad Central elegido por esta, compilara todas las 
jeyes, decretos y reglamentos de Instruccion Pu- 
oiica vigentes; los pondra en armonia y concor- 
dance entre si y los publicara en un solo cuerpo a 
ia mayor brevedad posible. Los gastos que esta 
puoiicacion ocasionare seran deducidos de los ex- 
traordinarios del presupuesto. 

La niI ^»a comision queda encargada depre- 
sentar a la prdxima Legislatura un proyecto armo- 
nico y completo de las reformas 6 suplementos nc- 
cesanos en la ley de Instruccion Publica. 



313 



Dado en Quito, Capital de la Republi* i, a 
veinte dc agosto de mil ochocientos novcnta. 

El Presidente de la Camara del Senado, P. I. Li- 

zarzaburu. — El Presidente de la Camara de Diputados, 
Carlos Mateus. — El Secretario de la Camara del Sena- 
do, A. Aguirre. — El Secretario de la Camara de Dipu- 
tados, Joaquin Larrea L. 

Palacio de Gobierno en Quito, a 3 de setiembre de 
1890. — Ejecutese. — A. Flores. — El Ministrode Instruc 
cion Publica, Elias Laso. 



EL CONGRESO DE LA REPUBLICA 



DEL ECUADOR 



CONSIDERANDO: 



Que la ciudad de Machala a pesar del mere 
niento de su poblacion, no tiene, por escasez d 
fondos e institutores competentes, ni el numerod 



cesidade 



que corresponden a su importancia y 



DECRETA: 



Art 1? Se estableceen la ciudad de Machala 
una escuela de ensenanza primaria, bajo la direc- 
tion de los Hermanos de las Escuelas Cnstianas, 
6 de cualquier otro instituto docente. 
, Art. 2? Para tal objeto se destinara la sun a 
<fe tres mil sucres anuales, sacandola de la ded ca- 
da a la instruccion primaria en la ley de presupue,- 

Art. 39 La Municipalidad de Machala queda 
e ncargada de la contrata para la reahzacion del in 



.314 






dicado objeto, y contribuira por su parte con las 
cantidades que sean necesarias. 

Dado en Quito, Capital de la Republica, a 
veinticinco de julio de mil ochocientos noventa. 

El Presidente de la Camara del Senado, P. I. Li- 
arzaburu.—YX Presidente de la Camara de Diputados, 
Carlos Mateus.—E\ Secretario de la Camara del Sena- 
do, A. Aguirre.-—¥A Secretario de la Camara de Di- 
putados, Joaquin Latrea L. 

Palacio de Gobierno en Quito, julio 29 de 1890.- 
Objetese.— A. Flores.— El Ministro de Hacienda, Ga- 
briel Jesus Nmiez. 

Presidencia de la H. Camara de Diputados.— Qui- 
to, a 1? de agostode 1890. 

Insfstase.— El Presidente, Carlos Maieus.—E\ Se- 
cretario, Joaquin Lan-ea L. 

Palacio de Gobierno en Quito, a 1? de agosto de 
ia 9 a--Ljecutese.— A Flukes.— El Ministro de Hacien- 
da, Lrabriel Jesus Nunez. 



315 



AGTAS DEL COXSEJO GENERAL DEINSTRUCCMPFBLfi'l. 



Sesion del 21 de encro de 1892. 



Presidida por el Sr. Delegado del II mo. Sr. Ar&obispo y Decano 
de la Faculty dde Filosofia y Literatura y habiendo concurrido todos 
los Decanos de las Facultades de la Universidad, el Sr. Rector de &- 
ta, el del Colegio National de San Gabriel, el Director de la Escue- 



pasadt i 



«5jo y aprooo ei acta ae ia sesion aei iu ue aicitjmure wi mw pa^viw. 

El Hermano Director de las Escuelas Cristianas presto el jura 
mento constitution al de desempenar fiel y legalmente el cargo de 
Consejero. 

El R. P. Rector del Colegio Nacional, fundado en que no habian 
concurrido a la sesiort anterior algunos consejeros que debi i estar 
presentes a la discusion del Reglamento sobre los deberes reli^moB 
}' morales delas Universidades y Colegios, pidio que se reconsiders 
Ban los arfcicul m negados. Sometido el asuuto se accedio a la re- 
consideration. El Sr. Decano de la Facultad de Jurisprudence pi- 
dio que constase su voto negatives , 



tal motivo, al senator los deberes y atribuciones del 
contrado tropiezo para la continuncion del trabajo, 



Leyose el siguiente oliclo del Sr. Rector de la Universidad 
"Rectorado de la Universidad Central del Ecuador.— Quito, a Wde 
enero de 1892.— H. Sr. Presidente del Consejo de Instruccion iu- 
bhca.— Honorable SeuOK— Este Reetorado tiene en actual labor 
un Reglamento intenio 6 domestico de la Universidad y, con 
' ' ■ ■ " i Colector, ha en- 

en euanto al cto- 

"uu V iwiirenu para ia uoiu/iuuaoiuM w » w^v-i ^ 1 j V 

s «o de ajusterlo estrictamente al Reglamento (xeneral de Bs- 
tadios, que en la sesion 7 8 , fija las obiigaciones de los era- 
«*», empleados que, eonforme lo asevera el br. t elector oei 
Establecimiento, estorbarfan el que se arreglen los ubros se- 
pn lo present* por la Ley de Hacienda: raz6n por la cualsm dud* 
ta caido en desuso en la Universidad, de tiempos atras, todo o pre- 
Jfptuado a los referidos claveros v al modo de lleyar las cuenta, en 
Ulecturia.-] )i os guarde a US. H.-Oarlos R. Tobar .. 

. . El Sr. Rector dip que la instituciou de los claveros habia sido an 
t/ncra l a l ey organic a de Hacienda que dispoma ya otramanei a 
j? Hevar lag cuentas de los establecimientos, de manera que no go 
«a estar vigente este institucion desde que regia est a ley. j 

Elector habia sufrido una reconrencion del Tribunal d »U^ el 
Fmerafio que ejercid el ear^o per haber -1h^J« «^^ £ 



f — *« aao que eiereio el cargo per iwwi ««— r . , 

» manera preecrita en el Reglamento y no con sujecion ^a la 
H ^ienda, creyendo que aquel le obligaba mas especialmente 

ElConseio era nnion d^hia reformat el Reglamento 



que 



P°r e*ta 



- 




316 



eesarios cuaiulo no exisiaa una ley como la actual organica de Hi 
cienda y cuando las rentas universitarias eran indepeudientes del 
Tesoro publico; pero hritiles del fcodo ahora que la Universidad se 
sostenia con rentas fiscales, que las cuentas eran juzgadas por el 
Tribunal y no, como antes, por la Junta Universitaria, que se exigia 
fianza sufici»'ate al Colector. La intervencion de los claveros lejos 
de dar seguridad a las rentas podian dar motivo a que el Colector 
se deseargase con los claveros y estos con el Colector, seria necesa- 
rio exigir iiaiizas tambien a los claveros como tonedores do las Haves 
de la caja, se inrpondria una obligacion bastante gravosa a los Pro- 
fesores, etc. Por todas estas razones la intervencion de los clave- 
ros habia caido en desuso hacia ya algiin tiempo. 

El Sr. Pr idente ordeno que pasase el asunto a estudio del Sr. 
Decano de la Facultad de Matematieas. 

En seguida consult'* el mismo Sr. Rector de la Universidad si 

debia observarse el decreto ejocutivo que determina el escudo de la 

Universidad, dado el 11 de febrero de 1836 y aprobado por el Poder 

Legislativo por decreto de 28 de febrero de 1837. 

Resolviose que se observe dicho decreto por hallarse aun vi- 
gente. 

Leyeronse los siguiY-ntes oficios: "Reetorado de la Universidad 
Central del Ecuador.— Quito, a 19 de eaero de 1892.— H. Sr. Presi- 
dent e del Consejo de Lis. rue, ion Publica. — u Honorable Sefior: 



En 28 de noyiembre del a no proximo pi ado, el Sr. Vicerrector 

de la Universidad oficio, en circular, a los 8res. ProtV\sores de Qui- 

mica comtmie&ndoles lo resnelto por el H. Consejo General en 29 
de octubre, esto es, que "los catedr&ticos de Quimica analitica cuaiv 

litativa y cuantitativa deben continuar ensenando estas ciencias teo- 
rica y practicamente In ba que se 
eultad de Ciencias ■ , .— En respuesta _ 

tor, el Catedratico Sr. Dr. Manuel Herrera, ha pasado la cont( tac-ion 
que, original, remito a US. EL, a fin de que el Consejo resuelva lo 
conveniente, ya que ha quedado en suspenso la aprobacion del Re- 
glamento de L is Pacultades de Ciencias, y v a que los cursantes de 
Silas solicitan, y con razon, la reapertura de las clases a que se relie- 
ve la resolucion del Consejo.— Dios guarde a US. H.— Carlos R. To- 



apruebe el Beglamento de la la- 

al referido oficio del Sr. Vicerrec- 

_ • / 




"Bepublica del Ecuador/— -Quito 



tor de la Universidad Central— Sefior:— Reoibi el inuy e una- 
ble oficio de US. en el que me ordena que continue la ense- 
nanza de las asignaturas que tuve a mi cargo en el Institute de 
Ciencias, y de las cuales el H. Consejo (i.neralme declaro Pro- 
fesor raropieiario hasta el ano de 1893. 

A pesar de la buena voluntad que siempre tengo de obedecer las 

ordenes superiores y pr< tar mis i rvi( ■ pr< ionales, como en 

etectoob 3i y los presente en el ano eg Aax prdximo pasado, » 
me es po- | e al presente; porque atin no e al Sr. Colector la or- 
aen de pago por estas a* jnatun , que iamas existieron en la i »- 
versidad, antes de lar usi6n en ella del kistituto s cuales. por 
ott-a parte, exigen para su jervicio, quince boras de clase semanales. 
lantom , cuanto que el Sr. Colec >r. a n despues d aberrecibi- 



<lo en 



ct is 




'.■•'-■IpU 



oli 



h a las mias; de modo que se me adeuda por el servicio pwstado du- 
rante todo el a ao anterior.— Dios guarde a US.— ilanuel Herrera*. 

Despues de una prolongada diseusion s s aprobo la proposicion 
del Sr. Decano de la Facultad de Jurisprudent apovada por el Sr. 
Decano de la Facultad de Medicina, que dine asi: "Los Profi >rea 
que dieren Jas enseiianzas que antes dictaban en la Facultad d» 
Gencias de la Universidad y las que tenian en el Institute gozaran 
en lo sucesivo ciea sticres mensuales ". 

El Sr. Decano de la Facultad de Ciencias pidio perauso para au- 
sentarse miSnicas se votuba la proposicion anterior porque no contra- 
yendose ya al caso del Dr. Herrera le tocaba tambieu personalmen . 

El R. P. Rector del Colegio Naeional pidio quo constase en el 

acta que Labia becho presente que el mismo sueldod >ia pagai >les 

por el tiempo pasaclo desde la clausura del Instituto ha a hoy, por 

la nusma razon de justicia que habia motivado la proposicion apro- 
bada. 

Paso a estudio del Sr. Delano de la Facultad de Jurisprudence 
|1 Reglarnento interior de la Universidad Central present lo por el 
or. Rector del Establecimiento. 

Siendo avanzada la hora, se termino la sesion. 

El Presidents, Fedekico Gonzalez Suifisz, 

El Secretario, Carlos Perez Quiikmes* 






Sesion del 28 de enero de 189:2. 



Presididos por el H. Sr. Ministro concurrieron todos los miem- 

bros del Uonsejo, 

be I yo v aprobo el acta de la sesion anterior, despues dehechas 
Hlgimasr; tificacior. i propuestas por el Br Decano de la Facultad 
de Ciencias respecto del orden de las discusiones. 

, Die ><5D t del oficio siguiente :— " GoHerno Eclesiashco d« 

Ja Arquidi6cesis. —Quito, a 21 de enerode 189::.— Honorable br. 
Wmistro do Estado en el Despaoho de Culto, & a -Como no bay 
jacompatibilidad para que un Decano de una de las *acul- 
«des de la Universidad me represente al propio tiempo en 
f Consejo General de Instruccion PubHca, el in no br. Dr. U. *e- 
Jonco Gonzalez Suarez puede bien verificar dicba representation. 
p or esto, me abst ;o de hombrar otro que le reemplace.— iaon 
guarde a US. H.— Jose I«nacio. Arzobispo de Quito .. 

El Sr TWo™ A a lo s»,n n k„l A» Hifineias Naturales observe que 



reumr el Uonsejo, 

una niisma 
en el orden 



aesde ouese disminuve un miembro, al tener dos eargos 
P^sona; ad ax; , se presenta cierta difieukad; tambien, 

7iuico, pu , no se i bria como se desempenaba^ei i un casoaa 
%elSr. Dr. Gonzal i Suarez. si como Decano> 6 ^J^^ 

Confirm* el Decano de la Facultad de Jun P™* 6 ^!^ 
fries ezpuesi « r aftadio que la verdadera dihcultad _ u- se pre,en 



ta ba era la. A* U L 



[V. 




318 



tintas. Ademas, en un caso dado, el Sr. Dr. Gonzalez Suarez {fei*- 
dra dos votos 6 uno solo? Manifesto, por ultimo, el Sr. Decano que 
tenia conocimiento praetieo -de la inconveniencia de esta dualidadde 
representacion, pues en eierta ocasion desempeno el al propio tiempo 
los cargos de Decano de la Faeultad de Jurisprudencia y Rector de 
la Universidad. 

Preguntado el EL Consejo si hallaba incompatible que una mis- 
ma persona representase en el Consejo General los cargos de Decano 
y de Delegado del Ilmo. Sr. Arzobispo, contesto que si la hallaba ; ha- 
biendo pedido que eonstasen sus votos negativos el EL Sr. Presides 
te y el Sr. Rector de la Universidad. 

Vistas las respectivas solicitudes, el Consejo dicto los acuerdos 
siguientes: 

1° J )eclaranse validos para la carrera de Agrimensor los exame- 
nes rendiclos por el Sr. Rafael Sierra, eomo estudiante de Topogram 
fia, y concMece, en eonseeue icia, al peticionario que se matrieule en 
segundo curso de Agrimensura. 

2° Se niega la ampliacion del plazo concedido al Sr. Francisco 
I. Salazar en la session del 29 de octubre de 1891 para que rindiese- 
los examines de segundo curso de Ealigion y Dercciio Civil. 

3° Se niega, por estar muy avanzado el presente curso, lamatri- 
cula de primer ano de Jurisprudencia que a nombre del joven Er- 
nesto Araujo solicita el Sr. ]}. Mariano Alvarez. 

4° Por igual razon que al anterior, se niega la matricula condi- 
eional que. para el quinto ano de Jurisprudencia pide el Sr. Carlos 
Romero Galvez. 

5° Se niega la justificaeion de las faltas de as tencia del Sr. 
Alejandro Salvador a las clases del quinto a&o de Juiisprudencia, por 

nohaber causas graves debidamenie comprobadas. 

Eltrabajo Je cornision^s se disfcribuyo Bsi: Al Sr. Decano de la 
Faeultad de Medicina: 1? La consults de la Pacultad Medica del 



Azuay respecte del titulo y dermis documents presentados por el 
or. Anacleto Cervini, para que se le permita el libre ejercicio de la 
profesion de Medico en la Bepublica; 2° El reenno de los estudian- 
tes de Farmaeia para que se las de laeisenanza de Quimica cuanlita- 
tiva teorica y practica y cuantitativa teorica; 3° La solicitud del 
br. Dr. Manuel Horrera, en la que piden se le abonen los suoldos. 
que, por las clases que ha dictate cemo profesor del extinguido Ins- 
titute de Ciencias, se le adoudan. 

A los Sres. Decano de la Faeultad de Filosof ia y Decano de la 
* j acultad de Medicina la solicitud de los profesores del Institute de 
Ciencias, respecto del abono de sueldos eorrespondientes a los meses 
de octubre y noviembre del ano 1890. 

A los Sres. Decano de la Faeultad de Jurisprudencia y R- P- 
Kector del Colegio Naeional, la solicitud del Sr. Clodoveo Montesi- 
nos, relativaa que se le conceda matrietria condicional para el quinto 
ano de Junsprudencia y el informe do la Faeultad de Jurispruden- 
cia. del Azuay sobre el recurso del mismo Sr. sobre nulidad de los 
examenes de quinto aiio declarada por la propia Faeultad.— Por ser 
avanzada la hora, se termino la sesion. 

El Presidente, Eli as La so. 

i 

El Secreturio, Carlos Perc; Quifnm&9' 



* I • 



319 



Scsion del 4 defebrcro de 1892. 

La declaro abierta el H. Sr. Presidents con asistencia de todos 
los bres Oonsejeros, excepto el Sr. Decano de la Facultad de Filo- 
sotia y Literatura. 

Se leyo y aprobo el acta de la anterior sesion. 

Leyose el oficic del Ilmo. Sr. Arzobispo en que avisa haber desig- 
nado para su Delegado eu el Consejo al Sr. Canonigo Dr. Ramon An- 
vedo Presente este presto el juramento constitucional dedeseim. 
nar nel y legalmente el cargo. 

En seguida diose cuenta do la siguiente solicitud :— " H. Sr. Pi - 
dente del Consejo General de Instruction Publica.— H. Sr. :— Hoy he 
sido notificado con la resolucion negativa que el H. Consejo que US. H. 
tan dignamente preside se La servido dar a mi solicited del 23 de di 
ciembre del ano proximo pasado, on la quo suplicaba que, atentas 



-»-««iwwufti «jue uutuve para el tereer ano de dicho estudio. 

Mi solicitud, II. Sr. fue presontada antes de que espirara la pri- 
»era concesion quo se me hizo, como muy bien puede iuformarlo el 
or. oecretario de esa ilustrada Corporacion j mas, como por las re- 
C i ar p l ! as 0cu P ^iou - d« ella, no h ha sido posible el resolverla, sino 
despuesdeespifacb/ dicho plazo, ruego al II. Consejo se digne per- 
nntirme elquepuoda dar diehos examenes eu los diez dias subsi- 
gmentes daquol en que Sta solicitul tuere resuclta, teuiendo en 
tuenta, quo s i dejo expirar cl plazo eqneedido fue por estar aim pen- 
dente dicha solicitul, y atendiendo ad .-mas aque en ocasiones no 
«s es posible a los Sres. Profesores tonnar el tribunal de examenes, 
a causa de sus no esoasas ocapasiones prafesionalas, en determina- 

. ^uegoasimismo alH. Consejo, se digne dackrar la validez de 
ja matricula condicional, qu 



• en virtudde mi 



. Sr. que esta mi solicitud sera atondida bemgna- 

Consejo de Instrucciou Piiblica, atenta la justicia 

,■ r r. - Quito, enero 30 de 1)91.— Honorable Senor.— I ran- 

^co I Salazar (I. . . 

*J Senor Decano de la Pacultad de Jurisprudence dijc- 
^e no era exacto h c,ue se observaba en la solicitud sobre 
que no se rounan los w^wes: que piie de cortificar el Seeretano 
£ la V niv ersida I que giempi quo se citaba para examenes concu- 
nan habiendo faltado areces los examinandos, nunca los examma- 
3 es - Sujeto el asunto a votacion, negose al Sonor Salazar la gra- 
Cl a que solicita. _ .. . 

deHr y6se ydiscuti.V el informe que siguo:-'' Senor Presidente 

^HonorabloConsej, General :-Segin el art. 1 3 num V del He- 
fcttto General deWidio^ correspond* a la Junta I &"*■*■£ 

a 8ft? atril >™™ ' 1 ' de la Ley de Instrucciou Pubbca, <*™W™» 
eW Conse i° Q* >" ral la aproWn, siempreque el Reglamento ,e 

011 Publicu. En tal vii-tud v aeatamto siempre el mas acertado 






320 

pareeer del H Consejo, opino que este no puede prescindir de los an- 
tecedentes que etajo uulLados y que debe ordenarse que previamen- 
te se llenen estos r equisitas. — Febrero 1° do 1892. — Carlos Oasares", 
Vistas las dispo siciones legales y votado el in forme por partes, 
fue aprobada la 1" til fc>r. Reefco* do la Universidad preganto si el 
RegLmonio interuo para el Establecimiento que regenta debia ser 
tambien examinado y elevado por la Subdireecion de Estudios, con- 
forme a lo dispuesto por el art, 9° num. 1° de la Ley Organica de 
Instruceion Piiblica. Discutido el asunto el II. Consejo declare que 
debia el Bubdirector tomar parte en el asunto. Aprobose tambien la 
2 rt parte del intorme. 

Se leyo la si^uiente solicitud: — "AIR Senor Presidents del 
Consejo General de Instruceion Publico. — El £L Consejo tuvo a 
bien concederme el plazo de tres meses para rendir mis examenes 
de Derecho Caoonico y Religion pertenecient 3 al curso anterior, pri- 
mero de Jurisprudence : jazguo que este plazo principiaria a correr 
desde el dia en que se dio noticia oficial de La conce&ion a la Secre- 
taria de la Universidad ; pero resulta que el plazo ba principiado i 
correr desde cuatro dias aateriores ai de la feeka del oiicio antedi- 
cno. Por esta equivocation involuntaria lie dejado veneer con el ex- 
ceso de dos dias al referido plazo, y en consecueneia se ha rehusado 
el recibirme el examen de Religion, tinico que me falta rendir. 

Creo fundada esta razon para que US. H. se digue recabar del 
H. Consejo se me conce la la graeia de poler rendir el referido exa- 
men de Religion yalidamente; esto es, de manera que tenga efecto 
la matricula condicional eonee jida para el presents alio eseolar, 
QuitOj febrero 4 da 1892.— Rata >1 A. Rosales", 

En vista del inform- verbal del Sr. Rec a? de la Uuiversidad 

acerea de la verlad de las causa! alegadas por el Sr. Rosales, el 
Consejo tuvo a bien acceder alo pedida 

be eoneedio, d-spu-'s de leido el ofioio sigaiente, unmomento d< 
meeso:— 'Rectorado del Colegio National de San Luis.— Cuenea a 
~7 de enero de 1892.— Al H. Sr. Ministro de Instruceion PubKca.- 
ttonorable Senor:— La Junta Administratis do este Colegio en use 
Oe la atnbucion que le concede el art. 9° de la tej Peformatoria de Ins- 
truceion Pixbfiea de 15 de agosto de 1885, y en a d .-/ion a que se balla 



vacante 



tidor .__ 

bien formar la siguiente 



t-rnacompuestadelosSr-s. T). Miguel I. Parra, Antonio Marchan 
Wawaa, y Victor I. Espinosa. a fin do que el II. Consejo General ex- 
piua e! respectivo nombramMrato en favor de uno de aquellos Seno- 
res.-Dios guarde a US. H.-Eugenio Malo". 

K,establecid :i la Besion y practicada la votaeion secreta, el resul- 
wmio tti^el siguiente : para Inspector Eepetidor del Colegio de ban 
lima de Cuenca, el Sr. Miguel F. Parra obtuvo oeho rotos; el Sr. An 
tomo Marchan, uno, y hubo uno en bianco. Preguntado el Consejo 
si declaraba legalmente eiecto t.r Insp , tor Eepetidor del Colegio de 
f5an Lms al br Parra, contesto que lo declarator T . 

nil t • y i- °? cio ri ga^te:- tf Bectorado del Colegio Naei^ 
^WW^V- 01 ^^ ° df4 1891— n geflor Ministro de Instruceion 
onn .1 fi i en ° r: ~ La Il! strft J «»ta A- ! '"5- ^rativa do este Coleg* 

Reli^ dft . I ymew» en alguna parte loa ferabajos del Profesor 4 

3!" y S1 1 ntl ^ d ° m) Fder ignalar a lo mem / , ta .lotacion con 

* que gozan log demas Profesor* , ha d< fcbado aueldo sefiala«i<> 



321 

aide la extinguida clase demusiea, que es deciento nta sueres 

anuales, para el ya expresado Ptofesor de Religi6a. 

Sirvase US. H. aprobar este necesario acuerdo de la Dustre 

Junta Adxnmntral Lva, 6 recabar la aprobaeion del H. Consejo Gene- 

ral de Instruction Publico; entendiendose que la renta debe corn 
desde la fecha en que el ya indicado Profesor comenzo a ejercer su 
cargo; esto es. desde hoy dia. — Dios gnarde a US, H.— Rafael Bio 

f rio » 

El Consejo tuvo por bien aprobar lo resuelto por la Junta Admi- 
nistrativa del Coiegio de Loja. 

Paso, luego, el Consejo a reconsiderar los articulos negados del 
Reglamento de los deberes reBgioses de los alnmnos de los establ 
cimientos de enseiianza secundaria y su] rior de la Republiea; y 
despues de un largo debate, en el que terciaron el R. P. Rec >r del 
Coiegio de San Gebriel, el Sr. Decano de la Faenltad de Jurispru- 
dencia y el de la de Medieina, tue aprobado el art. 1° del citado 
glamento, habiendo pedido el Sr. Deeano de I R ilfcad de Jurisprn- 
deucia que constase su veto negativo. Diseutido, en segirida, el art 
• y sujeto a votacion hiibo empate. 

"Vistoelart 3? del Reglamento Interior de! Consejo, diseu ••■ 
acerca de si el Presidente tenia 6 no veto de ordbario, 6 si boJo 1<> 
debia tener en caso de empate, para la desicidn; mas preguntado el 
H. Con »jo, contesto que no solo en ea de em\ be sino siampri 
tenia voto el Sr. Presid e.— Snspendiose la diseusion. . 

Las comisiones se nombraron asi : A estndio de k Sres. Re< r 
de la Univers idad y Deeano de la Faoul: 1 d Jurispra -ia el ofi- 
cio del Sr. Rector de la mi na Universidad sobre la falta de r> - 
entante de la Facultad de Filosofia en la Junta Administrativa del 



eonsulta del 



Rectorado d 
lo dispuesto 



Establecimi ito ( a 1 de ;'• brero de 1892). 

L. AlSr. Decano de la Facultad de Matematieas la 

ol Coiegio de San Bernardo sobre como debe entend e 
en la circular del Ministerio de Instruction Pubhca. del 

17 de octubre proximo pasado. , , . „ £ 

Al Sr. Decano de la Facultad de Medieina, el recurso del Pres- 
sor de Obstetrieia, de la Corporacion UniYei-sitana del Azuay para 

quesele aumente el sueldo. . _ , , 

^ AlosSres. Director de la Escuela Agronomiea y Decano de a 
Facultad de Ciencia el presupuesto para el Coiegio Olmedo rt 
Manabi en el presente afio de 1892. Al Decano de la Facultad d 
Filosofia el oficio del Coiegio do San Bernardo de Loja, feeha 31 d 
octubre proximo pasado, acerca de lo dispuesto p r la Junta aonu 
nistrativa del referido Coiegio sobre la duracion y orden de la e a - 
«anza de idiomas. 

Terminose la s< q. 



El Presidente, Elias Laso 



El Secretario, Carhs Vita Qtm ■"*• 






1 



• >. — 



• 



Sfert<frt 4d 11 defebrero dc 1892. 

La declare) abierta el H. Sr. Presidente, con asistencia de todos 
los Sres. Consejeros. 



Sel 



s 



ensenanzas es- 



yo y aprobo el acta de la sesion anterior. 
Se aprobo, luego, el inforrne que sigue: — "H. Sr Presidente del 
Consejo General de Instruccion Puolica. — Vuestra comision opina, sal- 
vo siempre el mas acertado f alio del H. Consejo, que debe archivarse la 
solieitud de los estu liantes de "Quimica analitica cualitativa teorica 
y practica y Cuantitativa teorica" ; por euanto dicha 
tan dandose ya en esta Universidad. — Quito, febrero 11 de 189 
Ezequiel Munoz". 

Tambien fue aprobado el siguiente informe: — U EL Sr. Ministro 
Presidente del Consejo General de Instruccion Piibliea. — Muy justo 
es que los Pro£esor2S de un mismo Establecimiento gocen de igual 
sueldo, si todos tienen las mismas 6 mayores horas de trabajo. No 
encuentro, pues, razon para que el Prof esor de Obstetricia, del Cole- 
gio de San Luis, perciba menos sueldo que los demas Profesores, so- 
bre todo, si se atiende a las razones expuestas por el peticionario y al 
informe dado por la Junta Administrate de dieho Colegio. Debeis. 
pues, acceder a su solicitud, debiendo sacar est a renta de los fondos 
del Colegio de San Luis. Siendo este el parecer de vuestra Comi- 
sion, salvo siempre el ilustiM lo iuioio del H. Consejo, — Quito, febre- 
ro 9 de 1^92. * 



Ezequiel Muiioz". 



de 



Se ley 6 el informe sigulente de los Sres. Decano de 
Cienci is y Director de la Escuela Agronomica, relati 



la Facultad 

ivo al presu- 

puesto de gustos delColeg;o Olmado de Manabi:— "H. Sr. Presiden- 
te del Consejo General de Instruction Pdblica.— Senor:— Muy justo; 
parecen los motivos que ha tenido la Junta A Imiuistrativa del Cole- 
gio Olmedo, para nombrar un Bed d con los cargoa expresados en el 
oficio del Sr. Grobernador de Manabi. y la renta que se le ha asignado 
no parece exeesiva; por lo que, a juicio de vuestra comision, nada obs- 
ta a que se apruebe el susodieho nombram': onto.— Por euanto, empero 
con el se crea un nuevo gasto para ese Colegio, segun el § 10 del art. 
8 y el § 16 del art. 7 de la Ley de 1878, parece ser afribucion del Sr. 
Mimstro del ramo, presentar al Sup* mo Gobierno el respective pre-. 
supuesto. Asi juzga vuestra Comision, salvo el mejor dictamen del 

Consejo.— L. Sodiro, S. J.— Miguel Abelardo Egas"- 
Se resolvio que se pidiesen datos sobre si el Bedel a que hace re- 
ferencia el inForme era Secretario e Inspector, en cuvo caso tocaba 



I lust 



re 



piiesto el el n° 9 del art. 9° da la Lev de 78 orWuiica de Instruccion 
-Publn-a. 

. Habie do pedido el B. P. Rector del Col. <,no Nacional larecon- 
Sideracion -1 recurso del Sr. Francisco I. Salazar, que fue negado en 
ia sesion pasada, el Con |o accedio a lo solicit ado, y como W8oluc»6n 
ue dieno re irao, a peticion del Sr. I)< uio de la Facultad de Juris- 
prudences aprob<5 la propesicion siguiente: "Faeultase alosDecanos 

rle las respectivas Facultad is para (pie pu< -.Ian recilnr examenes, has- 
te el 15 de marzo entrants, a todos los estudiantes a quienes seles ha 
coneedido matn ,-uia condicionaF. El II. Sr. Presidente pidioque cons- 






tase en el acta su voto negative respeeto de feproposicioii preinserfej 

be leyo y discutio el siguiente informe:— "H. St. President - 



~-~Y k«*~~«v 4 n C ci uuuuiatMiip quo xamas vecesnapivsmtado, no 
es titulo de Doctor, sino simplemente un certificado de aprobacion de 
un examen de Cirujia expedido por el Deeano de la Facultad. Por 
consiguiente creo que cl solicitanto debe ateners ■ a to resuelto ya por 
el H Consejo, en la sesion del 2 de abril de 1891: debieado anadir" 



Medicina 



no tiene la atribucion de declarar si es 6 no valido el titulo presenta- 
do por el Sr. Cervini puesto que, segiin el art. 77 <fe la Ley Oi^anica 
ae Instruccion Piiblica, solo al Consejo General correspondc declarar 



de los titulos obtenidos en paises i xtranjeros; demas dee 
las presentadas por el Sr. solicitanto, no bar ido otorgada 
>nna. Tal es el Darecer de vuestra comision. salvo el ma 



la valide 

to, las copias A 

en legal forma. 

acertado del PI. Consejo.—* Quito," febrero fide "mi— Ezequiel Mu- 

noz . 

v istos el informe anteriormente aprobado por < 1 H. Consejo, 1 j- 

pecto del mismo asunto, y el art, 385 del Codigo Civil, el H. Cons, jo 

tuvo por bien no aprobar el informe, quedando, en conseeueneia, re- 

conoeidos eomo validos y dobidamente legalizados los titulos del Sr. 
tervmi. 

TR *u Sr * Reetor de ]a Universidad hizo present* al H. Consejo las 
<jmcultades que se habian presentado respeeto de los examenos y gra- 
des d e los estudiantes del oxtinguido Institute de Cieneias. al haber 

*e este incorporado a la Umrersidad v quedado, por tanto, sujeto a 
Jas nusmas leyea y r lentos con que esta ultima se gobierna; y 
Pwio que so declaras< i vigentes los articulos 46. 47 y 48 del Regla- 
mento del referido Institute. 

r Leidos los mencionados articulos y declarado urgente el asunto, 
Pasoasegunda discus i.'.n. . _ 

V, IOse cuenta de la solicitud siguiente :— " Al H. Consejo de 1ns- 
H'uecion Publica.— Sr. Presidente:— Ernesto Arauio Alvarez, aluni- 
"° que ha sido durante siete aftos del Colegio Nacional de San Gabriel, 
«J el eual recibio el grado de Bachiller, al terminar 



so, con el debido respeto a US. II. expcne que, debiendo continuar 
rjs est udios de Facultad mayor en Lima, por residir en el Peru sn 



no i -~ va uu i' auuiou mayor en uima, |/ux i<_o»^.- -- -- 

padres, se halla en el inconveniente de toner que repetir dicho exa- 
son 11 Bac ¥ Iler y estttdiar para ello materias que en el Ecuador n 



son 

Facult 
virtu d 



matricula de la 



I ^uito a la misma de Lima, 
ites solo para las Facultade 
• a el titulo de Bachiller. 



— -^un, sui que para euo sirva ei wtmw ^ . , 

J como en la Oniversidad de Lima el curso da F™I»° <?*? 
^ abril, el unico arbitrio que le qneda, para.evitar la perdiu- - 
IT' Bs . rec ^ri' a la equidad de ese H. Consejo. para f^ 
^oepc oal pennita, ya que de ello ningiin daao balra de ^un 

''fcero y * fl se Ie j/ a \ n sefia l a do favor, qiie su nom bi, sea 
w 6n L a ^tricula <1 la Faculta-1 de Ley a fin deque deques 
K e ^>edir por el s r . Secretario el respective cerhfacacH con 
iu ^ frasferida su n atrloula, le admita en laFaadtadde Lima. L, 



324 

gracia que pide al Ilustre Consejo en vista dc las cireunstancias ex- 
puestas. — Chiclayo, enero 27 de 1892. — Dios guarde a US. H. — Er- 
nesto Araujo Alvarez;'. 

El H. Consejo fcuvo por bien no acceder a la solicitud del Sr. Arau- 
jo; y, a petieion del R. P. Rector del Colegio Nacional de San Gabriel, 
aprobo que el Sr. Ministro, como Presidente del Consejo, extendiese 
un eertifieado, deciarando que en la Repixblica del Ecuador no era ne- 
cesario otro requisite, para poder matricularse en Facultad mayor, 
que la presentation del titulo de Baehiller en Filosofia. 

Se ordeno, por ultimo, que pasase a estudio del R. P. Director 
de la E.scuela Agronomica, el oficio del Sr. Rector del Colegio de San 
Luis de Cuenca, f ecaa 10 del presente, en el que se contienen varias 
consultas respecto de la ensenanza de Quimica por los Profesores Car- 
los y Augusto Rlmbach, y terminose la sesion. 



El Presidente, Elias LaSO. 



El Secretario, Carlos Perez Quino) s. 






Sesion del 25 defebrero de 1892. 



Concurrieron todos los Sres. Consejeros, con excepcion de los 

Sres. Decano de la Facultad de Filosofia y Delegado del Ilmo. Sr. 
Arzobispo. 



Se leyo y aprobo el acta de la r ion anterior. 



los gra 



segunda 



^ 



l Para 



inancas, se obserraran las prescripeiones ©ontenidas en los articulos 
46, 47 y 48 del Reglamento del extinguido Institute de Ciencias". 

Discutido el art 46 del Reglamento del Instituto de Ciencias. 
paso a fcereera con esta modific ion: El tribun; para los grados se 
eompondra de einco examinadores, inclusive el Decano que habra de 
eoiiYocarlos y piresidir el acto. 

El art. 47 paso a 3 a diseuj ,n, modifieado ; ■ i : " Los tenuis sobre 
que verse esta prueba seran sacados con anticipacion por la Facultad 
respectiva al prjncipio, etc. 

El Sr. Decano de la Facultad do Juriswudencia hizo presente 
que. con la aprobaeidn de est . iculo, se in ingia la Lev. por la ra- 

zon de que la Organiea de Instracci6n Publi i senala v ft j a h que de- 
be durarea i examen, en tanto que el articulo en discusn'm dcja a 
voluutad del :amin; lor el iaerapo que ha de durar un exanien. Aae- 
mas, di,io: no por reglamentar una ley d< emos infringirla; si alguna 
vez, en easos analogos, .-1 Con jo Be ha ex1 limit lo en bus atntm- 
ciones, debemos arr ntirnos < 1 hecho y procurar que no se repita 
en adeUmte El art. 48 p >atercera. ., • 

, u br. Decano d e la facultad de Ma maii.-as hizo la mo< o " 
g^ente, que fue acogida ] r el Com o: "Ad j de los articulos 
S V \ % de ? 1 '' tl ''- ns <- vigent i el 14 v el 45 del Reglamento delins- 

titutode Ciencias"'. 



o~0 




( Con tal motivo se discutieron los articulos mencionados en la pre- 
icion, y pa.-aron a tercera discusion. 



posicio 

En seguida se leyo y aprobo el informe de los feres. Rector del 
Colegio N acional y Decano de la Facultad de Juri - it lencia rela b 
al recurso sobre la nulidad de los examenes de jurisprudencia reiididds 
porel Sr. Clodoveo Moutesinos; dice ash— "Sr. Pf< ident del Con- 
sejo General de Instruction Pdbliea.— Xo 86 ha e idoal Sr. Glod* 
veo Montesinos con el decreto de 1° de agosto de 181)1, en el que sele 
niega la apelacion que interpuso contra la declar.iuria de nulidad de 
sus examenes do Derecho publico; por tanto, vuestra comision opina 
que debe llenarse este vaeio, a fin de que el interesado pueda haeer 
ante la Facultad de JurispmdenciadelaCorporaeionl niversitaria a 
Cuenea, los reeiaanos que i&figa a 'men. — II. Ca<5ere&— C. CasaW. 

Leyose el siguiente informe: — H. Sr. Ministro :— Por los adjnn- 



tos documentos eonsta, que el Sr. Dr. Herrera ha dietado durante el 




ultimas clases por mand&to e xpreso del Sr. Rector, quien a su vez e 
apoyo para dar esta orden, en la resolucion que el H. Consejo Gene- 
ral dio en su sesion del 6 de noviembre de 1890; por eo; jiucnto, 
creo que se debe acceder a la solicitud del preindicado profesor. >r- 
que es justo que a reeargo de teabajo haya la remaneraeion eon el eo- 
rrespondiente sobresueido.— Quito, febrero 25 de 1892.— uzequiel 
Munoz". 

El in form e coniado fue discutido, habiendo tornado parte en la 
discusion el Sr. Decano de hi Faeult 1 de Juri .rudencia, el K 1 . 
Rector del Colegio Nacional de San G. -riel y el Sr. Decano de la ra- 




tion del informe on referenda. 
_ , El informe que sigue fue tambieh aprobado:- 'Sr W*J»» 
de J H. Consejo G aeral de In mcci6n pubHca.-Fundada la con- 
sulta del Sr. Rector de la Uni^ idad Central, eh euanto a in. t ii- 
f ncia del art, 14 de la Ley de 3 de setieuibre de «f formate^ 
*> la de Instrue.ion Pdbliea. El H. Consejo ha ««ModBW «m 
Petencia la elevacion de los Profesores que.en */*»"*" °* Hra & 
«*pectivas Faculta l,s deben eomponer la ^**£^£ ue 
^Universidad; y en d supuesto ha nombrado a los Proiesor que 

?« ualmente foiman la mencio ,da Junta. Paw* Sn itodesirfn* 
J* ha hecho los nombramientos, porque el oitado . art f^ perfsi 
<*pHcitamente la autoridad d oorporacion que debia £acerl P« >* 
s « atiende al eontexto de este articulo, parece que, ^ n ; jb , haeer . 
P r entur a eada Facultad, la elecchVn del represen ««* | ^^ 
JJ Por la Facultad dua va a ser representada; f no P°r ' itwnen 
general, ya que entre sua atribucfones tamp* J> °^ *a liechos, no 
*« la de haoer tales nombramient< En eoanto a iw jr . 






To- 



fiias acertado del H. Consejo. — Quito, febrero 11 de 1892 
bar. — C. Casares". 

Se leyeron los oficios y solicitud siguientes: — "Rectorado de 1st 
TJniversidad Central del Ecuador. — Quito, a 24 de febrerc 
Sr. Secretario del Consejo General de Instruceion PubHca. — Por co- 
rresponder el asunto al H. Consejo, remito a U. original la solicitud 
que, respecto a provision de la catedra de Literaturas extranjeras f 
han eleyado algunos jovenes al Sr. Decano de la Facultad de Filoso- 
t'ia y Literatura, quien, con la recomendacion respectiva, la remitio 
a este Bectorado con oficio de 22 del eorriente. Ojala el Consejo Ge- 



neral, salvando las dificultades que para la ref erida provision presen 
ta la Ley, pudiese Uenar la f alta con justicia hallada por los estudian- 
tes recurrentes.— Dios guarde a U.— C. R, Tobar". 

"Sr. Rector de la Universidad Central de Quito. — Sr. Rector: 
Cuniplo con el deber de poner en manos de US. la Representacion ori- 
ginal, que me han dirigido algunos jovenes alumnos de esta Univer 
sidad Central, los cuales piden que se abran las clases de Literatura 
extranjera, y se nombre un prof esor para la ensenanza de esa asigna- 
tura.— Como Decano de la Facultad de Filosofia y Literatura, no pue- 
do menos de nianifestar mis deseos de que la expresada solicitud ob- 
tenga, sin demora, un exito favorable.— Quito, 22 de febrero de 1892. 
Dios^guarde a US.— Federico Gonzalez Suarez". 

t "Sr. Rector de la Universidad Central. — Senor : — Los abajo sus- 
cntos, estudiantes de la Universidad Central de esta ciudad, a U. re- 
presentamos: que hace algiin tiempo se viene dejando sentir la falta 
de la ensenanza de las lenguas y Literatura extranjeras en esta Uni- 
rersidad.— Penetrado de esto el H. Consejo de Instruceion Public* 
proyecto restablecer la mentada asignatura, para cuya direction fue 
insmuado el Sr. D. Jose J. Andrade, joven cuva competencia es no- 
tona.— Movidos, pues, por nuestra acendrada aficion al estudio delo> 
idiomas extranjeros, pedimos a II. recabe de aquella H. Corporation 
el restablecimiento de esta clase, y se fije lo mas pronto el dia en que 
tcoo ei SP eza f--Es justicia etc.— Sr. Rector.— Quito, febrero 10 de 
l«y-.— Ricardo Pazmino, Luis F. Flores, Julio R. Barreiro, Alberto 
mriquez V Clodoveo Montesinos, Vicente Maximiliano Valencia, 

ft v A'c] n »£*' Lucian « Teran, J. G-. Jaramfflo, Reynalno Molina 
«., i^udotilo Alvarez, Carlos Alarcon B., Eduardo Donoso, Pablo Le- 
raos Arregui, Rafael I. Vallejo". 

Puestas de manifiesto por los Sres. Rector de la Universidad y 
i^ecano de la Facultad de Jurisprudent las dificultades que habia 
J a ™/ u ™P^ estrictamente con lo prescrito por la Ley respecto de la 
Ma+T* t e ldl °™ as > se acw cIo que los Sres. Decano de la Facultad de 
. latematicas y Hermano Director de las Escuelas Cristianas presen- 

mentada .Ley de looo 



del asunto para someterio al proximo Congreso. 

rio raITt ' T del CoIe ^<> National manifesto que era necesa- 




to on a 1 ft- • de . Lata «»^a. El inf ras. rito Secretario contes- 

ted f'oW • F edldo miarme * obre e] particular al Rector del men- 
•1 ■i*wl!? 1 ^ mfor ?f <i u *« esperaba llegafee para someter de nuevo 

Full • T Sia " nu ' 1, de] fl ( '"^"i'»- 

n traba 10 de < ;0m ,siones distribai , as,': 

Air.tfectoi el ( . .... Sim <i briel la solicitud de Buck 






327 



urrentp. 



Al Decano do la Facultad de Ciencias el Presupuesto de ga< mi 



ano 



Ministerio 



San 



sente. 



Al Decano de la Facultad de Jurisprudencia el ] 
gastos de la Universidad Central para el presente ano. 



Auffll 



to Bueno sobre que se le dispense de las faltas de asistencia a la cla- 
se de Medicina legal. 

AJ Rector de la Universidad Central el oficio del Subdireotor Ae 
Estudios del Azuay, f echa 12 del presente. 

Al Director de la Escuela Agronomica la solicited de Luis Feli- 
pe y Manuel Neira por dispensa de faltas de asistencia a las clases de 
Humanidades. 



Terminose la sesion. 



El Presidents, Elias Laso. 



Por el Secretario : el Jef e de Seccion de Instruccion Publica, Ju 
to Arboleda A. 



\, 




BOLETIN UNIVERSITARIO 



ACTAS. 



Jusata Administratis;! 



Scsinn del 4 de marzo dc 189-2. 



Presidida por el Sr. Rector, con asisteneia de los Sefiores Boe> 
tores Campuzano, Casares y Vivar. Leida y aprobada el acta de la 
sesion anterior, se continue discutiendo el proyecto de Reglamento 
niteriiio de la L'niversidad y fue aprobado hasta su parte final, con 
las siguieutes modificaciones : 

Suprimase el inciso 1° del art. 2° de la Junta Administrativa y 

el art. 64 del Titulo del Bibliotecario ; consultese el art. 43 y ana- 
danse los cuatro articulos, que componen el Titulo ultimo relativo a 
las •" Practices religiosas n . 

Se mando res var para otra sesion las solicitude de los Seno- 
res Doctores Echeverria y Herrera relativas al pago de sobresueldos- 
Cfveugados en el ano anterior; asi como tambien el presupuesto de 
las sumas necesarias para la adquisicion de reactivos y aparatos que 



Q 



cuido 



expusieron 



biiotecario al formular el presupuesto general de gastos; porque al 

nftoavln 4-^™«_„_ 1 1*1. ... , '-1 ■ 1 - _ ._ n~ 



-«,, ™ U muu wiiw oase 10s ctatos sumim 
>r, quien igualmente habia olvidado la m 
ae de mngun modo se crea, que eeta omi 
o i:acida del deseo de mortiHcar al Senoi 
ton esto terinino la sesion. 

EI Rector, Carlos P. Tobar. 



niedi- 



El Secretaries Mamiel Baca M~ 



Ses',6n dp] 15 de marzo de 1892. 



v ^Sr^TS l » Senores doctores Campuzano, Casares y Tirar 
7 presidio el Sr. Rector. 

*T™ i^ probada el *> ta 'le la sesion ant rior, se sometieron al despa- 
tZ^;^r U { meStm< l e enero >" febreroy fueron aprobados; pero- 
*Z«T i V aS * ,ai ?'? as relativas al sobresueldo de los cbco profe- 
S 1 !* a( S A a r de Cie ' lci; ' hastA que el H. Consejo General 
*• Instrnccion Pubhca apruebe el presupuesto general 



H29 

Aprobose igualmonte el presupuesto de gastos del Jardin Bota- 
mco correspondents a este in > So copiisiono al Sr. Dr. Campu 
zano para que informe respecto de una soHcitud del Sr. Dr. Herrera 
en lacual pedia se le mande pagar los sueldos que habia devengado 
en el curso escolar anterior, por haber dictado las mismas mat iaa 
que ensenabi en el Instituto; y se ordeno que el Sr. Bibliotecario 

se haga inmediatamente cargo de la Biblioteca que pertenecia ul 
Instituto. 

Sin mas termino la sesion. 



El Rector, Carlos R. Tobar, 



El Secretario, Manuel Bant Jf, 



Sesion del 30 de mar so de 1832* 



sistencia de los seiiores Doetcv 

v -^^v x_%\j t p,vci^ v ciiiiim^aiJU* v_- ' no cut OS Y V lVcll* 

Despues de aprobar el acta de la sesion precedente se dio 



Abierta por el Sr. Rector, con asi 
res Cabeza de Vaca, Oampuzano, Casar 



— *-« * 

1? De un oficio del H. Sr. Ministro de Hacienda, que en con- 
testation a otro dirigido pdr el Sr. Rector exponia, que por lapenuria 
en que se encontraba el Tesorb no seria posible comenzar el pago de 

lo 1 ue sedebe a la Lhiiversidad antes de julio proximo. 

2" De otro del Sr. I&ibliotecario de este Estableeimiento mani- 
festando, que desde que se orden6 la refusion de la Biblioteca del 
Institute de Cienoias en la de la Univevsidad, estaba pronto a hacer- 

se cp^o de la primera. . , 

3° De otro del Sr. Dr. Manuel A'fonso Espinosa, en el cual 
consulta, si debe entregar la Biblioteca mediaute un prolijo mventa- 
**, para que si asi se ordena. se le de un aim.nuense que lo escriba 
Jademas la remuneraei6n corresmmdiente a >u trabajo; porque des- 
«e dos anos atras habia renuneiado el cargo de Bibliotecano, y no 

&y%r\ _ - . -, -t 1 ,Ia i/\ 11- 



era 
bn 

de 



remuneracion 



Qe su trabajo; y ademas diez sucre- para que pagoe al amanuense 
Pero advirtiendo, que esta asignaeion se haeia unlearn ente para que 
nada se tenga que decir contra la Junta, mas no porque el br. vr. 
Japmosa tuviese derecho para exigir ninguna remuneraeion: pnes- 
t0 que por el hecho mismo do haber aeeptado el desfano de Smote 
J*w y de hacerse cargo de los libros, contrajo la obligation de en- 
r egarlo. s euando 11 gare el <• so. , , nnar mu , 

pp *° De otro del R. P. Sodiro en el cual, de pues de exponer_ que 
**> estan ya pasada* la mayoi parte de las semiilas que el Insfr £ 
2f veni r ,[, Euro,,:,, propone que se rebaje el preoio de ^^ 

g 111 ^ a razon de iiez centavos\ libra. Se««w.«£rtW«J 

££:,8odbo> no, opara que las vnda al precio md£*f *mo 

Umbien pMa qm , aisp-nga do eHai lei mode mas convenience. . 
be Rftmic'nnA „i v.. i„. n nn .. na nAra oue mtorme ac 



^wnusione al Sr. l>r. Uampuzano p»» 4« T,-" n i,liendo 

2**dtod delosseuores Prolesores & *f3^j£K 

^ s e 1. n^nde pagar el sueldo eorr. pondiente al me, de octuure 



nuuid^ pa 



330 



y algunos clias de noviembre del fario 1890; y a los Sres. Dres. 
Casares y Cabeza de Vaca para que informen acerca del presupues- 
to presentado por el Sr. Eudoro Anda para los reparos que hay que 
hacer en el ediiieio de esta easa. 

Luego se discutio el informe expedido por el Sr. Dr. Campuza- 
no acerca de la soHcitttd del Sr. Dr. Herrera y fue aprobado. Di- 
eho informe, en su parte resolutiva dice lo siguiente: "Mascomo 
la peticion del Dr. Herrera es justa en el f ondo y la H. Junta de 
Gobierno tiene facultad para mandar pagar el sueldo y sobresueldo 
correspondientes a los profesores, creo que se debe abonar al Cate- 
dratico solicitante por el tiempo puntualizado los euarenta sucres 
del sobresueldo, que el Consejo General en ejorcicio de sus atribu- 
ciones legales, tiene determinado para los profesores de la Facul- 
tad de Ciencias. 

Cuanto a la manera del pago, debe baeerse por terceras partes 
mensuales, porque siendo einco los senores Profesores, que se en 
«uentran en el inismo caso que el Sr. Dr. Herrera, seria preciso que 
la Universidad tuviera reunidos para atender a este solo gasto ex- 
traordinary, la no despreciable suma de cerca de tres mil sucres. 

En todo caso, respetare la ilustrada resolucion de la Junta. 
Quito, marzoBO de 1892.— Campuzano". 

El Sr. Vivar no tomo parte en la votacion porque se resolvio 
reviamente que : en adelante no tencan voto los miembros de la 




unta, cuando se hayan de resolver asuntos en que tuvieren interes 
personal. 

Sin mas termino la sesion. 



El Rector, Carlos R. Tobar. 



El Secretario, Manuel Baca M. 



r 



Facultad «le FilotoJ'ia y Literatiim, 



Sesion del 5 de novieinbre de 1891. 



t Presididos por el Sr. Decano se reunieron los Senores Dr. Fede- 
Jico Gonzalez Suarez y R. P. Faura, y despues de aprobar el acta 
rte la sesion anterior declararon apto para el grado de Bachiller al 
or. Victor M. Fernandez, previa revision do los certificados corres- 
pondientes. 



No habiendo ofcro asunto termino la sesion. 
El Decano, Carlos R. Tobar. 



El Secretario, Manuel Baca M. 






ool 



Sesi6n del 22 de dkiembre de 1891, 



Presidida por el Sr. Decano con asistencia los Senores Dr. 
Federico Gonzales Suarez, RR. PP. Enriqae Faura y el Re- 
ginaldo Maria Duranti. Aprobada el acta de la sesion anterior, el 
Sr. Decano manifesto que era llegado el tieuipo de eleg:lr a la perso- 
na que habia de subrogarle en el Decanato, conforme a lo acordado 
por el H. Consejo General de Instruccion piiblica en sesion del 22 
de octubre del presente ano. 

En consecuencia se procedio a la eleccion del ref erido funcioiia- 
rio y resultaron tres votos en favor del Sr. Dr. D. Federico Gofcza- 
les Suarez y uno por el R. P. Reginaldo Maria Duranti. Por tanto 
&e declaro al primero de estos Senores legalmente elegido para De- 
cano de la Facult ad. 

Sin mas termino la sesion. 



El Decano, CARLOS R. Tobar. 



El Secretario, Manuel Baca JI 



Facuftad «le Jarispriidencia 



Sesion del 5 de febrcro de 18i)L. 

Reunidoa los Senores Decano, Campnzano, Espinosa. y Ponce, 
aprobaron el acta de la sesion anterior, v declararon aptos para ei 
grado de D..<;tor a los Senores Luis Felipe Castro y Nieanor Hwtel 
go, en vista de los respective* documentos que-esttmeron arreg i 
«os a la Lev. 

Por imlicaeion del Sr. Decano se comisiono al Sr Dr. Campuza- 
110 Pfra q ue forarale un proyecto de distribution de las asignatu- 
*as de que consta la Facultad de Jurisprudeneia, entre ocho prote- 
ges, puesto que era incontestable la necesidad que habia de au- 
^entar siquiera tres profesoivs mas en la referida raculted, yaque 
eon el personal con que actualmente se cuenta no es possible; m aun, 
weibtt los examenes previos al grado de Doctor. 



El Decano. Carlos Casabgs. 



El Secretario, Ma**4 B " c " * l 



SV \n (hi 4 de oht-'J di 1892. 

{ '> idio el S, Decano y poncnrrieron 1 ^g^ 
1 >UZ I pin. a 3 Ponce) y aprobaroa el acta ©tenor. 



33° 



Se sometio a discusion el Proyecto de reforma de los articulos 
79, 82 y 83 del Reglamento General de Estudios y fue aprobado sin 
ninguna modificacion. De seguida se declaro apto para el grado de 
Licenciado al Sr. Juan Borja Lopez, despues de comprobar que los 
regpeetivos documentos llenaban los requisites legales, y termino la 
sesion. 



El Decano, Carlos Casares. 



El Secretaries Manuel Baca M. 



Facitlfad de IVIedicina. 



Sesion del 21 de enero de 1892. 



Se reunieron los Senores Decano, Barahona, Rodriguez Maklo- 
nado, Cardenas, Silva, Echeverria y Egas, y aprobaron el acta ante- 
rior. No copcurrio el Sr. Dr. Casares. 

Por indicacion del Sr. Dr. Rodriguez Maldonado se aeordo, que 
el Sr. Decano oficie al Sr. Pi .idente del Ilnsire Concejo Municipal 
preguntandole cual habia si do el resultado de la vacuna sumimstrada 
por el Sr. Dr. Miguel Abelardo Egas. 

En vista de los respectivos documentos, se declaro invalido y 
eompreadub en el caso teroero del art. 4° de la Ley de la materia 
al soldado Hortensio Revelo; y se mando devolver el informs otor- 
gado al guardia de Policia Nicolas Hidalgo para que los Senores (X- 
rujanos laforinantss expreseu eon claridad v precision la enferme- 
dad de que adoleoe el raferido guarda. 
. Sin mas termino la sesion. 



El Decano, Ezequiel Munoz. 



El Secretavio, Ma uel Baca M. 






OFICIOM. 



N° 27. Rectorado de la Uiiiversidad Central del Ecuador— Qui- 
to, marzo 15 de 1892. 



Sr. Prosecretario Bedel: 

. El R. P. Rector del Colo- , NacionaJ de San Gabriel, on Scutes- 
Ucion al oricio que le Jirigi en 24 de febrete me dice (jue commionc 



33° 



._> 



a albino de los empleados de la Universidad para recibir los cuadrog 

que reclame eu el ofieio niencionado. 

Sirvase Ud. reeibirlos y distribuiilos en los varios locales del I 
tablecmnento, y pasarme una listao inventario de lo recam'ado.a 
nn de que quede constancia en el respectivo libro copiador. 

Dios guarde a Ud.~Carlos B. Tobar. 



N° 28. Rectorado de la Universidad Central del Ecuador.— Qui- 
to, marzo 16 de 1892. , 

t Sr. T). Vicente Coronado, Presidente de la Academia de la His- 
tona.— Caracas. 



En 16 de diciembre del afi 



testation, 



anombre_de la Academia Ecuatoriana, del atento oticio dirigido per 
v5, ea 15 de junio, y aiin remiti a US. para nianifestarle \ luntad 
de acceder a sus deseos, un libro historico que acababa de publicar. 
j? . 1 ^°y^. aprovechando de la oportunidad de la correspondencia r> 
ienda, priacipiada ya con US., me honro al comenzar otra nueva ea- 
^o Rector de esta Universidad, seguro de que al ponernos en comu- 
fcieacion, podremos acaso obtener proveoho, US.— que necesita qui- 

zadatos, informes, etc., respecto a la historia J L1 ~ — u 

ue la patria de Bolivar — y nosotros segurame 



de un pueblo gem* do 
ente de quien, coino U3. 



preside en una Asociacion i'ructuosa por naturaleza para la mayor 

Parte de la America que t'ue espanola. 
, iuicio lo relativo al expresado provecho que ha de lograr el Es- 

rablecimiento que rijo, rogando a US. acepte como canje de los Do- 
eumetttot para los Annies de Venezuela, que esa docta Corporation pu- 



Q 



y euyas 



kirvome de la ocasion para repetir i 
ma > con que me suscribo atento y S. SL 



Carlos R. lobar. 



. tt° 29. Rectorado de la Universidad Central del Ecuador.-Qui- 
w > marzo 19 de 1892. 



CIRCULAR. 



S r- Decano de la Facultad de 



j Enoncio de ayerel H. Sr. Ministro de Instruction Public* urge 
Sa^H*"* 4 * d,rinforme acerca del estado moral, f^ ^ 
£** Bs^Iecimiento, v nada podre decir respecto a k Jakarta* 
Ideate presidida porW, si no se me propomonan con oportn 






En conseeuencia, encarezco a Ud. la necesidad de que se apre- 
sure en el envio de lo solicit ado en mi oficio de 15 de f ebrero. 



Dios guarde a Ud. — Carlos R. Tobar. 



N? 30. Rectorado de la Universidad Central del Ecuador. — Qui- 
to, marzo 27 de 1892. 



H. Sr. Ministro de Instruccion Publica*- 



H. Sr, Ministro > 



Se presenta ocasion para que la Universidad adquiera una casa 
apropiada a las necesidades del Establecimiento, y, en consecuencia, 
me veo obligado a dirigir a US. H. este oficio consultandole, si sera 
posible al Gobierno ordenar el'pago de las mensualidades de que 
habla el articulo 2° del Decreto Legislative) de 22 de agosto de 1888. 

Caso de que lo tal £ uese posible, el contra to se ajustaria a las con- 

diciones de pago que el erario nos senalase. 

Renuevo a US. las consideraciones, con que me repito atento y 
S. S. 

Carlos II. Tobar. 



N° 706.— Reptiblica del Ecuador.— Ministerio de Justicia, Culto, 
Instruccion Piiblica, Beneficeneia &.— Quito, marzo 29 de 1892. 

Sr. Rector de la Universidad Central. 

S. E. el Jef e del Estado me ordeno que consultase al Ministro 
de Hacienda, si podria pagar lo que el Tesoro debe a la Universidad, 
y que trasmitiese a US. la contestacion que diese el Sr. Ministro. La 
eual copiada literalmente dice:— "H. Sr. Ministro de Instruccion 
pubhea.— En contestacion del oficio de US. H. del 24 del mes que 

e \Fi'n ? 787, 6n que viene transcnto el dd Sr. Rector de la Univer- 
sidad Central, haciendo la consulta de si sera posible contar con las 
mensualidades que senala a ese Establecimiento el art. 2° del Decre- 
to Legislativo de 22 de agosto de 1888, para celebrar la compra do 
una casa apropiada a las necesidades de la Universidad, ajustandolas 
condiciones del contrato a los paojos que puede hacer el Tesoro na- 
eionalj tengo a bien decir a US. H._ que la Caja fiscal del Guayas es- 
ta casi agotada desde ahora mas de dos meses eon las subvenciones 
que nace a todas las provincias para sus- gastos indispensables, pues- 
to que as rentas de cada una dejan un enorme deficit mensual; y 
nabiendo sufrido desde ese mismo tiempo liusta el presente una no- 
tabiiisima baja las entradas de Aduana, no esta por ahora el Era- 
no en la posibilidad de suministrar aquellas mensualidades: solo hay 
m-esperanza ya se ve, bastante fundada, de que desde junio proxi- 



ramo 



Cree este minis te- 



no* 

OO'O 



no que desde julio venidero podra atenderse el pago que reclama el 
.Sr. Rector. — Dios & a — Gabriel J. Nunez". 

Lo que comunico a Ud. en contestacion al oficio de 24 de mar- 
20— N° 30. 

Dios guarde a Ud. — Elias Laso. 



Q 



N? 31. — Rectorado de la Universidad Central del Ecuador 



H. Sr, Ministro de Instruccion Piiblica. 



En cumplimiento de lo que US. H. dispuso, en oficio N? 699 de 
18 del corriente, me es satisfactorio elevar el informe pedido tocan- 
te al estado eientilieo, moral y fisico de la Universidad. Junto con 
el expi-esado informe, envio tambien a US. EL los datos que me han 
remitido los Sres. Decanos de las varias Facultades, y una copia del 
presupuesto anual, al que me refiero en la exposition de las necesi- 
dades de la Universidad. 



Dios guarde a US. H.— Carlos B. lobar. 



Informe que el Rector de la Universidad Central del Ecuador 
Pwsenta al H. Seuor Ministro de Instruccion Pnblica para la Memo- 

m que ha de diri#ir a la proxima Legislature de 1*92. 



H. Sr. Ministro: 



Honrado por la benevolencia de la Junta General 
de Doctores, hace aoenas tres raeses que me encueni^ 



cabezade este importante Establecimiento i»«u 
Puedo, pues, conocer aun todas sus nee esidades > ^ 
\o que el patriotismo y las luces de US. H. y a T 
Legislatura deben efectuar en provecho del prnn 



docente de 



ecmar en P" fc icidad US, 
-■— uwc „ re ae „ Republ.ca. Ma , por senti . 

"■. mi predecesor en la regencia, se Hal a, ci i 

do. en aptitud mayor para°indicar lo *» ^S y 

ndas de la prospendad material y 



pro 



isita el 



J Lo* primero que salta a la vista de quien ^ ^ 
«dificio que nos pertenece, es la estrecliez a 4 . 

ga lo reducido del local: bibliotecas, museos, ganui 



ooo 



dihcultad 



propiedades valiosas de la Universidad, acumuladas por 
el patriotismo de un notable gobernante y conservadas 

is en tormentosas epocas para la Nacion, 
se encuentran acaso proximas a desaparecer, a pesar de 
los esfuerzos de los superiores y empleados encargados 
del cuidado, no mas que por falta de lugares apropiados 
para la esmerada conservacion. Los museos de zoolo- 
gia y botanica, depositados provisionalmente. en las ga- 
lenas altas, comprimidos, imposibilitados de ser someti- 
dos a orden material, mucho menos cientifico, estorbando 
el expedito transito para los diversos departamentos, no 
pueden continuar por mas tiempo en el lugar donde se 
hallan, sin el peligro inminente de completa destruc- 
cion; el de mineralogfa, encargado por falta de sitio 

ite, en una sala alta, estrecha, mal acondi- 
cionada y depisopoco iirme, es una conglomeration de 
rocas tal como se presentan en la naturaleza despues de 
un cataclismo producido por las convulsiones seismicas 
del globo: la opresion, la casi compenetracion de los 
varios ejemplares, trastornados en los distintos y pesados 
escaparates y armarios, imposibilitan el examen, clasifi- 
cacion v ordenacion. v. lo 



mas 



que 



d 



zan la rotura de las vigas que sostienen el ingente peso, 
y anuncian, en consecuencia, un cataclismo del cual son 
verdadero simbolo. El gabinete de fisica, comprimido 
asimismo como los museos, no puede prestarse en ma- 
nera alguna al util fin al cual fue destinado. El de qui- 
mica, anti-higienico, llena con frecuencia del olor de las 
preparaciones los pocos aposentos destinados a las cla- 

Las bibliotecas, la anti^ua de la Universidad y 




del extinguido Instituto, separadas entre si y sin poseer 
un gabinetito especial para los aficionados a la lectura, 
h a cen imposible, por buena voluntad que para ello tenga 

bibliotecario, el que se entreguen al provecho de 



Sr. 
catedrat 



Los fondos destinados a la adquisicion de libros ban 
comenzado a invertirse en este objeto, ha habido ademas 
algunos regalos y colecciones de publicaciones cientifi- 
cas y literarias obtenidas por suscripcion 6 por canje con 
los "Anales de la Universidad" ^Pero donde podran 
ser acondicionados estos aumentos, si hoy mismo no ca- 
ben ya en los estrechos locales, los antiguos libros de 
lavieja biblioteca? 






i 



Muy especialmente clebo llamar la atencion de US. 
H. acerca de los positivos conflictos en que, en breve, se 
hallara la Universidad: examinadas por los arquitectos 
las cubiertas, se han encontrado todas en estado ruinoso 
■Y que colocacion daremos, mientras se realizan los re- 
paros, a los museos, gabinetes, laboratories y bibliotecas 
deque he hablado anteriormente? Miraremos con im- 
pasibilidad la destruction de bienes difkiles de recuperar 
una vez perdidos, ya por las ingentes sunias que cues- 



por las dificultades de su paulatina adq 



? 



La legislatura de 1888, patrioticamente persuadida 
de las necesidades que acabo de expresar y de la justi- 
cia de nuestras reclamaciones. resoecto a lo 



reclamaciones, respecto a lo que se nos 
adeuda, ordeno el \>2.<go prefer cnte, por mensualidades de 
a % 2.000 c/u., no solo de nuestro credito, sino de $ 10.000 
mas, para que, con las dos sumas reunidas, adquiriera- 
mosuna casa, que nos concediese desahogo. Mas, lape- 
nuria, sin duda, del erario ha sido causa de que no se 
nos hubiese satisfecho ni una sola mensualidad, imposi- 
biiitandonos, en consecuencia, a abrir proposiciones se- 
nas a los varios propietarios que nos han ofrecido en 
venta casas apropiadas a nuestras necesidades. 

Por el pronto, y para satisfacer la mas premiosa, es- 



de 



podria la autoridad 



de bi 



blioteca national, cuya cubierta perdida tambie'n en la 
actualidad, seria previamente reconstruida; y traslada- 
^os alii los museos, nos permitin'a la realization de las 
obras que exige lo ruinoso del edificio universitario. 

La biblioieca publica pudiera ser llevada^ a un Iu- 
&ar mas adecuado, que acaso seria adquirido a costa de 
°cho 6 diez mil sucres, y que serviria, de seguro, mucho 
J^as apropiadamente que el actual, colocado en un altillo 
de la Universidad, con entrada en lo mas recondito \ 
a Partado de ella, sin pieza alguna para los lectores, y 
S1 " espacio ya para recibir los "libros que, pedidos por la 
Academia, llegan con frecuencia y que. puestos unos 
tr as otros en los anaqueles, se oponen al orden. mal que 
Ie Pese al bibliotecario, recomendabilisimo y esmerado 

Cl *niplidor de sus cleberes 



Si hubiere medio de que el Gobierno cumpliese lo 
, Puesto por la convention nacional de 1883, tocante 
*'a entrega del cuartel de artilleria a los RK. W. ai- 



dis 



33B 



rectores del Colegio Nacional, estos no presentarian di- 
ficultades, si la autoridadles impusiese esta equitativacon- 
dicion, de entregarnos el salon que esta debajo de la bi- 
blioteca publica, y entonces la Universidad conseguiria 
acondicionar mejor los actuales museos, que requieren 
un piso solido; y acaso aun le seria dado aumentar otros 
de antigiiedades y antropologfa, que tanta falta le hacen 
y que por hoy pudieran obtenerse con facilidades y a 

muy poca costa. 

Penadaen verdad, H. Sr. Ministro, que en muchas 
partes de Europa y America se encuentren secciones de 
museos etnologkos ecuatorianos, y que aqui, en la Repu- 
blica misma, en la propia capital, no solamente no pose- 
amos siquiera depositos 6 colecciones informes, sino 
que aun veamos indiferentes venderse por miserrimos 
precios a los extranjeros entendidos, multitud de objetos 
de procedencia de los antiguos aborigenes, de los descu- 
bridores de esta porcion de America, de 



d 



adas, objetos d 



de arte, de historia, cuyo valor acrece naturalmente a 



medid 



pasan y que 



fico 



de la demanda de los especuladores 6 de 



Respecto a la estrechez del local, que estoy 
ndo a US. H., v a la falta de muchos utiles, r 



etc., el patriotismo herido no puede olvidar la tnste 
pintura que de nuestro Establecimiento hizo, no ha mu- 
cho, un periodico europeo refiriendose precisamente al 
informe que US. H. presento a la ultima legislature 
El decoro del pais exigfe que los edificios de propiedad 



pais exige q 

publica, nacional 6 municipal se presenten a los viaje- 
ros, siquiera con apariencias que salven el concepto qu e 
se ha de formar de la Nacion. Ahora bien, lo que prime- 
ro visita el viajero culto e instruido son las universida- 
des, los colegios, las escuelas, donde busca, con ra- 
zon, los medios seguros de apreciar el grado de cultura 
del pueblo cuya civilizacion se propone conocer. 

Si el Gobierno nos hubiese proporcionado el ^ ir }^' 
ro ciispuesto por la ultima legislature, aun habria sido 
posible acondicionar adecuadamente las Facultades que 
componian el antiguo Instituto, el cual, valga la verdad, 
hamenester una existencia, si bien subordinada a la ti- 
niversidad, independiente, para que no sea la parasita- 






339 

del pupilo: fondos, locales, orde 



\ 



*- 



mismos necesitan ser ajustados a sus peculiares nece- 
sidades. Torno a. repetirlo, sin dejar por esto de perte- 
necer a la Universidad, 6 Distrito universitario, aun con 
el provechoso fin de participar hasta de la respetabili- 
dadde^un Estableeimiento, que tal vez jamas deja de te- 
ner miembros de su seno en el alto Gobierno, en los Con- 
gresos y en las Magistraturas. 

Mas tarde acaso seria conveniente tambien la inde- 
pencia decada una de las otras Facultades por varios 
respectos, sin desligar, por cierto, los lazos que dan mu- 
tua solidez a las diversas partes del importante cucrpo 



forman 



FACULTADES: 



La de Filosofta y Literatura ha aumentado las nece- 
sidades ocasionadas por la falta de catedraticos desde la 
yacancia de las clases de literaturas francesa, inglesa. 
italiana etc. Vacancia que no ha sido posible hacer de- 
saparecer por defecto de la ley, que exige en el umco 

in positive poliglotismo. <Y donde nos seria 



dado hall 



diom 



cionados por el leeislador, sino tambien los comprendi- 
dos en el vasti'simo" etcetera del decreto legislative! Ln 
consecuencia, pues, de las dificultades expuestas y la par- 
tida al exterior del inteligente catedratico que sirvio la 
dificil asignatura, la clase ha tenido que mantenerse en 
dausura. US. H. sugerira a los Sres. senadores y m- 
putados la manera de que, dividiendo atinadamente a 
ensenanza de la clase referida, sea hacedera la provision 
y fructuoso el desempeno de los ramos en que sea dm<n- 
da- Si no hay, ademas, las aulas de aprendizaje de id - 



de las literaturas correspond 

y defi 



sera per 



'-"tuid. manco y clencienter . , lln j..i 

, U Facultadde Jurisprudent carece tambi e nd«i 

?Wo indispensable de profesores; lo cual o^io^n 
h actualidad, el que sea necesario traer de fuera exa 
Adores para lo, grados, a fin de llenar el ■««£**£ 

VvWnes de fin de ano escolar pne- 



para los 



"mposible que los pocos profesores se ai^" 
►vosa labor de atender a las pruebas P^entaa 



la 



c *nto sesenta estudiantes, Qjala el Consejo dc 



340 

cion Publica, a quien en breve se somet&ra este Intere- 
santeasunto, lo resuelva conforme anuestras necesidades. 
El ilustrado y experimentado Sr. decano de la Facultad 
recomienda al respecto lajusta indicacion del Sr- profe- 

sor de derecho practico. 

La Facultad de Medicina, si bien no escasa de pro- 
fesorado, atentas sus necesidades del momenta, padece 
inneg^able escasez, en absoluto, si se atiende al incre- 
mento que van adquiriendo las ciencias medicas, ya por 
si mismas, ya por el auge de sus hermanas las ciencias 
naturales, que impelen a la medicina por vastos cami- 
nos, antes desconocidos por quienes cultivaban la be- 
nefica ciencia del hombre djsvalido. La bacterlologia, 
por ejemplo, sustituta de muchas de las antiguas conge- 
turas etiolo^icas, es clase ahora tan necesaria en la Fa- 
cultad, co.no lo son los ojos ea el cuerpo humano. Po- 
seemas hoy accidental n^nte un catedratico d^ la mate- 
ria, pero es indispensable hacer permanente y estable 
para lo futuro la mencionada ensenanza. La fisiologia 
experimental, vivisecciones, y observaciones practicas, 
de que carecemos aun en la Republica, es otra necesi- 
dad urgente de satisfacer. Lo mismo dire de la^ cla»es 
de analisis especiales, de las policlinicas, etc. Puede, 
pues, US. H. explicarse la diferencia entre el numero 
de profesores de que habemos menester hoy para la en- 
senanza de medicina, y su numero a fines del siglo pa- 
sado, en tiempos de la colonia en esta misma Universi- 
dad nuestra, epoca en la que no hubo sino un cate- 
dratico de medicina. 

El Sr. decano de la Facultad, entusiasta apoyador 
del progreso, insiste acerca del traslado de los hospita- 
les civil y militar fuera de la poblacion y de la creacion 
de una casa de maternidad, donde la obstetricia se en- 
sene debidamente. Tocante a lo primero, no me atafie 
hablar a US. H., y me restringire a hacerle observar 
cuan dificil es en nuestro pais el introducir aun las re- 
formas mas beneficas y ostensibles. jCuantos anos ha- 
ce que Espejo escribia acerca de la inconveniencia y pe- 
ligros de conservar los hospitales en el nucleo de la ca- 
pital! Y eso que esta no se habfa extendido hasta de- 
jar en el corazon de la ciudad lo que Espejo consideraba 
como foco de infeccion y como barbaridad de la higiane 
de su epoca. 




Tocante a lo segundo, no se ocultan a la penetra- 
tion de US. H. las ventajas que la beneficencia via en- 
senanza obtendran de la fundacion de la casa de mater- 
nidad, siquiera tan limitada como la que antes existio. 
Una y otra deben inducira US. H. al encarecimiento, 
ante las camaras, de los provechos de la mencionada 



institucion. 

La Facultad de Ciencias ffsicas y naturales, asi co- 
mo la Escuela de Agricultura y la Facultad de Ciencia 
Matematicas, tienennecesidadesde tal manera peculiar* 
que, para su engrandecimiento, seria indispensable la re- 
lativa emancipacion, de la cual hable no ha mucho: bi- 
bliotecas seccionales, reglamentos internos y aun dispo- 
siciones legales deben series en gran manera propias, 
como realmente diversas de las que sirven para el pro- 
vecho de las otras Facultades. Deben vivir, lo repito, 
como parte integrante dela Universidad, pero no com o 
pupilos. Sillegasen todas las facultades universitarias 
agozar de esta subordinada independencia, no cabe du- 
da de ello, obtendrfan el apogeo de prosperidad a que 
pudieramos aspirar. Pero, por desgracia, esta indepen- 
dencia supone el desarrollo completo y la posesion de 



bienes de to 

nomica. < Con que 
ftcaz pa 



vida auto- 
namos, con que apo 
deseo v estuvo a pun 



to de reaiizarlo el presidente Sr. Garcia Moreno, la sepa- 
ration de las distintas partes del Distrito umversitano 
tales como la Escuela de Medicina, la de Jurisprudence 



de C 
Si hemos de 



(Escuela Politecnica) etc.? 

e tender a la obtencion de todas 



tajas que reportan los pueblos de las hoy florecientes 
ciencias de la naturaleza, deben establecerse clases clon- 

..:ai *^*- t. mQnpra de usutruc- 



<* e se ensene muy espe^....- ,. - 

tfar de las riquezas de la misma naturaleza: verbi graaa 
clases de especiafidades de ensayes mineralogicos, de 



^xtraccion de sustancias utiles, de preparacion de 
centos de artefactos, de electrologia (el agente del ^^ 
v *udero), etc. La Escuela de Agricultura, si Legasea 
jrganizarse debidamente, esto es, con el numerode pro- 
fesores necesario, la quinta modelo y lo demas "™f * 
We para los estudios practices, P«>duciria tangible. 
* fedos favorable* para nuestra rutinana e improducma 
,ab or de los campos. 



<1 



42 



La Facultad de Ciencias Matematicas adolece de 
falta de profesores, hasta tai punto que, si se compara con 
las de otros pai'ses, aim de los americanos escasos de ele- 
mentos de desenvolvimiento, casi no merece la denomi- 
nacion de Facultad: en el siglo de la veloz locomocion, de 
las construcciones atrevidas, de la ciencia astrononuca 
etc., ^podremos contentarnos con el sostenimiento de 
pocas clases recargadas de variedad de ensenanzas? 
Faltan ademas instruments sin los cuales el estudio tie- 

ne por fuerza que ser incompleto. 

El Observatorio Astronomico, en construccion to- 

davia, no ha podido prestar servicios al pais. 

Recomiendo a US. H. el informe elevado por los 
Sres, catedraticos, en especial, en lo que atafie al aumen- 
to de profesores; aun cuando, para la organizacion debi- 
da de la Facultad, la legislatura tendria que no restrin- 
girse a solo el aumento indicado, sino que disponer otros 
mas valiosos e importantes. 

A fin de que US. H. pueda conocer perfectamente 
las necesidades materiales del Establecimiento y abogar 
en pro de ellas al proximo congreso. envio una copia 
del presupuesto anual. Con vista de el, la legislatura 
juzgara si las crecientes necesidades de la Universidad 
pueden ser debidamente satisfechas con las rentas que 
hoy posee. Si ha de llenar las exigencias de la cultura 
universal, si debe presentarse como corresponde al pri- 
mer cuerpo de ensenanza de la Republica, si ha de 



elacionada con el cred 



urgente 




aplazable, aumentar el numero de profeso 
forme lo indicado, ampliar el local, enriquecerlo 



de elementos sin los cuales la ciencia no puede 



que 



poca en que 



vi- 



vimos. Es menester ademas abrir la puerta a nuevas 
profesiones a los jovenes, es decir, a la riqueza, a la pros- 
peridad, a la civilization del pais. (*) Casi todas las Fa- 



crito 

es 



( ) En una buena publicacion perio dica extrangera, hemos lefdo despues de es' 
-ito este mforme, las siguientes apreciaciones acerca de la ensenanza en la Ame " t '. 
spanola:— "En la ensenanza secundaria y superior, persiste la antigua tendencia a 
crear y desarrollar prefereutemente las aptitades literarias y politicas, descuidanctose, 
o poco menos, la instrucci n cientifica prof! nal, que hah ita al hombre para re 
solver eficazmente los probletnas materiales de la vida. Abundan, en consecnen 
eia,Ios poetas y literates, los escritores pub icos. los abowlos > in mas cliente- 
le la politica, y son, en cambio, may escaso^ los azricoltores, los ingenieros. 
quimicos, los electrieista s m anicos capaces de ateadei a la reparaewn de W n 
seneiUa rnaqmna, los criadorcs y 1 vcterinario . 






cultades, como lo he expresado, carecen desuficiente nu- 
mero de profesores: la falta de los de idiom as se hace scn- 
tir tan to mas cuanto la enserianza de algunos idiomas vi- 
vos debe reemplazar, para ciertas carreras, al estudio de 
lenguas muertas, indispensable para otras profesiones. 

A pesar de la carencia de Reglamento interno de la 
Universidad (cuyo proyecto concluidoya, sera presen- 
tado antes de mucho a US. H.) los empleados y loscur- 
santes universitarios no merecen sino aplausos: la asi- 
duidad de casi todos los profesores en el cumplimiento 
de sus deberes, se traduce en provecho efectivo de los 
jovenes estudiosos. Estos son tales por lo general, y lo 
manifiestan los informes de los catedraticos respectivos. 
excepto el del ilustrado profesor de derecho civil, ro- 
mano, espaiiol y patrio, cuyo tino e inteligencia corre- 
giran en breve las faltas de los alumnos, de que con ra- 
zon se lamenta en el informe respectivo, 

US. H., que ha regido largo tiempo el Estableci- 



enco- 



miento, sabe por propia experiencia, que no hay 
miastica exageracion sinojusticiera verdad enloque voy 
a aseverar, esto es, qus acaso no existe nada mas honro- 
so en la Republica que pertenecer al patriota, inteligente 
e ilustre cuerpo que forma la Universidad Central del 



Ecuador. 



Carlos R. Tobar. 



n N? 32.-Roetora lo de la Universidad Central del Ecuador. 
\2mto, marzo 31 de 1892. 

Sr. Consul General del Ecuador en Francia.-Paris. 




Dies guarde I VS.-0^ n. lobar. 



344 



LIBROS FRANCESES 



Rkhmx. — Etude sur les changements de voies, 1 t. et 60 pi. 
Couchs.—V oio, materiel, roulaiitet exploitation technique des ehe^ 



isis de f er, 3 t. et 3 atl. 




sur 



Sera/on. — Le 

Morean. — Chemins de i'er d' interet local avantajes de lavoie etroite, 

Yallee. — Notions pratiques sur les operations du Trace d' un avant- 

projet de chemin de fer. 
Demoidin. — Etudes sur les Locomotives Anglaises. 
rigrenx,—V Art de Y Ingenieur. Hidraulique Appliquee, 2 t. et alt, 
Bellitz. — Constructions hidrauliques. 
Dumas. — La science des f ontaines. 

Piobert — Experiences sur les roues hidrauliques a axe vertical & a 
Brese.— Cours de Mecanique appliquee profesee a V Ecole de Ponts 

et Chaussees. 
Shetfcr.— Stabilite des Constructions. Traduction del Allemand. 
Hauser. — Construction Navale. 

Boux et Vigre ux.— Machines-outils a travailler le bois. 
TJnivin.— Elements de construction de machines. 
Brafft.— Traite sur V art de la charpente theorique et pratique. 
Petit Stanislas.— Le praticien industriel. 
Gcli:,.— lluTs de Soutenement et de la poussee des terres. 
leisserenc — Voies de communication perfectionnoes, 2 vol. 
T(t ffc-— Aphcation de la mecanique aux machines. 

L. Degen.—hes constructions en briques— Morell. 
Id. Id. „ ]j j s 

Levy Maurice- La Statique graphique et ses applications. 
t/. Massuu.— Memoire sur 1' integration graphique et ses application* 

— Album d' E!p.mont« ^+. ^.rr^-r.^ ri^ ^„^u;^o. 




Lcliagre.— Cours de Topographie. 

Houzeau et Laneaster.— Bibliographie gener 

OiUey.— Manuel de Telegraphic pratique. 

Laurent.— Traits d' Algebra. 

Hoiiel— Calcul infinitesimal 
Chambeyron.-TUovie des carres magiques. 
Mawnnenr-e-1* lumiere Eiectrique et ses 
Gadand.— Salubnte des Habitations. 



1' Astronomic 



LIBRERlAS 



CrAlTHlER 



^althieh V ILLARS.-Quai des Grands Angastins, 65-Parfe. 

tj- BERNARD &* C a .— .. 6 ' kq (m .. 



E. Lacroix et ft- C-., Bovlevard de Vaugirard, 122°,' 



53 <er. 



J> 



LIBROS ESPANOLES. 



JTion-MUliQti 
Borxell 



&ZTI C "t irf - { ' n ^ d * Arquitectum naval. 

plos ° mpendi ° ** Arj l™tectura y simetria de los tem- 







MdfQarr&.— Teoria estetica de la Arquitectura 

Thitrry y Reyes.— Tratado de las cinco ordenes de Arquitectura. 
i%em.o JR. la Rave.— Tratado de las maderas de construction 
Reyes.— Iratado de carpinteria. 
j. j, _ cerrajeria. 

Munez. — Lecciones de caminos ordinarn ?. 

PascuaL— Guia practica para el fcrazado ae los caminos de hieiTo. 

Lampiizum.— Lecciones de explotacion de Ferroeariiles. 

Gopez Garbayo.— Manual militar para los trabajos de las vias ferreas. 

Marva y Mayer.— Fraccion de las vias ferreas. 

Sanz. — La Iocomotora en accion. 

Bacas y Escandun.— Teoria elemental y aplicaciones de las fraccion^ 

p » _ » » n n » determinantes 

woC.—Lecciones de Algebra elemental y superior. 
Ferry y Rivets.— Teoria de las desigualdades. 
gwfcfe* Vidal— L( cciones de Algebra, 2 t. 

'.—Tratado de Algebra, 1 v. (!' y 2 a parte). 
n Teoria de las formas y principalmente de las Binarias (E. 

Marquez Villarroel). 
Mtzer.— Geometria. 

wminguejg>—Hervjn&. Geometria analitica. 

Mizahk. — Geometria descriptiva. 

Jwueharlat, traducido por Jimenez y Morillo. Calculo diferenciaL 

JJeluunay, traduceion de Canalejas y Casas. Curso elemental de 

Mecanica. 
Maunay, traduceion de Juan Clemencin. Tratatado de Mecanica 

raciojud. 
tiarre, traduceion de Morales. Resistencia de maderas y hierros. 
Anales de la Con.struecion y de la Industria 13 t. 
«evista de obras publieas, 15 t. 

'mquera y Sdnehcz.— Klementos de f ortificaci on moderna. 
"Wave y Garcia,— FortihYacion de eampana. 
Uomyueg y Jj >f , a t , .—Las dinamitas y sus aplicaciones. £ 
p mms Arim;— -Manual de Mecanica aplicada. Fluidos. 

n er T d i kl Sal «-— Lecciones de faros. 

P °'— -Traducido por Cortes. Tratado de Astronomia Fisica. 

f9ueroArguene8.—AstTonomisLiisk&. 

**%ht.—n soi. 

jrturo Fchererrta.—Trata&o de Astronomia 
*v-nandez Fontecha.— Curso de Astronomia, nautica y navegacion. 
^nnao de la Tejera.— Tratado practieo de nivelacion 2 t. 
r f m *-~-Tratado elemental de las rocas. 
^—Manual de inventarios. 
Cla ' Hu '!'"— Manual de eanales de riego. 
irac — Diccionario de Ingenieria. 



LIBRERIAS. 

aacisco Wedra. Calle del Aronal, 6,— Madrid. 

('u e ^ riHn ° ^ UiU ' o:s y, Jacometre*), 72, „ 

0t^ s a - .. Can-etas. 9. n 

Barcelona. 



34G 



BOTANICA. 



Marti us. —Flora, Brasil. Frasc. n° 105 y sig. 

De Ccmddk— Continuatio Prodronii. Vol VI y siguientes 

Paris, Libr. Masson. 
Hooker. — Two Century of Ferns. 

AGRICULTURA 



Londet. — Tratado de Econonra rural [4 ejemplares]. 
Tortosa. — Nociones de Agricultural [5 ejemplares J. 
Bdlmdceda. — El Agricultor Cubano [2 ejemplares] 
Gugot. — Cultivo de la vid etc. [3 ejemplares]. 



]sjo 33. — Rectorado de la Universidad Central del Ecuador.— Qui- 
to, abril 2 de 1892. 

Sr. Consul General del Ecuador en Francia — Paris. 



Por el ultimo correo oficie a US. suplicandole la adquisicion y 
envio de libros para la Biblioteca universitaria, hoy torno a dingir- 
me a US. con el fin de pedirle ademas cuatro resmas de papel secan- 
te para colecciones botanicas, igual al de la muestra adjunta. 

Agradezco a US. a nombre del Establecimiento los frecuentes 
servicios de US., y le repito el t stimonio de mis consideraciones es- 
peciales 

Carlos It. Tobar. 



X* 34. — Rectorado de la Universidad Central del Ecuador. 
Quito, abril 2 de 1892. 

Sr. Decano de la Faeultad de Ciencias Naturales. 

En oficio^ de 31 del mes proximo pasado, el Sr. Presidents del 
Ilustre Concejo Municipal me dice lo que copio: "Republica del E- 
cuador.— Presidencia del Concejo Municipal. — Quito, a 31 de marzo 
de 1892. — Senor Rector de la Universidad Central. — Ann cuando el 
Presidente del Comite Directivo de la Exposition paso alcorrespon- 
diente nombramiento de Jurados calificador a los Sres. Profesores 



da la Facu Lid de Ciencias Naturales, pareceme justo e indispensa- 
ble dirigirme a Ud., a fin de que, como Rector de la Universidad Cen- 



tral, innuya en los antedich 




do el nombramiento de Jurade Calificador. 



n 



47 



Los gastos de los analisis seran de euenta del Concurso. 

Confiado en el patriotismo de Ud. espero que mi pedido 
despacliado favorablemente. — Dios guarde a Ud.— Francisco Andra- 
de Marin. 



COll 



tenido del oficio copiado, cuanto para apoyar de parte raia la solicited 
del Sr. Presidente del Ooncejo, euyos laudablesj propdsitos deben ser 
coadyuvados por quienes, como Ud. y losotros ilustrados profesore 
delaFacultad de Ciencias, poseen caudal de cieneia y acopio de pa- 
triotismo para ponerlos al servicio de la patria. 

Dios guarde a Ud.— Carlos Belabor 



K? 35.— Rectorado de la Universidad Central del Ecuador. 
Quito, abril 2 de 1892. 

Sr. Presidente del Concejo Municipal. 

He transcrito en esta fecha al Sr. Decano de la Facultad de C5 i- 
eias Naturales el ofieio de Ud. de 31 del mes proximo pasado, po- 
vando de parte mia el patriotico deseo de Ud. En cuanto a lo - 

di sponer del Laboratorio de Quimica, costeando el Ilustre Uncejo 

to stos de fiuAli,is, me remito al oficio de 27 de febrero, en que 
comunique a Ud. la aauiescencia de la Junta univoff na 



Dios guards i Xld.—Ci>'losRToba> 



N? 37.— Rectorado de la Universidad Central del Ecuador, 
Quito, abril 5 de 181)2. 

H. Sr. Ministro de Instruction Public a. 



II. Sr. Ministro: 



fe n Sr. Presidente del « Cdmite de la Expo«eion ■ db » a 

jores prof esores de la Fa.-ulta.lde ( mb piAendoles ao 
a la eomision de clasificar y anali*ar las main b <P*J*»*l , r0 . 
^eneon esteobj, o: Jt i run tango enteri» ^ ex £fJ , 
f esoros han participado su aqui< racia al rei lo b* *™ a { H 
No Tengo la sal L i6n de dejar asi coa t a, lo el ohcio ue l - • 

* '07, do 30 del m« prosimo pasado. 

Diosgu rd« .* rs.U.-' <',/-//. ?«*«■• 



348 



Js T ° 39. — Rectorado de la Universidad Central del Ecuador.— Qui- 
to, abril 7 de 1892. 

Sr. Decano de la Facultad de Ciencias Matematicas. 



El Sr. Subdirector de Estudios, a fin de presenter a la proxima 
Legislatura un cuadro completo del estado de la instruccion en la 
Repiiblica, me ha pedido los datos necesarios referentes a esta Uni- 
versidad. Se han formado ya los cuadros al efecto, pero falta en 
ellos lo que concierne a la Facultad presidida por Ud. Sirvase pro- 
porcionarn. sala mayor brevedad posible; pues esta ya proximo 
el dia de instalacion defCongreso, y el referido Sr. Subdirector tiene 
quepresentar su trabajo al Ministerio de Instruccion Piiblica, quien 
a su vez necesita tiempo para la impresion de su informe. 



Dios guarde a Ud. — Carlos B. Tobar. 






N? 40.— Rectorado de la Universidad Central del Ecuador. 
Quito, abril 8 de 1892. 



Sr. Decano de la Facultad de Ciencias Naturales. 



Don Andres Abelino Pinzon ha traido unas muestras minera- 
les y un fragmento de ayaguasco cou el objeto de que sean las 
primeras analizadas, y el segundo examinado. En consecuencia, re- 

mito a Ud. las raf arid a a spift nmAttrac xr a! pvrirp.«j4rlo tYacmento. 



Dios guarde a Ud. — Carlos E. Tobar. 



N? 41.— Rectorado"' de la Universidad Central del Ecuador, 
Quito, abril 8 de 1892. 



Sr. Subdirector de Estudios. 
Grato me es remitir a Ud. los cuadros universit arios, que han de 

semrlepara la formacion de ana estadistica eecolar complete, con- 
form? al deseo maniftjstado en su estimable ofkio de marzo pros* 
mo pas ado. 



Di< goard i Ud.— Carfos (I- Tobar, 



349 



N° 42>— Rectorado de la Universidad Central del Ecuador. 



Quito, abril 12 do 1892 



CIRCULAR, 



Sr, Decano de la Faeultad de 



El H. Sr, Ministro de Instruccion Publica y Culto comimica, que 
los oficios de la presente Semana Santa se veriiivaran las del jueves 
y viernesy a las oclio de la manana y el del domingo a las diez. 



Dios guarde a Ud. — Carlos R. lobar. 



N d 43.— Rectorado de la Universidad Central del Ecuador. 
Quito, abril 12 de 1892. 



H. Sr. Ministro de Instruccioa Publica y Culto. 

He puesto en conocimiento de los Sres. Decanos de las Faflult* 
des la hoia en que han de concurrir a los oficios del domingo juevea 
y viernes de la actual Semana Santa. . '. -, 

Por loque a mi respeeta, me he excusado como Consejero ae t.8- 

tado ante el H. Sr. Ministro de lo Interior, por no serine posibie asis- 
tir a los ref eridoa oficios. 



I)i..s guarde a US. H.— CW» B. Tobur. 



N" 4+.-Rectorado de la Universidad Central del Ecuador 
Wo, abril 25 de 1 892. 

H. Sr. President* del Consejo General de Instruct Publica. 

. En la ultima sosi™ del Consejo se sasrito la duda .de a « *>£ 
2l2L«!*« -*1 Bibliotec.rio de la Un,v S f d UBA vk ^ 






c °mo la expresada duda quedo 



:esano 



y* 1 en resguardo de la responsabiiidad kb^SS?**** » 
a , V b - H - acerea del mencionado punto duuoso, y <* saca ron 

* los libros del mismo antiguo Institute, que dean IWMWW ^^ , r 
algunos profesores, del n continuar en po nr de ei • ^ , lo 

^ecaudados y i aid 3 al local respective, conlorme 

f iue desd e antes dispuso la propia Junta. # ^nducentes a las 

{ «no esta hnbiese dietado ya disposKnow \'; v, se gun au- 
ex PW refusion debibUote.jasyreeuperacioQdeiiOT*^ 



350 

* 

teriormente he expuesto, urge que el H. Consejo decida acerca de las 
consultas de este mi oficio. 



Dios guarde a US. H, — Carlos R. Tobar. 



N° 46.— Rectorado de la Lmversidad Central del Ecuador. 
Quito, abril 25 de 1892. 



Sefiores Jose Teackston y Luis C. Prieto. — Babahoyo, 

Por el correo de hoy remito a Udes, una libranza postal valor de 
craco sucres cincuenta centavos, saldo de gastos ocasionados en el 
despacho de unos bultos pertenecientes a la Universidad y llegados 
aqui hace algunes meses, segun inf orme del Sr. Colector del Esta- 

blecimiento. 



Dios guarde a Udes.— Carlos Ii. Tobar. 



n tfi* ^VT ? e 1 ctorado de la Universidad Central del Ecuador, 
Quito, abnl 2o de 1892. 



H. Sr. Ministro de Instruccion Publica 



Remito a US 



pedirm 



inf 



inf orme que el Sr. Decano de la 

para los fines con que US. H. se 

esta Universidad. Antieipe el 



blicar 



"uwa uouures -uecanos. con mauve 

Ministerio a causa de la necesidad 



Sin 



de los 



Jgu 



lgros de perdida para la JNa- 

abinp+.ps v lnV>rn*frforios: ell 



cionenque se encuentran los museos, « 

da mi ^f 6 °f da - ™°. de los Sres - I«>f esores hallara US. H. ratifica- 
aa mi manifest*,^ tocante a osos peligros. 

no v SXTq* r?b ^ e . leidos COn inter es los oficios del Sr. Dera- 
indicar AU T? : T Catedratlc 3 se *™ de lo expuesto por ellos para 



poseemos 



Dios guarde a US. IL—Carhs J?, lobar 



351 

A v N ° 8iT?S ct< ?2& de la Universidad Central del Ecuad 
Quito, abnl 2o de 1892. 



Sr. Presidente del Ilustre Concejo .Municipal. 

( Envio a Ud. el oficio con que el Sr. Decano de la Facultad de 
Uencias se na servido eontestar al que le dirigi, con motivo de la ul- 
tima nota de Ud. 



Dios guarde a Ud.— Carlos R Tobar. 



Decanato de la Facultad de Ciencias de la Universidad Central 
del Ecuador.— Quito, 16 de abril de 1892. 



Sr. Rector de la Universidad Central. 



befior : 



Con 



sirve 



Municipalidad, en el 

Facultad 

para 



<jual solicita, que US. influya en los Sres. profesores de la Fac 
tieUencias fisicas y natural. >s, nombrados jurados ealificadores, r _... 
I.ue procedan al analisis y calincaeion de los objetos de su compete* 
«a» consignados ya en el lugar del Concurso ; y me es grato decir a 
v \ que dichos profesores, para desempenar su cometido, esperan 
soiamente que se leg ."senale el dfa y hora de la reunion del jurado a 



»to que les fue dhigido. 
Agradezco sinceramente a US 



?ado secundar 



P 



mi 



tavorecido el Sr. Presidents del muv I. Concejo Municipal, hn 
concepto, nada hay de laudable en el cumplhniento de los deberes 



^laciouan con la urbanidad 



Dios guarde a US.— Miguel AbelarJo Egos, 



Sr. Rector de la Universidad Central. 



Se 



enor: 



Sinn?- Susc "tos cursantes de Derecho Civil aprovechando delab 
"uiuaeion nn a k„ •, -i i A __ tufoanr v deseando orre 



, iion 
lerle 



luestro comportamiento 

superiores de este fcsta, 

e «nuento, hemo^e^elteioIicitarT U& se digne aceptarnos una 



escnl^^ 3, ^isfaccion en lo concerniente a 
UecW ^ nto d el uom » a US. y a los demag 



352 






Codigo 



estudiado, y que ©enstituye la materia principal del ano escolar que 
cursamos, con el e::clusiro fin de manii'estar anuestros superior es que 
abrigamos sentimicntos de pundonor, dignidad y amor al estudio; 
y verdade interes por eorresponder al ai'an y a los deseos de nuestro 

prot'esor. 

Sirvase US. aeoger nuestra respetuosa peticion, y sen alar para 

la sabatina una techa, que no sea anterior al veinte de mayo proximo. 

Quito, abril 28 de 1892. 



Luis Alejandro Pchahrrer a.— Rafael Ramirez V.—Jose M. Armt- 
jo— .Francisco de Paula Salvador.— Jose J. Barba V.—Jose Ricardo 
Ponce.— Cesar Gabriel Cor dwa .—Francisco Albornoz. — Jose Ricardo 
Bonoso.— Manuel Roberto Cahezas — Rafael Vallejo.— Pedro R. Paladi- 
mes.— Gabriel Sarasti.— Manuel Longo.— Rafael A. Rosales.— Rafael 
Chiriboga O.—MaximUumo Valencia.— Rafael Maria SdncJiez.— Carlos 
Alarcon B. — Eadojilo Alvarez. — Jose Maria Cosio. 

Rectorado de la Universidad Central del Ecuador. — Quito, 29 
de abril de 1892. 

Aceedese a lo solicitado. EI Sr. Decano de la Facultad senala- 
ra dia para la sabatina y los profesores que deban calificarla. 

Publiquense esta solieitud. el ofieio que con este motiyo se din- 
je al mismo Sr. Decano y el informe que eniitiran los ealifieadores. 



lobar. 



N? oO.— Rectorado de la Universidad Central del Ecuador. 
Quito, abril 29 de 1892. 

Sr. Decano de la Facultad de Jurisprudeneia. 

Los alumnos de la clase de Derecho Civil, deseosos de ofrecer 
una satisfaccion en lo concerniente a su comportamiento escolar, se 
ban dirigido a este Rectorado en solieitud de que se les permita pre- 
senter una sabatina acerca del Codigo Civil, que constituye la mate- 
ria principal del curso respectivo. 

Procedimientos tales como el de los jovenes cursantes de Dere- 
cho Civil, son dignos de qnienes coneurr'n al mas respetable de los 
establecimientos de ilustraeion, despues de adquirida la que se da en 
las escuelas y colegios, y que prepara al ciudadano para ocupar k 
altos puestos sociales a que pueden aspirar el talento cultivado p 
estudio, la ciencia auxiliada por la virtud, las dotes naturales lalk*- 
das por una education esmerada. ' 

En consecuencia. no solo he accedido a lo solicitado por los ro- 
ndos alumnos; sino ademas he querido eneomiar, por el autorizjp 
medio de Ud. (fin que se propone esto ofieio) la prueba de pundoip 
que encierra una solieitud tan propia de joyenea universitarios, el 
es, proximo ya a concluir las peuosas (areas del ultimo pulimcnb 



■ 






Ud. se servira de conformidad con lo que los recurrent s expre- 
sanen el^ final de su solicitud, senahirles el dia de la sabatina, nom- 
brar los Senores Catedraticos que ban de calitiearla y emitir « Infor- 
me aceroa de ella; a fin dc que, publicado en elperiodico del 1 rable- 
cimiento, oontribuya a la eficacia del aplauso, a que de eierto se ha- 
ran acreedores en el acto literario, los discipulos de uno de los ma 
distinguidos Catedraticos de nuestra af amada Universidad. 



Dios guarde a Ud.— Carlos It lobar. 



N° 51. — Rectorado de la Universidad Central del Ecuador. 
Quito, mayo 3 de 1892. 



Sr. Decano de la Facultad de Clencias. 



Por persona constituida en autoridad se que, a causa de descui 
dos frecuentes y acaso mala eonducta del jardinero. esta viniendo . 
menos el Jardin Botanjco. Sirvase Ud.— siempre celoso deloquo 
respecta al prog* o de su Facultad— ponerse de acuerdo con el Sr. 
Director del referido jardin, y excogitar los medios, no solo de reme- 
diarlo antes e presado, sino de impulsar ese interesante anexo de la 
ensenanza. Cosa tanto mas importante ahora. cuanto la vecindad 
del local de la exposition, que se inaugurara proximamente, Hamara 
laateneion de los que a ella eoncurran liacia la mencionada depen- 
dent de la Universidad. 



Dios guarde a Ud.— Carlos R lobar. 



t N° 52.— Recterado de la Universidad Central del Ecuador. 
Wo, ma yo X de 1892. 

R- BE. Superiora de las Hermanas de la Caridad: 

: for insinuation del Sr. Decano de la Facultad de Medicina ru«- 
paUd.sedi S ne,-si I >ara elio no tuyere inconyement.-a^ptar 

tossemoios de fa Sefiora profesora de Obstetric 7 de sus ata* 

y^quien. , bajo la subordination de Ud. y ^del medico de la-ate 

£Stt\** PF^an dental modo ™ dobte rr hO d y^ g- 



"tiend 

^amente "a las 
El conoc 



Obstetrieia. , 
iTimanitarios fines que 



f^aualavirtuosa Congregacion d M. Leg?**, me hace i 

^accesidna mi solidtud. 



iv i ' rM Carlos 11 Totxi>' 



o 



54 



X° 53. — Reetorado de la Universidad Central del Ecuador. 
Quito, mayo 4 de 1892. 

Sr. Decano de la Facultad de Ciencias. 

Sirvase Ud. agradocer debidamente al Sr. Profesor de Geologia 
y Mineralogia por la prontitud con que ha verificado el analisis de 
las muestras de mineral es que se le remitieron, por medio de Ud., y 
a las cuales se refiere el estimable oficio de Ud., f ecka de ayer. 



Dios guarde a Ud. — Carlos B. Tobar 



X° 54. — Reetorado de la Universidad Central del Ecuador. 
Quito, mayo 5 de 1892. 



Sr. Decano de la Facultad de Ciencias Matematicas. 



El Sr. Prosecretario Bedel entregara a Ud. 329 muestras de 
maquinaria, arquitectura, & a y dos atlas de maquinaria. 

Por ser utiles propios de la Facultad, los pongo al servicio y bajo 
la responsabilidad de Ud. 



Dios guarde a Ud. — Carlos R. Tobar 



N? 56.— Reetorado de la Universidad Central del Ecuador. 
Quito, mayo 12 de 1892. 

Sr. Decano de la Facultad de Medicina, 

La H. Superiora del Hospital de San Juan de Dios, en oficio de 
esta f echa y contestando la nota que le dirigi en 3 del corriente, me 
dice lo que copio :— "Hospital de Caridad de San Juan de Dios.-- 
Quito, mayo 12 de 1892.— Al Sr. Rector de la Universidad Sr. Dr. D. 
Carlos R. Tobar.— Tengo el honor de contestar a su estimable oficio 
techa 3 del presente, que de acuerdo con el facultativo encargado de 
ta sala de Santa Rosa se ha decidido que las Senoras prof esoras po- 
dran ocuparse de hacer las curaciones correspondientes k sus estu- 
dios en el caso que vendrian mujeres que adoleciesen de alguna en- 
termedad y que ademas se encontrasen embarazadas. , 

.kstas -uraciones se haran unicamente en la pequena salade 
kanta Rita que con el consentimiento del Sr. Administrador del Hos- 
pital estaru en los casos sobredichos, a la disposicion de las Seno- 
\ &s -— P eseo que sea aceptable por US esta disposicion .—Dios guar- 
de a US.— Sor Elena". 



Dios guarde a Ud.— Carlo* JR. Tobar. 



355 



Sr. Decano de la Facultad de Ciencias. 

Como la Junta Administrativa hubiese resuelto que se pida a 
Luropa cuanto urgentemente sea neeesario en el Laboratorio de Gui- 
mica, el babmete de Fisica y los Museos de Zoologia, Botaniea, Mi- 
neralogiaylreologia, es menester que los respect! vos eatedraticos 
tormen hsta de lo que ha de pedirse.— Las canti lades d tinadas - 
te ano al increment© de los ref eridos laboratorios, gabii, j y mu- 

SeOSSrtTl as^irni n«+A„. ' ° J 



Al Laboratorio de Quimica trescientos sucres y a los demas a 



cieu sucres para cada uno. 



guida 



go puede nacerse inmediatamente y los objetos llegarao en tiempo 
oportuno para el facil traslado de GuayaquU a Quito. 

Dios guarde a Ud.— Carlos R lobar. 



N? 58.— -Rectorado de la Universidad Central del Ecuador, 
VJuito, mayo 12 de 1892. 



Superiora de las Hermanas de la Caridad. 



Me 



l *" ltlsractori o expresar a ud. mi gratitud por la presteza y 

na voiuntad con que se ha dignado acceder a lo que solicite en 3 

«« comente— He transcrito al Sr. Decano dela Facultad de Medi- 

s „y Con testaci6n de Ud. f echada hoy, y creo interpretar un de - > 

70 mannestanio tambien de su parte los debidos agradecimientos. 



Dios guarde a Ud. — Carlos B. lobar. 



^reccion de laEscuela de Agronomia.— Quito, marzo 31 del8D2. 
Sr. Rector de la Universidad Central. 



|f c °ntestaci6n a su estimable oficio del 19 del presente y para 
r r COn las dnposiciones de la Ley, me es honroso elevar a U». 




h oon« i de A gricultura, cuya direccion, inmereeidamente, se me 
tisfew/^ 05 mas no m ^nos pesaroao por no poder darse jo tan sa- 
zar ul T C i 0mo *™*mente desearia, 6 mejor diebo, por deber tra- 
otn> CUadro » si consolador por un lado, may desconsolador por 



Wrimilt 



tal cnmo boy exi*te. pue- 
, h«<fado solidos iuiula- 



356 

:mente>s ; se han elevado tambien buenas y macizas paredes, conve- 
niente Wabazon, empleando en todo esto excelentes materiales; mas 
le falfca todavia la techumbre, los pisos y el moviliario eonVemente 
para poder utilkarlo. Todo esto estaba muy bien previsto j deter- 
minado en la mente de el que emprendio la construction, y delinea- 
do en los pianos del Arquitecto; pero Uegado al punto susodictwy. 
por decirlo asi, euando se estaba para coronar la obra, se suspendie- 
ron los ultimos trabajos y alii quedo. Consolador es ver lo que esta 
hecko, pero muy desconsolador lo que se ha dejado de hacer. 

La creacion de este r no de ensenanfca en el Ecuador data des- 
de el 22 de diciembre de 1883, en cnyo dia el Sr. Dr. D. Jose Maria 
Placido Caamano Presidents, entonces interino, de la Republica, en 
uso de la atribucion quele concedia el art. 115 de la Lev Organica de 
Instruccion Publica entonces vigente, establecio la antigua Escuela 
Politecniea y Facultad de Ciencias, a las cuales, como institucion 
nueva, agrego la Escuela de Agricultura. 

De estas tres partes, intimainente relacionadas entre si, y que 
formaban un nucleo completo de ciencias matematicas y naturales. 
se forino la corporacion que se llarao: Institute de Ciencias; insti- 
tucion indispensable en nuestros dias, asi para que el Ecuador tu- 
viese, siqaiera algun titulo, para alistarse entre las naciones que par- 
ticipan del movimiento cientitico y de nuestro siglo, como para que 
echandose, por la ensenanza de las m mas ciencias, las bases de la 
Industria y de la Agriculture, se promovieran los inter* -es economi- 
cos nacionales. 

Su Reglamento y su Programs 

f ueron aprobados por las r< 'ctiv 
la Ley. 



incoi poradog k los del 

a ;uit<jT'i(bidos determi: 



En elorden cientifico, se ban adopl I lo t- las las materia* quese 

consideran necesarias para una ensenanza' Agronomi a complete; } 
su programa nada deja que des< • de lo que registrar los estableci- 
mientos de igual genero de las naciones civiKzadaa Asi que me pa- 

rece que con razon pude afirniar que: tal edificio i Bt&bftsado sobre 
solidos fundamentos, asi en el orden legal como en el eientineo. 

Apesar de los pocos afios de existencia de la antigua Escuela 
Politecnica, bubo en el pais suficiente numero de Profesoresformar 
dos en ella, a los cuales se irado confiar la ens Lanza de los diteren- 
tes ramos; asi que esta institucion pudo pi arse con personal casi 
exclusivamente Ecuatoriano. 

Conestos elementos se abrieron las aulas de Agricultura al pnn- 
cipio de enero de 1884, las que fueron concurrid por numerosos jo- 
venes y, entre ellos, algunos de talento nada vul u\ que a ^J^?£ 
dido completer su carrera: la nacion tendria va proi sores too 




si y para sus conciudadanos. explotando con provecholo que la 



turaleza y la Provideneia nos han dej rado. 

Si esto no se ha douse uido, si al < ntrario parece -rears , ^ 
ano llego, el <• i de dar al t on todo lo faeoho U;ista atior 

este asnnto, importa saber cual as : la can- de ello. ,. p 

Nadie ignora qu< la A ricultu kestma ciencia quo debe ai ^ 
« (nciahnente h la pi a. Los oonooim^entos etentmcos a^ 
aca, Quimica, Botanies, Z i : rjuoba bai my podrian ton - 



357 

el objeto supremo para sabios naturalistas, para el agrieultor, no son 
si no'la base [indispensable si] pero no mas que la base 6 el f undamcn- 
to de Id que le queda para hacer despues, para sacar de ellos el pro- 
vecho practico, 6 sea economico, propio de su profesion. 

Para obtener este ultimo resultado, es precise que a la ensenan- 
za teorica se siga la practica; sea porque el res ;I do practice depen- 
de en'gran parte dela ejecucion mas 6 menos adeeuada delas ope- 
raeiones, como porque la aplicacion de los prinoipios tcflSricos debt 
variar segiin las diversas candiciones delclima, del sueloy de los ar- 
ticulos de que se oeupa. 

Por tales motivos,es de todo punto indispensable que. ilado m 
las aulas de la ensenanza teorica, haya un f undo para experiment-OS 
y ensayos, con todas las dependencias apropiadas al objeto- 

En conformidad con esto, el Poder Ejecutivo, en el mismo de- 
cretoque creaba esta ensenanza, ofrecio darleeltat fiindo, con 1- \de 
mas mediosnecesarios para reducirlo al estado que requiere sude mo. 
Ni esto solo, sino que, considerando que las candiciones agncol del 
Litoral son tan diferentes de las del altiplanieie y, por c isiguiente, 
tan dif erentes los mismos articulos de la explotacion respecbra, tuvo 
por necesario disponer, y dispuso en ef ecto, que cada una de las ttos 
comarcas tuviese su Quinta propia, para conf ormar la ensenanza a las 

necesidades locales. ,/ . . u i 

Este decreto Ejecutivo fue aprobado implicitamente por lasi e- 

gislaturas siguientes que, en sus leyes de presnpuestos, § j»§^™^ 
cada una a su vez, la cantidad suficiente para la adquisicion delt un- 
do, para la Bscueladela Capital; mas, por motives ; que tamimen- 
te se comprenden, sus disposiciones no han llegado todavia a re«ui 

En los ocho anos transcurridos desde. la ™ e ?« on ^ a <^ £ 
continu6 ensenando la ciencia agricola teoricameute om i el ^ i 
sou como si nada le faltera, lo mismo que h*> de m ^ ei ^^ U pU . 
Hares; siempre con la esperanza de que, tardeo tempnmo, » cump 
na cou lo ofrecido por el Decreto sobre citado y ^^ff J l£ r ha 
Ley, para efectuar tambien la ensenanza practice cos* que ■ 

verificado hasta la £echa. . w ,_: pn t,.« Uno de 

, Esta f alta Ueva consigo los mas graves **«**%£ \ carrera; 
ellos: es que los jovenes estifdiantes no pueden conch* u c * 
pues, el Reglamento les exige para esto el estndio prae c ^ 



F ueB » ei reglamento les exigw p<*ic* <- - - - ' nmx J\r con 

todoslos ramos y, supuesta ^/^S/S^SnW; 
condicion. Han coimado en la formahdad de las promes , 

basta gbora se ban visto burlados. i i engano 

El segundo es: que la desconfianza mohvada 1**^ ; v & aban . 

pasados; ha inducido a muchos a dew la rTlSS a elks. A- 
donar los estudios, y retraido a muchos mas oe asm ^ ^ que 
greguese a esto que mientras tantose pagan *° s / f _ ^,; pn lo, como 



s? pagan) de la misma manera teniendo imo que . ge ha „ an ab ier- 
Si tuviesen muchos. Actuabnente. en cuatro enrso j ^ ^ ^ 
Knohaymasque^«^^^^K»«oiW-^ - afi ade el 
Pues, que de lo dicho se sigue en el adeianto W atmc 

desacierto economico. ,,., . . , • _ destanaA> dir> » °. , f' 

Anadase tambien que el fcal fund^ stfeen desmna ^^ ( . do 

'feectamente a la instruecion e -.olar de io^ £ delp ubHco; **»*»- 
I mismo tiempo, y sin otro gasto, P»» °fS| Us mism< 
ja, por el memento, tan apr. iable como la piunera. 



f 

iro- 



35; 



fesores, con el mismo BU'ekLo, habrian prestado al publico aim este ser- 
vicio, lo que manitiesta aim por esta parte lo antieconomico del proce- 



dimiento secfurdo hasta aliora 



No necesito otra praeba para confirmar lo dicho desde el prin- 
cipio que: esta iustitueion puede compararse a un edificio en el cual 
se han invertido grander capitales en ecliar solidos fundamentos, y 

t li 1 1 1 T ' # •111* 



CO 



elevar robustas paredes, pero que quoda todavia inservible y de po- 
o provecho por haberse deseuidado de proveerle de techumbre, de 
pisos y dermis aderezos necesarios para hacerle habitable. Ni seria 
acaso infundado el decir que puede compararse a un edificio, cuyo 
empresario parece haber abandon ado el proyecto de concluirlo. En 
efecto, en el ultimo bienio, si se ban continuado los trabajos de su 
construccion, ha sido en su mayor parte por puro patriotismo de 
los obreros, que no han querido desistir de la obra aunque se les ha- 
ya negado constantemente su justa remuneracion. I)e la misma 
manera se les ha negado todo recurso para los materiales, siendo 
asi que, despues de] mes de diciembre de 1890 se han suprimido 
hasta las suscripeiones a los periodicos ciontificos, linico medio por 
el cual podemos conservarnos al eorriente de los adelantos cientificos 
de otros paises. [*] 



trmmo 



de vacilar en proponer una frail t y clara disyuntiva cual seria: 6 

laprdxhna Legislatura diet'! los i tlios adcemdos para proves d ^ a " 

Uecimiento de lo n ^urio para su complement) y conservation, 6 losu- 
prime del todo. 

Entre los medios necesarios para lo susodicho, viene en primer 
lugar la adquisieion del fundo para la en^ fianza practica, siendo es- 
ta un eiemento esencial de la instrucci6n agricola^ 61 que concreta y 

haceefectivalautilidaddt' la enseftanaa te6rica. 

Es ^ precise, fen segundo lug; >, que pueda dispone* de unarenta 

convementeparaocurriralos gasto quegeofree< .. Digo: quepm- 

dadisponer; porque no bast a, < omo es evidente f que la L« -islatura 
le determine alguna eantidad en la Ley de pr< supuestos, ni tampoco 
baste que el Gobierno Cumpla e nente con la ley, pagando la 

euotas a su debido tiempo; como ha heebo en los dos ultimos anos 
si los que las rec >en [con dere o 6 no, que HO < de este lugar inqm- 



afeua 



fesdr del Eamo, no &e ha inv< >en ! Esouelj do Agriculture sino 
dtezu letesn. , si bien a ella le ^erten da una tercera parte de 
lostremta yd mil sucr. t ue formaban el presupuesto bienial del 
anttgoo Institute; eantid i, qa en i mayor part ( ha entradoya a 
ia eaja de la Uni versidad • ,\tn a™ ****** 1* ...mtulad de cerca ae 



diez 



m 



do la Universid-ul; 6 sto sin eontar la cantidad de cerca JJ 
^cres, que el anti- , Instituto ba ido reserrando con eloo 



jefrde f adlil rlaeompra ~ l I fnrido- 



proxima- 



nientelacan^ia.lqu pu la uecoswij ues . depende ..de 1* ^ 

dK-iones del Uxn-\u ,,,; ,,, , Q . ,,'„ .„.,., ,fi puede * 

UH.iJ.slii r ' iU \ ,u ^' W, del r en e»te log»r que, r*?* 8 / ^ 



i 



359 



tarse una (\intidad mayor 6 m;>n>r; ;>i < mo delosesl mi< I 



1 ara que puma topnarse uffa id general d los ^.i [ue pue- 
den ser necesarios, fuara de las rftntas de 1< profesores, seria j i- 
so establecer en el sitio una] fcacien meteorologica, con los 
mentos necesarios para el pbjeto y una persona encarg. de las ob- 



servaciones. 



Para Agricultura propiamente dicha, es preciso pn ui 
trumentos agricolas perfecekmados, no solo pai la exj i; i del 
fundo, sino tambien para hacerlos oonoeer y para prop, ^ar i u • u 
el pais. Asi misoio procurarse seniillas, sea para mejorar 1 esj>e- 
cies cultivadns, sea para intro lm-ir nuevas, entire estas v d< 

plantas industriales, con los misraos fines que dejamoe indi< 

tespecto a la ganaderia, seria de la mayor importancia para el 




pais el mejorar las razas porlos medios que la Zoott aia en rfia pa- 
ra ello. Esto importaria la adquisic5 i p ►r.de pronto de repi da 

tores nacionales adeenados de las di *ntes pee" -. dejando | ra 
mas tarde el perfeecionamiento de las mismj por rej on a 



* ^ 



per 
trangeros. 

A este cuidado debe agregarso la organiza* ion i h u 
de los productos del mismo ramp, t lavia des< J ] *» 

ni son de omitirse lo.- anexos necesarios para la em 
terinaria, cuya falta absolute en que toda 3 ball 

nualmente enorrnes perdida 1- a propietarios* 

Segun esto se ve que lo indicado en favor del i 
no lo es en la realidad sino inmedia m orquc enjultun 
todo eso y 



i- 




P 



cion. 



•niin 



cantidad fija para los fines antediehos; tentomk que 1 reaiiza, -n 
de cada uno puede efeetuarse m^s 6 n * lenta J si .vanu-nt. 
Sin embargo, supuesto que la distribneion de los gastos whw £ 
mo se hack en el antiguo Institute, en el cual segun on < alc^o ai.ro 



•ro- 



ximativo tocai 

anuales, (fuera del sueldo de los profospres) * mi —; 

lejosdepoder considerate como. suiicunte i 



nos. 



^^^irr^tl z ' 



un nuevo prof esor para el ramo 




( [lie 

su direccion. 



En la misma hipotcsis, t ria precis m a 
ofieiales dependientes y subordm- 



nas del EstflbloHmient". „„„_» est»n*» pendkmte de 

Om=ra mttmr en otros pormenores, ^^Vtableeim*^ ha a 
l:i voluntad de la p-xima Leg»latura « ( ^^ e fonn ^ 



'O 



planus hipotecic. } que no pasau de sar v 



aire. 



( V, v id ^0 « • • '- b ' ,,! ™" 



360 



dispo 



presente informe, y convencido aun mas de los obstaculos qn 
pondrian a la realizacion de todo, aim contando con la buena u,^. 
sicion de la Asamblea Nacional, la emprendi con tanta repugnancia 
cuanto era la desconfianza de poder obtener ningun exito favorable 
a la Eseuela de Agricultura y con lo mismo lo concluyo, quedando- 
me solo la satisfaccion de haber cumplido con sus ordenes y con las 
disposiciones de la ley. 

Dios guarde a US.— Luis Sodiro S. J. 



Deeanato de la Facultad de Filosofia y Literatura.— Qnito, mar- 
is 21 de 1892. ' 



Sr. Rector de la Universidad Central. 

Remito k US. el informe acerca de la Facultad de Filosofia y Li- 
teratura, en la cual estoy presidiendo actualmente como Deeano. 

m a oo /-, ^* os gu^e a US. muchos anos, como lo desea su 
i>i. A. bb. y C— Federico Gonzales Sudrez. 



de 1892 Canat ° de ^ Facultad de Jurisprudencia— Quito, marzo 19 



Sr. Rector de la Universidad Central. 



lfi <W 1 co . n ^ stado ^n la debida oportunidad el oficio de US. de 
wJ^r*?"* P. 1 " / 11 " pasado, porque me era indispensabl obtener los 
S!™T ^ °. rn ? es de todos los Sres. Prof esores de la Facultad de 



Jurisprudencia, informes 



cimiento 



■ En la clase de Derecho Civil romano, espafiol y patrio que esta 
J J ^reccion, se ensenan en el nw^nfA onn ^™Ut Yaa sitmien- 



siguien 



tula ,m, Vo * • • , P e, »onas, mcluvendo el titulo.— JJe las capi- 
luiaciones matnmomales y de la sociedad conyugal.-De los bienes 



SU domini 



prescripcion. 



ci 



numero de alumnos consta en la lista que acompano 
y moranaad de los alu™™* ^« ,*i „,v~;~4.~ a~ in rt ioc< 



De la 

L&dis- 



no<* ^o Is™ , 1W ctiuiunos en ei recinto tie la ciase sua v^ 6 

den. f W^ ; no ha ocurrido un solo caso de desor- 

i*.^« ~ . las clas* > sup^riorrs ? y este 

i«h i procuro s< tenerlo, para el m^ n1- 
Kn cuanto al aprovechamiento de 



Ooncurr 

concurso sirve 
exito de mis € 



no es 



ffen^l" I ^ 5 , n el cnrs °r sensible 
f^^ente sa t 18 factorio j hay mareada 

tudio- i^i° n P n ; usex l K 'H»«|ni ion irar que no hay € 

an^ti^ ? duCftn i Wdoh k k rtciespera t frase\o si; y es 

h ^istia, porque el trabajn del I «£eau> « infriictuoso para m 



361 

t Aprovecho de esta oportunidad para recomondar i US. e l c 
ro infatigable con que mis ilustrados comprofc >res de- penan 
sus eargos, disputandose, como en certamen honroso, el fcriunfo i 
sus propieuas labores. 

Recomiendo asi mismo la indicacion del Sr. Prof esor de Dereeho 
practico, porque es casi imposible que un solo prof esor dictematcrias 
tan complicadas y extensas al paso que son de la mayor nee I 6 

importancia. En lactase de Dereeho Civil y en las de Cienci; p4- 
blieas se siente las mismas urgencias atento al progreso que en ag- 
ios ultimos tiempos ban alcanzado estos importantes ramos de la 
Jurisprudencia. 

Dios guarde a US. — Carlos Casares. 



Deeanato de la Facultad de Jurisprudencia. — Quito, mayo 11 
de 1892. 

Sr. Rector dela Universidad Central. 

Recibido el inestimable oficio de US, de 29 del mes proximo Mr 

j puse en conocimiento de losalunmos de De- 
reeho Civil, y me es satisfactorio comunicar a US. el fructuoso re 
sultado que se obtuvo. Impresionados los alumnos por los elevados 
conceptos con que US. les estimula, pulsando con atinado celo los 
sentimientos que enaltecen a la juventud; adverti en ellos un vigo- 
roso entusiasmo por el feliz exito de la solicitud que habian presen- 
tado a US., que ha sabido apreciar en alto zrado el verdadero mento 
de los autores de la solicitud. El interes y Ta def erencia con que L S. 
la ha acogido son prenda segura y valiosisima del acierto y esmero 
eon que dirige este Establecimiento, conceptual siempre como uno 
de los de mayor importancia social, atento el Iuminoso objeto que 

I lugar el 22 de este mes, a las doce del dia 
y espero que US. se dimara presidir el acto. 

Por mi parte, manifesto a US. sincera gratitud por Jos concep- 
tos con que me favorece. Secundando los propositos de U&., en 
cuanto se hallen al alcance de mi debil cooperacion, podre corre.pon- 
der al anhelo con Que todos losempleados de esta L mversiuad 



persigue. 

La sabatina tendr 



pro- 



progreso 



guards a US.— Carlos Casares. 



lad 



Ecuador. — Quito 



cultad. 



Es indispensable que este Deeanato le suimnistre 
datos acerca del estado de la enseiianza en nuestra r a 



hacerlo con acierto, 



inform 





eorrientes 



Dios guarde a [J4— Ezequkl Munoz. 



362 

Decanato de la Facultad de Medicina do la Universidad Central 
del t Ecuador. — Quito, marzo 31 de 1892. 

■ 

Sr. Rector de la Universidad Central. 

Tengo la lionra de contestar el apreeiable oficio de US. feclia 13 
del presente, y al hacerlo, cabeme la satisfaction de informar a US. 
acerca del esfcado de nuestra Facultad, desde el 4 de marzo del ano 
proximo pasado, en que sin merecimiento ninguno, y solo por laaroa- 
bilidad de mis ilustrados eolegas fui electo Decano. 

Sobre inanera dignos de elogio son la constancia, laboriosidad e 
interes que todos los Sres. ProtVsores maxiifiestan en el deseinpeno 
desus Tespectivas asignaturas, y gracias aellos, puedo asegurara 



que 



iiedad y so bra de elementos descue- 



A f JL \^J %, — — — — 

Han en paises mas adelantados que el nuestro. Cada uno de los Sre 
Profesores da sus lecciones explanandolas, con el estudio de otras 
asignaturas, pero que tienen de hacerlo porque f altan en esta Uni- 
versidad. 

Los informes originates que acompano, y el conocimiento perso- 
nal que tengo de lo dicho, me obligan a. hacer algunas observaciones 

sobre los trahajos ernpi 



rendidos y sobre los que estan por hacer. 
C( ita mas de la practica que la Medicina, co- 
mo US. bien lo conoce; t'avorecer pu< , estos < -studios y ampliarlos eo- 



mguna 



progresos 



Kiiumcvj^uiuio UCTBSIUHU. AlgUnaS t\<'. (;STHS Se naUllll BSWIUWOttUW 

en el Hospital Civil de esta ciudad, gracias a la laboriosidad e inteK- 
genciade los Sres. Dres. Jose Dario Eoheverrfa, Rafael Arjona Su- 
va y Manuel Herrera. EI primero de diclios Sres., por un eonfcrato 
especial eon el Supremo Gobierno da las lecciones de Clinica, qui- 



rurgica. 



diseccion, 



sehallan al presente suspendidas por la fait a do Anfiteatro. El se- 
gundoda las lecciones de Clmica interna; pero puede deeirse que es- 
ta ensenanza es radimentaria por la futta absolute delos inediosdem- 
vestigacion 7 analisis ; y el tereero ha empezado este ano, por puro 
patriotismo y notable desinteres, Lucia* •* d * AoalisU fisioiogico y 
patolomco practico aplicado a la Clinica. , , 

Mi llustrado antecesor, en union del Sr. Vicerrector D. Rata eJ 
Barahona, pidio al H. Consejo General de Instruecion Publica la Vf 
taiacion oncial de la Escuela de Obstetricia para Senoras. puesaon 
cuando habia antes dicba ensenanza [el infrascrito la instalo desde « 
primer ano de su prof esorado sin estar obligado a ello] era puramen- 



H 



forma no poc 



era 



imposible obtener ningun buen resultado. FA H. Consejo aprotw j* 
proyecto presentado v en eoMMiiM^ own n n a nrofesora p»» r 



vando contf 



:o a las alamnas cuando, oomo era faato, las enfermas lo pennxti«« • 
*ta sola modifieacioi, ha pr, lueido mnoho adelanto en este estu* 
sm que se le oculte a US. lo poco que d ella se puede saear pa ■ 
estud los ^ E1 p rof ,. <le An ; >t<mlia iotfigado* J0«j 

Reglamentoa dar las 1. mt ,i„ ,\,,, i: , y Bmbn ***** 

alamnas del primer cureo i -i * 01 I -iri.-ia W mat -ias comp^ 



363 



didas en el segundo y fiercer curse, de los tres en qui a> rt 



le ramo. 



Lasalumnas s:ajetandose a xin reglamento provL lal, fori id 



ten 



de las alumnas y de la prof esora Sra. Juana Mil ada do, Araajo li 

cea que exista a pesar de los obstaeulos quo hay quo vem r, toda 
vez que son raras las enfermas de la pr&ctiea civil, ] >r pobr< 
quesean, que se prcstan a ser objeto de estudio y bbserv.1 -n. 

Este ramo tan importante de las ciencias m :a« bomanaun 
ineremento posittvo y daria resultados bene6<xw, no solo para to 
ciencias; sino tambien para la humanidad, con la creacion ■ la casa 
de maternidad. Tuvimosla en otro tiempo y somos t- ;iro» "<ula- 
res de los imponderables servicios que presto. Amasde estosi 
tomamos en consideracion que las enfermas alii asistidas obten- 



miserabilisimo, mala alimentacidn y falta complete d todas I 
diciones higienicas: ocasionando esto, no solo, la muer < >»' 

del feto, sino en muehas oeasiones, la de la madre, 
utilidad de la referida casa. Tampoco son may oa too « < tf* 
tos que esta ooasionaria, y si se compraraa estos c nlos benehcios 
que presta indudablemente los ultimos sobrepnjan a los prime. 

US. con el Sr. Decano de la FacuUad de Ciencias y e ,n. , n- 



to presentamos al H. Consejo General de 'I^truccion W*M un 
Reglamento para el estudio do Medici™. Esta H. orpora c on < 
5 oportuno, por indicacion de uno de sns — ^F^fX 



me 



ui« a in r acuitaa, que me numu l-jj. f ^^ — 

•sehalk ya presentado el emitido por la comisiun «J»«~ gf^ 
de su opinion a este respecto. May probable e W "JE 1 ^ 
en su totalidad, por lo menos en lo que cenmerne a la ere* ion de 

Es de absoluta necesidad el establecimiento de to < 

siologia experimental y a esta pod. t '^^Estab bniento. 

Esta ^modificaeion no ocasionaria . *tc , mnj «^,™« no . * 



^^^^^elp^estipulado^kquea; F- £ 

tologia cuyo informe adjunto, es soLimente ttoi o > 
mo debe ser. Niriguna Faeun 1 Medica, q ue qu ; , - 
piamente tal, careea de un Laboratory de Fisa * - » , 

de un profesor 

recorrido person 

unirse ambas enseiianza 

zar al quo tenemos contrataao; aaura ^^'" Europa haeienao 






tingnidos por sa talento j ;amor *™»* ™T" . de e llos, obb+-* 

-studios detenidos, podrian contratur, 4^ en a 

doles a estudiar durante dos o tres * n f '\ n,l ~ . perfecto ^oc: 

•pie perciban en este tiempo sueldo a.^mo- B ^ hos jiW a «» 



miento 
[ Sr; 

dedi 



364 

se le recomiende a nuestro Consul General, a fin do que tenga faci- 
lidad de concurrir a los Laboratories de la Faeultad de Medieinade 
esa ciudad, con el objeto de profundi zar y perfeccionar sus estudios 
practicos. Por consiguiente esta asignatura no aumentaria ga&to, 
pues aliora se lo hace, y en cambio tendriamos una clase mas de in- 
disputable necesidad. Ninguno de nuestros alumnos tiene el ma 
pequeno conocimiento prdctico de Histolgia normal y patologiea- 
Fundar esta clase uniendola por ejemplo a la de Anatomia patclogi- 
ca seria dar un paso de positivo adelanto, ahora que los estudios 
micrograficos ayndaa tanto al duignostico de las enf ermedades j for- 
man, por lo mismo, la base del estudio de las ciencias medicos. 

beparar en case de forinar la casa de Maternidad, la ensenanza 
de Qbstetricia de la de Cirugia, e imponer al Prof esor del primer ramo 
la obligacion de dar el curso completo a las Senoras que se dediquen 
a este ramcyy ser al propio tiempo Director de diclia casa, seria sobre 
util 7 economico. 

Pero ninguna de las necesidades que llevo indicadas es tan pri- 
mordial e imprescindible como la de la construction de un Hospital 
que merezea propiamente este nombre. El medico se ha de f ormar 
en los Hospitales a la cabecera de los enfermos si quiere 
aprender a conocer y curar las dolencias de la humanidad, de otra 
manera sera ilustrado, sera sabio 6 lo que Be quiera, pero no medico, 

™„ „, . i j* mision de aliviar los males de 



^raciadamente reune 



sus semejantes. Nuestro Hosp ___ 

do mas completo todas las condiciom necesarias para ser un toco 
ae mteceion de primera calidad, y no tiene siquiera una de las pres- 

cntas por la ciencia ? como fodispensablea en esta clase de estableci- 

mientos; de modo que a mas de ser sumamente incomodo para lo 

eutermos, para las refigiosaa que lo dirijen, para los sirvientes, para 
los medicos y para los estudiant* . etc., es aftamente perjudioial para 
la poblacion en cuyo centro se halla situado, i uocivo para los enfer- 
mos que estan hacmados en un solo local eon peligro de contagiarse 
mutuamente y sobre todo no ofrece la mas pequeiia comodidad para 
una observaeion 6 estudio un poco detenido, tanto por la carencia ab- 
sonua de mechos de inrestigacion, como por no liaber locales ade- 
cuados para alojar a los enfeimos, que ban de ser observados. Por 
"° — lones ha mformado la Faeultad acerca del lugar apropiado para 

r un mievo hospital ; el primero f ue desechado porque a el 
se opusieron las Senoras de la Soeiedad de Beneficencia, aceptose 
el segundo en el que se expresaba, que con tai de sacarel Hospital 
ael centro de la poblacion, podra trasladarselo aunque sea al lugar m- 
dicadopor el Supremo Gobierno; pero aun estonoha pasado de un 
mero proyecto. r 

Mueho tendria que pedir H. Sr. Rector para que la Faeultad se 
ponga a fe altera, como lo dije al prineipio, del fin a que < ta d Jfana- 
aa; m as por ahora eouozeo que aquello 4 difieil por la sempitema 

talta ae reeursos en qu; ncueutra el Erario Nacional. ha* "fo- 

nSn *T v * ° & P ; ^P* mcia j ra la Faeultad, y cu< * 

poco, _ ojala co: ga siqui , ; | (> ro del] ncfosm°> 

enWsmo por l a « ,,,, ,, lft ,,,. ; g qtt0 US. per- 

teneceyqu se honra en ,-ont 



tru 



iei nbros 



]y J guard a US.— Exm *Mv*o*. 



365 

Decanato de la Facultad deMedicina de la UniVersidad Central 
del Ecuador.— Quito, abril 6 de 1892. 

II. Sr. Ministro de Guerra y Marina. 

Devuelvo a US. H. los expedientillos perteneciente> a los Sres. 
Sargento mayor graduado Facundo S. de Vfteri. Sargento 1° Ambro 
' sio Martinez y guardia de Policia Nicolas Hidalgo, quiene t Fa- 
cultad, ensesion del 4 de los comentes, declaro invalidos j eom] n- 
didos en el^caso 3° del articulo 4° de la ley respective 

Dios guarde a US. H. — Ezequiel Mnn< 



Quito, mayo 3 de 1892. — Sr. Dr. D. Ezequiel Mtcfios D mo <le 
la Facultad de Medicina. 

Sr. Decano: 
Cabeme la honra de dirigirme a Ud. acompaiiandole el ini 
de los trabajos practicos del 4° trimestre, el mimer* 
asistidas en el Hospital de Caridad en este afio, como bi 
sumen del trabajo practico general de todo este tier ya ■ 'a 
clara inteligencia de Ud. ha palpado las casi insuperabl* 
des que se presentan en el externado, espero one, con el ti. 

empeiio que distingue a Ud. por el perfeccionamiento de te ramo 



decimiento. 



tanto bien presta a la hum* idad, 3 
1 nais avido de ilustracion y igran 



Aprovecho esta ocasion para suplicar a Ud. se dinja a la Sop 
nora del Hospital de caridad de esta capital ofre- dole nue ro 
servicios wof esionales a fin de que, de acuerdo con ella y con el jp- 





completa subordinacion a 1 1 tanto ae 

as alumnas que dirijo. . 1 « ..... j 

La moi! que tengo para insistir en este punt 3 * 

. - ™ »™Ji aprendan bien el manejo del S 

ciones locales, el Catetcrismo y todo lo anexo aJ Ai 

gunas de ellas Dueden diseminarso en las pronn. 3 6 tog- 1 P 



alumn 



un 



atenta. 



Con sentimientos de la mas alia eonsiaeraciud, m< i Q 



rib- 



it 



Miranda 



trimestre d ano de prat 



Tnf orme correspondiente al ultimo «^ ™ "2 ££, 
,Wi. „i 14 A* kwo de 1892 hasta el 3 de mayo del an 



ca, desde el 14 do febrero de 



1 






Mujeres recibidas on consulta para est udiar las dn as eda- j ] 



des do la gestacion. ^ -^ b4m^fae 

2" Partes praetieados por las alumnas en < nmestre 



t 



366 

de los cuales 28 son fisiologicos y 14 pertenocen a la disto- 
cia distribuidos do la manera siguiente : 

Alumnas de tercer aiio. 

Senorita Zoila M, Arcos 15—8 fisiologicos 7 distocicos 
" Feliza Freire 9—7 " 2 " 

Alumnas 

Emilia Baca 10 fisiologicos 7—3 distocicos. 

MW.IaKiq Quijano 4 u 



u 

u 

u 



Teresa Pena 3 " 



Total 42 



Parte distocica.—abortos— 5— eontenidos 2. 
Parto » 



a a 



con procidencia del cordon e irregularidad en 
la presentacion de vertice. 



Prematuro por causa traumatica — fcafda]. 



hidro-amnios 



« u 



grave en e] 
Prematuro 






« 



Estrechez de la pelvis. 

Eclampsia — muerte del feto en clavamiento, de 

la cabeza — preforacion del craneo. 

Irregularidad frontal en la pi «en tacion de vertice 
Otro •' " « " « 

En el periodo de akunbram nto.— [Extraccion 
de la placenta] por rotura del cordon umbilical 
al nivel de la insorcion placentaria hecha por 
persona extrana al arte. 

Desprendimiento prematuro de la placenta J>or 
un principio de pulmonic quesepi- uto al 7° 
mes de la gestacion. 
Por inercia en el periodo de dilataci6n. 

Total 14 

fmni^T a de ler f ° se le ad i mita a &* alumnas del 2° para que 
i^nl!A^° n0Ce ^ la ? anera de hacer el trabajo de los partes, J 

•MTS ZtC Bemana clase pr4ctica en ta mujeres qtte 

diJ > I e ^T\K dlY ^^ edadesd l°de45 dias; el 2?dejl 

v tlf 7 chaS de gestacion.— ademas una placenta doble 

j uora en tonxia de vnnnai* r 



" u 



Resume 
trimestrales 



ano, se&un 



infor 



de la^eiSn CibidaS ^ C0nsulta P ara Mtadbf las diversas epocas 
l cr trimestre ion 

t r .160 

* .118 



To 1 5 2 






367 

Partos 

1 er trimosti'O -'9 

2? fc 

8er " 

4" « ''"'"''''''"'"" 



25 



4-2 



Total 116 

| 

Partos dobles y de gemelos — 4 — i incluidos ftdem; d< e 
t idos en el Hospital de Caridad. 



N° 703. — Repiiblica del Ecuador —Mini sterio de Est ben 
despacho de Instruction Piiblica. — Quito, 24 de marao d 



Sr. Decano de la Facultad de Ciencias Fisic Natui les. 



E 



ivio a US. dos ejemplares del fruto de que habla la ( muni«-a 
ie incluyo original, a fin de qu< se isirva analizarlos j lat sa 



invio 
cion que 

respectivo informe. 

Dios guarde a USL— JEMw La* 



lad 



Quito, marzo 24 de 1892. - 

H. Sr. Rnistro Je Instruecion Piiblica. 



a - 



honor : 



Para facilitar en parte el analisis del fruto de una p nta de 
Daule llamado / «to, wpero que US. H. se sirva pedir, a la breve 
dad posible, 1, par' ; vegetativas de dicha plan ta: put- ant* r* 



v _ r determine* 

analisis que debe hacerse. 

CTarde a US. H.— Miguel Abelar \ Ffras 



Decanato de la Facultad de Cta gas de la Urn* m**d < *twt 

Quito, abril 12 de 1892. 

Sr. Profesor de Geologia. 



lo que copio: — "Don Andn 



5IL <];, ; Sr.B >rd il' <iv d 

s A! lino Pinsun ha traido u id mu 
tras minerales y un fragmento de ayagu; co on e! oh 
sean las primeras analizadas, y el r™<*" • 
eueneia, remito a Ud. las ref > - muesuas y et a*pi «■• »*- 
tttento.— Dios gua aei ud.— < an. - u. i <•<><<■! 

Esperu que Ud se dignara proceder al am* uu, re£. B 

Dios euarde a Ud. Jfiwrf Abehirdo J 



368 

Decanato de la Facultadde Ciencias de la Universidad Central 

Quito, abril 12 de 1892. 

Sr. Profesor de Botanica sistematica. 



El Sr. Rector de la Universidad Central desea que sea examina- 
do tin trozo de un bejuco llamado vulgarmente ayaguasco en el 0- 
riente, y el mismo que remito a S. R. con la esperanza de que los pro- 
fundos conocimientos que posee S. R. de la vegetacion ecuatoriana 
le f acilitaran la determinaeion de la especie botanica; clasificacion 
casi imposible para quien no tenga la vastisima instruccion de S. R. 
no estando a la vista los organos vegetativos ni reproductores de la 



planta. 



Dios guarde a S. R. — Miguel Abelardo Egas. 



Decanato de la Facultad de Ciencias de la Universidad Central 
Quito, abril 20 de 1892. 

Sr. Rector de la Universidad Central. 



Al informar a US. acerca del estado cientifico, material y moral 
asi corno de lae necesidades de la Facultad en qi mehonro presi- 
dium^ Umitare a hacer una lig^va .-xt >n de > mas pr< >, y» 
que U8.,desde que se halla d< impenando el cargo de Rector de la 
Universidad, conoce todo lo con.- niente a las diversas secciones dfl» 
Estableei miento regentado por CIS. con .tnpenoycoi -agracion dig- 
nos de enconio. 

Lasei nanzasde las difereni- tnaterias indicadas en el pro- 
grama para el presente ano i scalar 1. ban dado con regularidad los 
profesores, y en el cnmplimiento de susd - ban probado unavez 

mas, el anhelo que tienen por ilust u?a s di ipulos. 

Los profesores que tienen sus ca4 Iras por oposiei6n han conti- 
iuado dictando las materias, que siemp] e han considerado conio 
necesarias para el e udiodeM licina. S >aradam< be han enseaa- 




alguna; demodo que dichoa cat Iratico ti ■ d< . tres 6 mas bo- 
ras, de clase cada dia, -. -un I , demm ra el cuadro r< s; cfcivo. 

, *** infomes de los Senores Profesores de Fisica, Quhniea, w* 
logia, Agriculture, y Bacteorologia que original remito a US, con- 
tienen particular jque deben tomarw en consid . • , < 

M lnfraacnto qu a cla s de Zoolo ia j raL Z £ a -* 
»la y vetermaria tres horas por dia d< a vi mei qn< ( ' 
b la en nanza pr ; i. lu !ti m m yaqne.la.^ 

>reportarian log m [){ ,. lM . n< lltc ' 



aetu s incut* 



d A 



Creo que el esca » u&mato de i 8tudi« am ^ m lo T 



.. - n 



369 — V 

Quinta 



' • # 



anog 



Congresos ban votado sumas ' no pequeiias con est obji l In >n- 



cebible es el 



forma 



detanta importancia, para un pais cuyo porvenir depende casi ex- 



gricultura, 
aseffurar a US. oue la 



acierto 



se estabiecieran los despachos de la Secretaria y Bectorado on Iugar 
a proposito para vigiiar a los jovenes en tanto que se encuentran 
tuera de las clases. La respetable presencia del Sr. Rector duran- 
te las horas que permanece en el Estabjedmientp infunde no sola* 
mente fervorosa aplicacion; sino composturaymoderacion. aun en el 
escolar menos atento y urbano. Orden, arreglo 3 «eo son notables 
en i P^ aijte ^ &° education donde el superior, colocado a la alt ura de 
su deber, estiraula eficazmente con el buen ejcmplo. 



guarde a VS. — Miguel Abthir Egos. 



Decanato de la Facultad de Ciencias de la Universidad Central. 
Quito, mayo 3 de 1892. 



Sr. Rector de la Universidad Central 



honra 



1 rotesor de Geologiay Mineralogia, expone el resultado del anal is 
de las muestras de minerales pertenecientes a Don Andres Abelino 
Pinson. 

Dios guarde a MS.— Miguel Abehtrdo Egos. 



Republica del Ecuador.— Prof esorado de Mineraiogia y Geolo 
gia— Quito, 30 de abril de 1892. 

Sr. Decano de la Facultad de Ciencias. 



mineralogi 



cas traidas por Don Andres Abelino Pinzon, el resultado es el ai- 

gniente: Distinguimos primeramente dos esi d< minerales en- 
tre las mentadas: unas euarzosaS y otras arcillc 

j 1 _:™* ,.;„, »rnian 



Las cuarzosas, 

1. 



mentos se encuentra la esquista (oompues a de m: uta oyclonta 



en forma d 



a : y en - >- 

gaduras y 



370 



eonci'cciones terrosas una sustaneia mineral de cristalizacion confu- 



gns 



n 



per 



La otra especie do mu« fcra que homos llamado arcilhsa, tiene 
color rojo amarillento, fractura terrosa, muy blanda y deleznable, 
exhala por medio del aliento un color como el de tierra mojada; j 



mine 



cla de sesquioxido de hierro con mucha arcilla. 

Debo anadir que, esta ultima puede tener su aplieacion en la 
pintura, y la primera no ofrece ningun interes industrial por la esca- 
za eantidad de hierro que tapiza las pequefias oquedades y hendidu- 
ras de la euarcita, que es su gangu. 



guarde a I L±-Alejandro M, 






Decanato de laFacuItad de Ciencias de la Universidad Central 

Quito, mayo G de 18 ( J2. 






Sr. Gustavo <; Lacerheib t. 



El Sr. Rector de la Universidad con a 1 del pres ite mes 

mehadiriguido el siguiente oii.i.).— "Sr. I) -.mod feFacttltadd 

Liencias.— Por persona constitu i. I enautorid Is [tie, rasaded< 
cuidos trecuentes y acaso mala conduct el jardinero, i sta riniendo i 

menoseUardin Botanico. Sirvj e Uct— siempre cel< o deloque 
respecta al progreso de su Facultad— pon abuerdo con el Sr. 

director del re rido iardin, y ex( ritarl medi< 8, no >Io de rein* 
aiar lo ant s expresado, sino d impul a- - e interesante anexo de la 
ensenanza. Cosatanto mas importante ahora, euanto la vecwdad 
del local de la Exp< icion, que i inaugurara proximamente n 
laatencion de los que aella concurran l.aeia la mencionada _ v 
dencia de la Universidad.— Di. uardc i I Td.— Carlos R. Tobar - 

Lo que pongo en eoaocimiento de Ud a fin de que sirva tomar 
los ; medio* convenient** paraqne el referido J rdin no edetenore 

cacla dia mas y mas, para lo cual si lignara Ud \>< ier.se d* acuerdo 
conesteDcanatn b x 



llanaara 



Di s guarde a Ud.— M ' AUlardo Egos 






371 



Docanato de la Facultad deCSenciaa de la Univeraicb I Cen d. 

Quito, mayo 6 de 1892. 



Sr. Alejandro M. Sandoval. 



El Sr. Rector de este Establecimiento. coo £< ba 4 del actual w 

hadiriguido el oncio que copio:— "Sr. Decano « la Pa Ml de 

Ciencias.— Sirvase Ud. agradecer debidameni al Sr. l'rot do 

Geologiay Mineralogia por la prontitud con que ha v«-nl el 

aiialisis de las muestras de minerales que se le remifaei .. p« lio 

de Ud., v alascuales se refiere el estimable oficie de I d M 1. oaoe 



>or mi 



aver.— Dios guarde a Ud.— Carlos R. Tobar". 

Loque pongo en conocimiento le Id. agradeciSndole 
parte muy cordialmente por el esmeroy labow dad, que Ud. na 
manifestado al desempeiiar esta comision. 



Dios guarde a Ud.-- Migu* Abdardo Ega 



Decanato de la Facultad de Mateniatica- Puras y Aplicada 
Quito, marzo 21 de 1892. 



"N. 



Seiiores Profesores de la Facultad de Matemati 



• • 4. „« al «ir Rpctor dates acerca de la 

Siendo necesano sunumstrar al *r Kec tor a acier . 

ensenanza en la Facultad de ^mO^TT^ So en que «■ 
to, pido a Udes que a su yez mformen acerca de ^ ^ 

tualmente se halla la ensenanza de los rainos que e ^ ^ 

v de las refonnas que crean convementes P ara el 



ruccion. 



an do 



corrientes 



Dios guarde a Udes.^***"* Sdnck 






I 



• 372 



E\dmeiie« de Religion, 



1 CURSO. 



Sr. Rafael Rosales.. 1.2.2 

" Jose Ignaeio Jaramillo 3.3.4 



2° CURSG. 



" Francisco Ignacio Salazav 



2.2.2 






E*:iimii<** <le Mediciiia* 



ANATOMIA 



i 









u Jose Ignacio Jaramillo 






2.3.3 



ORA.DOS. 






BACHILLER EN FILOSOFIA. 



(< Flavio Silva , 2.2.3 

u Alberto Bustamente 1.1/! 

Reinaldo Molina . , 2.2.2 






L1CENCIADO EN JURISPRUDENCE. 



" Alejandro Coloma 2.3.3.3.3 

• Juan BorjaL ', „. 1.1.1.1.1 

" Jose Maria Pefia 1.1.2.2.2 



LICENCIADO EN FARMACIA. 

Dr. Julio Paredes 1.1.1.2.2 

•' Manuel Antonio Bravo L2!2i2.2 






Doctor en Jaairisprudencia. 



Sr. Augusto Bueno 



1.1.1.1.1.1.1